martes, noviembre 14, 2017

Réplicas y contraréplicas al lado de Amoris Laetitia


He leído la réplica de Bruno Moreno a mi escrito acerca de Amoris Laetitia, también he leído el artículo de Nestor Martínez sobre mis posturas teológicas. Creo que no tiene sentido que me enzarce aquí, ahora, en una defensa de los puntos, uno por uno, que he sostenido. Siento que es más provechoso levantar la vista y dar por mi parte un mensaje de acuse de recibo.

Sostengo profundamente la existencia de la verdad, con minúscula. Por tanto, rechazo toda forma de relativismo. Porque creo en la verdad, creo en todos y cada uno de los artículos del Depositum Fidei.

Sostengo, siempre y en todo caso, que el adulterio es un mal. Pero recordemos que la diferencia, a veces, entre lo que es adulterio y lo que no lo es radica en una sentencia de un tribunal eclesiástico. Radica en la sentencia de tres hombres, sobre los cuales el Magisterio no me obliga a pensar que descanse sobre ellos ningún carisma de infalibilidad, ni siquiera uno pequeñito. No sólo eso, basta un informe de un psicólogo que esté equivocado, para provocar un juicio erróneo de la situación.

El adulterio siempre es un pecado. Pero tengo plena fe en la autoridad de la Iglesia, cuando se produce una sentencia. La sentencia puede estar errada, pero el cónyuge no se equivoca si se somete en conciencia a esa sentencia. Podría, pero no quiero ahora, sacar todas las conclusiones teológicas de lo que acabo de decir. Pero habría que ser muy corto de luces para no sacar todas las conclusiones.

Más que desplegar esas conclusiones, por otra parte evidentes, me interesa mucho más profundizar en la cuestión del cambio de paradigma teológico. Un tema realmente apasionante. Aunque no será hoy cuando escriba sobre ello.

Pero sí que quiero decir que, nos demos cuenta o no nos demos cuenta, nuestra fe se mueve en el seno de ciertos esquemas mentales y teológicos. No importa si eres una campesina de la región de Moscú (Podmoskovie) del siglo XVI o si eres un dominico holandés de 1970, lo quieras o no, te mueves, piensas, sientes, dentro de esa arquitectura teológica que configura una verdadera mentalidad. La fe es la misma. Pero en la misma fe crece Torquemada y Häring. Todos estamos muy convencidos de que nuestra defensa de la fe es la defensa pura, sin aditamentos, de esos dogmas inmarcesibles. Pero no conocemos nuestros prejuicios. Somos todos más inflexibles de lo que nos parece. También yo. El relativismo, por el otro extremo, no es la solución.

¿Qué significa ser fiel? Gran tarea la de determinar con milimétrica precisión dónde empieza y dónde acaba el Depósito de la Fe. La precisión del teólogo para delimitar milimétricamente la línea donde acaba el dogma. En mi tesis doctoral éste fue un tema que me vi obligado a abordar con mucha extensión, por algunas de las hipótesis que yo planteé.

¿Qué significa ser fiel? ¡Qué impresionante es la labor de la Congregación para la Doctrina de la Fe! Con razón, con toda razón, ese edificio podría tener la apariencia de una fortaleza con varias murallas. Pero a condición de que los hombres que allí trabajan se repitieran cada cierto tiempo que nadie, tampoco ellos, puede librarse de la existencia de esa mochila de prejuicios. De ahí, que sólo se puede condenar lo que de ningún modo no puede más que ser condenado. Ay si se usara la autoridad que descansa en esa casa para ir más allá, para condenar lo que Cristo no querría condenar. Nunca insistiremos suficientemente en la responsabilidad de esa tarea celestial.


Algunos comentaristas de blogs, fieles al rigor de una mentalidad que tiene semejanzas con la jansenista, condenan y condenan. Con dureza, porque son duros. Ellos dicen que se ven obligados, pero no es así. Allá vosotros. A mí me juzgará el Dios de Amoris Laetitia, no la figura todopoderosa que imaginan algunos amantes de la tradición que creen que el número de los salvos es muy reducido.

A mí no me juzgará ni Galat ni Lefevbre. A mí me juzgará un Padre que siento reflejado en los escritos de san Francisco de Asís o en los del Papa Francisco.

106 comentarios:

  1. Estimado Alfonso:
    Como bien dijiste, vivimos una neoversión del espíritu jansenista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por este blog y la ocasión de aprender y compartir. Y gracias por el ejemplo de siempre mostrarse humildemente fiel a la Sta. Madre Iglesia —— y esa paz y tranquilidad que logra mantener incluso ante los ataques más ofensivos. No es fácil no sucumbir a la vanidad y exclusivismo a quienes Dios nos dio el privilegio de poder reflexionar sobre esa “verdad con minúscula” observando la realidad humana in situ de Viña del Mar a San Petersburgo y de Parramatta a Stanford… pasando por Roma. «¡Siervos inútiles somos, Señor!»

      Yo no sabía mucho —más bien nada— sobre estos temas teológicos e históricos de la Iglesia, y muchos los voy aprendiendo gracias a libros accesibles como los del padre Fortea con su teología narrativa (siguiendo el modelo del Maestro que enseñaba con parábolas —narraciones que encierran enseñanzas— las verdades espirituales) y a lecturas con motivo de posts en el blog y otras ocasiones de profundizar que el Señor nos va poniendo en la vida.

      Muy buena esta precisión del padre Fortea sobre el ‘neojansenismo’ que estamos sufriendo. Técnicamente no se trata de los puntos concretos de la herejía de Jansenio (s. XVII), sino de ese “espíritu jansenista” que renace históricamente en cuanto tiene ocasión: atacar bajo pretensión de ‘purismo ortodoxo’ a la estructura de la institución fundada por Cristo sobre la piedra del Sumo Pontífice asistido por el Espíritu Santo para guiar las almas en el devenir de SU inescrutable Plan Histórico de Salvación. Y lo hacen en “neoversión” ajustada al momento cuales nuevos Quesnel (el teólogo del s. XVIII finalmente excomulgado por haber dado renacimiento al jansenismo).

      Eliminar
  2. ...dentro de esa ARQUITECTURA TEOLÓGICA.Hermosa construcción de palabras que reflejan una verdad.

    ResponderEliminar
  3. Saludos
    Desde el hospital
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que todo vaya bien.

      Eliminar
    2. Gracias Iké, primero Dios todo saldrá bien.

      Eliminar
  4. San Francisco de Asís (el real, no el edulcorado):

    "Ay de aquellos que mueran
    en pecado mortal".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La infalibilidad pontificia sólo la tiene el Papa y no siempre, sólo cuando promulga una enseñanza dogmática para la Iglesia, por tanto, san Francisco de Asís es susceptible de cometer error. Pero vamos a ver, con lo fácil que es, pero si Dios no nos exige ser especializados en Dogmática, ni en el Antiguo Testamento, ni ser eruditos en salmos,… ¡pero si Dios no nos pide nada esto! Cuanto tiempo perdemos Señor, cuanto tiempo perdemos… Como decía san Josemaría: Qué manía tienen algunos de salirse de su sitio, y ponía un ejemplo: ¿cómo funcionaría un cuerpo que el hueso largo del fémur estuviese en el cráneo? Pues esto es lo mismo, hay algunos que sienten que si no están ellos pendientes de las encíclicas del Papa, de lo que se publica en blogs católicos, si no estudian ellos concienzudamente todo esto y lo revisan minuciosamente, el edificio espiritual de la Iglesia se viene abajo. Si la Iglesia todavía sigue en pie es gracias a ellos. Pues como decía el santo fundador del Opus Dei, cada uno ocupando su lugar tiene una importancia vital y es de gran ayuda para la Iglesia.

      Eliminar
    2. La frase de San Josemaría es ésta específicamente:

      "Camino 832: ¡Qué afán hay en el mundo por salirse de su sitio! —¿Qué pasaría si cada hueso, cada músculo del cuerpo humano quisiera ocupar puesto distinto del que le pertenece?
           No es otra la razón del malestar del mundo. —Persevera en tu lugar, hijo mío: desde ahí ¡cuánto podrás trabajar por el reinado efectivo de Nuestro Señor"

      Eliminar
    3. Gracias Karina. Entonces lo del fémur lo he inventado yo... Lo importante es que se ha entendido; gracias otra vez.

      Eliminar
    4. Con gusto Clara! Lo del fémur estuvo muy bien 😉😄

      Eliminar
    5. Clara Rojas Gonzalo usted se equivoca al decir: "pero si Dios no nos exige ser especializados en Dogmática, ni en el Antiguo Testamento, ni ser eruditos en salmos,… ¡pero si Dios no nos pide nada esto! Cuanto tiempo perdemos Señor, cuanto tiempo perdemos…"

      2 Timoteo 2,15
      Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad.

      Oseas 4, 6 Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento.
      Por cuanto tú has rechazado el conocimiento,
      yo también te rechazaré para que no seas mi sacerdote;
      como has olvidado la ley de tu Dios,
      yo también me olvidaré de tus hijos.

      2 Timoteo 3,14 Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. 16 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.

      Eliminar
  5. ¡Gracias! Padre por sus palabras tan sabias, me han hecho un gran bien, sacerdotes que muestran su Fé de esa manera y su ejemplo, hacen que siga creyendo en la iglesia católica, porque en los últimos días me estaba planteando si seguir o no en la iglesia. He decidido continuar en la iglesia, porque me postro ante Jesús y la Virgen María que son mis dos grandes Señores por ELLOS continuo que son mis grandes guías hacia la Luz, A ELLOS el honor y la GLORIA por los Siglos de los siglos Amén.
    Sé que los cleérigos son hombres pecadores como yo, cualquier sentencia hay que dejar a la conciencia de cada persona, es un buen consejo que aportas que trataré de tenerlo más presente en mi vida “A mí me juzgará un Padre que siento reflejado en los escritos de san Francisco de Asís o en los del Papa Francisco”.

    ¡Gracias Padre, Gracias!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arwen la Iglesia Católica es la madre nutricia de tu fe. Ella es el canal por donde Dios hace circular la gracia que te llega de su misericordia. La gracia te llega de Dios de mano de la Iglesia.

      Eliminar
    2. Fé en Jesús me la enseño mi abuela, y es un don que la da Dios, Creo en Jesús y en La virgen María es por Ellos que sigo en la iglesia, no por las personas que pertenecen a esta comunidad.

      Eliminar
    3. “PROBADOS POR DIOS SÍ, ABANDONADOS POR ÉL NUNCA”

      Eliminar
    4. Primero que nada, hay que decir que los católicos no adoramos a la Virgen María. El culto que le profesamos no es adoración, puesto que ésta corresponde únicamente a Dios. Los católicos veneramos a Santa María.

      Eliminar
    5. La Iglesia Católica nunca ha enseñado que María ocupe el lugar del Señor Jesús, todo lo contrario. La Iglesia ha proclamado siempre que Cristo es el único camino para llegar al Padre, y que sólo por Él es que somos reconciliados. Por ello, y en este sentido, Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres, el único en el cual Dios y el hombre son reconciliados. (Aciprensa)

      Eliminar
    6. Yo venero y ¡me rindo a los pies de Mi Señora!.

      Eliminar
  6. Padre Fortea usted lo ha dicho! Referente a los de las sentencias del Tribunal eclesiástico puedo decir decir exactamente lo mismo. He visto que fallos de nulidad en el pasado, es decir, antes que el Papa Francisco introdujera la reforma al proceso de nulidad que salían con bastante rapidez, -inusitada rapidez- y a favor del demandante. Es decir, el fallo declaraba la nulidad. Y eran personas con cierto estatus económico. Y por el contrario habían otros procesos con demandante no tan presta te económicamente cuyo proceso tardaba años y años. Yo que soy abogada y conozco de procesos y de justicia puedo decir que la justicia humana es así de falible. Éso es una realidad de la que se habla en los pasillos. Creo que ni los Tribunales eclesiásticos se salvan. Y esto no es con el ánimo de criticar o destruir es con el ánimo de ser REALISTAS y de ser HONESTOS. Porque lamentablemente casos se ha dado y todos los sabemos.

    Le agradezco enormemente padre Fortea su valentía al decir las cosas como son. Porque no es con ánimo de criticar es con ánimo de hacer un exámen de conciencia y ser justos.

    Muchas gracias 🌹🐞🐝🐏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P.D Es por estas situaciones que el Papa Francisco se animó a introducir una reforma a éste proceso. Sobre todo en materia de costas del proceso y en en cuanto al tiempo para fallar en el proceso que ahora hay un tope de 2 años como máximo si no estoy mal.

      Eliminar

    2. Entonces queda clara la postura del padre Fortea "que si no hay nulidad matrimonial" deja al juicio de Dios el matrimonio de un divorciado vuelto a casar.

      Y tras un discernimiento puede comulgar sin dar motivo de escándalo por su situación irregular. Pero que el adulterio siempre es pecado.

      Eliminar
    3. No entiendo porque tanta discusión. Las Sagradas Escrituras lo dicen claro: el que repudia a su mujer, y se casa con otra, comete adulterio. Que mas hay que agregar?

      Eliminar
    4. El problema, Karina, es que ya la Iglesia no está tan imbricada con el Estado como antes, de ahí que casi todo ahora salga algo más caro. Antes, el estado contribuía bastante más al mantenimiento de los hospitales de monjitas, orfanatos, colegios religiosos, etc. Ahora, hasta le importa un comino que se caiga una iglesia o catedral de lo vieja que esté. ¿Costas? Por lógica, han de ser algo más caras...

      Eliminar
    5. Las costas, las costas...
      Aunque siempre lo han sido. Ya se sabe, los puertos de mar son carillos, y válgame el calambur como chiste.

      Eliminar
    6. Ahora el proceso es gratuito para el que acredite no tener recursos Paco. Es decir no tenga ingresos. Y sólo se cobran ahora las costas del proceso y es un mínimo si la persona tiene un ingreso.

      Eliminar
    7. Depende del nivel de ingresos. Sólo se cobra en conclusión los gastos de un proceso ordinario.

      Eliminar
    8. Olá Karina,

      Em Portugal o processo sempre foi gratuito ou com custas reduzidas para quem não tinha realmente capacidade económica, mesmo antes Papa Francisco. Não vi alterações em relação a este aspecto. Nos outros países, não sei.

      A única alteração significativa do processo em Portugal foi a eliminação da dupla sentença conforme o que reduziu a duração dos processos em cerca de 6 meses a um ano.

      Em relação à questão económica, no meu trabalho, o que muitas vezes vejo é injustiças da parte dos próprios para com a Igreja. Poderão ter um nível de vida elevado e não entendem que o tribunal necessite cobrar custas.



      Eliminar
    9. Hola Margarida,

      Qué bueno que en Portugal haya sido siempre así:gratuito! Porque acá en estos lados y en otros más según he preguntado no era así, Es decir se cobraban costas para TODAS las personas independientemente de si tenía ingresos o no.
      Maravilloso que en Portugal siempre haya sido así! Mis felicitaciones!
      Me temo que el dinero a veces nubla conciencias. Como dice el Papa Francisco: "El dinero es el estiércol del demonio".

      Eliminar
  7. Todos tenemos prejuicios. Yo tb y yo.
    Y no nos damos cuenta xq yo en concreto soy limitada y condicionada por tanto...
    Espero ser juzgada asimismo porel Dios de AL.

    ResponderEliminar
  8. Fortea sigue contradiciendo la Palabra de Dios: ⚠ Advertencia a los que continúan pecando
    Hebreos 10
    26 Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, 27 sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de UN FUEGO QUE HA DE CONSUMIR A LOS ADVERSARIOS. 28 Cualquiera que viola la ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. 29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia?

    ResponderEliminar
  9. Estimado P. Fortea:

    Gracias de nuevo por la oportunidad que me brindó de discutir sobre un tema tan importante para todos. La fe católica, que vale más que el oro y por la que tantos mártires han dado su vida, bien merece que nos la tomemos en serio y nos esforcemos por concerla, vivirla y transmitírsela íntegra a nuestros hijos.

    Como veo que da por terminada la discusión, yo también lo hago y me despido pidiéndole su bendición.

    Bruno M.
    C

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge Javier Chaves, tú ya lo sabes la Biblia debe de comprenderse conjuntamente con la Tradición oral dejada por los apóstoles, los Padres de la Iglesia, los Doctores de la Iglesia, el Magisterio ordinario y los Papas. El Depósito de la Fe no puede cambiarse y a la vez se va profundizando en él a través de los siglos. La Biblia y los escritos Patrísticos se tradujeron del kainé al latín y se necesita de muchas ciencias y de la exégesis para comprenderlos (Teología).

      Eliminar
  10. *Probando sistema. Ojala se mantenga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lSip Tambieen se estabilizo el sistema.

      Ha sido algo raro todo este "desacomodamiento interior" en las c's..Parecido a "un torbellino" q envuelve y arrastra y presiona. Asi fue este mantenimiento "preventivo" en la empresa. Esperar a q termine el dia y todo vuelva a la calma.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. No entiendo porque tanta discusión. Las Sagradas Escrituras lo dicen claro: el que repudia a su mujer, y se casa con otra, comete adulterio. Que mas hay que agregar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Cierto comentarista llamado Jorge Javier escribía ayer:
      No entiendo porque tanta discusión. Las Sagradas Escrituras lo dicen claro: El que repudia a su mujer, y se casa con otra, comete adulterio. ¿Qué más hay que agregar?

      Quizá tal vez sea porque Jesús añadió una pequeña clausula sin importancia: A no ser en caso de impureza sexual. ¿Te suena?

      Me imagino que también te suena que después añadió: Lo que desatares en la tierra…

      Las Sagradas Escrituras también añaden el llamado privilegio paulino, las Sagradas Escrituras también mandaban lapidar a la mujer adúltera y los fariseos vinieron a decir: ¿Qué más hay que agregar?

      Pues sí, Jorge, pues sí, creo que hay algo más que agregar. Y, de hecho, así lo ha hecho el sucesor de Pedro con el consentimiento de la mayor parte de los sucesores de los Apóstoles.

      Eliminar
    4. Dicha opinión contradice la doctrina católica que excluye la posibilidad de segundas nupcias después del divorcio: “Hoy son numerosos en muchos países los católicos que recurren al divorcio según las leyes civiles y que contraen también civilmente una nueva unión. La Iglesia mantiene, por fidelidad a la palabra de Jesucristo —“Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquella; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio” (Mc 10, 11-12)—, que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido el primer matrimonio. Si los divorciados se vuelven a casar civilmente, se ponen en una situación que contradice objetivamente la ley de Dios. Por lo cual no pueden acceder a la comunión eucarística mientras persista esta situación, y por la misma razón no pueden ejercer ciertas responsabilidades eclesiales. La reconciliación mediante el sacramento de la penitencia no puede ser concedida más que aquellos que se arrepientan de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo y que se comprometan a vivir en total continencia” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1650). (Congregación para la Doctrina de la Fe. Notificación acerca del libro Just Love. A Framework for Christian Sexual Ethics, de Sor Margaret A. Farley, RSM, 30 de marzo de 2012)

      Eliminar
    5. También contradice el Concilio de Trento:Si alguno dijere que la Iglesia yerra cuando enseñó y enseña que, conforme a la doctrina del Evangelio y los Apóstoles (cf. Mc 10; 1 Cor 7), no se puede desatar y que ninguno de los dos, ni siquiera el inocente, que no dio causa para el adulterio, puede contraer nuevo matrimonio mientras viva el otro cónyuge, y que adultera lo mismo y que después de repudiar a la adúltera se casa con otra, como la que después de repudiar al adúltero se casa con otro, sea anatema. (Denzinger-Hünermann 1807. Concilio de Trento, Sesión XXIV, Sobre el sacramento del matrimonio, 11 de noviembre de 1563)

      Eliminar
    6. También va en contra del pensamiento de San Juan Pablo II: Es cada vez más frecuente el caso de católicos que, por motivos ideológicos y prácticos, prefieren contraer sólo matrimonio civil, rechazando o, por lo menos, difiriendo el religioso. Su situación no puede equipararse sin más a la de los que conviven sin vínculo alguno, ya que hay en ellos al menos un cierto compromiso a un estado de vida concreto y quizá estable, aunque a veces no es extraña a esta situación la perspectiva de un eventual divorcio. Buscando el reconocimiento público del vínculo por parte del Estado, tales parejas demuestran una disposición a asumir, junto con las ventajas, también las obligaciones. A pesar de todo, tampoco esta situación es aceptable para la Iglesia. La acción pastoral tratará de hacer comprender la necesidad de coherencia entre la elección de vida y la fe que se profesa, e intentará hacer lo posible para convencer a estas personas a regular su propia situación a la luz de los principios cristianos. Aun tratándoles con gran caridad e interesándoles en la vida de las respectivas comunidades, los pastores de la Iglesia no podrán admitirles al uso de los sacramentos. (Juan Pablo II. Exhortación apostólica Familiaris consortio, n. 82, 22 de noviembre de 1981)

      Eliminar
    7. También en contra del pensamiento del Papa emérito Benedicto XVI: Una serie de objeciones críticas contra la doctrina y la praxis de la Iglesia concierne a problemas de carácter pastoral. Se dice, por ejemplo, que el lenguaje de los documentos eclesiales será demasiado legalista, que la dureza de la ley prevalecería sobre la comprensión hacia situaciones humanas dramáticas. El hombre de hoy no podría comprender ese lenguaje. Mientras Jesús habría atendido a las necesidades de todos los hombres, sobre todo de los marginados de la sociedad, la Iglesia, por el contrario, se mostraría más bien como juez, que excluye de los sacramentos y de ciertas funciones públicas a personas heridas. Se puede indudablemente admitir que las formas expresivas del Magisterio eclesial a veces no resultan fácilmente comprensibles y deben ser traducidas por los predicadores y catequistas al lenguaje que corresponde a las diferentes personas y a su ambiente cultural. Sin embargo, debe mantenerse el contenido esencial del Magisterio eclesial, pues transmite la verdad revelada y, por ello, no puede diluirse en razón de supuestos motivos pastorales. Es ciertamente difícil transmitir al hombre secularizado las exigencias del Evangelio. Pero esta dificultad no puede conducir a compromisos con la verdad. En la Encíclica Veritatis splendor, Juan Pablo II ha rechazado claramente las soluciones denominadas ‘pastorales’ que contradigan las declaraciones del Magisterio (cf. ibid 56). Por lo que respecta a la posición del Magisterio acerca del problema de los fieles divorciados vueltos a casarse, se debe además subrayar que los recientes documentos de la Iglesia unen de modo equilibrado las exigencias de la verdad con las de la caridad. Si en el pasado a veces la caridad quizá no resplandecía suficientemente al presentar la verdad, hoy en cambio el gran peligro es el de callar o comprometer la verdad en nombre de la caridad. La palabra de la verdad puede, ciertamente, doler y ser incómoda; pero es el camino hacia la curación, hacia la paz y hacia la libertad interior. Una pastoral que quiera auténticamente ayudar a la persona debe apoyarse siempre en la verdad. Sólo lo que es verdadero puede, en definitiva, ser pastoral. ‘Entonces conoceréis la verdad y la verdad os hará libres’ (Jn 8, 32). (Congregación para la Doctrina de la Fe. Atención pastoral de divorciados vueltos a casar, Introducción del Cardenal Joseph Ratzinger, 1 de enero de 1998)

      Eliminar
    8. Además, algunos pecados son mortales por su propio género, como el homicidio y el adulterio. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica, I-II, q. 72, a. 5)

      Todo el que repudia a su mujer y se casa con otra comete adulterio, y el que se casa con una repudiada por su marido comete adulterio. (Lc 18, 16)

      A los casados les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido; pero si se separa, que permanezca sin casarse o que se reconcilie con el marido; y que el marido no repudie a la mujer. (1 Cor 7, 10-11)

      Además, algunos pecados son mortales por su propio género, como el homicidio y el adulterio. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica, I-II, q. 72, a. 5)
      Todo el que repudia a su mujer y se casa con otra comete adulterio, y el que se casa con una repudiada por su marido comete adulterio. (Lc 18, 16)
      A los casados les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido; pero si se separa, que permanezca sin casarse o que se reconcilie con el marido; y que el marido no repudie a la mujer. (1 Cor 7, 10-11)

      Malaquías 2
      Juicio contra los sacerdotes

      2 »Ahora, pues, este mandato es para ustedes, los sacerdotes. 2 Si no me hacen caso ni se deciden a honrar mi nombre —dice el Señor Todopoderoso—, les enviaré una maldición, y maldeciré sus bendiciones. Ya las he maldecido, porque ustedes no se han decidido a honrarme.

      3 »Por esto, voy a reprender a sus descendientes. Les arrojaré a la cara los desperdicios de los sacrificios de sus fiestas, y los barreré junto con ellos. 4 Entonces sabrán que les he dado este mandato, a fin de que continúe mi pacto con Leví —dice el Señor Todopoderoso—. 5 Mi pacto con él era de vida y paz, y se las di; era también de temor, y él me temió, y mostró ante mí profunda reverencia. 6 En su boca había instrucción fidedigna; en sus labios no se encontraba perversidad. En paz y rectitud caminó conmigo, y apartó del pecado a muchos.

      7 »Los labios de un sacerdote atesoran sabiduría, y de su boca los hombres buscan instrucción, porque es mensajero del Señor Todopoderoso. 8 Pero ustedes se han desviado del camino y mediante su instrucción han hecho tropezar a muchos; ustedes han arruinado el pacto con Leví —dice el Señor Todopoderoso—. 9 Por mi parte, yo he hecho que ustedes sean despreciables y viles ante todo el pueblo, porque no han guardado mis caminos, sino que han mostrado parcialidad en cuestiones de la ley».

      Deslealtad de Judá

      10 ¿No tenemos todos un solo Padre? ¿No nos creó un solo Dios? ¿Por qué, pues, profanamos el pacto de nuestros antepasados al traicionarnos unos a otros?

      11 Judá ha sido traicionero. En Israel y en Jerusalén se ha cometido algo detestable: al casarse Judá con la hija de un dios extraño, ha profanado el santuario[a] que el Señor ama. 12 En cuanto al hombre que haga eso, quienquiera que sea, que el Señor Todopoderoso lo excluya de los campamentos de Jacob, aun cuando le lleve ofrendas.

      13 Otra cosa que ustedes hacen es inundar de lágrimas el altar del Señor; lloran y se lamentan porque él ya no presta atención a sus ofrendas ni las acepta de sus manos con agrado.

      14 Y todavía preguntan por qué.

      Pues porque el Señor actúa como testigo entre tú y la esposa de tu juventud, a la que traicionaste aunque es tu compañera, la esposa de tu pacto.[b] 15 ¿Acaso no hizo el Señor un solo ser, que es cuerpo y espíritu? Y ¿por qué es uno solo? Porque busca descendencia dada por Dios.[c] Así que cuídense ustedes en su propio espíritu, y no traicionen a la esposa de su juventud. 16 «Yo aborrezco el divorcio —dice el Señor, Dios de Israel—, y al que cubre[d] de violencia sus vestiduras», dice el Señor Todopoderoso.

      Así que cuídense en su espíritu, y no sean traicioneros


      Eliminar
    9. El hecho de contraer una nueva unión [después de un divorcio], aunque reconocida por la ley civil, aumenta la gravedad de la ruptura: el cónyuge casado de nuevo se halla entonces en situación de adulterio público y permanente. (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2384)
      ¿Basta para un cristiano el matrimonio o contrato civil? Para un cristiano no basta el contrato civil porque no es sacramento, y, por consiguiente, no es verdadero matrimonio.  ¿En qué condiciones se hallan los esposos que viven unidos sin haber contraído más que el matrimonio civil? Los esposos que viven unidos sin haber contraído más que el matrimonio civil se hallan en estado de continuo pecado mortal, y su unión será siempre ilegítima delante de Dios y de la Iglesia. (Catecismo Mayor de San Pío X, n. 854-855)
      Pero ningún católico ignora o puede ignorar que el matrimonio es verdadera y propiamente uno de los siete sacramentos de la ley evangélica, instituido por Cristo Señor, y que, por tanto, no puede darse el matrimonio entre los fieles sin que sea al mismo tiempo sacramento, y, consiguientemente, cualquier otra unión de hombre y mujer entre cristianos, fuera del sacramento, sea cualquiera la ley, aun la civil, en cuya virtud esté hecha, no es otra cosa que torpe y pernicioso concubinato tan encarecidamente condenado por la Iglesia; y, por tanto, el sacramento no puede nunca separarse del contrato conyugal. (Denzinger-Hünermann 2998. Pío IX, Alocución Acerbissimum vobiscum, 27 de septiembre de 1852)
      Contraer un nuevo matrimonio por parte de los divorciados mientras viven sus cónyuges legítimos contradice el plan y la ley de Dios enseñados por Cristo. Los que viven en esta situación no están separados de la Iglesia pero no pueden acceder a la comunión eucarística. Pueden vivir su vida cristiana sobre todo educando a sus hijos en la fe. (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1665)
      El sacramento mira a que la unión sea irrompible, y el repudiado o repudiada no se una a otra persona ni aun por causa de los hijos. (San Agustín de Hipona. Comentario literal al Génisis. lib, IX, cap. VII, n. 12)
      Porque los que no quieren sujetarse a la ley de Dios, son tenidos, sin duda alguna, como enemigos de Dios. (Pío X. Encíclica Communium rerum, n. 21, 21 de abril de 1909)

      Eliminar
  13. Todos pecamos, y todo puede ser condenable. Pues anda que tambien fumar puede ser un pecado, y yo creo que lo es: sobre todo si uno se cepilla tres o cuatro cajetillas diarias -ojo, ese no es mi caso-

    ResponderEliminar
  14. ¿Es vituperable lo que va contra natura? Sí, pero suele gustar bastante, jejeje.

    ResponderEliminar
  15. Al menos, al principio...

    ResponderEliminar
  16. Karina,
    ¡gracias por compartirnos la frase del santo!

    ¡aaay! San Josemaría Escrivá de Balaguer ruega por nosotros.

    ResponderEliminar
  17. Muchísimas gracias por sus nuevas palabras. Estoy disfrutando mucho de sus publicaciones. Por fin hay gente con sentido común y fiel a la Verdad. Gracias de verdad.

    ResponderEliminar
  18. La reforma de la nulidad eclesiástica de Juan Pablo II, que introdujo las causas etéreas de nulidad como "inmadurez" etc, son un divorcio encubirto. Conviene decir las cosas por su nombre y ser rigurosos con los conceptos.

    Las eucaristías o los bautismos no son nulos por inmadurez del ministro del sacramento; el sacerdote. Si fuera por eso, más de uno dudaría de si recibió un bautismo válido, o si tal eucaristía es válida o no. Y tampoco se vuelven inválidos por falta de fe del ministro, afirmar tal cosa sería causa de excomunión por los cánones de los concilios ecuménicos.

    De igual forma, un matrimonio no es nulo por "inmadurez" o "falta de fe"; el sacramento sólo requiere realizarse y punto; un sacerdote que realiza una misa con tal intención pública (no, por ejemplo, si está en una obra de teatro, sí, por ejemplo, si realiza la eucaristía en una misa satánica); de la misma manera, un matrimonio es válido si se realiza públicamente con la intención pública (no si se realiza en una película de hollywood)

    Así que esta es otra deshonestidad del pontificado de Juan Pablo II,que conste.

    Otra cosa es la oikonomía, el matrimonio es válido pero se acepta un segundo; eso hacen las iglesias ortodoxas, que disuelven el vínculo, pero ella por lo menos lo hacen porque su tradición eclesiástica se lo permite. En la Iglesia católica eso es imposible por decreto expreso y clarísimo del Concilio de Trento.

    Así que de esta espuria práctica del divorcio encubierto no se pueden sacar consecuencias teológicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo se llama al que va a ser futuro sacerdote.

      Un seminarista o un postulante antes de nada debe de pasar unas pruebas psicológicas, etc.. para saber que es o será un candidato "correcto" al sacerdocio.

      Una Eucaristía siempre puede realizarse en cualquier sitio, me parece recordar que los dos únicos requisitos indispensables son una mesa, o un objeto que haga de mesa, porque tiene que hacer la función de Altar y por supuesto el pan y el vino.

      El Sacramento del Matrimonio no es válido si la Iglesia lo declara nulo, porque entonces es que no existió tal Sacramento.

      Eliminar
    2. Marcial Maciel realizaba sacramentos válidos, a pesar de ser pederasta, bígamo, incestuoso, drogadicto, etc.

      Igualmente los sacerdotes ateos o herejes consagran válidamente. Negar esto es excomunión según los concilios ecuménicos.

      Por eso, el sacramento del matrimonio es válido aunque los ministros -los contrayentes-esposos- sean ateos, herejes, pederastas, criminales, inmaduros o asesinos.

      Por lo tanto, no es nulidad, sino divorcio encubierto. Y los abogados del opus dei que se lucran con ello, y los tribunales eclesiásticos, realizan simonía, grave pecado.

      Eliminar
    3. Juan Manuel de Prada, ya siendo premio Planeta, se casó por la Iglesia. Luego la Iglesia declaró su primer matrimonio nulo, y se casó en segundas nupcias.

      ¿era "inmaduro" un premio planeta" es sinomía, así que los que defienden estas prácticas que no vayan dando lecciones de santidad, que se miren a sí mismos y lloren.

      Eliminar
    4. La validez de los sacramentos no se basan en la dignidad del sacerdote. Y si De Prada obtuvo la nulidaz de su primer matrimonio es porque éste nunca existió.

      Eliminar
  19. REFLEXIÓN DE UN MASÓN, CON MALA UVA:

    Si dicen que Dios guía a las personas, que está detrás de todo. Entonces, ¿qué tipo de libertad tenemos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La energía de Dios conduce a sanación, las energías diabólicas y pecaminosas conducen a la condenación.

      La misma palabra "energía" hace referencia a la fuerza física que mueve los objetos en el espacio.

      Así, la energía increada de la gracia divina empuja, pero no obliga a la voluntad. Tampoco la energía negativa y pecaminosa.

      Otra cosa es que cuando uno peca acumula energía negativa, del mismo modo que cuando uno se deja sanar, acumula energía divina, divina jaris, de la cual la principal es la agapí.

      Eliminar
    2. Paco es que Dios "es" la Suma Libertad, la cual no puede ser separada de sus otros atributos divinos.

      Eliminar
    3. "Dios es la Suma Libertad"

      Menudo crimen teológico.

      Eliminar
    4. Es un atributo divino que nosotros lo poseemos por analogía.

      Eliminar
  20. Y si no hay libertad, no hay pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te guía hacia la Libertad vas hacia la Esclavitud.

      Eliminar
  21. -- Sé de un hermano a quien Dios ha revelado todo lo que ha de suceder en nuestra Orden; porque el hermano Jacobo de Massa me ha manifestado y dicho que, después de haberle revelado Dios muchas cosas sobre el estado de la Iglesia militante...

    Después vio cómo Cristo se sentaba en un trono grandioso y de una blancura deslumbrante, y cómo llamaba a San Francisco y le daba un cáliz lleno de espíritu de vida y lo enviaba, diciendole:

    "Vete a visitar a tus hermanos y dales de beber de este cáliz del espíritu de vida, porque el espíritu de Satanás se va a levantar contra ellos y los va a sacudir y muchos de ellos caerán y no volverán a levantarse"

    ...Vino, pues, San Francisco y comenzó a dar de beber del cáliz de la vida a sus hermanos. Lo ofreció primero al hermano Juan, quien lo tomó en sus manos y lo bebió todo de un sorbo muy devotamente; al punto, se volvió todo luminoso como el sol. Después siguió San Francisco dándolo a beber a todos los demás. Y eran pocos los que lo recibían y lo bebían con el debido respeto y la debida devoción. Los que lo recibían con devoción y lo bebían todo, al punto se volvían resplandecientes como el sol; los que lo derramaban todo y no lo recibían con devoción, se volvían negros y oscuros, deformes y horribles a la vista; los que en parte lo bebían y en parte lo derramaban, se volvían en parte luminosos y en parte tenebrosos, más o menos según la cantidad que habían bebido o derramado.

    ...Y el hermano Buenaventura, que había bebido una parte del cáliz y había derramado la otra parte, subió al mismo lugar de la rama de donde se había bajado el hermano Juan. Estando allí, las uñas de las manos se le volvieron uñas de hierro agudas y tajantes como navajas de afeitar; luego dejó el lugar a donde había subido y trataba de lanzarse lleno de ímpetu y furor contra el hermano Juan con intención de hacerle daño. Al verse en peligro el hermano Juan gritó con fuerza y se encomendó a Cristo, que estaba sentado en el trono. Cristo, al oír el grito, llamó a San Francisco, le dio un pedernal cortante y le dijo:

    -- Ve y con esta piedra córtale al hermano Buenaventura las uñas con las que quiere arañar al hermano Juan, para que no pueda hacerle daño.

    San Francisco fue e hizo como Cristo le había ordenado.

    Después de esto sobrevino una tempestad de viento, que sacudió el árbol con tanta violencia, que los hermanos caían a tierra, siendo los primeros en caer aquellos que habían derramado todo el cáliz del espíritu de vida, y eran llevados por los demonios a lugares de tinieblas y tormentos. Pero el hermano Juan, junto con los que habían bebido todo el cáliz, fueron transportados por los ángeles a un lugar de vida, de luz eterna y de esplendorosa bienaventuranza.

    Aquella tempestad duró tanto, que derribó el árbol y se lo llevó el viento. Pasada la tempestad, de la raíz de este árbol, que era de oro, brotó otro árbol, todo de oro, el cual produjo hojas, flores y frutos de oro. De este árbol y de su expansión, de su profundidad, belleza, fragancia y virtud, es mejor ahora callar que hablar.

    En alabanza de Cristo. Amén."

    ------- Florecillas de San Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice Fortea: "A mí no me juzgará ni Galat ni Lefevbre. A mí me juzgará un Padre que siento reflejado en los escritos de san Francisco de Asís o en los del Papa Francisco."

      desvarío...

      Eliminar
    2. “¿Quién es éste que obscurece mis planes con palabras insensatas? Cíñete ahora los lomos, como varón; que Yo te preguntaré, y tú me instruirás."

      libro de Job

      Eliminar
  22. Pues sí que es valiente el padre Fortea y apunta al meollo de la cuestión:

    “la diferencia, a veces, entre lo que es adulterio y lo que no lo es radica en una sentencia de un tribunal eclesiástico. Radica en la sentencia de tres hombres, sobre los cuales el Magisterio no me obliga a pensar que descanse sobre ellos ningún carisma de infalibilidad, ni siquiera uno pequeñito. No sólo eso, basta un informe de un psicólogo que esté equivocado, para provocar un juicio erróneo de la situación.”

    De ahí el innovador relajo canónico de facto propuesto por el Santo Padre en el derecho adjetivo con la introducción del DISCERNIR en conciencia con tu confesor au lieu de acudir al procedimiento formal en tribunal eclesiástico, pero sin por ello modificar para nada el derecho sustantivo subyacente como insinuan los que bajo pretendida defensa de la ortodoxia pretenden menoscabar la autoridad papal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. derecho adjetivo = derecho procesal (ej: procedimientos “burocráticos” para obtener una nulidad matrimonial)

      derecho sustantivo = derecho material (ej: la “doctrina” en sí, el “depósito de la fe” en general)

      Eliminar
  23. Comparto todo lo dicho por el Padre Fortea... Dios es misericordia, tengo confianza en que juzgará a cada uno según sus obras, con ojos de misericordia.

    ResponderEliminar
  24. Dios nos ha regalado un Papa que no nos merecemos.
    Una Bendición.
    Una lástima que haya quienes cierren con tanta ferocidad a predicación, que es la que quiere Jesús, El, nuestro Dios, quiere que le escuchemos.

    ( precioso post padre Fortea, gracias)

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Juan Pablo II en un discurso de 1988:"Entre los medios que el amor redentor de Cristo ha dispuesto para evitar este peligro de error, se encuentra el Magisterio de la Iglesia: en su nombre, posee una verdadera y propia autoridad de enseñanza. Por tanto, no se puede decir que un fiel ha realizado una diligente búsqueda de la verdad, si no tiene en cuenta lo que el Magisterio enseña: si, equiparándolo a cualquier otra fuente de conocimiento, él se constituye en su juez: si, en la duda, sigue más bien su propia opinión o la de los teólogos, prefiriéndola a la enseñanza cierta del Magisterio".

    Qué buen criterio de discernimiento nos regaló el santo Papa Juan Pablo II.

    La mejor teología es la que se hace de rodillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esta enseñanza del papa San Juan Pablo II. ¡Gracias!

      Este es exactamente el “secreto” para no confundirse en la vida y el que haríamos bien en inculcar a nuestros hijos para que no se confundan ellos.

      Estudia, aprende, sí. Pero NO te fíes de tus propios razonamientos y conclusiones construidos a partir de tus propias interpretaciones y de ese conocimiento adquirido por grande que sea. Muchos y más eruditos que tú (y muy admirados y alabados en su momento) se confundieron antes, y ahí están los “grandes” catedráticos y académicos de hoy en día que discuten constantemente y nunca se ponen de acuerdo.

      Empieza por seguir esta enseñanza del papa SJPII y moldea tu entendimiento doctrinal y moral con la regla de nunca salirte del Magisterio y estar pronto y dócil a aceptar como buenos en cada momento las pastorales y consejos del papa, de tu obispo, y de tu confesor. Pídele humildemente en oración de rodillas (ante el Santísimo si es posible) a tu Creador que te lo explique a la luz de tus conocimientos y experiencia vital, y que te de paciencia y mansedumbre para aceptar como conveniente aquello que aún no ves.

      Pero no te sueltes de las faldas de tu Santa Madre Iglesia Católica, porque ahí sí que te confundes. Recuerda el claro consejo ignaciano:

      “Debemos siempre tener para en todo acertar, que lo blanco que yo veo, creer que es negro, si la Iglesia jerárquica así lo determina, creyendo que entre Cristo nuestro Señor, esposo, y la Iglesia su esposa, es el mismo Espíritu que nos gobierna y rige para la salud de nuestras ánimas”.

      ¡El Espíritu Santo guarda a la Iglesia y a su cabeza visible el papa! Confía en el Espíritu.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  27. Tengo amigos católicos, que nada más ponerles su mujer patitas en la calle ya están pidiendo la nulidad.

    Varios, matrimonios con varios hijos, pidiendo la nulidad cada uno por su parte, y quedando con chicas católicas con intenciones matrimoniales.

    ¿Qué diferencia hay entre ellos y un ateo que pide el divorcio?
    Ninguna. Que a uno Le "divorcia" un Tribunal eclesiástico y al otro un Tribunal Civil. Nada más.

    ¿Qué profundidad religiosa tienen esos matrimonios? ¿Se acuerdan y valoran las palabras de Cristo? Nada de nada. Rezan varios rosarios al día y seleccionan lo que les interesa de la religión.

    A mi, esos comportamientos si que me molestan. Mucho más que los casos que contempla Amoris Laetitia.

    Como me lo dice el Tribunal, santas pascuas. A buscar pareja... Como los paganos, igual.

    Una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personas con hijos hasta de 15 y 16baños, 20 años casados y no hubo matrimonio, solo concubinato.... Pues si que os habéis dado cuenta tarde... Nunca hubo amor y os enteráis ahora....

      Eliminar
    2. El amor q se tuvieron no cuenta.. Solo cuenta que hubo unos defectos en el contrato matrimonial que hacen de este matrimonio al cabo de 15 o 20 años que sea nulo.

      Vale, me parece bien que la Iglesia llegue a eso.... Que sea así de Madre...


      Pero que algunos acepten eso y no acepten Amoris Laetitia que es quizás mucho más misericordioso, menos "hipócrita" y más Misericordioso... No, por ahí ni se puede pasar.

      Eliminar
    3. Hace mucho no escribía, como abogado debo decir que lo que declara el tribunal eclesiástico es en realidad una inexistencia xc no una nulidad, el matrimonio es indisoluble, siendo precisos, lo nulo es el acto terreno, es lo que se anula, se reconoce matrimonio sacramental no hubo, en esos casos, que abundan, tristemente, saludos

      Eliminar
    4. Es decir, en mi opinión amoris laetitia es correcta, pero falta su lenguaje bsea más claro y accesible, se presta a confusión, a mi al principio me desoncerto pero después la entendí mejor, saludos a todos

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    7. Juan Ramón: muchas gracias por tomarte el tiempo y escribir, pues mucho aprendemos (al menos yo) de este certero y conciso compartir de conocimiento profesional especializado —— mucho más que de los que como yo siempre estamos comentando con largos rollos.

      Nunca había reparado en esa distinción (¿técnica jurídica?) de “inexistencia de matrimonio” vs. “nulidad del acto terreno”. Interesante. (xc = ex nunc? ex tunc?)

      Sobre el lenguaje de Amoris Lætitia, aunque toda redacción es mejorable (incluida la de los documentos papales), quizá suceda que la intención o audiencia no es la de letrados (como tú) sino también la de hacerla accesible a iletrados (como yo). Para nosotros un texto así se nos hace comprensible y a veces hasta obvio en muchos aspectos —los que más resuenan con nuestra experiencia cotidiana— mientras que un texto jurídico más preciso se nos hace inaccesible (y no por abstruso, sino por falta de formación jurídica nuestra y de poca familiaridad con léxico y conceptos de derecho).

      Por esto me gusta mucho tu enfoque de “a mi al principio [Amoris Lætitia] me desconcertó pero después la entendí mejor”… es decir, la actitud de esforzarse uno en comprenderla, no prejuzgándola sino tomista (ortodoxa) como el papa nos asegura que es.

      Eliminar
    8. Bakhita, qué sabia y acertada es tu forma de ponerlo: “Pero que algunos acepten eso [la declaración de nulidad por un tribunal de matrimonios tras hasta décadas e hijos crecidos] y no acepten Amoris Laetitia que es quizás mucho más misericordioso, menos "hipócrita" […] No, por ahí no se puede pasar.”

      Continúa en: Luciana 2:48 p. m. y Alfonso 3:23 p. m.

      Eliminar
    9. Juan Ramón, lo se, que la Iglesia solo desvela que ese matrimonio no existió, que nunca exisistió.

      Después de 4 hijos y 15 años, reconocen que no existió, bien, aceptamos pulpo como animal de compañía, y se acepta con alegría, porque las madres, son así.



      Eliminar
    10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    11. Después de escuchar y leer a cerca de A.Laetitia, sobre el cómo está escrita, se puede concluir que está redactada que para no herir sensibilidades, para no producir rasgados de vestiduras...el Papa, da unas cuantas vueltas a lo que se podría expresar de forma más directa y clara.

      A pesar de su mucho tacto, ha habido rasgados de vestiduras, protestas y acusaciones contra el Papa. Como nunca se había visto en la historia de la Iglesia.

      El papa Benedicto XVI lo intentó, pero no pudo con los tradicionalistas, por eso dimitió.

      Francisco es más fuerte, y se ha sabido rodear de gente extraordinaria.

      Eliminar
    12. Gracias Alfonso, por apoyar mi modesto comentario. Tu opinión es importante para mi.

      Eliminar
  28. El problema, es pensar que podemos decidir qué clase de Dios nos juzgará finalmente.... Si lo analizamos, es un prejuicio que puede llevarnos a un relativismo más sutil pero igual de peligroso, el de pensar que Dios depende de mi opinión de él. Si puedo inventarme un Dios cada vez más "misericordioso"... ¿Por qué cambiar mi forma de ser?
    Vale la pena no olvidarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante. Pero entonces, ¿a qué nos podremos atener? Es decir, para ti, ¿qué clase de Dios nos juzgará finalmente? ¿Cuál es esa forma de ser no relativista a la que cambiar?

      Eliminar
    2. El Dios del Amor, de la Misericordia, de la compasión, creo que no es tan difícil Shurinam, es cuestión de aceptarle, escucharle...y hacer lo que nos pide...

      Eliminar
  29. Padre Fortea: ¿ha leído esto?
    Creo que es muy claro. Es del ghostwriter del papa Francisco.
    http://documental.celam.org/medellin/index.php/medellin/article/viewFile/182/182

    ResponderEliminar
  30. Lo que está ocurriendo es que la parte más integrista de la Iglesia Católica, cuando lee la Amoris Laetitia, inmediatamente empiezan con la matraca de que si se ha suprimido el pecado de adulterio.
    Y la AL nunca dijo eso ni el Papa francisco tampoco.
    El adulterio sigue (y seguirá supongo) siendo pecado y nadie afirma lo contrario.
    Lo que afirma la AL, es que determinados fieles en ciertos pecados de adulterio, tras un proceso de discernimiento con un sacerdote, pueden recibir el sacramento de la comunión.
    Y nada más.
    Es una reflexión maravillosa del Papa y los obispos, sobre como acercarse a la misericordia de Dios y como tratar de no juzgar a los hermanos puesto que solo ÉL juzga.
    A veces pienso que más que discutir con esas personas hay que orar mucho por ellos. Debe ser muy triste vivir con esa conciencia y cuando lleguen al Padre y le conozcan en todo su Amor y Misericordia....se van a llevar un buen chasco. (Ya le pasó al hermano mayor del pródigo)

    ResponderEliminar
  31. Hola

    Yo no estoy de acuerdo que el seminarista deba pasar unas pruebas psicológicas, porque leí, que las pruebas son tentar al señor.

    De nada sirve pasar unas pruebas, en que, se le hagas unas preguntas para contestar si
    Y después, la misma preguntas atravesadas para contestar no, entonces, bien una contraindicación, y ya echan esa persona del seminario y no puede estudiar sacerdocio. Como dice la carta a los romanos: el jJUICIO FALSO, LA HUMANIDAD CULPABLE.

    Tío chafa chorros, el proceso del discernimiento con un sacerdote, este sacerdote es exorcista para determinados fieles en ciertos pecados de adulterios?

    ResponderEliminar
  32. Señor Fortea,

    A poco que se lean sus lineas se advierte en usted una soberbia inmensa, una ceguera preocupante y una notable incapacidad para reconocer errores. Dios lo ilumine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau… pues sí que juzgas tú dura y prontamente (“a poco que se lean sus líneas”). Es difícil no acordarse del refrán: «Dime de qué presumes y te diré de que careces». (Que no es sino otra redacción de la advertencia del Maestro de no andar advirtiendo la mota en ojo ajeno sin ver la viga en el propio. ¿Has reflexionado sobre tu posible “soberbia inmensa”, “ceguera preocupante”, y “notable incapacidad para reconocer errores”?)

      Y además la acusación no se sostiene: el padre Fortea otra cosa no sé, pero capacidad para reconocer sus faltas públicamente y motu propio ha demostrado más de una vez.

      ¿Por qué esa aversión?

      Eliminar
    2. A poco que se lean las líneas del autor de este blog, se nota que usted (no sabemos su nombre) es de los pocos que se dirige a él con el "Señor Fortea"
      Que San Benito te proteja.

      Eliminar
    3. Quídam, el Circo del Sol....
      le cirque du soleil
      ¿Venez-vous du cirque?

      Eliminar
  33. Que san Cornelio te proteja el oído porque lo que es la vista estás fatal.

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  35. "A mí me juzgará el Dios de Amoris Laetitia, no la figura todopoderosa que imaginan algunos amantes de la tradición que creen que el número de los salvos es muy reducido"
    El Dios de Amores Leticia. ¿Hay otros?
    CREO EN UN SOLO DIOS
    Y nos va a dar una de sorpresas cuando nos despierte de la muerte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó lo que dijiste al respecto: lo que nos vamos a reír cuando lleguemos cielo (D.m.). Jajaja… ¡qué verdad!

      Eliminar
    2. ozú,

      Según juzgues, serás juzgado, lo dice el evangelio...

      Eliminar
  36. Padre Fortea. La humildad es andar en verdad ¿no es cierto? Pues, a andar en la verdad del Señor: "el que se casa con un casado comete adulterio y nadie puede comer el Cuerpo del Señor en pecado mortal (sacrilegio)"...palabras de la Escritura. Perdón, padre. Usted es más sabio que yo. Simplemente sigo lo que la Iglesia siempre enseñó como Palabra de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya, pero eso no es una fórmula matemática, no puedes aplicar el 2+2 = 4 a la persona, al comportamiento del alma humana.

      Eliminar
  37. En algún punto del camino, comprenderemos la autentica verdad, aquí en la tierra como la del cielo... A multitudes nos les gustará y tendrán un corazón tibio y seguirán en la luz artificial que da el mundo. Y los que realmente queramos seguir el camino inmutable de DIOS sabremos que lugar tendremos, brillaremos como una lampara que da calidez y verdad.

    ResponderEliminar