viernes, diciembre 16, 2016

El Colegio Electoral de Estados Unidos: un flanco débil de su sistema constitucional


Un sistema constitucional es más sólido cuanto más simple es. El sistema del Colegio de Electores de los Estados Unidos, el grupo de 538 personas que eligen al Presidente de esa nación, es una fuente de creación de leyes y más leyes, reglamentos y más reglamentos. El sistema ha funcionado bien hasta ahora, porque no ha habido una corrupción del engranaje. Si los integrantes del mecanismo decidieran actuar de mala fe, esa pequeña pieza en la maquinaria se transformaría en un increíble quebradero de cabeza.

Imaginemos que alguien decide actuar físicamente contra el cuerpo de compromisarios, simplemente como medio para retrasar todo lo posible la toma de autoridad de un nuevo presidente. Si lograran en un atentado un gran número de bajas, hay que recordar (aunque casi nadie lo haga) que hay estados en los que se escoge por votación popular a un compromisario para vote libremente. Cierto que ya se sabe el sentido de su voto, pero legalmente es libre. Si un buen número de compromisarios murieran en un atentado, se produciría un verdadero problema. ¿Nuevas elecciones en algunos estados para escoger nuevos compromisarios libres? Matar al candidato a Presidente no es fácil, pero atentar contra los compromisarios es mucho más fácil. Sobre todo cuando está en juego el Poder de la primera potencia del mundo y los atentados se pueden realizar en un mismo día a la misma hora. Esto es un verdadero fallo en la maquinaria constitucional. Sí, se puede proteger a ese medio millar de personas. ¿Pero para qué crear otro flanco que proteger en el sistema constitucional?

Imaginemos otra posibilidad, que un número suficiente de compromisarios decidieran votar en contra de lo que decidió el Pueblo. Imaginemos que los compromisarios de los dos partidos se ponen de acuerdo para no votar a un presidente. Este “veto” podría continuar, incluso, año tras año. El Pueblo y los medios podrían ponerse manos a la obra. Pero se tardaría mucho tiempo en rehacer el sistema. Y más si son los mismos dos partidos los que bloquean desde dentro el colegio de compromisarios y, en teoría, ellos tienen que ser los encargados de cambiar las leyes de los estados respecto a este tema.

Imaginemos una tercera posibilidad, que los compromisarios actúan adecuadamente, pero que es el Congreso el que decide poner pegas, una y otra vez, a las votaciones de los compromisarios, inventando todo tipo de nulidades, todo tipo de vicios de forma. Porque es el Congreso el que, en definitiva, valida la votación. Pero si es el mismo receptor de los votos para su recuento el que está interesado en no darse por enterado de los resultados, entonces se produciría un problema. Aunque en este caso, sí que podría actuar el Tribunal Constitucional con disposiciones vinculantes. En este escenario, sería el Presidente saliente, todavía en funciones, el que tendría que enviar al FBI (al tratarse de un delito federal) a detener al Presidente del Congreso y a cuantos hubieran hecho desacato de lo que hubiera determinado el Tribunal Supremo.

Dicho de otro modo, si en vez de un colegio electoral que hiciese de intermediario entre el Pueblo y el Poder Ejecutivo, hubiera tres o cuatro cuerpos intermedios, los problemas se multiplicarían por tres o por cuatro. La simplicidad en Derecho Constitucional es siempre una virtud. 

Alguien dirá que soy muy retorcido. Pero la Historia nos demuestra que cuando un Putin o un Maduro llegan al Poder, este tipo de pequeños reglamentos sin importancia en los que nadie había reparado son el paraíso de esos mandatarios. Lo importante es tener un asidero. Cuando hay mala voluntad, lo importante es que el sistema no sea simple, sino complejo.

14 comentarios:

  1. Alfonso1:01 a. m.

    Jaja, es usted genial, Padre Fortea! Más columnas de Washington… hoy la impresionante columnata del “US Treasury Building” («Edificio del Tesoro de EU» o «Edificio de Hacienda de EE.UU.»)… ¡casi 500 columnas!… detalle de los ‘capiteles’… con volutas jónicas (espirales)… sobre adornos de ανθέμιον (anthemion) ‘flor’… copias del templo al rey teniense Erecteo (Ἐρεχθεύς) en la ‘parte alta’ o Acrópolis (Ἀκρόπολις) de Atenas…

    Y sí, parecen improbables por los escenarios… pero qué razón tiene: «este tipo de pequeños reglamentos sin importancia en los que nadie había reparado son el paraíso de esos mandatarios».

    Hace años trabajé de ingeniero para el US Navy (Armada o Marina estadounidense) y tenían una filosofía (semi-oficial) de diseño, que llamaban “KISS Principle” («Principio ‘KISS’») y concuerda con la conclusión de su post: KISS es un acrónimo que significa “Keep it simple stupid” («Hazlo sencillo [para] estúpidos»).

    ResponderEliminar
  2. Alfonso1:19 a. m.

    Bueno, una mejor traducción es: «Hazlo simple [que parezca] estúpido». Y nunca se me habría ocurrido lo de aplicarlo al Derecho Constitucional — ¡qué buena reflexión! Creo que es más sencillo diseñar un portaaviones nuclear a prueba de torpedos que un sistema político a prueba de “los hijos de este siglo [que] son más sagaces” (Lc.16,8).

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:01 a. m.

    Estados Unidos jamás fue fundado como democracia. Es una república representativa, por eso existe el colegio electoral. Trump ganó el 93% de los condados de USA! La única razón que Hillary ganó el voto popular fue por el condado Orange de California. Sería injusto que dos estados elijan siempre el presidente sobre el deseo de la mayoría de los otros condados. Mire como arrasó con el Congreso y el Senado. En la imagen puede ver los condados que gano Trumpn

    Eduquese

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8:09 a. m.

      Interesante reflexión. Siempre me pregunté qué es más justo, si dividir el poder entre las personas (gana el que recibe más voto popular) o entre las geografías (gana el que es apoyado por más regiones). La mayoría de los sistemas actuales usan alguna fórmula “mixta” entre los dos extremos, ¿no? Pero mi pregunta filosófica es: ¿es justo que el voto de una persona valga más que el de otra sólo porque vive en alguna zona remota o de menor densidad de población? (Y que conste que me gusta menos Hillary que Trump, pero mi pregunta es general).

      Eliminar
    2. Anónimo9:00 a. m.

      A ver, me “educo”: en Orange County votaron 1,174,759 personas, mientras que en todo Estados Unidos votaron 136,961,897 personas. Si no son ni el 1%, ¿cómo puede ser eso que dice de que “La única razón que Hillary ganó el voto popular fue por el condado Orange de California”?

      Orange County:
      ↳ Hillary: 603,787 (51.4%)
      ↳ Trump: 502,717 (42.8%)

      Estados Unidos:
      ↳ Hillary: 65,844,594 (48.1%)
      ↳ Trump: 62,979,616 (46.0%)

      Y con estos votos populares, las 538 personas que forman el Colegio de Electores nacional que nos explica este post, quedan repartidas así (supuestamente):
      ↳ Hillary: 232 compromisarios
      ↳ Trump: 306 compromisarios

      Y lo de “supuestamente” es por si se diese alguno de los escandalosos (pero ciertamente posibles) escenarios de los que nos alertan estos dos últimos posts: que haya compromisarios “transfugas” que voten al candidato contrario, o que los asesinen o algo así de horrible.

      Eliminar
  4. Alfonso2:27 p. m.

    Pues sí, en USA hay 3100 condados (3144 exactamente, pero redondeemos), que van desde el más poblado (Los Ángeles, con más de 10 millones de personas) hasta el menos poblado (uno rural en Texas, con menos de 100 habitantes). Y así los 200 condados más poblados (en la mayoría de los cuales ganó Hillary) suman el mismo número de habitantes que los restantes 2900 (en la mayoría de los cuales ganó Trump). O sea que GEOGRÁFICAMENTE (nº de condados) Trump ganó en la grandísima mayoría del país (exceptuando sólo esas pocas grandes ciudades y zonas más pobladas: Los Ángeles, Nueva York, etc.), mientras que DEMOGRÁFICAMENTE (nº de votos) la diferencia fue muchísimo menor, con una ventaja del 2% para Hillary (66 vs. 63 millones de votos).

    Por eso la pregunta es: ¿qué sistema sería el más justo, uno que de más peso a la geografía (nº de condados) o uno que de más peso a la demografía (nº de votos)? ¿Cuál sería la proporción (ponderación) ideal para decidir quién gana? Lo he meditado y no sé la respuesta. ¿Alguien la sabe? Me encantaría leer opiniones sobre esto. Fue interesante el post del P. Fortea (9-nov-2016) donde hablaba de «dejar la elección en manos de la marmota Phil.» Realmente sabio, creo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:31 p. m.

    Hablando de EEUU, qué alegría toparse con noticias como esta: http://www.religionenlibertad.com/profesor-planta-cara-dictadura-genero-canada-53730.htm!!!

    ¡¡¡A ver si cunde el ejemplo aquí en España!!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:32 p. m.

    Perdón, era Canadá...

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Como siempre brillante querido pater.

    Quien sabe si en un futuro cercano, en alguno de tus viajes a EEUU a su lado en el avión se sienta un hombre de aspecto impecable (y agente de la CIA) que de forma discreta y sugerente le pregunta: 'Mr Fortea, we need your help'

    Podría ser el comienzo de su novela mas apasionante!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1:33 a. m.

      Postear simplezas como ésta hacen perder el tiempo y el nivel de los comentarios

      Eliminar
  9. Anónimo9:38 p. m.

    Maduro y Diosdado están en cuenta regresiva ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6:29 a. m.

      Un factor común de éstos líderes (por llamarlos de algún modo) es su manera de afrontar las contrariedades del poder (que ellos quisieran infinito). Creen correcto sacrificar a su propia gente en nombre de su beneficio (de la gente).

      Eliminar
  10. For the record — resultado de la votación del Colegio Electoral estadounidense (19-did-2016):
    ↳ Hillary: 227 votos (de 232 compromisarios)
    ↳ Trump: 304 votos (de 306 compromisarios)

    Así que sí hubo “faithless electors” («tránsfugas»):
    ↳ Hillary — 5 tránsfugas:
    ➢ 3 votaron a Colin Powell
    ➢ 1 votó por Faith Spotted Eagle (activista indio)
    ➢ 1 votó a Bernie Sanders
    ↳ Trump — 2 tránsfugas:
    ➢ 1 votó a Ron Paul
    ➢ 1 votó a John Kasich (gobernador de Ohio)

    Nótese que más compromisarios fallaron a Hillary [5] que a Trump (2). Y que ninguno se fue al partido contrario.

    ResponderEliminar