sábado, diciembre 24, 2016

Entrañables reuniones familiares


Descripción de la escena prenavideña de mi casa, a cuatro horas de la cena. Primer personaje, el marido de mi madre: viudo casado con mi madre viuda. Para ahorrar palabras lo llamaré en mi blog “mi padre”. Pues mi padre (del que no corre por mis venas ni una gota de sangre suya) se ha pasado toda la tarde en el sillón, concentrado en su móvil. No sé qué hace, no tengo ni idea. Pero no tengo el más mínimo motivo de queja. Es como un gato, no da la más mínima molestia. Sería el suegro perfecto en cualquier familia.

Mi madre, segundo personaje. Ahora está en la cocina. Se ha pasado todo el día haciendo cosas, moviéndose por la casa siempre ocupada. No ha descansado ni cinco minutos. Caerá derrengada, como siempre, tras la cena; no antes. Después que saque los postres a la mesa se derrumbará en el otro sillón y verá cualquier programa (el que sea) hasta el final. No se perderá ni los anuncios. Sólo durante los anuncios dejará de mirar la pantalla para echarme en cara cualquier cosa. Su marido no la aprueba, calla. Pero es un silencio que no supone ni conformidad ni desaprobación. Observa la escena con neutralidad. Es un nombre neutral por naturaleza. La neutralidad es como si le saliera de dentro.


Tercer personaje: yo. Me he refugiado en escribir este post y con auriculares en los oídos. Dejo de escribir, vienen los vecinos; no es broma. 

38 comentarios:

  1. Anónimo8:25 p. m.

    Pobre Padre Forty, je, je, je...

    La "noche de paz" es a veces una lejana aspiración conseguida con esfuerzo, ascesis, lucha, combate, y, claro, sobre todo con la Gracia de Dios.

    Ya sabe usted (mejor que yo) eso de "soportar con paciencia los defectos del prójimo"

    Yo no tengo familia y paso la Nochebuena y la Navidad solo en mi casa.

    Ahora mismo la cocina está a catorce grados y cenaré una tortilla y un plátano.

    Pero estoy con Dios, o mejor dicho, Dios está conmigo porque yo me distraigo y lo echo de mi vida contínuamente.

    Le deseo una Santa Navidad a usted y a sus padres.

    Les encomiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj totalmente de acuerdo

      Eliminar
    2. 14°C … ¡qué frío! Aquí hacía 20°C y andaba yo quejándome. Ojalá hubiese una app o web mágica que teletransportase en Navidad para poder cenar juntos los internautas.

      Dices: “Dios está conmigo porque yo me distraigo y lo echo de mi vida contínuamente.” Yo hago igual. O peor — llama y no Le abro… como en el soneto de Lope de Vega:

      «¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
      ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
      que a mi puerta, cubierto de rocío,
      pasas las noches del invierno oscuras?

      ¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
      pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
      si de mi ingratitud el hielo frío
      secó las llagas de tus plantas puras!

      ¡Cuántas veces el ángel me decía:
      «Alma, asómate ahora a la ventana,
      verás con cuánto amor llamar porfía»!

      ¡Y cuántas, hermosura soberana,
      «Mañana le abriremos», respondía,
      para lo mismo responder mañana!»

      Eliminar
    3. Anónimo3:23 p. m.

      Me ha gustado lo de "llama y no Le abro". Describe muy bien algo que yo también hago.

      Y el soneto es perfecto en forma y en contenido. Gracias por compartirlo.

      Bueno, pues cuando inventen la app de teletransportación está usted el primero en mi lista para ir a su casa a cenar en Nochebuena... y tendrá que aguantarme un buen rato... je, je, je...

      Gracias Alfonso por sus buenos deseos.
      Un abrazo.
      Le encomiendo.

      Eliminar
  2. Que pase usted una feliz y santa Navidad, don José Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Que pase una Feliz Noche Buena Padre Fortea .Es usted muy buena persona.Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Estupendo el post de hoy Padre Fortea!!! como para colocarlo en su novela futurista!! que tanga una Feliz Navidad. De usted

    Luis Eduardo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:37 p. m.

    Padre Fortea: Feliz y santa Navidad junto a sus personajes! Este blog ha sido para mí todo un hallazgo, verdaderamente me acompaña usted con sus textos. Gracias, que Dios bendiga su gracia e inteligencia.
    Desde Chile, un afectuoso saludo.
    Enrique Ojeda

    ResponderEliminar
  6. Alfonso1:07 a. m.

    Y… ¿qué salía por los auriculares? ¿Algún motete de Pedro Fernández de Castilleja? ¿La banda sonora original de Avatar? ¿Alguna ‘Gymnopédie’ dadaísta? ¿Alguna canción de Oingo Boingo? ¿O quizá el ‘Es reißet euch ein schrecklich Ende’ en busca de inspiración para la nueva novela apocalíptica?

    ¡¡Feliz Navidad a tod@s!!

    Goyosas Fiestas Nabidals !!! (en aragonés forteniano)

    ResponderEliminar
  7. Lo acompañamos a la distancia, Padre querido!!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7:08 a. m.

    Estimado Padre póngale un poco de actitud. Buen humor, un par de chistes. Si no lo disfruta al menos le puede valer como penitencia por nosotros sus lectores, lo cual agradeceremos infinitamente. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, si es que no para.

    En lo que a mí respecta, las navidades son fechas deprimentes, ya lo dije ayer. Nunca me han gustado, desde que tenía un par de años más añadidos a los que uno adquiere el uso de razón. Ni paso la nochebuena con la familia desde hace años, ni con los amigos. De hecho, ayer comí como siempre, y hoy tengo calamares para hacerlos a la plancha, y poco más. No me molesto en comprar cordero, pavo, turrones y demás maravillas culinarias. Son días que quiero que pasen pronto. A mí, me gusta montarme las fiestas cuando me apetezca, no cuando las calendas lo marquen. Es más, tampoco le doy importancia alguna a mi cumpleaños, ni lo celebro desde hace bastante. Para mí, es otro día más.

    Venga, Feliz Navidad, o felices Fiestas, pues igual hay alguien que se pueda sentir molestado si no se le felicita de esta otra manera, a saber. En este blog, puede entrar cualquiera a leer, y últimamente parece que se hieren susceptibilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ñammm… ¡calamares a la plancha! Ni recuerdo la última vez que los probé. He engordado 2 kilos en 2 días tanto comer turrón… ¡ojalá hubiese sido calamares!

      Pues a mi me gusta tu felicitación navideña la que más… precisamente porque dices que no te gustan y andas depre… porque felicitarlas nosotros los que sí nos gustan es fácil.

      Thanks por compartir, Mr. Paco.

      Eliminar
    2. Sí, calamaritos con ajo, perejil, un poco de aceite y regados con vino a la plancha. Eso no engorda, pues es pura fibra. Ah, y están buenísimos. Pero calamaritos, no calamares. Los calamares, a la barbacoa, es de lo mejor, lo que pasa que la gente no los ha probado mucho así: son un manjar. Lo mejor que te sale a la barbacoa, pero hay que saber hacerlos en esta. Bueno, a mi gusto.

      Feliz Navidad o lo que sea, Anónimo.

      Eliminar
    3. Ah, depre no sé si será. Es que me he quitado de una pastilla que tomaba para dormir, hace cosas de semanas, y estoy que muerdo. De hecho, he vomitado estos días atrás, por el mono. Era demasiado fuerte y, en el fondo, son drogas legalizadas. Las pastillas, para los que las fabrican. El alma, la mente y los nervios, no se curan con pastillas. El contacto social, hace más que todos los fármacos juntos, lo que pasa es que estamos todos hacinados como pollos y gallinas en las ciudades, como si fuese una granja, Imagínate el stress que las gallinas sufren estando en tan juntas en jaulas en una granja de producción. Pues a nosotros, nos sucede tres cuartos de lo mismo: la vida moderna...

      Eliminar
    4. Los psicólogos y psiquiatras recetan pastillas, porque estas les salen más baratas que hacer una psicoterapia. Así, pueden atender a más pacientes en la consulta, dedicándoles menos tiempo. En fin, las ganancias...

      Eliminar
    5. Me he quitado yo solo de esto, y sin ayuda. Tambien de la bebida. Muchas veces, aunque parezca paradójico, la ayuda puede ser contraproducente. Hay que tener mucho cuidado a la hora de ayudar a una persona. Sé de lo que hablo, pues yo le he echado una mano a muchísimas, y a veces se puede empeorar la cosa, aunque lo hagamos con la mejor de las intenciones, créeme.
      Venga, un fuerte abrazo desde Málaga.

      Eliminar
    6. Anónimo11:26 a. m.

      Hola Paco

      Yo no creo que las pastillas, ni los electrochock, ni terapias, ni psicoterapias, quiten la depresión.

      Cuanto más se hable del problema, se agrava aun mas

      Un fuerte abrazo, tu conciudadana

      Monse

      Eliminar
  10. Anónimo9:20 a. m.

    Los dos ultimos post son buenisimos. P.Fortea, vale usted para humorista...
    Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  11. Neutralidad suiza la de su augusto padre!

    ResponderEliminar
  12. Parece una película de terror XDDD

    ResponderEliminar
  13. Saludos desde Ecuador. Feliz Navidad... con su familia ...

    ResponderEliminar
  14. Anónimo4:45 p. m.

    Felíz Navidad Padre Fortea, saludos desde Alemania, la ama de casa.

    ResponderEliminar
  15. Padre q nunca falte en la mesa de mi suegra una buena fuente de sopa para estar siempre con la boca llena y con la cabeza bajada en signo de sometimiento. Sería capaz de tomarme la sopera entera antes de abrir la boca y q de liase la cosa con cualquier comentarii, q fuera de su contexto , de considerase imprudente. Ser sordomudo en casa de mi suegra es signo de inteligencia y de adaptación al medio. Tu padre es un hombre sabio!

    ResponderEliminar
  16. Anónimo5:04 p. m.

    No existe sitio de intercambio de ideas en donde no surja un megalómano (en este caso Paco) que por razones más o menos turbias (o quizás sólo por simplicidad) mete la cuchara a dos manos, haciendo chiste sobre chiste y sobre chiste. Al final quedan como dueños del blog el P Fortea y Don Paco con su acting.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, has dado en el clavo. Ni te imaginas las ideas de grandeza que tengo. Muchas gracias anónimo, yo tambien te quiero.

      Eliminar
  17. Pues no difiere mucho de la celebración de la mayoría de los hogares, desde luego no es la Navidad que a mí me gustaría celebrar, ni a Fortea, y seguro que a vosotros (as) tampoco. Mi Navidad no ha diferido mucho de la que nos ha relatado Fortea. A ver hay una cosa que no entiendo, en Navidad no se hace penitencia. No verdad. ¿Entonces, por qué tenemos que aguantar estos pelmazos de familia si el día de Navidad se han acabado las penitencias de Adviento?

    ResponderEliminar
  18. A mi me hicieron vestirme de santa para alegrar un poco a mis sobrinos jajajaja. Como ve, todos sufrimos de alguna y otra forma, pero ahh, todo por el amor y la convivencia familiar. XD

    ResponderEliminar
  19. Anónimo9:50 p. m.

    Padre al año que viene se bien a mi casa... Jajajaa. Un abrazo y Feliz navidad.

    ResponderEliminar
  20. Estando muy aburrido, me dije: "Veamos que dice el padre Fortea". fue la mejor desición de hoy haber entrado a leer su blog. 😂😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo12:26 a. m.

      No es uno de los mejores motivos para leer al P Fortea pero en fin

      Eliminar
  21. Para mí la familia es fundamental. Tengo una suerte inmensa en el tema de las relaciones familiares.

    Creo que la Noche Buena es una ocasión ideal para estrechar lazos familiares y para disfrutar de estas relaciones, y animo a todos a que la próxima ocasión intenten aprovechar mejor el momento. Puede ser una buena idea apagar la Tv y solicitar a todos que se olviden por unas horas de móviles y del ordenador.



    ResponderEliminar
  22. Los vecinos y el refugio. Jajaja

    ResponderEliminar
  23. Anónimo8:07 p. m.

    Me ha venido olor a incienso, al leer los comentarios

    ResponderEliminar