domingo, julio 08, 2018

El descanso dominical de los sacerdotes



Una de las cosas que me he preguntado muchas veces es cómo puede un párroco santificar el domingo. El descanso del día del Señor no es un asunto sin importancia. No lo enfoco esto desde un punto de vista legal-bíblico, sino de sus beneficios para el alma.

El párroco de un pueblo pequeño puede confesar media hora y celebrar misa, exponer el Santísimo Sacramento por la tarde, y dedicar el resto del día al descanso, a sus aficiones, a la oración.

Pero lo normal es que un sacerdote tenga varios pueblos pequeños y como mínimo tenga medio día enteramente ocupado. En ese caso, puede dedicarse al descanso por la tarde, medio día.

El problema es el sacerdote (párroco o coadjutor) de una parroquia grande. En esos casos, el domingo tendrá más trabajo que ningún día de la semana.

Mi consejo es que si un sacerdote no puede dedicar al descanso el domingo, dedique un día de la semana, el que sea, al descanso, sus aficiones y la oración. Pero todo ser humano tiene que tener un día entero dedicado a cumplir este precepto del Antiguo Testamento, que la Iglesia asumió, eso sí, desde el espíritu del Nuevo Testamento.

No aconsejo a los párrocos el poner reuniones los domingos. El domingo es un día para estar en familia, para dedicarlo a la oración. 

Yo mañana sí que voy a tener el día libre. Pienso leer mucho, escuchar música, ir a visitar a un sacerdote ortodoxo rumano y rezar, tal vez no mucho más tiempo que los días de diario (ya veremos), pero sí mejor que el resto de los días de la semana que ha pasado. Me propongo santificar lo mejor que pueda el domingo. Honrar a Dios haciendo que un día sea santo. Santificar a través de la oración y el descanso.

Me he dado cuenta, meditando ayer la Biblia, que descuido este serio mandato salido de la Boca del Altísimo, que tengo que hacerlo mejor. Y en este caso “hacerlo” implica algo peculiar, algo que tiene mucho que ver con la fe en el Señor del Tiempo.

























Si alguien piensa que lo del descanso es cosa de los judíos, le animo a leer el Catecismo de la Iglesia Católica, o el documento de la Santa Sede titulado Dies Domini. Nosotros los católicos también descansamos, también santificamos nuestro día sagrado.




22 comentarios:

  1. Pues me he de unir a esa petición, un día a la semana. A veces en domingo simplemente no sé puede.

    Otra es aprender a calmarse uno mismo, mucho tiempo, siempre hallaba que hacer y estaba ocupada, hasta para descansar tenía una lista de cosas por hacer.

    Me da gusto este consejo que da, Padre Fortea, ojalá podamos siempre cumplirlo y decirle a Jesús que aumente en nuestro corazón el amor hacia él.

    En otras novedades acá apareció en el cielo un halo solar puede suponer nada, pero siempre tengo la sensación que es Dios bendiciendo el lugar dónde aparece tal fenómeno natural.

    Además en las fotos que tomé se veían unos colores rojos extra como pétalos. A ver si luego subo la foto.

    Para llamar la atención, le envío un fuerte abrazo. Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  2. Son bienvenidas sugerencias acerca de cómo los sacerdotes diocesanos podemos descansar el domingo si es posible.

    ResponderEliminar
  3. Porque reconozco que no siempre es fácil para nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Padre Fortea ha probado cambiar de juego, Scrabble en vez de ajedrez.

      Prepararse su bebida preferida, escuchando solo el sonido ambiental, sin hacer casi nada.

      O bien

      Comprarse, un helado del sabor preferido y mirar solo películas que más gusten, o pintar.

      Ayer me acordaba que le gusta pintar, y me fui a investigar cómo hacer libro medievales con pergaminos estilo medieval, a mano.

      Involucrarse en un proyecto hobbies que solo se haga al descansar sin que sea obligatorio seguirlo cuando es día de descanso.

      Descansar dando gracias a Dios buscando cosas que dan gustó como persona o si se quiere a los demás, pero creo que esto es difícil ya que el sacerdote está volcado a los otros, debe ser algo entre Dios y el sacerdote.

      Un jardín, una limpieza a casa, sin ningún compromiso de extrema limpieza, un cambiar un poco lo usual, por ejemplo si siempre se anda muy bien vestido, ese día de descanso traer otro tipo de ropa que sea más de relax.

      Dedicar un tiempo a esos familiares, o a esos amigos sacerdotes para descansar juntos.

      Un deporte que sea tan exhaustivo, caminar a paso lento, dibujar, aprender a tocar un instrumento.

      Pero lo básico es levantarse tarde...jejeje

      No tomar la ducha matutina

      Traer ropa de relax

      Comer cosas de adolescente

      ( Eso para descansar)

      Pero para descansar dando gracias a Dios está el ir a Misa sin falta en la mañana. Y pasar con amigos y familiares en la tarde.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Un deporte que no sea tan exhaustivo.

      Aprender a cocinar, comida que se haga en 5 minutos...hejeje

      Eliminar
    4. ¿Y si pasa ese día con muchas horas de adoración al Santísimo?

      Eliminar
    5. Eclesiástico 14:14-17
      [14]No te prives de pasarte un buen día, no se te escape la posesión de un deseo legítimo.
      [15]¿No dejarás a otro el fruto de tus trabajos y el de tus fatigas, para que a suertes se reparta?
      [16]Da y recibe, y recrea tu alma, que en el seol no se puede esperar buena vida.
      [17]Toda carne como un vestido envejece, pues ley eterna es: hay que morir.

      Padre, yo trato de aplicar este pasaje de la Biblia en mi vida diaria, es bueno descansar. Creo que de eso trata esa parte del Eclesiástico. Hacer algo para uno mismo, regalarse un momento de alegría, escuchar una pieza de música favorita, leer un buen libro o una buena película. Salir a pasear, hacer un picnic en una zona verde y ver el atardecer, pensar que es sólo para uno ése momento, un regalo de Dios. Pequeñas indulgencias, darse un gusto como un postre también.

      Eliminar
    6. O comprarse un ser de caligrafía profesional y dedicarse a practicar la caligrafía. Éso es muy placentero, he visto marcadores, tintas de todos los colores, formas , texturas, como para dedicarse un buen rato a practicar.

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Yo tb me lo propongo: Relacionarme con Aquel q me Ama, el silencio, el aire puro, naturaleza... Y además todo gratis.

    ResponderEliminar
  5. Sobre lo que hablaba con Ike esta nueva fiesta nacional gay que se aplicará el 28 de junio del año que viene. Leia otro artículo donde un grupo empresarial formado por ausonia, gillete y otras empresas presumian de ser muy "gayfriendly" y hasta los empleados exhibian banderas gay del arcoiris. Otro ejemplo mas de como avanza la dictadura progre hasta en los trabajos tienes que posicionarte y ponerte la banderita o al paro.

    Vivimos tiempos diabólicos y avanzan a pasos acelerados pronto a Fortea no le dejaran ni publicar sus post sobre Franco y su unica preocupación será el descanso dominical y como decorar las futuras catedrales-cafetería-museos..

    En cuanto al descanso dominical de un sacerdote nada como comer, echarse una siesta, leer un poco, orar con la biblia y disfrutar de algún hobbie y sobretodo dormir mucho para recuperar fuerzas.

    ResponderEliminar
  6. Padre Fortea aquí mi sugerencia para usted:
    Me levantaba y me iría a Misa la primera del Domingo yo por ejemplo voy a la 7 am porque no hay de 6! Después vaya a buscar un lugar diferente cada domingo para desayunar (me encanta explorar nuevos lugares, pequeñas cafeterías con grandes sorpresas en sus diferentes sazones y platillos) ahí dasyune como Dios manda con todo y un rico bizcocho o pan francés cubierto con azúcar y canela mmmmhhhh!
    Después a caminar (bajar el desayuno un poco) ir a un parque y dar unas 8 vueltas alrededor caminando.
    Como a eso de las 10:30 - 11:00 iría a visitar a un amigo o a alguien con el que tiene mucho tiempo sin ver o visitar una familia que tenga hijos en casa (a nosotros nos visitaba el Padre de Loera el Párroco de la Santa Cruz en mi ciudad) llegaba sin anunciarse y jajajaja era una delicia su visita! Yo tendría unos 12 años y nos sentábamos a conversar com el, nos hacía preguntas de cómo íbamos en la escuela y el nos compartía tantos anécdotas de su vida en Roma cuando era seminarista ufff tantas cosas! Su influencia ayudó a grandemente en mi caminar en la fe. Pienso que esas visitas donde hay jóvenes y niños es muy poderosa!
    Bien después de esa visita a la casa a tomarse una siesta o lo que quiera! Checar el blog, leer, escribir etc.
    Y ya a eso de las 2 o 3 a comer solo o acompañado (a veces comer frente a la televisión viendo una película es divertido) después ir al Santísimo las tardes del Domingo casi nadie va, así que sería un momento muy bueno como Jesús a solas!
    En fin aquí algunas ideas como usted lo pidió. Que tenga un excelente Domingo!
    Bendiciones!

    ResponderEliminar
  7. Si es muy complicado decidir, pedir unas pizzas, y ver películas...

    Un baño de tina (si hay la posibilidad)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casualmente estaba escuchando el archivo 1018, La disposición de los elementos en la tienda de la reunión, en esta conferencia de 47 min, en su inicio, Padre Fortea, habla sobre el descanso de los sacerdotes.

      Eliminar
  8. Solo usted sabe la mejor manera de descansar usted.

    ResponderEliminar
  9. Pude descansar, pero, a la hora de la comunión, puede salir a darla, para que los laicos no repartan la comunión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a los laicos que ayudan al sacerdote de una manera extraordinaria se les denomina: "ministros extraordinarios de la santa comunión".

      Lo siento no puedo ayudar en cómo un sacerdote puede pasar su "día de descanso semanal".

      Eliminar
  10. L. Patrística

    Mi sacrificio es un espíritu quebrantado
    San Agustín
    Sermón 19,2-3

    Yo reconozco mi culpa, dice el salmista. Si yo la reconozco, dígnate tú perdonarla. No tengamos en modo alguno la presunción de que vivimos rectamente y sin pecado. Lo que atestigua a favor de nuestra vida es el reconocimiento de nuestras culpas. Los hombres sin remedio son aquellos que dejan de atender a sus propios pecados para fijarse en los de los demás. No buscan lo que hay que corregir, sino en qué pueden morder. Y, al no poderse excusar a sí mismos, están siempre dispuestos a acusar a los demás. No es así cómo nos enseña el salmo a orar y dar a Dios satisfacción, ya que dice: Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado. El que así ora no atiende a los pecados ajenos, sino que se examina a sí mismo, y no de manera superficial, como quien palpa, sino profundizando en su interior. No se perdona a sí mismo, y por esto precisamente puede atreverse a pedir perdón.
    ¿Quieres aplacar a Dios? Conoce lo que has de hacer contigo mismo para que Dios te sea propicio. Atiende a lo que dice el mismo salmo: Los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. Por tanto, ¿es que has de prescindir del sacrificio? ¿Significa esto que podrás aplacar a Dios sin ninguna oblación? ¿Que dice el salmo? Los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. Pero continúa y verás que dice: Mi sacrificio es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias. Dios rechaza los antiguos sacrificios, pero te enseña qué es lo que has de ofrecer. Nuestros padres ofrecían víctimas de sus rebaños, y éste era su sacrificio. Los sacrificios no te satisfacen, pero quieres otra clase de sacrificios.
    Si te ofreciera un holocausto - dice-, no lo querrías. Si no quieres, pues, holocaustos, ¿vas a quedar sin sacrificios? De ningún modo. Mi sacrificio es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias. Éste es el sacrificio que has de ofrecer. No busques en el rebaño, no prepares navíos para navegar hasta las más lejanas tierras a buscar perfumes. Busca en tu corazón la ofrenda grata a Dios. El corazón es lo que hay que quebrantar. Y no temas perder el corazón al quebrantarlo, pues dice también el salmo: Oh Dios, crea en mí un corazón puro. Para que sea creado este corazón puro hay que quebrantar antes el impuro.
    Sintamos disgusto de nosotros mismos cuando pecamos, ya que el pecado disgusta a Dios. Y, ya que no estamos libres de pecado, por lo menos asemejémonos a Dios en nuestro disgusto por lo que a él le disgusta. Así tu voluntad coincide en algo con la de Dios, en cuanto que te disgusta lo mismo que odia tu Hacedor.

    ResponderEliminar