sábado, junio 30, 2018

La belleza de la caligrafía





















El dibujo que he colocado arriba el primero es de un artista llamado Jake Weidmann, calígrafo. Las siguientes obras me parecen fascinantes. La caligrafía artística es todo un mundo de detalles, de matices, de creatividad conceptual en la que no se trata de plasmar el mundo, por lo menos no el mundo visible.












El segundo dibujo, también arriba, es una fascinante selva de caracteres: cuando la letra se convierte en jungla. No sé de quién es esta obra. Pero el tercero (abajo) sé que es de un ruso, Pokras Lampas.
















Y por último los graffitis, me gustan tanto. Son el complemento ideal de una ciudad. Arte fresco. Creatividad incontenible, creatividad que surge en las paredes con la misma vitalidad que el musgo. De este, solo sé que está en Beirut.






65 comentarios:

  1. Wow

    Con pura caligrafía!!!

    Impresiona.

    Una buena noche

    ResponderEliminar
  2. A propósito de artistas y de creatividad que no se contiene, hallé hace poco a un artista que dibuja pero sobre el transporte trailers pero que tienen polvo.

    Ahora busco el video.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Buen finde

    https://youtu.be/pu7zWrIMV_g

    ResponderEliminar
  5. La caligrafía es fascinante... y tan relajante! Ver el proceso como se forman las letras, es terapéutico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ResoecRe a los graffitis creo que el Padre Fortea habla de aquellos graffitis como los de la última foto, dibujos sobre una pared amplia, que combinan letras y dibujos, que son arte callejero.

      Eliminar
  6. Y tan revelador... Sed felices

    https://youtu.be/sxDO6lxiEek

    ResponderEliminar
  7. El siguiente sermón, podría llamarse, el fútbol y la caligrafía. Lo estaba escuchando, y se los comparto.

    647 - Temporas de acción de gracias

    ResponderEliminar
  8. Padre, el segundo dibujo creo que trata de emular el iris humano agrandado.

    ResponderEliminar
  9. LOs graffitis pueden ser bellos y artísticos si se insertan en el lugar adecuado.
    Hace poco viajé en tren, y me tocó sentarme en un ventana que tenía un grafiti pintado en exterior del vagón que alcanzaba media ventana.
    Resultado: en todo el viaje no puede ver más que cielo y me quedé sin paisaje.
    A ese grafitero o grafitera le deberían cortar la brocha. Bueno, creo que no pintan con brocha, sino con sprays.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Techo de Cristo: ¡Incontestable!
      Completamente de acuerdo contigo.

      Eliminar
    2. Tienes razón son gentuza. Seguro que las paredes de su casa no las pintan.

      Eliminar
    3. Una cosa son las gamberradas, y otra cosa son los graffitis que humanizan la ciudad, por qué han de ser borrados?.

      Eliminar
  11. Pues a mí no me agradan los graffitis, ni creo que el Padre diga toda la verdad. Seguro que tampoco le harán muchas gracias aquellos en los que pone "la mejor iglesia, es la que arde" o, "curas, al paredón".

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Clara la corrección fraterna es una recomendacion de San Pablo y debe ponerse en práctica. No te arrepientas si otros no te escuchan allá ellos pero tu obraste bien. Tienes mi permiso y agradecimiento de antemano por hacerme ver mis errores.

      Un saludo

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    7. Sabes hoy he escuchado un programa antiguo por EWTN de la Madre Angélica, en el cual se hablaba de lo que se enseñan en las universidades "católicas" de EEUU, por las que pasan cada cuatro años unos 40.000 alumnos; de todas las que hay sólo siete u ocho se podrían decir que son católicas. Y ahí sí que hay verdaderos problemas.

      Aquí en el blog es como si se escribieran los comentarios en una pared, que será derribada cuando salga otro pequeño comentario del padre fortea, unos pueden que lo lean, otros los mediten, otros se molesten, otros ni se inmuten, etc... pero realmente todos sabemos que somos Hijos de Dios, eso nos iguala a todos, y que el Amor está por encima de cualquier malentendido momentáneo. Hoy quizás ya ninguno nos acordaremos de lo que escribimos ayer.

      Lo que sí recordaremos es tu amor a Dios.

      Eliminar
    8. TECHO DE CRISTO, suele pasar. No siempre todos tenemos un buen día, y puede que ayer, te pillase de malas por algo. No me doy por aludido, pues no me mencionaste, pero comprendo que pasen estas cosas de vez en cuando. Errare, humanum est, decía creo que S. Agustín, pero tambien lo es el sentir. Hay días en que uno no se levanta precisamente con el pie derecho, jajaja.

      Un saludo muy afectuoso desde Málaga.

      Eliminar
    9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    12. Interesante razonamiento.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no se debiera de tratar de vencer, ni de imponer, ni de salir derrotados, etc...

      Sino de dejarlo todo en manos de Dios y que el obre según su voluntad.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. él. Antes se escribía así: Él. Ahora ya no sé si estará aceptado escribirlo en minúscula.

      Eliminar
  14. Son muy bonitas las obras.

    "Arte conceptual".

    Es imposible decirle a un ateo que "el concepto" no viene de la materia, que es una actividad exclusiva del alma. Que los impulsos nerviosos, la química de la materia, del cuerpo, como está formado materialmente el cerebro, etc... no explica o nos lleva al "concepto mental", en este caso a explicar estas obras de "arte conceptual" con una mente sólo de materia. El alma está presente en estas obras.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te ha entendido muy bien. Pero como yo soy una persona que se rige por el corazón y no por la cabeza, me resulta muy extraño decir que haré una cosa para siempre. Porque nunca lo puedo hacer.

      Un abrazo El Techo de Cristo.

      Eliminar
    2. Eso me parece muy inteligente Clara.

      Eliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me hace agua la boca de sólo pensar en la comida árabe, Alfonso, de mis favoritas,mmmmmmmmmm

      Eliminar
    2. "La hierba siempre crece de noche".

      La Bondad, la Belleza y la Verdad nunca podrá ser callada por las bombas.

      Recuerdo haber asistido a una pequeña exposición de dibujos hechos por niños del Medio Oriente, en constante guerra, y me hizo comprender que es verdad que hay niños de carne y hueso en esos países.

      La TV repitiendo siempre las mismas noticias, mostrando siempre imágenes de guerra, películas de guerra, etc... es como que te adormece , te anestesia, sentado plácidamente en el sofá de tu casa ante el televisor, ante tales horrores, ante tal desprecio por la vida de los demás, especialmente por los más débiles.

      Eliminar
    3. Que bonita voz, esa canción siempre la he escuchado instrumental.

      Muy aparte me parece fantástico como los musulmanes cantan con ese acento en sus oraciones a Alá.

      Eliminar
    4. Cuando la hemos escuchado mi mujer y yo, nos ha transportado al Concierto de Aranjuez.

      Eliminar
    5. Es q es el concierto de Aranjuez.

      Eliminar
  18. Hay una cosa que nunca me he creído aunque lo dice todo el mundo y los más grandes naturalistas lo confirman: Que no hay dos cebras iguales.

    No me entra en la cabeza. No es extraño que a los aragoneses nos llamen "cabezones". Jejeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Eso dicen Alfonso y, quizás habrá que creerlo.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  19. Al, me encanta esta la música q nos traes. Cuando estuve e Israel y aledaños escuché su música y tiene algo como el "quejío" flamenco q traspasa el alma.

    La voz es preciosa.

    ResponderEliminar
  20. La voz de Fairouz te transporta. Es una voz de las q me gustan. Abiertas, gutural. Canta el alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lecturas de MAÑANA DOMINGO.
      Me toca prepararlas y aprovecho.


      XIII Domingo del Tiempo Ordinario, solemnidad

      Sb 1,13-15; 2,23-24: La muerte entró en el mundo por la envidia del diablo.

      Dios no hizo la muerte ni goza destruyendo a los vivientes. Todo lo creó para que subsistiera; las criaturas del mundo son saludables: no hay en ellas veneno de muerte, ni el abismo impera en la tierra. Porque la justicia es inmortal. Dios creó al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser; pero la muerte entró en el mundo por la envidia del diablo, y los de su partido pasarán por ella.

      Sal 29,2.4.5.6.11.l2a.13b: Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.

      Te ensalzaré, Señor, porque me has librado
      y no has dejado que mis enemigos se rían de mí.
      Señor, sacaste mi vida del abismo,
      me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa.

      Tañed para el Señor, fieles suyos,
      dad gracias a su nombre santo;
      su cólera dura un instante;
      su bondad, de por vida;
      al atardecer nos visita el llanto;
      por la mañana, el júbilo.

      Escucha, Señor, y ten piedad de mí;
      Señor, socórreme.
      Cambiaste mi luto en danzas.
      Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre.

      2Co 8,7.9.13-15: Vuestra abundancia remedia la falta que tienen los hermanos pobres.

      Hermanos: Ya que sobresalís en todo: en la fe, en la palabra, en el conocimiento, en el empeño y en el cariño que nos tenéis, distínguíos también ahora por vuestra generosidad. Porque ya sabéis lo generoso que fue nuestro Señor Jesucristo: siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza. Pues no se trata de aliviar a otros, pasando vosotros estrecheces; se trata de igualar.

      En el momento actual, vuestra abundancia remedia la falta que ellos tienen; y un día, la abundancia de ellos remediará vuestra falta; así habrá igualdad. Es lo que dice la Escritura: «Al que recogía mucho no le sobraba; y al que recogía poco no le faltaba".

      Eliminar
    2. EVANGELIO

      Mc 5,21-43: Contigo hablo, niña, levántate.

      En aquel tiempo, Jesús atravesó de nuevo en barca a la otra orilla, se le reunió mucha gente a su alrededor, y se quedó junto al lago. Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y, al verlo, se echó a sus pies, rogándole con insistencia:

      -«Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva.»

      Jesús se fue con él, acompañado de mucha gente que lo apretujaba. Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacia doce años. Muchos médicos la hablan sometido a toda clase de tratamientos, y se habla gastado en eso toda su fortuna; pero, en vez de mejorar, se había puesto peor. Oyó hablar de Jesús y, acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con sólo tocarle el vestido curaría. Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias, y notó que su cuerpo estaba curado. Jesús, notando que habla salido fuerza de él, se volvió en seguida, en medio de la gente, preguntando:

      -«¿Quién me ha tocado el manto?»

      Los discípulos le contestaron:

      -«Ves como te apretuja la gente y preguntas: "¿Quién me ha tocado? "»

      Él seguía mirando alrededor, para ver quién había sido. La mujer se acercó asustada y temblorosa, al comprender lo que había pasado, se le echó a los pies y le confesó todo. Él le dijo:

      -«Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud.»

      Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle:

      -«Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?»

      Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga:

      -«No temas; basta que tengas fe.»

      No permitió que lo acompañara nadie, más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y encontró el alboroto de los que lloraban y se lamentaban a gritos. Entró y les dijo:

      -«¿Qué estrépito y qué lloros son éstos? La niña no está muerta, está dormida.»

      Se reían de él. Pero él los echó fuera a todos y, con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes, entró donde estaba la niña, la cogió de la mano y le dijo:

      -«Talitha qum» (que significa: «Contigo hablo, niña, levántate»).

      La niña se puso en pie inmediatamente y echó a andar; tenía doce años. Y se quedaron viendo visiones. Les insistió en que nadie se enterara y dieran de comer a la niña.

      Palabra del Señor.

      Eliminar
    3. El milagro de Jesús consiste en dejarse tocar por alla, ofreciéndole un contacto purificador. En el fondo del relato hay un recuerdo histórico (forma de actuar de Jesús) y una experiencia eclesial (la comunidad cristiana ha superado las normas de pureza humana y sexual del judaísmo.

      Jesús no la ayuda para llevarla después a su grupo; no le dice que venga a sumarse la familia de sus seguidores, sino que hace algo previo: le valora como mujer, acepta el roce de su mano en el manto, ofreciéndole el más fuerte testimonio de su intimidad personal; le anima a vivir y le cura, para que sea sencillamente humana, persona con dignidad, construyendo el tipo de familia que ella misma decida. No la quiere convertir en nada (a nada) sino capacitarla para ser al fin y para siempre humana.

      La hemorroisa, enferma de menstruación, sufría en la cárcel de su cuerpo, incapaz de crear comunicación en su entorno. La misma ley (Lev 15, 19-33) establecía las normas de su vida y sujeción femenina. La mujer era un viviente cercano a la impureza, tanto por los ciclos de su menstruación como por el parto, era una persona sometida a leyes de carácter sacral hechas para mantenerla de algún modo atada a sus procesos naturales y a su condición de servidora de la vida (engendradora). Neuróticamente impura era esta hemorroisa: rescatarla para la humanidad, para las relaciones personales, para la familia, esta ha sido una conquista capital del evangelio:

      Esta hemorroisa. El gesto de Jesús

      1 Era hemorroisa desde hace 12 años (5, 25). Nadie podía acercarse a su cuerpo, compartir su mesa, convivir con ella. Como solitaria, aislada tras el cordón sanitario y sacral de su enfermedad, vivirá en la cárcel de su impureza femenia. No puede curarla la ley, pues la misma ley social y sacral la rarifica como enferma, ha creado y ratificado su enfermedad. Por eso no puede acudir a los escribas ni a los sacerdotes para curarse.

      2 Es mujer sin curación humana, pues los muchos médicos (pollôn iatrôn) fueron incapaces de curarla (5, 26). Lo ha gastado todo en sanidad y no ha sanado, como dice con ironía el texto. Pero más que la ironía destaca aquí la impotencia. Puede afirmarse que los médicos resultan mejores que los sacerdotes y escribas, pues al menos han intentado ayudarla. Pero al fin se han mostrado incapaces, a pesar del dinero que la mujer les ha dado: no pueden llegar a la persona en cuanto tal, no pueden penetrar (en cuanto médicos) en la raíz de la sangre manchada, fuente de todos los trastornos de la vida..

      3 Es mujer solitaria, pues su mismo tacto ensucia lo que toca, pero tiene un deseo de curarse que desborda el nivel de los escribas de Israel y de los médicos del mundo. Lógicamente, su misma enfermedad se vuelve deseo de contacto personal. Ha oído hablar de Jesús y quiere entrar en contacto con él: (Si al menos pudiera tocar su vestido! (cf. 5, 27-28). No puede venir cara a cara, no puede avanzar a rostro descubierto, con nombre y apellido, cuerpo a cuerpo, porque todos tenderían a expulsarla, sintiéndose impuros a su roce. Por eso llega por detrás (opisthen), en silencio (5, 27).

      4 Es mujer que conoce y sabe con su cuerpo (5, 29). Toca el manto de Jesús y siente que se seca la fuente “impura” de su sangre, se sabe curada. Alguien puede preguntar: )cómo lo sabe? )de qué forma lo siente, así de pronto? )No será ilusión, allí en medio del gentío? Evidentemente no. Lo que importa de verdad es que ella sepa, se sepa curada, que pueda elevarse y sentirse persona, rompiendo la cárcel de sangre que la tenía oprimida, expulsada de la sociedad por muchos años. Por eso es decisivo que ella sepa, se descubra limpia en contacto con Jesús..

      5 Jesús irradia pureza y purifica a la mujer al ser tocado (5, 30-32). También él conoce y actúa por su cuerpo, vinculándose a ese plano con la hemorroisa. Sólo ellos dos, en medio del gentío de curiosos legalistas, se saben hermanados por el cuerpo.

      Eliminar
    4. Jesús irradia pureza y purifica a la mujer al ser tocado (5, 30-32). También él conoce y actúa por su cuerpo, vinculándose a ese plano con la hemorroisa. Sólo ellos dos, en medio del gentío de curiosos legalistas, se saben hermanados por el cuerpo. A ese nivel ha tocado la mujer, a ese nivel sabe Jesús que, más allá de los que aprietan y oprimen de manera puramente física, le ha tocado una persona pidiendo su ayuda; evidentemente, él se la ha dado. Los discípulos no saben entender, ni distinguir los roces de la gente: quedan en el plano físico del gentío que aprieta (5, 31). Jesús, en cambio, distingue y sabe que ha sido un roce de mujer, pues antes de mirarla y conocerla se vuelve para descubrir tên touto poiêsasan, es decir, a “la” que ha hecho esto (5, 32). Estamos en el lugar donde más allá de toda posible magia (algunos buscan poderes misteriosos por el tacto) viene a desvelarse el poder sanador del encuentro de los cuerpos..

      6 La mujer debe confesar abiertamente lo que ha sido, lo que ha hecho, lo que en ella ha sucedido (5,33). Estaba invisible, encerrada en la cárcel de su impureza. Ha venido a escondidas, con miedo, pues quien viera lo que hace podría castigarla (5, 27). Pues bien, Jesús reacciona obligándole a romper ese ocultamiento vergonzoso, hecho de represiones exteriores y miedos interiores. En otras ocasiones, ha pedido a los curados que no digan lo que ha hecho, para que el milagro no rompa el secreto mesiánico o se vuelva propaganda mentirosa sobre su persona (cf. 1, 34. 44; 3, 12). Pero en esta pide a la mujer que salga al centro y cuente a todos lo que ha sido su vida en cautiverio y cómo ha conseguido la pureza de su cuerpo. Ella debe contar lo que ha pasado y sufrido, mostrando así en la plaza pública, ante todos los hombres legalistas y de un modo especial ante el Archisinagogo, lo que fue el tormento de su vida clausurada en la impureza de su enfermedad. No basta lo que diga Jesús, tiene que decirse ella misma: tomar su palabra de mujer y persona, proclamando ante todos su experiencia. Una mujer que dice toda su verdad (pasan tên alêtheian) ante los varones de la plaza: esta es la meta de la curación, este es el principio de la iglesia mesiánica, donde la mujeres pueden y deben decir lo que sienten y saben, lo que sufren y esperan, en historia que comparten con los varones.

      7 Jesús ratifica en forma sanadora el gesto de confianza y el contacto humano de la mujer que le ha tocado. No se atribuye la curación, no quiere ponerse en primer plano. Cariñosamente le habla: (Hija! Tú fe te ha salvado. Vete en paz (5, 34). Todo nos permite suponer que esta palabra (hija! resulta en este caso la apropiada, la voz verdadera. Quizá nadie le ha llamado así, nadie le ha querido. Jesús lo hace, dejándose tocar por ella, reconociéndole persona (hija) y destacando el valor de su fe. Ella le ha curado.

      Eliminar
    5. Conclusión. La libertad de la mujer

      Puede seguir existiendo el problema de la sangre menstrual (trastorno físico, cambio emocional) en plano médico y psicológico, pero aquí ha perdido su carácter de maldición y su poder de exclusión religiosa, de rechazo humano. Esta mujer no aparece ya como impura sino como persona enferma a la que ha sanado su fe y su palabra (su forma de decirse en público). Así la ha valorado Jesús, superando una tendencia corporalizante (biologista) del judaísmo, codificada en Levítico y Misná. Frente a la mujer naturaleza, determinada por el ritmo normal o anormal de las menstruaciones, encerrada en la violencia que simboliza su sangre y proceso genético (para los varones), Jesús ha destacado su valor como creyente que vive y de despliega su humanidad a nivel de fe. Jesús ha destacado así el valor de la mujer como persona, capaz de vivir en libertad, de amar en plenitud, sin las limitaciones que el contexto social quiere imponerle en nombre de una falsa religión.

      Jesús no se limita a definirla desde fuera, como cuerpo peligroso que se debe controlar, sino que la recibe en su intimidad de mujer, como persona: mano que puede tocar, mente capaz de expresarse y decir lo que siente, corazón que sufre y cree. Sólo una mujer a quien se deja que actúe y se exprese, diciendo lo que ha sido su dolor, puede madurar como persona.

      Jesús no la retiene para su posible iglesia, ni le manda al sacerdote (para ratificar su curación sacral). Simplemente le dice que vaya sin miedo y asuma ante todos su camino de mujer en dignidad. De ahora en adelante no la definirá su menstruación sino su valor como persona. Sólo así podrá crear familia, hacerse humana (hermana, madre) dentro del corro de Jesús o de la iglesia (cf. 3, 31-35), abriendo hacia los otros la fe que ella ha mostrado “tocando” a Jesús.

      Un espacio de intimidad donde los humanos pueden tocarse en fe, es decir, relacionarse en clave de confianza: eso es la comunidaad de seguidores de Jesús, conforme a este pasaje. Los tabúes de sangre y menstruación pasan a segundo plano, pierden importancia las reglas que han tenido sometidas desde antiguo a las mujeres por la propia “diferencia” de su cuerpo. Ellas son capaces de creer y realizar la vida en gesto de confianza, igual que los varones. Por eso, Jesús no les ofrece leyes especiales de sacralidad o pureza, como han hecho por siglos muchos sacerdotes (incluso cristianos). Que sea mujer, que viva en libertad como persona, eso es lo que Jesús le ha deseado (le ha ofrecido), dentro de una sociedad donde la ley de enfermedades corporales y purificaciones de mujeres ha sido construida casi siempre por varones para proteger sus privilegios.

      Xabier Pikaza

      Eliminar
    6. Perdón algo he "repe" y por la extensión pero creo es maravilloso.

      Eliminar
    7. Es la primera vez que me encuentro con: "El archisinagogo".

      Eliminar
    8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  21. El archisinagogo. Es pena q te hayas quedado en eso. Animo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definición de Archisinagogo

       En el judaísmo, príncipe de la Sinagoga, dotado de jurisdicción civil y criminal. También se llamaban “archisinagogos” entre ellos los miembros del Consejo de ancianos.

      Eliminar