martes, enero 03, 2017

El problema es la misma enfermedad de la democracia. Esto es un tópico que ya se decía en Atenas


En mi blog escribo aquello sobre lo que medito, sobre lo que pienso, lo que hablo con amigos en mis paseos, sobre lo que leo. Aun a riesgo de parecer reiterativo (aunque este blog es una subjetiva inacabable reiteración), me gustaría escribir una docena de líneas para manifestaros (otra vez) cómo nuestra civilización occidental es democrática, pero con una democracia atrapada con fuerza en cada país por las manos políticas de una oligarquía que ostenta el monopolio alternante del Poder.

En unos casos esas manos fuertes son de derechas, en otras de izquierdas, en otras de centro. Pero la realidad es ésa: se trata de un sistema de perpetuación en el Poder con método partidista de selección interna que favorece la mediocridad.

La gente piensa que es el Pueblo el que tiene el Poder. Pero más bien deberíamos hablar de que su Poder se reduce a su capacidad (pocas veces usada) para incluir en la escena a otra empresa (partido) de gestión del Poder.

La democracia directa, es decir, la asamblearia, la plebiscitaria, es un desastre. No hace falta probar un desastre para saber que es un desastre. Funciona en Suiza porque ya hay una tradición acerca de cómo encauzar semejante desatino; e incluso allí funciona con muchos peros.

Pero la democracia representativa, hay que reconocerlo está monopolizada. No permitiríamos que hubiera un monopolio de la economía. Pero lo hay de la maquinaria del Poder.

Alguien me dirá que Trump es la excepción a esto. Sí, Trump es la excepción de 329 millones de dólares gastados por su Comité de Campaña en una plan ideado a largo plazo y que ha dado resultados. Si usted es capaz de gastar más de mil millones de dólares en una campaña que dure años, le aseguro que, viva donde viva usted, tiene posibilidades de ganar las elecciones. Dadme mil millones de dólares y os aseguro que os podré presentar algún resultado.

Probablemente, sólo un candidato que hubiera salido a la calle disparando a la gente hubiera tenido pocas posibilidades a pesar del dinero.

14 comentarios:

  1. La política debería ser ocupación de los políticos, como levantar un edificio ocupación de los arquitectos, y operar un tumor de los cirujanos.

    Debería existir una Ley suprema por encima de ellos que no les permitiese ningún abuso de poder y santas pascuas, que gobiernen ellos.

    Estoy harta de problemas políticos, quiero hacer mi vida y que ellos realicen su trabajo.

    Se debería votar unas tendencias, y nada más, cada 8 años, y que nos dejen tranquilos a todos, que ya está bien de famoseo politoc y de estrellas aburridas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué verdad! Yo también estoy HARTO de tanto político tooodo, el rato en las noticias. Entre eso y el fútbol no hablan de otra cosa los medios. ¡Qué pesadez! No nos dejan vivir en paz.

      Eliminar
  2. Sí, totalmente de acuerdo en todos y cada uno de los puntos de este post del P. Fortea. Igual que con la primera parte de su libro “La decadencia de las columnas jónicas – Una teoría de reordenamiento constitucional para las democracias del siglo XXI”. ¡El análisis de la situación es buenísimo! El problema es la segunda parte: la solución propuesta. Y esto suele pasar con las obras politológicas en general: el ANÁLISIS situacional a menudo es acertado y revelador, e incluso los objetivos propuestos a continuación son deseables y loables, pero luego suelen “hacer agua por todos lados” en cuanto al diseño de ESTRETEGIAS (y no digamos ya con las TÁCTICAS de implememtación propuestas).

    Mi primera desilusión con esto fue hace años al leer una obra de signo bien contrario: “Das Kommunistische Manifest” («El manifiesto comunista») de Karl Marx y Friedrich Engels (1848). El análisis (denuncia social) es bastante bueno, pero la solución que da es una auténtica “burrez” (imho).

    Creo que para escribir unas “Constituciones” (como las de S. Ignacio de 1544) o una “Regla” (como la de S. Benito un milenio antes) que generen instituciones de probada SOSTENIBILIDAD (¡siglos!) hace falta mucha ORACIÓN y HUMILDAD pediéndole a Dios que te ilumine, más que (o además de) mentes eruditas. Y luego a practicar VIRTUDES cada uno y dejarse de tanta reforma y “rediseño” constante del sistema, que como dice el aforismo: «Cartusia nunquam reformata, quia nunquam deformata».

    Por ponerlo más “mundanamente”: cada vez que no adelgazamos queremos cambiar de dieta, a otra más “óptima”, sin ver que el problema no es la dieta concreta —ciertamente más o menos imperfecta, como todo diseño humano—, sino seguirla. ¡Cualquier dieta razonable es adecuada para perder peso si la sigues de verdad, y lo demás es autoengañarse, autojustificarse!

    Y si quieres una fuente infalible de inspiración al abordar problemas y corrupciones de tu época concreta, ya que hablábamos de cartujos, viene a la mente ese lema suyo: “Stat Crux dum volvitur orbis” («La Cruz estable mientras el mundo da vueltas»).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué buena la ilustración (de H. Schmidt, 1920) que nos regala hoy, P. Fortea: Cicerón desenmascarando al conspirador Catilina en el senado romano (63 a.C.) — que no alguna sesión de la democracia griega, por cierto.

      Eliminar
    2. Anónimo9:56 a. m.

      el problema esta en la META, si todos tuviéramos la misma meta sería más fácil organizarse para llegar a ella. Ni siquiera hay una definición unánime de la meta donde quiere llegar el mundo. Todo el mundo intenta ir a su bola y salvarse el cuello... mientras q la cruz está ahí estable y "nadie" la quiere ver !
      Santa paciencia la de Dios q está observándonos, pero creo q se le acabará la paciencia viendo bajas innecesarias, vueltas del mundo q están de más...
      después de tanta historia de la humanidad: sus luchas por sobrevivir, superar enfermedades, conseguir alimento, formar sociedades, etc después de todo éso hemos llegado a la era de internet, de los satélites etc y todavía no hay la suficiente gente q se comprometa a seguir el camino para llegar a una meta de forma conjunta...
      el ser humano es imperfecto ya se sabe, pero Dios nos dió una meta y espera de nosotros q elijamos el camino correcto. Todo lo demás es un fraude. Si no conoces la meta vas a ciegas, vale... pero si conoces la meta y no vas hacia allá, entonces se acaba la paciencia.
      Así q ya sabemos lo que hay q pedirle a los Reyes Magos.



      Azmara

      Eliminar
  3. Anónimo1:31 a. m.

    Ya lo decian los sabios griegos: una democracia sin virtud, termina en tirania

    ResponderEliminar
  4. Existen tres formas de democracia; la liberal, la popular y la orgánica. La liberal (España) se basa en la oligarquía; quien pueden fundar partidos políticos, radios, televisiones, periódicos son la oligarquía; el ciudadano común sólo puede votar por la lista que han confeccionado otros, y no puede presentarse como candidato a las elecciones municipales (los requisitos para ello son prohibitivos). En Cuba rige el sistema de democracia popular, donde se corta de raíz la influencia de la oligarquía de modo que a las elecciones se puede presentar cualquiera (incluso opositores al régimen). En la España franquista regía la democracia orgánica, basada en la representación de cuerpos sociales, donde se votaba por familia, sindicado y municipio (los tres tercios). Lo que no tiene sentido es ser un fanático anglosionista y luego poner en cuestión la democracia liberal; que se cae el chiringuito

    ResponderEliminar
  5. Como cabe esperar, la imperfección no puede generar perfección. Ningún sistema político ni económico puede ser perfecto en manos imperfectas, pero si cabe esperar que dentro de lo imperfecto del ser humano las cosas se hagan con cierto decoro. Digamos que, dentro de lo malo buscaremos lo menos malo. Si tuviese que dar mi voto con conocimiento de causa, votaría a San Benito o San Bruno, o a alguno de otros canonizados por la Iglesia, y entonces si tendría la seguridad de estar votando un sistema político y económico óptimo, pero los santos nunca han figurado en las listas electorales, por tanto, construyamos y edifiquemos lo que nuestras miserables manos son capaces de construir y de edificar, contando siempre con que la perfección humana no existe. Si cualquiera de nosotros encabezásemos una lista electoral tendríamos que rezar tanto que no tendríamos tiempo para gobernar ni siquiera nuestro propio partido, ¿entonces de qué nos sirve destruir el trabajo de otros si no somos capaces de construir el propio? O dicho de otra forma, ¿quién de nosotros es perfecto en su trabajo? Vosotros a lo mejor sois perfectos, yo no lo soy, me paso la vida comenzando y recomenzando, y si mi trabajo estuviese en política o en economía no creo que lo hiciese mucho mejor.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:59 a. m.

    Lo único que sé es que cualquier persona que accede a una primera magistratura envejece express. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfonso3:34 p. m.

      ¡Es verdad! Yo también lo he notado. ¿Por qué será que los gobernantes envejecen tan rápido tras llegar al poder? Sólo hay que ver fotos de esas de ANTES y DESPUÉS: en 8 años y hasta en 4 años se vuelven muchísimo más viejos.

      Eliminar
  7. Anónimo6:54 a. m.

    La democracia es una forma politica ezquisofrenica un gobierno de izquierda y despues de derecha solo veamos lo que paso en la antigua grecia donde la democracia se lleno de derechos humanos y los deberes fueron desapareciendo lo mismo que ocurre ahora pero ahora los ciudadanos son las victimas de esta plutocracia mundial

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4:05 p. m.

    La democracia es una religión antropoteísta. Su principio es una opción de carácter religioso, un acto por el cual asume al hombre como Dios. Su doctrina es una teología del Hombre-Dios, su práctica es la realización del principio en comportamientos, en instituciones y en obras.

    Gómez Davila

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:50 p. m.

    No era esto un plan de los sabios de Sion? Me refiero a la actualidad.

    ResponderEliminar
  10. Padre Fortea

    Yo le quiero hacer una pregunta. ¿Que impresión tiene usted del presidente mexicano Enrique Peña Nieto? Ha hecho usted análisis muy certeros de los gobiernos -y sus titulares- de Venezuela, Cuba, Estados Unidos y Colombia - en éste último, si mal no entendí, mencionó que evitaría tomar partido por alguna de las partes implicadas-.

    Me gustaría conocer su opinión como sacerdote que ha visitado el país varias veces. Si no fuera posible esto, su opinión como español será igual y verdaderamente útil. En realidad, su opinión en papel que sea - español, sacerdote, ciudadano o escritor- será verdaderamente útil.

    PD Si alguno de los lectores de cualquier otro país que no sea México pudiera externar su impresión sobre el país y su presidente, se lo agradecería mucho.

    Atte.
    Martín López
    Aguascalientes, México.

    PD 2 Padre, ojalá sea voluntad de Dios el que viniera usted a Aguascalientes. Es algo que en verdad anhelo, antes de que -si me permite la confianza- muera alguno de los dos. No, no tengo enfermedades graves, pero ya sabe, Dios es quien dice :)

    Gracias!!

    ResponderEliminar