viernes, enero 20, 2017

Todo, al final, se reduce a una cosa


Hoy, por supuesto, iba a hablar de cualquier cosa menos de Amoris Laetitia. Pero todos sabemos que hay algo de adictivo en esa exhortación; exhortación, ¡no encíclica! Vuestros comentarios, os lo digo con toda sinceridad, me han resultado muy valiosos. Me han ayudado en la meditación de un texto que sin comentarios de unos y de otros hubiera quedado más desnudo. Gracias, Gansito, por tu comentario.

Como cierto comentarista ha señalado, veo tan clara la sobrenaturalidad de la Iglesia, la acción del Espíritu Santo en ella, que por eso acepto de todo corazón lo que en sus ejercicios, san Ignacio de Loyola nos enseñó en sus reglas para sentir con la Iglesia, la decimotercera dice así.

Debemos siempre tener, para en todo acertar, que lo blanco que yo veo, creer que es negro, si la Iglesia Jerárquica así lo determina, creyendo que entre Cristo nuestro Señor, esposo, y la Iglesia su esposa, es el mismo Espíritu que nos gobierna y rige para la salud de nuestras ánimas, porque por el mismo Espíritu y señor nuestro, que dio los diez Mandamientos, es regida y gobernada nuestra santa madre Iglesia.

Con la transcripción de esta regla, de ningún modo, pretendo zanjar una discusión que resulta enriquecedora para todos, cuando se realiza con el respeto que la mayoría habéis mostrado.

En este último post, creo, sobre el tema (por un tiempo) quisiera decir que fruto de esa sobrenaturalidad del misterio de la Iglesia, los sacerdotes deberíamos ser mucho mejores de que somos. Y los obispos deberían ser los más santos, prudentes y sabios de entre los mejores sacerdotes. Los cardenales tendrían que ser la flor y nata del clero. Y el Papa… para esa función sobrehumana debería escogerse al mejor de los mejores: al más santificado por el Espíritu Santo, al obispo más sabio que se pudiera encontrar, al pastor más prudente que pudiera hallarse.


Y que nadie me diga que eso es imposible, porque ciertamente entre los más de 400.000 presbíteros de la Santa Iglesia Católica alguno debe ser el mejor. En mi libro Colegio de Pontífices intenté dar mis razones acerca de la conveniencia de cambiar el criterio por el que el Santo Padre escoge a los príncipes de la Iglesia.

Al final, no nos engañemos, todo se reduce a eso. Todos los problemas del clero se reducen a una sola cosa: la necesidad de reformar la jerarquía en base a la santidad.

97 comentarios:

  1. Anónimo1:23 a. m.

    Tiene toda la razón, conozco a sacerdotes que merecen ser obispo más que muchos obispos. Se necesitan sacerdotes espirituales, alegres, amables, que hablen desde el corazón y desde la voz del Espíritu Santo, haciendo alarde de lo que el corazón dicta con la meditación. Siendo reflejo de Cristo, y que inspiren admiración por su persona dando ejemplo del eco que fue y que es Cristo en este mundo. Y no es difícil, nadie es perfecto ya lo sé, pero cuando se tiene a Dios dentro, cuando el Espíritu Santo posee a uno, le deja en el alma un brillo que no se borra si no se quiere, y que se contagia con la mirada. Esto debería darse. Es triste ver a sacerdotes fríos y distantes, con caras largas y sin ánimos de transmitir un mensaje tan increíble como el de Cristo, de esta forma crean rechazo hacia la propia Iglesia y se convierten en su peor enemiga. Y también es triste que haya gente que se siga metiendo dentro De la Iglesia careciendo de Fe, y solo por hacer daño. ¡Esto ha de cambiar ! ¡Debe haber más sacerdotes con mirada de niño que transmitan esa cercanía y dulzura con un solo gesto siendo así reflejos de Cristo, demostrando que está vivo! Cristo no era frío y soberbio, no se puede hablar de Él y decir que de verdad está vivo si no lo demostramos con nuestras obras. Que todos somos humanos y tenemos fallos y una personalidad, pero en cada uno se ha de reflejar una parte de Cristo si de verdad se conoce el Amor que predicaba. Y solo se puede hablar de ese Amor y transmitir su realidad si se ha conocido antes.
    (Iria)

    ResponderEliminar
  2. Si Francisco siguiera las enseñanzas del fundador de si Orden. Pero no. Le deben sonar rígidas, duras, faltas de flexibilidad y tolerancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Sanchez1:42 a. m.

      Me parece que es el Papa parte de la iglesia jerárquica, tal vez somos nosotros los que deberíamos entender mejor al Papa.

      Eliminar
  3. Ni un paso adelante, ni un paso atrás, siempre al paso de la Iglesia (dónde está Pedro está la Iglesia).

    ResponderEliminar
  4. Yo solo digo orar, orar y orar mucho por nuestra iglesia. No tanto comentarios, discusiones, opiniones, etc....solo la oracion VALE para el Todopoderoso.

    ResponderEliminar
  5. Temo entonces un cisma inminente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que habrá un cisma muy pronto.

      Eliminar
    2. Anónimo8:11 a. m.

      De hecho ya hay un cisma.

      Un porcentaje enorme de los católicos de hoy en día son en realidad protestantes. Y quizás ni siquiera ellos lo saben. Pero su doctrina, sus ideas y su práctica son totalmente protestantes.

      El Cisma existe desde hace décadas.

      Solo hace falta que se haga oficial.

      Un Cisma siempre es un fracaso y una mala salida, pero puesto que ya existe es mejor declararlo. De lo contrario estamos pretendiendo tapar los síntomas de un cancer con una aspirina. A la larga es mucho peor.

      Eliminar
    3. Anónimo11:04 a. m.

      La Iglesia está protestantizandose.

      Ya hay un cisma "de facto".

      ¿Quién la desprotestantizará?

      http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1701201234-la-gran-batalla-por-el-alma-d

      Eliminar
  6. Dicho sea de paso: se debería escribir "con base en". Cf.

    http://www.academia.org.mx/espin/Detalle?id=360

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:18 a. m.

    si estos son los últimos tiempos de un sistema ; todos tienen en amoris letitia una oportunidad de salvación , la última tabla de salvación para los pecadores que logren arrepentirse y rectificar

    ResponderEliminar
  8. Con mi mayor respeto, padre, creo que las palabras de San Ignacio han de ser tomadas en su justo sentido. De lo contrario, estaríanos justificando que los fieles hayan de seguir el parecer de aquellos obispos que enseñan doctrinas contrarias al depósito de la Fe. Porque haberlos, por desgracia, haylos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3:02 p. m.

      "Iglesia Jerárquica", sobre los obispos esta el Papa.

      Eliminar
  9. Por supuesto no quiero decir que haya que desconfiar de la Iglesia Jerárquica, más bien todo lo contrario. Pero no puede ponerse la obediencia por encima de la recta conciencia, que no es otra -como afirmó un defensor de los dubia- que aquella formada en el magisterio de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  10. En cuanto a que AL sea la "última tabla de salvación" como dice el Anónimo, me parece un pelín exagerado. Ya antes de AL se sostenía la doctrina de que basta un segundo de contricción para salvar in extremis un alma. Hasta Zorrilla lo dice en Don Juan Tenorio: "...
    que si es verdad que un punto de contrición da a un alma la salvación de toda una eternidad, yo, ¡santo Dios!, creo en ti; si es mi maldad inaudita, tu piedad es infinita… ¡Señor, ten piedad de mí". La misericordia no es un invento del Papa Francisco. Es un componente esencial de la doctrina católica.

    ResponderEliminar
  11. En cuanto a la foto de los tres obispos... Su Ilustrísima el de la derecha me ha hecho recordar el dicho castellano "es más raro que un cura con bigote" :-)

    ResponderEliminar
  12. Anónimo2:51 a. m.

    Creo, que aveces, hay que hacer caso omiso a muchos "comentarios negativos".
    "Oración y Trabajo" (San Benito).
    Unidos en la oración!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo3:50 a. m.

    dudar me hace débil, prefiero pasar por alto lo que no logro entender y seguir adelante en la fe de mis padres que es la mía ; "ora y espera" Padre Pio

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3:53 a. m.

    No estoy de acuerdo Padre, PEDRO no era SANTO cuándo nuestro Señor le entregó la Iglesia. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Necesitamos más sacerdotes santos! He sido testigo de sacerdotes que no se preoaran bien en los seminarios, mucha responsabilidad tienen estos seminarios en su deficiente formación. Padre Fortea necesitamos más sacerdotes como usted, sacerdotes fieles, humildes y bien formados. Ah, y con su sotana bien puesta.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo4:34 a. m.

    “Ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante” ha dicho el Santo Padre en Amoris Laetitia 301.

    Y cuánta razón tiene. Por algo Francisco es el Papa y no tú ni yo.

    Un caso real, sucedido en Italia. La mujer solicita la nulidad. No la obtiene porque el esposo miente ante el Tribunal. Ella se casa por lo civil y forma una familia. Muchos años después el marido se arrepiente, va ante el Tribunal, reconoce su mentira y aquel matrimonio canónico es declarado nulo. La Iglesia pide disculpas a la mujer y por decreto reconoce como válido y sacramental su matrimonio civil DESDE LA CELEBRACIÓN.

    El que vea pecado en el tiempo que duró la situación irregular de esta mujer, que arroje la primera piedra, teniendo bien presente que su matrimonio civil ya fue juzgado por un Tribunal Eclesial y se determinó que era válido y sacramental desde la celebración.

    Ahora el Santo Padre nos lo ha dicho con claridad que no toda situación irregular es pecaminosa, y aparecen teólogos hasta de abajo de las piedras a criticar y cuestionar a quien el Espíritu Santo permitió ser nuestro Papa.

    ¿Podrías decir que hubo pecado en el matrimonio civil de esta mujer? El Tribunal no pudo. Si sabes más que un Tribunal y que el Papa, recuerda lo primero, lo de la santidad. Si tu santidad, aptitud y sapiencia fuera tal que superas hasta al Papa, entonces tendrías que cuestionarte en qué se equivocó el Señor al haber puesto en la silla de Pedro a Francisco.

    MM


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8:19 a. m.

      Bueno, el que tenía que haber pedido perdón es el marido no la Iglesia.

      Al fin y al cabo la Iglesia se guió del testimonio jurado del marido. La Iglesia no se confundió sino que juzgó de acuerdo a los testimonios. Es el testigo el que, aun jurando decir la verdad, mintió.

      Este caso (por lo demás no demasiado frecuente) creo yo que sí que sería materia de discernimiento entre el confesor y la mujer.

      Eliminar
    2. Anónimo11:22 a. m.

      "La Iglesia pide disculpas a la mujer y por decreto reconoce como válido y sacramental su matrimonio civil DESDE LA CELEBRACIÓN".

      Por favor: no invente. ¿A que no es capaz de ponernos un enlace a ese "decreto"? Normal: no existe.

      Para "defender" al Papa no todo vale. Los católicos no podemos aplicar lo del "fin justifica los medios", porque es inmoral. Para alcanzar un buen fin no se puede recurrir a medios malos. ¿No recuerda el 8º Mandamiento o qué? "No dirás falso testimonio ni mentirás".

      La Iglesia no "convalida" uniones civiles como si fueran matrimonio JAMÁS, porque no lo son. El Matrimonio es un SACRAMENTO. Así que, deje de contar cuentos de Calleja.

      Incluso en su inventado ejemplo, de no haber adulterio habría habido amancebamiento y, por tanto, fornicación (contrario al 6º Mandamiento).

      Y tampoco invente en su última frase: al Papa no le ha puesto Dios, sino los cardenales. Que Dios permita algo y lo contemple su Providencia no significa que todo sea la voluntad de Dios. Hay que ser menos "papólatra", que eso no es católico. Rece por el Papa, que eso sí lo es.

      Eliminar
    3. Anónimo12:11 p. m.

      ¿Un decreto en el que la Iglesia reconoce un concubinato como matrimonio, y además con carácter retroactivo? ¿Está de guasa? Ni Vito Pinto (el de la Rota) se atrevería a tanto.

      Eliminar
    4. Anónimo1:46 p. m.

      Anónimo de 12.11

      Estudie antes de hablar así de su propia Iglesia y de otras personas.

      En la Iglesia, para salvar este tipo de situaciones, existe lo que se llama "sanación en la raíz", que surge del 1161 del Código de Derecho Canónico

      Usted ha tirado la primera piedra, pero no ha sido capaz de decir cuál ha sido el pecado de ella. Porque no lo hay.

      Cuidado, porque en el día del juicio, cuando ya su sabiduría terrenal sea vana y se le juzgue con rigor celestial, sin duda le van a preguntar: ¿Por qué el 20 de enero de 20117 a las 12:11 hablaste públicamente con desprecio de MI Iglesia llamando concubinato a lo que YO llamo matrimonio?

      MM

      Eliminar
    5. Anónimo7:19 p. m.

      Q risa el tal MM de la 1:46.

      Anda rollero, q te han pillado!!! Eso eso: porque no pones ese falso decreto?? Algunos no saben ya que inventar para justificar sus desvarios. Asi q Cristo va a condenar a quien no llame matrimonio a los casamientos adulterinos?? Que cara mas dura tienes. Se te deberia caer de verguenza por tomar el nombre de Dios en vano y ademas hacerlo para justificar el pecado y no la conversion del pecador. Y ademas amenazar al q corrige tu error. El mundo al reves!!

      Eliminar
    6. Anónimo9:20 p. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de 7.19 pm

      Pasaré por alto el tono inadecuado de su comentario que harían inadmisible una respuesta, para poder enseñarle en el tema de fondo.

      Si la Iglesia llama matrimonio a algo y usted dice lo contrario, es usted quien desobedece a la Iglesia y debe hacerse cargo de su desobediencia.

      Si supiera el modo en que funciona el Derecho Canónico y especialmente la sanación en la raíz del canon 1161, entonces entendería que la situación expuesta era un matrimonio desde la celebración civil, y que así procede la Iglesia en muchísimas circunstancias.

      Puede buscar en internet el link del caso de la siciliana. Por respeto al dueño de este blog, no lo pondré aquí. Si no lo encuentra, puede leerlo en el libro “Las bodas, sexo, fiesta y derecho”, en el capítulo VI de la Tercera Parte. El libro está en internet y puede leerse gratuitamente El autor es un sacerdote doctor en Derecho Canónico.

      Y si me permite un consejo, pase por el confesionario para dejar allí sus modos y muy especialmente, sus prejuicios

      Eliminar
    7. Anónimo10:13 p. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de las 11:22

      La nulidad de la boda canónica de Ana y Víctor celebrada en la diócesis de Sicilia el 10 de julio de 1960, es un caso conocido. Puede leerlo en el Capitulo VI de la Tercera Parte del libro “Las bodas, las fiestas, el sexo y el derecho”, que está gratis en internet. Es un libro escrito por un sacerdote Doctor en Derecho Canónico, donde expone claramente que el matrimonio civil posterior de ella fue validado por decreto, luego de las disculpas eclesiales del caso, siendo éste el único matrimonio sacramental de ella desde la celebración.

      También en mi familia hay matrimonios validados en la Iglesia Católica por decreto. Es algo relativamente habitual que surge del canon 1161 del Código de Derecho Canónico. Es la potestad que se reserva la Iglesia de validar un matrimonio no canónico desde su celebración, realizado sin previa dispensa.

      Sí, la Iglesia valida uniones civiles como matrimonio sacramental. Basta la dispensa de la forma. Estudie Derecho Canónico o a lo menos infórmese, pero no hable desde sus prejuicios. Puede aprender muchísimo solamente poniendo en el buscador “sanación en la raíz” y buscando sitios serios para leer sobre el tema.

      El matrimonio sin duda es un sacramento, pero una cosa es el sacramento y otra la forma canónica. Que esta sea la forma esperada de celebrar el sacramento, no significa que sea la única.

      Finalmente, en enseñanza de la Iglesia, de que es el Espíritu Santo quien elige al Papa. Ciertamente los cardenales son libres en su actuar, pero nada pasa sin que Dios lo permita. La liturgia tradicional de la Iglesia expresa: Deus, omnium fidelium pastor et rector, famulum tuum N., quem pastorem Ecclesiae tuae praeesse voluisti, propitius réspice… “Dios, pastor y gobernante de todos los fieles, mira propicio a tu siervo N., al que quisiste poner al frente de tu Iglesia como pastor…”. Creer que los cardenales actúan porque se les da la real gana, sin ser instrumentos de Dios, poco tiene que ver con una elección papal.

      MM







      Eliminar
    8. Anónimo3:07 a. m.

      MM: sus comentarios son muy deshonestos. Pensando que nadie va a comprobarlo, habla del Código de Derecho Canónico asegurando que dice algo que en realidad no dice, ni se aplica a lo que usted afirma: ni la sanación en raíz es lo que dice (o lo que supone erróneamente), ni el CDC tampoco, ni se aplica a una pareja adúltera viviendo aún el legítimo cónyuge de uno de ellos (o de ambos si lo tuvieren). La Iglesia convalida matrimonios civiles de personas que lo han contraído siendo SOLTERAS, no casadas previamente. Es decir, convalida el único matrimonio que hubieran contraído, aunque fuera por lo civil, si hubo defecto de consentimiento o forma. Como le han dicho, la Iglesia lo que hace en esos casos es convalidar un matrimonio en el que hubo un defecto, pero con la misma persona, no autorizar el cambio de cónyuge.

      ¿Por qué cree que la actual reina de España pudo contraer el sacramento del matrimonio con el entonces príncipe Felipe? ¿Porque estaba divorciada? Pues no: porque para la Iglesia las uniones civiles no tienen validez y considera a las personas que han firmado ese contrato civil como solteras. ¿Sabe cuál habría sido la 'sanación en raíz' en ese caso? Que Dña. Letizia hubiera querido que la Iglesia convalidara su unión civil con su anterior pareja y la considerase matrimonio canónico a todos los efectos. Eso sí lo hace la Iglesia; pero admitir que una persona reciba el sacramento del matrimonio dos veces con personas diferentes, no. Jamás. O era nula la primera boda y no hubo matrimonio, o imposible. Y si mientras la Iglesia declara la nulidad -y por tanto que la persona sigue siendo soltera- tiene relaciones sexuales con otra persona, peca de fornicación -si es una o varias veces-, de amancebamiento o concubinato -si se hace de forma más o menos permanente-, o de adulterio -si la Iglesia no reconoce la nulidad de su matrimonio previo-. En todos los casos anteriormente descritos estaría pecando contra el sexto mandamiento y no podría comulgar.

      No sé si lo suyo es ignorancia o mala fe, pero ha faltado a la verdad, como ya le han dicho otros comentaristas.

      En cuanto a la elección del Papa por el Espíritu Santo, siento decirle que no es doctrina católica. Le han informado mal. Le pongo el enlace de lo que le han comentado que dijo el Papa Benedicto XVI sobre el tema:

      http://www.abc.es/sociedad/20130313/abci-ratzinger-espiritu-santo-201303121931.html

      Eliminar
    9. Anónimo5:28 a. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de las 3.07 AM

      1.- Si hubiera leído bien el caso, sabría que la boda canónica de Ana y Víctor fue declarada nula por el Tribunal Eclesial. De no haber sido así, no habría sido posible la sanación en la raíz de la boda civil posterior de ella con otro hombre, la que para la Iglesia es la UNICA boda sacramental de Ana.

      2.- ¿Por qué habría yo de suponer que nadie va a investigar el caso? He dicho que puede leerse en internet en un libro escrito por un sacerdote doctor en Derecho Canónico, dije la fecha y lugar de la boda y el nombre de los contrayentes.

      Estudie y luego opine. No hable desde sus prejuicios. Sus palabras acarrean juicio a mí, a Ana, a su esposo, a la familia de ellos, a la Iglesia…y a usted. Exponga qué comprobaciones ha realizado del caso, que con gusto le responderé desde el Derecho Canónico y la enseñanza católica.

      3.- Usted dice que la persona peca mientras la Iglesia no concede la nulidad. En cambio el Papa dice “.. ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante.

      Y yo le creo al Papa, yo sí creo en Él y en la Iglesia y no lo cuestiono públicamente.

      4.- Usted dice que las relaciones matrimoniales de Ana fueron pecaminosas hasta que el Tribunal declaró la nulidad.

      Un Tribunal no puede “sacramentar” un matrimonio. Cuando aplica sanación en la raíz, lo que hace es decir que siempre hubo matrimonio. Es un reconocimiento de algo que ya existe. Si la Iglesia reconoce que Ana estaba casada desde la celebración civil, ¿cómo podría estar casada y al mismo tiempo fornicar con el esposo sacramental? ¿Cómo puede haber pecado de adulterio ante el primer “esposo” si la Iglesia lo declara “nulo” desde siempre? Por favor, no deje de contestar estas dos preguntas si vuelve a escribir.

      5.- No he dicho que es doctrina que el Papa es elegido por el Espíritu Santo. Nunca me preocupé en averiguar si era doctrina. Dije que es enseñanza de la Iglesia, e indiqué algunas de las limitaciones a esta afirmación. Aprender catolicismo en Abc.es equivale a aprender física cuántica en Wikipedia. Por su bien lea buenas páginas católicas, en las que no encontré ni mención a esos dichos de Ratzinger (que serían de 1997 por tanto no era Benedicto XVI). Decir que Dios no interviene en la elección del Papa, es como decir que el Padre Fortea expulsa demonios con sus propias fuerzas.

      MM

      Eliminar
    10. Anónimo12:18 p. m.

      MM, no es preciso conocer el caso para responderle:

      1) Si se declaró nulo el primer matrimonio, jamás existió y Ana era soltera, pues.

      2) La Iglesia no reconoció que su unión civil fuera "sacramental", sino que la convalidó a efectos canónicos (no es lo mismo).

      3) ¿Por qué presupone que quienes no están de acuerdo con usted no han estudiado? Pide a los demás no juzgar, pero usted lo hace.

      4) La cita de 'Amoris laetitia' -documento de rango menor que ni siquiera es magisterio, como dice el propio documento-, es un calco de la opinión personal de Víctor Manuel "Tucho" Fernández, entonces un mero cura, tal como la escribió en un artículo en 2005: "Contando con los condicionamientos que disminuyen o suprimen la imputabilidad, existe siempre la posibilidad de que una situación objetiva de pecado coexista con la vida de la gracia santificante" (el artículo era "El sentido del carácter sacramental y la necesidad de la confirmación", publicado en "Teología" nº 42, pp. 27-42). También Kasper escribe "teología", herejías incluidas, y ya ve (herejías lo digo por Kasper, no por AL). Además, afirmaciones como ésa son las que han provocado confusión, las "dubia" y que Cardenales, obispos y muchos teólogos (no uno, ni dos), hayan pedido al Papa que aclare AL, porque no casa bien con el Magisterio de la Iglesia.

      5) Dice que cree al Papa. Aparte de que Tucho no es Papa, ¿a cuál Papa cree? Incluso aunque el actual estuviera de acuerdo con lo dicho por Tucho en 2005, ¿puede un Papa afirmar algo, no diferente, sino contrario al Magisterio precedente y a lo dicho por todos sus predecesores? La respuesta es no, obviamente.

      6) La Iglesia no juzga el fuero interno (De internis, neque Ecclesia iudicat), por lo que hasta que no hay reconocimiento de nulidad del primer matrimonio y convalidación del segundo, externamente sólo hay fornicación o adulterio -que es lo que se ve en lo externo y por lo que San Juan Pablo II y la Congregación para la Doctrina de la Fe negaban la posibilidad de dar la Comunión en esos casos si no había continencia-. Tenga en cuenta que la segunda unión que nos refiere no fue sacramental históricamente hablando, porque un acto pasado no se puede cambiar -la Iglesia no hace magia-, sino simplemente convalidada a efectos canónicos a posteriori.

      7) Imagine que la tal Ana, mientras obtiene el reconocimiento de nulidad y ya viviendo 'more uxorio' con la pareja con la que contrajo unión civil, se enamora de una tercera persona y al declararse nulo su primer matrimonio decide casarse por la Iglesia con esa tercera persona. ¿La Iglesia se lo impediría por considerar su segunda unión -la civil- como el único matrimonio válido? Me temo que no y usted lo sabe. La Iglesia jamás habría considerado matrimonio esa unión si no hubiera pedido la convalidación la interesada, hecho que sólo puede darse después de la declaración de nulidad. En tal caso, ¿cometía fornicación antes de recibir la nulidad? ¿Comete adulterio contra su segunda pareja -la civil- si contrae matrimonio sacramental con el tercero tras la nulidad del primero?

      8) Que un diario recoja las palabras del Cardenal Ratzinger, Prefecto de la CDF, no invalida lo que dijo. Algo más que usted sabría, ¿no cree?

      9) Recomienda no aprender catolicismo en un diario (Ratzinger no lo hizo, aunque la prensa recogiera sus palabras), pero sí aprender "catolicismo" de una revista de la mano de Tucho Fernández, máxima autoridad doctrinal católica, como todo el mundo sabe (modo ironía: ON).

      10) Su última frase sobre la intervención divina en la elección de un Papa, además de no católica es una bobada, como ha dicho otro comentarista: "en el caso de los antipapas que ha habido en la historia de la Iglesia (declarados como tales sólo después de haber muerto), ¿el Espíritu Santo se tomó vacaciones?". Confunde lo que Dios permite con Su voluntad y lo aplica a lo que usted quiere. Pero siento decirle que eso no convierte en verdadera su opinión.

      Eliminar
    11. Anónimo12:10 a. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de 12.18 pm

      1.- Dice usted: “La Iglesia no reconoció que su unión civil fuera "sacramental", sino que la convalidó a efectos canónicos (no es lo mismo)”. Sí, la Iglesia reconoció sacramental el matrimonio civil desde la celebración por aplicación del Derecho Canónico, como pasa cada vez que se sana de raíz un matrimonio civil entre bautizados.

      Cuando la Iglesia convalida un matrimonio aplicando sanación en la raíz, lo que hace es validarlo dispensando el impedimento que lo hizo inválido, o la forma si no se observó. A tenor del canon 1055 del CIC, no puede haber matrimonio válido entre bautizados que no sea sacramento. Por tanto, la convalidación lleva implícito el reconocimiento de que el matrimonio civil de Ana fue sacramental desde el inicio en tanto su esposo es bautizado. Ciertamente la Iglesia no hace magia haciendo de un matrimonio un sacramento. Pero sí tiene la potestad de reconocer que el matrimonio civil de Ana fue su único matrimonio sacramental, y así se anotó en el margen de su partida de bautismo.

      2.- No he dicho que quienes están en desacuerdo conmigo lo están porque no estudian. He dicho que han hablado desde los prejuicios. El estudio hace que las respuestas sean sujetas a normas católicas, que tal vez se apliquen mal, pero para eso el diálogo, para enriquecernos mutuamente. La opinión personal basada en el prejuicio hace del diálogo una contienda inconducente.

      3.- No es relevante, a estos efectos, que se diga que alguien ya dijo algo que ahora dice el Papa. Vale lo que dijo el Papa, eso enseña la Iglesia Católica y yo, al igual que todos los católicos que no hemos renegado la pertenencia a la Iglesia Católica, tengo por Papa a Francisco.

      4.- Es cierto que desde el fuero externo hay apariencia de pecado. Por eso la observación del Papa Francisco se hace cierta cuando en Amoris Laetitica dice que “ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante”.

      Para que exista pecado, tiene que haber total conciencia y deliberado consentimiento en pecar. Ana siempre tuvo total conciencia de que su primer matrimonio fue nulo y que su matrimonio sacramental era el civil.

      No es posible que la Iglesia reconozca como válido y sacramental desde la celebración el matrimonio civil de Ana, y que a la vez exista en ella pecado de fornicación con su esposo civil o de adulterio ante un esposo “anulado”. Son realidades incompatibles.

      Nosotros no podemos suponer qué habría pasado en situaciones que no pasaron. Bastante complejo está siendo entender que no hubo pecado en el matrimonio civil de Ana antes de la sanación en la raíz, para caer en situaciones hipotéticas. Para eso están los Tribunales y los estudiosos del derecho canónico.

      5.- No es el mejor aporte citar prensa secular y no católica cuando de temas católicos se trata. Cuando se lee una fuente fiable, se presupone que lo que dice es correcto. Esto no significa que se acepte lo que se allí dice porque la fuente es buena. Cuando la fuente no es católica, hay que hacer un mayor análisis que no siempre tengo ganas de hacer. Por eso busqué la misma entrevista en la prensa católica y no la encontré. Lo mínimo, es encontrar la entrevista completa y en su contexto, especialmente cuando serían palabras de 1997 y la publicación muchos años después. Habría que pensar que hay una conspiración intraeclesial para que esa entrevista solamente esté en la prensa secular. Lejos estoy yo de eso.

      6.- Mi última frase, esa que usted llama “bobada” y que pone de manifiesto el tipo de persona que es usted, voy a repetirla con total convicción y católico orgullo: “decir que el Espíritu Santo no interviene en la elección del Papa equivale a decir que el Padre Fortea expulsa demonios con sus fuerzas.”

      Eliminar
    12. Anónimo3:10 a. m.

      MM inasequible al desaliento (terco como una mula, en román paladino)

      1) No invente: no lo hizo. La Iglesia no hace eso ni lo dice el CDC en ninguna parte. Le ha faltado el final: "...que eran solteros; y si no, sólo después de la nulidad y tras solicitud expresa". La Iglesia no reconoce automáticamente cualquier unión civil entre bautizados como matrimonio por más que cite el CDC, donde no aparece tal cosa en ninguna parte.

      2) No ha contestado ninguna pregunta previa. No hace falta: eran retóricas y ponen de manifiesto lo erróneo de su planteamiento. Que el canon 1055 del CDC afirme que no puede haber matrimonio válido entre bautizados que no sea sacramento, lejos de darle la razón, se la quita: un matrimonio civil no es válido porque no hay sacramento. En su ejemplo la unión civil no era un matrimonio válido; sólo en el futuro convalidaron la ceremonia para que no se repitiese, lo mismo que no repiten el bautismo en el caso de un protestante que se convierta al catolicismo, y no por ello la Iglesia reconoce con ello que hasta el momento de la conversión esa persona siempre fue católica. Afirma que siempre hubo matrimonio válido por la sola unión civil, ¿y si no solicita la convalidación, también era válido y por tanto sacramento? ¿No se da cuenta del absurdo? Si cualquier unión civil entre bautizados fuera matrimonio válido, ¿para qué el matrimonio canónico? ¿Por ser más vistoso aunque sea más caro? ¡Menuda idea del matrimonio! Si esa unión civil siempre fue matrimonio válido, ¿la Iglesia negaría a Ana casarse con otra persona tras declarar la nulidad? No. ¿Por qué? Porque a priori ninguna unión civil es válida ni la Iglesia la considera tal. Además, si ni la Iglesia juzga el fuero interno, ¿por qué usted sí? ¿Su primer marido mentía? Demuestre que Ana no.

      3) Sí es relevante lo escrito por Tucho Fernández en 2005 y en AL en 2016 -sólo o en compañía de otros-. ¿O es tan ingenuo de creer que todos los Papas escriben todos los documentos que firman? Francisco no es una lumbrera teológica -no fue capaz de sacarse el doctorado en Teología-. ¿Deja de ser Papa por ello? No. Pero AL contiene errores. Lo dicen muchísimos teólogos, obispos y cardenales que reconocen como Papa a Francisco.

      4) Lo de la "total conciencia y deliberado consentimiento" será una broma: ¿cómo se fornica o comete adulterio sin darse cuenta? Que la tal Ana "tuviera total conciencia" es irrelevante: la conciencia no es la última instancia de la verdad, y menos cuando es errónea. Los asesinos en serie o los pederastas pueden tener "total conciencia" de que no hacen nada malo o que es bueno. Claro que es incompatible ser adúltero con el propio cónyuge; de ahí la necesidad de nulidad previa a vivir more uxorio con otro.

      5) Cuando dice "no es posible que la Iglesia reconozca como válido y sacramental desde la celebración el matrimonio civil de Ana..." falla en la premisa y en la conclusión: el bautismo de un protestante es válido; pero tras la conversión, digamos que a la edad de 50 años, la Iglesia no reconoce que esa persona fuera católica desde que nació hasta los 50 años en que se convirtió al catolicismo, aunque reconozca la validez del bautismo. En su ejemplo, parece no entender lo que significa convalidar. "...no hubo pecado en el matrimonio civil de Ana antes de la sanación en la raíz". No invente: eso jamás lo ha dicho la Iglesia.

      6) No se haga el ingenuo: no sólo la prensa secular recogió las palabras de Ratzinger; también webs católicas. ¿Conspiración, dice? No desvaríe: puede leerse en Catholic.net, Aleteia, ReL, etc. Busque mejor. Además, BXVI no es la primera ni única autoridad de la Iglesia que dice eso. Y la entrevista de tv fue en alemán; tendrá que creer a quienes la han transcrito.

      7) Su última frase sigue siendo boba y falsa. Por eso no contesta. ¿Intervino el E.S. en la elección de los antipapas? En vida no se sabía que lo eran. Decididamente es usted deshonesto -de cara a la galería o quizas también se autoengaña-.

      Eliminar
    13. Anónimo4:09 a. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de 12:18 AM

      Lea la página iuscanonicum.com o alguna otra sobre sanación en la raíz.

      Del resto de su largo escrito me reservo la respuesta. No corresponde que hable con una persona que adjetiva sus intervenciones.

      Sólo algo demasiado errado que sí le contesto. Dice que ninguna unión civil apriori es válida. Si, claro que lo son cuando hay dispensa de la forma.


      Eliminar
    14. Anónimo5:24 a. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de las 3:10 am

      Sí, realmente dice eso el canon 1055 del Código de Derecho Canónico. Lea alguna página especializada en derecho canónico, tal vez iuscanonicum.com. Hay varias.

      El resto de su largo mensaje, me reservo el derecho a la respuesta. No corresponde que conteste cuando dice que desvarío. Podré dar una respuesta errada, pero sus modos hablan mucho de usted.

      Sólo un punto porque es muy errado lo que dice. Cuando un matrimonio civil se efectúa con dispensa de la forma canonica, apriori sí es válido y sacramental.

      MM

      MM

      Eliminar
    15. Anónimo5:27 a. m.

      Perdón, el comentario de 5.24 lo agregué porque pensé que el de 4:09 se había borrado. La respuesta sí es al de las 3:18 y no al de 12:18. Mis disculpas MM

      Eliminar
    16. Anónimo5:55 a. m.

      Al anonimo MM: ha leido la web iuscanonicum q recomienda? Si es asi no ha entendido nada.

      Sobre la validez a priori se equivoca: es a posteriori como el ej del bautismo q le han dado.

      Eliminar
    17. Anónimo7:28 a. m.

      Repuesta de MM a Anónimo de 5:55 AM

      Cuando una pareja de bautizados se le concede dispensa de la forma y se casa por lo civil, ese matrimonio es para la Iglesia válido y sacramental desde la celebración.

      Si usted sabe de alguna instancia que deba pasar ese matrimonio para ser considerado válido y sacramental, tenga a bien manifestarlo. Como dije, no hay que hablar desde los prejuicios, sino desde la normativa, y de preferencia, citarla.

      MM

      Eliminar
    18. Anónimo9:26 a. m.

      MM: Cuando a un bautizado que ha sido protestante y se convierte al catolicismo siendo ya adultos la Iglesia reconoce su bautismo como válido y sacramental, lo único que reconociendo es la validez del mismo y la no necesidad de bautizarse de nuevo, pero no así el catolicismo de esa persona desde el bautismo hasta su conversión, porque tal cosa no ha existido y la Iglesia no puede cambiar el pasado a golpe de decreto. En su ejemplo es algo similar: convalida una boda civil como si hubiera sido canónica para no repetirla, no la existencia de matrimonio canónico desde antes de declarar la nulidad del primer matrimonio. Y es lógico: si la interesada no solicita la nulidad primero, la convalidación después, o si no tuviera voluntad de seguir con la persona con quien se unió civilmente y sí casarse con otra tras la declaración de nulidad, ¿la Iglesia consideraría como único matrimonio válido y sacramental el segundo, que fue civil? La respuesta es no. Por tanto, podría casarse con un tercero por la Iglesia. Parece que no entiende que una convalidación no es un acto mágico de la Iglesia que pueda cambiar el pasado, sino una medida para intentar arreglar una situación presente y, por tanto, no tiene efecto retroactivo salvo en su consideración presente y a efectos jurídicos y canónicos, lo cual sigue sin cambiar el pasado. Hasta ese momento, el matrimonio no era válido, pues podría no haber solicitado la convalidación siquiera y la Iglesia jamás habría dicho que su unión civil fuera válida canónicamente desde el principio. Un saludo.

      Eliminar
    19. Anónimo10:56 a. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de las 9.26 A.M.

      No voy contestar lo del bautismo porque no es el tema que nos convoca. Es un sacramento diferente con forma, materia y signos bien distintos, por eso las conclusiones son también diferentes.

      Con relación al matrimonio, estoy de acuerdo con usted en la primera parte, de que la boda civil sustituye la canónica. Pero canónico y sacramental son cosas diferentes. No existe el convalidar un matrimonio civil a canónico. O es civil, o es canónico. Es un evento histórico imposible de modificar.

      Lo que hace la Iglesia cuando aplica sanación en la raíz, es reconocer que ese intercambio de votos realizado bajo la forma civil, fue sacramental.

      El sacramento adquiere forma (la aceptación recíproca), materia (los contrayentes) y signo (el contrato matrimonial) UNICAMENTE en el momento del intercambio de votos. Eso se da en la celebración y no en el día del decreto eclesial en que se valida el matrimonio civil aplicando sanación en la raíz. En el decreto no hay forma, no hay materia ni hay signo nupcial.

      Cuando se aplica sanación en la raíz la iglesia solamente RECONOCE que los votos matrimoniales civiles fueron sacramentales. La iglesia no puede cambiar el pasado, lo que hace es ACEPTARLO Y RECONOCERLO. Por eso se sana "desde la raíz", o sea, desde la celebración.

      La nulidad y la sanación en la raíz son temas jurídicos, no sacramentales. Si por alguna razón se dan situaciones intermedias de separación y nuevos matrimonios, en cada caso tiene que analizarlo la autoridad competente.

      Por eso, vuelvo al principio. Antes de la sanación en la raíz, el matrimonio civil de Ana no tenía apariencia externa de sacramental, pero lo era. Era sin duda una situación irregular. Por eso es cierto lo dicho por el Papa Francisco de que “ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante”.

      MM

      Eliminar
    20. Anónimo11:46 a. m.

      Para MM:

      "La iglesia no puede cambiar el pasado, lo que hace es ACEPTARLO Y RECONOCERLO. Por eso se sana "desde la raíz", o sea, desde la celebración".

      No: si no lo hubiera solicitado Ana, la Iglesia JAMÁS habría convalidado como si fuera matrimonio sacramental (porque no lo fue) su unión civil. Ni desde que se celebró, ni después. Por lo cual, no depende del acto en sí, sino de la voluntad de Ana y de la posterior concesión de la Iglesia -su equiparación, no el reconocimiento-.

      "...el matrimonio civil de Ana no tenía apariencia externa de sacramental, pero lo era".

      No, por lo mismo: no lo era. Con posterioridad a la declaración de nulidad y solicitud de convalidación se lo considera, a efectos jurídicos, como si hubiera sido sacramental (sin haberlo sido).

      Por tanto, entre un acontecimiento -la unión civil- y la sanación en raíz, no existió ningún matrimonio (que entre bautizados siempre es sacramento), sino sólo un contrato civil; y así habría seguido sin la mencionada solicitud y jamás la Iglesia lo habría reconocido como tal. Sigue confundiendo convalidación con reconocimiento de un hecho y unas circunstancias que jamás han existido.

      En cuanto a su último párrafo, la idea personal que Tucho Fernández ha plasmado en "Amoris laetitia" -documento no magisterial según el propio documento-, contradice todo el Magisterio de todos los Papas anteriores y de ahí que teólogos y canonistas, amén de numerosos cardenales, obispos y fieles católicos, hayan pedido al Papa que aclare la confusión y confirme el Magisterio de siempre, pues tal y como interpretan algunos ése y otros pasajes hay incompatibilidad con la fe católica.

      Eliminar
    21. Anónimo12:18 p. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de las 11:46 AM

      He expuesto lo que hace la Iglesia cuando sana en la raíz un matrimonio y en particular en el caso de Ana. Un caso de estudio para canonistas quienes fueron los que llegaron a las conclusiones que compartí, lo mismo que el Tribunal Eclesial que actuó en el caso.

      Usted solamente ha expuesto su opinión personal, claramente distinta a la de la Iglesia.

      Desde el comienzo ha sido obvio que cualquier cosa que se dijera sin criticar a Su Santidad el Papa Francisco a usted solamente le irritaría.

      Si me tomé el trabajo de dar tantas explicaciones a sabiendas de que a usted no le servirían para nada, fue porque quería dejar en claro cuán cierto es lo dicho por el Papa de que no toda situación irregular es pecaminosa.

      Con la exposición que aquí dejo cualquier persona de buena voluntad tendrá la oportunidad de poner algo de luz en el punto 301 de Amoris Laetitia.

      Gracias por haberme dado la oportunidad de dejar este análisis en la web.

      MM

      Eliminar
    22. Anónimo1:01 p. m.

      A MM:

      Dice usted: "Usted solamente ha expuesto su opinión personal, claramente distinta a la de la Iglesia".

      No señor: usted ha expuesto su opinión personal, claramente distinta a la de la Iglesia. La de la Iglesia es que todos los matrimonios son válidos hasta que se demuestre lo contrario. Si no hay declaración de nulidad, el primer matrimonio sigue siendo válido y la Iglesia JAMÁS reconoce como tal una segunda unión civil. No digamos si tras ésta el interesado no pide que se la convaliden como si hubiera sido sacramental...

      Lo que usted plantea, por malinterpretar el derecho canónico, es que la Iglesia permite la bigamia en ciertos casos, pues si tras la declaración de nulidad Ana no hubiera solicitado la convalidación de su unión civil y se hubiera casado por la Iglesia con otra persona, según usted la Iglesia habría admitido como matrimonio sacramental el tercero, estando aún vivo su legítimo cónyuge -el segundo-, ya que según usted su unión civil siempre fue sacramento. Sigue sin darse cuenta del absurdo y de lo contraria que es a la fe católica su interpretación.

      El Papa no tiene nada que ver con su planteamiento: usted simplemente lo utiliza de excusa para tener razón y sostener el divorcio católico por la puerta de atrás. Es a usted a quien no le sirven de nada las explicaciones; léase el Catecismo en lo referente al Matrimonio y a la Comunión, y todos los documentos que existen sobre los divorciados recasados. Documentos oficiales y del Magisterio, no mis opiniones, a ver quién se acerca más a ellos, usted con sus opiniones personales, o yo con lo que le he explicado.

      Con la exposición que aquí dejo cualquier persona de buena voluntad tendrá la oportunidad de ver que su interpretación del punto 301 de Amoris Laetitia es contrario a la fe católica.

      Gracias por haberme dado la oportunidad de refutar sus opiniones personales en la web.

      Eliminar
    23. Anónimo8:16 p. m.

      Respuesta a todos sobre el comentario de Anónimo de las 1:01 pm.

      El análisis del caso que presenté, puede leerse en el libro "Las bodas, sexo, fiesta y derecho", que está en la web gratis. Es un libro escrito por un sacerdote católico Doctor en Derecho Canónico.

      Digo esto por si alguien necesita sanar de raíz un matrimonio, o defender el punto 301 de Amoris Laetitia.

      Los dichos del otro Anónimo a quien he contestado a pesar de sus adjetivaciones fuera de lugar, no citan fuente alguna, no citan el derecho canónico ni analizan el catecismo. Además es alguien que critica públicamente al Papa Francisco. Su conducta es propia de los lefebvristas, que ya son cismáticos.

      Dios ilumine a cada lector en su búsqueda de la verdad, tomando en cuenta estas observaciones.

      MM

      Eliminar
    24. Anónimo10:34 p. m.

      Perdone MM pero el libro q recomienda no es el dicta la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio. Q en el ejemplo q ha dado se ha considerado valido un matrimonio civil? Estupendo. Pero querer generalizar es contrario a lo q siempre ha enseñado la Iglesia. Queda claro asi que es necesario el discernimiento y el caso por caso, pero por un tribunal eclesiastico formado por expertos y no a la pata la llana como algunos pretenden q haga cualquier cura (q hoy en dia no son precisamente muy duchos en doctrina con la pesima formacion q han recibido)

      Hay cientos de sacerdotes y obispos doctores en dcho canonico q opinan exactamente lo q le han comentado otros comentaristas. Si cree que ha defendido AL intentando hacer valer la interpretacion rupturista d la misma con el magisterio de la iglesia, creame q no lo ha logrado (aparte d q muy mala intencion se ve en ello)

      Usted ha citado varias veces el codigo de derecho canonico pero en el mismo no dice lo q usted defiende, asi q para q lo cita si le quita la razon?

      Yo no veo ninguna critica al Papa en comentarios anteriores.Esta usted un poco obsesionado y es muy testarudo. X cierto: el Papa Francisco ha dicho q los lefebristas no son cismaticos sino plenamente catolicos y hasta les ha dado permiso para dar la absolucion a cualquier otro catolico. Mas bien parece q es a usted a quien no le gusta Francisco y q le contradice en aquello q no le gusta. No sera vd protestante?

      Eliminar
    25. Anónimo6:05 a. m.

      Respuesta de MM a Anónimo de 10.34 pm
      El libro que he recomendado es de un sacerdote doctor en derecho canónico. No es un libro de doctrina, pero no se aparta de ella.

      Yo no generalicé. Manifesté que lo dicho por el Papa tiene sustento en la realidad.

      Si le parece que lo que he citado del Código de Derecho Canónico no dice lo que yo digo, entonces diga qué dicen esos uno odos cánones que cite, y hablamos.

      Si usted no ve críticas al Papa en comentarios anteriores es fácil: usted no ve.Por eso tampoco ha notado el modo en que lo he defendido.

      Cordiales saludos.MM

      Eliminar
  17. Un Cardenal -bastante bueno y con aires de santidad por cierto- que ya paso a mejor vida, cuando era Arzobispo de mi ciudad decía: prefiero ordenar a un Judas que dejar de ordenar un Pedro. Sé esto porque estuve 4 años en el seminario arquidiocesano de mi ciudad y nos lo dijo en una clase otro sacerdote que era nuestro maestro en esa época -y también era (sigue siendo) un muy buen sacerdote. Bueno, pues nos comentó esto a los seminaristas porque precisamente estabamos hablando del tema que usted ahora toca. Como dicernir bien (los formadores) si el seminarista debe ordenarse o no. Como estar seguros que es idóneo. Desde ahí comienza el problema que usted plantea.

    No todos los ecleciasticos pensarán igual que este Cardenal, -obviamente- pero si transponemos este criterio -el de prefiero ordenar a un Judas que dejar de ordenar a un Pedro- al otro problema que nos plantea a todos Amoris Laetita -como dicernir si se debe permitir o no que se acerquen a la Eucaristía ciertas personas- la respuesta sería mas o menos: prefiero pecar por pasarme de bueno que por severo. Sin embargo yo sigo pensando que el hecho de que la verdad sea una sola (el adulterio es pecado) no excluye que la misericordia alcanze al pecador. (Que algunos que viven en adulterio, por situacione muy complicadas) se acerquen a Jesús, si a Jesús porque Jesús es la Eucaristía. Si el pecador no puede hablar con el que sana, pues entonces quién lo va a sanar?? Y también estoy de acuerdo con lo que dice un amigo: La Sagrada Eucaristía no es un "derecho" es un Don que nadie merecemos.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo8:05 a. m.

    "que lo blanco que yo veo, creer que es negro, si la Iglesia Jerárquica así lo determina"

    Precísamente ahí viene el lío. Porque unos Obispos (Iglesia Jerárquica) dicen que blanco y otros Obispos dicen que negro. Y si se le pregunta al Papa, pues el Papa no responde a las dudas...

    De manera que en mi diócesis es pecado comulgar si fornico sin propósito de la enmienda, y en la diócesis de al lado no es pecado y puedo comulgar.

    Eso no puede ser. El Papa tiene que definir y aclarar las cosas. Esa es su función.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que el papa esté diciendo (o que pueda interpretarse) en Amoris Laetitia que en unos casos el pecado ya no sea pecado. No creo que diga eso. Que algunos interpreten eso me parece inaudito

      Eliminar
    2. Cito de memoria el Evangelio "Quien come indignamente la carne del Hijo del Hombre y bebe indignamente su Sangre, come y bebe su propia condenación"
      Así que cuando AL permite que alguien divorciado y vuelto a casar pueda comulgar sólo se me ocurren dos explicaciones:
      - Porque se considera que esa persona ya no es indigna (no está en pecado).
      - Porque lo que está recibiendo en la comunión no es la carne de Cristo.
      Prefiero quedarme con la primera explicación, la segunda me parece demasiado terrible.
      Es decir, esa persona, haciendo acciones que se han definido hasta hoy como pecado, en realidad no está pecando.
      Por tanto el pecado es un asunto del corazón de cada uno y no de qué acciones haga, como ya dije ayer.

      Eliminar
    3. Es verdad lo que dices. Pero El Evangelio no dice en ningun lado que tu o yo somos los que decidimos quien y en que momento puede comulgar alguien. Porque tu yo no vemos mas que apariencias. Solo Dios sabe por cierto quien bebe y come dignamente y quien no. Estoy seguro que muchos casados por la iglesia que tienen amantes comen y beben indignamente el cuerpo de Cristo.

      Eliminar
  19. Anónimo8:28 a. m.

    A ver padre Fortea, precisamente la mayoria de los cristianos católicos creemos justamente que en el Cónclave se elige precisamente al más santo de todos los posibles futuros obispos de Roma porque es el Éspíritu de Dios el que actúa. Eso esperamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:46 a. m.

      Para el Anónimo de las 8:28 a.m.:

      ¡Qué ocurrencias! Si hasta el mismo Benedicto XVI ha dicho que al Papa no le elige el Espíritu Santo. Además, en el caso de los antipapas que ha habido en la historia de la Iglesia (declarados como tales sólo después de haber muerto), ¿el Espíritu Santo se tomó vacaciones? ¡Por favor!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Si el Espíritu Santo se dedicara a escoger el más santo ¿No habría sido San Juan el primer Papa en lugar de San Pedro?

      Eliminar
    4. Anónimo11:28 p. m.

      A SAN Pedro, lo escogió Jesús MISMO estando SAN Juan entre los doce. Dios mismo, fuente de santidad, escoge a Pedro. Tú claro, escogerías a Juan. Dios está por lo alto de Pedro y de Juan y hace Santo a quien él quiere y responde a su Gracia. Dios se vale de Pedro querido amigo.

      Eliminar
    5. Yo no dije que yo escogería a Juan. Ese es el problema con las algunas personas. Asumen interpetaciones que no estaban en boca del escritor.

      Eliminar
  20. Anónimo8:36 a. m.

    "Y los obispos deberían ser los más santos, prudentes y sabios de entre los mejores sacerdotes. Los cardenales tendrían que ser la flor y nata del clero. Y el Papa… para esa función sobrehumana debería escogerse al mejor de los mejores."

    ¡Claro! ¡Por supuesto!

    Estoy totalmente de acuerdo con usted en eso. El párrafo me parece maravillosamente cierto e inspirador.

    Este párrafo debería ser la guía para la elección de sacerdotes, obispos, cardenales y papas.

    Pero eso va a ser posible quizás dentro de cincuenta o cien años. Eso en el mejor de los casos porque hasta ahora en la historia de la Iglesia no ha sido así.

    Es una idea muy buena pero segúramente muy utópica. ¡Ojalá se haga realidad algún día!

    Pero en estos momentos no podemos distraernos con utopías. Hay que afrontar una situación dificiísima, como raras veces se ha dado en la historia de la Iglesia, y tenemos que afrontarla ya.

    No podemos esperar cien años a que toda la jerarquía de la Iglesia sea santa.

    Hay que dar una respuesta clara ya, porque de lo contrario son mas y mas las almas que viven en pecado y en confusión poniendo seriamente en peligro su vida eterna.

    Hay que hacerlo por misericordia, para salvar almas confusas, para enseñar al que no sabe, para corregir al que yerra.

    Hay que mojarse. Son tiempos de arriesgarse

    Arriesgarse al martirio mediático, a la incomprensión de una gran parte de los fieles, a la soledad.

    Ya que las jerarquías no siempre son santas, son tiempos de santidad individual. De valentía. De claridad. De riesgo.

    ResponderEliminar
  21. Yo no sé cómo el Papa le ha dicho a Trump que eso de hacer muros, no es de Católicos. Pues yo creo que, a veces, los muros son necesarios para evitar males mayores. Bien podríamos quitar nosotros tambien la valla que nos separa de Africa, en Ceuta y Melilla. En esto, disiento con el Santo Padre, al que respeto en grado sumo. ¿Acaso no estaban los chinos muy tranquilos con su muralla, hasta que los americanos les obligaron a abrirse comercialmente? Los castillos de los caballeros de las cruzadas, tambien eran muros defensivos, al igual que los de las ciudades. Santo Padre, no. Si todo el mundo fuese como Cristo, sobrarían las murallas, pero no lo es...

    ResponderEliminar
  22. Tambien sobrarían las puertas, las cerraduras y las cajas de caudales.

    ResponderEliminar
  23. Ah, y los candados y las cerraduras de los coches. Qué maravilla sería que todo el mundo fuese como Cristo, pero veo a muy pocos que se le parezcan, incluso dentro del Cristianismo.

    ResponderEliminar
  24. Santo Padre, ¿por qué no quita todas las puertas y cerraduras del Vaticano? Anda, anda...

    ResponderEliminar
  25. El problema es que ahora no sabemos lo que dice la Iglesia Jerárquica. ¿Quién se equivocó, Juan Pablo II o Francisco?. Es evidente que Francisco cree que se equivocó Juan Pablo II, pero no lo puede decir sin desatar un terremoto y por eso no contesta las dubia. Como la doctrina que era clara y firme ha dejado de serlo, ahora no sabremos qué dice la Iglesia hasta que Francisco y Juan Pablo II se reconcilien. Mientras tanto, las ovejas que pasten donde quieran, que luego si eso, viene el pastor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rubén, adoro a Juan Pablo II. Qué persona de peso, qué alma tan grande...pocos como el.

      Eliminar
  26. Querido Padre Fortea, el argumento de San Ignacio parece invalidarlo la Amoris Laetitia en su punto 351: "Por creer que todo es blanco o negro a veces cerramos el camino de la gracia y del crecimiento, y desalentamos caminos de santificación que dan gloria a Dios."

    Ni blanco ni negro: tonos de gris a elegir "caso por caso".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pregunta: Si Cristo hubiera escogido como primer papa al "blanco" ¿no habría escogido a San Juan en lugar de a San Pedro (el gris)? Definitivamente no escogió a Judas (el negro). Saludos.

      Eliminar
    2. tu pregunta suena como algo profundo o como una ocurrencia

      Eliminar
  27. y yo me pregunto! y las enseñanzas de JESUSCRISTO que es DIOS que? nadie se acuerda nadie? por que la iglesia se fundo para rendirle culto a ÉL transimitir SÚ mensaje la buena nueva etc,Y NO ÉL para rendir culto a la iglesia que hay veces que se nos olvida este pequeño detalle! romanos 1.16-25!! entre otras citas! sacerdotes obispos etc que quieran y luchen por ser santos eso se necesita menos politica menos egos en el clero MÁS umildad!! JESUCRISTO mando un evangelio, no 20 ni cada 20 años ni cada audiencia un evangelio interpretao a imagen de cada cual!! JESUCRISTO dijo YÓ soy la verdad! ni una verdad ni una de ellas nó! dijo yó soy la verdad!!! AMA a la iglesia pero obedece a JESUCRISTO.si toda la jerarquia amase a jesucristo todo iria mejor!! por que si no recuerdo mal al que hay que poner en el centro de TODO de todo es a DIOS!!! por encima de todo no al ser humano como se empeña...o se empeñan algunos!! he oido hablar de tal obispo de malta que con tanta informacion uno ya no sabe que es verdad o mentira! que decia si un divorciado vuelto a casar comulga y esta en paz con DIOS y yo me pregunto! y los mandamientos la ley?? donde está donde? si efectivamemte DIOS es misericordia casi infinita! pero es justo y mando mandamientos leyes.. va a ver un juicio asique va a ver un juez! y yo me pregunto? donde hemos dejado de hablar de DIOS de sus mandamientos cuando donde? JESUCRISTO dijo al cesar lo que es del cesar! pero a DIOS lo que es de DIOS! bien clarito nos lo dejo!!! a dios lo que es de dios y al cesar lo que es del cesar! lo separo bien clarito! esto se esta volviendo mas telenovela prensa rosa que lo que verdaderamente tiene que ser! mas pendientes de declaraciones de audiencias de que si dijo caffarra burke! y me vuelvo a preguntar y DIOS? en ninguna conversacion oigo hablar de DIOS solo de humanos y mas humanos!! acaso estamos divinizando al ser humano? que solo hablamos de el? los sagrarios apartados la aberracion de la comunion en la mano!! los ministros exraordinarios de la santa y sagrada comunion que si se prohibio fue por algo!! y ahora volvemos atras!! pues volvamos a tras en todo!! misa ad oriente oracion al arcangel san miguel para que protega la iglesia la salve! y que decir de las traduciones de la oraciones! en vez de salve reyna y madre, tradujeron en dios te salve! si ya esta salvada!! que insulto a nuetra madre!! pues yo no quiero politica en la iglesia de cristo rey! quiero defender a jesucristo a su madre santa maria virgen inmaculada!! defender lo sagrado!nos preocupamos mas de la opinion publica que de rendir culto a DIOS nuestro creador!! los santos son radicales en la FÉ hasta la muerte! cuantos de nosotros llegariamos a ese extremo? paz y amor y que DIOS reine en nuestros corazones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Defender los sagrado es también y SOBRE TODO -en mi opinión- defender que los pecadores tengan un camino de vuelta a Dios. La mejor "pavimentación" para crear ese camino en definitiva es siendo Santo. Defender la pulcritud de la ortodoxia, sobre todo para hacer al camino más difícil a los que se encuentran alejados, no es exactamente lo mismo que defender la verdad y la BELLEZA de la ortodoxia VIVIENDOLA.

      Eliminar
  28. Anónimo1:10 p. m.

    Sigo diciendo que no se ha modificado (o no han tenido el valor para modificarla) la disciplina de la comunión y ya hay diócesis enteras que permiten la comunión a los adúlteros.

    Y aquí no pasa nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sacramento de la comunión siempre se debe vigilar, de modo que quien participe de la comunión se sepa que está en la gracia de Dios. Es la tradición de la iglesia; uno no puede ir a una iglesia ortodoxa y comulgar, el sacerdote te tiene que conocer. Tras el concilio vaticano II las cosas han cambiado; que comulgue quien quiera. Lo de AL no va tanto para los divorciados, sino el objetivo es romper la paranoia que les suponía a los obispos la situación real con la enseñada.

      Eliminar
  29. A lo largo de mi vida sólo he conocido buenos sacerdotes, no sabría decir si Santos. Si, alguno me parece Santo.

    Dos son las contestaciones regulares que he recibido en mi vida de algún sacerdote.

    Una vez escuché a uno con una predicación rara.

    Conozco a uno al que quiero y aprecio, que vive en la sierra de Guadarrama, que en el tema del matrimonio es más ambiguo todavía que el Santo Padre.

    Mi idea de los sacerdotes es muy elevada. Para mi, las mejores personas del mundo!!

    Ah! Hay uno q a veces prédica en mi parroquia que cuando hablas con él, a veces dice cosas raras, si.

    Y recuerdo otro tbien ambiguo en el tema matrimonial, este falleció ya con muchos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3:16 p. m.

      Entonces son dos o cuatro?

      Eliminar
    2. Tiburcio8:20 p. m.

      Cuatro ojos ven más que dos...jejeje

      Eliminar
    3. Que me han contestado de una forma regular, en cuanto al tono y los modales, 2.

      Eliminar
    4. Pues es una bendición de Dios que solo hayas conocidos buenos sacerdotes.

      Eliminar
    5. Anónimo11:09 a. m.

      Bakhita, guapa, no te ofendas, es que andamos con ganas de broma

      Eliminar
    6. ¿ por que me voy a ofender wap@s? no pasa nada.

      Eliminar
  30. Todo tiene un carácter sobrenatural, la mayoría de las ocasiones no accesible a personas de pobres discernimientos como yo. Si retrocedemos al concilio vaticano ll; hoy todavía se encuentran muchos detractores, sin mencionar los cismas y todo lo que ustedes saben. El concilio no se equivocó, los que lo implementan pues... Bueno la idea es que además de esto, también nos ha dado grandes frutos en poco tiempo, principalmente al laicado y su labor evangelizadora. Frutos que hoy en día ante toda esta condición nos permite permanecer firmes en el magisterio y ayudará otros. Quien interprete e implemente fuera del magisterio a AL, rendirá cuentas en su debido tiempo; talvez Dios permite esto para que de una vez se sepa quién es trigo y quién es cizaña. O como decimos en el campo, que el viento fuerte agite el árbol para que los frutos podridos se caigan, suena fuerte y no juzgo, pero, creo que estamos ante un tiempo de prueba. Y porque? por lo mismo que Israel sufrió él exilio, por lo mismo que Roma invadió a Jerusalén, pero siempre Dios nos enviará un profeta. Así que P. Fortea aunque no tenga deseos de continuar esta conversación, creo que eres uno de ellos...

    ResponderEliminar
  31. Anónimo7:05 p. m.

    Aunque el Papa es el Vicario de Cristo, NADA ESTA POR ENCIMA DE CRISTO Y SUS ENSENANZAS, NADA ESTA POR ENCIMA DE LA PALABRA DE DIOS. Sin embargo el clero ni los miembros de la Iglesia pueden rebelarse abruptamente contra él, sino ORAR por la intervención divina del Espíritu Santo en esta materia

    ResponderEliminar
  32. Anónimo7:09 p. m.

    Son lamentables los errores humanos de la Iglesia en los últimos dos papados. Esta es una seria llamada de atención divina a enderezar el camino. Dios le ha enviado a su iglesia a un destructor, para que los mejores hombres de la Iglesia hagan su trabajo. A su tiempo... Orar y esperar es lo que debemos hacer, NO ESCANDALIZAR, no desunir aún más

    ResponderEliminar
  33. El teólogo tercermundista.7:51 p. m.

    ¡Vanidad! ¡Vanidad de vanidades!

    ResponderEliminar
  34. El Hombre Lobo de B.8:30 p. m.

    Mon
    Yo soy tu Lobo

    ResponderEliminar
  35. Una fe ciega tan sólo la podemos profesar con Jesucristo. Pretender que los cristianos con un mínimo ( o máximo, según cada caso ) de formación acepten las afirmaciones de los variopintos obispos del mundo mundial, pues es como ordenarle a un soldado que gravita sobre un abismo, claro y evidente, que suelte las manos y se deje caer.

    No. Antes hay que obedecer a Cristo - ni que toda la Iglesia se volviera loca y aceptara las máximas del mundo - que a los hombres.

    No hay que preocuparse demasiado, Cristo guía a su Iglesia de forma misteriosa, y así hay santos sacerdotes, obispos,cardenales y Papas, en medio de estos convulsos siglos XX y XI. La historia de la Iglesia muestra que cuando el Espíritu Santo no es obedecido entre los fieles, surgen santos entre los eclesiásticos o religiosos y viceversa.

    Dios siempre halla almas que le aman, secundan y por su fidelidad y entrega a Dios, logran, con la gracia de Cristo, salvar a muchos que andan errados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Romano Amerio en su Iota Unum (sobre las transformaciones de la iglesia) termina con un tono vespertino, con la civilización reduciéndose a un hombre en una cueva (con más apariencia de fiera que de hombre) pero en quien se mantienen las esencias de la civilización, y este hombre sale de la cueva para hacer renacer el mundo.

      Eliminar
  36. האתון של בלעם9:36 p. m.

    Sí que hay algo de adictivo en esa exhortación sí. Debe ser que el amor es la droga más potente que hay. Y Amoris Lætitia te da dosis fuertes. De hecho a nadie deja indiferente.

    Yo, que he pecado mucho en mi vida, ahora entiendo lo que dijo Cristo: «a quien poco se le perdona, poco ama». En realidad nada tengo que reprochar a ‘los guardianes de la galaxia’, porque el que pecó contra ellos, mis hermanos, fui yo. No puedo encima pedir que me acepten como si nada hubiese pasado. Pero cuando lo hacen, como el Santo Padre, te desarman. Es difícil de explicar la alegría que se siente entonces — ciertamemte la alegría del amor.

    Estas últimas semanas he tenido la suerte de asistir los más días a la misa del alba en la Cova de Sant Ignasi, donde el santo de Loyola se recluyó en ayuno y oración e inspirado escribió sus Ejercicios Espirituales. La cueva (cova en idioma catalán) es realmente pequeña — no cabrían más de 10 o 12 personas, pero rara vez van más a esa aún oscura y gélida hora de la mañana. Y como durante la noche en algún momento de desvelo había leído este post del Padre Fortea, intentaba imaginar ahí a Íñigo (como llamaban entonces a San Ignacio de Loyola), que sin ser aún sacerdote sino un laíco cualquiera, ya entendió claramente lo de que «para en todo acertar, que lo blanco que yo veo, creer que es negro, si la Iglesia Jerárquica así lo determina».

    El jesuíta que celebraba la misa comentó que estamos en la “Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos”, y cómo ahora se ven cosas antes impensables. Por ejemplo dos de las ocho personas que conté hoy resulta que venían de la famosa Communauté monastique chrétienne œcuménique de Taizé (Comunidad monástica cristiana ecuménica de Taizé) en Francia, donde increiblemente conviven católicos, anglicanos, ortodoxos, luteranos, etc. Y también nos contó que el mes pasado había ahí un sacerdote anglicano haciendo los Ejercicios Espirituales. Y, más sorprendente (y bonito) aún, es que decía que ahora hay haciendo los Ejercicios Espirituales una mujer evangélica que lo pidió y ha venido desde 香港 (Hong Kong). Yo escuchaba fascinado —y esperanzado—, acordándome de la reciente (y desgraciadamente tambien controversial) visita del Papa Francisco a Suecia por los 500 años de la reforma protestante. ¡Qué bonito si los cristianos pudiésemos estar todos unidos de nuevo!

    Hay que rezar tanto por las intenciones de este Supo Pontífice que nos ha regalado el Altísimo. Y no tener miedo — ¡al revés! De hecho este Papa Francisco a mi me ha enseñado a sentir lo que nos repetía tanto el Papa S. Juan Pablo II: «no tengáis miedo». Es como que uno fue el profesor de teoría (Juan Pablo II) y ahora toca el entrenador de práctica (Francisco).

    Y qué verdad lo que concluye el Padre Fortea — me recuerda a que mi madre siempre me recomendaba buscar un sacerdote santo más que erudito.

    ResponderEliminar
  37. Con respecto a la elección de los obispos y del Papa según su santidad, permítame que discrepe.
    El que alguien sea muy buena persona no quiere decir que tenga buenas cualidades para gobernar a sus hermanos. Puede ser que sí o puede ser que no.
    Hay que buscar candidatos que sean santos y que además sepan gobernar a sus hermanos... y eso limita bastante el número de posibles candidatos.
    De todos modos sí que coincido con usted que si hay que elegir entre dotes de gobierno y santidad, me quedo con la santidad.

    ResponderEliminar
  38. Anónimo11:59 p. m.

    Quiero renunciar a cosas banales, oración y trabajo,he visto mi vida distinta, pero aún así estoy ciega

    ResponderEliminar
  39. Anónimo12:07 a. m.

    yo no claro, como tengo tantos estudios y soy un hombre inteligente, bastante más que la media, logro vislumbrar tantas cosas que hasta el futuro me desvela su rostro

    ResponderEliminar
  40. usted a lo mismo; a sacar a colación ideas sin ningún acierto ni razón para defender a la amoris laetitia, cuando no hay por donde cogerla. Los ejercicios espirituales comienzan con la advertencia de los dos espíritus, uno que lleva a ser más piadoso, recto, cumplidor de los mandamientos etc, y otro espíritu que al final lleva a ser menos piadoso, más pecador etc. A veces es difícil distinguir cuál es el espíritu que nos guía, así que hay que ver los frutos. La idea de que la ley de Dios pasa a ser un consejo evangélico no veo cómo va a hacer a nadie más piadoso y justo, si para ser piadoso y justo hay que cumplir los mandamientos sabiendo que son mandamientos de Dios (lo más básico de lo básico de la fe y el amor a Dios), no se ve el buen espíritu cuando episcopados enteros ya rompieron las amarras al dar la comunión a diestro y siniestro (se siguen las sendas del concilio vaticano II). Así que bueno, usted se sale por la escatología, y ahora se sale por obedecer sin pensar; pues bien, esa regla de san ignacio fuera de contexto también vale para los musulmanes o cualquier religión; hay que obedecer pensando, pues obedecer neciamente no tiene fruto. Hay que obedecer a un Dios bueno, y se sabe que es bueno por el pensamiento. AL es una barbaridad, destilada en las esinas del concilio vaticano II

    ResponderEliminar
  41. Un papa santo como pio X lo que habría hecho, para empezar, es anular el Concilio Vaticano II (que no fue dogmático) y todas sus innovaciones. Así que hay que tener cuidado con lo que se pide a Dios, ya que la santidad no es lo que le parezca a uno

    ResponderEliminar
  42. Anónimo7:33 p. m.

    Ver en internet: EL DENZIRGERBERGOGLIO: Los sorprendentes aportes de FRANCISCO al magisterio BILIMENARIO de la iglesia (PDF)

    ResponderEliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. "Debemos siempre tener, para en todo acertar, que lo blanco que yo veo, creer que es negro, si la Iglesia Jerárquica así lo determina" es usted genial Padre Fortea, siempre muy claro y lógico.

    ResponderEliminar