viernes, enero 13, 2017

Otro viaje a Huesca, éste imprevisto


Interrumpí mi descripción de mi viaje a Huesca porque se murió mi tío y tuve que ir a Barbastro. Eso significa recorrer media España hacia el norte. Antes de salir para coger el tren, me dio tiempo a poner mi artículo sobre los dubia y los cardenales que lo tenía escrito ya desde hacía días.

Me ha apenado no quedarme medio día más para pasear por mi querida ciudad natal. Al menos, he podido saludar a mucha gente que conocí en mi infancia y juventud.

Lo que más me ha alegrado ha sido leer los comentarios de tantos lectores a ese artículo sobre los dubia. Si mis palabras pueden traer paz y unión, me siento completamente recompensado. Devolver la tranquilidad a las almas sencillas, qué misión tan bonita. Y la paz sólo se puede fundamentar en la verdad. La verdad puede ser usada como arma, como piedra que se arroja. La verdad puede ser usada como medicina, como bálsamo.

En mi vida he aprendido a ver el orden sagrado que hay en la Iglesia. Eso no significa que los encargados de salvaguardar ese orden sagrado sean siempre personas perfectas, santas e iluminadas por Dios. Algunos sí, pero no todos. Sin embargo, debemos esforzarnos por ver ese orden sagrado en la Iglesia. La armonía celestial debe ser preservada, a pesar de nuestras limitaciones.

Es difícil ver ese orden sacrosanto cuando uno se encuentra aquí o allí a un pastor que es pecador, soberbio, que no hace oración y maltrata (espiritualmente) a los siervos de la casa. Pero cuántas mayores sean las taras del siervo encargado de otros siervos, mayor debe ser nuestro afán por tratar de ver ese orden divino detrás de la costra.


En mi vida he aprendido a ver el plan divino detrás de las debilidades humanas. La Iglesia DEBE ser defendida sólo por medios eclesiales, por aquellos medios que cuentan con la bendición de Jesús de Nazaret. Reitero mi amor y respeto por todos los cardenales, por todos los obispos, por el Papa, incluso por los presbíteros y diáconos de toda la Santa Iglesia. 

Puedo aseguraros que a cada fiel que aparece por la sacristía de mi convento intento tratarlo con la misma deferencia con que trataría a un purpurado que en ese momento entrase en la iglesia.

Algún comentarista me ha acusado de ingenuidad en la defensa del ordo hierarchicus. Reconozco esa candidez y le pido al buen Dios que me la aumente.

28 comentarios:

  1. Padre Fortea es bueno saber que lee nuestros comentarios, me daba tristeza pensar que no lo hiciera. Mis condolencias por el fallecimiento de su tío y gracias por compartir su vida con nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Guau, me acaba de iluminar en cuanto a como se dice la verdad: o como piedra que se avienta o cómo bálsamo.

    ResponderEliminar
  3. Mis condolencias. Padre que bendición es tenerle en los diversos foros; nunca lo he visto y con sinceridad le digo que es como si le conociera. Claro que llevo años siguiéndolo, estoy al dia en todas sus homilias que suben a YouTube. De las monjitas en la clausura, el sonido de la cadena del incensario antes de proclamar la palabra, la pausa marcada luego de proclamarla, del eco del monasterio que le da un sonido agradable y de la viejecita que casi siempre tose cuando va a comenzar la homilia. Gracias por hacer lo qué haces y como lo haces; y por decirle si al Señor!

    ResponderEliminar
  4. Dios lo bendiga padre Fortea! Nunca deje de escribir!!! No sé porqué siempre que leo sus post mi.mente lee el post con su voz y con su acento español jajajaja! Es curioso!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:55 a. m.

    Gracias Padre. Que en paz descanse su tío. Saludos. Y gracias otra vez por mantenernos en el camino, verdad y vida.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta su humildad y sencillez. Yo también le sigo en sus sermones y en todo lo que aparece de usted. Me siento muy agradecida a Dios por su persona, por su fiel vocación al sacerdocio y por lo que me está ayudando.
    Dios le siga bendiciendo.

    ResponderEliminar
  7. Siento mucho la muerte de su tío, Padre Fortea. Lo tengo en mis oraciones. Uno de los pasajes evangélicos que más me impactó siempre es cuando le dijeron a Jesús que su amigo Lázaro había muerto y —aunque lo iba a resucitar en un momento— Jesús lloró.

    ResponderEliminar
  8. Mi más sentido pésame por el fallecimiento de su tío. Doy fe de que es verdad esto que afirma: "Puedo aseguraros que a cada fiel que aparece por la sacristía de mi convento intento tratarlo con la misma deferencia con que trataría a un purpurado que en ese momento entrase en la iglesia"
    Porque lo he experimentado yo misma, para que los lectores sepan que es cierto lo que dice. También es cierto lo que afirma de que hay que aprender a ver a Dios en el interior de la gente a pesar de sus defectos o taras. Es usted genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Lamento mucho lo de su tío, Padre. Que Dios lo bendiga.

    ResponderEliminar
  10. Creo que cuando la verdad se usa como «arma o como piedra que se arroja» pierde su naturaleza y se convierte en una «verdad a medias», en el mejor de los casos. Y en el peor, en una mentira.

    ¿Por qué? Porque desconoce su origen divino y/o natural y propósitos verdaderos.

    Ahora bien, hay una verdad suave —como la de Jesús con los pecadores en general— y una dura —como la de nuestro Señor con los líderes religiosos de su época o cuando reprendió a ciertos apóstoles suyos que le preguntaron si quería que ordenaran que «cayera fuego del cielo» sobre los que despreciaron su palabra—.

    Ya es cosa de sabios discernir cuándo exponer una o la otra. O si uno es de verdad el indicado para hacerlo.

    El punto es que no siempre un pecador impenitente y que abusa de sus semejantes debe ser reprendido con severidad o un pecador penitente y que se muestra habitualmente solícito con sus prójimos corregido con suavidad.

    Verdad objetiva y verdad subjetiva ! ! !

    Verdad real y verdad sentida ! ! !

    Verdad absoluta y verdad relativa ! ! !

    Verdad análoga y verdad ¿digital? ! ! !

    Verdad plena y verdad a medias ! ! !

    Verdad natural y verdad sobrenatural ! ! !

    Verdad biológica y verdad cronológica ! ! !

    En fin... jeje.

    ResponderEliminar
  11. Saludos. Acaba de fallecer mi cuñado hombre de 36 años con cáncer cerebral. Dios no le curó el cuerpo pero se sirvió de eso para que se purifique su espíritu y entrar en comunión con la familia con la cual tuvo muchos problemas. Oh , bendita comunión que une a las personas en un mismo espíritu a pesar de lo que cada quien pueda tener su forma particular de pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfonso6:59 p. m.

      Los caminos de Dios son inescrutables. Mis condolencias por tu cuñado. Gracias por inspirar compartiendo la historia.

      Eliminar
  12. Anónimo3:42 p. m.

    Apreciado Padre Fortea, buen viaje! y mis condolencias por su tío. La pérdida de un ser querido nunca es fácil aceptarla, pero cuando nos acordamos de lo que nos dice Jesús, entonces vemos mucha esperanza y nos preocupamos por el día en que llegue nuestro momento poniéndonos bien con Dios y su creación. Yo también lo sigo mucho Padre, su apostolado llega a muchos corazones como el mío en Alemania. Siéndole sincera, me daba miedo antes saber de Ud. por ser exorcista, pero después de que leí su libro Summa Daemoniaca, he entendido mucho el mundo espiritual que no vemos. Después de esto me he hecho un exámen de conciencia y pronto me confieso. Saludos! Alba

    ResponderEliminar
  13. Anónimo4:10 p. m.

    "Algún comentarista me ha acusado de ingenuidad en la defensa del ordo hierarchicus."

    El problema está residenciado en la defensa del ordo hierarchicus ortodoxo, no en el heterodoxo.

    No se pueden mezclar ortodoxos con heterodoxos, sobre todo cuando los heterodoxos ya no pertenecen al ordo hierarchicus.

    ResponderEliminar
  14. Querido Padre Fortea:

    Sí que nos trae la paz y no solo a nosotros sino a nuestros familiares a quienes les mandamos la liga de ciertos comentarios suyos que los pueden orientar para que no descarrilen. Dios lo guarde con la fe, paz y alegría que reflejan sus escritos pero sobre todo su vivir. Lo queremos mucho, mucho. Desde México: Ana María y Ernesto

    ResponderEliminar
  15. Alfonso6:52 p. m.

    Esta mañana en misa de 07:30 a.m. —aún no había salido el sol y hacía un frío enorme— veía como prácticamente todos iban a comulgar y pensé: “Aquí falla algo, ¿dónde están todos los enfermos GRAVES? ¡Aquí sólo hay sanos o con dolencias menores!”

    Y tras la eucaristía me quedé un ratito ante el sagrario, y pensé: “Los enfermos graves no pueden ingerir pan y vino aún, claro —están débiles, y eso les haría más daño en realidad— hasta que sanen y los médicos les den el alta. Y los enfermos en situaciones crónicas quizá no puedan ingerirlo nunca. Pero ellos son los que más necesitarían estar aquí y tomar medicina, en dosis adecuada —discernida entre ellos y el (que los) cura— cada uno según su situación y tolerancia, .”

    Luego, mientras iba por el pasillo lateral hacia la salida, pensaba: “¡La Iglesia debería estar llena de enfermos graves y crónicos! ¿Qué hacen todas estas docenas de bancos vacíos? ¿Te imaginas un hospital con la mayoría de las camas vacías? ¡Hasta a mi gimnasio va más gente —y eso que es mucho más pequeño que esta Iglesia— y se queda más tiempo haciendo ejercicio y en sesiones (grupales e individuales) con los entrenadores! Aquí (a la Iglesia) sólo vienen ‘pacientes’ externos, sin grandes problemas de salud, y normalmente sólo un ratito los domingos.”

    Al salir me abrigué y mientras andaba por la calle vi mucha gente —ya hacía rato que había amanecido del todo— y pensé: “¡Si están todos aquí fuera! Fuera de la Iglesia claro — a la que ni se acercan, a no ser que sea para hacerse un ‘selfie’ con su bonita fachada barroca de fondo.”

    Eran como las 09:10 a.m. y vi madres y abuelos —y algún padre— que volvían de llevar a los niños a la escuela, jubilados que volvían ya también de su tempranero paseo diario, obreros con mono —traje de faena— que acarreaban sacos de cemento, y hasta un ejecutivo en su flamante ‘Porsche Cayenne’ acelerando para no parar en un semáforo ya en amarillo. Vamos, lo normal.

    Pero entonces pensé: “¿Normal? ¡De normal nada! ¿Te imaginas un país —un mundo— donde los hospitales tengan sus camas vacías mientras que los más necesitados de servicios de salud están todos en la calle, ignorantes sobre su cáncer y sin tratamiento? ¡Sería surrealista! ¿Pues cómo es que los doctores y enfermeras —y hasta osados pacientes, como yo, sin carrera ni licencia médica— se dedican a discutir entre ellos y con el Ministerio de Sanidad sobre reglamentos de medicinas lícitas e ilícitas según qué pacientes —y hasta hablan de ‘impeach’ («deponer») al señor ministro— en vez de usar la mayoría de su tiempo y energía en hacer ‘community outreach’ («proyectarse y acoger a la comunidad»)?”.

    Y luego nos quejamos de los políticos —y los que les rodean— diciendo que están ‘out of touch’ («alejados de la realidad») con el pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los «reglamentos de medicinas lícitas e ilícitas según qué pacientes» implica la salud o la enfermedad y puede que hasta la misma vida o muerte de un sinnúmero de pacientes vale la pena que los médicos y enfermeras —e, incluso, esos mismos pacientes— discutan, ¿no crees?

      Rebajar el asunto de la administración de ciertos medicamentos que pueden ser de alto riesgo —en perjuicio o beneficio de un incalculable número de personas— a una mera disputa de simples reglamentos es desprestigiar la industria farmacéutica honesta y demeritar seriamente la misma profesión médica. Ni qué decir del perjuicio grave —tanto a mediano como a largo plazo— de la salud de la gente. En especial la más vulnerable.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Anónimo4:12 p. m.

      Si a lo que usted se refiere, es al Evangelio de hoy. Jesús hoy también nos invita a no "mirar" a los demás con prejuicio o con nuestro propio "lente." Sino mas bien, con la mirada de Cristo. Si la gente o los enfermos, como usted los llama, no estan en la iglesia. Pongase a rezar por ellos... Y preguntese que le dice Dios a usted, no a los demás. No oremos como aquél fariseo que se gloriaba de sus obras y despreciaba al publicano...

      Eliminar
  16. Anónimo7:04 p. m.

    Padre Fortea, me parece que usted debería dar una respuesta teológica a algunos comentarios del artículo de los "dubia", ya que de ellos se puede concluir el sedevacantismo. ¿Puede dar luz al asunto? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontré un artículo buenísimo que de seguro de ayudará a tener luz sobre el tema. No lo dejes de leer detenidamente.

      http://adelantelafe.com/problema-la-misa-una-cum/

      Eliminar
    2. He leído el artículo y me ha parecido pertinente, pues tiene en cuenta a reputados teólogos. ¿Y si el Anticristo usurpara la dignidad de Papa, así como Judas Iscariote quería usurpar la dignidad de Mesías?

      Eliminar
    3. ...que sucedería si un mega impostor dijese: Soy el vicario de Cristo en.la.tierra ?

      Eliminar
    4. Anónimo4:35 p. m.

      Yo no confiaria en la pagina de: adelantelafe, es una pagina con bastante influencia Lefebvre

      Eliminar
  17. Conviene incluso leer TODOS los comentarios para tener una idea y apreciación de que hoy no hay consenso en la Iglesia sobre el tema candente:

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=28282

    ResponderEliminar
  18. Anónimo12:55 a. m.

    Hola Padre Fortea mi pésame por su tio, le escribo desde Guatemala, estoy agradecida con Dios por usted, por transmitirnos sus conocimientos, Dios le bendiga. Como podria escribirle en privado? Algun e-mail? me cuenta Gracias Ondina Iquique

    ResponderEliminar
  19. Padre Fortea lo lamento por su tio, Dios lo tenga en su santa gloria. Gracias por compartir su tiempo y pensamientos.

    ResponderEliminar
  20. Hola Padre cuando nos dara su interpretación sobre esta noticia. Muchas gracias
    https://www.aciprensa.com/noticias/obispos-de-malta-divorciados-en-nueva-union-en-paz-con-dios-pueden-recibir-comunion-47336/

    ResponderEliminar