viernes, septiembre 21, 2018

El drama personal del que lo dio todo por la Iglesia



Tengo ya muy avanzada la lectura de las 976 páginas de Franco y la Iglesia de Luís Suárez. En realidad, esta es la segunda lectura, si bien la primera no fue línea a línea como esta vez.

Cualquiera que sea la idea que uno tenga del régimen de Franco, hay algo que me parece fuera de toda duda: y es la nobleza de espíritu, la grandeza, con que Franco asumió el trato que le dispensó el Vaticano en los últimos años de su vida.

Como fidelísimo hijo de la Iglesia, aguantó como un santo la cicatería, el cálculo y, a veces, el modo lamentable con que fue tratado en muchas ocasiones. Franco era plenamente consciente del desafecto de Roma para con él. Cualquier elogio debía hacerse con la boca pequeña. Franco amó al Papa sin doblez alguna, con toda sencillez. Los tejemanejes de la Curia solo dejan en mal lugar a los que los realizaron.

El Franco de la guerra civil y el de después de la guerra no me parecen nada especial en el campo de las virtudes. Pero el Franco anciano que cree en la Iglesia por encima de todo, pasando por encima de las afrentas de tantos eclesiásticos, sí que me parece heroico.

Los detalles totalmente documentados resultan admirables. Su actuación fue un ejemplo de cómo un laico puede creer siempre en la sacralidad del sacerdocio y del episcopado. Desgraciadamente, en esos años, no pocos presbíteros fueron un escándalo continuo por meterse en el campo de lo político. Roma no estuvo a la altura de las circunstancias.

Fue Franco, el verdadero último rey de España, el que siempre recordó a todos (incluidos muchos de sus ministros de comunión diaria) que el Reino de Dios estaba por encima de todo. Menos mal, como ya dije en otro post, que los obispos españoles estaban con él sin ambigüedades, así como todos los sacerdotes. Otra cosa eran los jóvenes presbíteros… y Roma.

Eso sí, obispos de la talla espiritual del arzobispo de La Higuera o Guerra Campos hicieron piña con él. Cuando uno tiene a su lado a estos obispos, ¿quién necesita más? Aunque una cosa que me sorprendió de la lectura de este libro fue el decidido apoyo de los jesuitas a Franco tras la guerra civil. Ellos fueron de todo, menos neutrales. Y sobresale, especialmente, el padre Ledochowski, el general.

En fin, se piense lo que se piense del régimen, es de justicia reconocer el esfuerzo interno que tuvo que realizar Franco en su alma para mantener el mayor respeto sagrado hacia aquellos obispos que callaban y transigían frente sacerdotes que le atacaban desde posiciones totalmente marxistas.

30 comentarios:

  1. Padre Fortea, no puedo ni imaginarme esto. De la historia sé muy poco y realmente no termine de leer el libro recomendado. El otro que menciona no de nombre conocía, que vaya algunas cosas que simplemente no me acerco ni a leer mucho.

    Ya regresare con alguna conclusión, por lo pronto, le deseo que pase muy buena noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les recomiendo los siguientes sermones a propósito de las lecturas del día de mañana 21 de septiembre.

      1578 Misericordia quiero y no sacrificio http://bit.ly/2DgKbBN

      1390-Los que pudieron seguir a Jesús http://bit.ly/2xCA6sW

      975 La gloria del sacerdocio http://bit.ly/2NZGpAX

      943 Carta de san Pablo a los Efesios http://bit.ly/2xAEUiB

      Eliminar
    2. Estamos distribuyendo los sermones en

      Facebook
      https://www.facebook.com/SermonesFortea/

      Twitter
      https://twitter.com/SermonesF

      Instagram
      https://www.instagram.com/sermonesfortea/

      Eliminar
    3. Las carpetas de los sermones he intentado descargarlos en el ordenador y no puedo, hay que instalar alguna aplicación en él?

      Eliminar
  2. Franco salvó a la Iglesia de su exterminio en España durante la Guerra Civil y la trató como ningún otro gobernante europeo del siglo XX. Esto permitió que la Iglesia tuviera en España un poder e influencia muy superiores a los que tenía en la gran mayoría de los países europeos. Pero utilizó dicho poder para traicionar a Franco al final de sus días. Solo hay que mirar cómo está la Iglesia en España ahora y hacia donde camina. El padre Fortea lo sabe bien y lo ha comentado en algunos posts. Desgraciadamente, tiene lo que sembró.

    ResponderEliminar
  3. • Como siempre, voy desfasado con los post. Me llamó la atención uno de hace unos días donde el Padre Fortea decía que leía más artículos de autores protestantes que de autores católicos. Lo primero que me vino a la mente es que aunque sean muy eruditos, los artículos protestantes tienen una variedad de temas un poco limitada: no pueden escribir nada interesante sobre los sacramentos (la Eucaristía, la Confesión, el Orden Sagrado, etc) tampoco sobre la Santa Misa, la devoción a los Santos y a la Santísima Virgen María ni sobre el Purgatorio ni la Santa Madre Iglesia, además sus conceptos sobre la manera en que la gracia de Dios opera para la Salvación y el perdón de los pecados difieren bastante de los nuestros, etc. También recordé el caso de la conversión del matrimonio de Scott y Kimberly Hahn. En un libro muy conocido llamado “Roma Dulce Hogar” Scott describe que, siendo un pastor protestante y Doctor en Teología, empezó a leer libros de teología de autores católicos con la intención de encontrar errores en ellos, sin embargo, no solo no los halló, sino que, por el contrario, se sintió profundamente sorprendido y conmovido por la verdad, coherencia y belleza que halló en la doctrina y teología católica. Desesperado por no querer perder su fe protestante, le pidió ayuda a otro erudito protestante. Este le pidió que le enviara los libros que había leído, para señalarle los errores. Este erudito también, terminó deslumbrado por la teología católica. Finalmente, ambos se convirtieron a la fe católica. No recuerdo bien los autores que nombró, pero creo que algunos fueron: Joseph Ratzinger, Von Balthasar, Louis Bouyer y varios otros que ahora no me vienen a la mente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Los anglicanos pocas diferencias deben tener con los católicos. El padre Fortea, hablo de memoria, ha destacado muchas veces la labor del ex-arzobispo de Canterbury Robert Douglas Willians.

      Eliminar
    3. Perdón, fue el primado protestante Rowan Douglas Willians.

      Eliminar
    4. Por ejemplo:

      http://blogdelpadrefortea.blogspot.com/2016/04/monsenor-lefebvre-y-el-primado.html

      Eliminar
    5. Échele un vistazo a ese post. Habla de un tema particular, a saber, sus estudios en el campo de la Sagrada Escritura. La sacralidad de la Sagrada Escritura. No de teología en general.

      Eliminar
  4. En los ultimos años la Iglesia, se convirtio en puntos de reunion y asambleas de comunistas, socialistas y de todos los contrarios al regimen, era en la Iglesias donde se imprimian los pamfletos con cliche que habia que escribir a maquina e imprimirlo en una multicopistas.

    Y era la Iglesia la que promovia asociaciones de "vecinos" que no eran mas que nidos de comunistas y socialista, si, Franco blindo por ley a la Iglesia, ni aun la Guardia Civil se atrevia a enfrentarse a un sacerdote.

    Hace tiempo ya que el humo del deminio entro en la Iglesia, esperemos que Mateo 16:18 este en lo cierto

    ResponderEliminar
  5. Saludos Padre Fortea, es un placer vleer su post intitulado "El drama personal del que lo dio todo por la Iglesia". Existe una intentona de linchamiento histórico para este personaje que bien o mal, estuvo de parte de la iglesia católica española en uno de sus momentos mas obscuros; corresponde a Dios juzgarlo, no a los revisionistas ni a Roma. Al día de hoy a este hombre no le dejan descansar en paz, Pedro Sánchez cocina un decreto de ley para exhumar sus restos, tiene el aval asegurado de Felipe VI; así es como agradece a Franco el poder cedido a los Borbones, mordiendo la mano de su osamenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me respondo a mí mismo, no debemos avergonzarnos o acomplejarnos por los dichos de aquellos que dolosamente reescriben la historia, ni tampoco aceptarlos como ciertos, la iglesia fue perseguida y no solo en España en la primera mitad del siglo XX y no es ninguna coincidencia, sino una obra orquestada por fieles peones de satanás y cuyos herederos minimizan al catolicismo, ocultan la historia y la reescriben a su antojo. El Padre Fortea no mete las manos por Franco ni antes ni después de la guerra civil y eso que sus manos son santas, ni yo tampoco pues mis manos están manchadas por el pecado, pero el Padre Fortea valora el arrepentimiento de Franco, aun estando en el poder, soporta la critica y la condena, solo Dios podrá juzgarle y nadie mas.

      Eliminar
  6. La iglesia se sostiene porque el cimiento está fundada sobre la roca y la roca es Cristo, seguir el camino de Jesús, seguirlo a Él, puesta la mirada solo en el Señor. Él es la roca sobre la que se debe cimentar nuestra fe. El rostro de Dios, es el rostro que nos mostró Jesús, que es un Dios de amor, de paz y no de violencia, de libertad y no de coacción, de concordia y no de discordia.

    Y Como dijo San Atanasio de Alejandría: “Lo propio de una religión no es imponerse, sino persuadir. El Señor no hizo violencia a nadie, dejo a cada uno libre."

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Saludos Padre. pasaba a saludarle. Dios lo cuide..

    ResponderEliminar
  9. Que buen post.
    He oído decir a algunas personas que Franco podría ser un Santo.
    Murió confesando y comulgando. Recibió la Extrema Unción.

    Franco fue el hombre que salvó a la mitad de los españoles de su atroz exterminio.

    Y a España entera del Comunismo y la miseria.

    Franco libró al país de la garra criminal de los "jemeres rojos" españoles del 36-39.

    Jemeres Rojos que empezaron ya a quemar Iglesias y asesinar con sadismo a sus sacerdotes en el 31.

    Ahora se hacen las víctimas los que fueron los más atroces verdugos, en una persecución religiosa a los cristianos peor y más cruel que la de Roma.

    Podéis llenar las calles de España. con nombres de asesinos. Da igual, la verdad saldrá a la luz, tiene la última Palabra.

    ResponderEliminar
  10. Prohibireis comentarios públicos como el mío.

    Eso es lo único q podéis hacer. Prohibir. No podéis cambiar la historia. No podéis cambiar los hechos.
    Solo podéis mentir, y mentir y a lo mejor, creeros vuestras mentiras.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Y si, demostró grandeza de Espíritu acatando la postura de incomprensión hacia su persona por parte del Vaticano.

    En esos tiempos Europa y los Aliados en general, estaba quemados con los también atroces fascismos de Hitler y Mussolini.

    Franco nunca simpatizó con ambos líderes. Se sirvió de ellos para ganar la guerra civil.

    Ambos Hitler y Mussolini se le sometieron como ovejitas en territorio español. Orden que les daba orden que acataban.

    Sin embargo, los generales rusos jamás se someterion a los generales comunistas españoles en territorio español. Durruti y cía. podían darles órdenes, que hicieron los rusos en territorio español lo que les dio la real gana.

    Esa fue una de las muchas causas de que las izquierdas perdieran la Guerra.

    Perdieron la guerra estando en el poder, teniendo en su poder las fábricas de armas, los puertos y al ejército.

    Perdieron la guerra pero son super inteligentes, y Franco, tonto.

    ResponderEliminar
  14. Interesantísimo, este artículo. Muy iluminador.

    ResponderEliminar
  15. Cesar Vidal ilustra el vil comportamiento de buena parte de la Iglesia con Franco, quien, víctima de una beatería superlativa, se dejó maltratar hasta extremos inverosímiles por la jerarquía eclesiástica.

    ResponderEliminar
  16. Gracias al incondicional entreguismo de Franco al Vaticano, para ver una película verde había que salir de España y, en Semana Santa, todos los españoles eramos obligados a realizar ejercicios espirituales. Tal y como se muestra en la película "Cómicos"

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Le he preguntado a mi madre (que nació a principios de la década de los 1930s) si sabe quién era Mons. Guerra Campos (yo no lo conocía hasta que el p. Fortea lo mencionó en un post) y me ha dicho, literalmente: “¡Claro que lo conozco! Recuerdo que lo quitaron de Madrid porque decía las verdades”.

    ResponderEliminar
  20. No, si ahora va a resultar que Franco fue un santo.
    Ya sólo hace falta que alguien pida su beatificación .
    Sería el hazmerreír de toda Europa

    ResponderEliminar
  21. A Franco deberá juzgarle la Historia. Y para que eso pueda hacerse faltan varias décadas.

    ResponderEliminar