miércoles, enero 11, 2017

Largo artículo acerca los dubia, los cardenales y el Papa

Los dubia, los cardenales y el Papa

Estos días las aguas cardenalicias han estado algo revueltas a causa de las declaraciones del cardenal Burke acerca de la posibilidad de hacer una corrección formal al Papa. La última vez que el citado purpurado se ha referido a este asunto de su corrección al Papa ha sido en la entrevista concedida a Life Site, publicada el 19 de diciembre de 2016. En esa entrevista, respondía varias cosas al periodista. Las voy a transcribir aquí, pero permítaseme mantener aquí las palabras del cardenal en su lengua original. Pues siendo un tema un tan delicado, de ningún modo quiero cambiar ni lo más mínimo sus declaraciones, y si las traduzco será difícil no introducir algún matiz. El cardenal burke dijo:

It´s an old institute in the Church, the correction of the pope.
It´s carried out with the absolute respect for the office of the Successor of Saint Peter, in fact, the correction of the pope is actually a way of safeguarding that office and its exercise.

En otra entrevista (The Catholic World Report, 19 de diciembre 2016), el mismo cardenal decía:

The classic Scriptural basis is St. Paul's rebuking of Peter for his accommodation of the Judaizers in the early Christian Church.

Me gustaría hacer un análisis de esta posible corrección cardenalicia frente a la mencionada corrección de san Pablo, que aparece en el capítulo 2 de Gálatas. Primero examinemos el texto bíblico del que me parece que podemos extraer conclusiones eclesiológicas para nuestro tiempo.
Pero, antes de nada, quiero decir que el tono de este artículo es de amabilidad y cariño hacia el cardenal Burke. El cual me recibió en su casa, en la residencia episcopal de St. Louis, cuando era arzobispo de esa ciudad y fui invitado a dar unas charlas en su seminario. Mi relación con él ha sido sumamente cordial cuando hemos coincidido en unas conferencias que los dos impartíamos en una universidad de Australia, así como cuando nos hemos saludado en Roma

Mis palabras ahora en este artículo, por favor, que no sean vistas como una crítica hacia él. Porque yo estoy con él y con el Papa. Afortunadamente, no tengo que elegir. Puedo estar con los dos a la vez. Mi relación con el cardenal Burke está llena de sincero respeto. Vayamos ahora al texto bíblico que aduce el cardenal.

Previamente al texto de la corrección paulina, observamos en el mismo capítulo que Pablo, tras catorce años de apostolado (Gal 2, 1) subió a Jerusalén a consultar si la doctrina que enseñaba era correcta. E hizo tal cosa en una reunión privada (Gal 2, 2) y lo consulta a los dokousin que se puede traducir por los reputados. Y lo hace para estar seguro de que no estaba corriendo o había corrido en vano (Gal 2, 2).

¿Quiénes eran esos reputados miembros de la Iglesia? Lo dice más adelante: Santiago, Cefas y Juan que eran los reputados pilares (dokountes stiloi, Gal 2, 5). Vemos aquí la actitud de humildad y respeto de Pablo. Lo que va a seguir en esa misma carta (la corrección) debe ser entendido dentro de esta actitud de respeto del Apóstol.

Más adelante, cuando Cefas fue a Antioquía, me opuse a él en su cara, porque él se condenaba a sí mismo (Gal 2, 11). El verbo griego “anthistémi” que he traducido por “oponerse” significa con toda exactitud tomar una posición en contra. De anti + histemi (estar de pie). Y poco más adelante añade que a Pedro otros judíos se le unieron en esta hipocresía (Gal 2, 13).

Perdóneseme que desmenuce este texto con todos sus detalles, ofreciendo una versión literalísima del griego, pero si la corrección del cardenal Burke se produce, todos van a aducir este texto y conviene saber con exactitud qué dice esta parte de Carta a los Gálatas. O, dicho de otro modo, qué sucedió exactamente, pues para saberlo no contamos con otro relato que el de ese texto de las Escrituras. Añado para acabar un último versículo:

Pero cuando vi que ellos no caminaban rectamente (orzopodousin) a la verdad de la Buena Noticia (o Evangelio), le dije a Pedro delante de todos: Si tú, aunque judío, vives como un gentil y no como un judío, cómo puedes obligar a los gentiles a vivir como los judíos (Gal 2, 14).

La palabra clave es delante de todos (emproszen panton). ¿San Pablo le reprendió delante de toda la comunidad o discutió el tema sólo ante la presencia de los pastores? Hay que reconocer que ese delante de todos admite esa doble posibilidad. No está de más, en este momento de la reflexión, recordar las palabras de Jesús respecto a la corrección. La traducción exacta es ésta: Si tu hermano peca contra ti, ve y repruébalo entre tú y él a solas (Mt 18, 15).
Examinemos todos estos elementos ahora que los tenemos delante y preguntémonos: ¿Hubiera san Pablo avergonzado a Pedro delante de todos si hubiera podido transmitirle su mensaje a solas? Parece claro que no. No sólo por las palabras de Jesús, el cual expresamente enseñó que la corrección se hiciera a solas. Sino también porque cuando Pablo tuvo que consultar si él estaba en lo correcto, tras tantos años de apostolado, lo hizo en privado. No parece lógico pensar que Pablo hizo los demás, lo que él no quiso que se hiciera con él: es decir, una corrección pública.

Cuando hablamos de la comunidad de Antioquía, ¿de cuántos miembros estamos hablando? Sin duda, en el peor de los casos de varios cientos de miembros. Antioquía era la ciudad más grande del Imperio después de Roma. No está claro cuántos habitantes tenía. Algunos elevan hasta medio millón sus habitantes. Esto sería el máximo absoluto. A eso hay que añadir que la comunidad hebrea en esa ciudad era especialmente numerosa. Y habían pasado más de catorce años desde la conversión de San Pablo, así que esa comunidad podía contar incluso con mil o dos mil cristianos.

Estamos, por tanto, hablando de una iglesia que va de varios cientos de personas a un par de miles, en ninguno de los casos podían reunirse todos en un solo lugar. Por lo tanto, ese delante de todos no puede referirse a toda la comunidad, eso es seguro, sino a un grupo de los creyentes de Antioquía. ¿San Pablo le reprendería delante todos indistintamente? ¿Le reprendería delante de laicos y presbíteros (y probablemente de un obispo o varios) lo cual inevitablemente crearía división? No parece ésa la opción más prudente. Cualquiera de nosotros, hubiera preferido no hacerlo así. Reitero que en ese momento, de hecho, ya no era posible hablar de una sola vez a todos los cristianos de Antioquía, la comunidad cristiana más numerosa del Imperio; en todo caso, sólo en Jerusalén había más cristianos. Ese delante de todos, sin duda, era un grupo más limitado que la entera comunidad antioquena.

Lanzar un tema tan conflictivo, que tantas disensiones iba a producir, en medio de una porción indiferenciada de la comunidad no parece la postura más inteligente. Éste era un asunto para ser discutido con calma, no en medio de gritos y agitación. Así que ese delante de todos, razonablemente podemos pensar que se refiere a una reunión de pastores, maestros y evangelizadores. ¿Por qué pensar eso? Por la enseñanza de Jesús, porque Pablo así lo hizo al ir a Jerusalén y porque materialmente no podía ser una reunión general de todos los cristianos de esa ciudad.

Es cierto que la enseñanza de Jesús añadía lo siguiente: Si después de hacerle ver la falta, incluso con testigos, sigue sin escuchar, Jesús dijo: Si además no les escucha, díselo a la iglesia (Mt 18, 17). Pero eso no se puede aplicar a los pilares reconocidos del edificio eclesial. No es la comunidad eclesial la que puede juzgar a los mismos fundamentos de la Jerusalén Celeste (Ap 21, 19-20). Esta imposibilidad se puede afirmar de forma tajante en el caso que refiere San Pablo en Gálatas 2, porque Jesús dijo que si tampoco escucha a la iglesia que sea para ti como un gentil y un publicano (Mt 18, 17). Por lo tanto, la apelación a la comunidad en general no puede ser para desechar a uno de los doce Apóstoles.
Si uno de los doce Apóstoles se equivocaba en algo, si hubiera pecado en algo, tras la corrección en privado, sólo hubiera quedado apelar a hablar con otros reconocidos pilares de la Iglesia para tratar de reconducir las cosas. En ningún caso, se podía invocar la instancia de la denuncia ante la Iglesia en general. Desde un punto de vista bíblico, ese camino no se puede seguir por antieclesial. No se puede reconducir a la ortodoxia a alguien a través de un camino contrario a la eclesialidad.

No sólo el texto bíblico aducido por el cardenal sirve en este caso, sino que la contextualización con otros textos, muestra que san Pablo jamás hubiera apelado a la comunidad para reprender a Pedro. Además, el análisis concreto del verbo griego anzistémi, lo que significa es que sostuvo una postura contraria a la de Pedro. Pablo sostuvo una tesis opuesta ante una reunión de pastores en la que se discutió este asunto. Con el mismo texto griego, véase lo distinto que es afirmar una cosa u otra:

Opción A: Pablo reprendió públicamente a Pedro delante de toda la comunidad.
Opción B: Pablo sostuvo una postura opuesta a la de Pedro en una reunión de pastores reunida para discutir ese asunto.

¿El texto griego admite las dos posibilidades interpretativas? El verbo anzistémi no significa, realmente, “reprender” sino “sostener una postura opuesta”. Si a eso se añade la conjunción de todos los textos aducidos, en mi opinión, todo induce a pensar que lo que sucedió fue la segunda opción.

        Después de haber revisado los textos, analicemos la situación creada en la actualidad. Los cardenales tienen el deber de decir de dar su sincera opinión al Papa si consideran que en algo se equivoca o que algo lo está haciendo mal. Insisto, no es que los cardenales puedan hacer eso, es que deben hacerlo. El Sucesor de Pedro puede equivocarse en toda aquella afirmación que no está amparada por el dogma de la infalibilidad papal. Afirmar que el Papa no se equivoca en todo lo que dice en todo momento sería una herejía.
        Si el camino que se debe seguir para la corrección de cualquier obispo de cualquier diócesis, por pequeña que sea, nunca puede ser la apelación a la comunidad, tampoco el modo elegido para la corrección del Sucesor de Pedro debe ser otro que el camino eclesial: a solas o en una reunión de cardenales. La apelación a la entera comunidad destruye la autoridad de ese pastor. La denuncia pública en materia de fe no es aceptable, porque las ovejas (por fieles y espirituales que sean) no pueden ser juez de su pastor. En una confrontación de este tipo, la cuestión no es quién tiene razón: aunque el que corrige tenga razón, su acción será inútil; y si no tiene razón, el mal contra el pastor estará hecho. No está de más recordar que una corrección formalmente puede ser privada, pero el que corrige puede encargarse de que se haga del domino público. Una denuncia pública puede presentarse bajo el aspecto formal de una duda o de un problema de conciencia. En estos casos, el sentido común indica qué es, de hecho, cada acción.
         
Analizemos ahora esta cuestión desde un punto de vista lógico. El cardenal Bruke pide una clarificación, no afirma que el Papa sea un hereje. Luego si admite que cabe una interpretación ortodoxa de esos puntos de Amoris Laetitia, el mismo purpurado puede responderse a sí mismo. Si lo que piensa es que la intención del Santo Padre era incorrecta al redactar esos puntos, resulta imprudente pedir que clarifique un punto doctrinal aquél mismo redactor cuya intención no era correcta.
        Desde un punto de vista meramente lógico, la cuestión se resume en dos opciones:

Opción A: El texto materialmente admite una interpretación ortodoxa. Luego el mismo cardenal puede dársela.

Opción B: La intención papal respecto al texto era incorrecta. Luego no debe pedirse una interpretación al que se juzga inadecuado para ello.

En los dos casos, la exigencia de una clarificación resulta ilógica con independencia de quién tenga razón. Y en mi opinión, los dos tienen razón. Tanto el cardenal Burke al reafirmar la doctrina tradicional (que es expresión de la verdad) como el Papa al insistir en un nuevo modo de acoger a los alejados, pero sin negar el magisterio precedente. La postura papal es de adición, no de sustracción. Así debe ser leída por los fieles.
Sigamos con un análisis lógico de la situación. Si no cupiera una lectura ortodoxa de Amoris Laetitia, si el Papa realmente hubiera traicionado la doctrina magisterial, el mismo cardenal Burke sería culpable de falsedad al haber afirmado que el Papa no ha caído en la herejía: No, I am not saying the Pope Francis is in heresy (respuesta que el cardenal Burke dio a The Catholic World Report en la entrevista del 19 de diciembre 2016).
Se mire como se mire (desde un punto de vista bíblico, lógico o eclesial), mi opinión es que un cardenal no debe públicamente decir a toda la Iglesia que va a hacer un acto formal de corrección a un Papa; ningún cardenal debe hacer eso a ningún Papa. En privado o en sus reuniones a puerta cerrada, no solo puede, sino que debe decir lo que en conciencia crea que ha de decir. Lo que en privado puede ser un acto virtuoso, deja de serlo al airearlo. Recuerdo, una vez más, que no entro en el fondo del asunto doctrinal debatido, sino en la cuestión si el modo de corregir es adecuado o no. El objeto de este artículo es eclesiológico, no doctrinal.
Si el cardenal tuviera razón en el modo de corregir, entonces (en el ámbito de una parroquia) un coadjutor podría decir públicamente a los fieles que va a corregir a su párroco en base al texto de Galatas 2. Como siempre se ha dicho: los trapos sucios se lavan en privado. Por supuesto que esto no vale para ocultar bajo la capa del silencio actos delictivos tales como la pederastia. El amor a la Iglesia no puede ser la excusa para dejar impunes a los culpables de delitos civiles y penales.

Pero para los demás casos, es decir, cuestiones verdaderamente intraeclesiales, vale la máxima anterior de que los trapos sucios no se airean a los cuatro vientos. Esta máxima vale para el modo de actuar con un párroco, con un obispo diocesano o con el Papa, sea quien sea. Creer en la infalibilidad pontificia (cuando habla ex cathedra) implica estar seguro de la falibilidad papal en su actividad ordinaria. En el Papa, ni la gracia de estado ni su santidad personal ni las oraciones de toda la Iglesia le privan de su falibilidad. Pero el camino que debe seguirse en el ajuste de las cuestiones doctrinales es el camino correcto, el que nos enseñó Jesús, el que estoy convencido que siguió Pablo en Antioquía.

No se puede decir que it´s an old institute in the Church, the correction of the pope, porque no es así: la corrección pública del Sucesor de Pedro nunca ha sido un camino ni adecuado ni lícito ni prudente de ejercer la obligación de aconsejar al Santo Padre. El diccionario Merryam-Webster traduce “institute” como an elementary principle recognized as authoritative. No se ve cómo se puede considerar la denuncia pública de cualquier pastor por parte del inferior como un principio conveniente para el funcionamiento de la Iglesia. No resulta apropiado que el inferior corrija públicamente al superior.

Sin ninguna duda, los santos siempre actuaron de un modo exquisito: reformar sin dañar el edificio eclesial, corregir sin avergonzar. Todo cardenal es un colaborador, el Vicario de Cristo es el Pastor de pastores. Supongamos que no tengo razón en lo que he dicho, entonces yo podría criticar públicamente lo que no me pareciera bien en mi obispo. Y cuando mi obispo me preguntara por qué hacía eso, le podría responder que también Pablo se opuso a Pedro en Antioquía. Evidentemente, no fue ése el modo en el que actuaron los santos, ni siquiera san Pablo como he intentado mostrar antes.
Quiero y estimo al cardenal Burke. Mi análisis ha sido teológico. De ningún modo juzgo las intenciones del purpurado ni su persona. En mi interior estoy convencido de que ha actuado y actúa de buena fe. No tengo por qué pensar que ha hecho esto por ninguna otra razón que el amor a la Iglesia. Estoy seguro de que su amor al Solio de Pedro es intenso y su vida ejemplar. Pero dado que su advertencia de una posible corrección al Papa ha sido escuchada por toda la Iglesia, me ha parecido útil analizar teológicamente esta interesante situación. Si vuelvo a ver al cardenal, le besaré su anillo con toda la devoción y cariño que él me inspira.

En el presente escrito, mis reflexiones han ido encaminadas a la eclesiología subyacente en la situación creada, pero permítaseme decir unas brevísimas palabras acerca del objeto en disputa. En mi modesta opinión, Dios, a través del Papa Francisco, está pidiendo a toda la Iglesia que, sin negar absolutamente nada del magisterio de san Juan Pablo II, hagamos lo posible por aplicar esa verdad del modo más bondadoso posible. Juan Pablo II mostró la verdad objetiva con su enseñanza. Ahora el Papa Francisco intenta acoger de un modo benigno a las almas que no se ajustan plenamente a esa verdad. Dios nos está diciendo cosas a través de este Papa. La lectura de ambos Papas es de adición, no de sustracción.

Será el tiempo, la labor reposada de los teólogos, la meditación de los obispos durante unos años, la que logrará una síntesis entre la defensa del esplendor de la verdad, por un lado, y el deseo de acoger a todos los que no se adecúan al plan ideal del Creador. Pero para eso se necesitan unos años y calma, no presionar para que se den respuestas autoritativas ya a todas las preguntas. Considero que la mejor respuesta a los dubia de los cardenales es decirles pacíficamente, mansamente, que se precisa de un tiempo de oración y meditación para conjugar el esplendor de la verdad con el amor que nos impulsa a abrazar a todos los que no viven de acuerdo al plan ideal de Dios.
Si a alguien no le ha satisfecho la respuesta que ya ha dado la Cabeza de la Iglesia en Amoris Laetitia, la solución no está en forzar una nueva respuesta a la primera respuesta. ¿Acaso no podría ser, de nuevo, completamente necesaria una tercera respuesta a la segunda? Lo mejor ahora es dar a la Iglesia entera un tiempo de oración y reflexión.



74 comentarios:

  1. Anónimo9:27 p. m.

    Padre Fortea, estoy muy de acuerdo con usted. Me encanta su forma de pensar. He de destacar que esta última parte en la que dice usted :"se precisa de un tiempo de oración y meditación para conjugar el esplendor de la verdad con el amor que nos impulsa a abrazar a todos los que no viven de acuerdo al plan ideal de Dios.", me ha encogido el corazón. Al igual que usted, yo también pienso que Dios intenta decirnos algo importante a través de este Papa. Yo pienso que a veces intentamos humanizar a Dios demasiado, me explico: pienso que intentamos creer que Dios tiene una forma de ver el mundo tan baja como la nuestra, sin comprender que Dios está muy por encima de nuestra manera de ver las cosas. Dios no nos pide cosas complejas o rebuscadas, Dios nos pide algo tan natural como la pureza de nuestras intenciones, y digo que la pureza es natural, porque se nace con ella. Yo sinceramente, pienso humildemente, que toda aquella persona que sepa amar a otros de forma verdadera hace feliz a Dios, lo quiera o no. Es por esto, por lo que yo defiendo a este Papa en muchas cosas, pues muestra de una u otra forma que la iglesia puede ser la casa de todo aquel que quiera estar en Ella, y que quiera amar. Repito que esto es solo una opinión, yo soy más ignorante que cualquier otra persona, pero sinceramente, si el porcentaje de personas que van al infierno es quizás menor del 1%, eso debe ser porque Dios es realmente un ser formado de algo tan complejo como el Amor puro, el cual percibe como enormes las pequeñas obras que se hacen en su honor ( incluso haciéndose estas por gente que dice ser atea y odiar la Iglesia). El amor es como una lupa que hace grande lo mejor de cada persona. Dios mira esas pequeñas cosas y les da importancia. Nosotros por otro lado, intentamos creer que Dios es intolerante, cuando eso no es así. Dios respeta a todo y a todos, y no por ser más religiosos se le hace más feliz, se le hace más feliz cuanto más se le quiere, cuanto más se quiere a la gente que tenemos cerca, cuanto más rezamos por los demás en vez de por nosotros. Ser religioso es a mi juicio algo que nos lleva a Dios de forma directa, pero que debe llevarse a la par con la espiritualidad del simple amor.
    Esa religiosidad sin el amor está vacía, y se convierte en esos cacahuetes que solo son cáscara gruesa sin fruto en su interior.
    La perfecta forma sería llevar a la par ambas, pero en caso de que solo se de el Amor, a mi juicio, aunque solo soy una ignorante, sería suficiente para poder considerarse como apto a los ojos de Dios, y por lo tanto de los cristianos creyentes que le siguen. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que palabras tan inspiradas y muy acertadas!

      Eliminar
    2. Hermano, te felicito! Yo tambié pienso al igual que tú y el Padre Fortea. Oremos, oremos mucho por el Papa y por la Iglesia.

      Eliminar
  2. Ciertamente me reconforta leer el modo de ver las cosas del padre Fortea. Como siempre uno puede o no estar de acuerdo con sus posiciones u opiniones, pero a mi personalmente me da muchas luces y paz. Gracias Forty por compartir tanto de ti en este blog, lo ando leyendo hace un par de años y me evangelizas desde muuy lejos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Padre Fortea, su artículo me ha permitido entender mejor la postura de los cardenales pro Dubias, pero más aún, lo maravilloso que Dios intenta darnos a saber a través de nuestro Papa Francisco. Gracias P.Fortea.

    ResponderEliminar
  4. 1. El numeral 305 y su nota 351 de Amoris laetitia, si contradicen real y objetivamente la verdad divinamente revelada de que el adulterio es un intrinsece malum, que no hay ninguna circunstancia ni ninguna intención que haga bueno el adulterio, y que el adúltero sin continencia persistente y sin arrepentimiento, nunca jamás puede confesarse con absolucion, comulgar y extremaunciarse con viático, tal como dispone el numeral 1650 del Catecismo.

    2. El Papa sí puede cometer herejía material y formal, y sí puede ser excomulgado, y sí puede ser depuesto. Además, el Pueblo de Dios tiene derecho a la oposición, resistencia y desobediencia a la autoridad ilegítima, debido a que goza de infalibilidad (derivada de la indefectibilidad) en el reconocimiento, conservación y defensa de la verdad de fe y moral católicas, tal como pasó durante la herejía arriana.

    3. Francisco ha cometido una grave imprudencia de la que se va a arrepentir bien pronto, llevando a la Iglesia hacia el cisma y la herejía, de consecuencias gravísimas. Yo le veo de buena fe, mal aconsejado por los malos asesores. Su única salvación y la de la Iglesia es que publique una orden mandando interpretar Amoris laetitia de acuerdo con la sana y recta doctrina. Le y nos queda muy poco tiempo antes de la eclesiocastástrofe inminente.

    4. Francisco responde de heterodoxia, y los obispos y sacerdotes que den la comunión a los adúlteros sin continencia, son heterodoxos con heteropraxis, cometen herejía y están excomulgados latae sententiae no declarada, sin necesidad de amonestación y contumacia, porque el numeral 1650 del Catecismo es la única verdad oficial, y no AL 305 y nota 351, que son herejía, y no son Magisterio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Papa no puede ser excomulgado. Si alguien te ha enseñado eso, se equivoca.

      Eliminar
    2. ¡¡¡ vaya hombre !!!! alguien CON SENTIDO COMÚN E INSTRUCCIÓN ... Bergoglio ha dicho cualquier cantidad de incoherencias evangélicas Y LAS HA DICHO A PROPÓSITO con CONOCIMIENTO DE CAUSA... y DEBE SER REPRENDIDO porque si nos vamos a los gálatas basta recordar NI AUNQUE VINIERE UN ANGEL DEL CIELO .... SEA ANATEMA..y aquí estamos hablando de que conducirá al infierno a las almas. espero no haber ofendido a nadie que no es la intención es simplemente un punto de vista más. si mi comentario no se publica lo comprenderé "SE TIENE MIEDO A LA VERDAD"

      Eliminar
    3. Juan Carlos11:56 p. m.

      Jordi, Victor, hermanos, este post es una catedra sobre Galatas 2, es 100% procesal/adjetivo (como, cuando y en que forma consignar un "anzistémi"). Sobre lo sustantivo apenas se pronuncia implorando al Cielo para que nuestro Dios escriba recto una vez mas sobre lineas torcidas (torcidas en nuestras pequenas cabezas), es decir, un llamado a la prudencia.
      Bendiciones.

      Eliminar
  5. Anónimo1:57 a. m.

    El tiempo necesario para resolver este tema se llama ETERNIDAD.
    Llevan una eternidad dándole vueltas y llevará una eternidad resolverlo.

    Nunca se resolverá.
    La respuesta está en el viento.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:24 a. m.

    En acto de justicia hay que aclarar que la carta de las dubias fue enviada al Papa en Septiembre en forma privada. Debido a que no se respondio fue que se hizo publica. Tambien hay que aclarar que el mismo Cardenal Branmuller dijo que la correccion seria privada en primera instancia.

    La dubia fue necesaria enviarla por la unidad de la Iglesia. Aqui en EEUU bajo la bandera de Amoris Letitia ya tenemos diocesis que permiten la communion a personas que tienen vida conyugal con una segunda union y hay diocesis que no. Esto que significa, que si estoy en la diocesis X entonces estoy en estado de gracia y si muero voy al cielo pero si vivo en la diocesis Y entonces estoy en pecado mortal y si muero voy al infierno? Tiene logica eso? Hay unidad en la fe?

    St Thomas Aquinas dice que el subdito si puede corregir fraternalmente a su prelado. Lo que no puede hacer es juzgarlo con castigo. Esta correccion fraterna se da por justicia (por salvacion de las almas en caso de escandalo) es necesario hacer correcciones en publico cuando la falla es publica. Claro que se debe hacer con respeto y caridad, pero es justicia hacerla.

    Padre usted menciona que nunca ha sido licito corregir a un Papa, pero el Decretum Gratiani que fue escrito en el siglo XII y fue incorporado en el Corpus Iuris Canonici, en la Distincion 40 Cap 6 establece:

    "Si se encontrase al Papa negligente de su propia salvación y la de sus semejantes, si se encontrase en su proceder inutilidad y omisión, e incluso renuencia a hacer el bien (dañándose de esa manera a sí mismo, y mucho más a otros) causando con su ruina la de multitudes innumerables de almas… Que ningún mortal ose reprenderlo por sus faltas ya que incumbe a este titular juzgar a todos; no corresponde a nadie juzgarlo, salvo que se encuentre que espontáneamente se desvía de la fe (nisi deprehendatur un devius fide)."

    El mismo Papa Inocente III en un sermon a la congregacion dijo lo siguiente: "La fe es tan esencial en mí que, si bien para otros pecados solo Dios es mi juez, sólo por pecar contra la fe podría ser juzgado por la iglesia."

    San Roberto Belarmino tambien dijo lo mismo: "Un Papa puede ser juzgado y depuesto por la Iglesia en caso de herejía, como se deduce de la Distinción 40, Canon Si Papa: el Pontífice, por lo tanto, está sujeto a juicio humano, al menos en ciertos casos. Respondo: existen cinco opiniones acerca este punto"

    O sea que un Papa puede ser hereje y tambien infallible. No es hereje solo cuando habla ex-cathedra.





    ResponderEliminar
  7. Quisiera señalar una conclusión argumental del post: «Y en mi opinión, los dos tienen razón. Tanto el cardenal Burke al reafirmar la doctrina tradicional (que es expresión de la verdad) como el Papa al insistir en un nuevo modo de acoger a los alejados, pero sin negar el magisterio precedente. La postura papal es de adición, no de sustracción. Así debe ser leída por los fieles». Algunos expertos dicen que sí se niega el magisterio precedente. Por esto, a fin de clarificar el problema, Burke fue uno de los cardenales que presentaron la Dubia. Al parecer, no hay adición, tampoco sustracción, sino alteración. Es decir, herejía. Hay que esperar el veredicto.

    Otra conclusión argumental es esta: «En mi modesta opinión, Dios, a través del Papa Francisco, está pidiendo a toda la Iglesia que, sin negar absolutamente nada del magisterio de san Juan Pablo II, hagamos lo posible por aplicar esa verdad del modo más bondadoso posible. Juan Pablo II mostró la verdad objetiva con su enseñanza. Ahora el Papa Francisco intenta acoger de un modo benigno a las almas que no se ajustan plenamente a esa verdad. Dios nos está diciendo cosas a través de este Papa. La lectura de ambos Papas es de adición, no de sustracción». Es evidente tu valoración positiva (sin réplicas) de la polémica encíclica de Francisco. Sin embargo, algunos expertos dicen que sí hay evidente contradicción no solo con respecto a Juan Pablo II, sino frente a la Tradición. Es una pena que entre "expertos" no haya un acuerdo. Falta ver de qué "verdad" se está hablando aquí con relación a las almas que no se ajustan plenamente a ella.

    Tal vez suenen rigurosas —para los delicados oídos modernos— estas palabras del Apóstol (1 Corintios 6, 9-10): «¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios». Esto puede compararse con el Apocalipsis 21, 8. No veo cómo atenuar semejante advertencia. Lo que se pide, para la salvación del alma, es "ajustarse".

    Lo ideal sería no violentar ni alterar —a pesar de ciertos casos modernos que realmente inspiran misericordia— tres Sacramentos: el matrimonio, la confesión y la comunión. De nuevo recurro al pasaje de la samaritana: para beber el agua viva es preciso rectificar la propia vida. Significa que no se debe comulgar sin rectificarse previamente. De lo contrario, ¿para qué la penitencia?

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:58 a. m.

    Usted utiliza un eufemismo que bajo capa de bondad y misericordia, esconde el veneno de la heterodoxia: "todos los que no se adecúan al plan ideal del Creador". En buena teología moral, esos señores no son sino los pecadores públicos, formales y obstinados. Enemigos de Dios, que sólo inhabita en las almas que viven en gracia, conforme enseñaba el Padre Royo-Marín.
    ¿Hubiese Cristo dado la comunión a María Magdalena antes de su arrepentimiento y conversión de vida?
    Que lo responda su bondadoso "Papa".
    Y aclaro, aunque a usted le indigne: hablar con claridad y establecer principios, no es faltar a la misericordia. Inmisericorde es más bien aquel que viendo a su hermano caído en desgracia, lo confirma en su error bajo lema de bondad.
    Fariseísmo invertido: modernismo.

    Jorge

    ResponderEliminar
  9. Hay puntos en la encíclica que se interpretan contrarios al magisterio y a la escritura, toda la Iglesia merecemos una explicación de parte del Papa acerca de esto por la simple razón de ir en contra del Catecismo de la Iglesia, entiendo que habría sido mil veces preferible que que toda la discusión se llevará en privado, pero estoy seguro de que ya en alguna ocasión se le ha indicado esto a Francisco y no ha habido respuesta, ahora que medios tenemos nosotros los fieles para indicarle esto al Papa en privado?
    La herejía irenista de Bergoglio está llevando al relajamiento doctrinal y moral, al no querer afrontar ningún cuestionamiento acerca de la confrontación entre la doctrina de la Iglesia y la doctrina que El propone, "cosas de teólogos" dice en un video . Y eso lo que más contribuye a una Iglesia relativista.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Padre Fortea.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8:08 a. m.

    Buen artículo, padre Fortea, razonado, meditado y seguramente puesto en oración.

    No deja de impresionarme el escándalo que representa el Papa para muchos católicos. Yo creo, junto con usted, que Dios intenta decirnos algo a través de Francisco. Tal vez Dios quiere que seamos el discípulo que camina entre el trigo veraniego de Galilea, espigando y comiendo, y no como el fariseo que lo condena porque hace eso en sábado. Tal vez Dios quiere que, cuando nos pregunte si está permitido curar a un hombre en sábado, respondamos que sí, para que así no tenga que entristecerse por la dureza de nuestro corazón.

    El papa Francisco es un signo, sepamos escuchar y ser pacientes.

    Un poco de Historia tranquilizaría muchos espíritus...

    Daniel.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo9:43 a. m.

    El padre Fortea tiene razón, si se le ha de corregir al Papa, debe ser entre cuatro paredes, pues una corrección abierta al público puede provocar que la gente pierda la fé y se vaya a otros caminos. Este cardenal tal vez tiene alma de reformador, o tiene el espíritu de Lutero. Lo único que va a causar es más división. Saludos Padre, es Alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece normal que haya inquietud entre ciertos cardenales preocupados de la defensa de la ortodoxia. No creo que ellos tengan mala intención o que posean ese espíritu rebelde luterano. De hecho, ciertos cardenales, al no obtener la respuesta privada del Papa, se vieron en la necesidad de proceder públicamente. Por el bien de la Iglesia y a favor del esplendor de la Verdad. Porque, en la práctica, a causa de esa encíclica, las consecuencias son graves: no hay unidad pastoral, sino confusión y desacuerdo. Pertenece al Papa aclararnos y confirmarnos a todos en la fe.

      Eliminar
  13. 1. La unidad nunca puede ser superior a la verdad.

    Amoris laetitia, su Capítulo VIII, es herético: moral de situación, participación eclesial, absolución y comunión de adúlteros sin continencia (comunión de pecadores indignos, que implica condenación, enfermedad y muerte corporal, según San Pablo), eliminación de los actos intrinsece malum de la Veritatis splendor (no mencionada en Amoris), particularismo sinodal y episcopal (rompe la unidad doctrinal y pastoral), disociación entre doctrina y pastoral (heterodoxia y heteropraxis).

    2. La corrección pública y formal del Papa será inminente, dentro de semanas, por la gravedad de la materia.

    Dar la comunión a los adúlteros afecta a todos los sacramentos: confesión, comunión y extremaunción con viático; orden y matrimonio; bautismo (perdón de los pecados) y confirmación (efusión del Espíritu Santo).

    También afecta a casi todos los Mandamientos: amarás a Dios (no serás un dios), amarás a los padres (respetarás la autoridad de la Tradición y el Magisterio), no matarás (condenación), no mentirás (heterodoxia y heteropraxis), no robarás (sustrae los medios de santificiación), no fornicarás (adúltero sin continencia).

    3. Amoris laetitia, su Capítulo VIII, es heterodoxo. A discutir si es herejía formalmente perfecta (no requiere amonestación y contumacia) o imperfecta (el acto de corrección es la amonestación y se debe esperar la contumacia).

    El Papa puede ser hereje por comisión y por omisión: teniendo el deber, por el carisma de juzgar, en defender la verdad, no lo realiza porque se calla, y por lo tanto, defiende la herejía.

    4. Los obispos de Buenos Aires que han aprobado la comunión de los adúlteros sin continencia están excomulgados por heterodoxia y herejía formal, no son obispos legítimos, contravienen el numeral 1650 del Catecismo. Lo mismo para los sacerdotes que dan la comunión cumpliendo con la orden inicua. Son herejes por heteropraxia.

    5. La situación es lo suficiente grave como para corregir públicamente al Papa de forma inmediata, para impedir la extensión de la heterodoxia-heteropraxia. La salvación del Papa y la Iglesia es que ordene interpretar Amoris según la sana y recta doctrina, y saque a todos los perversos asesores y colaboradores que lo mal aconsejan.

    6. La misericordia debe ir unida a la verdad y la paz para que exista paz. No hay paz eclesial porque hay mentira, injusticia y falta de amor. El cisma viene volando, rápido... recen por el Papa para que regrese a la ortodoxia-ortopraxis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2:36 p. m.

      Su comentario es excelente. Me gustaría contactarlo: jorgeabosco@gmail.com

      Eliminar
    2. el cisma viene tan rápido que ya lo tenemos en la iglesia hace muchas décadas; entre católicos que son ortodoxos de una manera coherente, y el resto de católicos que no saben ni en qué consiste el sacramento de la eucaristía, y aún así en las iglesias todo el mundo comulga.

      Un cisma en la iglesia española que supusiera romper con la protestantización, con las guitarras en la iglesia, con el gigantesco misal (los tradicionales son más pequeños y apuntan a memorizar los puntos importantes); e impongan en su lugar la misa de San Isidoro de Sevilla traería la más terrible condenación a sus perpetradores, en cambio el catolicismo comenzaría a prosperar, al independizarse de los vaticasegundos. Todo lo que he dicho es un disparate, pero sirva para ilustrar mi punto

      Eliminar
    3. Anónimo 2:36: le agradezco su comentario.

      Eliminar
  14. Estimado Padre Fortea, le agradezco su gentil comentario. El Cardenal Burke, amigo suyo y de la Iglesia de la que todos formamos parte hace bien en manifestar sus dudas e inquietudes en cuanto a la Amoris Laetitia. Como bien manifiesta, es un derecho que tiene como miembro de la misma Iglesia. Lo que no debe hacer y que a la larga lo desprestigia, es manifestar sus opiniones de forma pública y publicitarlas a voz en cuello, cosa que, como todos sabemos, nunca hizo San Pablo, porque Pablo amaba a Pedro. Las forma poco gentiles del Cardenal Burke, que dan más a entender su soberbia y protagonismo han llegado a confundir a algunos fieles que, como sabemos, andan un poco alejados de la fe y de la actualidad de la Iglesia. Gracias una vez más.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo3:36 p. m.

    Excelente!, muchas gracias por su luz, seguiremos orando para que el Espíritu Santo hable por usted.

    ResponderEliminar
  16. Usted me cae muy bien padre. Me gustan sus foto y leerlo. Dios lo bendiga y ruegue por nosotros, sus candidos lectures.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo4:56 p. m.

    «Sigamos con un análisis lógico de la situación. Si no cupiera una lectura ortodoxa de Amoris Laetitia, si el Papa realmente hubiera traicionado la doctrina magisterial, el mismo cardenal Burke sería culpable de falsedad al haber afirmado que el Papa no ha caído en la herejía: No, I am not saying the Pope Francis is in heresy (respuesta que el cardenal Burke dio a The Catholic World Report en la entrevista del 19 de diciembre 2016)».


    Esto es falso como una catedral, y me extraña que venga de un teólogo tan prestigioso como usted, sin embargo, no me extraña al saber la decadencia de las artes liberales y la heterodoxia que han infectado casi todas las universidades pontificias.

    Si el Papa escribió el documento de tal manera que no cabe la ortodoxia doctrinal en el mismo, no se puede de facto afirmar que haya caído en herejía, pues pudo haberse equivocado al escribir, pudo haber dejado algo a su secretario, etcétera. Para ello el Papa debería de ser corregido tal y como lo expresa Jesucristo en el evangelio, porque el pecado de herejía es negar pertinazmente una verdad de fe propuesta por la Iglesia, y no sabemos si eso lo hace el Papa Francisco por su documento.

    Por otra parte, sí es necesario la correción pública, sencillamente por lo siguiente: hay obispos y cardenales que tienen una interpretación herética de la AL, luego debe de ser clarificada.

    Padre Fortea, no dudo de su buena intención, pero es poco hacer del avestruz que esconde su cabeza bajo la tierra; la confusión entre los fieles está servida, está en todas partes, y católicos fieles, que aman a Jesucristo, al Papa Francisco, y a la Santa Madre Iglesia, están sufriendo enormemente con este pontificado, sobre todo desde AL. Padre Fortea, escuche esta voz que clama en el desierto, y hablelo con Dios en la oración, porque es usted una persona influyente, y Dios le pedirá cuenta de todo lo que haya hecho durante la estadía aquí abajo.

    No estamos llamados para ser buenos, sino para ser santos, no al status quo, sino al heroísmo de una Juana de Arco; no a huir del Pastor, sino acompañarlo al pie de la cruz.

    Que la Virgen Santísima intervenga pronto, en este centenario de su aparición en Fátima, que es lo que más necesitamos.

    ResponderEliminar
  18. Alfonso6:10 p. m.

    Yo no soy experto ni santo (más bien lo contrario), y aunque lo “fuese” me atendría siempre a lo que defina la Iglesia (¡la que esté en plena comunión con el Papa!), pues sabemos de sobra que los expertos en este mundo no se ponen de acuerdo todos unánimemente NUNCA (vete a Harvard o 清华 Tsinghua y pregunta un tema, cualquiera)… pero por ser, con ánimo humilde, uno más que comparte aquí… lo que yo entiendo —y más tras leer esta exégesis teológica del Doctor Fortea— es que:

    ➢ Toda esta Carta de San Pablo a los Gálatas era precisamente para demostrarles a estos Gálatas —quienes se habían dejado seducir por las doctrinas de otros predicadores— cómo la doctrina que él, Pablo, les transmitía, era la verdadera. «Os hago saber, hermanos, que el Evangelio predicado por mí no es según los hombres; pues yo no lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.» (Gál. 1, 11-12). ← REVELACIÓN PRIVADA MÍSTICA
    ➢ Los Gálatas lógicamente no tenían forma de discernir claramente a cuál predicador hacer caso, así que San Pablo para demostrárselo, les contaba sobre el Concilio de Jerusalén. Él mismo había deliberado allí junto a los δοκοῦσιν ‹dokoúsin› ‘reputados’ (los que “proveen los pilares” de la Fe) que nos cuenta el Padre Fortea (Gál. 2, 1-10). ← AUTORIDAD ECLESIÁSTICA CONCILIAR
    ➢ Y para zanjar inequívocamente el tema de qué doctrina seguir, San Pablo les cuenta a los Gálatas que finalmente lo había consultado también con Cefas (Pedro, el primer Papa). Y así les relata ese famoso “incidente de Antioquía” donde él, Pablo, “a la cara” de Cefas en reunión de evangelizadores, ἀντέστην ‹antéstin› ‘adoptó posición contraria’ a las prácticas judaizantes que aún mantenían allí. Hizo esto precisamente como consulta, por reconocer Pablo la autoridad de Cefas, pues si a alguien tenían que seguir todos, estaba claro que ese era Cefas. ← PRIMACÍA ECLESIÁSTICA PAPAL

    No es lógico argumentar que Pablo CORRIGIÓ a Pedro su doctrina pues entonces los Gálatas seguirían sin saber seguro a cuál predicador seguir: todos los predicadores que se autodenominasen “verdaderos” podrían “corregir” al Papa. ¿A cuál creeríamos? Pablo CONSULTÓ a Pedro, precisamente porque Pedro era la máxima autoridad, y nadie le podía corregir (en cuestiones de fe, moral y disciplina). Da igual lo que “hiciese” Pedro (de hecho andaba judaizando en la pŕactica), lo que importaba es si, una vez expresada la posición contraria de Pablo a lo que Pedro “hacía”, Pedro le desautorizaba, cosa que no hizo, pues lo que el Papa “dijese” eso sí era lo que había que creer de entre todas las opiniones.

    A mi me parece que la Carta a los Gálatas, además de para enseñarles a estos Gálatas que lo que les había predicado San Pablo era la doctrina correcta, es también Palabra de Dios —como sabemos los creyentes— para enseñarnos a nosotros que:
    ➢ las revelaciones personales de Dios a santos (MÍSTICA), como lógicamente no tenemos forma inequívoca de saber si son verdaderas, pues no tenemos obligación de creerlas, y
    ➢ la autoridad doctrinal de lo que enseñan los obispos, sucesores apostólicos (CONCILIO) está por encima, y
    ➢ que si no hay unanimidad entre los obispos, pues como tampoco hay forma de discernir, hay que estar a lo que diga el ‘primus inter lares’ (PAPA). Por eso en la Iglesia Católica las enseñanzas de los Concilios sólo son válidas si están en plena comunión (es decir, aprobadas) por el Papa.

    De hecho San Pablo para que no haya dudas deja claro explícitamente esta jerarquía en otra de sus cartas (I Cor, 12, 28-30): en autoridad hay que hacer caso primero a los apóstoles (hoy obispos), encabezados por el Papa, que van por delante de los que tienen revelaciones místicas personales directas de Dios y de los doctores (teólogos, etc.) y de los que hagan milagros. (Source: “Un Dios Misterioso”, P. Fortea, 2010)

    Esto es lo bonito de la institución que fundó y nos dejó Jesucristo —la Iglesia Católica— que obviamente no iba a estar diseñada estructuralmente con flecos suelos que nos pusiesen en situación de no saber a qué atenernos.

    ResponderEliminar
  19. Pues veo que usted le pone paños húmedos al asunto, cuando es más simple. La santidad de los Apóstoles no es la santurronería de poner velas y vestirse de sedita, eran hombres de carácter rudo, san Pedro maldijo a Ananías y Safira ya que se reservaron parte del diezmo defraudando a la asamblea, y se quedó tan pancho; San Pablo y Bernabé "se calentaron" (eso dice el texto griego) y cada uno se fue por su lado. La extrema temperatura espiritual de entonces no se parecía en nada a la santurronería. San Pablo reprendió a Pedro "en presencia de todos"; no hay que darle más vueltas, san Pedro estaba causando escándalo por agradar a los judaizantes, y San Pablo tuvo la reacción simple y sencilla de narran los Hechos. La idea de escrúpulos es tan lejana a estos hombres como el sol de la tierra. San Pablo estornudaba y ya era más santo que todos los cardenales modositos de hoy juntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto al papa, están los que tienen la opinión que los papas después del Concilio Vaticano II son seres angelicales, llenos de sabiduría para iluminar a la iglesia hacia LA PRIMAVERA DE LA IGLESIA. Pues perfecto ¿pero dónde están los frutos? En los años 50 la iglesia católica estaba creciendo de forma increíble; en los países protestantes ya fe ya roña calvinista estaba dejando paso a la tradición cristiana, en África pueblos enteros escuchaban a los apóstoles y se convertían (uno de ellos fue Marcel Lefevre); por no hablar de la expansión en el Asia. esto fue gracias a GRANDES PAPAS; SAN pío X, pío XI, etc yo los papas del concilio vaticano II en adelante pues serán juzgados igual que todos, a ver si el juicio de Cristo es tan modosito.

      Eliminar
    2. En cuanto a la descripción del carácter de San Pablo frente a San Pedro, suena razonable. Pienso que no era una corrección "diplomática", propia de un hombre moderno o al estilo de un Guillermo de Baskerville, sino de otra época, temperamental, frentero, pero siempre respetuoso y sin caer en la vulgaridad. La traducción dada es muy diciente: «cuando Cefas fue a Antioquía, me opuse a él en su cara, porque él se condenaba a sí mismo» (Gálatas 2, 11). La frase "en su cara" implica audacia. Cabe, pues, imaginar que no fue una reprensión suavecita, sino como una sacudida.

      Eliminar
  20. Desde luego si la Amoris Laeticia está causando discusiones entre los sacerdotes y entre los fieles , la misma no es un instrumento de Paz sino todo lo contrario.

    Eso es un hecho objetivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9:37 p. m.

      A nadie le interesa tus "errores de sintaxis", querida

      Eliminar
    2. No tengo errores de sintaxis, tu, que no sabes leer.

      Eliminar
    3. Por algo es anónimo : la cobardía

      Eliminar
  21. Alfonso8:40 p. m.

    Bueno, para distender:

    Los «Gálatas» eran un grupo de franceses (‘galos’) de origen celta que, como el Padre Fortea, eran oriundos de tierras al pie de los Pirineos centrales (‘département des Hautes-Pyrénées’ al norte y provincia de Huesca al sur). En el siglo III emigraron hacia el este y conquistaron Ankara (‘Angora’), la actual capital de Turquía — que luego fue a su vez conquistada por los romanos en el 25 a.C. Los gálatas, además de mantenerse calentitos con esa deliciosa “lana de Angora” —que por cierto es de conejo, ya que la de la cabra de allí la llaman “mohair”—, pues vivían en el centro de Anatolia (‘Asia Menor’). Y en esa península también están, al sureste como a 500 km una y 700 km la otra (1 semana o 10 días intensos a pie o tranquilitos a caballo, respectivamente):

    ➢ Tarso (de donde era San Pablo, el Apóstol que convirtió a estos Gálatas al Cristianismo), y
    ➢ Antioquía (que yo creía que era la 3ª ciudad del Imperio Romano tras Alejandría en Egipto pero según nos cuenta el Padre Fortea en el siglo I se convirtió en la 2ª).

    Quizá por eso el Padre Fortea hace tan buena ἐξήγησις ‹exḗgēsis› ‘explicación’, de esta Carta —Palabra de Dios— que el Apóstol San Pablo le escribió a los Gálatas sobre el año 54 d.C., en griego: ¡lo lleva en la sangre!

    Conclusión: El Padre Fortea es Gálata — concretamente Tectósago, el subgrupo más sureño :o)

    ResponderEliminar
  22. Pues yo estoy de acuerdo con el Padre, en general.

    Y también, desde luego, con los cardenales de las dubias, en particular.

    Teniendo en cuenta el modo de pensar del Papa reflejado en Amoris Laetitie y que de alguna manera se están comprometiendo cuestiones tan graves como los conceptos revelados del Matrimonio y la Eucaristía no es para menos la preocupación de los cardenales.

    Sobre las situaciones «irregulares» y el acceso pleno a la Eucaristía:

    De que pueden existir los casos excepcionales pueden existir: no hay duda.

    Pero tomar un caso extremo e ignorar deliberadamente aquello que, en realidad, lo hace extremo y volverlo moderado. Y no sólo eso sino hacerlo hasta el punto de que ya no haya una regla bien definida o que la regla definida sea precisamente que no hay regla definida. Y que sea el párroco o el obispo o hasta la propia conciencia —ay, Dios mío— la que al final decida si sí o si no es, a mi entender, un error monumental.

    Así mismo, está esa perspectiva más o menos implícita que uno intuye del Santo Padre de considerar las uniones irregulares como una especie de «bien imperfecto» —siempre y cuando cumplan con requisitos tales como fidelidad mutua y duradera, etc— y no como conductas grave e intrínsecamente contrarias a los mandamientos de Dios.

    Y en últimas, la culpa de todo este embrollo no la tienen los cardenales. Ni siquiera el mismo Papa. Los culpables de todo este lío son los de ese grupo de cardenales progresistas que se aliaron y confabularon para forzar —en cierto modo— la elección de Bergoglio. Esa sociedad «mafiosa» —como a sí misma se autodenominó en broma, por boca de uno de sus miembros— mantuvo aparentemente un proceder prohibido por el Derecho de la Iglesia. Aquello de hacer «cabildeo». O sea, hacer alianzas secretas y llevar a cabo una campaña para favorecer a un candidato en particular. Esos cardenales sí que son los responsables de este caos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja los obispos no suelen hacen mucho caso al derecho canónico en eso del cabildeo. Por ejemplo el inicio del concilio vaticano II, en que unos obispos dieron un golpe de mano para quebrar las mayorías cualificadas y cambiarlas por mayoría simple¡¡ aunque claro si uno mira siglos atrás se espanta¡¡

      Eliminar
    2. Es muy rara esa combinación tuya de ser socialista y, al mismo tiempo, tradicionalista.

      Entre gustos no hay disgustos, dicen por ahí. Y lo mismo, entre pareceres.

      El asunto del cabildeo fue sólo una de las modificaciones —entre muchas otras— que se le hicieron al Derecho Canónico por orden del Papa Juan Pablo II. El objeto de esos cambios que, afortunadamente, se dieron era que la elección papal se llevara a cabo más limpiamente y que por lo mismo estuviese más abierta a la acción del Espíritu Santo.

      Me parece que tu visión despectiva del Vaticano II tiene que ver más con ciertas interpretaciones doctrinales y reformas litúrgicas que se dieron algunos años después de haber sido clausurado.

      Si tales interpretaciones y/o reformas fueron correctas o no o si se han cometido abusos desde entonces hasta ahora ya es otro asunto.

      Un saludo cordial.

      Eliminar
  23. Debo confesar que no leí todo éste post porque me pareció un poco largo( la flojera qie a veces me ataca) para algo que para mí desde que leí la exhortación eea sumamente claro: Una exhortación completamente a luz del Evangelio, a la luz de la fe. Yo no soy la más letrada en esto de la doctrina y los documentos eclesiales, me he leído algunos documentos como.enciclicas, bulas, cartas y cuándo leí ésta no.me quedó duda alguna, ni confusión en absoluto. Si a mi que no he estudiado teología ni soy experta en.derecho canónico me quedó clara la encíclica que es ABSOLUTAMENTE clara y a la.luz de ls sagradas escrituras y que no.contradice en NADA la doctrina porqué a los obispos que si? Es que eso si no me queda claro. Será que aquí se pone de manifiesto lo que en.las Sagradas Escrituras dice el Señor que primero se le ha dado a conocer la.luz de la verdad a los humildes que a los doctores de la ley? Será que ése velo que se rasgo en.e.templo la hora que.murió Jesús en la cruz es el.mismo velo que cubre los ojos de estos obispos? Porque al leerme la encíclica retumbaban.estas palabras del Evagelio en.mi.mente : La.ley ha sido puesta en.el corazón del hombre. Todos sabemos que matar es malo desde que tenemos uso.de razón. Entonces, el.hombre por naturaleza sabe discernir. Pidamos al Espíritu Santo discernimiento y humildad para que se rasgue ése velo de una vez por todas y podamos ver a la majestad del Amado siendo obedietes a ésa ley escrita en.nuestros corazones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obedientes* encíclicas* (hay varios errores de sintaxis, creo que escribí muy rápido, lo siento)

      Eliminar
    2. saludos, estamos en el mismo problema que hace medio siglo y seguimos arrastrado; se puede ser ortodoxo y dejar espacio para la malinterpretación; el asunto es que la doctrina de la iglesia está para interpretar correctamente el depósito de la fe, no generar más dudas interpretativas, ya están las aguas bastante revueltas.

      Eliminar
  24. Sin elevar pensamiento ni palabra alguna en contra de la autoridad de la Iglesia ni en contra de los mandamientos de Dios y de su voluntad, humanamente hablando, que difícil nos resulta tener claridad total, en eso de quienes son los buenos y quienes los malos.

    Eso de tener certeza de quienes los que están en.pecado mortal y quienes los.que no lo están. Tener la certeza de quien es digno de.recibir la comunión y quien sujeto seguro de ser un.receptor sacrilegio del sacramento.

    Y es que comulgar en.pecado mortal.cegado por la.soberbia y a conciencia, es sacrilegio sin importar de qué clase de pecado.mortal.se trate.

    Por ello es recomendable eso de « hilar delgaadito» en eso de juzgar con.tanta dureza al.prójimo, y si del Santo Padre se trata, aún.más mucho más delicado este asunto. Pasaríamos con suma.facilidad a cometer el pecado luciferino, por excelencia: «No servire.» O es que acaso vamos a entablar o pretender establecer combate directo contra Dios?

    Zapatero a sus zapatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La innovación litúrgica tuvo como uno de sus pilares fundamentales convertir la misa en una comida fraternal. Quizás tú que eres más piadosa y lees libros sepas eso, pero los católicos por el común no tienen conciencia de ello, lamentablemente. No se juzga al papa francisco, él sólo responderá a Cristo por su conciencia. Pero decir que las cosas van mal cuando las cosas van pésimas no tiene nada de malo, y sí de debido cuando lo es.

      Eliminar
    2. Y el pecado de Lucifer consistió en cierta forma de piedad en que tendió a Dios, pero no para servirle sino para ocupar su lugar. El mismo que tuvieron los fariseos, por cierto.

      Eliminar
    3. Me resulta imposible de comprender todo esto.

      Sobre todo, por saberme y sentirme como lo que soy, un peón de ajedrez, incapaz de comprender la.grandeza del Rey y de la.reina, las torres, alfiles, y los caballos, y mucho menos, entender la Voluntad que gobierna las manos Providentes de quien conduce las fichas ... Dios.

      No.me.siento ni poseo capacidad, sabiduría, ni autoridad para levantar un pensamiento contra el VIcario de CRisto en la tierra.

      ...

      Todo este asunto es delicado ... seguramente así comenzó la.batalla en.el.mundo angelico, la.rebelión, la desobediencia.

      ...



      Eliminar
    4. jaja pues menos mal que no viviste en las épocas de los Borgia¡¡ te habría dado un patatús¡¡

      Eliminar

    5. PIDO PERDON.

      Dios es amor. Y es nuestro Padre. Y el.VIcario de.Cristo es su representante en la.tierra.

      Por analogía de antemano quiero decir, que reunirme yo.con.mis.hermanos, a hablar mal de nuestro Papá o de su VIcario me.haría sentir terrible.

      Máxime por ser El Dios nuestro.Papá de amor.

      Hay otro tipo de Padres. Padres por imposición, por obligación, por tiranía. Muy.a pesar de lo.que puedan darnos este segundo tipo de Padres, no.es.igual. jamás será lo mismo.

      Por eso,.vuelvo y repito sin juzgar a.nadie en este.foro: Levantarle la voz, escupir,flagelar, y crucificar y asesinar a Nuestro Padre de amor o.a.su hijo, me resulta burdo y descarado.

      Pido hoy y aquí perdón público a todos por haber gritado a.Todo pulmón, hace 2017 año... crucificalo, crucificalo!!!!!!
      Perdón por.mis pecados ...


      Eliminar
  25. Muchas gracias p. Fortea en especial por las últimas palabras sobre la necesidad de oración y reflexión son los mejores acompañantes para todo debate, no se trata de vencer a nadie sino anunciar a Cristo Jesús. Acoger a las almas.

    ResponderEliminar
  26. ASI HABLÓ SANTA CATALINA DE SIENA,
    Y MuCHOS "SE RASGAN LAS VESTIDURAS" CON LA CORRECCIÓN FORMAL PAPA Y LA DUBIA PRESENTADA POR LOS 4 CARDENALES!
    "Santo Padre, ... puesto que Él [Cristo] le ha dado la autoridad y puesto que usted la ha aceptado, debe usar su virtud y poder. Si no desea utilizarlo, podría ser mejor para usted renunciar a lo que ha aceptado; daría más honor a Dios y salud de tu alma .... Si no lo hace, será censurado por Dios. Si yo fuera usted, temería al Juicio Divino que pueda descender sobre mí ... ¡Ay, Santo Padre! A veces la obediencia a usted puede llevar a la condenación eterna. (Carta a Gregorio XI) ".
    Esta cita contiene una serie de lecciones:
    • Destruye la 'papolatría', la superstición entre muchos católicos que debemos defender y excusar cualquiera que el Papa diga o haga, porque es el Papa quien lo dice y hace;
    • Es un recordatorio de que el mismo Papa tiene un grave deber de usar su "virtud y el poder" para fortalecer la Iglesia, no abusar de su poder para socavar la Iglesia y escandalizar a los fieles;
    • Es mejor para un Papa escandaloso a dimitir de continuar en el cargo - y esto dicho por la autoridad de un santo;
    • Obedecer las órdenes erróneas de un Papa puede "conducir a la condenación eterna." La indiscriminada obediencia ciega a los deseos del Papa no es una virtud, sino un vicio. (John Vennari)

    ResponderEliminar
  27. Anónimo4:59 p. m.

    No hay tiempo para reposar, P. Fortea, porque este asunto quema en las manos. Ya sabe usted lo que está pasando; ya sabe usted las interpretaciones contradictorias que están pululando por distintas diócesis; ya sabe usted las directrices totalmente opuestas que están dando diferentes obispos respecto al tema de la comunión eucarística. Se ha creado una gran confusión, contraria a la mismísima misión de la Iglesia. Francisco tiene que pronunciarse, sí o sí. Saludos. Manuel Pérez

    ResponderEliminar
  28. Estimado Padre: Muy luminosas y sabias son las palabras que ha escrito en este post. Le agradezco mucho se haya tomado el tiempo de escribirlas. Que más personas se den cuenta del gran valor de esta reflexión que nos ha dado. Saludos.

    ResponderEliminar
  29. "Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando. Los Sacerdotes, Obispos y Cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas mas almas. La Eucaristía cada vez se le da menos importancia"

    Mensaje de nuestra Madre en Garabandal (1965)

    ResponderEliminar
  30. Anónimo10:05 p. m.

    Querido padre Fortea,
    Muchas gracias por su artículo que me parece ha sido pensado y reposado antes de compartirlo.
    Ayer leyendo la biblia, me encontré con el siguiente versículo que me parece resume lo que ud. nos ha explicado con maestría.
    Lucas, 11, 42 Pero, ¡ay de vosotros, fariseos! ¡porque dais el diezmo de la menta, de la ruda y de toda legumbre, y dejáis de lado la justicia y el amor de Dios! Era menester practicar esto, sin omitir aquello.

    Practiquemos la ortodoxia sin olvidar el amor de Dios.

    En cuanto a los obispos que han empezado a dar la comunión a las personas en pecado mortal, no es el papa el que les ha dicho que lo hagan. Que a caso el espíritu santo es propiedad privada del vaticano? Quien falta a la verdad, El papa que habla de inclusión o el obispo que contra del catésismo hace y deshace en su diócesis? Y supongamos (que no lo creo así) que el papa hubiera cometido un error con el dogma, porque tendríamos que ir todos como borregos al matadero? El espíritu santo también sopla en nuestras conciencias y por amor a nuestro Señor debemos guardarnos de lo que la conciencia nos dice que le hiere, sea o no pecado mortal.

    Una vez mas gracias Padre Fortea que Dios nos lo siga prestando por mucho tiempo más.

    Julieta

    ResponderEliminar
  31. Buenos días Padre Fortea. Es un honor conversar con Usted. Me gustaría conocer su opinión al respecto de este Blog personal, quizá necesite alguna modificación - corrección. (Tengo Varias Dudas).:

    Blog personal

    ResponderEliminar
  32. Hola Padre cuando nos dara su interpretación sobre esta noticia. Muchas gracias
    https://www.aciprensa.com/noticias/obispos-de-malta-divorciados-en-nueva-union-en-paz-con-dios-pueden-recibir-comunion-47336/

    ResponderEliminar
  33. Hola Francisco, Comprendo que habrá un análisis individual de cada caso. Tu enlace de ACI no dice nada más. No habla de permisos masivos.: (que permiten a los divorciados en nueva unión, en ciertos casos y después de un “honesto discernimiento”, recibir la comunión.) Feliz año.

    ResponderEliminar
  34. Hola Jose Carlos. Excelente tu pagina, muy buena idea, te felicito. Dios te Bendiga en tu apostolado. (Sugerencia será bueno que incluyas a INFOVATICANA E INFOCATOLICA, analizale tu. Saludos

    ResponderEliminar
  35. El tema que faltó analizar es que la Dubia fue primeramente presentada en privado al Papa y, ante la falta de respuesta, se decidió hacer pública. Desde luego, el resto de la argumentación queda igual (pues al final se hizo pública), pero mucho me hubiera gustado analizar cuál sería la conducta ante el silencio de quien es la cabeza visible (y precisamente, quien NO debe guardar silencio en la Tierra para el bien de su grey). Jesús siempre oró y respondió, aún cuando la respuesta fuese inesperada o cuando planteaba el problema desde otro ángulo, la realidad es que siempre respondió y guió. ¡Vaya tema este! Ojalá no se haga daño a la Iglesia. Saludos

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias Francisco In. Recuerdo haberme sorprendido alguna vez leyendo esas páginas de noticias que comentas, pero ese discernimiento es más complejo.
    Respecto a la falta de respuesta del Papa:
    El silencio es una buena respuesta

    El silencio es una respuesta excelente cuando tienes claro que no quieres tener una relación de amor con una persona que insiste hasta el agotamiento en confesarte qué siente. El silencio es la mejor respuesta porque solo cuando te mantienes firme en esa postura, puedes estar seguro de no estar alentando las falsas ilusiones de quien parece confundir amor con obsesión.

    El silencio puede llegar a ser la mejor respuesta cuando sientes que no tienes nada importante que decir y no te sientes cómodo.



    Leer más: http://psicoblog.com/cuando-silencio-es-mejor-respuesta/#ixzz4WCtuLALB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valla lío. Estoy en mi 2º curso del Papa Francisco (Apocalipsis: ¿Terror o esperanza?) y resulta que estoy comprobando la manipulación de la sagrada escritura. En el curso nos están enseñando que el jinete del caballo blanco es un impostor. Creo que están manipulando texto sagrado. Varios cursos Católicos comprobados enseñan que el jinete de caballo blanco es Jesús. ¿Qué le parece, Padre Fortea? les expresé mi opinión al repecto (creo que se llama herejía) ¿Nos pueden estar adoctrinando en el curso? Gracias Padre Fortea.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Nueva Reflexión, gracias a Dios. El Santo Padre Francisco es la única alternativa Cristiana, actualmente. Aún con sus fallos humanos.

      Eliminar
    4. Les muestro una reflexión muy interesante, leída durante el curso citado; (212-3) El Papa Francisco y el Apocalipsis:

      (212-3) El Papa Francisco y el Apocalipsis

      Eliminar
  37. Anónimo10:08 p. m.

    La Corrección formal fue aplicada al Papa Juan XXII que sostenía de manera privada que las almas en el cielo no tenían visión beatífica hasta el juicio final. El Papa admitió su error y nunca se proclamó ésta doctrina de manera oficial. Al Papa Francisco le han presentado la Dubia de manera privada, para clarificar algunos puntos sobre los divorciados vueltos a casar que han quedado poco claros, como por ejemplo cuáles son los casos en que puedern comulgar. El Papa no ha respondido y debió haberlo hecho. Aquí en Argentina ese tema es una anarquía, un sacerdote te dice una cosa, y vas a hablar con otro y te dice lo contrario. La Iglesia está desorientada y dividida. Creo que Sacerdotes como usted deberían trabajar más para sacar a nuestra Iglesia de este pozo en la que se encuentra en la actualidad.
    Luis Saenz de Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  38. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es la ventaja de Internet, que lo escrito, no escrito está.

      Eliminar
  39. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  40. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  41. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  42. Honorable Padre Fortea.Los problemas de la Iglesia no son pocos ni cuestión de herejía,son mucho màs graves.Usted està con el Papa y sostiene su legitimidad,pero no es posible que se levante Francisco I contra mandatos expresos de Dios ya que Cristo es Dios y ordena propagar el evangelio a todas las naciones para la conversión y que se salven.Francisco I manifiesta con triple énfasis,NO NO NO,convertir a otro al catolisismo es un error.Luego Cristo està en el error.Ademàs habla de una Iglesia anterior homofóbica por no tolerar a los gays y afirma que no es nadie para juzgar a los gays.Sin embargo,San Judas Tadeo en su carta afirma que huyamos hasta de su ropa contaminada.Dios mismo exterminò a los gays en Sodoma,pero las cosas han cambiado y la Iglesia según Francisco debe aceptar que los gays se van a salvar si siguen su conciencia.No creo que haya posibilidades dde que Usted reconozca que no es herejía sino rebelión abierta contra Dios y su reinado en la tierra de Cristo Rey.Si USTED SIGUE EN ESE PLAN PUES ALLÀ usted.

    ResponderEliminar
  43. Buenas noches D. Salvador. le informo amigablemente de que su comentario parece extremadamente racionalista. Falto de Fe, que es necesaria para la salvación. Es por la fe que confiamos, gracias a Dios. Sin Fe no hay esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Padre Fortea,hay cosas que se ven y otras que no se ven,es evidente que cuando se cuestiona el papael de Dios en Sodoma,cuando destruyò a los gays,nunca nadie osò decir que Yahvè estaba equivocado pues se trata de Dios.Ahora sale Francisco I con la idea de que los sodomitas se salvan,tambièn los protestantes que no creen en las buenas obras y se quieren salvar por fè con malas obras y sin conversión.que decir de los judíos y sus libros sagrados que parace Usted ignorar ya que enseñan en las sinagogas que Jesús era bastardo hijo de un soldado romano apodado el pantera y que su madre era prostituta entre soldados romanos.Agregan que era brujo que estudiò magia en Egipto y que por el demonio hacìa prodigios.No se si Usted entiende la gravedad de ofender no solo a Cristo sino al Espíritu que lo mueve,el que ofende al Espíritu no tendrá perdón.Francisco I ha participado por decenas de años en amistad con rabinos que llaman blasfemo a Cristo y maldecido por Dios.Yo no se como tener amistad con el que le dice maldito a Dios y prostituta a su madre.Si Usted quita el Primer Mandamiento para quedarse con la fraternidad humana pues es un pésimo teólogo y si es exorcista también yo lo soy.Si Francisco I fuese papa nunca jamàs habrìa dicho que es un error predicar el evangelio y convertir a los pueblos bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

      Eliminar