viernes, diciembre 23, 2016

Ser adicto al lujo es una forma de esclavitud


Aunque las fortunas de los más millonarios del mundo son increíbles, eso no evita un gran problema de difícil solución: ¿en qué gastarse en dinero? Si uno decide no gastarlo en bien del prójimo, si uno decirle gastarlo en uno mismo, eso es un problema.

Un yate. ¿Para qué quiero un yate? Yo, concretamente, me mareo con solo pensar en montarme en uno de ellos. ¿Para qué quiero encerrarme en un pequeño barco, cuando puedo pasear por el campo, por un bosque, por un pueblo? Sí, no soy un amante del mar, lo reconozco. Para mí, hasta estar encerrado en una prisión estatal tiene más alicientes y diversiones que un aburrido yate.

Ropa lujosa. Creo que esta modalidad de gasto de dinero no merece ni una palabra al respecto.

Viajes. Viajar está muy bien. ¿Pero para qué voy a ir al otro lado del mundo, cuando todavía no conozco ni las capitales de provincia de mi país al que puedo ir en coche?

El millonario en la plaza con una cokctail en la mano. No me gusta el alcohol. Estar al sol en la playa es una forma de aburrirse como cualquier otra.

Manjares en la mesa. Cualquiera que haya visto a Arguiñano durante años se sabe cocinar lo que desee. Es cuestión de ir al supermercado y elegir. El placer de cocinar lo que uno va a comer es una de las grandes diversiones de la vida. Lo digo totalmente en serio, normalmente los alimentos más deliciosos son los más baratos. Los otros, para una vez… bien.

Joyas. La afición a los metales brillantes de tantos seres humanos es llamativa. ¿Cuál es el placer que produce colocarse metales brillantes encima de uno mismo? La única cosa que llevo encima es una medalla. Nunca nada más. Dejé de llevar reloj en la muñeca hace más de diez años. No sé por qué, pero me molestaba mucho llevar reloj en la muñeca. En cuanto llegaba a casa, lo primero que hacía era sacarme los zapatos y el reloj.

Mansiones. Lo único que necesito es un salón de estar para mi sillón, una cocina y un dormitorio. Y yo no tendría ningún inconveniente en dormir en mi salón de estar. ¿Para qué una casa grande si sólo necesito esas tres piezas? Un huertecito adosado sí que me sería para mí un deleite digno de un emperador romano.

Obras de arte. Las puedo ver en un museo. No quiero ni una sola ni regalada. Lo digo totalmente en serio.


El gran placer de un ser humano, impagable pero supremo, sería una casita sencilla con un huerto al lado y un bosque cerca por el que pasear. Ah, y poder ir andando a todas partes sin tener que coger el coche.

31 comentarios:

  1. Lástima que en denominaciones no católicas se difunda la idea que tener muchos lujos es bendición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego estoy totalmente de acuerdo ,es más ,y se que es difícil de creer ,pero el dinero me parece obsceno ,me molesta ,creo que par que haya unos con mucho,tiene que haber otros sin nada ,cuando he ganado mucho lo he invertido en actuar directamente ayudando a los que no tienen nada,detesto el lujo y soy de la opinión de que debería haber "un tope" hacia arriba ,no debería existir un solo rico,me parece abyecto,todos deberíamos luchar contra este capitalismo neoliberal brutal y voraz,y contra la meritocracia
      Esta comprobado que un buen e inteligente reparto de bienes y recursos ,acabaría con la tremenda desigualdad y ma pobreza ,soy muy humilde por que me gusta y no quiero más de lo que necesito,no podría disfrutar de ningún «extra» ,sabiendo que otros tienen hambre,Dios en la voz de Cristo nos hizo saber que era más fácil que un camello pasará por el ojo de una aguja ,que un rico entrara en el Reino de los Cielos,y estoy de acuerdo ,disfruto gratis de la Creación ¿ Qué mayor lujo se puede tener? Feliz Navidad!!

      Eliminar
  2. Anónimo3:27 a. m.

    Regalar vaya que produce cierto placer

    ResponderEliminar
  3. Que bien Padre; usted si lo tiene todo resuelto... Perdón menos lo del Apocalipsis en su nuevo libro... ya lo resolverá. Sabes, meditando bien su post sirve para enmarcarlo con el fondo de una pareja de viejecitos felices en una choza de un bosque...

    ResponderEliminar
  4. Los millonarios tendrán mucho dinero pero hay algo que nunca podrán comprar.... un dinosaurio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Yo tengo todo en la vida. Salvo la respuesta a quién es la Bestia de mi nueva novela.

      Eliminar
    2. El poder del dinero.El poder competitivo de las Empresas y la esclavitud de sus obreros y la facilidad del despido y la gran pobreza mundial.Eso es la Bestia infernal Padre Fortea.Poner el dinero por encima de Dios y olvidarnos de él nos llevarà a un desastre inimaginable.Observe las noticias y verà como esta el mundo o vaya en el metro y vea la cantidad de gente pidiendo limosna.

      Eliminar
    3. Padre Fortea, entonces ya tiene identificados los siete reyes anteriores a la Bestia?

      Reviva uno que haya fallecido.

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo. Los verdaderos placeres de la vida, están en las cosas simples. ¡Como disfruto viendo el amanecer!

    ResponderEliminar
  6. Bueno esta muy bien. Lastima que muchos sacerdotes y obispos son bastante adictos al lujo. Como un famoso obispo español. Dios nos libre de endiosar los bienes. Pero también de despreciar los hermosos regalos que el mismo nos ofrece como viajar donde podamos o disfrutar de una playa o una montaña

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:15 a. m.

    Yo me conformo con cambiar totalmente el vestuario cada dos años (máximo). Una casa moderna (diseñada por un arquitecto cuyo nombre no quiero mencionar para tener la exclusividad) con todo el equipamiento de alta gama. Un par de pinturas abstractas (murales originales) en la sala. Una sala de audio y video equipado a full. Un Ford Mustang. Piscina olímpica y sala de gimnasia y todo el fondo parquizado y con palmeras. Además un oratorio como el del P.Fortea (o quizás mejor) y apartamento para huéspedes para invitar a sacerdotes a celebrar Misa y quedarse unos dias. No es mucho pedir creo yo. Rgb. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:28 a. m.

    Que buenísimo este post.

    En contra de mis amistades viajeras siempre he mantenido que puedo percibir la sensación de desierto con todas sus sugerencias a tan solo cuarenta quilometros al sur de mi casa.

    Y puedo percibir la misma sensación de los grandes bosques canadienses a media hora hacia el norte.

    Y puedo percibir la inmensidad del mar a media hora hacia el Oeste.

    A apenas una hora hacia el Este puedo disfrutar de las altas cumbres nevadas con todas sus sugerencias; no me hace falta ir hasta el Tibet.

    En cuanto a los libros, no necesito una biblioteca de miles de ejemplares; yo ya estoy en la edad de releer y apenas me basta con una pequeña bilbioteca de cuatro estantes.

    Y así todo lo demás...

    ResponderEliminar
  9. Alfonso9:08 a. m.

    ¡Qué belleza lo que escribe, Padre Fortea!

    谢谢 (xièxie) ‘Gracias’!

    Leerle me evocaba como una letanía a la vida sencilla… tras la cual todos a coro declamábamos en recogido responsorio:

    «Y cuando llegue el día del último vïaje,
    y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
    me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
    casi desnudo, como los hijos de la mar.»

    (Machado dixit)

    ResponderEliminar
  10. Padre Fortea, este año, parece que va a ser un secreto de estado el con quien va a pasar la nochebuena. Imagino que con su madre, como es de esperar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo10:27 a. m.

      Hay que ver, Paco, parece que no te leíste el periódico de anteayer -- ¿no llevabas cambio para comprarlo en el kiosko? Va la noticia que te perdiste:

      “Mié, 21-dic-2016
      Cosas sueltas
      [...]
      El viernes vienen mis padres a casa a pasar la Navidad: se acabó la paz.”

      Eliminar
    2. Ah, pues entonces ya está. Seguramente, lo habría pasado por alto. Si es que a veces, uno lleva un despiste... Se le acabó la paz, jejeje.

      Eliminar
  11. Job, Salomón, David, Los Tres Reyes Magos, y el Pobre Laazaro, todos invitados a estar cerca de Dios...

    Dios mio. Sin salud, nada tenemos...

    Señor mio y Dios.mio, cuando perdemos.todo en este mundo ahí estás tú esperándonos con tus brazos amorosos abiertos.

    Mi.pasado Padre NUestro, Jesús en tu Misericordia,
    Mi.futuro en tu Providdencia,

    Te.amo.Señor Jesús y te agradezco.
    Santísima Virgen María,
    Ruega por nosotros.
    Amén.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12:54 p. m.

    Cuando se tiene a Dios en el centro de la vida, lo demás sobra, aunque se necesite no es imprescindible. Pidamos a Dios sólo lo necesario como el Padre Fortea. Por supuesto que esto lo odia el capitalismo... por eso les conviene que la gente sea poco creyente o atea. Una ama de casa en Alemania.

    ResponderEliminar
  13. Me llama un poco la atención que, tanto en la presente entrada como en la anterior, la foto del comienzo en vez de mostrar un baño sencillo o un dormitorio modesto —lo cual sería más propio teniendo en cuenta el parecer consciente y manifiesto del Padre— se vea todo lo contrario. Aunque, aparentemente, esto último —un baño y una alcoba en extremo lujosos— sea lo más acorde dados los títulos de cada post y los temas tratados.

    Lo que pienso es que con alguna frecuencia lo que más menospreciamos, consciente o abiertamente, es en realidad lo que más apreciamos (o añoramos) subconscientemente.

    Los seres humanos tendemos por naturaleza a lo hermoso y buscamos por instinto lo cómodo.

    Lo naturalmente divino y lo artificialmente humano convergen más de lo que pensamos. Lo creado por Dios —el cielo, los arboles, los animales, las estrellas— y también lo creado por el hombre con el ingenio dado por el mismo Dios se unen con frecuencia.

    Por eso no sorprende que aún habiendo hecho voto de pobreza y permanecido siempre fiel al mismo nos inclinemos, sin darnos cuenta, por el lujo y la riqueza.

    No obstante, la mente humana, es demasiado compleja. Y nada o casi nada es del todo seguro respecto a ella.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo2:59 p. m.

    Que calidad la Paco (que nombre) que debe ser o gallego o turco. Siempre consigue un incauto que le sigue la corriente. A la gente no le disuade ni siquiera la foto que pone. Ahora bien como mortificación de Adviento viene de perlas. Gracias Paco. En fin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Anónimo. Yo no pretendo que nadie me siga la corriente, ni lo deseo. A mi lado, tengo personas que me quieren imitar -según mi hermana-. Pues la llevan clara como lo hagan, jajja. Tampoco quiero que nadie me imite, si no que la gente piense por sí misma y me tome como ejemplo de lo bueno y lo malo. Ahora, eso sí, me paso de vez en cuando, por temporadas, por el blog del Padre Fortea. Me gusta dejar caer algo gracioso o no, dependiendo. Eso sí, Fortea se tiene ganado el cielo conmigo -a saber con quienes más-, pero no sólo por "chinchar" cariñosamente en su blog. Qué va, eso es lo de menos. Tambien le escribo correos y demás. Lo cierto, es que correa, tiene y bastante. De todas formas, él me conoce desde hace tiempo y muy en lo íntimo, y sabe que no me paso con malicia, ni para que me lean. Para eso tengo mi blog secretísimo, y no veas. Eso sí, hace tiempo que no escribo en el. Gracias a tí, Anónimo, por recordarme que tengo una cara tan interesante, y que soy mortal, pues yo creía que no. Bueno, al menos soy incombustible en este blog, algo así como el Ave Fenix, que de vez en cuando viene y va.

      En cuanto a mi nombre, es sencillo, y significa libre. Hubo un español en el pasado, que tambien lo detentaba, e hizo de este País un lugar más libre, hasta no hace mucho.Mis apellidos, son un poco más raritos, jejeje.

      Un saludo.

      Eliminar
  15. 100x100 de acuerdo con usted Padre Fortea.
    ¡¡Feliz Navidad¡¡

    ResponderEliminar
  16. ¡Feliz Navidad! Le he leído el post en voz alta a mis hijos. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  17. Bendito sea Dios nos podemos unir a su idea mi esposa y Yo.... hemos descubierto un gran gozo al estar atado a menos cosas... y hay que darle el crédito a quien se lo merece.... Dios si que lo ha diseñado Maginificente!!!! ....
    sin embargo, y usted muy seguramente lo sabe mejor que yo... Está simplicidad/felicidad debe estar proveída por la Santa Iglesia, con estrecha cercanía con los sacramentos.... Sin separarnos de Jesús.....

    Esta Vida aún descubriendo este secreto de la felicidad en la sencillez, debemos de ser personas incómodas para el mundo... Debemos ser perseguidos, realmente debemos ser tan molestos como para que alguien desee profundamente nuestra muerte....

    Un abrazo Padre, que Dios le siga guiando... mándenos una Bendición para mi Esposa y un servidor suyo....

    ResponderEliminar
  18. Un gran saludo Padre, desde Costa Rica. Te envié un comentario hace 2 días para ver si me podrías aclarar una duda de su libo "summa daemoniaca" espero que pueda responderlo, sé que sus labores le deben acarrear mucho tiempo. Dios te bendiga, paz y bien.

    Bayron.

    ResponderEliminar
  19. Ex-crítico de Fortea8:28 p. m.

    Me ha gustado mucho su artículo (uno de los mejores de su blog).

    Me hace pensar en el falso lujo de algunas inmobiliarias, con sus "ciudades de vacaciones", cuando uno vive mucho mejor en cualquier otra ciudad cerca del mar.

    Conservo bonitos recuerdos de la temporada en que escribí en su blog (hace ya casi 10 años; hay una aceleración del tiempo, con el paso de los años).

    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  20. Pues yo me conformo con poder vivir algún día la soledad exterior para potenciar la interior. Con 38 metros cuadrados de piso tengo suficiente, cuanto más grande es el piso más hay que limpiar, y tener que limpiar mucho es una forma más de perder el tiempo. Soledad, este es mi tesoro. Puede parecer una tontería pero la soledad es difícil de conseguir en este mundo siempre rodeado de gente, ruido,… etc.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo6:09 p. m.

    El gran placer de sentirse superior en la humildad. Una trampa perfecta.

    ResponderEliminar
  22. Basta con tener el suficiente dinero como para vivir dignamente. Tener mucho dinero solo vale la pena si se usa para ayudar al prójimo, para hacer el bien con él: para sostener labores caritativas o sociales de promoción de los pobres y de desarrollo de los pueblos. Y también labores de apostolado.

    ResponderEliminar
  23. Que alegría leer sus gusto: no soy un ave rara... soy normal puesto que otra persona (usted) al menos, sería feliz con lo elemental de la vida (sin caer en la indigencia que conste!)

    ResponderEliminar
  24. Padre:
    Que seria de nuestras vidas sin la belleza y armonía de las obras de arte sacro o profano mas bellas,¡cuanto nos salva el arte cotidianamente¡,yo no pienso en el dinero que costaron cuando las veo sino en el gusto y delicadeza del que las encargo y del que las ejecuto ya que su riqueza no le dio ese don pero gracias a ella existen, es una condición sine qua non y no viceversa. el lujo como concepto no es malo significa lo mejor y muchas veses si es parte de una obra de arte es porque tiene un sentido, vg.: un altar de oro del estilo Barroco hispanoamericano.
    Yo , ideológicamente, estoy mas cerca de Coco Chanel que decía : "el lujo no depende de la riqueza sino de la ausencia de vulgaridad" por lo que veo Ud. es de la huestes de Borges que escribió:«Ya no hay quien adolezca de pobreza, que habrá sido insufrible, ni de riqueza, que habrá sido la forma más incómoda de vulgaridad». Jorge Luis Borges Utopía de un hombre que está cansado (1975).

    ResponderEliminar