domingo, enero 15, 2017

La película Silencio: un intento cinematográfico fallido (I parte)


Hoy he visto la película Silencio. Si debo ser sincero, no me ha gustado. Su director es el autor de esa obra tan monstruosamente formidable que es Casino. Pero Martín ya nos había dejado claro hace muchos años que ya había dado su do de pecho y que no era capaz de repetir nada ni lejanamente parecido. Con El aviador ya perdí toda esperanza. Dada su edad, Silencio era su última posibilidad de hacer una obra que fuera su testamento, su última bala: una gran obra de arte por la que ser recordado. Ciertamente tal ha sido voluntad. Pero las grandes obras de arte las hace el que puede, no el que quiere.

La historia para una película se la prestaba en bandeja la inmensa, gloriosa, orden jesuítica. Bastaba contar la historia de algo tan épico como fue la vida exterior (o la interior) de esos gigantes seguidores de san Ignacio para tener ya algo muy grande que contar. Bastaba eso, la mera historia, contada de un modo sobrio. Desgraciadamente, el primer gran problema, el gran problema, de esta película ha sido el guion.

Tres horas, casi, contando tan solo la vida de un jesuita en una jaula es muy difícil que se sostenga en una película. En el fondo, en esencia, la película consiste sólo en ese encerramiento. Silencio parece que va a ofrecer algo más justo al principio. La película se vuelve de nuevo amena (como debería haber sido todo el tiempo) justo al final, cuando cuenta otras cosas. En medio de ese desierto de tres horas, sólo las comparecencias ante el inquisidor mantienen el interés. Pero ese interés se va disipando cuando la película va cayendo en la reiteración. Hay que reconocerlo, el guionista no ha sabido urdir un guion que mantenga un cierto ritmo. A Scorsese le hubiera aconsejado que visionara de nuevo El expreso de medianoche: una historia de un encerramiento, pero con un guion que tiene justo lo que Silencio no tiene.

Por supuesto, las comparecencias ante el inquisidor no tienen nada que ver con las comparecencias, por ejemplo, de Tomas Moro en Un hombre para la eternidad. Tampoco con las comparecencias de Juana de Arco en la película de Dreyer.


Es cierto que Scorsese quería mantenerse en la contención, centrarse en lo psicológico. Ésa era su intención, su buena intención. Pero de buenas intenciones está empedrado el infierno de las malas películas.

10 comentarios:

  1. Alfonso5:30 a. m.

    ¿«La película ‘Silencio’»? ¿«Tres horas, casi, contando tan solo la vida de un jesuita en una jaula»? Uhmmm… ¿qué le pareció entonces la película ‘El Gran Silencio’ (‘Die große Stille’)? Tres horas, casi también, reflejando la vida de los monjes cartujos en su casa madre de la ‘Grande Chartreuse’. Pero esta vez en SILENCIO de verdad. ¿La ha visto?

    ResponderEliminar
  2. No he visto la película pero hay criticas de todo tipo tengo el libro y por supuesto que lo pienso leer, es bien sabido que raras veces las películas le hacen tributo al libro que las inpiro si no lean "Lo que el viento se Llevo" y vean la película luego en lo personal prefiero la película. Por cierto p.Fortea usted es duro para halagar una película.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:07 a. m.

    Pero las grandes obras de arte las hace el que puede, no el que quiere. Bien dicho!

    ResponderEliminar
  4. Como de costumbre, como mi costumbre, no veré la película hasta que no me lea el que dicen que es un magnídico libro. De Prada hablaba de él en un magnificat y con permiso de su editor, colgué la reseña aquí. Disfruten: https://lamaniadeleer.wordpress.com/2016/09/11/silencio-de-shusaku-endo-por-juan-manuel-de-prada/
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como de costumbre, como mi costumbre, no veré la película hasta que no me lea el que dicen que es un magnídico libro. De Prada hablaba de él en un magnificat y con permiso de su editor, colgué la reseña aquí. Disfruten: https://lamaniadeleer.wordpress.com/2016/09/11/silencio-de-shusaku-endo-por-juan-manuel-de-prada/
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. MI OPINION SOBRE LA PASTA DE DIENTES:

    Sí, dicen que es muy buena y todo eso pero, la uses o no, los dientes se caerán más o menos de la misma manera. Es cosa de los años y la naturaleza de cada uno. Hay personas que nunca se han lavado los dientes, y conservan todas las piezas a pesar de la edad. En cambio, otras, no. Con la pasta de dientes, pasa como con el champú: uno puede lavarse una y mil veces la cabeza que, como tenga un familiar calvo, va listo. Sanidad no garantiza lo que se dice en los anuncios, ¿o sí? Pues no. En fin, negocios..

    ResponderEliminar
  7. Padre, no conozco esta película. Cada vez me cansa más el cine. Las que más me gustan, son las guarras, pues son menos tendenciosas y dañinas, políticamente hablando. En fin, bromas aparte, es raro que vea una película, salvo que sea muy muy buena. "Los Chicos del Coro", me encantó. En esa línea, "Despertares", y demás películas moralizantes. Bueno, y alguna picantona de vez en cuando, ¿por qué no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7:45 a. m.

      Porque es pecado, Paco. Si eres Cristiano no jueges con esas cosas.

      Eliminar
  8. Hola Padre cuando nos dara su interpretación sobre esta noticia. Muchas gracias
    https://www.aciprensa.com/noticias/obispos-de-malta-divorciados-en-nueva-union-en-paz-con-dios-pueden-recibir-comunion-47336/

    ResponderEliminar
  9. Bueno, ya han pasado muchos meses del estreno de esta película. No nos podría hacer una crítica teológica? He leído disparidad de opiniones, y de momento sigo con la intención de no verla por este motivo.

    ResponderEliminar