miércoles, julio 25, 2018

Cuestiones jurídicas muy interesantes (para los curas), I parte




















Sabéis que me gustan las cuestiones jurídicas interesantes y complejas. Hace tiempo un sacerdote de cierto lugar de España me planteó una cuestión moral apasionante: “¿Tengo que decir toda la verdad a mi obispo si me pregunta?”. No se trataba de un caso de pedofilia. Pero sí que su obispo le podía preguntar acerca de una cuestión de pública honestidad.

El asunto lo consulté a dos canonistas, dos buenos canonistas, y le di mi respuesta. Le dije al atribulado presbítero que publicaría la respuesta en mi blog, por si a alguien más del gremio le podía servir. No sabía dónde me metía yo, porque ese buen párroco me planteó en infinidad de llamadas todas las posibilidades que se podían dar en todo el universo. La casuística jurídica que se le ocurría era inacabable. Pero todo aquello tuvo de bueno que me llevó a reflexionar durante semanas acerca de todo este campo de la culpabilidad presbiteral y la obligación de decir la verdad.

Voy a exponer mi opinión, reflexionada, consultada y madurada. Pero si algún experto tiene alguna corrección que hacerme, que me la comunique a mi correo. Si su corrección está fundada, corregiré este post y los posteriores sobre el asunto, para que en Internet quede la doctrina correcta.

El sacerdote que ha cometido un pecado grave tiene tres ámbitos eclesiásticos en los que puede tener que responder preguntas:

En la confesión: Siempre debe decir la verdad y toda la verdad.

En una conversación con el obispo: Se le recomienda vivísimamente decir toda la verdad, comportándose como un hijo que habla con su padre. El mejor modo de abordar esa situación es desde la sencillez y la confianza en Dios. Sin recovecos ni dobleces, dejándolo todo en manos del Señor. Pero se le reconoce el derecho a callar, el derecho a responder: “Por favor, monseñor, no me pregunte eso” o “Le pido que no me haga tener que responder a esa pregunta”. Un cristiano no debe mentir nunca. Pero puede callar. También sería lícito esquivar la pregunta con algún rodeo. Lo mejor siempre es abrirse, pero tiene derecho a dar un rodeo a la pregunta para esquivarla.

En un juicio eclesiástico: El sacerdote no debe mentir, porque ningún cristiano debe mentir. Pero puede callar todo lo no quiera que se sepa. No está obligado a hacer una confesión ante los hombres, como la que se hace ante Dios en el sacramento del perdón. Una cosa es la búsqueda del perdón divino y otra la búsqueda de la verdad en el foro externo. Ahora bien, lo ideal es comportarse en el foro externo de un juicio eclesiástico con la sencillez de la que hablaba antes al tratar el tema de una conversación con el obispo. La sencillez siempre tiene recompensa de parte de Dios. Esa sencillez y apertura tiene recompensa por parte de Dios. El proceso eclesiástico debería realizarse con la mayor caridad hacia el imputado, y este debería responder con la misma moneda. Pero si se me pregunta dónde está el límite de lo lícito, debo exponerlo.

Y debo exponerlo porque en ocasiones, como se verá en el siguiente post, las cosas pueden complicarse por intervención del foro civil. Seguirá mañana. Esto es como la película Yo confieso, solo que más complicado. Los problemas morales que plantea esa película son de una complejidad como la del parchís, frente a lo que continuaré diciendo que se parece a un ajedrez con un tablero tridimensional.

Con razón que hasta los comunistas digan: “No creo en la Iglesia, pero me interesan los juegos de ajedrez eclesiástico del blog de ese tal padre Fortea”. Sí, queridos amigos, tres de cada cuatro comunistas españoles prefieren El blog del padre Fortea a la publicación A las barricadas.

34 comentarios:

  1. Padre Fortea
    Por poco no escribo nada porque dice que es para sacerdotes, lo último me animo, hay quien prefiere su blog por otras razones, aunque no sean las mías propiamente hablando.

    Regreso, un saludo

    ResponderEliminar
  2. TODO MUY BUENO, ME SACO UNA RISA... Esto es como la película Yo confieso, solo que más complicado. Los problemas morales que plantea esa película son de una complejidad como la del parchís, frente a lo que continuaré diciendo que se parece a un ajedrez con un tablero tridimensional....
    Con razón que hasta los comunistas digan: “No creo en la Iglesia, pero me interesan los juegos de ajedrez eclesiástico del blog de ese tal padre Fortea”. Sí, queridos amigos, tres de cada cuatro comunistas españoles prefieren El blog del padre Fortea a la publicación A las barricadas. JAJAJAJAJA...

    ResponderEliminar
  3. ¡Que curioso! I. En torno a David: Las Genealogías

    1Cr 1:1 Adán, Set, Enós;
    1Cr 1:2 Quenán, Mahalalel, Yéred; es el número 6 de la genealogía.

    Gén 5:15 Mahalalel tenía sesenta y cinco años cuando engendró a Yéred,

    Gén 5:16 y vivió Mahalalel después de haber engendrado a Yéred ochocientos treinta años, y engendró hijos e hijas.

    Diccionario Strong
    H3382

    יֶרֶד
    Yéred
    de H3381; descenso; Jered, nombre de un antediluviano, y de un israelita: Jared, Jered.

    Jared el yerno y mano derecha Trump.CURIOSO


    Gén 5:16 ויחי מהללאל אחרי הולידו אתH853 ירד
    שׁלשׁים

    Gén 5:15 ויחי מהללאל חמשׁ שׁנים ושׁשׁיםH שׁנה ויולדH את

    ME INCLINO POR INDONESIA .....



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gén_5:19 Vivió Yéred, después de engendrar a Henoc, ochocientos años, y engendró hijos e hijas.

      Eliminar
    2. “Nada se pierde con la paz. Todo puede perderse con la guerra”, pronunciada el 24 de agosto de 1939 por el Papa Pío XII en un mensaje de radio.
      https://www.aciprensa.com/noticias/el-vaticano-conmemora-los-6-anos-del-pontificado-de-francisco-con-esta-medalla-37477

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Pero esa frase no se dice en un juicio público, es antes al momento de la captura del sindicado. 😂😂😂

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Este post me recordó esa frase popular: "El que calla otorga".

      Pero, obviamente no aplica para todo.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Los comunistas de hoy ya no son los comunistas de antaño.
    O como dijo Henry James: Nunca más seremos lo que fuimos.

    ResponderEliminar
  6. Ya he vuelto, me llama la atención la frase se parece a un ajedrez con un tablero tridimensional.

    No imagino verme en tal situación, uno se imagina que entre personas que aman a Dios todo es armonía, pero creo que he errado demasiado, llegar a decir que es una aproximación semejante al ajedrez, me hace recordar un rompecabezas 3d que realicé hace muchos años como gran proeza de realizadora de rompecabezas y que jamás he vuelto a hacer, es más luego de ese rompecabezas, no he vuelto a comprar ningún otro de ninguna categoría de cantidad de piezas.

    Creo sinceramente que esas personas que se enfrentan a semejantes situaciones y en esas incluyo a las diplomáticas, es Dios quien les otorga la agudeza mental para poder moverse en esas escabrosas preguntas y salir como si nada.

    Es admirable que existan los consejos y las prácticas profesionales, pero todo esto solo nos demuestra que las pruebas existen y que todo lo que creemos hecho en nuestra zona de confort puede desaparecer o correr el riesgo de volverse una de nuestras peores pesadillas.

    Obviamente que temiendo lo peor no conseguiremos nada, así que los curas que se enfrenten a esto, les podemos al menos decir, yo y mis familiares a los que les compartí la cuestión, que estamos con ustedes en un apoyo moral y si se requiriera oración.

    Un saludo fraterno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El argumento de Damiani volvió a salir a la luz, a raíz del Código de Justiniano, pero los legisladores llegaron a una conclusión diferente, a saber, que la prohibición del tabula no debía extenderse al ajedrez, ya que éste se juega por los medios de la inteligencia natural del hombre, y en modo alguno depende del azar. Suspender la prohibición fue una sabia decisión de la Iglesia, pues estaba claro que aquélla era papel mojado, como da fe el hecho de que gran parte de la temprana literatura europea sobre ajedrez era obra, precisamente, de miembros de órdenes monásticas o predicadoras.

      Eliminar
  7. Según Murray, “después de las voluntades de la Marca Hispánica, la siguiente referencia al ajedrez a la que podemos asignar una fecha exacta se produce en la Italia central, en una carta al Papa electo Alejandro II, en la que Petrus Damiani (1007-1072),

    Cardenal de Ostia, solicita permiso para retirarse a un monasterio. La carta no está fechada, pero puesto que se dirige al Papa (sólo) electo, y no entronizado, debe haber sido escrita entre la elección (1 de octubre de 1061) y la entronización, a comienzos de 1062. En el curso de la carta, Damiani escribe, en términos fuertes, del pecado cometido por el clero que participa en deportes y diversiones malsanas.”

    ResponderEliminar
  8. Leyendo el post:

    Una disyuntiva bastante complicada la de hablar o callar en la situación que se plantea aquí.

    La verdad es el camino.

    Callar implica seguir cargando con algo con lo que, tarde o temprano, ya no se podrá callar.

    Sólo la guía y orientación del Espíritu Santo y dejar a Dios que ilumine el camino a seguir.

    ResponderEliminar
  9. LA PELÍCULA: Yo confieso, a la par que una historia bien construida y contada, es un gran homenaje al valor y fidelidad de muchos sacerdotes, cuyo ejemplo no podemos perder de vista en un mundo de tanta incoherencia incluso al interior de la Iglesia.
    Es, también, un intenso tributo al sacramento de la confesión, quizás incomprensible a los ojos del mundo, pero lleno de grandeza y misericordia.
    La escena final, las últimas palabras de este film, serán un “te perdono” con el que el p. Logan absuelve a quien tanto mal le ha hecho y, al mismo tiempo, le abre al ladrón y asesino arrepentido —segundos antes de que este muera— las puertas de la misericordia y la entrada al cielo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué tema tan enrevesado! Decir la verdad toda la verdad y nada más que la verdad¡Qué difícil!
    Creo que en algunos momentos es mejor callar, o hacer un amplio rodeo. Y dejar toda la verdad sólo para Dios. Que por otra parte ya la sabe. A veces a nivel humano, toda la verdad es demasiado ofensiva, demasiado obscena, demasiado brutal, inconveniente. Y desatar horribles consecuencias si se sabe.
    En la confesión, el único que reconoce toda la verdad es es uno mismo. Y así tiene ocasión de rectificar lo que haga falta , con ayuda de Dios.
    Me han gustado las disquisiciones de Vicente Chile.
    Un saludo especial a Niulca. Espero ver pronto algún dibujo tuyo.
    Y un saludo en general a todos los estupendos de este blog , poniendo por delante naturalmente al inenarrable padre Fortea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. Pecado de Omisión.- Como dijimos antes, el pecado es un acto personal. Sin embargo, nosotros tenemos una responsabilidad en los pecados cometidos por otros cuando cooperamos a ellos: participando directa y voluntariamente; ordenándolos, aconsejándolos, halagándolos o aprobándolos; no revelándolos no impidiéndolos cuando se tiene obligación de hacerlo, es decir, dejar de hacer lo que tenemos que hacer; o bien, protegiendo a los que hacen el mal.

    De esta manera, el pecado convierte a los hombres en cómplices unos de otros, hace reinar entre ellos la concupiscencia, la violencia y la injusticia. Estos pecados que crean situaciones sociales e institucionales son totalmente contrarios a la bondad divina. En consecuencia, inducen a sus víctimas a cometer a su vez el mal sin que se den cuenta, es un mal expansivo. En sentido analógico constituyen el "pecado social" con enormes repercusiones que podemos constatar el día de hoy cómo nuestra sociedad está viviendo tantas diferencias y tan extremosas, así como con una indiferencia total de lo que le ocurra a su ser más próximo y con un costo de reparación muy alto para todos.

    La implicación del pecado de omisión se comprende mejor si nos remontamos a la Alemania Nazi en la que no todos fueron responsables directos por las muertes de muchos inocentes pero sí fueron co-responsables ante la omisión de su actuación. Dejaron hacer libremente a los causantes de estas acciones que afectaron no sólo a los nacionales sino a las naciones vecinas en todos sentidos: graves secuelas psicológicas en los implicados, desintegración familiar, pérdida del verdadero sentido de la dignidad humana. Permitieron la intervención directa del demonio dando rienda suelta a sentimientos de odio, rencor, venganza que han sido muy difíciles de erradicar. Es justamente el Misionerismo el que pretende eliminar estas conductas de inconciencia del ser humano y ofrece un auténtico cambio a través del conocimiento de sí que reivindique la dignidad humana creada a imagen y semejanza de Dios.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Padre Fortea, venga a Costa Rica!!!

    ResponderEliminar
  14. Niulca hoy me enteré de Relámpago del Catatumbo, he quedado impresionada, sabes cuánto dura? O es todo el año?

    Es que como lo leí en otro idioma me queda la duda, además imagino que debe ser espectacular, nunca me hubiera imaginado que existiera una zona así.

    Este descubrimiento para mí es casi como lo del agua en Marte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Niulca, me sigo impresionando, 240 noches seguidas, de abril a noviembre, parece algo que un escritor ha puesto, pero es casi que no puede creerse que eso pase en tus tierras.

      Tienen record guiness y hasta es patrimonio por la UNESCO, que si queremos ir a ver rayos, pues ahí mero.

      wow

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  15. Lo que pasa Padre es que uno de cada cuatro comunistas no sabe leer. Eso baja su estadística.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, eso no te lo perdonan los comunistas, ellos son y han sido los que más saben de todo, los más inteligentes e ilustrados, nada se les resiste, a las izquierdas en general....

      Los demás somos tontos, tontos, ignorantes.

      Eliminar
  16. Estoy esperando la segunda parte con entusiasmo !

    A ver como funciona el sistema de rendición de cuentas entre consagrados !

    ResponderEliminar
  17. Los comunistas franceses prefieren de lejos el blog Forteniano al diario Le Canard Enchaîné. Por lo menos se divierten y se instruyen. Gratis.

    ResponderEliminar
  18. ¡Interesante tema! Buscando online leí que hay 108 países donde existe el “derecho a permanecer en silencio” (ie, a no auto-incriminarse). Y como en el mundo hay unos 200 países eso quiere decir que hay como 80 países donde NO existe tal derecho. ¿No es increible?

    Por otro lado me pregunto cuál será el equivalente canónico de este derecho. (Encontré anoche nosequé del código canónico pero era en latín y no me entere bien).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España, en un juicio, si eres el imputado puedes mentir. Si eres testigo no puedes mentir.

      La mentira se considera defensa propia.

      Lo cierto es que es legítimo matar en defensa propia, eso es obvio, y también mentir si te estás jugando la vida (solo por dar testimonio de Cristo es digamos, inteligente no mentir en defensa propia) todo esto si estamos ante un criminal que nos va a asesinar.

      Pero ¿tiene sentido que el imputado pueda mentir? En Estados Unidos no puede mentir en un juicio.

      A mi me parece que es mejor la opción norteamericana.

      Lo veo un pitorreo que el imputado pueda mentir.

      Eliminar