domingo, noviembre 05, 2017

Continuando el diálogo sobre la teología del siglo XXI


Estimado Néstor:

He visto que has escrito sobre mí artículo acerca del cambio de paradigma y tu artículo veo que está muy trabajado y que merece un intercambio de razones por mi parte. 

http://infocatolica.com/blog/praeclara.php/1711030105-sobre-el-cambio-de-paradigma#more34696

Por favor, no leas mi respuesta como si estuviera enfadado o si despreciara tus razones. De ningún modo, simplemente es un civilizado diálogo sobre una cuestión teológica.

No hace falta insistir en que yo tomo el sentido de la palabra “paradigma” en el segundo sentido que tu ofreces a tal palabra:

“Cambio sustancial en una doctrina significa que se afirma algo que antes se negaba, o que se niega algo que antes se afirmaba. Es decir, que hay una contradicción entre la doctrina en su estado anterior, y la doctrina en su estado posterior”.

Por supuesto que hablamos de doctrina teológica y que la doctrina de la fe sigue inalterada. Pero en materia teológica sí que hay cosas que antes se afirmaban que hoy se niegan.

Dado que tu artículo atiende mucho al tema de las definiciones, yo personalmente prefiero definir “paradigma teológico” como “la teoría que nos ofrece el modo de entender la aplicación de una doctrina de fe”.

No hace falta decir, no lo he olvidado ni un solo momento de mi reflexión en todos y cada uno de mis años de escritura, que cualquier cosa que no sea una evolución homogénea de los dogmas rompería las “reglas del juego” y haría caer como castillo de naipes toda la construcción teológica de siglos. Como metafísico que me considero, hay que ser congruente: sólo una evolución homogénea de los dogmas mantiene la arquitectura católica. Una evolución heterogénea implicaría una misma destrucción del mismo concepto de verdad. Como amante de Aristóteles, eso para mí es inaceptable e imposible. La fe católica se mantiene si existe la verdad. Las verdades inconmovibles preservadas por la Iglesia son don, no cadenas.

Cuando comentas mi cita: “La teología como mera recapitulación, como mera profundización, o la teología como reflexión, como pensamiento puro.” Tú, Néstor, añades:

“Y eso de “pensamiento puro”, aplicado a una disciplina que depende de una base positiva como es la Revelación contenida en la Escritura y la Tradición, y realizada además bajo la imprescindible guía del Magisterio eclesiástico, realmente no se entiende”.  

Por supuesto que para una teología católica se requiere eso. Pero sí que hay tratados de autores (la mayoría) que son escritos al modo tradicional: parte escriturística, patrística, magisterial, etc. Y hay otros autores (los menos) que han intentado llegar con la razón lo más lejos que es posible sin abandonar esos fundamentos de los que hablas.

Hay materias en los que este segundo modo de hacer teología no es posible, por ejemplo un tratado sobre el bautismo. Pero hay otras materias en las que esto sí que es posible: por ejemplo. mi Historia del mundo angélico. Es imposible hacer esto en un tratado sobre la Santísima Trinidad, pero sí que es posible hacerlo en un artículo que trate de entender las implicaciones lógicas entre la naturaleza más profunda del pecado sexual y la existencia de un Ser Infinito. En un libro o artículo como el segundo, pueden aparecer versículos de la Biblia, o citas de los Santos Padres, pero (bajo la guía del Magisterio) el pensador se centra en las capacidades de la razón para ver qué existe o puede existir entre esos dos elementos: Dios y el placer humano.

Volvamos a tu artículo. Néstor, tú escribes:
“Se puede decir que el P. Fortea propone como “paradigma absoluto” al “entero Evangelio”, según el cual debe ser interpretado y revisado “el entero conjunto de la Ley”.

No, el Evangelio no puede ser paradigma. El Evangelio es el núcleo duro de verdad, de allí parten las ramificaciones de la razón: las teorías.

Eso sí, estoy de acuerdo cuando afirmas en tu artículo que un paradigma es como una teoría al cuadrado. Sí, un paradigma es una mentalidad, un modo de entender, una manera de interpretar que se aplica a toda una ramificación teórica que surge de ese núcleo duro.

La teología normalmente avanza de manera que hay pequeños cambios. Normalmente siempre es así. Por ejemplo, la teología sacramentaria, la trinitaria, la teología moral fundamental, etc, etc. Lo normal es que el edificio intelectual en cada rama vaya experimentando pequeños retoques por mucho que crezca esa construcción a lo largo de los siglos.

Ahora bien, hay ramificaciones de esa construcción intelectual en las que los retoques ya no son posibles, hay que abandonar un camino y emprender otro. Como tú, Néstor, escribías:

“Un cambio sustancial en una doctrina significa que se afirma algo que antes se negaba, o que se niega algo que antes se afirmaba. Es decir, que hay una contradicción entre la doctrina en su estado anterior, y la doctrina en su estado posterior”.

¿Esto ha ocurrido en la Historia de la Iglesia? Sí, no es lo usual, pero ha ocurrido. Unos Papas justificarán la muerte para el hereje y los teólogos crearán una construcción teológica para avalar esa postura; Santo Tomás de Aquino incluido.

La convivencia del divorciado sine more uxorio en el seno de la segunda familia hubiera sido vista como una negación de facto de la doctrina del matrimonio en el siglo XIX. Si no estás casado, no puedes convivir con una familia que es la tuya.

La doctrina canónica actual de las declaraciones de nulidad matrimonial hubiera sido visto como algo frontalmente inaceptable hace siglos: si te has casado, te has casado, punto final. Lo de la nulidad por inmadurez les hubiera hecho reír a carcajadas. Hubieran dicho que nos tomamos el vínculo matrimonial a broma. El problema es que hay todo un desarrollo canónico que sanciona esas causas. Y pienso que ese desarrollo canónico es verdadero.

La confesión se otorgaba en los primeros siglos en el momento de la muerte a los que habían caído en ciertos pecados. La argumentación era la siguiente: si has renacido en el Espíritu, ¿cómo puedes haber negado a Cristo? Y argumentaban con unos versículos que a ellos les parecía que semejante incongruencia era imposible. Eso sí, en un alarde de generosidad, te permitían que recibieras el perdón antes de morir.

San Agustín enviaba al infierno a todos los niños no bautizados. Al infierno eterno, sufriendo, no al limbo. Su postura sería seguida por infinidad de teólogos medievales que, en conciencia, estaban convencidos de que afirmar otra cosa era negar la autoridad de las Escrituras. Cuando apareció la teoría del limbo, eso ya fue un grandísimo alivio para muchos. Pero la teoría agustiniana se creyó la tesis ortodoxa durante muchos siglos por infinidad de autores. ¿Quién hubiera osado escribir lo contrario? Es un ejemplo de cómo en un tema determinano se dijo negro y después se dijo blanco.

Hasta principios del siglo XX, si un adolescente de dieciséis años realizaba un acto de masturbación, el confesor se sentía obligado a pensar que bastaba ese acto para condenarle toda la eternidad. No exagero, todos los libros de moral de los seminarios eran claros: es un pecado mortal, un solo pecado mortal te condena. Evidentemente, afirmaban eso basados en una construcción intelectual (avalada por la escolástica) y creían que no podían ser católicos si negaban tal cosa. He leído muchas veces en los tratados de moral las argumentaciones de los autores para defender eso que, se notaba, que a ellos les parecía increíble, pero que se sentían en la necesidad de defender eso, porque no veían ninguna escapatoria teológica.

Cuando leí la primera redacción del Catecismo de la Iglesia Católica sobre este tema de la masturbación, me enfadé. Porque pensé que era un modo laxo de negar lo que decían todos los libros de moral. Yo entonces estaba en el seminario. Después de años de ejercicio del sacerdocio, me di cuenta de que el Catecismo tenía razón. Pero esa primera redacción fue objeto de tantas protestas, que fue una de las pocas partes que la Santa Sede cambió para adaptarla a la mentalidad moral imperante. Hoy día, sin duda, ya no se hubiera cambiado.

Dígase lo mismo respecto a la pena de muerte. Cierto que, desde un punto de vista meramente teórico, el Estado tiene esa potestad basado en criterios de mera justicia. Pero teniendo en cuenta muchas otras cosas, pero muchas, lo mejor es oponerse con todas las fuerzas a semejante acto: acabar fríamente con la vida de un ser humano. Aquí hemos pasado de decir blanco a decir negro, evidentemente.

La homosexualidad era vista como uno de los pecados más terribles. Me acuerdo en mis libros modernos del seminario: uno de los pocos pecados que clamaban venganza al cielo. Ahora tenemos una visión más comprensiva de esta realidad. Más comprensiva, porque es más integral. La postura oficial ahora es podéis venir a orar con nosotros, podéis participar de la vida parroquial. Aquí ha habido un cambio de enfoque innegable.

En el campo del ecumenismo no digamos. A nivel teórico no ha habido grandes cambios, pero a nivel práctico el cambio ha sido copernicano. No necesita grandes explicaciones: el Papa Benedicto XVI participando de las vísperas anglicanas en la Abadía de Westminster; participando, no presidiendo.

No, no estamos hablando de pequeños retoques en las doctrinas teológicas, sino de verdaderos cambios en el marco teórico del que penden otras teorías menores. Salvo que uno quiera negar lo evidente, en diversas materias, hemos pasado de decir blanco a decir negro.

Hay, por tanto, dos mentalidades.
La mentalidad inmovilista que consiste en pensar que todo sigue exactamente igual y que sólo hay pequeños retoques y profundizaciones en lo ya sabido. La fe permanece inmóvil. Pero la teología, no.
La mentalidad dinámica consiste en pensar que hay un fundamento sagrado que es la Escritura y una serie de pilares inconmovibles. Y que nosotros nos movemos entre esos pilares, sobre ese fundamento, bajo la luz del Magisterio. Pero que todo, salvo lo que es de fe, está sujeto a mejora y a cambio. En la Iglesia caben las distintas opiniones, argumentos, la libertad, los nuevos enfoques. La razón es libre para recomponer el edificio teológico cuántas veces quiera y como quiera, mientras se mantenga el Depositum fidei.

En muchos casos, la inmensa mayoría, esas ramificaciones teológicas (de las que antes hablaba) son verdaderas, son expresión de la verdad. En unos pocos casos, esas ramificaciones se han enredado entre sí: tratando de defender unas verdades han entrado en colisión con otras verdades sin darse cuenta.

Conclusión, mi conclusión: El tema matrimonial merece una revisión teológica muy profunda, porque se trata de una institución instrumental, no de un fin en sí mismo. Y hago notar que no niego la indisolubilidad. Pero, en mi opinión, hay campo para emprender esa reflexión eclesial. Dígase lo mismo, respecto a los pecados en material sexual. La sexualidad es una materia sui generis dentro del campo moral. No estoy afirmando que lo que era pecado ya no lo es, ni que todos los libros de moral estén equivocados. No estoy diciendo eso. Pero ciertamente cabe un cambio de enfoque, un cambio general del marco teórico con el que hemos abordado toda esta materia.


En fin, me despido de ti Néstor, encantado de haber dialogado contigo y defendiendo tu derecho a que no estés de acuerdo con mi postura. Tú y yo tenemos la misma fe y ambos somos ortodoxos, no tengo la menor duda. 

54 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primero que leí:
      Redeemer

      Segundo:
      Consuming fire

      Tercero:
      Lawgiver

      Mis tres!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Padre Fortea de acuerdo en que debe todo evolucionar para mejorar la convivencia humana y aplicar la misericordia de Dios pero teniendo cuidado de no quebrantar los cimientos mismos de la Fe, porque como Ud dice seria como el caer de un castillo de naipes.

    ResponderEliminar
  3. 296

    Feliz domingo.

    Me gustan estos post de diálogo.

    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa última frase me recordó a Voltaire.

      Alfonso si no dices que son los nombres de Dios la imagen ni me entero. Gracias.

      Siempre me han gustado las letras o palabras revueltas. Hay en la web un generador de imágenes poniendo las palabras...esto es esas palabras las revuelven y le dan una imagen...como lo que hicieron con el credo o Padre Nuestro en forma de Cruz.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Alfonso
      Ya tenía bien preparado un discurso para contestar y agregar algo más a lo que me has señalado, pero se fue la conexión a internet.

      Ya recuperada la señal, no sé si mis recuerdos me darán exactamente las palabras que utilice y que tenían como objetivo no despreciar del todo a Voltaire, en mi mensaje anterior mencionaba el hecho que me parecía sorprendente que ya desde tu muy juventud te mostraran a Voltaire, yo he sabido de este personaje hasta la Universidad y había ahondado en sus escritos hasta que sucedió lo de Charlie Hebdo.

      De hecho conseguí una edición del diario luego de la cruenta matanza al diario francés.

      También resaltaba la frase de Voltaire que me hacía semejante a la utilizada por el Padre Fortea:

      «No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo».

      Dije también en ese mensaje que las palabras podían ser utilizadas magistralmente por personas no creyentes o que utilizan un lenguaje vulgar, porque Dios otorgaba dones a todos, sin distinción, que nuestra labor era buscar que ellos, los más inteligentes y más rebeldes, fueran conversos y que entonces sí, pudiéramos utilizar sus frases y pensamientos sin miedo a ser juzgados porque nos parezcan pertinentes.

      Inclusive señale que en un reportaje de Aleteia en español del día de hoy, mencionaban que Voltaire se arrepintió en el último momento.

      También dije que la frase, me parecia un exagerada, porque dar la vida por un derecho de libertad de expresión, no lo sé, solo si salva otra vida, pero que no sé que haría si se me presentase el caso.

      Luego hice una lista de generadores de nubes de palabras:

      1.https://wordart.com/
      2.https://www.wordclouds.com/
      3.https://www.nubedepalabras.es/

      Y que me gustaba más el primer enlace porque se podía escoger la imagen.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Aprendo mucho acá.

    No lo creerán pero leyendo los comentarios de post anteriores uno de los ejemplos que se me había ocurrido poner acá como respuesta a ciertos comentaristas era precisamente el ejemplo que puso padre Fortea sobre la confesión de los pecados, sobre todo durante los primeros siglos. Estoy en una iniciación cristiana y este tema en concreto me ha hecho reflexionar sobre la comprensión que tiene la Iglesia del depósito de fe.

    ResponderEliminar
  5. Buen dia y buena tarde!

    "El Evangelio es el nucleo duro de verdad, de alli parten las demas ramificaciones de la razon: las teorias"

    Un post denso q bien merece leerlo mas de una vez, para entenderlo y comprenderlo.

    lUn abrazo para Usted Padre.
    D B.

    ResponderEliminar
  6. "No, el Evangelio no puede ser paradigma. El Evangelio es el núcleo duro de verdad, de allí parten las ramificaciones de la razón: las teorías".

    Gracias por el post. Y sus aclaraciones pertinentes. Es iluminador. Es tan sutil el ataque a la Iglesia q debemos estar atentos y vigilantes. Confieso q A veces me lío pero mi voluntad es de apertura y aprender. Estar dentro de la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leonardo estamos en una iniciación cristiana continuamente.

      Eliminar
    2. El mío AUTHOR (de la Vida)

      Eliminar
    3. Mary ésa también fué mi frase predilecta! Contundente!

      Padre Fortea ha estado como siempre a la altura que este le diálogo amerita! Adelante!

      Dios lo bendiga y Nuestra Nuestra Madre María lo abrace con su santo manto 🌹🐞🐝🐏

      Eliminar
    4. Kar esta foto es la más...Bss

      Eliminar
  7. "...El tema matrimonial merece una revisión teológica muy profunda, porque se trata de una institución instrumental, no de un fin en sí mismo..."

    ......

    Me alegro que el Padre nos haya dejado un texto más compresivo que el dejado por Néstor. Aún así muchas partes del texto, me han extrañado, especialmente por ser un profano, un neófito en nuestra doctrina.

    Especialmente me han extrañado esas palabras que he copiado arriba del diálogo del Padre con Néstor; siempre he pensado que el matrimonio es un sacramento no una mera "institución instrumental".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. "La homosexualidad era vista como uno de los pecados más terribles. Me acuerdo en mis libros modernos del seminario: uno de los pocos pecados que clamaban venganza al cielo."
    ¿Es que dejó de serlo? ¿Hubo una reedición autoral de la Biblia de la que no estoy informado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. ¡así es ciertamente Maria Magdalena!

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. Padre Fortea, indiscutiblemente que sus argumentos son válidos, teniendo en cuenta que fue respetuosamente con el Sr. Néstor, que a veces y la mayoría los opositores de ideas, para imponerse son irrespetuosos y hasta generan criticas personales para desprestigiar. Se convierten en políticos!.
    Bendiciones en su andar y caminos.. Rezo por la Iglesia.
    Luis Eduardo

    ResponderEliminar
  12. La mentalidad dinámica será perseguida siempre por la inmovilista Xq el "siempre ha sido así", el inmovilizar, el imponer q el otro piense como yo corresponde a q el hombre no quiere salir de su zona de confort y es amigo de hacer juicios a los q evolucionan xq yo creo q el dinamismo continuo al q el hombre debe acogerse es necesario para no quedarse en la ley - AT - y trascender al Amor (Gracia) del Nuevo Testamento.

    Por eso es necesario e imprescindible caminar en la Iglesia ya q aquí nos impulsa la Gracia del E.S. y estamos bajo su amparo y dirección. De ahí las luchas, los juicios, las guerras xq cada cual lleva su proceso . Y para eso la libertad y el respeto y el morir al otro para no "matarnos".

    ResponderEliminar
  13. Por eso el cardenal Sarah dice que en la Iglesia existe risgo de cisma sobre la moralidad. Dios nos libre de teólogos progres como el P. Fortea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para chismosear com ud lo hace por lo menos ponga la cara. ponga una foto o un nombre. sea varon o varona..!

      Eliminar
    2. No se exaspere hombre de poca fe, que las puertas del infierno no prevalecerán en contra de la Santa Iglesia Católica. Jesús siempre cumple sus promesas.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  14. un abrazo padre y Dios lo bendiga y lo cuide.

    ResponderEliminar
  15. Me uno a tus deseos.
    Comparto

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Papa Francisco: «Algunos despertarán a la vida eterna, otros a la vergüenza eterna»
    El Papa ha resaltado que la traducción de las palabras en la consagración «por muchos» «expresa mejor la idea de que las personas tienen la opción de elegir en esta vida» su destino eterno.

    5/11/17 3:21 PM
    (Catholic Herald/InfoCatólica) El Papa Francisco ha resaltado durante una misa de Cardenales que murieron el año pasado que la traducción de las palabras en la consagración «por muchos» en vez de «por todos», refiriéndose a por quienes la sangre de Cristo fue derramada «expresa mejor la idea de que las personas tienen la opción de elegir en esta vida, ya sea para Dios o en su contra».

    «El despertar de la muerte no es, en sí mismo, un regreso a la vida», agregó el Papa Francisco. «Algunos, de hecho, despertarán a la vida eterna, otros a la vergüenza eterna».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diferencias entre los liturgistas

      Desde que la Misa fue traducida a la lengua vernácula, los liturgistas han debatido sobre la mejor manera de traducir las palabras «pro multis» en la oración de Consagración. Las palabras literalmente se traducen como «por muchos», pero muchos liturgistas lo tradujeron a sus propios idiomas como «por todos».

      En 2006, la Santa Sede dio instrucciones de que todas las nuevas ediciones vernáculas del Misal Romano a partir de ese momento deberían traducir las palabras como «por muchos», señalando que también es la traducción más literal del griego original «περὶ πολλῶν» en Mateo 26,28.

      Oposición a traducir «por muchos» de parte de algunos obispos

      El cambio se encontró con la oposición de algunos países, sobre todo en Alemania, lo que llevó al Papa Benedicto XVI a escribir una carta personal en 2012 explicando por qué los obispos deberían adoptar la nueva traducción.

      Se publicó una nueva versión alemana de la Misa, pero nunca fue adoptada oficialmente

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Amén.

      Ayer tb di cita de la Palabra dominical.

      Y especialmente habiendo escuchado la Palabra de hoy. En el salmo la antífona cantaba "Has guardado mi alma en tu paz, Señor" (recito de memoria)
      Y estoy contigo como un niño en brazos de su Madre xq ya mi corazón no es altanero" . El vuelve a dar su Paz siempre - Estado del Cielo - y le damos gracias xq sabemos de dónde nos sacó (aunq la cabra siempre tira al monte"). Antes nos dijo q su Palabra es OPERANTE. Y el Evangelio me exhorta a servir y ser la última, abandonando la hipocresía , levadura de los fariseos, sin importarte los juicios ni prestigos humanos: Tu patria es el Cielo.
      Es mi eco de la Eucaristía de ayer. Palabra dura pero eficaz.

      Pater q bonita la plaza de Cervantes. No se x q me recuerda algo de Bruselas. Claro, llevaría sotana y eso es ser testigo de Algo, aunq en vasos de barro (imbecil"). Pero no lo dijo.
      Cuídese. Y a caminar de nuevo...

      Eliminar
    3. Pues no la responde. Son demasiadas cosas que no se sabe por dónde empezar.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. jajaja
      Alfonso oveja negra...no me lo creo

      Eliminar
  20. A mi me alegra ver el cambio de los niños sin bautizar q irían al infierno, después al limbo. Y creo q últimamente creo se dijo al Cielo. Es como q algo en tu fuero interno descansa en la misericordia de Dios. Yo nunca creí q fueran al infierno. Bendito sea Dios.

    ResponderEliminar
  21. Los independentistas se han entregado a las autoridades.belgas.

    See you.

    https://youtu.be/cCBa4sety5w

    ResponderEliminar
  22. Precioso y esperanzador el post de hoy. Diálogo constructivo y aclaratorio.
    Buen día a todos.

    ResponderEliminar
  23. Estupendo post.
    Maravilloso para los que saben teología y para los que no la conocemos.

    Luz para todos.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Alfonso. Yo pienso que hasta la misma Sagrada Escritura es dinámica. Entre Antiguo y Nuevo Testamento, allí es incuestionable que hay una evolución, con Jesús se la dá la plenitud que necesita la ley. No era cuestión de preceptos, ésos más de 600 preceptos de la ley judía que no hacía más que asfixiar al pueblo. Petrificar la ley, volviendola una carga pesada. Yo creo que por eso Jesús dejó también al Espíritu Santo para que nos acompañara, nos iluminara en éste camino porque sabía de antemano que nosotros los seres humanos somos cerrados, tendemos a ensimismarnos, somos limitados y quería que éste fuego abrasador también renovara constantemente nuestro entendimiento de ley como plenitud y felicidad del hombre. No es que la ley cambie.No.Porque es la base.Es un medio para hacer la voluntad de Dios y ser felices. Cumplir sus mandatos da sentido a la vida, porque nos acerca a Él, porque nos hacemos semejantes a Él a través de sus mandatos que al fin y al cabo se resúmen en amarás a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente como al prójimo como a tí mismo. El amor que damos al prójimo siempre regresa al Padre y El sé regocija en nuestro amor a la vez que nosotros nos regocijamos al hacer Su Voluntad. Él se conmueve cuando intentamos agradarlo hasta en los detalles más pequeños. Porque ése es el incienso que Él más le agrada, el de la creatura que cumple la Voluntad de Dios. Entonces, el amor es dinámico también es un constante dar y recibir. Es como el agua que si no corre o está emposada se daña. Por eso éste post es como otros sobre éste tema es iluminador. Siento que hay personas que por querer defender una posición,quieren encerrar en una jaula al Espíritu Santo, entonces es un poco frustrante ver o leer personas que hasta tachan o descalifican o anulan la opinión del otro. Se ponen hostiles. Ése es el.comun denominador de éstas personas que sus posturas son bastantes inmovilistas.

      Eliminar
  25. Re-leyendo este post me detengo mucho en los cambios q se estan propiciando en el tema del matrimonio. A su vez pienso q estos cambios se dbn mirar a la luz de los cambios q viene dandose en la sociedad, en la forma de asumir el sacramento sin perder, obviamente el norte del significado del matrimonio en cuanto seguira siendo sagrado e indisoluble.

    Y es en el punto de lo "indisoluble" en donde veo q ha habido mucha confusion y controversias. Y digo esto porq solo quienes han vivido un matrimonio q, d por si se descubre q es nulo, saben lo q es estar "atado" a esqmas de pto radicales e inmovibles en donde se "proclama" el "tiene q aguantar" lo iniguantable, bajo la apariencia de "estar bien, por el bien de lo(s) hijos" y del mantener ese "orden" no orden porq en el fondo, hay dos voluntades q estan viviendo la soledad y el desamor. . pero q no se permiten reconocer abiertamente q, en medio de un pannorama q refleja muerte, lo mejor es avanzar hacia una decision q genere y promueva vida, "eliminar el cancer" y emprender un camino q permita vivir en paz y tranquilidad consigo mismo y con llos demas.

    "Enderezar lo torcido" asi duela y, en medio de "esas contracciones" antes del parto, ver q habra el nacimiento de una nueva vida para cada uno d los conyuges y los hijos.

    ResponderEliminar
  26. Lo siento, lo reconozco, soy muy bruto.

    Veo a Santa Madre Teresa y recogía y cuidaba a los más abandonados no les preguntaban nada, pienso en la sopa boba y ahí iba todo el mundo no les preguntaban nada, ahora veo a Cáritas y tampoco hay excluidos si tienen verdadera necesidad quienes van a pedir ayuda.

    No sé ni a donde quiero ir a parar. Para la Iglesia todos somos iguales, todos somos pecadores y necesitados de ayuda. A todos perdona, pero para perdonar un pecado debe de haber un pecado, y nunca se puede decir que las palabras de Cristo no las conocemos porque no había grabadoras.

    ResponderEliminar
  27. Que bueno que cada vez seamos mas comprensivos....

    18 La verdad es vida y salud eterna. Merece compasión quien sienta disgusto de ella. Está sin
    vida y sin remedio.
    Pero tú, perverso, no dirías la verdad, si no conocieras que era amarga e intolerable a quien la dices. Mides a los demás por lo que sientes en ti.
    Existe, también, otro abuso de la verdad: decirla para agradar a los hombres, al modo como se dicen las adulaciones y las mentiras.
    La verdad se ha de decir, no porque agrade o desagrade, sino porque aprovecha.
    Pero también a veces, conviene callarla, para no hacer daño. Lo mismo que se priva de luz a los ojos enfermos. -Pensamientos de Dom Guigo, Cartujo.

    ResponderEliminar