lunes, enero 09, 2017

¿Puede la Iglesia corregir al Papa? (Segunda parte)


Como bien saben los teóricos del Derecho Constitucional, un Estado no debe albergar en su seno dos tribunales supremos. Porque todo irá bien cuando en todo haya acuerdo. Pero todo irá mal cuando comience a haber divergencias. Esto es un principio tan sencillo que apenas requiere argumentación.

En España, sea dicho de paso, tenemos un Tribunal Supremo y un Tribunal Constitucional. Pero ambos tienen campos distintos. Y en caso de conflicto entre los dos, es el Tribunal Constitucional el que determinaría de forma única, vinculante e inapelable si lo que determina el Tribunal Supremo es constitucional o no.

Este principio del Derecho acerca de que sólo puede haber un Tribunal Supremo vale para un Estado y para el Reino de Dios sobre la tierra. Dios que todo lo hace con tanta sabiduría ¿no estableció tal principio en su Iglesia? Evidentemente, sí: Prima Sedes a nemine iudicatur, la Primera Sede no es juzgada por nadie.

Si el mismo Concilio Universal pudiera juzgar al Papa, se destruiría el orden claro, nítido, transparente que rige el ordo ecclesiasticus. La Iglesia no puede corregir al Papa, porque los fieles no pueden hablar por sí mismos formando un coro unánime y perfecto. Porque un cuerpo habla por su cabeza, y la cabeza es el Papa.

Sería falso decir que el Pueblo fiel habla a través de sus obispos, porque los obispos no representan a sus rebaños. Lo repito: el obispo no representa a sus fieles.

Luego si la Iglesia no puede hablar sin cabeza, si los obispos no representan al pueblo fiel, ¿qué significa que la Iglesia puede corregir al Papa como ha afirmado el artículo que cité ayer? Eclesiológicamente no es posible.

Alguien dirá: ¡el concilio universal! Pero la Ley de la Iglesia es clara al respecto: el Concilio Universal no está por encima del Papa. Algunos afirman: el Papa puede ser hereje. Eso no es posible. Pero es que si lo fuera ¿quién declara hereje a un Papa? La Iglesia, no porque no tiene una voz. Unos cuantos obispos, no. El concilio universal, no. ¿Quién por tanto? ¿Los ángeles del cielo? ¿Una voz que habla desde el cielo? ¿Los blogs de la blogosfera?

Los cardenales durante la sede vacante se reúnen en un lugar del mundo, oran, dialogan, se escuchan, piden la iluminación del cielo: una vez elegido el Vicario de Cristo ya no hay marcha atrás. ¿Creemos que existe Dios o no? Hay cosas que dependen de Dios, no de los estamentos inferiores.

No hace falta repetir que creo que el Papa puede equivocarse siempre que no hable ex cathedra. El Papa puede ser incluso deleznable: pero no puede ser públicamente corregido. No puede hacerse tal cosa sin quebrantar algo tan sacro como el Ordo Ecclesiae.

¿Y si se hace? Después vienen los ayes. Se juega con fuego y después las cosas se van de las manos. Al final, por querer defender la ortodoxia, se provoca que un daño que, a la postre, es mayor.

Acabo con estas palabras de san Cipriano:

La Iglesia, envuelta en luz divina, extiende sus rayos sobre el mundo entero y, con todo, constituye una sola luz que se difunde por doquier sin que su unidad sufra división.

48 comentarios:

  1. LUIS JESUS2:02 a. m.

    SALUDOS PADRE DESDE CUSCO PERU
    GRACIAS POR SUS PUBLICACIONES.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entiendo que:

      ❖ «Si Papa, Distinción 40, c. 6» es parte del famoso «Decreto de Graciano» escrito en 1150 por un monje teólogo, y fue usado junto a otros cinco textos legales (“Corpus Juris Canonici”) como fuente de derecho canónico en la parte latina de la Iglesia Católica hasta que fue sustituído por el Código de Derecho Católico de 1917, el cual a su vez fue sustituído por el Código de Derecho Canónico de 1983 que es el vigente actualmente y al que hay que atenerse para estos temas.
      ❖ «Papa Inocente III, Sermón de Consagración del Pontifice Romano, P. L. CCXVII, Col 656» fue pronunciado en 1198 y es una homilía donde el papa mostraba su humildad, y no una solemne declaración ‘ex cathedra’ definitoria.
      ❖ «San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, Libro 2, c. 30» fue escrito en 1588 por este santo doctor (no es una declaración infalible de un papa o de un concilio en comunión con el papa).

      El “Conciliarismo” (la doctrina teológica que consideraba al Concilio Ecuménico como suprema autoridad de la Iglesia Católica, por encima del papado) fue finalmente declarado erróneo en el Concilio de Letrán V (en 1517). Y así quedó aclarado y definido formalmente ya que los acuerdos de los concilios sólo son válidos si tienen la aprobación del papa.

      En el Concilio Vaticano I (en 1870) se aclaró la cosa más aún con la declaración de los dogmas que otorgan al papa la absoluta PRIMACÍA (poder supremo de decisión tanto legislativa como ejecutiva como judicial en temas de fe, moral, y disciplina) e INFALIBILIDAD (imposibilidad de cometer un error al promulgar formalmente, ‘ex cathedra’ en temas de fe y moral) del papa.

      Y esto es lo que recoge el artículo 1404 del Código Canónico vigente que nos recuerda el Padre Fortea: «La Primera Sede por nadie puede ser juzgada.» Y además se especifica más aún en el siguiente artículo 1405: «Es derecho exclusivo del Romano Pontífice juzgar […] a los Cardenales […] a los Obispos […y…] otras causas que el mismo haya avocado a sí» y «Ningún juez puede resolver sobre […] el Romano Pontífice, sin previo mandato del mismo.»

      En resumen:
      (1) el papa manda y ordena con poder absoluto sobre todos los temas en la Iglesia Católica (por encima de obispos, cardenales, concilios, o toda la humanidad junta al unísono si quieres, pues para algo es el Representante de Dios en la Tierra),
      (2) que el papa no se puede confundir cuando declara ‘ex cathedra’ sobre fe y moral, y
      (3) que al papa no lo puede juzgar ningún hombre o concilio, sino sólo Dios.
      Da igual que el papa sea un santo o un empedernido pecador público. Desde luego que el actual (Francisco) no parece esto último (y yo no soy nadie para juzgarlo en cualquier caso, ya lo juzgariña Dios), pero aunque lo fuese, seguiría siendo el Representante de Dios que Él ha permitido y por algo será. Yo lo acataré igual, pues algo nos quiere enseñar el Altísimo, siempre.

      Y si a alguien no le gusta o no acata esto, pues puede, pero NO es católico o deja de serlo. Y si aún así quiere uno seguir cuestionando cosas sólo le quedaría decir que no acepta los últimos concilios o que el papa no es papa (‘tradicionalismo sedevacantista’) y cosas así, pero eso es cismático y queda excomulgado. Yo, al menos, no me atrevería NUNCA.

      Y en cualquier caso, yo además sigo la recomendación del Padre Fortea al final de este post (que para algo él es pastor de almas y yo un insignificante laico pecador y poco orante): «Al final, por querer defender la ortodoxia, se provoca un daño que, a la postre, es mayor.»

      Es decir, que damos un feo espectáculo los católicos mostrando al mundo estas peleas internas, que no nos deberíamos meter tanto a teólogos y abogados de derecho canónico (que para eso, “doctores tiene la Iglesia”), que hoy en día este legalismo inquisidor no va “con los signos de los tiempos”, que deberíamos usar nuestro tiempo mejor en practicar las virtudes cada uno (sobre todo la humildad y no juzgar a los demás sino acogerlos), que hoy deberíamos enfocarnos no en ser “martillo de herejes” sino en ser misericordiosos con los demás.

      Eliminar
    2. Te agradezco mucho por la respuesta.

      Eliminar
    3. El Código de Derecho Canónico tampoco es «Verdad de Fe». Mucho de lo que hoy ordena o prohíbe puede ser modificado mañana.

      Lo de que el Papa no puede ser juzgado por nadie es como lo de que fuera de la Iglesia no hay Salvación. Al menos, en cierto modo o hasta cierto punto.

      Es decir, hoy le damos un sentido y mañana puede que uno mejor.

      Creo que atribuirle un poder exagerado a una sola persona en la Iglesia es peligroso.

      No me refiero a cuestiones fundamentales —como la creencia y el modo ordinario de actuar proclamados oficialmente— sino a esa especie de carácter intocable que le damos al Sumo Pontífice. Como si pudiera hacer y deshacer en la Iglesia según su opinión personal y tocando, incluso, aspectos graves de la Fe y/o la Moral y que no haya posibilidad alguna —oficialmente reconocida— de reproche.

      Podemos convertir a la Iglesia en una especie de dictadura eclesial (y de paso hasta espiritual). Y así, precisamente, lo sienten muchos Cardenales en el Vaticano. En otras palabras: misericordia pa' los de afuera y puro rejo pa' los de adentro.

      En este caso habría que seguir los consejos del mismo Papa Bergoglio sobre una «sana desentralización».

      Eliminar
    4. hola a todos !! aclarenme algo por favor. entonces en este argumento si tenemos 2 papas y sabemos que un papa no puede renunciar a su apostolado. Un papa podria juzgar a otro papa?

      Eliminar
  3. Es la primera vez que un "Papa" contradice las Escrituras y el Magisterio,
    «Veo una cantidad de eclesiásticos castigados de excomunión, que no parecen inquietarse ni incluso saberlo. Y sin embargo son excomulgados cuando toman parte en esas empresas, cuando entran en asociaciones y se adhieren a opiniones sobre las que pesa el anatema. Veo estos hombres rodeados de una nube como de un muro de separación. Profecías de Ana Catalina Emmerich

    Entiendo un Papa no puede ser hereje, pero un Papa no elegido canónicamente sí.

    ResponderEliminar
  4. No hace falta repetir que creo que el Papa puede equivocarse
    - en tal caso se ha equivocado
    El Papa puede ser incluso deleznable
    - ha incurrido en graves errores contra el magisterio, contra las escrituras.
    Lo peor haber asestado una puñalada al corazón de la Igleisa, en la Eucaristía Celebra con luteranos el V centenario de la herejía de Martín Lutero, quien negó la Eucaristía y dividió a la Iglesia Católica. El Vaticano publicó el gravísimo documento "Conmemoración Conjunta Luterano - Católico Romana de la Reforma Luterana".De ese documento, que ha de ser tomado como el oficial de todo el proceso eclesial emprendido por Bergoglio, cabe resaltar los siguientes números:

    154- Se abandona el término católico "transubstanciación" como explicativa del cambio sustancial que sucede en la Eucaristía. En cambio, no se dice nada en contra de los términos "impanación" o "consubstanciación" usada por los luteranos. En éstos términos, Jesús se hace presente gracias a la fe de la asamblea (los luteranos no tienen sacerdocio válido), y ese Jesús desaparece una vez que concluye la celebración.

    158- Se describe la Eucaristía como memoria (anamnesis), tal y como siempre lo han entendido los luteranos.

    159- Se abandona la doctrina de que en cada Misa se revive y se renueva el sacrificio de Cristo de forma incruenta, como lo ha sostenido la Iglesia Católica por más de dos mil años.

    La pregunta padre Fortea es, cuando es momento de hacerle notar a Bergoglio que también es el Papa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Anónimo7:43 a. m.

    Leyendo los comentarios en contra del papa tanto en su blog como en otros, sinceramente creo, Padre Fortea, que muchos pecan de ignorante. Todos somos ignorantes en muchos temas, pero el problema es cuando, en vez de investigar más, se dedican a denostar desde el prejuicio.

    Admiro la candidez de muchos en ver la vida, las relaciones humanas y la psicología humana como algo tan simple. Candidez aparente que quizá esconde una soberbia enorme de quienes se consideran casi santos y no pecadores.

    Qué quiero decir con todo esto: el Papa Francisco no va en contra de la ortodoxia, en contra de la deontología católica; por el contrario, el papa lo que ha hecho es atender a la ontología cristiana, al laberinto de la psicología humana, del "ser" humano.

    Así las cosas, cuando el papa dice que no es quien para juzgar a los homosexuales, no está diciendo que la sodomía no sea pecado, ¿pero debo yo juzgar a un homosexual que, no obstante caer en el pecado de sodomía, intenta buscar a Dios, se esfuerza, y pese a que cae en pecado, cree en su misericordia?

    Cuando el papa atiende a los divorciados vueltos a casar no está diciendo que es válido el divorcio, porque deontológicamente no lo es. Pero eso no implica desatender a muchos divorciados que, por miles de razones, se separaron de sus cónyuges y están con una nueva pareja, pero aún así buscan a Dios y viven su proceso personal en el dolor.

    Los sodomitas, los adúlteros, los mentirosos y un largo etcétera de pecadores saben el pecado que cometen, pero si van a la Iglesia, a la Madre Iglesia, sabiendo sus pecados, y sabiendo que quizá les es muy dificil cambiar, si aun así van ¿La Iglesia no los debe acoger con misericordia? ¿O debe darles con el látigo de la condena, del desprecio, del deshonor?

    Me da dolor ver que muchos católicos creen en una Iglesia sin Dios, donde se reemplaza a Cristo por juicios implacables de hombres que se creen imprescindibles, sin entender que sólo somos granos de arena.

    Me da dolor que muchos creen en una Iglesia sin misericordia, una Iglesia legisladora, que es a fin de cuentas un desprecio a Cristo: una Iglesia sin misericordia es como decirle a Dios padre que su amor no valió nada, que era preferible cuando debía ser duro como en los tiempos relatados en el antiguo testamento, que el sacrificio de Jesús fue un fracaso, que Judas Iscariote tenía razón en vender a un mesias que hablaba de amor a los enemigos y no de castigo e impiedad con los gentiles.

    ¿Acaso eso no hicieron los fariseos? Más allá de la caricatura que se ha hecho de ellos, los fariseos eran eso: defensores a ultranza de una supuesta ortodoxia, que llegó a olvidar al hombre, dejando a este último a la deriva y transformando la fe en meros ritualismos vacíos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bonito y justo y misericordioso escribes, Anónimo 7:43 am! Es alentador. Gracias

      Eliminar
    2. La cuestión que se puede plantear es otra. ¿Esos que se saben pecadores pueden comulgar, si su propia conciencia —con independencia de lo que siempre ha advertido el catecismo de la Iglesia— así lo cree? Si un adúltero sabe que es adúltero —por más que no quiera admitirlo o que procure atenuar su situación con un eufemismo—, es decir, sabe que ha tenido relaciones sexuales, ¿podrá comulgar porque Dios es misericordioso? En este caso no serán necesarios dos sacramentos: la Confesión y el Matrimonio. No se precisa confesar el adulterio, pues se asume que no es tal en comparación con tanto amor conyugal, y no se justifica casarse previamente, pues se asume la relación conyugal como excelente y válida. Bastaría confiar en la gran misericordia de Dios... Entonces Dante sería anacrónico por no ser acorde con el espíritu contemporáneo: Paolo y Francesca pueden salvarse. Eran buenos y se amaban mucho. Dios no puede ser tan implacable. Entonces ha errado la Iglesia con sus advertencias: debe adaptarse, misericordiosamente, a los deseos de los casos particulares que, sin embargo, sufren mucho por sentirse quizás excluidos. Por lo demás, a la luz de la última encíclica, no deja de ser muy tentador, para un hombre, conquistar el corazón de una mujer casada, aunque separada, sin la necesidad de pasar por un nuevo matrimonio.

      Lo cierto es que la samaritana, antes de beber el agua viva, necesita rectificar su vida. Ella lo sabe.

      Eliminar
    3. Tienes razón, pero en la iglesia no es una cuestión personal de la propia conciencia que discierne lo ontológico y deontológico, es una cuestión de unión y caridad; tal y como está la iglesia, que el papa se pronuncie de una manera u otra tendrá sus efectos; si dice "quién soy yo para juzgar a los homosexuales??" tiene lógica, pero mucha gente percibirá un mensaje contradictorio

      Eliminar
    4. Anónimo11:36 p. m.

      soy el "Anónimo7:43 a. m." y creo que debo precisar algo. Tanto Jorge-Alberto, como Cosmicom Cosmicom confunden el creer en la misericordia de Dios con el subjetivismo en la fe.

      Profundizando, el creer en que Dios es misericordioso y me puede perdonar no significa que no es necesaria la confesión, toda vez que fue Cristo mismo quien instituyó este sacramento, siendo el medio para el perdón, entonces ¿Cómo puedo obtener el perdón despreciando el medio para obtenerlo? ¿De dónde se extrae que el creer en la misericordia y asumir la miseria del ser humano deroga este sacramento?

      Por otro lado la indisolubilidad del matrimonio es intransable, porque en este caso también fue Cristo quien dispuso ésto.

      Pero las cosas "como son" son diferentes a como "deben ser", esto, reitero, debido a la miseria del ser humano. De allí la necesidad de la gracia, para tender al "deber ser". No obstante, no podemos soslayar la psicología humana, las estructuras del pensamiento, e inclusive aspectos ambientales-psiquiátricos: hay actos que se subsumen en el pecado que son muy difíciles de dejar, y hechos que son casi imposibles cambiar, pese a que se tenga conciencia del disvalor del respectivo acto o hecho. Y esto no se trata de ser tibio a voluntad o "servir a dos señores", por el contrario, se trata asumir la realidad del ser humano, realidad que el mismo Dios tuvo en cuenta, y esto lo podemos comprobar en la existencia del Purgatorio.

      Uno debe luchar para ser mejor siempre, teniendo en mente el orden dado por Dios; pero debemos tener presente que posiblemente fallaremos en muchas cosas, que nuestra miseria es inmensa, pero que Dios en su misericordia nos perdonará si tenemos fe en Él, y obramos acorde a esa fe.

      Eliminar
    5. ¿De dónde se extrae? Hay adúlteros que han comulgado. Si no son "adúlteros", otra cosa serán...

      Eliminar
  6. Muchas gracias Padre por su post de hoy.
    Lo he entendido gracias a Dios.
    Entiendo al menos dónde está el verdadero peligro.
    Me ha iluminado usted al explicar eso del Orden Ecclesia.
    Gracias.
    Admito que no entiendo, que no comprendo, que no me gustan algunas cosas... pero admito, que necesito conversión y mas Fe en Dios y en su Iglesia.
    Habemus Papa.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:37 a. m.

    Todo el mundo que escribe aquí, en este blog, te aprecia

    ResponderEliminar
  8. Varias cosas a destacar en el siguiente texto de Gálatas: Pablo se enfrenta con Pedro "cara a cara", lo encuentra "digno de reprensión" y lo exhorta públicamente: "Mas, cuando vino Cefas a Antioquia, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión...Pero en cuanto vi que no procedían con rectitud, según la verdad del Evangelio, dije a Cefas en presencia de todos: 'si tú siendo judío, vives como gentil y no como judío, ¿cómo fuerzas a los gentiles a judaizar'? (Galatas 2, 11.14)

    ResponderEliminar
  9. Código de Derecho Canonico, Canon 212, § 3 :

    "Los fieles tienen el derecho, y a veces incluso el deber, en razón de su propio conocimiento, competencia y prestigio, de manifestar a los Pastores sagrados su opinión sobre aquello que pertenece al bien de la Iglesia y de manifestar a los demás fieles, salvando siempre la integridad de la fe y de las costumbres, la reverencia hacia los Pastores y habida cuenta de la utilidad común y de la dignidad de las personas".

    ResponderEliminar
  10. Que mal que ahora se juzguen a obispos por preguntar desde cuando no se puede preguntar al Papa o a cualquier jerarca de la Iglesia? Las preguntas no juzgan a nadie sólo piden aclarar puntos importantes de la fe bimilenaria de nuestra Iglesia que se hubiera podido hacer desde septiembre en privado pero que hasta ahora no se ha hecho y q son dudas q muchos católicos tenemos. Cual es el problema? Porque NADIE las contesta ? No es obligación del Papa obispos y cardenales conformarnos es la fe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfonso9:37 p. m.

      Estoy de acuerdo contigo, Mª del Carmen, en que igual que no debemos juzgar al papa por lo que nos intente enseñar, tampoco debemos juzgar a los obispos por lo que manifiesten. De hecho yo no me atrevo a juzgar a sacerdotes tampoco, ni a contradecirlos públicamente — hasta me pregunto si falto contra la prudencia cuando por ejemplo escribo aquí mi desacuerdo con el Padre Fortea en temas de economía o política (porque en temas de fe, moral, o disciplina eclesiástica intento no hacerlo).

      Y como dice Juan David en el comentario anterior, por ley canónica sí que «Los fieles tienen el derecho, y a veces incluso el deber, en razón de su propio conocimiento, competencia y prestigio, de manifestar a los Pastores sagrados su opinión…». Lo que pasa es que no creo que la gente común como yo y muchos como yo, podamos considerarnos con el suficiente “conocimiento, competencia y prestigio” como para corregir públicamente (e.g., en la Internet) a obispos y cardenales o al papa. (!!!) Y además habrá que darles a los Pastores la prerrogativa de decidir si, cuándo, o cómo es más optimo responder (o no) a nuestras manifestaciones, ¿no? Y mientras tanto si hay algo que directamente afecta a tu vida, puedes preguntar a tu párroco o tu confesor o director espiritual, además de orar mucho parº que Dios te ilumine.

      En cualquier caso no es lo mismo manifestar o preguntar que juzgar y corregir. Yo personalmente a cualquier persona con el sacramento del orden (obispo, sacerdote, diácono) me costaría hacerle incluso una “corrección fraterna”, y en cualquier caso nunca le reprendería directamente en público, saltándome el primer paso de hacerlo primero en privado, etc., según nos lo enseñó Jesús (Mt. 18, 15‒20: «Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un pagano»).

      Y lo que sí que creo que no se puede hacer es andar diciendo es que a ver si al papa lo censuran oficialmente los cardenales o incluso que lo depongan, como se lee por ahí. Yo entiendo además que ni teológicamente ni legalmente (canónicamente) se puede juzgar al papa, aunque no soy experto y el comentarista Anónimo 5:44 p.m. de más abajo indica que la opinión técnica no es unánime. Recemos para que haya unión y no demos un triste espectáculo en la Iglesia que aleje almas.

      Eliminar
  11. Anónimo5:44 p. m.

    Segun los comentarios que voy escuchando, al parecer los teologos dicen que no, que no se puede corregir al Papa, los canonistas por su parte dicen que si, que se puede corregir al Papa. Ambos dan sus argumentos. Caray esto es una batalla de cardenales vs cardenales y obispos vs obispos. Huele a Akita, ya se. Y el Padre Fortea sin saber quien podria ser la Bestia... Bien se profetizo que la fe seria provada al maximo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6:38 p. m.

      Qué es "Akita"? Un perro japonés?

      Eliminar
    2. Anónimo10:57 p. m.

      Si, es un perro japones, tambien es una region japonesa donde se dieron unas apraciones marianas a la Hermana Agnes Sasagawa. El Obispo Ito del lugar escribio una carta en 1984 donde establecia que no habia encontrado ningun elemento contrario a la fe y moral en los mensajes, tambien reconocia el caracter sobrenatural sobre los eventos de la estatua, auorizaba la veneracion de la Madre de Akita en la diocesis de Niigata y distinguia que los eventos pertencian a la revelacion privada. Por lo tanto no necesarios en creerlos para la salvacion de las almas. Esta carta no ha sido repudiada por el sucesores del Obispo Ito ni por alguna jerarquia superior y por lo tanto los eventos de Akita se consideran con aprovacion eclesiastica.

      Eliminar
    3. Anónimo5:57 p. m.

      La "Bestia" del mar es la masoneria; y la "Bestia" de la tierra, es la masoneria ecclesial...esta ultima se camuflajea major detras de los que asumen la defensa de la ortodoxia.
      Quien de nosotros le ofrenda su vida a Dios por el bien de la Iglesia? Yo no, soy cobarde...le ofrezco mi oracion diaria, mis pequenos sufrimeintos y, de vez en cuando, un ayuno...pero siento ultimamente que el Senor susurra en mi oido "quieres ofrecerme tu vida por el bien de mi Cuerpo Mistico?"
      No solo huele a Akita, huele tambien a Fatima, Lourdes, LaSalette, Garabandal, Amsterdam...
      Venga tu reino!

      Eliminar
    4. ¡Que interpretación tan curiosa la de "Anonimo"! Yo siempre había entendido que el Derecho Canónico no es una simple opinión de algunos (los "canonistas"), sino el ordenamiento jurídico propio de la Iglesia, que tendría valor vinculante para todos los catolicos sin excepción.

      Eliminar
  12. EL PADRE FORTEA TIENE RAZON, pero también es muy importante decir que en el caso de las 5 dubías planteadas al Papa NO SE ESTÁ JUZGANDO, simplemente se le está pidiendo al Papa que aclare sus puntos en esa encíclica ya que ello ha dado pie a CONTRADECIR LA SANA DOCTRINA, El Papa está obligado a responder pero no lo quiere hacer y es por tanto una obligación de los Santos Pastores de la Iglesia CORREGIR AL PAPA para decirle que está equivocado, por tanto nosotros debemos estar alerta y defender la fe y la sana doctrina, esa es nuestra obligación como fieles de la Iglesia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2:00 a. m.

      Las dubias eran completamente capciosas. Además obligaba al papa a responder sólo "sí" o "no". No nos engañemos.

      Eliminar
    2. Anónimo4:01 p. m.

      Podrias explicar por que las dubias son "completamente capciosas"? Que hay de malo en decir solo "si" o "no"?

      Eliminar
  13. DOGMA DE LA PRIMACÍA PAPAL:
    Concilio Vaticano I (1870)
    Constitución Dogmática «Pastor Aeternus»
    sobre la Iglesia de Cristo:

    «Canon: Si alguno dijere que el Romano Pontífice tiene tan sólo un oficio de supervisión o dirección, y no la plena y suprema potestad de jurisdicción sobre toda la Iglesia, y esto no sólo en materia de fe y costumbres, sino también en lo concerniente a la disciplina y gobierno de la Iglesia dispersa por todo el mundo; o que tiene sólo las principales partes, pero no toda la plenitud de esta suprema potestad; o que esta potestad suya no es ordinaria e inmediata tanto sobre todas y cada una de las Iglesias como sobre todos y cada uno de los pastores y fieles: sea anatema.»

    ¿No tenemos obligación todos los católicos de creer y acatar este dogma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un excelente aporte el tuyo, bro.

      Y el discípulo ha superado al maestro... (broma, jeje).

      Sin embargo, hay que interpretar bien esa declaración dogmática.

      Alguno podría pensar que «la plena y suprema potestad de jurisdicción... en lo concerniente a la disciplina y gobierno de la Iglesia» significa que todo lo que diga y/o haga el Santo Padre acerca del gobierno eclesiástico es «a prueba de error»; y no es así.

      Que el Papa goce de esa potestad no quiere decir necesariamente que siempre la use apropiadamente. Ni tampoco que no abuse, incluso, de la misma.

      Por eso mantengo lo dicho: darle al Papa un poder tan absoluto que ni siquiera el colegio de cardenales le pueda reprochar legítima y públicamente su comportamiento en circunstancias extraordinarias es una exageración peligrosa para la Iglesia.

      Eliminar
    2. Ah, olvidé un detalle: la «plena y suprema potestad de jurisdicción...» se pone en contraposición a un simple «oficio de supervisión o dirección», y así lo otro.

      O sea que para comprender a lo que en realidad se refiere el dogma hay que considerar lo que se menciona en contraposición en ese mismo dogma.

      Saludo cordial.

      Eliminar
  14. Hola Padre Fortea, soy un lector de sus libros y quisiera mandarle muchos saludos. Siempre rezo por usted y por su apostolado. Mi nombre es Erick Slocovich desde Lima, Peru. Soy amigo del Padre Christian Aranda. No está solo Padre Fortea!

    ResponderEliminar
  15. Que yo sepa, un Papa no puede contradecir a los Pontífices anteriores en materia de Fe y moral. Y eso es lo que ha podido hacer Francisco en Amoris Laetitia. ¿Quién es más Papa, Francisco o todos los anteriores incluido Juan Pablo II? Esa es la cuestión que no explica esta entrada.

    ResponderEliminar
  16. Pienso que al PAPA nadie lo esta JUZGANDO, mas Bien le han solicitado en privado que aclare Los puntos de Amoris Laetitia, sobre "La Comunion de los Divorsiados Vueltos a Casar", Ya que quedo una gran nube oscura en el ambiente sobre el tema.

    Pero como el PAPA no a Aclarado ese punto, se Hizo Publica la SOLICITUD DE ACLARACIÓN, pienso que el PAPA deberia de Aclarar eso Rapido, Pero Bien Rapido antes que la bola de nieve siga Creciendo.

    Ya e visto en mi Parroquia personas que no deberian comulgar COMULGANDO, personas con dos matrimonios a cuestas COMULGANDO, Eso es SACRILEGIO y debe corregirse lo mas Pronto Posible.

    ResponderEliminar
  17. Alfredo,

    Un hombre libre puede ir de vacaciones con una mujer casada y separada de hecho, a las playas de Miami Beach, y estarse allí toda la semana Santa en un hotel con esa mujer.

    Y caminar juntos en las.noches por la calle de la playa, y sentarse en.una mesa a.tomar un.jugó y una cerveza.

    Y ver y estar justo en.la.mesa del.lado dos lesbianas besándose.

    Y del otro lado, una sórdida disco cuyo mascota es una Anaconda que mantienen justo después de la.puerta de entrada y dentro de.la.cuál.todo es degradado aquellos viernes y jueves Santos.

    Y todos en.la.ciudad de origen de los viajeros de quedan comentando muy seguros que ellos están «de Luna de miel.»

    Pero vale y resulta, que esa pareja que se acompaña en la.vida, duermen en camas separadas, no tienen intimidad sexual y tienen vida sería de oración y cada una vive en su casa en.semana. y juntos.comparten.muy a menudo sus vidas y tiempos.

    Tu podrías poner tu mano al.fuego, en.el.sentido que quienes ves comulgar tienen vida conyugal?
    Tu tienes la.capacidad de leer su fuero interno?

    Y tantos otros quizás recibiendo la.comunión.en.pecado mortal.

    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:13 a. m.

      Gracias, Esther, por ser acogedora. Me recuerda un poco a mi vida, aunque imagino que no le importará a mucha gente. Nací en una familia católica, me bautizaron, hice la 1ª comunión, y hasta me confirmé y tuve temporadas muy devotas, de misa diaria. Luego dejé de ir a la iglesia. Ahora vivo, sin haberme casado, con una virtuosa mujer (a mi me lo parece, o desde luego más que yo) que estuvo casada. Somos muy felices juntos, cada día más, y curiosamente sobre todo desde que dejamos de tener sexo (no lo sé explicar). Y tampoco sé si fue porque se acabó la pasión o porque le pedía yo a Dios que me diese castidad (acordándome de San Agustín), pero llevamos unos años, no sé cómo se dice, sin “acostarnos” (aunque la expresión no es exacta porque sí que dormimos en la misma cama). Y así llevamos casi un lustro, que me sorprendo a mi mismo, pues siempre fui fogoso y mi debilidad es la lujuria, pero NO he tenido un sólo pensamiento impuro hacia ella (ni hacia nadie más), pero no imagino mi vida sin ella. Dirán, los prontos a juzgar, que qué raro soy, que si es trastorno o a saber. Yo tambien quizá hubiese pensado eso antes, pues cree el ladrón que todos son de su condición, y en cualquier caso tendemos a ser duros, duros juzgando a otros. Quizá lo que Dios quiere enseñar con este papa es que la castidad es un regalo suyo y nosotros no deberíamos seguir juzgando tanto. No lo sé. Y bueno, pues claro que dejé de ir a comulgar, pues sé que es sacrilegio hacerlo en pecado. Pero la cosa es que AHORA tampoco me atrevo a ir a la iglesia, porque no me siento acogido, siento que me juzgan, y en cierto modo como que se compadecen de mi, desde lejos (ojalá supiesen y viviesen la felicidad que vivo en casa). Y en cualquier caso como que ahí en la iglesia uno es molesto, no es del grupo. Y si comulgo (porque confesé y no peco) pues se escandalizan, y son chismosos diciendo “mira ese, ¡sacrílego!”, juzgando sin conocerme, pues yo podré ser débil, pero nunca cimetría sacrilegio. Y si no comulgo pues comentan igual “mira ese, pobrecito, que vive en pecado, alejado”, como si uno fuese un sin techo, pobrecito. Ahora rezo el rosario a diario, pues siempre he tenido mucha devoción mariana, y me hace feliz y me regala otras virtudes, que no conocía. Pero mo me atrevo a ir a la iglesia, pues a nadie le gusta sentirse así, despreciado o poco acogido, siempre bajo la severas miradas que te juzgan nada más llegar. Imagino que es lo mismo que Jesús sentía, cuando iba acompañado de los (y las) que iba acompañado. Solo que yo no le llego ni a la suela de las sandalias a Jesús. Solo le pido que no me deje caer más, y me libre de la condenación eterna, que seré inmensamente feliz y agradecido con el sitio más humilde del cielo, ahí sin molestar, en un camastro en los barrios de la periferia. Y, bueno ya ven que no me atrevo sino a escribir anónimo. Gracias por escuchar.

      Eliminar
    2. Querido anónimo y a su amada mujer,

      Muchas son las.personas que están cerca de nosotros en esa situación.

      Siempre he.creido que las parejas que están en esta difícil vida de esquizofrenia, tienen dos llaves maestras evangélicas para buscar alcanzar los CIelos y presentarse al Amo al morir:

      La primera es no juzgar ni de palabra ni de pensamiento severamente al prójimo y,
      La segunda, que inspirados por una meta de castidad, duerman en camas separadas y dejen la.vida sexual de cohabitacion, y ello, por el.profundo amor debido primero a lo alto, a Dios.

      Lo que estás viviendo es la.oportunidad de ser humilde. Y a menudo se llega a tu situación sin haberlo querido.

      Yo te recomiendo hablar con un.sacerdote serio y ortodoxo, no buscar un sacerdote sólo para que te de la.razón y te diga que nada malo haces, pues fácilmente los encontrarías.

      Dios te bendiga, y te de si es su Santa Voluntad, la oportunidad de participar de los más preciados regalos a ti y a tu amada compañera:

      La Santa Misa
      La confesión
      La comunión

      No pongas atención a quienes te ven como un leproso, eres muy afortunado de sentirte pecador y no un inmaculado fariseo.

      Que Nuestra Señora María Santisiima te ayude,

      Amén.


      Eliminar
    3. Y obviamente ... lucha por la..nulidad del matrimonio si existe causa para ello.

      Eliminar
  18. "pues a nadie le gusta sentirse así, despreciado o poco acogido, siempre bajo la severas miradas que te juzgan nada más llegar".

    ¿Alguien te lo ha dicho en la Iglesia, o son solo pensamientos tuyos pensar lo que pueden estar pensando los demás?

    En cualquier caso, siempre puedes cambiar de parroquia. Mi consejo es que consultes un sacerdote, y que acudas al sacramento de la penitencia como cualquiera de nosotros, y por supuesto que te olvides de prejuicios. Ir a la Iglesia es mucho más importante que todas estas cosas. Posiblemente algún día descubras que el diablo te tiene bien agarrado en estos prejuicios, sería una pena que le dieses la razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1:06 p. m.

      Clara:

      “Quien quiera amarme más tiernamente, se hará un deber curar las heridas que el prójimo haya recibido en cualquier encuentro, con alguna buena palabra llena del bálsamo de la caridad.”

      Benigna Consolata

      Eliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. As críticas a um Pai deixam um sabor amargo nos fieis de orfandade espiritual. A quem iremos?
    Temos 4 filhos e como pais tentamos falar em privado e defender o outro perante os filhos. Dá segurança às crianças serem os pais a decidir. O mesmo para os cardeais. Existe umas profecias de Akita no Japão que diz que virá um tempo em que ser verá Cardeal contra Cardeal e Bispo contra Bispo. O conselho evangélico da obediência é mesmo importante. Obrigada pelos seus dois artigos Padre Fortea

    ResponderEliminar
  21. Anónimo9:43 p. m.

    Si un Papa enseñara que Cristo no es Dios ¿eso no sería herejía? Y si el Papa no está declarado que sea infalible fuera de los estrictos criterios puestos por el Concilio Vaticano I ¿no sería posible que un Papa enseñara eso algún día? Si se dice que es imposible: ¿eso no sería lo mismo que la infalibilidad, que no está definida para todo lo que el Papa enseña? Y si un Papa enseñara que Cristo no es Dios ¿no habría que corregirlo públicamente? ¿O habría que aceptar su enseñanza y renegar así de la fe?

    ResponderEliminar
  22. Ante todo quisiera respetar todas las opiniones y me sentiría muy triste si por mi comentario se pudiera ofender o apenar cualquiler hermano, pues lo hago desde la comunión y el Amor.

    Pero lo primero que tengo que decir es que la iglesia es columna y baluarte de la verdad y que las puertas del infierno no prevalecen ante ella, que es la esposa de Cristo, el mismo cuando se le apareció a San. Pablo de camino al Damasco le pregunto "por qué me persigues?" Cuando en realidad perseguía a los fieles del Camino.

    Que quiero decir con esto? Que solo la iglesia es la depositaria de la fe. De acuerdo que el Papa es la cabeza y el "máximo responsable" en todos los asuntos concernientes a doctrina dirección, etc. En todo. Pero de ahí a darle la infalibilidad como se tratase de una persona Divina de la Trinidad va un abismo. Claro está que el Espíritu Santo no se equivoca y la elección del papa esta dirigida por Él, pero no nos olvidemos que el Papa es un ser humano,con todas las limitaciones que conlleva.

    Sino carecería de sentido que la iglesia ore por las intenciones del papa

    Que pasaría si por cualquier circunstancia tiene una laguna (cosa humana) y por aquellas de las casualidades legalizada el matrimonio gay o algo similar?

    Sería cosa del Espíritu Santo? Todo lo contrario. Sería una visión subjetiva, humana, condicionada, cualquier cosa menos infaliblemente guiada por Dios.

    No olvidemos que en 2000 años de historia y durante todo este tiempo la iglesia siempre, siempre, siempre, ha estado dirigida y gobernada por el mismo Cristo, y que en esos 2000 años de historia algún borrón papal (papal) ha habido (véanse bulas, simonias, etc)

    En conclusión Dios es Dios, el papa un ser humano. Le podemos atribuir la omnisciencia, o la omnipresencia, la inenabilidad, o la infalibilidad a un ser humano? Por mucho que Dios nos ayude siempre estaremos limitados y fallamos y nos equivocamos.


    Juzguen Uds mismos. Y no dejemos de orar por ellos y por la iglesia en un conjunto.

    Que Dios les bendiga. Gracia y Paz.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo7:07 p. m.

    Padre fortea Francisco no es el verdadero papa, el verdadero papa vicario de cristo es Benedicto xvi.quien fue tumbado de la silla de Pedro por un grupo de cardenales masones ayudados por el dragón rojo dek comunismo ateo.
    Francisco es el usurpador anunciado en la biblia, ya dividió a la iglesia católica creando otra iglesia paralela que es laxa con el pecado todo para que la.sociedad humana se relaje mas moralmente y así prepararle el terreno al anticristo.

    ResponderEliminar
  24. Este artículo y su primera parte mezclan las palabras “corregir” y “juzgar” como si fueran lo mismo cuando no lo son. Un juicio completo incluye, entre otras cosas, analizar el propósito último en el corazón de las personas y establecer una sentencia. Esto solo Dios lo puede hacer. Sin embargo para corregir, no es necesario hacer esto. Ciertamente para corregir es necesario discernir lo bueno de lo malo y este discernimiento se puede considerar como un juicio. Llamémoslo juicio menor (puesto que no analiza el corazón ni establece sentencias.) Este se realiza a la luz de la Biblia: la Palabra de Dios es la que juzga y puede puede juzgar hasta al mismo Papa porque es superior a él.

    La primera parte de este artículo dice: “Pedro NEGÓ a Cristo.” Este es un juicio al primer Vicario de Cristo (justo lo que supuestamente no se puede hacer), pero es correcto porque la misma Palabra de Dios es la que juzga.

    San Pablo ha corregido en publico a San Pedro y para hacerlo ha usado la «verdad del Evangelio» (Galatas 2,14). Entonces no se necesita decir más; pero si eso no les parece suficiente continúo:

    San Atanacio critico tanto al Papa Liberio tanto que fue excomulgado. El Obispo de Meaux y Thomas Waleys corrigieron al Papa Juan XXII. San Bruno corrigió al Papa Pascual II. En estos casos los papas reconocieron su error después de un tiempo. Se levanto la excomunión a San Atanacio y ahora es santo y Doctor de la Iglesia. De estos papas, por lo menos los dos primeros, mantuvieron posiciones que ahora se consideran como heréticas. Gracias a Dios San Atanacio corrigió al Papa, porque sino seriamos arrianos (i.e. herejes). ¡No todo lo que habla el Papa es “ex cathedra”!

    El artículo también dice: “Algunos afirman: el Papa puede ser hereje. Eso no es posible.” Sin embargo el Papa Pablo IV en su Bula Cum Ex Apostolatus Officio contempla lo contrario. Cito a Pablo IV: “el Vicario de Dios y de Nuestro Señor tiene la plena potestad en la tierra, y a todos juzga y no puede ser juzgado por nadie, si fuese encontrado desviado de la Fe, podría ser acusado.” Es decir, ¡este artículo está corrigiendo al Papa Pablo IV!, hace lo que dice que no se puede hacer. Esto es lo que pasa si no se hace la corrección que se debería hacer: implícitamente se estaría corrigiendo a otros pontífices y se estaría juzgando implícitamente a la Palabra de Dios.

    ¿Acaso el Papa no está iluminado por el Espíritu Santo? Sí, pero puede hacer que se invista como Papa a una persona elegida no canónicamente.

    Para los Cardenales, corregir a un Papa puede ser una obligación seria. No olvidemos que la Biblia habla de un falso profeta que va a hacer mucho mal (en el Apocalipsis), de un pastor malo que no cuida su rebaño (Zacarías 11,15-16), del cuerno de un macho cabrio que “llegó incluso hasta el Jefe del ejército, abolió el sacrificio perpetuo y sacudió el cimiento de su santuario y al ejército; en el lugar del sacrificio puso la iniquidad y tiró por tierra la verdad; (Daniel 8).” Muchos interpretan estos pasajes y otros como que va a existir un pontífice malvado; la misma bula del Papa Pablo IV contempla esta posibilidad. El catecismo, en el párrafo 675, habla de que se va a establecer una «impostura religiosa» ¿Quién va a poner esta impostura, pues los obispos no tienen suficiente autoridad? Tal vez un Papa, por su acción u omisión. Todo esto muestra la urgencia de corregir al Papa si es que se desvíase de la fe.

    El artículo parece concluir que es mejor permanecer en el error para así estar en tranquilidad. Esto es completamente contrario a las enseñanzas de Jesucristo que es La Verdad (ver Jn 14,6 y Mt 10,34).

    Mis palabras parecen contrarias a la Iglesia, pero no lo son. Muestran la tremenda lucha entre el bien y el mal hasta dentro de la Iglesia. Aunque la Iglesia a veces es guiada por personas malas (y otras veces por muy buenas), Dios suscita correcciones y la Iglesia sigue sobreviviendo más allá de lo humanamente posible y así es luz para el mundo. No su propia luz, sino la que refleja de Jesucristo.

    Alejandro Castillo

    ResponderEliminar