lunes, diciembre 19, 2016

La cappa parva




































El primer año que fui a Roma, me hice un mantello en un convento de mi ciudad, en el de las Claras, un monasterio de clarisas franciscanas. Pero me di cuenta, al cabo de un mes, de que era conveniente una capa más pequeña, más manejable, para días que no hiciese tanto frío. Como en Roma llueve continuamente, le pedí a las monjas (en este caso fueron las úrsulas) que le añadieran una capucha.

Esta capa más pequeña (cappa parva) me fue extraordinariamente útil. Me abrigaba y no tenía que llevar conmigo a todas partes un paraguas. Pero un comentarista de esa gran página que es Ceremonia y Rúbrica de la Iglesia Española se preguntaba que si esa prenda eclesiástica tenía alguna tradición o no.

No sé si tiene tradición, en mi caso nació fruto de la funcionalidad. Pero, una vez en Roma, vi que los cardenales habían llegado a la misma conclusión que yo, porque les vi a todos (cuando hacía frío en la Basílica Vaticana) llevar exactamente la misma cappa parva, sólo que la de ellos sin capucha.

Hoy, casualmente, ha saltado ante mi vista esta foto de un cardenal con esta prenda, y os la he querido poner aquí. Porque este tipo de prenda la uso mucho y con esta foto quería justificar su uso por mi parte.

Yo ahora, desde mi vuelta a Roma, uso todo, absolutamente todo: birreta (de tela, como una boina), teja (saturno en italiano), cappa parva y mantello. Todo según el frío, la lluvia o el sol que haga. Y os aseguro que a los jóvenes y a los que no vienen a misa es a los que más les gusta y les llama positivamente la atención. Estas cosas lejos de alejar, atraen. 

Los curas setenteros que (cuando era joven yo) me daban monsergas por la sotana, ahora ya me han dado por un caso imposible y ya no me dicen ni una palabra sobre el tema.

36 comentarios:

  1. Padre Fortea me encantó un post de hace un tiempo atrás sobre el uso de la vestimenta sacerdotal sea el clergyman, la sotana, hábito... Es realmente para mi.un signo de fidelidad a la Iglesia a Jesús. Para mi se traduce en la frase el que es fiel en lo poco lo será en lo.mucho. La sotana tiene olor a humildad a fidelidad a buen pastor a ese que da la vida por dar testimonio de Cristo. Gracias por ser ejemplo de la dignidad y el señorío que debe tener todo sacerdote.Dios lo bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7:37 a. m.

      http://porquedeboirvestidodesacerdote.blogspot.com.es

      Eliminar
  2. En mi país, al unico que he visto con sotana ha sido al Obispo de mi pueblo, Perez Zeledón, Costa Rica. Los parrocos ahora si ha acaso usan el cosito blanco en el cuello

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:42 a. m.

    Ahhh si! Los curitas setenteros que daban indulgencias por ver Jesucristo súper estrella. En cuanto sacerdotes no tengo nada que decir porque un sacerdote es algo maravilloso! En cuanto personas... better not to say a word. Los jóvenes sienten una atracción hipnótica por los símbolos y la trascendencia espiritual. Un cura como Dios manda es un iman de vocaciones!!! Alabado sea Dios por los curas con sotana en verano con 40 grados a la sombra, que el Señor los proteja y mantenga fresquitos. Amén!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. El hábito no hace al monje... pero sí que ayuda ! ! !
    Con frecuencia lo exterior le ayuda mucho a lo interior. Pero tampoco hay que sobrevalorar lo de afuera por necesario que sea: lo de adentro es lo que más cuenta.

    Recuerdo el Gran Jubileo del año 2000. Poco o nada que ver con el del actual papa.

    Cómo cambia todo... lástima que no siempre resulte para bien.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:42 p. m.

    Hoy precisamente el periódido de más difusión de España publica este reportaje de un cura rural en un sitio de bastante frío también, aunque no parece que use birreta, saturno, cappa parva, ni mantello.

    Fotos:
    http://elpais.com/elpais/2016/12/15/album-02/1481818940_692290.html

    Noticia:
    http://politica.elpais.com/politica/2016/12/15/actualidad/1481819980_045575.html

    Es fascinante la capacidad de acoger la diversidad que tiene la única institución que conozco que es realmente universal (global, diríamos hoy): la Iglesia Católica.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:13 p. m.

    Oiga Padre, con esa foto del cardenal Martino ¿no estará haciendo usted propaganda subliminal de las "dubia"? ¿no nos diga que está de acuerdo con las dudas formuladas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6:19 p. m.

      El Cardenal Martino ha hecho mucho más a lo largo de su vida que plantear las Dubia.

      Eliminar
    2. Anónimo6:21 p. m.

      Casi nadie sabe que el Cardenal Martino es quien ha planteado las Dubia.
      y casi nadie le pone cara.

      Eliminar
    3. Alfonso6:35 p. m.

      Hay que ver, unos y otros, que os gustan los bandos. Todo blanco o negro. "¡Y defínase, rápido y claramente!" "O si no, ¡fuera!" Es como rebelarse contra el diseño divino de la creación, creado en infinita sucesión de grises y colores entre ese blanco y ese negro. Pero las matemáticas de la Creación son continuas, no discretas. Pero no, los que vais ya bien seguros en ese barco, alimentándoos cuando queráis de la mesa, no os basta con ese privilegio (regalo de Dios), y con la panza llena (de manjares espirituales) os dedicáis a querer dibujar exactamente las amuras del buque, todas, que no quede ninguna por la que se pueda colar nadie a por un traguito de agua, y al que nada fuera y quiere subir, o al que a duras penas va agarrado a una maroma pero le fallan las fuerzas y cae a menudo al mar, a todos esos, le decís que dejen todo equipaje ahí abajo (como si vosotros no llevarais), y que tenga buena pinta perfecta antes de entrar. En el cómodo y bonito salón no queréis malas pintas ni aguantar malos olores, claro. Me recordáis a aquellos europeos que lo primero que hacen con los refugiados de las guerras es quitarles todo lo de valor que puedan traer, hasta alguna joya familiar que traigan -- y seguro que esa noche cenáis calentitos en vuestras cómodas casas jactándoos de qué sabios habéis sido y cuánto problema y abuso habéis evitado. Dios os ha dado el poder de atar y desatar, y sí, quedará atado y desatado, pero eso no quiere decir que lo que atéis y desatéis es lo justo, ni mucho menos lo misericordioso, sino sólo que Dios os permite hacerlo; pero ateneos a que os juzgue con la misma dureza, con el mismo rigor blanco y negro que demandáis, cuando llegue la hora. Si Cristo viniese ahora por segunda vez y pusiese su cuartel en Alepo, Siria (que no estéis tan seguros, so soberbios, de que no nos sorprenda de una forma parecida), ¿os gustaría que levantase muros que tan claramente os dejase completamente fuera, al instante? ¡Pero si hasta vuestra vista y vuestra formación para saber leer ha sido un regalo Suyo, que podría perfectamente haberos hecho analfabetos de por vida como tantos millones que hay en el mundo (y que, como las prostitutas, nos precederán, y probablemente esos divorciados vueltos a casar y esos homosexuales TAMBIÉN nos precederán). Ya noté en California que los que eran más duros con los "illegal immigrants" eran justo los que habían conseguido la residencia ("greencard") o la ciudadanía hace poco -- me recordaban a los trabajadores que, envidiosos, se quejaban de que ganasen lo mismo los que solo trabajaban media jornada. O al hermano del hijo pródigo que había permanecido con el padre, y quería endurecer los requisitos para aceptar al hermano pródigo. Es obvio que un punto concreto de doctrina, de moral, el que sea, tiene una respuesta exacta, matemática, sí o no, pero no sólo no estáis satisfechos con los las respuestas a las ecuaciones que ya os ha dado la Revelación, no. ¡Queréis/creéis saber todas las respuestas! Nada de hacer los deberes, nada de crecer y santificarse trabajando en, humildemente, encontrarlas. Ya vais cómodos, como si la vida militante ya se hubiese acabado (y la purgante de paso también) y vivieseis ya en la definitiva. Pero no, la Creación no es así: incluso para aquellas respuestas que ya dio la Revelación o aquellas que definan los dogmas, que blanco o negro son, cierto, NO está tan claro el corazón de las personas que os parecen que las transgreden, ni sois tan perfectos que les podéis juzgar perfectamente, ni deberíais ser tan duros que no queréis darles ni agua, como si fuesen enemigos, Y NI SIQUIERA CONSIDERAR CÓMO DARLES DE COMER (espiritualmente) TAMBIÉN. Nada, ¡fuera del barco! Y encima os andáis con intrigas y haber quien es más listo y, sin decir las cosas claras, vais dejando insinuaciones, unos y otros, de teólogos e intelectuales eruditos, a ver quién es de este o aquel bando. ¿Pero acaso no sabéis, ya no sólo lo de amad a vuestros enemigos, sino lo de amaos los unos a los otros... los de dentro también?

      Eliminar
    4. Alfonso6:39 p. m.

      Erratum: *haber = a ver

      Eliminar
    5. Alfonso6:52 p. m.

      Por cierto que yo ni soy clérigo ni obviamente teólogo ni activista ni ‘na de na’… de hecho voy más bien nadando las más veces fuera del barco (aunque nací entre las familias de bien dentro)… ¡ni al puesto de asna de Balaam me atrevo a postular! Incluso, a pesar de haber leído los buenos posts del Padre Fortea sobre “Amoris Laetitia” (en abr. y nov. 2016, q.v.), hasta he tenido que consultar por la web qué es eso se la “Dubia” y quién es el Cardenal Martino, que van mis apuntes por a alguien le interesan o ayudan:
      ————————————
      Lo de la “Dubia” se refiere a una carta que firmaron 4 cardenales (19-sep-2016) después de que el Papa publicase “Amoris Laetitia” sobre el amor en la familia (8-abr-2016), pidiéndole que aclarara 5 dudas de forma inequívoca (respondiendo sólo sí o no) sobre temas como dar la comunión a divorciados vueltos a casar, homosexulidad, etc.
      ————————————
      Cardenal Martino: italiano, 84 años, retirado, no participó ya en el cónclave de 2013 que elegió al actual Papa Francisco (había sobrepasado el límite de 80 años), pero fue uno de los 6 cardenales que hicieron la declaración pública de obediencia del Colegio Cardenalicio al nuevo Papa).
      ————————————
      Entrevista al Cardenal Martino en la web italiana ‘La Fede Quotidiana’ (vie 16-dic-2016):

      Dubia del quattro cardinali, che cosa ne pensa?
      ”Che non ci vedo nulla di male. E’ lecito in tema di dottrina rivolgere al Papa un parere ed è anche giusto rispondere”.

      Mi humilde traducción:

      «La ‘Dubia’ de los cuatro cardenales, ¿qué piensa?
      “Que no veo nada malo. Es lícito en términos de la doctrina transmitir al Papa un parecer y también es justo que responda.”»

      Eliminar
    6. Dos artículos increíbles de Sandro Magister que te pueden ayudar a ver las cosas con más acierto:

      http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351428?sp=y

      http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351430?sp=y

      Saludo cordial.

      Eliminar
    7. Pues he ido y leído esos dos artículos de este Sandro Magister que recomiendas, y de verdad que iba con actitud humilde, a ver si me “pueden ayudar a ver las cosas con más acierto” y… ¡qué decepción! ¿Pero cómo puede un católico, por gran intelectual que se crea, hablar así de altanero sobre el Vicario de Cristo? Mira, a mi no me gustan NADA ni los comunismos ni los populismos ni nada que remotamente se les parezcan. Y los curas con sotana me gustan muchísimo más que en vaqueros. Pero criticar así al Santo Padre… ¡seréis soberbios! Los artículos, además se centran mucho en política y poco en que Dios es Amor. Y en cualquier caso, ¡oveja, ponte tras tu Pastor de Roma, que te sales del camino y te pierdes! Así lo hice con Juan Pablo II cuando yo era niño y así lo haré con Francisco ahora que soy adulto, pues son ellos cuya elección el Espíritu Santo ha imspirado, para que nos guien según los signos de los tiempos en cada momento.

      Eliminar
    8. En la Iglesia no seguimos a un hombre sino a un Dios. Si un Papa te dice que hagas algo malo no lo debes hacer. El Papa sólo es infalible en rarísimos casos. No es altanería decir las cosas con franqueza. Lo mismo que Santa Catalina al Pontífice de su tiempo.

      Por otro lado, el Papado es un Don y una Gracia divinos siempre. No obstante, el modo en que se da una elección y quien resulta ser el objeto de la misma no siempre es señal de correspondencia divina.

      Y es que en la historia de la Iglesia hubo hombres que llegaron al cargo con sobornos descarados y chantajes.

      En otras palabras: Dios primero y el hombre que lo representa sólo en tanto se mantenga fiel a la enseñanza recibida por sus mayores.

      Saludos.

      Eliminar
    9. Alfonso8:42 a. m.

      Gracias por tu razonada respuesta y sosiego. A ver si aprendo.

      Lo que me pasa es que yo no soy Santa Catalina ni místico ni he tenido revelaciones privadas. Ni tampoco veo que sea el caso de ninguna de las ovejas que decidís que no os gusta el camino por el que nos lleva el Pastor de Roma. Ni siquiera os gusta ser ovejas, creo. Pero entiendo yo que Jesús no hubiese fundado su Iglesia sobre aquella Piedra si en realidad no nos hiciese falta Pastor para, precisamente, no salirse del buen camino.

      Concluyes que “Dios primero y el hombre que lo representa sólo en tanto se mantenga fiel a la enseñanza recibida por sus mayores.” Y eso suena correcto, claro… pero… ¿QUIÉN decide cuándo “se mantiene fiel” y cuando no? ¿Tú? ¿Yo? ¿Algún teólogo erudito? ¿Y a cuál de estos sigo? ¿A mi propia inteligencia? ¿Y entonces para qué vale la institución y la “Piedra” que nos dejó Cristo? Yo, como a pesar de todos mis títulos en las mejores universidades del mundo y mis viajes a todos los países y mis contactos con los humanos “más importantes y eruditos”, a pesar de todo eso, fallo más que una escopeta de feria cada vez que pego un tiro intelectual (y ya no digo nada si intento darlo doctrinal o pastoral), pues decido, ovejita, ponerme detras del Pastor, para no salirme del camino. Y opino sí, que para algo estudié y/o tengo inteligencia que nos dio el Creador, pero NO me erijo en EL juez de si el Pastor se mantiene fiel o no, y si de repente el pastor en el cruce tira por un inesperado camino, yo detrás. Y, de nuevo, apelar a casos TAN excepcionales y que no son este caso, como el de Santa Catalina de Siena, pues no parece buen sistema. (Es como los jóvenes que quieren ganar mucho dinero pero no quieren el esfuerzo de estudiar y siempre sacan como ejemplo el caso excepcional de Bill Gates que abandonó Harvard. Pues mira, la enorme mayoría de los que dejan los estudios ganan menos que los que no. Es decir, que la excepción confirma la regla. No es de recibo ni intelectual ni de prudencia apelar al caso excepcional de una mística, NADA MENOS, y unamde sólo 3 Doctoras de la Iglesia. Guau.)

      Eliminar
    10. Bueno... pues yo nunca terminé el bachillerato y del mundo conozco realmente muy poco: dos o tres países de Centroamérica y nada más. Aunque el cine, la televisión y la internet de alguna manera le permiten a uno recorrerlo al modo de Jonny Quest.

      Por lo mismo no tengo el privilegio en realidad extremo —y/o la carencia en realidad profunda y puesta en evidencia— de ufanarme de mi experiencia académica o turística.

      Pero volviendo al tema, no es necesario ser un gran santo y místico o doctor de la Iglesia para corregir decorosa pero honesta y públicamente al Santo Padre. En especial si éste se equivoca claramente en su magisterio ordinario.

      Dicho magisterio —como es sabido— no está necesariamente protegido siempre por el carisma de infalibilidad. «El papa no es ningún oráculo y (...) sólo es infalible en escasísimos casos». Benedicto XVI

      Ahora bien, incluso para un creyente "de a pie", resulta relativamente fácil saber cuándo un Papa es fiel a la Revelación divina —ya sea en cuestiones de creencia oficial o conducta ordinaria— y cuándo no. Puesto que la misma es de conocimiento público.

      Por ejemplo: si un Papa llegase a afirmar en su enseñanza "del día a día" que María «tal vez» no permaneció físicamente incorrupta luego del parto o que está bien que una persona use condón en ciertos casos extremos, se estaría claramente equivocando; etc.

      En ocasiones, para mantener una perspectiva correcta lo que más se necesita es un poco de información y de sentido común.

      Cualquiera puede «oír Misa» o «celebrar la Eucaristía»: los asesinos o los ladrones o los borrachos o los adúlteros o los gays o los abortistas, etc. Pero no cualquiera debe acceder indiscriminadamente a la Sda. Comunión. Para esto último se necesita de un mínimo de buena disposición: arrepentimiento sincero y propósito de enmienda. Comulgar en pecado venial o incluso mortal en vez de acercarte al Señor lo que hace es alejarte de Él. Aunque en apariencia esté uno más «integrado a la Iglesia». El pecado no se arregla pecando más o peor.

      Comer y beber del Cuerpo y Sangre del Señor sin ofrecerles el respeto que se merecen —es decir, una vida por lo menos mínimamente recta— es comer y beber la propia condenación.

      Siempre que hay pecado hay también suficiente conocimiento implícito ("ignorancia voluntaria") o explícito y libertad para poderlo evitar. Sin tales conocimiento y libertad no hay pecado. Incluso habiendo faltas graves.

      Pero no es el caso, ordinariamente, del adulterio. Por eso la regla de que no se pueda comulgar en semejante situación está bien y, en cambio, dejarlo exclusivamente a la discreción del confesor o párroco u obispo está mal.

      El adulterio no suele ser el resultado de una amenaza real y no sentida de muerte. Ni tampoco la consecuencia de una conducta compulsiva... etc.

      Saludo cordial.

      Eliminar
    11. Alfonso4:35 p. m.

      Creo que tienes razón en todo lo que dices (incluso seguramente en afearme mi vanagloriarme, que aunque creo que no era mi intención, ciego seguramente soy, y algo habrá) — bueno, en lo de tu penúltimo párrafo, «dejarlo exclusivamente a la discreción del confesor o párroco u obispo está mal», en esto no lo sé, pero parece que conoces mejor que yo la doctrina (lo digo humilde y sinceramente), así que también puede ser. Pero es esta forma, esta actitud para con los pecados y debilidades y fealdades de los demás, queriendo dejar claro primero, cual inquisidor —aunque sí, de recta doctrins—, que esto o aquello está mal, es esta actitud la que mantiene alejados de la Iglesia a una mayoría de nuestra sociedad de hoy, que sólo nos oye a los de dentro decirles lo mal que lo hacen, y no invitarlos a que entren en el salón. Probablemente la Inquisición quemó a gente que ciertamente eran heréticos, y no se discute que fuesen heréticos, pero la impresión que me dº es que ahora simplemente hemos cambiado la hoguera por seguir, inquisidores, estirados, en el salón, estigmatizándolos, sin dejarlos entrar hasta que no estén vestidos completamente de nuestro agrado. Creo que tienes duro el corazón, aunque este defecto tuyo sea mucho menos que todos los míos. No veo que, a la vez que os afanáis en defender la rigurosa disciplina, con ese conocimiento doctrinal tan bueno que tienes (pues lo tienes, y eso ya es privilegio que debes agradecer a Dios), no veo que con la misma imtensidad invitéis adúlteros y homosexuales a vuestros círculos (como hacía San Vicente), explicándoles que no les podéis dar Comunión, pero que los queréis en vuestras vidas y círculos de oración. A eso no dedicáis tantas vehementes líneas. Epulón ni vio a Lázaro y no comprendía por qué se le condenaba por algo de lo que no era consciente.

      Eliminar
    12. Alfonso5:33 p. m.

      En cualquier caso… ambos queremos el bien para la Iglesia… ¿o qué sigieres hacer? ¿excomulgar al presidente de la conferencia episcopal del tercer país con más católicos del mundo? ¿que acabemos como con Miguel Cerulario por la disputa de si usar pan sin levadura? Si unos enfermos vienen al hospital y toman la medicina que sabes que no les cura y quizá hasta le ponga peor, o incluso si ves a algún colega médico como tú administrársela con tal de que al menos vengan al hospital, se haga otras revisiones, etc. y no que no vengan nunca, ¿vas a preferir echar a esos enfermos y a los médicos herejes? ¿No se han derivado más males que bienes de cismas como el de más de mil años, con guerras, millones de cristianos separados, imagen terrible que damos para con el resto de la humanidad, porque, pírricamente, tenías razón en lo del pan? Oremos juntos, no nos peleemos, please. Me da la impresión de que esto hay que orarlo, pidiendo humildad. Sobre todo porque personas como tú, Leo, que tan valientemente defiendes contra genocidios como el aborto, a pesar de que la modernidad te quiere estigmatizar, sois un ejemplo a seguir, que ya me gustaría a mi ser tan claro y valiente. Pero, como dice un sabio amigo mío: “las batallas hay que elegirlas, no ganarlas”. Debemos estar unidos, aunque haya que tragarse sapos. También Dios en el Antiguo Testamento permitió muchas cosas malas, solo porque solos “duros de cerviz”. Las permitió, como Padre y Educador que es, a ver si con el tiempo nos dábamos cuenta. No rompió con nosotros. Los católicos debemos estar unidos y juzgarnos más cada uno a si mismo que a los demás. Y sobre todo orar, humildemente.

      Eliminar
    13. La verdad no creo tener el corazón duro.

      Al contrario —y tal vez, a veces, para mi desdicha propia porque no evangelizo como debería—, demasiado condescendiente.

      El punto es que tengo parientes cercanos y conocidos del trato cotidiano que “juegan en el otro equipo” —si sabes a lo que me refiero— o que viven en abierto adulterio y no tengo ningún problema personal con ellos. Más todavía si uno es aficionado al mundo del fitness y el culturismo amateur.

      La cuestión no está tanto en lo que se diga o no. Sino en cómo se diga y en el contexto correspondiente. Si lees la Sda. Escritura, por ejemplo, te vas a dar cuenta rápidamente de que ese lenguaje “negativo” que tanto descalifica Bergoglio abunda. Y no creo que la Palabra de Dios esté equivocada en su rica variedad de expresiones. Uno puede encontrar en los Evangelios, incluso, palabras bastante duras de Jesús. O lenguaje fuerte y en cierto modo amenazante en las cartas de ciertos apóstoles.

      Pero del mismo modo hay expresiones muy llenas de compasión o piedad verdaderos.

      ¿La Biblia se dice y se desdice, entonces?: no lo creo francamente. Es cuestión de hallar el balance. En mi tierra tenemos un dicho muy sabio que dice: “ni tan cerca que queme al santo, ni tan lejos que no lo alumbre”.

      ¿Ejemplos que se acerquen mucho a ese «balance perfecto»?: Juan Pablo II y Benedicto XVI. Sin dudarlo un momento.

      Si el Epulón no hubiera sido de una u otra forma consciente y responsable del pobre Lázaro no se habría condenado.

      Cambiando un poco de tema, encontré una obra musical realmente magistral. Un extraordinario ejemplo de hasta qué grado de «hermosura creativa» puede llegar el ser humano. La canción dura sólo tres minutos. No obstante, esos tres minutos, pueden llegar a conmover hasta el corazón más duro. La música culta hecha letra y canción tiene una capacidad que uno de simple e ignorante mortal suele menospreciar.

      https://www.youtube.com/watch?v=MEaSFXqpm-Q

      Eliminar
    14. Hablando ya en serio de nuevo, si sólo se tratara de una sencilla medicina —al modo de un sacramental, como el agua bendita o la sal exorcizada— no sería grave. Pero tratándose del mismísimo Cuerpo y Sangre del Señor la cosa cambia. Es el mismo Cristo hecho Pan y Vino. La Segunda Persona de la Santísima Trinidad sustancial y sacramentalmente presente.

      No es un simple símbolo...

      De ahí la gravedad de la Iglesia —tanto en su Tradición Oral como en su Tradición Escrita— sobre el tema.

      En ocasiones nos centramos más en nuestro ❝yo❞ humano que en el ❝Tú❞ divino.

      Ay Dios, se me está haciendo tarde para arreglar la cocina!

      Bye.

      Eliminar
  7. Qué cosas tiene Vd., Sr. Anónimo...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:59 p. m.

    Creo que para el sacerdote la sotana (de verano e invierno) ceñida a la cintura, un gorro, un sobretodo y un paraguas sería más que suficiente para todos los estados climáticos

    ResponderEliminar
  9. Si, la capa es bonita, y elegante, llama la atención.
    Si el sacerdote que la lleva es alto, todavía más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupenda la idea de ponerle capucha.
      A mi las capuchas me encantan, y son prácticas, dejan las manos libres.

      Eliminar
  10. Si un sacerdote va con sotana inspira más respeto.
    Si viste con traje de chaqueta y alzacuellos, inspira cercanía, igualdad.

    ResponderEliminar
  11. Hola padre admiro su sabiduria

    ResponderEliminar
  12. Alguien sabe como puedo contactar a este sacerdote?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:07 p. m.

      Contactar con el Padre Fortea:

      http://joseantoniofortea.blogspot.com/

      Eliminar
  13. Hola padre admiro su sabiduria

    ResponderEliminar
  14. Amo distinguir a un sacerdote entre la multitud! Me hace bien que se evidencie que aún quedan santos hombres dedicados a trabajar por Cristo y su Iglesia y con orgullo llevan su "uniforme" sin embarazo ni vergüenza. todo lo contrario. !Vivan las sotanas y los sacerdotes que las usan!

    ResponderEliminar
  15. Esto de “mantello” es lo mismo que “mantellone” o no tiene nada que ver? ¿Y qué diferencia hay con la “crocia” y la “soprana”?

    Y, por cierto, Padre Fortea, ¿en España también va con teja (saturno)? ¡Nunca he visto a un pater con teja en mi vida (más allá de en alguna peli)! Y mire que he crecido en ambientes bien de antaño, hasta medievales (literalmente). ¡Me encantaría ver un pater con teja en España! (En Roma sí que los he visto).

    ResponderEliminar
  16. Quintus Terebelius2:43 p. m.

    Padre Fortea Usted sabe perfectamente que eso no es una "capa parva" en sentido estricto. En todo caso es un manteo corto, una capa recortada, pero no la capa parva que usaban los prelados menores.

    ResponderEliminar