domingo, enero 31, 2016

Señores diputados, miren hacia arriba

Muchas veces he enseñado a parientes y visitantes el tímpano de la fachada del Congreso de los Diputados. Siempre hago que se fijen en ese bello conjunto escultórico, obra de Ponciano Ponzano.

Representa a España abrazando la Constitución y rodeada de la Fortaleza, la Justicia, las Ciencias, la Armonía, las Bellas Artes, el Comercio, la Agricultura, el Ebro y el Tajo, los Canales de navegación, la Abundancia y la Paz.

La figura con rayos en su cabeza la encuentro en varios sitios bajo el nombre de la Justicia, pero no sé si es la Libertad. Pues es demasiado parecida a la de Cesare Ripa del siglo XVI. Desgraciadamente no he encontrado una explicación del tímpano figura a figura. Sólo explicaciones generales y rápidas. Hay varias figuras que no sé que representan y el guardia de la puerta del Congreso no sabe tampoco qué contestarme.


Obsérvese que se representa a la Libertad de modo igual al de la célebre estatua de Nueva York. Sólo que el relieve español es anterior a la estatua franco-neoyorkina. Desde luego, el arte clásico siempre es bello y elegante.




viernes, enero 29, 2016

Un faro de esperanza para un continente sobre el que se va haciendo más oscura la noche


Sería terrible que la tierra fuese la selva del sálvese quien pueda. Sería terrible que el destino de unos seres humanos fuese sufrir y seguir sufriendo hasta el final, y el de otros vivir rodeado de todos los placeres imaginables. 

Vivir a sabiendas de que no exista justicia alguna. De que en el mundo sólo existan pequeñas justicias parciales e imperfectas, pero no una Justicia. Sería espantoso vivir entre dos nadas. Que la vida entera con todas sus ilusiones, esperanzas, alegrías, cariños, ideales, fuera un poco de luz antes de sumergirse en la nada.


Frente a todo eso está el cristianismo. El cristianismo, con todos sus dogmas, con su magisterio, con sus tablas de la Ley de Dios, con sus Evangelios, con sus santos y sacramentos está colocado frente a esa Nada. Y los milagros son la prueba de que hay un Ser Infinito en medio de esa Nada.

Los europeos quieren apagar la única luz que brilla con la esperanza y la fe. Pero cuando se haga la oscuridad descubrirán esa Nada terrible, esa Nada que genera monstruos. La última vez que la Oscuridad generó monstruos, de ellos surgió la Gran Bestia. Para matarla se necesitó una cruzada mundial de cinco sangrientos años de tinieblas. Era imposible encadenarla. Todas las mentes preclaras fueron unánimes: no puede seguir sobre la faz de la tierra, ningún precio es demasiado alto para acabar con ella. 

Relectura del Guernika


Me encanta esta pintura. No sólo por lo maravillosamente bien que está hecha la parte realista de ella, sino porque nos ofrece una relectura de el Guernika. Una relectura que es una gran aportación. Por supuesto que el Guernika tiene el valor añadido del vanguardismo que supuso para su época. Pero el tratamiento de las texturas, de los colores y las formas me gustan más en esta obra moderna que en la original.


Para acabar, hoy he leído una frase de Christ Stefanick que me parece impresionante: Si tu Dios te permite hacer cualquier cosa que quieras, entonces tu Dios eres tú.

jueves, enero 28, 2016

Tres imágenes valen más que mil palabras

Una de las cosas que me alegra profundamente es la de no contar con whastup. Ahorro infinidad de horas al cabo del año al carecer de ese curioso invento tan dañino. Mi móvil tiene unos diez años y de ninguna manera me planteo comprarme uno nuevo. Mientras el antiguo resista, no pienso cambiarlo.

Tres imágenes valen más que mil palabras. Sirvan estas imágenes como declaración de intenciones sobre ciertos temas sobre los que la gente me pregunta. Con ellas queda todo respondido.





miércoles, enero 27, 2016

62 personas que pueden escoger el detergente sin mirar el precio

62 personas poseen lo mismo que el 50% de la población mundial. El dato, de por sí, es de una contundencia impresionante. Pero la solución no radica en repartir el dinero como si fuera una tarta. Si así se hiciera sin más, se destruiría la maquinaria de crear riqueza. Y es que esas 62 personas no poseen simplemente fajos de billetes que guardan debajo del colchón, sino que poseen parte de un complejo sistema de creación de riqueza. La distribución de los bienes debe hacerse con sumo cuidado para no destruir el sistema, no hay otra solución. Hay que hacerlo con sumo cuidado, porque el deterioro del sistema de creación de riqueza lo pagarán los más desfavorecidos.

El Estado continuamente está tomando decisiones que van en beneficio o en detrimento de la distribución de la riqueza en temas que no afectan al funcionamiento de la maquinaria. Miles de esas decisiones, decenas de miles de esas decisiones, es lo que hace que un país sea Suecia o sea Somalia.

Lo que sucede es que la globalización y la Unión Europea cada vez hacen más difícil a una nación tomar decisiones. Poco a poco, los estados se están convirtiendo en meros gestores del presupuesto y nada más. Si a eso añadimos un empobrecimiento cada vez más notable a causa de la crisis crónica, el resultado es que los estados carecen de capital para hacer cualquier cosa que vaya más allá de pagar las partidas esenciales.

En este año de 2016, cualquier economista que quiera aconsejar a un gobernante europeo va a tener que reconocer que tiene muy poca capacidad de maniobra. Esta situación no tiene nada que ver con lo que podía hacer un gobernante en los años 60 y 70. Ahora la situación ha cambiado radicalmente, radicalmente a peor. Qué lejos están esos decenios en que las industrias no hacían más que crecer y crecer y volver a crecer.


Por favor, si me está leyendo ahora mismo Amancio Ortega, que sepas que tengo miles de ideas para hacer cosas con todo el dinero que te sobre y con el que no sepas qué hacer. Y si no te gustan mis ideas, tengo otras.

martes, enero 26, 2016

Volando y en el cine


En el viaje de ida a México vi una película que me alegró todo el vuelo, todo el largo e inacabable vuelo: Hotel Budapest. La aconsejo totalmente. Es una película en el estilo de Mordecai. En mi opinión, inferior a la primera. Pero, aun así, muy buena.

También vi la segunda parte de El corredor del laberinto. En esta película no queda nada de las genialidades de la primera parte. Y, en realidad, nada tiene que ver con la película de la cual se supone que es la secuela.


La otra película que vi en el regreso (que duró sólo diez horas) fue The monuments men sobre unos soldados que tratan de salvar obras de arte en la II Guerra Mundial. Da pena ver un presupuesto relativamente grande tirado para tratar de salvar un guión lamentable. La película no hay por donde cogerla.

Menos mal que no soy un führer con poder absoluto, menos mal. Si no, algún director pasaría alguna noche en un calabozo húmedo y oscuro bajo la única y suficiente acusación de gastar tantos millones de dólares en guiones que son una ruina andante.

domingo, enero 24, 2016

Ya he vuelto de México


Ayer volví de predicar un retiro espiritual al clero de Coatzacoalcos en el estado de Veracruz en México. Ha sido una semana muy agradable para mí. Todo el presbiterio, setenta sacerdotes, estaban presentes en un complejo que la diócesis ha construido. Un complejo moderno, amplísimo, con un bellisimo auditorio, con las habitaciones construidas en torno a un patio a modo de claustro.

Si la arquitectura era la mejor que me he encontrado en cualquier retiro a sacerdotes, la naturaleza no le andaba a la zaga. Nos encontrábamos en una sabana verde, llena de vida, con muchísimos árboles.

El lugar era tan agradable que hasta los mosquitos habían hecho de ese lugar su casa. Y, al caer la tarde, venían felices, numerosos, a beber nuestra sangre. Menos mal que dentro de las habitaciones, el comedor y el auditorio no nos molestaron. Pero cualquiera se quedaba a la intemperie a la hora de la caída de la tarde.

Hizo una temperatura agradable todos esos días. El ambiente era de gran camaradería y unión entre los sacerdotes. Sacerdotes muy trabajadores. Todos tenían, además de su parroquia, infinidad de comunidades en el campo y las visitaban con mucha frecuencia. Cada sacerdote visitaba de cinco a siete comunidades cada domingo.


Una cosa que me agradó muchísimo era que había una lectora que hace cinco años me escribió diciéndome que le parecía imposible que yo fuera a un rincón del mundo tan alejado como Coatzacoalcos. Ninguno imaginó que unos años después me encontraría con ella en el aeropuerto de Minatitlán. Mañana dedicaré un post a las películas vistas a bordo del avión en las doce horas de ida y diez de vuelta.

La foto no es del lugar del retiro. No hice ni una foto en toda mi estancia.

sábado, enero 23, 2016

La Conferencia Episcopal, ideas (VIII): ceremonia de apertura de la reunión plenaria


Ya dentro de la sala de reuniones, el exorcista de la diócesis (o varios) aspergerán el lugar pidiendo a Dios que aleje las asechanzas del Enemigo de esa reunión. Se pide por la reunión, en el fondo, aunque se realice esa operación en un lugar concreto.
         Después un segundo obispo pedirá a la imagen de la Virgen María que ponga su manto sobre los obispos. Tras ello se entronizará el libro de los Evangelios en el centro del espacio. La ceremonia acabará con la tercera oración dirigida a Dios Padre, realizada por el tercer obispo.
         Como se ve, la ceremonia se realiza un día antes del comienzo de las sesiones, y es una ceremonia esencialmente llevada a cabo por presbíteros. Así que no quitará tiempo para las reuniones. El día que acabe la reunión plenaria tendrá lugar una ceremonia de clausura en la que se le dará gracias a la Virgen, se retirará el libro de los Evangelios y se volverá a cerrar la puerta.

         Cada día que dure la reunión plenaria, si hay sacerdotes y laicos que quieren hacerlo, se dirigirán en procesión hacia la puerta de la sala, rezando las letanías y allí, ante ella, orarán que el Señor santifique y guíe a los obispos de esa nación. Eso se podrá hacer tras una de las misas de la catedral. Fácilmente, un buen número de fieles querrá unirse a esa oración a sabiendas de que los obispos están reunidos tras esa puerta. Puede haber tantos fieles que deseen unirse a esa oración, que puede que haya que realizarla dos veces al día.

Aquí acabo la serie de posts dedicados a dar ideas para las conferencias episcopales del mundo. Alguno habrá llegado a pensar que este blog había cambiado de temática y que ahora se dedicaba a los obispos. Pues no. Este blog está dedicado a mis manías y ahora a mis lectores les ha tocado atravesar este desierto, un desierto lleno de obispos, por cierto. Mañana volvemos a la normalidad en este blog. Frase bastante ambigua, sea dicho de paso.

viernes, enero 22, 2016

Conferencia Episcopal, ideas (VII): ceremonia de apertura de la reunión plenaria


Dado que al año hay sólo un par de reuniones plenarias del episcopado, a la gente le gustaría mucho que cada vez que hubiera una reunión plenaria del episcopado hubiera una ceremonia de apertura de esa reunión. Pero para no quitar más tiempo a los obispos, tiempo que necesitan para sus reuniones, se podría hacer el día previo a la primera sesión. Sólo tendrán que asistir tres obispos, preferiblemente eméritos. Otros obispos si lo desean podrán asistir, pero sólo si lo desean. Ésa seria una ceremonia realizada, sobre todo, por los sacerdotes que trabajan en la Conferencia, para pedir por sus obispos.
        
El día previo a la primera sesión, por la noche, por ejemplo tras las vísperas, los sacerdotes que trabajan en la Conferencia Episcopal, acompañados de cuantos laicos quieran asistir, se dirigirán en procesión hacia la sala de reuniones. Cuya puerta de acceso, monumental, como un pórtico, estará situada en un flanco de esa nave, en el edificio-muro.

       
 Los sacerdotes (unos veinticinco) estarán presididos por tres obispos y por cuantos obispos libremente quieran unirse. Irán en procesión con cruz y ciriales, cantando la letanía de los santos. Los obispos irán revestidos con mitra y capa pluvial. Al llegar a la puerta, un obispo hará una oración pidiendo por el bien de la reunión que tendrá al siguiente. Los laicos designados retirarán las tres trabas policromadas que cierran el portón. Trabas grandes que tienen, cada una, que ser retiradas por dos laicos simultáneamente. 

jueves, enero 21, 2016

La Conferencia Episcopal, ideas (VI)


El horario de los obispos cada dia de la reunión plenaria podría ser el siguiente:

8:00 oración personal, cada uno donde quiera en la catedral
8:30 laudes
9:00 desayuno
9:30 reunión plenaria
11:00 descanso de media hora
11:30 se reanuda la reunión plenaria
1:00 se dirigen a cambiarse para el rezo de la siguiente hora
1:30 hora sexta y oficio de lecturas
2:15 almuerzo
2:45 descanso
5:00 Santa misa
6:15 último tiempo para reuniones
7:45 tiempo de oración personal
8:30 vísperas
9:00 cena
11:30 completas

         
Para no alargar el rezo de cada hora, ésta se hará recitada, no cantada. Y sólo en la primera hora irán revestidos con hábito coral. Para el resto de las horas, irán con sotana negra sin ningún aditamento. Los cinco obispos que presidan cada hora, sí que irán revestidos con ornamentos litúrgicos. Sería muy bonito que, en todas las horas canónicas, los cardenales vayan revestidos con sus cogullas rojas y sus galeros. En dos grupos situados en un lugar preferente, arzobispos (de violaceo) y cardenales, darían mucha más prestancia a cada hora.

miércoles, enero 20, 2016

La Conferencia Episcopal, ideas (V)

Yo sugeriría que los obispos se hicieran conscientes de que de deben potenciar la imagen de reunión sacra que tienen sus reuniones plenarias. Y, por tanto, alejarse de los aspectos que puedan dar la impresión de que es una reunión más, como la que puedan tener los directivos de una multinacional. Hay que reforzar los aspectos espirituales de esas reuniones.

Me fascina la belleza de todos los obispos de una nación rezando laudes en un gran coro de bellos escaños de madera oscura. Los obispos revestidos con hábitos corales. Esto es, con sus sotanas violáceas, roquetes y mucetas. En la cabecera los catorce arzobispos revestidos con capa pluvial y mitra. En un nivel más elevado, los cardenales. A los que yo revestiría con una amplia cogulla roja y galeros sobre sus cabezas. En España significaría esto, más o menos, unos 5 cardenales, unos catorce arzobispos, y casi cien obispos, entre los diocesanos, auxiliares y eméritos. Formarían un conjunto impresionante, al que se le añadirían, en la procesión de entrada y salida, tres acólitos, siete diáconos y, por lo menos, unos cuarenta presbíteros que, como mínimo, asisten a los obispos en sus reuniones. A ellos se podría unir el capítulo de canónigos. Los laicos podrían asistir a estos rezos.

Los obispos entrarían y saldrían del coro en procesión. Acabado el rezo de la hora, se dirigirían a sus habitaciones para cambiarse de ropas y asistir a la reunión plenaria. A esa reunión irían con una sotana negra y cruz pectoral. Una vestidura sencilla para estar cómodos.


En la sala de la reunión se colocará en la presidencia a los arzobispos, los cuales llevarán sotana violácea sin muceta. Los cardenales estarán sentados en la presidencia en un nivel más elevado, irán revestidos con sotana roja.

martes, enero 19, 2016

La Conferencia Episcopal (IV)


El primer centro lo ocuparía una hermosa pila bautismal, siempre llena de agua para que la gente pueda santiguarse y donde se celebraría cada semana una solemnísima ceremonia de bautismo. El segundo centro sería el coro de los obispos y el tercer centro sería el altar. Así la Nave de los obispos sería la materialización del versículo de San Pablo que dice: Un Señor, una fe, un bautismo (Ef 4, 5). La profesión de la fe se realiza en el coro a través de la proclamación de la Palabra de Dios. El Señor está sobre el altar en la celebración de la eucaristía.

Lo que no aconsejo es que la Conferencia Episcopal creara un templo nuevo para materializar esto, es decir, un templo aparte en otro lugar. Si no es una catedral, lo que se cree siempre será un edificio frío y sin vida. Reunirse en una catedral, como la que he descrito, le ofrece a la asamblea una calidez y una vida que jamás tendrá un santuario aislado. En las naciones donde se ha tratado de impulsar un santuario nacional, casi siempre estos ofrecen un aspecto frío.

La Conferencia Episcopal sería la dueña de los edificios-muro donde se sitúen sus oficinas. También sería la dueña de los jardines, claustros y terrenos de alrededor que ellos compren y acondicionen. También ejercerían plena autoridad sobre la parte de la catedral contenida entre sus edificios-muro. Algo lógico, pues habrá un cierto número de sacerdotes que quieran vivir en ese edificio de la Conferencia. De manera que en esa parte de la catedral puedan organizarse las misas, predicaciones, retiros y otras cosas con plena autonomía respecto del resto de la catedral.

Insisto en que sería un error situar los edificios-muro cerca de la catedral y no unidos a ella. La condición necesaria para crear este micromundo que constituye esta catedral descrita radica en que las añadiduras y ampliaciones formen una unidad con el templo catedralicio. Deben formar una unidad, no estar cerca. Eso se ve claramente en algunas ciudades en que en una misma calle hay tres o cuatro iglesias a poquísima distancia: el efecto no es el mismo. Y es que todo esto no radica únicamente en una cuestión arquitectónica, sino el mundo eclesial que se crea en torno a un espacio catedralicio.

Si están totalmente unidas las partes, no importará que existan diversas autoridades en distintas partes del templo, lo mismo que ocurre en la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén. Por otra parte, el ejercicio de la autoridad es siempre nítido y no da lugar ni a ambigüedades ni conflictos. Le otorgaría más belleza a este espacio sacro el que estuviera dividido en tres juridiscciones la monástica (dividida a su vez en varias figuras), la del capítulo (ejercida por el deán) y la de la Conferencia Episcopal; ejercida esta última por un sacerdote nombrado como rector por la Conferencia

lunes, enero 18, 2016

La Conferencia Episcopal, ideas (III)


Si se viese la conveniencia de hacer lo que digo, poco a poco, se podrían trasladar todas las oficinas de la Conferencia Episcopal a la catedral. Los edificios-muro para las oficinas de la Conferencia elevarían la catedral a un nivel muy superior de grandiosidad. Podría hacerse como en la catedral de Canterbury con el alargamiento que experimentó su nave central, creando un efecto auténticamente impresionante. Me refiero a la parte compuesta por tres altas naves previa al transepto del coro.


O bien se puede hacer que surgiera de la catedral una nave lateral a modo de transepto que, en el fondo, sería como una nueva catedral. Hay otras posibilidades de conjunción de los dos espacios, pero considero que la mejor es la primera: el alargamiento de catedral, creando un espacio mucho más alto y más amplio que el resto de la catedral, porque los edificios de la Conferencia sí que supondría un plan constructivo muy notable. Los patios interiores podrían acondicionarse como claustros con cesped y hiedra. Esta nave, a la que podríamos llamar, Nave de los obispos, tendría tres centros. Los cuales los describiré mañana.

domingo, enero 17, 2016

La Conferencia Episcopal, ideas (II)


Esas imágenes de los obispos de una nación en los escaños de un gran coro catedralicio y las procesiones para dirigirse al rezo de las horas canónicas atraerían a periodistas. Eso haría que esas asambleas tuvieran presencia en los medios, meramente por la imagen. Y eso ayuda a que la Iglesia tenga presencia en la sociedad. Lo que está presente en los medios está presente en la sociedad. Lo que no está presente en los medios pasa a ser irrelevante. Los obispos confían mucho en la palabra, en los comunicados, en los documentos. Pero, a menudo, una imagen vale más que mil palabras. Una imagen bella de todos los obispos de una nación puede valer por un sermón.

Mi idea inicial era que se acondicionara una capilla de la archicatedral para acoger la asamblea plenaria. Antiguamente, los concilios tenían lugar en la nave central de una iglesia. Son muchos los frescos y óleos que nos muestran ese modo de organizar espacialmente una gran reunión de obispos. Una asamblea plenaria situada en el espacio medio de la catedral sería visualmente impresionante. Para que no se oyera lo que hablan, esos días habría que acotar un amplio espacio de margen alrededor del lugar de la asamblea.


Pero, aunque ésta era mi idea inicial, reconozco que no sería factible evitar que por medios técnicos se grabaran las deliberaciones. Por eso será necesario crear un espacio cerrado para estas reuniones. Pero lo importante es que la reunión tenga lugar en medio de un espacio bello que inspire sacralidad. Es una reunión de personas sagradas para tratar de temas vitales para el Reino de Dios en ese país, lo lógico es que se congreguen en un lugar que exprese el carácter propio de esa asamblea.

sábado, enero 16, 2016

La Conferencia Episcopal, ideas (I)


Hace unos meses, escribí unos posts titulados La catedral de San Abán. Esos posts, transformados, revisados y mejorados, dieron lugar a una obrita mía pequeña de un centenar de páginas, publicada con el mismo título.

Estos días pensaba en la posibilidad de que esa catedral que describo se convirtiese en el lugar de encuentro de la asamblea plenaria de la conferencia episcopal. Los edificios de las conferencias episcopales están dotados todos ellos sin excepción de una especial y característica fealdad. Eso se debe a que en todos los países a que se ha querido ofrecer una impresión de ahorro y se ha querido evitar la ostentación. Perfecto, no hay nada malo en evitar la ostentación. Y como eso es así, se han esforzado en erigir unos perfectos anodinos edificios grises de oficinas para los obispos.

Reunirse en una catedral como ésta tendría el simbolismo de subir al monte Sión, sería como subir al Templo. Otorgaría al encuentro un espíritu de sacralidad, porque los obispos se reunirían en algo más que una mera acumulación de oficinas. Podrían rezar todos juntos en el coro todo el oficio divino del día, entrando y saliendo procesionalmente presididos por la cruz, los acólitos y los canónigos. Las asambleas plenarias tendrían un aspecto litúrgico y no sólo meramente funcional. Esas asambleas plenarias ofrecerían una belleza estética que ahora no tienen. 

viernes, enero 15, 2016

Manzanas de Gomorra, mi último libro










He publicado un nuevo titulado Manzanas de Gomorra. Un libro que constituye una reflexión acerca de la homosexualidad y el cristianismo. Este libro no es exposición del Magisterio, ni un resumen de éste. Sino que se trata de una obra compuesta por reflexiones acerca del tema. No es una exposición del Magisterio, pero es un libro que no quiere apartarse en nada de la enseñanza de la Iglesia.

Con humildad, me parece que ofrece un nuevo enfoque acerca del tema. Se puede descargar como siempre en BIBLIOTECA FORTENIANA.


Este libro ayudará mucho a los padres que tienen un hijo homosexual. Como siempre, a unos les parecerá que he sido demasiado duro e intolerante, y a otros les parecerá que he sido demasiado blando y condescendiente. Con toda sinceridad, sólo he querido reflexionar.

Otros libros míos tratan cuestiones eclesiales menos prácticas, más teóricas. Esta obra mía siento que va a ser un bálsamo para las almas de muchas personas que sufren.

Besando un anillo nuevo, aunque no desconocido








miércoles, enero 13, 2016

Qué extraño



La vida de un gato no siempre es sencilla. Hay cosas que son difíciles de entender. Un gato no siempre comprende todo lo que le rodea. O por lo menos no se llega a comprender del todo. Quizá tocando estos extraños ratones que me miran fijamente llegue a alcanzar algunas conclusiones. Pero quien sabe si me saltarán a la cara. ¿Serán venenosos, serán agresivos?

martes, enero 12, 2016

Hoy un post funerario


Bueno, ya sabéis que estamos en 2016. ¿Qué significa eso? Pues que tenemos que hacer recuento de los famosos que se han muerto en el año pasado. Es una tradición postnavideña. Prácticamente una obligación.

Aquí os pongo el vídeo en memoria de los que nos han dejado. Por supuesto que yo iba viendo el vídeo y no conocía a muchos. Pero, de vez en cuando, se me caía el alma a los pies al saber que tal o cual actor ya no lo iba a ver nunca más. No me lo podía creer. Pero el vídeo no mentía.



Claro que no os preocupéis, pues según los últimos estudios, por cada cien actores que mueren, hay otros cien que ocupan sus puestos. En fin, bromeo para levantaros el ánimo. Porque el fallecimiento de los actores que yo conocía es algo que lamento muchísimo. Es lógico, a algunos de esos actores, les he visto más que a algunos miembros de mi familia.

Si el vídeo os ha puesto un poco triste, podéis buscar algún vídeo de gente cayéndose al suelo.

Una foto



















Esta foto me impresionó tanto desde la primera vez que la vi. Un hombre que cae desde una de las Torres Gemelas. 

Ese ser humano tenía sus hobbies, sus ilusiones, sus proyectos, personas a las que quería. Y en ese momento, en ese preciso momento, es plenamente consciente de que en unos pocos segundos todo quedaría interrumpido. Esa mañana llegó a su puesto de trabajo con sus preocupaciones. Seguro que sus problemas le parecían muy grandes. No sabía hasta qué punto esos problemas no tenían ninguna importancia.

Ésta es una de las fotos más espantosas que he visto nunca. Un hombre que vive y que ya no duda acerca de su futuro. La postura, incluso, no sé, tiene algo de horrible, de pesadilla. La imagen tiene algo de estático, de tiempo congelado, de toda una vida que pasa ante los ojos. No sé por qué, pero desde que la vi la primera vez, pensé que ese hombre estaba tranquilo, que afrontaba con serenidad ese suelo que se acercaba.

lunes, enero 11, 2016

Una foto impresionante


Esta foto me parece impresionante. Es de un mal gusto que roza lo épico. Ni encargándoselo a Warhol o algún especialista en arte Kitsch se hubiera logrado una pintura tan auténticamente vulgar. Es evidente que el pintor quiso elogiar a su querido dictador. Pero el resultado del elogio roza, sin pretenderlo, la burla.

La pintura tiene un trasfondo que la torna más interesante. El dictador que hizo este encargo estaba muy lejos de imaginar que antes de dos años los stormtroopers del Imperio estarían hollando las alfombras de sus palacios, sentándose en sus sillones de cuero, merendándose sus botes de mermelada y bañándose en sus jacuzzis.


Menos de dos años pasaron desde que manifestó su gusto por la pintura y el tiempo agónico de su ocultamiento en un agujero. Cuando salió de la tierra, dijo la peor frase que podía haber dejado para la Historia: Soy Saddam Hussein y quiero negociar

sábado, enero 09, 2016

Todas las cosas están conectadas por una sucesión de causas y efectos


Hoy ya estoy bien. El malestar de ayer se pasó. Lo que me preocupa ahora es la bolsa china. Los crujidos del parqué en los ultimos días son el signo indudable de que 2016 será el año en que la economía de ese gigante nos va a dar un gran susto con terribles consecuencias sociales para España y tantos otros países.

La tendencia bajista del PIB chino, sostenida desde hace años, lleva advirtiéndonos de que es sólo cuestión de tiempo el que la crisis de esa economía se produzca. No creo que China baje del 3% de crecimiento en el peor momento de su crisis, cosa que podría darse en tres o cuatro años. Pero esa ralentización de la economía sería para España una situación catastrófica. La situación de la sociedad española cambiaría radicalmente, como ya lo hizo en los últimos años.


La bolivarización de España, inevitable, va a estar muy unida al curso descendente al que se encamina la economía de China. Sé que puede parecer extraño, pero la llegada al poder en España de partidos más o menos anticlericales estará muy influida a la economía del gigante asiático. Cuanto peor le vaya a Pekín, los grupos políticos más radicales de mi patria tendrán más apoyo popular. Si la economía fuera muy bien en mi país, el anticlericalismo seguiría un camino más lento en su ascenso.

viernes, enero 08, 2016

Hoy me duele la cabeza



Las fotos de hoy, tan graciosas, son de niños en el momento de ser bautizados. Se les ve tan felices.

Es curioso, pero no me dolía la cabeza nunca. Y en los últimos dos meses he tenido varios episodios en los que me duele una parte, una zona de la cabeza. Esto me está ocurriendo una vez cada dos o tres semanas. No es un dolor punzante ni muy intenso, pero sí continuo durante horas. A veces, ese dolor es tan fuerte que me puede llegar a hacer vomitar.

El cuerpo humano es un misterio. A saber qué pequeño engranaje se habrá estropeado ahora. 

Actualización a medianoche: Ya estoy bueno del todo. El engranaje que sea ya funciona con normalidad. Incluso, lamentablemente, he recuperado el apetito.

jueves, enero 07, 2016

Los endemoniados gerasenos


Una persona de Estados Unidos me ha hecho la siguiente pregunta:

¿Puede explicarme Mt 8, 28-34? ¿Por qué los demonios le piden a Jesús ir a los cerdos antes de ser expulsados? ¿Por qué Jesus acepta la petición? ¿Acaso Jesús tiene compasión de ellos?) ¿Por qué los cerdos se tiran al precipicio de todas formas? Los demonios, siendo espíritus, no sufren daño, sino los cerdos mismos, ¿correcto? Jesús pudo haber expulsarlos sin necesidad de intermediarios, los cerdos.

La razón de Jesús está clara: quiso que se entendiera de un modo visible adonde llevan los demonios. Ellos llevan a la muerte, al abismo, a la destrucción. Por eso permite que entren en los cerdos.

¿Por qué piden los demonios entrar en los cerdos? Podríamos tratar de responder a esa pregunta, con otra pregunta: ¿qué gana un demonio atormentando a un ser humano? El demonio no saca ningún provecho. Sólo desea hacer sufrir.

Los demonios ven que van a ser expulsados y en la desesperación del que sabe que no tiene nada que hacer, pide una cosa sin pensarla mucho. Ante su sorpresa, se le concede.


Los demonios pensaban residir en esos cuerpos de animales. Pero una vez dentro de los cerdos, la situación no se puede controlar: el animal se vuelve como loco al sentir al mal espíritu dentro. Seguro que hay una resistencia de la mente animal al mal espíritu que quiere dominarlo. Los demonios querrían manejarlos a voluntad. Pero la mente animal ejerce una oposición. Al final, los demonios, al ver que no los pueden dominar a voluntad, los conducen a la muerte. Ésta es mi humilde opinión respecto a este pasaje.

miércoles, enero 06, 2016

Dostoievsky era el que debía haber escrito el guión de Star Wars


¿Os dais cuenta de que todo el lío de Star Wars se produjo porque Dart Vader (Anakin entonces) no guardó el celibato? Si hubiera guardado su voto, ni Estrella de la Muerte, ni AT-AT aplastando inocentes, ni matanza de ositos ewoks, ni nada.

Pero los errores de Anakin nos han costado mucho. Para empezar esos errores pusieron a la galaxia patas arriba, nos costaron dos estrellas de la muerte, eso significa mucho acero, pero mucho; y eso sin contar con los miles de extras que tuvieron que morir.


Los errores de Anakin también provocaron esa horrible secuela llamada El Imperio contraataca, una secuela sin línea argumental clara. Al menos, George Lucas en la tercera parte (según él el 5º episodio) intentó compensar la falta de un buen guión soltando a cientos de ositos simpáticos. Si hubiera colocado en ese bosque a Peter Pan, la historia ya le hubiera salido redonda. ¿Nos podemos imaginar una lucha épica entre Dart Vader contra Schreck y Peter Pan? 

lunes, enero 04, 2016

El altar como fuente de luz


Los que seguís este blog desde hace veinte o treinta años sabéis lo importante que es para mí el altar. En verdad que me siento un servidor del altar. Pues bien, por fin, he puesto en el convento del que soy capellán un crucifijo que llevaba largo tiempo diseñándolo.

Una cruz gótica, repleta de perlas, gemas y oro. Con una impresionante imagen de marfil. Bien es cierto que nada de todo esto es auténtico, con lo cual el precio es económico. Sea dicho de paso, los curas que queráis un crucifijo así, escribidme a fort939@gmail.com y os diré donde podéis conseguir que os hagan otro igual.

Si os fijáis en las fotos que pongo más abajo, esta cruz está diseñada para que los fieles también puedan ver al crucificado mientras hacen su oración en la iglesia y durante la misa.

Durante la misa, me gusta levantar la mirada y encontrarme con la figura de Jesucristo a la altura de los ojos. Las velas que veis no están colocadas por razón de ninguna festividad especial. Todos los días celebro con esas velas. Me gusta que desde todos los lugares del templo se vea el altar como una fons lucis, fuente de luz. Ahora que en las iglesias han retirado las velas naturales, compenso esta carencia colocándolas en el lugar de más honor y en abundancia, pero con armonía; no una mera acumulación. Los cirios sobre candelabros siguen siendo seis como manda el misal. Las otras velas menores están como ornamento, para inundar de luz el ara.

Y digo inundar de luz, porque me gusta que en el presbiterio reine una cierta penumbra para que las velas resalten. Además, desde hace una semana, desde el momento de la epíclesis, una campana resuena desde dentro de la clausura y las luces se apagan, dejando el altar sólo con la luz de las velas para el gran misterio de la consagración.

Las dos fórmulas de la transubstanciación las digo a la luz de las velas. Al alzar la forma consagrada, tres o cuatro monjas tocan a la vez sus campanas. Y desde ese momento en que se alza a Cristo, en que aparece Cristo a los ojos, las luces del presbiterio se van encendiendo de forma gradual, es como un amanecer. Eso se debe al tipo de bombillas que usamos. El efecto es impresionante.


El último cambio que he hecho en este tiempo de Navidad ha sido que en el reclinatorio donde comulgan los fieles, dos señoras se colocan en cada extremo sosteniendo un lienzo blanco por las cuatro puntas. El mensaje es claro: ninguna partícula debe perderse. Mientras tanto, dos hombres sosteniendo cirios plateados me flanquean. 

Jesús se merece todo esto y mucho más. Nada de insulsas sencilleces que sólo demuestran falta de amor. Todo altar debería ser precioso. En todos los estilos y en todas las estéticas, pero deberían ser verdaderamente hermosos.















domingo, enero 03, 2016

Esos tonos sobre esos rostros lisos como el mármol


Cuando uno acaba de cenar es un momento perfecto para mirar en youtube cosas tales como los cantantes que han muerto jóvenes. Después ves otro vídeo acerca de celebridades que se han suicidado. Tras eso te entra la curiosidad de ver qué diez actores famosos padecen trastornos mentales. Después vídeo de un gato. Tras eso un vídeo de gatos y patos. Después otro de gatos y tortugas. Después volvemos a vídeos macabros de gente famosa. Cuando los Borgia reinaban en Roma, ¿pensaban que la postcena de un clérigo hispano del siglo XXI iba a ser así? Sencillamente, lo dudo.

sábado, enero 02, 2016

Un puñado de curiosidades y la foto de unhappy cat


Os voy a confiar una serie de curiosidades que, incluso a mí, no dejan de parecerme paródicas. El otro día hablé de mi relación con los libros físicos. Siempre entre libros, todos los días, buena parte del día, y no guardo cariño ni siquiera por un solo libro físico, ni siquiera uno. Mi relación de amor, a veces intensísimo, es con el texto y sólo con el texto.

Eso sí, guardo unos pocos libros que son regalos de personas que me han querido: sobre todo una gran Biblia que me regaló una muy querida señora mexicana, también un libro del siglo XIX de un señor de Navarra que es una versión de gran valor artístico de El Anticristo de Nietzsche. Asímismo guardo uno de los diez ejemplares de la versión complutense de Summa Daemoniaca. Este último estoy deseando venderlo.

Otra curiosidad es que escucho cada día más de cinco horas de música clásica, en la que incluso la música actual sinfónica. Pues bien, como bien saben mis amistades, nunca voy a ningún concierto, ni siquiera como excepción. Me gusta escuchar música a solas, en mi casa, mejor con los ojos cerrados. Un concierto en vivo me distrae. Y, sobre todo, no me puedo concentrar tanto tiempo en la música. La disfruto a ratos pequeños, pero hora y media va más allá de lo que puedo soportar. En toda mi vida, las veces que he escuchado un concierto en directo se cuentan con los dedos de una sola mano.

Otra curiosidad, soy muy cinéfilo, pero no compro ni guardo DVDs. Los pocos que he tenido han sido regalos que han acabado regalados a su vez. No guardo ninguna película. Sólo tengo dos o tres películas religiosas para dejarlas. Tampoco guardo CDs de música. Ni siquiera unos pocos. Debo tener alguno por el salón que me han regalado y que regalaré en cuanto tenga ocasión.

Jamás he ido al teatro ni pienso ir, mucho menos a un musical o a la ópera. Tampoco voy a conferencias. Soy persona de lectura. La calidad de los libros siempre es mejor. La última conferencia a la que asistí fue en Roma e hice propósito de que aquella sería la última.

Como hobby pinto, pero en mi casa no hay ni un solo cuadro colgado. Salvo una imagen del Espíritu Santo en mi sala de estar y un autorretrato en un pasillo del que siempre me arrepiento de haberlo colgado. Dos cuadros en toda la casa. Me gustan las paredes blancas, sin nada.


Entre libros pero sin libros. Escuchando música entre paredes blancas.

viernes, enero 01, 2016

Nochevieja and unhappy cat


Hoy he cenado en casa de la familia de la sacristana de mi última parroquia. Mesa larga, niños correteando, jovencitas consultando los mensajes de sus móviles, cuatro generaciones reunidas, tíos, primos, bisnietos vivaces. Me he marchado pronto tras la medianoche, como es habitual en mí.

Respecto al post de ayer, muchas personas me repiten que a ellos les gusta tocar el papel, sentir el libro en la mano. En mi caso prefiero sentarme en mi cómodo sillón del ordenador, totalmente ergonómico, ante una pantalla grande, colocada a la altura de los ojos, leer el libro con u tamaño en las letras que resultaría excesivo si se tratara de un libro físico, y escuchar una bonita música mientra leo.

No es ya, por tanto, sólo el objeto físico. Es la postura del cuerpo, el no cansarse mientras uno lee, la música, muchas cosas. Y eso sin contar con que he leído gruesos libros enteros leídos por la voz artificial del ordenador, desde la primera página a la última.

Sea dicho de paso, la versión de la Biblia en español más fiel al original es la Biblia de Jerusalén, sin lugar a dudas. Hubo otra mejor, pero dejó de editarse.

Bueno, empieza un nuevo año y ya tenemos un rascacielos incendiado.