miércoles, enero 18, 2017

Sobre los obispos de Malta y Gozo


Sobre el tema de Amoris Laetitia está la postura de los “opositores tradicionales”, piensan que el Papa morirá, otro le sucederá y las cosas volverán a su cauce. Piensan que como el Papa no ha dicho nada ex cathedra y en su magisterio no hay ninguna proposición insalvable, todo se podrá reconducir.

No soy muy crítico con estos opositores, pues su postura se basa en una verdadera lógica: verdadera pero no completa. Justo es reconocer que ellos no defienden esta postura por maldad, ni por terquedad, sino en la convicción de que no hay otra posibilidad para ser consecuentes con el magisterio precedente.

Pero defender esta postura tiene sus complicaciones teológicas. Pues supondría que hay encíclicas que aceptamos y otras que no las aceptamos. Supondría defender que hay un magisterio papal al que hay que estar abierto y otro magisterio papal al que hay que cerrarse. No admitiríamos un magisterio papal por razón de otro magisterio papal.

Realmente, en el devenir teológico es difícil hacer como que no hubiera existido Amoris Laetitia porque, nos guste o no nos guste, existe: existe en presente. El magisterio de todas las épocas existe en presente. La voz de Pedro como maestro una vez que ha sido proferida como el maestro que es no puede dejar de existir. Eso vale para la encíclica presente, pero también para las precedentes.

Por eso, la postura teológica más correcta es la compenetración de todos los magisterios papales, los cuales conforman un único magisterio, un único río que fluye y que se enriquece con nuevas aportaciones. Aportaciones que nunca serán contradictorias, aunque puedan parecerlo.

Soy muy consciente de las complejidades de compatibilizar ciertos fragmentos de Veritatis Splendor con Amoris Laetitia. No sería yo honesto si dijera que no hay ningún problema. Ahora bien, en el pasado se han compatibilizado enseñanzas que, a primera vista, parecerían no sólo divergentes, sino contradictorias: la defensa de la verdad de la fe con el ecumenismo, la confesionalidad del Estado con la defensa de la libertad de conciencia y los derechos humanos, incluso la Inquisición con todo un magisterio anti-inquisitorial, por sólo citar algunos puntos. 

Hemos compatibilizado los textos de la Carta a los Romanos acerca de la predestinación con el magisterio acerca de la libertad humana. Hemos compatibilizado todos los versículos bíblicos acerca de las imágenes con la veneración cristiana de las imágenes. Podríamos aducir infinidad de textos bíblicos aparentemente contradictorios entre sí. Y todo esta labor se ha hecho de un modo gradual desde el respeto a la verdad, no traicionándola. Algunos de estos puntos citados, en el pasado, parecieron verdaderamente insalvables.

Ahora mismo parece imposible compatibilizar ciertos aspectos de la enseñanza de Juan Pablo II con algunos puntos de la enseñanza del Papa Francisco. Sin duda, el tiempo logrará la síntesis perfecta. Yo tengo mi opinión, que expresé en un opúsculo todavía inédito, porque no he encontrado obispo que conceda el imprimatur o revista teológica que se responsabilice de su publicación.

Yo tengo mi opinión acerca de cuál hubiera debido ser el iter ideal para hacer lo que el Papa Francisco quiere hacer. Mi camino hubiera sido mucho más escolástico, mucho más tradicional. El Papa, en cambio, ha optado por abrir un tiempo eclesial de una cierta indeterminación. Veo claramente los riesgos de emprender ese camino.

En mi opinión, la maduración del mensaje papal conviene que se haga desde la teología, desde la gran teología. Mientras que el camino de abrir la puerta a una constelación de sucesivas tomas de postura por parte de grupos de obispos será casi imposible que no nos aboque a la confrontación.

Es preferible que la aplicación de Amoris Laetitia se lleve a cabo desde el discernimiento y el acompañamiento personal que no que se lleve a cabo a base de declaraciones episcopales normativas. Porque si hay errores teológicos en ese ámbito superior, las consecuencias serán mucho más graves.

Y esos errores fácilmente pueden aparecer, porque la norma parte de la teología: precisamente la norma es materialización de la teología. Y si la teología (coordinadora de ambos magisterios papales) ahora mismo se halla en gestación es difícil que pueda emanar una norma. Una theologia non consummata no puede emanar una norma consummata. Y ni los más optimistas pueden afirmar que se trata de una situación en la que todo está claro. Esto no es una opinión, sino la misma postura oficial de la encíclica. Pues la misma encíclica afirma que no ha querido dar respuesta a todo, porque según ella el magisterio no puede pretender cerrar todas las cuestiones abiertas.

Por eso, desde un punto de vista estrictamente lógico, resulta paradójico que un grupo de obispos afirme poder llegar a dar la norma en una quaestio disputata donde ni siquiera el entero sínodo se atrevió. No lo critico, porque precisamente ésta es una quaestio disputata y caben distintos puntos de vista. Pero, desde un punto de vista meramente lógico, lo repito, constituye una paradoja.

La resolución de los problemas suscitados, en mi opinión, debe hacerse desde la armonización de ambos magisterios papales y no desde la confrontación, con mucha oración por parte de los teólogos y pastores, con mucho diálogo, y con toda la humildad de la que seamos capaces. Ya en el pasado hemos sido capaces (con la ayuda del Cielo) de superar barreras que teológicamente parecían cerrar el paso a toda evolución.


Así que ésta es mi sincera opinión que dije que daría sobre el tema suscitado y acerca del que tantos me han preguntado. El Papa Francisco en la encíclica nos animaba a reflexionar teológicamente con libertad sobre estas cuestiones. Pues estos son mis pensamientos, que creo que he manifestado con cautela y comprensión hacia aquellos que en sus decisiones estoy seguro que no buscan otra cosa que el bien de los hijos de Dios.

92 comentarios:

  1. Justo y necesario como siempre padre Fortea!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es bastante evidente: como puede comulgar alguien que está en estado de pecado mortal por tener relaciones fuera del matrimonio. Si tiene cuatro patas, cola y ladra... es un perro, Padre. No nos desviemos es comparaciones confusas. No? Digo yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3:11 p. m.

      Yo lo que siempre he entendido y que se viene dando desde mucho antes de Amoris Laetitia es que al decir, estudiar caso por caso, se refiere a aquellas parejas que se comprometen a vivir como hermanos, sin mantener relaciones sexuales, pero permanecen viviendo en la misma casa por motivo de la crianza de los hijos.
      Muchas de estas parejas se casaron y se separaron sin conocer a Dios, y cuando lo conocen están en esta situación, ni modo que abandonen a sus hijos.

      Eliminar
  3. El problema actual parece afectar a algo crucial: tres sacramentos por lo menos (el matrimonio, la confesión y la eucaristía). Sería de extrema gravedad: como una flecha envenenada, iría de lleno al corazón de la Iglesia. Tal vez los antiguos problemas mencionados no atañían directamente a los sacramentos, sino a otras cosas. ¿Sería entonces la primera vez en la historia de la Iglesia, dada la candente encíclica, en que se plantea un problema semejante? No aludamos a Lutero. Por lo demás, un adúltero, al profanar el sacramento del matrimonio, comete un sacrilegio, y no simplemente falta el sexto mandamiento. Su pecado es más terrible. Aunque en el mundo exista una tendencia creciente de adulterios y de relaciones more uxorio, la Iglesia no debería ser anuente ni atenuante.

    ResponderEliminar
  4. Tengo ciertos problemas con la entrada de hoy.

    Tendríamos que diferenciar entre declaraciones que gozan de infalibilidad y las que no.

    Entre las que sí lo gozan no puede haber división sino progresión. Pero entre las que no, ¿no sería posible que la aparente incompatibilidad sea en realidad una indirecta —o ni tan indirecta— contradicción?

    Si es así, centrarnos en hallar la continuidad entre una enseñanza y otra en casos de conflicto —o de conflicto aparente— podría no ser necesariamente la respuesta.

    El adulterio es un HECHO expresamente prohibido por el Dios de los hebreos a través de Moisés y denunciado claramente por el mismo Cristo en el Evangelio.

    No sólo eso: Jesús y/o los primeros cristianos lo consideraban una cuestión tan delicada y decisiva que aseveraban que tan sólo desear a una mujer estando casado ya era cometerlo.

    En tanto que el resultado de las «restricciones condicionantes y circunstancias atenuantes» en la vida interior y moral de una persona son tan sólo una POSIBILIDAD que —a ciencia cierta— no siempre es sencillo de definir de modo más o menos claro o aceptable y auténtico. Por más «discernimiento y acompañamiento» que haya.

    Esas restricciones y circunstancias —pese a ser hechos morales objetivos— si sí se dan o no o hasta qué punto puede variar demasiado de persona a persona.

    Mejor dicho, un HECHO es algo «real» mientras que una POSIBILIDAD es algo que «puede ser o no».

    Es obvio que en la gran mayoría de los casos de adulterio consumado y persistente hay, sí, un consentimiento lo suficientemente deliberado como para ser —en mayor o menor medida— una «elección personal». Y elección personal significa, escuetamente, conocimiento y libertad suficientes al llevar a cabo un acto determinado.

    O sea, en el peor de los escenarios, un pecado mortal. Y en el mejor, uno venial. Y basta eso para que no se pueda acceder honesta y plenamente a la Eucaristía. A no ser que haya un arrepentimiento sincero con su consiguiente propósito de enmienda.

    Una conversión gradual en la que prevalece un modo de vida —a veces más o a veces menos— evitable y gravemente contrario a la voluntad divina no es en modo alguno compatible con la comunión eucarística.

    El adulterio no suele ser la consecuencia de una amenaza real e inmediata de muerte o el producto de una conducta compulsiva. Es decir, situaciones extremas que sí pueden —objetivamente o de verdad— disminuir considerablemente, o hasta suprimir, la responsabilidad moral del sujeto.

    Las circunstancias atenuantes en Amoris Laetitia no son realistas si con ellas se pretende legitimar esa mezcla de una conducta condenada por Dios mismo y la recepción sacramental del Cuerpo y Sangre de Cristo.

    Sinceramente, si hablamos de una regla general que restrinja el acceso pleno a la Eucaristía para personas en condiciones irregulares, considero que un hecho bíblico o evangélico pesa más que una posibilidad moral cuyo alcance en un creyente en particular no es cosa segura. Por lo mismo, la postura del papa polaco en este tema es a leguas la mejor. Mientras que, lamentablemente, no se puede decir lo mismo de la del papa argentino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, olvidaba una cosa en la que no nos hemos detenido mucho por acá. Si encontramos situaciones excepcionales, ya sean ciertas o no tanto, que permitan que los divorciados vueltos a casar y que no vivan como hermano y hermana puedan comulgar. También las tendríamos que encontrar necesariamente para los que vivan como hombre y mujer sin haberse casado por la Iglesia. O también para los que vivan como hombre y mujer siendo en realidad hombre y hombre. O para los que vivan como hombre y mujer siendo en realidad mujer y mujer.

      Eliminar
  5. Alfonso3:42 a. m.

    Gracias, Padre Fortea, por este artículo que logra traer paz a gente como yo, corazones soliviantados y mentes ignorantes en estos complejos temas teológicos. No sé cómo lo hace (al principio parece imposible), pero lo hace. Que Dios lo bendiga.

    ResponderEliminar
  6. Entiendo, y agradezco el esfuerzo por tapar a Noe en su borrachera. Pero esto solo se va a arreglar, a la larga, con una descalificacion por herejía manifiesta en AL. Conozco bien la lógica del progresismo y sus consecuencias: no hay nada salvable, útil, o fecundo, en ese camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Oreo: NI siquiera el cardenal Burke ha acusado a AL de herejía. Tampoco ninguno de los otros tres cardenales que han manifestado sus dubia (dudas), dudas de interpretación.

      Eliminar
    2. Querido p fortea. Muy agradecido por su respuesta. Es cierto q TODAVIA no hay acusación de herejía. Lo cual es lógico mientras estemos en este estado de indeterminación y duda. Todavía (con forceps) cabe la lectura ortodoxa. Por eso las dubia, para determinar cual fue el sentido que se quiso dar. Usted ya lo dijo: esto termina en cisma. Muchas gracias nuevamente por su respuesta. Saludos.

      Eliminar
    3. Anónimo5:11 a. m.

      Bueno Oreo, decir esto termina en cisma es como decir mátenlo al árbitro en un partido de fútbol (soccer). Lo tuyo ya es un manifiesto

      Eliminar
    4. Não me parece que os 4 cardeais sigam o caminho do cisma.
      Trata-se de acreditar em Deus que quis governar o mundo através de causas segundas, entre elas o Papa. Assim acredito que deveremos estar atentos à voz de Deus que se manifesta através do Papa. Pessoalmente também me custa bastante assimilar as alterações introduzidas pela AL. Mas, como dizia o Cardeal Schönborn numa entrevista: permitir aos casais de 2ª união viverem na mesma habitação e agirem em tudo como esposos com excepção das relações sexuais já é uma abertura ou consentimento das situações irregulares.

      Eliminar
    5. No se ha acusado de herejía, pero hay sospecha de herejía. Por eso la Dubia. Y si hay herejía, no puede hablarse de evolución ni de completitud magisterial, sino de contradicción.

      Eliminar
    6. Anónimo2:53 p. m.

      Margarina,aquì,en este blog se habla en cristiano_castellano,bonita.

      Eliminar
    7. Anónimo3:02 p. m.

      Yo he entendido perfectamente a Margarita.
      Eres tú la que debes aprender a leer y escribir correctamente tu propia lengua y a no identificar el castellano con el cristianismo.
      No me extraña que lleves décadas sin pasar el test.

      Eliminar
    8. Anónimo3:02 p. m.

      De lo que no hay duda es que las causas de las rupturas en la mayorìa de los matrimonios católicos y naturales(hombre y mujer)son por:Celos,ronquidos,mentiras,gases,traiciones y hallazgos de las terrorìficas hemorroides.

      Eliminar
    9. Anónimo3:07 p. m.

      Aaay,que risa 3:02p.m1,
      Jaaaa

      Eliminar
    10. Anónimo3:10 p. m.

      Y què test tengo que pasar o no pase,aaaay
      Que rissa

      Eliminar
    11. Anónimo3:13 p. m.

      Viva el Papa!.
      Por la gloria de su madre!

      Eliminar
    12. me habéis hecho reír, malandrines....jajajajaja

      Eliminar
    13. Anónimo3:30 p. m.

      Ese es el objetivo.
      Hacer feliz al que está al otro lado.

      Eliminar
    14. Alfonso4:46 p. m.

      Margarida: muito obrigado pelo seu comentário! Se não é certo dizer que AL não é Magistério em geral, tampouco é correto afirmar que todas passagens da AL são do magistério autoritativo ou que não existam certas passagens que, de fato, são meras reflexões do Papa. A questão, portanto, é complexa.

      Se tivessemos que lhe perguntar sobre o teor de suas palavras, já teríamos a resposta — Francisco é interprete de suas próprias palavras:

      “Per la vostra tranquillità, devo dirvi che tutto quello che è scritto nell’Esortazione —e riprendo le parole di un grande teologo che è stato segretario della Congregazione per la Dottrina della Fede, il cardinale Schönborn, che l’ha presentata— tutto è tomista, dall’inizio alla fine. E’ la dottrina sicura. Ma noi vogliamo, tante volte, che la dottrina sicura abbia quella sicurezza matematica che non esiste, né con il lassismo, di manica larga, né con la rigidità.”
      (Francisco, 16 de junho de 2016)

      Eliminar
    15. Anónimo5:21 p. m.

      A tì Alfonso,te entendido per el italianni è multi belo e legible ma portuguès che no per nos.

      Eliminar
    16. Alfonso5:22 p. m.

      Traducción — para la cristiana-castellana :P

      Margarita: ¡muchas gracias por su comentario! Si bien no es cierto decir que AL no es magisterio en general, tampoco es correcto afirmar que todos los pasajes de AL son magisterio autoritativo o que no existan ciertos pasajes que, de hecho, son meras reflexiones del Papa. La cuestión, por tanto, es compleja.

      Si tuviésemos que preguntarle sobre el tenor de sus palabras, ya tendríamos la respuesta — Francisco es intérprete de sus propias palabras:

      “Para vuestra tranquilidad, tengo que decir que todo lo que he escrito en la Exhortación —y tomo las palabras de un gran teólogo, que ha sido secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Schönborn, que la ha presentado— todo es tomista [según el criterio de Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia, considerado cimiento teológico], de principio a fin. Y la doctrina correcta. Pero queremos, muchas veces, que la doctrina correcta tenga una exactitud matemática que no existe, ni con la laxismo, de manga ancha, ni con la rigidez.”
      (Francisco, 16 de junio de 2016)

      [Y esto por cierto responde a lo de Cosmicom más abajo, pues fue justo San Pío X en su encíclica quien nos enseñó que el magisterio de la Iglesia debe ser de fundamento tomista.]

      Eliminar
    17. Anónimo5:28 p. m.

      Se entendía el portugués estimado Alfonso. No te hagas mucho problema no es un idioma tan extraño. Saludos

      Eliminar
    18. Anónimo5:39 p. m.

      Jaaaa què risaa!!

      Eliminar
    19. Anónimo8:14 p. m.

      No es más mujer la que porte más nalga sino la que no para de evacuar porque no la dejan articular palabra.

      Eliminar
  7. Anónimo6:29 a. m.

    Pero con tanta matización y profundización teológica nos podemos pegar cien años de conversaciones en una mesa camilla con una tacita de te y unas pastitas...

    Mientras tanto las personas siguen confusas, siguen pecando, y hoy en la misa de las nueve de la mañana se plantea la siguiente cuestión que urge responder ahora, no dentro de cien años:

    Vamos a ver, una persona, casada por la iglesia, que ahora está casada por lo civil con otra persona, y que fornican a menudo sin ninguna intención de vivir como hermanos, ¿Está en pecado, si o no?, ¿Puede comulgar, si o no?

    Es sencillo.

    No hay que marear tanto la perdiz.

    Las profundizaciones teológicas dejémoslas para el misterio de la Trinidad, pero para cosas que son pecaminosas y urgentes no hay que tardar en dar respuesta.

    ResponderEliminar
  8. Hola Padre. Precisamente leía sobre este tema en Vatican Inisder. Gracias por escribir al respetcto. Mis dos centavos: Yo creo que al final de toda la discusión telógica La Iglesia va a primar o a favorecer, o a esclarecer o a explicitar si se prefiere el valor de la conciencia en el tema de acercarse a la Comunión. Esto en mi opinión no le quita nada de sagrado al matrimonio ni a la Eucaristía, ni favorece el relativismo. La verdad es solo UNA. No hay dos ni tres. Dios quiere -segun lo que nos ha revelado- el matrimonio tal y como es planteado en todo su esplendor por La Iglesia. Quiere que seamos perfectos. Pero esto me parece no significa que algunas personas desde en la posición en la que estén no puedan acceder, bajo ciertas circunstancias a La Sagrada Eucaristía.

    Mejir pecar para la iglesia por pasarse de bondadosos que por severos. Y con todo respeto a Nuestro Señor el decidio quedarse en la Eucaristía y sabía los riesgos que eso llevaba. Bendito sea padre por su sacerdocio en Cristo.

    ResponderEliminar
  9. Cristiano Viejo7:52 a. m.

    Y mientras los teólogos y pastores disciernen los que el pueblo fiel "debe discernir" y llegan a grandes acuerdos teológicos pasa el tiempo y mientras el rebaño sin pastor se entrega a su propio albedrío y termina entregándose al lobo.
    Padre, los experimentos con gaseosa, hay doctrina clara suficiente a lo largo de los siglos.Busque otra razón, no tan teólogica, en la publicación de la AL y en todos lo que está ocurriendo en la Iglesia. Hay ciertas cosas que tienen que ser claras, concisas y precisas porque está en juego la salvación eterna de las personas y deje los debates si quiere para discernir (con perdón) sobre el sexo de los ángeles.
    Suyo en Cristo

    ResponderEliminar
  10. Anónimo9:33 a. m.

    Un tema muy difícil para mi entendimiento, pero los 10 mandamientos de la Ley de Dios son bien claros. También está bien claro que recibimos los sacramentos con un corazón limpio y abierto en lo que más se pueda. La Eucaristía es el Cuerpo de Cristo y como tal hay que respetar y evitarla si se vive fuera de los santos sacramentos. Respetar la Eucaristía nos hace ver nuestros propios pecados y errores, y el gran anhelo de poder comulgar nos hace ser más límpios ante Dios acomodando nuestra vida. Yo también viví en adulterio y tuve que aprender a respetar la Eucaristía, mi anhelo era casarme y estar bien con Dios. Esto sólo lo hace el respeto y la fé en Cristo. Alba saludos.

    ResponderEliminar
  11. Estamos como ovejas sin pastor.
    Tenemos opiniones, tenemos teólogos y cada cual... tenemos nuestras conciencias mas o menos formadas.
    Sencillamente, los que aman de verdad a la Iglesia y buscan de verdad, la Verdad; intentarán comulgar en Gracia de Dios y buscarán pastores que los enseñen, exhorten y guíen en el Magisterio de la Iglesia Universal y no en lo que dice la AL del último papa tal vez de los últimos tiempos.
    Buscarán la Verdad por encima de sí mismos, por encima de sus comodidades, de sus sentimientos y de su subjetividad de vida o de costumbres.

    Por el contrario, otros se regocijarán con la nueva Iglesia por que por fin se verán ratificados en su aptitudes y en sus elecciones personales conforme a sus deseos, placeres y pareceres... la mayor parte de las veces por ignorancia y confusión cultural.
    Pero tampoco por ello acudirán en masa a la comunión porque nunca estuvieron en comunión verdadera ni buscan la verdad sino así mismos.
    El problema es que los del primer grupo serán perseguidos, condenados y aislados. Mientras que el segundo grupo será enaltecido, ratificado y alagado como los verdaderos amantes de Dios y del Hombre. Los que de verdad entienden el espíritu cristiano y son los misericordiosos.
    Tendrán acceso a todos los lugares en la nueva iglesia y en el nuevo orden.

    Es lógico que la mayoría prefiera la puerta ancha.
    Pero por favor, no nos engañemos con componendas teológicas y con cátedras de historia de la Iglesia.

    La cuestión es sencilla para los sencillos que no tienen otra cosa más valiosa en sus vidas que el amor a la Verdad revelada desde hace mas de 2000 años, por encima de sí mismos y del qué dirán.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo1:00 p. m.

    Estimado P. Fortea, Vd. que como exorcista lo ha sentido tan de cerca, ¿cree que esta situación complace al Adversario? A veces me parece que llevara su firma.

    ResponderEliminar
  13. Alfonso3:10 p. m.

    Los que os erigís tan severos guardianes de la ortodoxia, ¿por qué sois tan duros con vuestro hermano? ¿No sabéis que Dios os juzgará con la misma dureza que la que ahora mostráis? ¿No habéis escuchado el evangelio —de la misa de hoy precisamente— sobre los severos guardianes de la ortodoxia que acusaban a Jesús de no respetar el tercer mandamiento («santificarás las fiestas») como vosotros acusáis a su Vicario ahora de no respetar el sexto («no cometerás actos impuros»)? ¿Acaso no estaba tan claro entonces que había que respetar el sábado como lo está hoy que hay que respetar los sacramentos (eucaristía y matrimonio)? ¿También desearéis la muerte a Francisco ahora como ellos la desearon a Jesús entonces? (¿Que el Espíritu Santo se lleve Francisco para que no haya cisma?) ¿Tan importante es para vuestras vidas dedicaros a clamar y acusar cual inquisidores contra vuestro hermano? ¿Habéis dado ya de comer al hambriento y vestido al desnudo? ¿Habéis dado ya todo vuestro dinero posible hasta que no quede sin alivio ni uno de los refugiados que salen estos días en la tele muriéndose de frío, o los habéis ignorado un día más mientras os vestíais y desayunábais bien y os sentíais con derecho a ir a comulgar otra vez más? ¿Por qué os dedicáis a llamar despectivamente “adúltero” y “fornicador” a vuestro hermano en vez de mostrarle cariño y misericordia y pedirle vosotros perdón por vuestros pecados contra él que no veáis (la viga en vuestro ojo)? ¿Os dais cuenta de la responsabilidad que tenéis por esta imagen que dais ante el mundo de lo que es «la Buena Nueva» y el cristianismo? ¿Hasta eso le robáis a Cristo? ¿No deberíais vender todo lo que tenéis y seguir a Jesús antes de atreveros a decir palabra que no sea perdón y gracias? ¿No sabéis que antes de acercaros al altar debéis arreglaros con el hermano que tenga algo contra vosotros? ¿Pedís a vuestro hermano vuelto a casar y con nuevo hogar hecho e incluso hijos del segundo matrimonio, niños inocentes, que destruyan estas segundas familias o vivan en raro ambiente no conyugal en casa, que sus hijos vivan con ese sentimiento de familia de segunda clase, adeṁas del gran riesgo de infidelidad con la consecuente ruptura también de este segundo hogar, porque un primer cónyuge aún vive, sin siquiera permitir discernir cada caso, discernir cuán comprendido por los contrayentes fue el concepto cristiano de matrimonio en aquella primera boda, etc.? ¿Os habéis puesto en su lugar o sólo juzgáis desde fuera? Es fácil juzgar cuando no te atañe a ti ahora mismo, pero ya veríamos si el hambre la estuvieses sintiendo tú. ¿Realmente os sentís en vuestras vidas justos y rectos? ¿No sabéis que Dios tiene contados cada pelo de vuestra cabeza desde que nacísteis y puede aplicaros la misma vara de medir? ¿Vuestra casa, automóviles, ropa, estudios, etc. fueron adquiridos —por vosotros o vuestros padres o abuelos— con dinero obtenido justo e impuestos pagados? ¿Os habéis asegurado de que se pagó su justo salario a los de los países que fabricaron vuestros teléfonos móviles (celulares)? Porque eso “clama fuego del cielo” igual que la sodomía. ¿Le diríais a vuestro maridos, esposas, hijos, «devolvamos la casa y las cosas y paguemos lo consumido» porque hay que restituir lo robado? ¿Seguro que no es vuestro caso? Horas de trabajo cobradas pero dedicadas a otra cosa, impuestos de herencia de la vivienda o de donaciones a hijos, etc. ¿Le decimos a Dios que eche cuentas a ver qué sale? ¿Los demás no pueden vivir con actos o pensamientos impuros pero vosotros sí con bienes y dineros ilícitos? ¿Os gustará si os llaman “ladrón” y “fariseo”? ¿No deberíais dedicaros a discernir vuestras situaciones antes de sentenciar las de los demás? ¿No deberíais clamar misericordia por vuestros pecados antes que justicia por los ajenos? Jesucristo no puso en duda la doctrina del respeto al sábado, simplemente amó suficientemente a su hermano como para esforzarse en discernir cómo podría curarle de lo que le aquejaba, aunque fuese sábado sí. El fariseo, que iba tanto al templo, no logró ver más que herejía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3:21 p. m.

      Óle,óle y olè por tu Sesera.Quièn eres?.
      Chapó.

      Eliminar
    2. Anónimo3:25 p. m.

      Perdona,Alfonso.
      Què despiste!.
      Jee.
      El test sin pasar como la i.t.v.
      Jaaaa

      Eliminar
    3. Jesucristo no creo que tuviera que "esforzarse en discernir nada", por lo demás parrafada

      Eliminar
    4. Yo no tengo miedo al Juicio de Dios, deseo su perdón e incluso su castigo si tuviera que ser así.
      No quiero entrar al Cielo si no lo quiere Dios.
      No se trata de fariseísmo, se trata de amar a Dios por encima de tus pecados.

      Eliminar
    5. menudo disparates sueltas, ¿cómo puedes decir que deseas el infierno si es la voluntad de Dios? lo tuyo es tontería; el amor a Dios consiste en cumplir sus mandamientos (juan), no en "desear" lo que Dios quiera

      Eliminar
    6. Anónimo4:16 p. m.

      Èstos se corregirán antes de que pase más de una dècada,ó no?,jeeee

      Eliminar
    7. Anónimo5:15 p. m.

      Alfonso, tienes que dar ejemplo y ser mas caritativo, misericordioso y tolerante con los Guardianes de la Ortodoxia.

      Eliminar
    8. Anónimo5:35 p. m.

      Normas básicas para la perdurabilidad de un matrimonio católico:
      Lavarse los dientes y oìdos despuès de cada comida,no traer a casa viejos,suegros y demás enseres molestos,y mantener diariamente un rasurado aunque mal cortado antes que un matojo intransitable que dè asco.

      Eliminar
    9. Alfonso5:38 p. m.

      Tienes toda la razón. Mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa. Aunque ya lo pensé, no te creas, pero a veces si escribe uno siempre dulce no se logra que el mensaje penetre o al menos provocar movimiento de posiciones férreas. Pero sí, qué buena corrección me haces. Gracias.

      Eliminar
    10. Anónimo5:50 p. m.

      Ni caso,cómo que mea culpa.
      Lo que faltaba.
      Penetra con el mensaje que tù quieras.

      Eliminar
  14. Es la primavera de la iglesia, creo que fortea tiene razón; quizás hace 50 años se precipitaron un poco, pero es ahora gracias a grandes filósofos y grandes papas como Francisco que estamos a punto de comenzar la PRIMAVERA DE LA IGLESIA¡¡

    ResponderEliminar
  15. "repruebo todo error que consista en sustituir el deposito divino confiado a la esposa de Cristo y a su vigilante custodia, por una ficción filosófica o una creación de la conciencia humana, la cual, formada poco a poco por el esfuerzo de los hombres, sería susceptible en el futuro de un progreso indefinido": juramento anti-modernista de san Pío X (papa SANTO); juramento que no por casualidad, fue eliminado en el concilio vaticano II

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. carta encíclica pascendi de san pio X; http://www.statveritas.com.ar/Magisterio%20de%20la%20Iglesia/Magisterio%20de%20los%20Papas/Magisterio%20de%20San%20Pio%20X/Pascendi.htm ¿esta encíclica no interesa Fortea?

      Eliminar
  16. Padre Fortea, le veo muy preocupado por el contenido de la "Amoris laetitia" (que usted llama encíclica cuando en realidad se trata de una exhortación apostólica postsinodal).
    No digo que sea asunto baladí el contenido del texto, pero me preocupa más la aplicación posterior. ¿O es que no recordamos el postconcilio? El Vaticano II fue un regalo del Espíritu Santo a la Iglesia del siglo XX, pero a nadie se le escapa que un sector progresista lo interpretó (erróneamente) como un espaldarazo a su visión del mundo y de la religión. Nadie como usted sabe que el que se enseñara en los seminarios que el demonio era una personificación simbólica del mal y en absoluto un ser personal es idea que parte de esa interpretación del concilio.
    Ahora pasará lo mismo pero al revés: el sector conservador hará lo propio con la exhortación del papa e intentará establecer una separación entre la praxis actual (a su entender la equivocada) y la anterior (la de los fieles al magisterio).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amoris laetitia 305: "la ley natural no debería ser presentada como un conjunto de normas que se imponen a priori al sujeto, sino que es una fuente de inspiración objetiva para su toma de decisiones" ¿esta mierda es un regalo para la iglesia?

      Eliminar
    2. Anónimo8:20 p. m.

      No es más hombre el que atraviese más canales sino el que mantenga un corazón sano unido a un tarro bien amueblado.

      Eliminar
  17. Gracias Padre por su respuesta.Muchas Bendiciones

    ResponderEliminar
  18. Anónimo4:11 p. m.

    El Papa cuerdo y justo es Francisco.
    Envidia te tienen por ser quien eres pero tù sigue pá lante.
    No ha habido ni habrá nadie como vos.
    Marchando un tango en tu honor.
    Y a los que no les guste,que le pongan azùuuuucar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8:00 p. m.

      Anónimo 4:11 seguramente que debes vivir en adulterio ,fornicando cuando estas tan feliz porque Francisco te alcahuetea pero recuerda que cuando te mueras no es a Francisco si no a Dios al que tendrás que rendir cuentas ! Cuidado! Arrepientete o iras al infierno y allí los demonios no te ponen azúcar si no SAL.

      Eliminar
  19. Anónimo5:19 p. m.


    No, si al final el Bautista y Tomás Moro eran conservadores pelagianos, fariseos rígidos. Murieron mártires para que siglos después los mirásemos con condescencia de teólogos del s. XXI. Qué pena, p. Fortea.

    No confiais en la gracia que puede sanar, ni en la cruz martirial. Pero la senda del Señor es estrecha, no ancha con falsa misericordia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amoris laetitia 305 "Por ello, un pastor no puede sentirse satisfecho sólo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones «irregulares», como si fueran piedras que se lanzan sobre la vida de las personas. Es el caso de los corazones cerrados, que suelen esconderse aun detrás de las enseñanzas de la Iglesia «para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas»[349]. En esta misma línea se expresó la Comisión Teológica Internacional: «La ley natural no debería ser presentada como un conjunto ya constituido de reglas que se imponen a priori al sujeto moral, sino que es más bien una fuente de inspiración objetiva para su proceso, eminentemente personal, de toma de decisión» Ojalá tomás moro y el bautista hubieran escuchado a Francisco y Fortea, no hubieran cerrado su corazón como hicieron, tirando la ley moral como piedras a la cabeza de herodes y enrique VIII. Gracias a Dios que tenemos mentes iluminadas como francisco y fortea para llevarnos a la primavera de la iglesia

      Eliminar
    2. De hecho estoy deseando descubrir la nueva teología que según fortea se está "gestando", seguro que fortea será un referente, y quizás así por fin podrá medrar y ser nombrado exorcista

      Eliminar
    3. Anónimo5:57 p. m.

      Qué exagerado eres, Anónimo 5:19. Nadie ha dicho que el pecado original no exista, ni que la gracia santificante no sea importante para la salvación y que con las buenas obras baste (pelagianismo), si bastase no tendríamos interés en que acudiesen a la Iglesia, ni tampoco se puede decir que todos los divorciados sean como Herodes o Enrique VIII, sino que habra que DISCERNIR cada caso, como te gustará que hagan contigo en el santo juicio, 3no

      Eliminar
    4. Anónimo5:57 p. m.

      Pero si ya lo es.
      Estás en siesta ó en nube yupi?,cos mi com

      Eliminar
    5. Anónimo6:00 p. m.

      A 5:43 que se me olvidaba.

      Eliminar
    6. Por supuesto que no todos los divorciados son como herodes o enrique VIII; enrique VIII era un rey piadoso que al no tener hijos varones, vio que su reino se ponía en peligro, y surgirían guerras dinásticas que devastarían el país. Así que Enrique VIII es mucho menos culpable de su divorcio que el 99% de los divorciados de hoy, que lo hacen por gusto. Pero Tomás Moro murió y fue declarado santo por hacer todo lo contrario que dice amoris laetitia en su epígrafe 305

      Eliminar
    7. Anónimo6:02 p. m.

      Muy bueno 5:57 p.m.Con valentìa,toma ya!.

      Eliminar
    8. Anónimo6:14 p. m.

      Cos-mi-com,el 99 por ciento de los no divorciados es porque han respetado las normas de sostèn a un matrimonio.

      Eliminar
    9. Anónimo6:19 p. m.

      Te las recuerdo?:
      Limpios oìdos,dientes,ombligos y demás,sin faltar pelado a -0 en las áreas que lo demanden.

      Eliminar
    10. Anónimo6:44 p. m.

      Cosmicom, cuenta la historia como es: Enrique VIII se irritó con Santo Tomás Moro por reciminarle que teniendo ya una hija se divorciase de su mujer, y entonces Enrique VIII decidió nada menos que crear su propia iglesia con él mismo de cabeza, y entonces decidió matar a Santo Tomás por no renunciar a la Iglesia Católica y al Papa de Roma y reconocerlo a él de cabeza religiosa. Santo Tomás moro murió precisamente defendiendo al Papa, justo lo contrario que haces tú, que además te atreves hasta a insultarlo públicamente usando palabra soez como en tu comentario al nº305 de AL. Tranquilízate, que no sé de dónde te viene tanta rabia. Te descalificas así a ti mismo.

      Eliminar
    11. Anónimo7:28 p. m.

      Güeno,güeno con un par.

      Eliminar
    12. Anónimo8:36 p. m.

      Muy cierto anónimo 5:19 ,al cielo no se va por una avenida ancha de 10 carriles, si no por el camino estrecho así lo dijo Jesús en los 4 evangelios ,el que me quiera seguir.....que tome su cruz y me siga. O sea que no es verdad la falsa misericordia que pregona Francisco,para ir al cielo hay que hacer lo que le dijo Jesús a la mujer adultera, vete en paz y "NO" peques mas.
      Francisco seguramente le hubiera dicho: sigue pecando que Dios es misericordioso.
      Seria que Dios no fue misericordioso con sodoma y gomorra? Allí toda la gente vivía en adulterio fornicando.

      Eliminar
  20. Anónimo5:28 p. m.

    El catecismo también es rígido y pelagiano:

    Con este documento la Santa Sede afirma la contínua teología y disciplina de la Iglesia Católica, de que aquellos que se han divorciado y vuelto a casar sin un Decreto de Nulidad, para el primer matrimonio se encuentran en una relación de adulterio, que no les permite arrepentirse honestamente, para recibir la absolución de sus pecados y recibir la Santa Comunión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6:34 p. m.

      El compendio del Catecismo también es fariseo hipócrita y no DISCIERNE caso por caso:

      (Los divorciados vuelos a casar) no pueden recibir absolución sacramental, acercarse a la comunión eucarística (...) mientras dure tal situación, que contrasta OBJETIVAMENTE con la LEY DE DIOS [no leyes eclesiástica ni humanas]

      Eliminar
    2. Anónimo8:54 p. m.

      Así es anónimo 6:34,digan lo que digan los cardenales y obispos en sus reuniones y sínodos ,tenemos que creerle es a JESUS lo que dijo refiriéndose al sacramento del matrimobio: Lo que Dios UNE, "NO" LO SEPARA EL HOMBRE.y que son los cardenales hombres equivocais,porque esta visto por las varvaridades que salieron del sinodo de la familia que no fueron inspirados por el Espíritu santo si no no hubiera salido Amoris laetitia, donde se da permiso para que comulguemos no importa si se vive en adulterio.

      Eliminar
  21. Anónimo7:26 p. m.

    El Papa no es nadie para canviar las palabras de Jesus. Sólo un simple administrador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7:31 p. m.

      Y cuáles fueron las palabras de Jesùs en este tema?.
      Textuales,por favor.

      Eliminar
    2. Anónimo7:35 p. m.

      Acaso estuviste con Jesùs tù?
      Escuchaste in situ a Jesùs tù?.
      Dime, tururù,listilla!.
      Claro que el Papa bendito es administrador pero nada más lejos que quiera cambiar la palabra de Dios.Date una ducha bonita.

      Eliminar
    3. Anónimo7:41 p. m.

      Aaaaah, y el Papa no es simple.
      Es una Persona muy Especial.
      Basta verle su rostro y poder decir:Este hombre tiene buena calidad y cualidad.
      Sigue duchándote bonita.

      Eliminar
    4. Anónimo9:06 p. m.

      No se necesita haber estado con Jesús ,para creer , que Jesús existió y sigue existiendo hay que creer lo que Jesús dejo dicho en la sagrada biblia,si no crees en Jesús porque nunca estuviste con el no escribas en este foro, porque aquí opinamos los que creemos en Dios y le creemos a Dios ,duchate la cabeza listillo a ver si estrenas el cerebro.

      Eliminar
    5. Anónimo5:16 p. m.

      Ya veo que nadie sabe lo que dijo Jesus !!!

      Eliminar
  22. Anónimo7:37 p. m.

    La falsa misericordia no cree en el poder de la gracia de Dios para cambiar , sacar del pecado a sus hijos. Como Agustín, Javier, Magdalena.

    Es una misericordia anestesiante, zombie, mentirosa. Deja a sus hijos sucios y rotos.

    Pero un buen Padre no se queda con dulces palabras de pactos con el pecado y miradas a otro lado para no ver la fealdad del pecado. NO. Anima y ayuda a su hijo a salir con todas sus fuerzas, incluso con palabras severas y rudas, porque la vida de su hijo está en peligro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7:44 p. m.

      Bueno,dulce ,fuerte,severo pero rudo nunca.
      Nunca.

      Eliminar
  23. Anónimo8:25 p. m.

    Arriba el Papa y la mujer que le dió el Ser!!.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo10:00 p. m.

    La comunión a los adúlteros es sólo la punta del iceberg, el caballo de Troya, que dijo el cardenal Pell. Sabemos todos donde nos llevará ese camino cuesta abajo, y usted más, p. Fortea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo10:35 p. m.

      A què puntita te refieres 10:00 p.m.Deja tranquilo al iceberg que seguramente se ha derretido por otros asuntos máaaas graves y en cuanto al camino de cuesta ó pendiente abajo;no crees que ya existe desde haaaace tiempo,muuucho tiempo la caìda libre?
      No crees que gracias a Francisco la iglesia pueda salir un poquito del desinterès que sufrìa por parte de muchos y que iba a maaaaaaas?

      Eliminar
  25. Anónimo10:24 p. m.

    Tècnicas para el buen rollo en el matrimonio católico:
    Recordar por lo menos una vez al dìa,te quiero.
    A la hora de dormir,tener siempre equipada la mesilla de noche con:agua oxigenada,algodones,talco,toallitas humidificadas,cortaùñas,botella de agua de 2 litros,tabaco y colonia.
    Escribir en el espejo del baño que los pedos sólo serán respetados en la taza.

    ResponderEliminar
  26. Con el respeto que merecen nuestros queridos pastores, a quienes agradecemos su sacerdocio y entrega a Cristo, quiero decir que muchos presbíteros piensan que no es fácil conciliar Veritatis Splendor con Amoris Laetitia pero pocos se ponen a considerar que difícil es conciliar el concepto Conciliar de la esponsalidad del sacerdote con el hecho de que es posible para ellos abandonar dicha esponsalidad para casarse si lo desean con una esposa de carne y hueso y seguir comulgando. Los textos conciliarios y otros insisten en que dicha esponsalidad del sacerdote es real y no un mero uso de palabras bonitas. El hecho de que pocos pastores se pregunten esto es en mi opinión una manifestación de un clericalismo inconsciente que existe en los pastores aunque sean buenas personas. Pienso que se mide con dos varas muy diferentes una situación parecida. De otra forma, debería cambiar entonces la insistencia La Iglesia sobre dicha "esponsalidad" del sacerdote con "la porción de la Iglesia que le fue dada". Que mejor digan: "Pero saben que queridos fieles, en realidad esta esponsalidad son meras palabras bonitas y el sacerdote no es esposo de nadie y por eso se puede casar y comulgar".

    ResponderEliminar
  27. Tengo ciertos problemas con la entrada de hoy.

    Tendríamos que diferenciar entre declaraciones que sí gozan de infalibilidad y las que no.

    Entre las que sí la tienen no puede haber contradicción entre una u otra sino progresión. Pero entre las que no, ¿no sería posible que la aparente incompatibilidad sea de suyo una, más o menos directa, contradicción?

    Una exhortación apostólica, hasta donde entiendo, puede tener partes que sí gocen de la infalibilidad. Pero es necesario que se cumplan ciertas condiciones. Siendo franco, no tengo muy claro cuáles son. Pero hay una que sí la sé: que la declaración explícitamente mencione que lo es. Que es infalible. Me la he encontrado en tantos sitios que hablan del tema que supongo que es cierta.

    Así las cosas, y entre las exposiciones que no son objeto de tal atributo divino concedido al Sucesor de Pedro, centrarnos en tratar de hallar la continuidad entre una enseñanza y otra en casos de conflicto aparente o real podría no ser la respuesta.

    Ahora bien, el adulterio es un «hecho» expresamente prohibido por el Dios de los hebreos a través de Moisés y denunciado claramente por el mismo Cristo en el Evangelio.

    No sólo eso: Jesús y/o los primeros cristianos lo consideraban un asunto tan delicado y decisivo que aseveraban que tan sólo desear a una mujer estando casado ya era cometerlo.

    En tanto que el resultado de esas «restricciones condicionantes y circunstancias atenuantes» o de ese «conocer la norma pero no su alcance o gravedad» en la vida interior y moral de una persona no dejan de ser más que una «posibilidad» que —a ciencia cierta— no es, usualmente, sencillo de definir de un modo más o menos claro o aceptable. Por más «discernimiento y acompañamiento» que haya. Aunque nos pueda parecer lo contrario.

    Esas restricciones y circunstancias o ese desconocimiento ¿involuntario? si sí se dan o no o hasta qué punto puede variar demasiado de persona a persona.

    Mejor dicho, un hecho es algo «real» mientras que una posibilidad es algo que «puede ser o no».

    Casi para cualquiera es claro que en la mayoría de los casos de adulterio consumado y persistente —tratándose de católicos que tienden a ser practicantes— sí hay un conocimiento y un consentimiento lo suficientemente deliberados como para ser —en mayor o menor medida— una «elección personal». Y elección personal significa, escuetamente, conocimiento y libertad suficientes al llevar a cabo un acto determinado.

    O sea, en el peor de los escenarios, un pecado mortal. Y en el mejor, uno venial. Y basta eso para que no se pueda acceder honesta y plenamente a la Eucaristía. A no ser que haya un arrepentimiento sincero con su consiguiente propósito de enmienda.

    Una conversión gradual en la que prevalece un modo de vida que suele ser evitable —a veces con más dificultad, a veces con menos— y que es en sí mismo gravemente contrario a los mandamientos de Dios no es compatible con la comunión eucarística.

    El adulterio no es casi siempre la consecuencia de una amenaza real —y no sentida— e inmediata de muerte. O el producto de una conducta compulsiva. O el resultado de una ignorancia involuntaria e ¿invencible? Es decir, situaciones extremas que sí pueden de verdad —y no acomodada y convenientemente a favor de una condescendencia exagerada— disminuir considerablemente o, incluso, anular la responsabilidad moral del sujeto.

    Sinceramente, si hablamos de si debe haber una regla general o no que restrinja el acceso pleno a la Eucaristía para personas en condiciones irregulares, considero —sin dármelas de santo— que un hecho bíblico o evangélico pesa más que una posibilidad moral cuyo alcance o efecto en un creyente particular no es cosa segura. Por lo mismo, la postura del Papa polaco en este tema es a leguas la mejor. Mientras que, lamentablemente, no se puede decir lo mismo de la del Papa argentino.









    ResponderEliminar
  28. Anónimo12:09 a. m.

    Tienes problemas de entrada leo.
    Pero en la salida sì que la has pringado de tierra y fango.
    Nada,que pa tì la peseta y pa mì los euros.
    Hala a dormir!

    ResponderEliminar
  29. Anónimo12:57 a. m.

    Querido padre Fortea, pienso igual que usted. La Iglesia ha de ir renovándose, adaptándose a las realidades que la rodean para que en todos los tiempos podamos seguir a Dios y mantenernos cerca de Él, de hecho, es esta cualidad de renovación De la Iglesia lo que, de cierta manera, le da ese carácter especial que la identifica como la Única Verdadera,a mi humilde parecer, pensemos, no hay más religiones que renueven de esta forma ciertas ideas para acercarnos a Dios. Como no hay más religiones en las que sea Dios el que se hace hombre buscándonos, en vez de ser nosotros los que buscamos a Dios entre tinieblas. Pensemos que en el AT se indica en ciertas ocasiones que la mujer debe cubrir con un velo su cabeza, además de muchas otras prácticas que en la actualidad no se llevan a cabo porque se sabe que no son necesarias para acercarse a Dios y que suponen una humillación para ciertas personas. Yo creo que este Papa es una figura puesta por Dios y que ha de obrar y afirmar lo que, guiado por el Espíritu Santo, sepa que debe poner en práctica. No podemos pretender que la iglesia se convierta en una roca fría e inmóvil impasible ante la realidad de los cristianos que le dan forma y vida, porque la iglesia no es una roca, la Iglesia es un enorme corazón de Carne que late y que siente, y que transmite todo lo que dentro de sí lleva al mundo entero. Me duele que haya dentro de la misma impedimentos para poder hacer que este corazón de carne crezca y sea cada vez más y más grande cuando eso se supone que es lo que Dios más desea. El Demonio sin duda manda mensajes de miedo, intolerancia y estancamiento. El Demonio actúa a veces desde donde menos nos lo esperamos a mi parecer. Provoca en nuestras mentes discusiones dentro de los propios católicos utilizando a un Papa que en mi humilde opinión es muy sabio y muy santo, pues solo pretende fomentar la unión, aceptación, y ampliación de la Iglesia. Creo, aunque solo soy una pobre ignorante, que todo hay que meditarlo, que La Luz es difícil de ver si nos empeñamos en decir que al mirarla va a hacernos daño, cuando quizás, al mirarla, nos cure una ceguera. Un abrazo.
    (Iria)

    ResponderEliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. Las encíclicas presidentes a esta fueron concretas, los mensajes estaban claro, la dirección era libre de interpretaciones, la cabeza es el Vicario, y no existiría obispos en unas diosesis diciéndoles a sus vicarios que si en buena conciencia lo creen unos divorciados pueden comulgar. Usted padre Fortea, lo menciono en un sermón: la conciencia no está por encima de la ley de Dios, san Juan Pablo II también lo enseño; esto le da potestad a obispos y entre estos discrepan entre si... Creo que es grave... Las normas de la iglesia no pueden estar sujetas a interpretaciones, todo debe ser transparente, y enseñarle a sus fieles que las decisiones que uno toma tienen consecuencias, y en Cristo solución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ejemplo mi Padre se divorció de mi madre; el tenía novia, hizo un retiro y se encontró con un Cristo vivo, la dejo, vive su castidad por varios años, y un sacerdote bien intencionado no digo que no, le dice que se habrá a la posibilidad de encontrar pareja... Mi padre aunque no tiene formación teológica ni de encíclicas sabe: #1- que los curas no se casan y #2- que él matrimonio Catolico es para toda la vida y tal cosa de divorcios es de humanos no de Dios. Por lo que no le gustó lo que le dijo su Párroco y que creen quien lamentablemente pierde credibilidad...

      Eliminar
  32. Anónimo7:15 p. m.

    No sabia que el padre fortea puede leer la mente de los cardenales conservadores o sea los que son fieles a Jesucristo y a su doctrina.
    La verdad ed que se cumplió la profecía ,hay dos papas en Roma uno verdadero y el otro falso.
    El verdadero fue sacado de la silla de Pedro y reducido al cilencio, y el falso sigue dividiendo a la iglesia que fundo cristo y creando una falsa iglesia diciendo que nada es pecado y que no necesitamos de arrepentirnos que sin estar en gracia de Dios podemos recibir el cuerpo de cristo,que podemos si estamos casados separarnos y no inporta que vivamos en adulterio que así podemos comulgar.

    ResponderEliminar
  33. Anónimo7:41 p. m.

    Ver en internet": El DensingerBergoglio: Los sorprendentes aportes de Francisco al magisterio bilimenario de.la iglesia (_PDF)

    ResponderEliminar
  34. Anónimo8:14 p. m.

    Leer en internet s los siguientes sacerdotes conservadores valientes defensores de la sana doctrina de JESUCRISTO: padre GRUNNER,padre Malaki Martín, padre OCONORS, padre KRAMER, padre ALFONSO MORRIÑAS, padre ANTONIO IGLESIAS, todos estos santos sacerdotes están haciendo la tarea que le toco hacer a san Juan Bautista son las voces que gritan en el desierto de hoy día en la iglesia católica y el mundo.

    ResponderEliminar
  35. Aquí síque hay muchos troles. XD


    ***


    Padre, me alegro de que Dios le haya dotado de semejante sabiduría. Usted no me parece orgulloso, como muchos dicen. Y con usted aprendí ese tema sobre las almas errantes, que casi nadie cree en dicha posibilidad.


    ***


    Entré en este post porque me pareció interesante. Pero en realidad busco el de Fidel Castro. Seguirá bajando y luego busco sus post sobre el Infierno.

    ResponderEliminar