domingo, agosto 19, 2018

Último post con ocasión del informe de Pensilvania




















Resulta interesante observar la cronología de los casos de pedofilia en Estados Unidos: el número de las acusaciones fueron creciendo en los años 60. El pico máximo de acusaciones se alcanzó en la década de los 70. Y después fue descendiendo durante los 80. En la década de los 90, las acusaciones habían vuelto a los índices de los años 50.

Siempre había yo dado por supuesto que un índice tan alto debe deberse a la pésima formación (en el campo de la moral sexual y de la formación espiritual) en los seminarios. Pero reconozco que un número tan alto, incluso así, se me hace difícil explicarlo. Es un misterio. ¿Cómo fue posible que, de pronto, surgieran tantos pederastas? No tengo respuesta.

He viajado mucho, muchísimo, por la geografía de Estados Unidos. Y en tantas diócesis, en la más completa intimidad, sobre todo durante las cenas o los viajes en coche, les he preguntado a los sacerdotes. La respuesta de los buenos y edificantes presbíteros siempre ha sido la misma: sinceramente, no lo sabían.
No voy a recurrir a explicaciones de que el demonio concentró sus esfuerzos y malos espíritus en el clero de esa iglesia que, en ese momento, estaba en el país hegemónico del mundo. No, eso no me convence. Pero no tengo la respuesta.

Eso y el dato que mencioné ayer de que el 70% de los sacerdotes culpables fueron ordenados antes de 1970 me llevan a contemplar esta serie masiva de incidentes como algo que debe estudiarse más. Es un buen tema para una tesis doctoral: ¿Cuáles fueron las causas profundas? ¿Hay alguna interpretación que nos lleve a entender por qué sucedió precisamente allí y durante un periodo de tiempo en el que la mayoría de casos se concentran durante 30 años?

Durante años pasados, fui más proclive a explicaciones más simples (ultraprogresismo-nueva visión de la sexualidad, etc), pero ahora me doy cuenta de que (aunque algo de eso hay) la serie de hechos muestran una causalidad subterránea más compleja.

70 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Paseaba por el blog porque son las 3 y suelo enviar una jaculatoria a mis familiares. La comparto.

      *Oh Sangre y Agua que brotaste del corazón de Jesús como un manantial de vida para nosotros, en Ti Confío. Amén*

      Eliminar
  2. Padre Fortea, veo algo más simple. Muchos se concentran para hacer algo sin sentido solo por seguir, solo porque se permite. Como una moda.

    Es así de simple. Acá en redes sociales se ve a cada rato.

    Pero la verdad absoluta solo la conoce Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta increíble esta imagen que ha puesto.
      Me gusta muchísimo.

      Eliminar
    2. La Iglesia no es una multinacional de sacerdotes pedófilos, el problema es global

      Fuente: https://www.revistaecclesia.com/entrevista-al-fundador-de-la-asociacion-meter-contra-la-pedofilia-fortunato-di-noto/

      Según las más recientes estadísticas sobre los abusos sobre menores, se consumen sobre todo entre los muros domésticos: el padre Di Noto lo subraya no para alejar las responsabilidades de la Iglesia en diversos casos en todo el mundo, sino para ratificar un principio absoluto: “Digamos inmediatamente una cosa: es gravísimo que un sacerdote pueda abusar de un niño, sobre esto no hay ninguna duda. Pero ningún bautizado y ningún hombre, debería permitirse hacer daño a una pequeña criatura. No sólo la familia puede estar en el centro de vicisitudes dramáticas, también la pedo-criminalidad complica el cuadro, organizaciones que han olido, en la carne frágil e inocente de los niños, un negocio millonario, más fructuoso que el de la droga. Millones los niños involucrados”. Por lo tanto, es necesario estar atentos a no caer en el equívoco de considerar “la Iglesia como una multinacional de curas pedófilos. El problema es global y debe ser afrontado, no con las declaraciones de buen sentido, sino con acciones concretas que involucren los Estados, los cuales aun no han dado respuestas adecuadas”. Luego añade: “La Iglesia fue una de los pocos sujetos a dotarse de instrumentos de intervención eficaces. Si bien aún hay sombras, como siempre ha dicho el Papa Francisco”.

      Eliminar
  3. Mirando esa bella imagen sobre los sacramentos, hoy el evangelio nos habla del Pan de Vida, comparto una frase:

    El vientre de María, nuestra Madre Inmaculada, está “totalmente intacto, sin labrar ni sembrar más que por el rocío del Cielo; da a luz al Salvador, proporciona a los mortales con el Pan de los ángeles y el alimento de la vida eterna”.

    San Ireneo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy día de San Juan Eudes.

      “Si queremos formar parte del séquito de Jesús y pertenecerle, tenemos que renunciar a nosotros mismos, a nuestro propio espíritu, criterio, voluntad, deseo de inclinación y a nuestro amor propio.”

      Eliminar
  4. "...la serie de hechos muestran una causalidad subterránea más compleja".

    Siga escrutado Pater, lo descubrirá y será muy interesante tener conocimiento del enigma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más, sería bueno que ya estuviera recopilando material para un libro investigativo....

      Eliminar
  5. Padre, tendría que estudiarse minuciosamente los casos, el modus operandi, si hay alguna conexión entre víctimas y victimarios más allá de que sean sacerdotes o laicos de la diócesis. O posiblemente en la mayoría de los casos estemos ante una "cacería de brujas". Habría que descartar hipótesis pero con casos de hace ya tanto tiempo es muy complicado recolectar material probatorio mas allá del testimonio de las partes involucradas. Es como armar un rompecabezas con miles de fichas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pedófilo no surge de la noche a la mañana, no es algo con lo que se despierta de un dia para otro. Son pulsiones sexuales desviadas que provienen desde edades tempranas, es como un virus que se va incubando lentamente hasta dar sus primeras exteriorizaciones, viene ligada a una infancia con traumas. Por eso estos casos son extraños por su concentración en un mismo.lugar u con diferentes sacerdotes. Tiene que haber algo que una estos casos en su génesis sin duda.Una relación de causalidad. Para descartar una "cacería de brujas".

      Eliminar
    2. Me ha recordado la peli La Caza (The Hunt,2013).

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Pido una disculpa por este comentario, pero los pedófilos y los pederastas me dan asco.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  7. Si me permite, don José Antonio, añadir un granito de arena (que quizá sea solo una tontería), se me ocurre lo siguiente. Quizá la abundancia o predominio de ciertas corruptelas sexuales en ciertos países, más que en otros, tenga relación también con factores culturales propios de esos países. O sea, que esto no sería solo un problema de un pequeño grupo de clero católico, sino algo relacionado con la manera de ser de la gente en ciertos países, como Usa, por ejemplo. Quizá en algunos países se les da menos importancia, en general, a los comportamientos sexuales desviados, a los que están fuera de la ley de Dios (como la fornicación, por ejemplo). Y, entonces, sería más fácil que, en esos países precisamente, y no en otros, surgieran casos de corrupción sexual de adolescentes y de niños.

    ResponderEliminar
  8. Posiblemente tenga razón, es difícil saber la causa, puede ser el aumento de la pornografía, la hipersexualización de la sociedad....

    Estoy segura de que de los 300 solo es verdad que cometieron ese delito, 20.

    Lo demás son calumnias.

    Para mi gusto habría que estudiar los casos uno por uno y averiguar lo que realmente ocurrió.

    También estoy convencida de que los lobbies abortistas norteamericanos están involucrados en esto, han podido hasta sobornar a muchas personas para que acusen de pedofilia a algunos curas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si fueran 300 funcionarios públicos pederastas, también dirías que son solo 20?

      Yo sinceramente guardo silencio.

      Eliminar
  9. El tema es para meditarlo. Pero creo que hay elementos que pueden ayudarnos bastante. Coincido en que la pedofilia no es una conducta que emerge de repente. Quedaría la idea de una doctrina impartida y amparada bajo una supuesta autoridad que desarticula el andamiaje moral de los oyentes. Aunque me parece que sería algo difícil en cuestiones sexuales. Quizás pueda ser producto de un vaciamiento interior del tipo ritualista. O una mezcla de algunos de estos elementos y otros desconocidos sazonados con las ya mencionadas exaltaciones culturales de del sexo en esa época producto de cosas como el rock and roll, el amor libre etc. Ideas estas últimas que creo que devienen del ultraje filosófico moderno

    ResponderEliminar
  10. Cambios morales Usa.

    Transformación de las relaciones de género
    El movimiento de las mujeres (1963–1982) Editar

    Gloria Steinem en la reunión de la Alianza de acción de las mujeres en 1972.
    Una nueva conciencia de la desigualdad de las mujeres estadounidenses comenzó a recorrer la nación, comenzando con la publicación del bestseller Mística de la feminidad, de Betty Friedan en 1963, que explicó cómo muchas amas de casa se sentían atrapadas e insatisfechas, y agredían la cultura estadounidense por crear la noción de que las mujeres solo podían encontrar su realización personal a través de roles como esposas, madres y guardadoras del hogar, y argumentaban que las mujeres eran tan capaces como los hombres de hacer cualquier tipo de tarea. En 1966, Friedan y otros establecieron la Organización Nacional de la Mujer (NOW), para actuar como una NAACP para las mujeres.[29]​[30]​

    Las protestas comenzaron, y el nuevo Movimiento de Liberación de las Mujeres creció en tamaño y poder, y, para 1968, había reemplazado al Movimiento por los Derechos Civiles como la principal revolución social en EE.UU.[cita requerida] Marchas, desfiles, concentraciones y piquetes hicieron salir a miles, en algunos casos millones; el Women's Strike for Equality de Friedan en 1970 fue un logro a nivel nacional. El movimiento se dividió en facciones por ideologías políticas en sus comienzos: NOW por la izquierda, la Women's Equity Action League (WEAL) por la derecha, el Nacional Women's Political Caucus en el centro, y más grupos radicales formados por mujeres jóvenes en la extrema izquierda.[cita requerida]

    Junto a Friedan, Gloria Steinem fue una importante líder feminista, cofundadora de la NWPC, la Women's Action Alliance, y editora de la revista del movimiento: Ms. La propuesta de la Enmienda de Igualdad de Derechos a la Constitución, aprobada por el Congreso en 1972 y apoyada por el 70% del público estadounidense, no pudo ser ratificada en 1982, con solo tres estados faltantes para volverla ley. Las mujeres conservadoras del país, lideradas por la activista Phyllis Schlafly, derrotaron la enmienda ERA argumentando que degradaba a la posición del ama de casa y hacía a las mujeres jóvenes susceptibles del llamamiento militar.[31]​[32]​ También hubo una falta de coordinación entre Betty Friedan, de mayor edad y relativamente conservadora y las feministas más jóvenes, muchas de las cuales favorecían políticas de izquierda e ideas radicales tales como la redistribución forzada de trabajos e ingresos de hombres a mujeres. El principal interés de Friedan estaba también en el lugar de trabajo y la inequidad de ingresos, y no se conmovió por los activistas del aborto y los derechos sexuales, sintiendo en particular que el aborto era un tema de poca importancia. Además, el movimiento feminista se mantenía dominado por mujeres blancas relativamente ricas. Falló en atraer muchas mujeres afroestadounidenses, que tendían a considerar que eran víctimas más por su raza que por su género y que muchas feministas venían de antecedentes de clase media confortable que rara vez había experimentado serias dificultades en sus vidas. El fracaso de la ERA marcó efectivamente el fin del movimiento de liberación de las mujeres.[cita requerida]

    Más allá del fiasco de la ERA, muchas leyes federales (como por ejemplo la Ley de Igualdad Salarial de 1963, el título 7 de empleo, el título 9 de educación, la Ley de Igualdad de Oportunidad de Empleo, la Ley de Igualdad de Oportunidad en el Crédito, la Ley sobre Discriminación por Embarazo que acababa con la discriminación por embarazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...el requerimiento de que NASA y Academias Militares y otras organizaciones admitieran mujeres), leyes estaduales (como las que terminaban con la violencia doméstica y la violación matrimonial), sentencias de la Corte Suprema (como las que decidieron que la cláusula de protección por igual de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos se aplicaba a las mujeres), y ERAs estaduales establecieron un estatus de igualdad ante la ley de las mujeres, y costumbres sociales y conciencia comenzaron a cambiar, aceptando la igualdad de las mujeres.[cita requerida]

      Aborto Editar
      El aborto se volvió un asunto muy controvertido con la decisión de la Corte Suprema en el Caso Roe contra Wade en 1973, según la cual las mujeres tienen un derecho constitucional a elegir un aborto y no puedo ser anulado por las leyes estaduales. Las feministas celebraron la decisión pero los católicos, que se habían opuesto al aborto desde 1890, formaron una coalición con los evangelistas protestantes (por mucho tiempo enemigos acérrimos de los católicos) para tratar de revertir la decisión. El Partido Republicano comenzó a adoptar posiciones antiabortistas desde el momento en que los Demócratas anunciaron su apoyo a la elección (esto es, permitir a las mujeres el derecho de elegir un aborto). El asunto exacerbó la política nacional y estadual desde ese momento.[33]​

      Desde 1973, más de un millón de abortos fueron realizados cada año durante la siguiente década; para 1977, el aborto era un procedimiento médico más común que la amigdalectomía.

      La revolución sexual Editar
      El movimiento contracultural de finales de los sesenta había desmantelado rápidamente muchos de los tabúes sociales existentes y había producido una creciente aceptación del sexo casual extramarital, el divorcio y los derechos de los homosexuales. Algunas personas abogaron por quitar las leyes contra el sexo entre adultos con consentimiento, incluyendo la prostitución, y el colectivo LGBT comenzó a luchar por la liberación gay.

      La pornografía y la homosexualidad se legalizaron completamente en EE.UU. después de que una cantidad de decisiones de las cortes durante los sesenta derogaran leyes contra la obscenidad y la sodomía, y en 1973, la Asociación Médica Estadounidense quitó a la homosexualidad de su índice de desórdenes mentales. En 1967, el Código Hays, una guía de censura impuesta a la industria cinematográfica desde los años treinta fue retirada y reemplazada por un nuevo sistema de calificación de contenidos de películas, y para los setenta, hubo una escalada en las películas sexualmente explícitas y crítica social en Hollywood, que ayudó a traer nueva vida a la industria del cine luego de que pasara por un largo período de estancamiento en los cincuenta y sesenta.

      Importantes películas clasificadas X comenzaron a ser emitidas en los principios de los años 70 (provocando controversia pública y en algunos estados, persecución legal), incluyendo Garganta Profunda, The Devil in Ms. Jones y El último tango en París, con el protagonismo de Marlon Brando, cuya actuación fue nominada a un Premio Oscar. Surgió una nueva ola de revistas más lascivas para adultos tales como Hustler y Penthouse, haciendo que Playboy pareciera aburrida y anticuada.

      Eliminar
    2. ...Debido a la reducción drástica del riesgo de embarazos no deseados por la presentación de la píldora en 1960, sin mencionar la legalización de la anticoncepción en todo el país por el fallo Griswold v. Connecticut de la Corte Suprema en 1965 junto a la creciente aceptación del aborto y los matrimonios a edades más avanzadas por mujeres concentradas en sus carreras profesionales influidas por el feminismo de la segunda era o el rechazo chic de las responsabilidades del matrimonio en beneficio de vivir sin criar una familia, la tasa de natalidad nacional había caído por debajo del nivel de reemplazo en 1965 y se mantendría deprimida por casi veinte años, con el resultado de que los niños nacidos durante este período fueran conocidos como "baby busters" (por oposición a los "baby boomers" de los años de la posguerra). Luego de que el aborto fuera legalizado en 1973, se practicaron más de un millón de abortos anuales durante la década siguiente. Para 1977, el aborto era un procedimiento médico más común en Estados Unidos que la amigdalotomía. Las tasas de natalidad llegaron a su punto más bajo después de la recesión OPEC a mediados de los setenta.[cita requerida]

      Cuando se terminaban los años setenta hubo un creciente disgusto entre muchos estadounidenses conservadores en cuanto a los excesos de la revolución sexual y el liberalismo, que culminó con el renacimiento del conservadurismo durante la década siguiente, combinado con los eventos del SIDA.

      Eliminar
    3. Creo q la mal llamada liberación de la mujer con lo q implica: aborto, atentar contra cualquier tipo de autoridad del hombre como cabeza del matrimonio pueda incidir en algo ya q al hombre se le cambiaron los esquemas y ha ido perdiendo pie produciéndose un desequilibrio q tiene sus consecuencias.

      Eliminar
    4. No hemos sido presentados.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  12. Aborto mas agenda lgb mas educacion prescolar mas ataque a los sacerdotes y cardenales culpables.... No es un plan del malo Fortea no como crees

    ResponderEliminar
  13. Habiendo leído el libro de María Vallejo Nagera llamado Bad Lands que narra una historia real terrible en los sesentas , habiendo leído sobre el libertinaje sexual en USA con los hippies, la rebelión femenina, la ola de inmigrantes y sus hijos que vivían en condiciones de abandono por parte de la familia (para poder subsistir las madres trabajaban ) del estado y de la iglesia, haber de escuchado el testimonio de Marino Restrepo sobre su vida en USA a finales de los 60s, fue una conjunción de eventos sociales, culturales y religiosos que permeó todas las estructuras!

    ResponderEliminar
  14. El 9 de agosto, apenas, se me ocurrió sacar un resumen de una nota que analizaba la razón por la cual la ley abortiva en Argentina no había visto la luz.

    En ese comentario se señalaba:

    1.La Religión

    2. La representatividad en el Senado

    3.El gobierno argentino al "desviar el debate de la complicada situación económica."

    4.El argumento moralista

    Esto significa que para que todo tipo de leyes que van en contra la vida vean la luz, se van a ver atacadas, la religión y el argumento moralista , de ahí que aunque muchos delitos ya caducos sean hoy vistos con todo el bombo posible en todos los medios, al destruir la calidad moral de la religión, se van por la borda dos puntos importantes (que según) que impidieron que la ley del aborto viera la luz.

    El próximo año en Argentina volverá a posarse tal ley, y en México para que sea legal en todo el país, es imprescindible tener esto en cuenta porque vergüenzas y pecados ya pasados de la Iglesia Católica, volverán a la mente de gran cantidad de la población en México no estamos exentos de estas atrocidades.

    Es necesario ser enérgicos en buscar la justicia del hombre a nivel judicial antes que toda esa campaña que busca desacreditar moralmente a la Iglesia Católica. Sé que la idea parece un laberinto sin salida, pero sabiendo hacia donde dirigen sus fuerzas para manipular a gran cantidad de personas para cometer pecados atroces como el aborto de forma libre, ayude aunque sea un poco a mitigar o a impedir del todo y de una vez esas leyes.

    ResponderEliminar
  15. Es interesante la siguiente declaración:En un artículo titulado “¿Por qué hombres como yo no deben ser sacerdotes?” publicado en la revista First Things el 17 de agosto, Mattson explica que “la primera razón es que para los hombres con tendencias homosexuales es particularmente difícil vivir lo que exige la castidad”.
    “El segundo problema está directamente conectado con el primero. Si un sacerdote no se rige por la enseñanza de la Iglesia en su propia vida, tampoco enseñará a sus parroquianos a seguirla si no cree que se aplica a él mismo”.

    ResponderEliminar
  16. Sobre este aspecto concreto (por qué en los años 1960s a 1980s), en mi humilde opinión (u observación, más bien), es que simplemente siguió las pautas del resto de la sociedad. Al fin y al cabo los sacerdotes son personas humanas que viven en la sociedad de su tiempo y son afectados también por las corrientes sociales. Yo viví casi 2 décadas en USA (San Francisco) y cuando llegue a principios de los 1990s con 18 años me sorprendió MUCHO que allí las chicas (sobre todo de mi edad, aunque todas en general), bueno y los chicos también, y por cierto los gays también, eran de repente MUCHO menos promíscuos que en los años 1980s (que fue llamada “la década hedonista”) y los 1970s. En esos años 1990s la sociedad joven estadounidense entera ya había reaccionado comtra aquel desfase de “hello, your house or mine?” (“hola, ¿en tu casa o en la mía?”) de sus padres y hermanos mayores (es decir, relaciones sexuales deshumanizadas sin preguntar ni el nombre) que había llevado entre otras cosas a la expansión del SIDA (sobre esto y lo que se vivió en los 1980s y el sexo recomiendo “Más grandes que el amor” de Dominique Lapierre, que también mezcla respetuosamente entre los gays y su capítulo “Dos millones de orgasmos para una liberación”, a los misericordiosos esfuerzos de la Madre Teresa de Calcuta). En los 1990s todos tiramos del freno de emergencia sobre nosotros mismos viendo lo malmque habian acabado aquellos experimentos sociales de la revolución sexual. No se corrigió todo (ya se habían roto barreras), pero sí los excesos de los excesos. (No cuento más detalles de lo que me contaban los entonces estudiamtes de postgrado, caseros —landlords— y profesores sobre cómo habían sido sus años 1970s y 1980 porque es demasiado gráfico y deprimente —— pero basta darse una vuelta por People's Park en Berkeley o Cristiania en Copenhague y ver las ruinas —humanas— que quedam de aquellos 1970s).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso que eso tuvo un gran impacto, pero, ahora la pregunta es porqué tantos casos agrupados allí en Pensilvania. Algo debió haber sucedido allí que fue el detonante principal.

      Eliminar
    2. Algo debió suceder para que algunos empezasen a meter mano a los niños ?

      No se. Creo q es racionalizar mucho.

      Eliminar
    3. En los países islámicos es una práctica habitual.
      Pero creo q más con las niñas.

      Eliminar
    4. La legalización del aborto en U. S. A.

      El apogeo del filósofo Peter
      Singer.

      Eliminar
  17. Padre, de entre sus palabras me quedo con esto "Es un buen tema para una tesis doctoral: ¿Cuáles fueron las causas profundas? ¿Hay alguna interpretación que nos lleve a entender por qué sucedió precisamente allí y durante un periodo de tiempo en el que la mayoría de casos se concentran durante 30 años?"

    Creo hay mucho por estudiar... realmente el patrón de sucesos es complejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual, porque por mucho que haya habido encubrimiento, bajo controles de aceptación de candidatos al seminario y cosas referentes, tampoco es para que agarrara proporciones casi que de epidemia.

      Eliminar
    2. Si, creo este asunto merece un estudio más serio y profundo, son muchas las circunstancias que giral al rededor

      Eliminar
    3. Aunque cabe destacar de que también_como positivo_ vivimos en una cultura donde ya las victimas no guardan silencio, y esta es una de las armas para evitar ser abusado.

      Se conoce que no hay una estadística certera de los abusos a las que las personas son sometidas, pues hay victimas que llegan a morir sin hacer publico su abuso.

      Eliminar
    4. Si, totalmente de acuerdo con tigo Niulca, gracias a Dios ya las víctimas hablan

      Eliminar
  18. Recolectemos información, se me ocurres: nombres y procedencia geográfica de los seminaristas de Pensilvania desde 1940 en adelante, esto será titánico pero creo que es necesario. Del mismo modo, edad promedio de ingreso a los principales seminarios, perfil técnico del modelo educativo formativo y teológico de la época, principales concepciones filosóficas impartidas en los seminarios, muestra de algunos rasgos (si existieran) psicológicos de los seminaristas de aquella época, condición económica de procedencia de dichos seminaristas, flujo de migración geográfica post ordenación o información de las parroquias en donde fueron dirigidos estos señores al culminar sus estudios, definir cuál es el ratio de años en que se cometió el primer acto de violación caso por caso, definir el flujo de proceso que seguían las autoridades de aquel tiempo frente al suceso de violación, edad promedio del niño ultrajado, número de veces que se detectó una denuncia y lugar posible del delito, entre otros parámetros. Debe existir una correlación de datos, armar un big data o una minería de datos sería necesario, al menos, para entender este fenómeno cualitativamente. Lo espiritual, va en otra cuerda, es necesario acoplar esfuerzos.

    ResponderEliminar
  19. Carta del Santo Padre Francisco al Pueblo de Dios

    «Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

    https://www.aciprensa.com/noticias/esta-es-la-carta-del-papa-francisco-al-pueblo-de-dios-por-escandalo-abusos-sexuales-11696

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26)

      Eliminar
    2. Correctamente, si un miembro sufre, todos sufren 🙁

      Eliminar
    3. El cántico de María no se equivoca y sigue susurrándose a lo largo de la historia porque el Señor se acuerda de la promesa que hizo a nuestros padres: «Dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos» (Lc 1,51-53), y sentimos vergüenza cuando constatamos que nuestro estilo de vida ha desmentido y desmiente lo que recitamos con nuestra voz.

      Eliminar
    4. Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños. Hago mías las palabras del entonces cardenal Ratzinger cuando, en el Via Crucis escrito para el Viernes Santo del 2005, se unió al grito de dolor de tantas víctimas y, clamando, decía: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! [...] La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison – Señor, sálvanos (cf. Mt 8,25)» (Novena Estación).

      Eliminar
    5. 2. Todos sufren con él

      La magnitud y gravedad de los acontecimientos exige asumir este hecho de manera global y comunitaria. Si bien es importante y necesario en todo camino de conversión tomar conocimiento de lo sucedido, esto en sí mismo no basta. Hoy nos vemos desafiados como Pueblo de Dios a asumir el dolor de nuestros hermanos vulnerados en su carne y en su espíritu. Si en el pasado la omisión pudo convertirse en una forma de respuesta, hoy queremos que la solidaridad, entendida en su sentido más hondo y desafiante, se convierta en nuestro modo de hacer la historia presente y futura, en un ámbito donde los conflictos, las tensiones y especialmente las víctimas de todo tipo de abuso puedan encontrar una mano tendida que las proteja y rescate de su dolor (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 228). Tal solidaridad nos exige, a su vez, denunciar todo aquello que ponga en peligro la integridad de cualquier persona. Solidaridad que reclama luchar contra todo tipo de corrupción, especialmente la espiritual, «porque se trata de una ceguera cómoda y autosuficiente donde todo termina pareciendo lícito: el engaño, la calumnia, el egoísmo y tantas formas sutiles de autorreferencialidad, ya que “el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz (2 Co 11,14)”» (Exhort. ap. Gaudete et exsultate, 165). La llamada de san Pablo a sufrir con el que sufre es el mejor antídoto contra cualquier intento de seguir reproduciendo entre nosotros las palabras de Caín: «¿Soy yo el guardián de mi hermano?» (Gn 4,9).

      Eliminar
    6. denunciar todo aquello que ponga en peligro la integridad de cualquier persona. Solidaridad que reclama luchar contra todo tipo de corrupción, especialmente la espiritual, «porque se trata de una ceguera cómoda y autosuficiente donde todo termina pareciendo lícito

      Eliminar
    7. Soy consciente del esfuerzo y del trabajo que se realiza en distintas partes del mundo para garantizar y generar las mediaciones necesarias que den seguridad y protejan la integridad de niños y de adultos en estado de vulnerabilidad, así como de la implementación de la “tolerancia cero” y de los modos de rendir cuentas por parte de todos aquellos que realicen o encubran estos delitos. Nos hemos demorado en aplicar estas acciones y sanciones tan necesarias, pero confío en que ayudarán a garantizar una mayor cultura del cuidado en el presente y en el futuro.

      Eliminar
    8. la “tolerancia cero” y de los modos de rendir cuentas por parte de todos aquellos que realicen o encubran estos delitos. Nos hemos demorado en aplicar estas acciones y sanciones tan necesarias, pero confío en que ayudarán a garantizar una mayor cultura del cuidado en el presente y en el futuro.

      Eliminar
    9. Conjuntamente con esos esfuerzos, es necesario que cada uno de los bautizados se sienta involucrado en la transformación eclesial y social que tanto necesitamos. Tal transformación exige la conversión personal y comunitaria, y nos lleva a mirar en la misma dirección que el Señor mira. Así le gustaba decir a san Juan Pablo II: «Si verdaderamente hemos partido de la contemplación de Cristo, tenemos que saberlo descubrir sobre todo en el rostro de aquellos con los que él mismo ha querido identificarse» (Carta ap. Novo millennio ineunte, 49). Aprender a mirar donde el Señor mira, a estar donde el Señor quiere que estemos, a convertir el corazón ante su presencia. Para esto ayudará la oración y la penitencia. Invito a todo el santo Pueblo fiel de Dios al ejercicio penitencial de la oración y el ayuno siguiendo el mandato del Señor,[1] que despierte nuestra conciencia, nuestra solidaridad y compromiso con una cultura del cuidado y el “nunca más” a todo tipo y forma de abuso.

      Eliminar
    10. Es imposible imaginar una conversión del accionar eclesial sin la participación activa de todos los integrantes del Pueblo de Dios. Es más, cada vez que hemos intentado suplantar, acallar, ignorar, reducir a pequeñas élites al Pueblo de Dios construimos comunidades, planes, acentuaciones teológicas, espiritualidades y estructuras sin raíces, sin memoria, sin rostro, sin cuerpo, en definitiva, sin vida[2]. Esto se manifiesta con claridad en una manera anómala de entender la autoridad en la Iglesia —tan común en muchas comunidades en las que se han dado las conductas de abuso sexual, de poder y de conciencia— como es el clericalismo, esa actitud que «no solo anula la personalidad de los cristianos, sino que tiene una tendencia a disminuir y desvalorizar la gracia bautismal que el Espíritu Santo puso en el corazón de nuestra gente».[3] El clericalismo, favorecido sea por los propios sacerdotes como por los laicos, genera una escisión en el cuerpo eclesial que beneficia y ayuda a perpetuar muchos de los males que hoy denunciamos. Decir no al abuso, es decir enérgicamente no a cualquier forma de clericalismo.

      Eliminar
    11. Asimismo, la penitencia y la oración nos ayudará a sensibilizar nuestros ojos y nuestro corazón ante el sufrimiento ajeno y a vencer el afán de dominio y posesión que muchas veces se vuelve raíz de estos males. Que el ayuno y la oración despierten nuestros oídos ante el dolor silenciado en niños, jóvenes y minusválidos. Ayuno que nos dé hambre y sed de justicia e impulse a caminar en la verdad apoyando todas las mediaciones judiciales que sean necesarias. Un ayuno que nos sacuda y nos lleve a comprometernos desde la verdad y la caridad con todos los hombres de buena voluntad y con la sociedad en general para luchar contra cualquier tipo de abuso sexual, de poder y de conciencia.

      Eliminar
    12. Hago mías las palabras del entonces cardenal Ratzinger cuando, en el Via Crucis escrito para el Viernes Santo del 2005, se unió al grito de dolor de tantas víctimas y, clamando, decía: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! [...] La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison – Señor, sálvanos (cf. Mt 8,25)» (Novena Estación).

      Eliminar
    13. De esta forma podremos transparentar la vocación a la que hemos sido llamados de ser «signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano» (Conc. Ecum. Vat. II, Const. dogm. Lumen gentium, 1).

      «Si un miembro sufre, todos sufren con él», nos decía san Pablo. Por medio de la actitud orante y penitencial podremos entrar en sintonía personal y comunitaria con esta exhortación para que crezca entre nosotros el don de la compasión, de la justicia, de la prevención y reparación. María supo estar al pie de la cruz de su Hijo. No lo hizo de cualquier manera, sino que estuvo firmemente de pie y a su lado. Con esta postura manifiesta su modo de estar en la vida. Cuando experimentamos la desolación que nos produce estas llagas eclesiales, con María nos hará bien «instar más en la oración» (S. Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, 319), buscando crecer más en amor y fidelidad a la Iglesia. Ella, la primera discípula, nos enseña a todos los discípulos cómo hemos de detenernos ante el sufrimiento del inocente, sin evasiones ni pusilanimidad. Mirar a María es aprender a descubrir dónde y cómo tiene que estar el discípulo de Cristo.

      Que el Espíritu Santo nos dé la gracia de la conversión y la unción interior para poder expresar, ante estos crímenes de abuso, nuestra compunción y nuestra decisión de luchar con valentía.

      Vaticano, 20 de agosto de 2018

      Francisco

      [1] «Esta clase de demonios solo se expulsa con la oración y el ayuno» (Mt 17,21).

      [2] Cf. Carta al Pueblo de Dios que peregrina en Chile (31 mayo 2018).

      [3] Carta al Cardenal Marc Ouellet, Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina (19 marzo 2016).

      Eliminar
    14. [2] Cf. Carta al Pueblo de Dios que peregrina en Chile (31 mayo 2018).

      Eliminar
  20. Estudie el informe Kisinger y compare fechas... Alli hay algunos indicios de la penetración...

    ResponderEliminar
  21. Saludos Padre me gusta escuchar sus palabras

    ResponderEliminar
  22. Y si la causa Padre es más simple: ordenación de seminaristas con tendencias homosexuales arraigadas? Por supuesto que esto No es políticamente correcto decirlo, porque: 1. Le echa la culpa a los gays, y mezclar abusos con Gays es un Pecado Capital hoy, y 2. Paradójicamente le quita gravedad a los abusos, porque al Gay hoy se le perdona todo, y eso de aminorar culpas, no es el propósito de nadie sensato.

    ResponderEliminar