domingo, octubre 21, 2018

La nación que fue un baluarte del cristianismo



No tengo la menor duda de que Pablo VI está en el cielo y de que no me sería difícil exponer sus virtudes. Todos los aspectos positivos de su forma de ser son patentes. Ahora bien, la lectura de la correspondencia secreta entre el embajador de España ante la Santa Sede y el ministro de asuntos exteriores está resultando un filón de detalles acerca del pensamiento íntimo de Pablo VI. Porque allí aparece no el papa de los discursos y de las declaraciones formales, sino el papa que habla en su despacho de problemas concretos con un diplomático.

No he descubierto nada nuevo en esa correspondencia de Garrigues (el embajador) con el ministro de Justicia, pero sí que me ha corroborado varios puntos. Sobre todo, hubo una entrevista en la que el Papa y el diplomático estaban a solas, y Pablo VI habló bastante enfadado y con dureza. Cuando alguien hace eso es cuando suele salir lo que hay en el fondo del corazón, aunque después se arrepienta de haberlo dicho.

Los diplomáticos españoles trataban muy cortesmente a Pablo VI, siempre, pero este no hacía lo mismo con ellos. Del mismo modo que el Papa Montini era amabilísimo con diplomáticos norteamericanos, franceses o del este de Europa, tendía ordenar y exigir a los españoles. A veces siendo realmente duro. Lo cual, insisto, contrasta con el modo con el que trataba a todos los demás.

Si bien el Concilio había defendido (y esa era la postura de Montini) la independencia de los gobernantes humanos frente a las intromisiones clericales, eso no valía para España. Con el gobierno de España no pedía, exigía. Nunca exigió nada formalmente, pero en la práctica sus peticiones tenían que ser atendidas sin más. Y digo “sin más”, porque el gobierno español en cada momento quiso dialogar, pero por la otra parte no hubo ninguna voluntad de ello.

Esta falta de deseo de diálogo por parte del Vaticano es algo corroborado por distintas fuentes. Y no hace falta decir que la lista de desaires vaticanos hacia el gobierno español no fue corta precisamente.

Otro aspecto que esas cartas dejan claro es que Pablo VI, en privado, decía cosas que demostraban lo mal informado que estaba. Los que le rodeaban le informaban realmente mal.

Otra cosa que esas cartas me dejan claro, aunque ya lo sabía, es que Pablo VI no quiso tener ni el más mínimo detalle que supusiese reconocimiento alguno hacia el régimen que había en España. Mientras había todo tipo de acercamientos a todos los regímenes, comunistas inclusive, al gobierno de España se le negaba el pan y la sal como a nadie. Curiosamente, en muchos episodios, queda claro el peso que los clérigos franceses tenían en Pablo VI.

Y allí es donde entra otro aspecto de esta historia, a Franco se le comunicaba con detalle de todas las conversaciones que tenían en el Vaticano (e incluso directas con el Papa), de todos los desaires, del tono duro con que fue tratado (especialmente una vez) el embajador. Sin embargo, todos los que escribieron notas de esas audiencias con Franco dejaron constancia del afecto filial que el jefe del Estado español sentía hacia el sucesor de Pedro. Nunca una crítica, nunca un enfado, nunca una artimaña sucia.

A Franco estas maquinaciones vaticanas le dolían como puñaladas: ¡él sentía amor filial hacia el papa! Era durísimo ver como tu padre, en la práctica, estaba deseando que te murieras. En esas notas de ministros y diplomáticos tomadas tras informarle de cómo iban las cosas, los estudiosos del futuro tienen un material más que abundante para un futuro proceso de canonización: el hijo que ama sinceramente al padre, aun sabiendo que ese padre está deseando que mueras. Del amor sincero de Franco a Pablo VI no hay la más mínima duda. Monseñor Setién no cayó del cielo, lo nombró Pablo VI. Y, como él, otros nombramientos que, a la postre, se probarían desastrosos.

Tiene gracia, si Franco (como los Reyes Católicos) hubiera nombrado a los obispos lo hubiera hecho mucho mejor que un Pablo VI espantosamente mal informado. Era la época de la experimentación, la época en la que todo era discutible. El régimen confesional de Franco era todo lo contrario de eso, todo un símbolo. Un régimen basado en la ortodoxia de la fe, un baluarte contra el marxismo, la masonería y el relativismo.

También está el apartado de los obispos “castigados” por llevarse bien con el régimen. Algunos de esos "castigos" fueron realmente duros. Pablo VI fue muy dulce con los rebeldes, y muy duro con los hombres que, en conciencia, no pudieron decir que Pío XII se había equivocado: don Casimiro Morcillo, arzobispo de Madrid, nunca llegaría a ser cardenal. El único secretario del concilio que no recibiría la púrpura. La lista de castigos no acaba aquí. 

Una vez más se comprueba lo que se dice de algunos obispos: que son fuertes con los fuertes, y débiles con los débiles.

53 comentarios:

  1. Padre Fortea, estuve viendo un programa de la tv española sobre el exorcismo de Marta. Un señor Gustavo Bueno se reia de usted. La verdad,me dió una desilusión porque es entendible su punto de vista, pero el irrespeto de ese señor fue horrible. Que Dios perdone a ese señor.
    A usted, que la Virgen María lo proteja y San Miguel luche contra todo aquel que le quiere hacer daño.

    ResponderEliminar
  2. Estuve en el parque hace algunas horas. Paseando a mi perrita. Me puse a improvisar algunas melodías en la armónica. Me acordé del Kirie eleyson gregoriano que interpretaban las monjas de EWTN en la misa que se transmitía por la televisión. También me acordé de Piratas del Caribe. Me equivoqué en algunas notas... pero me divertí. Lo filmé con el celular. Muy baja la definición del video (y también la improvisación musical). Pero qué va: sólo era para pasar el rato. Así mismo "Noche de paz" y otras que no pude esta vez porque empezó a llover...

    https://youtu.be/SogPcc1z6qU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leonardo una reflexión con cariño para tí, es de mis favoritas del diario de Santa Faustina, para que la meditemos:

      Para #Reflexionar

      « Según mi opinión y mi experiencia, la regla del silencio debería estar en el primer lugar. Dios no se da a una alma parlanchina, que como un zángano en la colmena zumba mucho, pero no produce miel. El alma hablantina está vacía en su interior. No hay en ella ni virtudes fundamentales, ni intimidad con Dios. Ni hablar de una vida más profunda, ni de una paz dulce, ni del silencio en el que mora Dios. El alma sin gustar la dulzura del silencio interior, es un espíritu inquieto y perturba este silencio en los demás. Vi a muchas almas en los abismos infernales por no haber observado el silencio. Ellas mismas me lo dijeron cuando les pregunté cuál había sido la causa de su ruina. Eran almas consagradas. »

      Santa Faustina Kowalska

      Eliminar
    2. Sabias palabras. Te las agradezco. Le tengo particular devoción a la Santa. No sabes cuánto en realidad.

      Aunque tu reflexión... viniendo de una profesional del Derecho... no sé.

      Resulta peculiar: vos sabés.

      Y es que dicen que para ser abogado se necesita un 20% de lección (o estudio) y un 80% de dicción (o retórica pura).

      En todo caso sí es cierto. Hay que moderar la lengua.

      Eliminar
    3. Con mucho gusto, Leonardo 🙏 Un abrazo!

      Eliminar
    4. Esto es muy recomendable Kar.

      Eliminar
  3. Francisco Franco, teniendo el poder para convertirse incluso, en el Enrique VIII Español del siglo XX, optó por la sumisión. En aquel tiempo no fluía tanto la información como ahora y era de esperarse que al Papa Pablo VI le llegará como un telefono descompuesto intencionalmente. También pudiera ser que Franco buscase redimirse por ser la parte principal de uno de los mas sangrienta episodios de España, aun y cuando defendió a la Iglesia; como sea, al final hizo lo correcto. Por lo de los obispos que vieron truncadas sus carreras injustamente, solo resta citar este pasaje del evangelio según San Mateo: "Así, los últimos serán primeros, y los primeros, últimos". Mateo 20:16.

    ResponderEliminar
  4. Oh y más oh!!!

    Padre Fortea, este post parece que toma giros literarios por momentos, sobre todo cuando asevera el cariño de Franco por el Papa Pablo VI, yo intuiría un respeto a todo lo que da pensar que sea el Papa el representante de Dios en la Tierra.

    Fuera de esos giros bastante interesantes y que le imprimen "sabor al caldo" estoy en el pensamiento de creer y de entender cómo fueron esos sucesos señalados.

    Creo que me gusta que nos comparta estás impresiones porque en cierta forma nos va informando lo que sucedió y su particular percepción.

    Le envío saludos. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Este domingo tuve el privilegio de escuchar una homilía de un misionero de la Misericordia, me llamó la atención que ha sido el único que nos ha hablado de los problemas de la Iglesia, de los cambios en las traducciones en la Biblia suavizando algunas palabras para estar acorde a la vida de hoy día.
    Y sobre todo, la manera en la que nos presento DOMUND. Hoy rezamos por las misiones en el mundo, para que vayan unidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero todos bien en España y en Roma.

      Eliminar
    2. Desde el otro lado del "charco" gracias y deseándoles también que estén bien y

      Eliminar
    3. ... que disfruten esta vida al lado de Dios.

      Eliminar
    4. Es que me preocupe vi inundaciones en Málaga y otras zonas de España, también fuerte lluvia en Roma. Pero creo que afortunadamente ninguna muerte que lamentar.

      Eliminar
    5. Sí, si que ha habido al menos una muerte, la de un bombero.

      Gracias por preocuparte.

      Eliminar
  6. Pues claro que se pasó tres pueblos con el régimen. Quería quedar bien con todos, pero con Franco, en fin, sabía que le quedaban dos telediarios. A quien habría que llevar a los altares, sería al Generalísimo, que bien merecido se lo tiene. Como militar profesional, tuvo que sublevarse y matar: era prácticamente tan inevitable como necesario, pues consentir que prosperase lo otro con sus desmanes, era un despropósito.

    ResponderEliminar
  7. Por otro lado, a Franco no le interesaba demasiado indisponerse con la Iglesia, para nada. pues era el único régimen de Europa que estaba aislado, y debía de utilizarla como junta. Era muy listo...

    ResponderEliminar
  8. A veces no entiendo nada.
    ¿Porque es Santo si hizo cosas perjudiciales? Si faltó tanto a la caridad ?
    ¿Es tan fácil ser Santo? Por esa regla de tres, los que escribimos aquí somos Santos.

    No comprendo nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos hacemos cosas perjudiciales, Bakhita, de lo contrario, seríamos perfectos y no haría falta canonizar a nadie. S. Pedro, le dio un espadazo a Malco, entre otras cosas, además de que mintió tres veces, y esos son sus pecados conocidos, a saber lo que haría en privado. En cuanto a S. Agustín, mi santo favorito, se dio un buen lote de pecar, antes de optar por llevar una vida de santidad.

      Eliminar
    2. Ni es santo ni tiene el Vaticano intención de hacerlo, es imposible en un dictador sanguinario, sería anticristiano.


      Eliminar
    3. Backita, puedes hacer de todo pero si te arrepientes alli est{a Dios. Los santos no son superheroes, son personas humanas con fallos y levantadas. El ser santo es obra de Dios no del Papa que fiema una canonizacion. Eso solo corrobora la obra de Dios, pero habr{a tanbtos que no conocemos y estan en el cielo...

      Eliminar
    4. Nunca digas imposible, Lucía. Para Dios, no hay nada imposible.

      En cuanto a lo de "sanguinario", más lo fueron los "demócratas" que le precedieron y se hicieron con el poder en el 31. Es más yo creo que se quedó corto en ajustar cuentas despues de la guerra porque era una persona justa, y supo que no pocos ni sabían lo que estaban haciendo realmente, de ahí tantos indultos. Es más, ahora, que estamos en democracia, hay santos políticos sanguinarios, que se están pisando las calles de España, en lugar de estar en la cárcel o ajusticiados. Me refiero a Otegi y Cía, entre otros.

      Eliminar
    5. A mí, no me temblaría el pulso, pero ni en lo más mínimo, a la hora de firmar algunas sentencias de muerte de algunos de estos etarras. ¿Sabes? Me quedaría tan pancho, y el pueblo lo agradecería. ¿Sanginario? Bueno, ¿y qué? Lo hizo estupendamente, al igual que los jueces condenaban a garrote u horca antiguamente, y no pasaba nada.

      Eliminar
    6. Dios, tambien es juez, y condena a muerte, a una segunda muerte en la otra vida.

      Eliminar
    7. Esto es hasta denunciable. Estos post son apología del franquismo

      Eliminar
    8. Luba, eres una sinverguenza, una desgraciada y una hija de Satanas. Franco hizo lo correcto, matar hijos de mala madre asesinos crueles. Eres una SINVERGUENZA

      Eliminar
    9. LUCIA, QUERIA DECIR, ROJA SINVERGUENZA, DESGRACIADA, ARRIBA FRANCO, TU ESTAS ENDEMONIADA, ROJA MENTIROSA

      Eliminar
    10. Pues vete a otro lugar a hacer apología de Stalin. Aquí estamos en una democracia, y existe la libertad de expresión, no como en la Rusia de los cincuenta.

      Eliminar
    11. Muy bien dicho, Paco. Es una sinvergüenza. Para sanguinarios, Lucía de Satanás, TUS AMIGOS LOS SOCIOLISTOS Y COMUNISTAS QUE VIOLABAN MONJAS, LAS DESCUARTIZABAN Y ARROJABAN SUS RESTOS A LOS CERDOS.

      Eliminar
  9. Para conocer un poco más sobre la relación del Papa Pablo VI con Franco y el por qué de su canonización dejo este enlace:

    https://www.periodistadigital.com/religion/espana/2018/10/10/carcel-orti-la-prensa-del-regimen-pinto-a-pablo-vi-como-un-enemigo-de-espana-religion-iglesia-franco-canonizacion-dictadura-excomuniones.shtml

    ResponderEliminar
  10. No puedo creer que un santo, como el Papa Pablo VI, deseara la muerte a nadie. Eso de por sí hubiera puesto en peligro su salvación eterna, y el Papa sabía esto y hubiera desechado esa idea de inmediato. No puedo creer que un Pablo VI, por años, desease la muerte de nadie. Sí pudo haber sido muy duro, sí pudo haber estado muy enojado con Franco, sí pudo haber albergado la intención de la finalización del régimen de Franco lo antes posible, pero nunca desearle la muerte a nadie. Eso no solo no es digno de un Papa o de un clérigo, no es digno de nadie que se precie de ser cristiano. Incluso ateos de buena voluntad serían incapaces de tener ese tipo de sentimientos. Lo va a tener un Papa Santo, y ademas por años? Es algo que no puedo creer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El papa Pablo VI, defendió siempre la vida; su "Humanae Vitae" lo demuestra y sus constantes peticiones de indulto a Franco e ir contra la pena de muerte lo demuestran.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Por lo que he leído san Pablo VI siempre deseó la democracia para España.

      Eliminar
    4. Para Pablo Vi, Franco era muy incómodo porque era fascista y el Papa provenía de una familia antifascista. Pablo Vi no comulgaba con el fascismo aunque se declarase católico ferviente.El Papa consideraba que estaba fuera de lugar. EL Gobierno de Franco le repelús, era superior a sus fuerzas

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. LUCIA, tonta contemporanea, mejor el fascismo que el comunismo de mierda al que perteneces. ERES UNA SATANICA.

      Eliminar
  11. La Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo, es Cristo mismo.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Le estuvo bien empleado a Franco, por olvidar que el era en primer lugar un Jefe de Estado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franco era un santo y un enviado de Dios para defender la Iglesia de las aberraciones de sociolistos y comunistas asesinos de m...a los que pertenece la sinverguenza de LUCIA que por aqui escribe.

      Eliminar
  14. Pobre! Le podríamos dejar descansar, ya ha muerto.

    ResponderEliminar
  15. No es por nada. O sí es por algo: sus aseveraciones con sustento y demás precisiones. Pues sí le creo por completo a Viganó.

    No es sólo una mera y ocasional incursión gay al interior de la Iglesia. Es una verdadera invasión. Y parece sistemática y premeditada. No hay otra manera de explicar lo que está ocurriendo.

    Por donde vivo a casi todos los sacerdotes se les nota de manera inequívoca que son "del otro equipo". La cosa es realmente crítica.

    Pero no solamente. También sucede casi lo mismo con los seminaristas, los lectores y servidores, etc.

    En mi parroquia hay un servidor que es todo un espectáculo cuando recoge la limosna durante la misa... Lo bueno es que ninguno hacemos mucho caso... Hasta es un buen sujeto y colabora mucho más que uno que se considera normal...

    Ojo: no afirmo que los curas de por acá vivan de un modo inmoral. Uno sólo habla de lo que a leguas se nota. Ya de la vida privada cada quién sabrá lo que hace o lo que no. Y es mejor no entrometerse.

    Un sacerdote homosexual puede vivir la castidad con más probidad y practicar su ministerio con más perfección que uno heterosexual. No me cabe duda.

    Aunque estudios recientes sugieren que los gays tienden a ser más activos sexualmente que los heteros. Y que suelen sufrir más problemas para contenerse que los últimos.

    Como dice el padre en su último sermón de un post pasado: "cuando el mal es público y se extiende, la corrección debe serlo de igual manera". Sobre todo considerando que Viganó le habló en privado al mismísimo papa. Pero éste no le prestó mayor atención. Y siendo un asunto tan grave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo vi un cambio radical desde que el Papa Benedicto XVI pidió poner más atención a los seminaristas.

      Pues bien, acá había un par de seminaristas que se les notaba obvio, apenas se dio la orden y ya los he visto de civil, contar ya no vienen tan seguido a la misa en el mismo lugar que yo, que está justo en frente del seminario.

      Creo que se les aceptaba porque no eran obvios tenían pena de su condición sabían que es una enfermedad y trabajaban por no caer en tentación comprometiéndose con el sacerdocio, pero desde que se relajaron en considerar a la homosexualidad un padecimiento y dejar libre una moralidad sin freno, ya cualquiera con esa tendencia está listo para pecar, pidiéndole a Dios que le disculpe pero es su naturaleza pero no puede ir contra..( jajaja contradictorio pero real)

      En fin, veo con gusto que en algunos lugares comienzan a hacer bien las cosas, respetando reglas, utilizando el discernimiento y tener unos sacerdotes rectos y fieles a la doctrina de la Iglesia con gran Amor a Jesús y a Dios.

      Ojalá vengan esos tiempos mejores, lo que tenemos es resultado de una irresponsabilidad en trivialidad una vocación. Y con las modas dejarse llevar.

      Eliminar
    2. Es un tema increíblemente complejo e interesante. A veces resulta un verdadero reto abordarlo.

      Cuando vemos la conducta homosexual desde afuera nos puede desagradar. Y algunos sienten, incluso, repulsión. Aunque los hombres solemos ser más tolerantes con las lesbianas. Y las mujeres al revés, con los gays.

      Lo cierto es que para el homo (sea hombre o mujer) tanto su orientación como su conducta son completamente "normales". Así lo sienten y no tienen culpa por ello. Para una persona así la cuestión es algo natural al 100%.

      Pero es obvio que algo está mal: nuestros cuerpos no están hechos para comulgar ni en lo afectivo-reproductivo ni tampoco en lo estrictamente carnal con personas de nuestro mismo sexo.

      La homosexualidad es una contradicción intrínseca de nuestra naturaleza.

      No obstante, la estructura evolutiva, en su lento pero seguro desarrollo, no discrimina. No se autorregula por el criterio moral. Sólo responde a causas y necesidades. Tal vez la homosexualidad se dio para frenar la proliferación de ciertas especies en ambientes adversos. O para favorecer a ciertos miembros de las mismas. Como el pariente gay que termina cuidando de los hijos de su hermana que es madre soltera...

      También es verdad que a diferencia de otras especies, los individuos de la nuestra, somos racionales. Y eso mismo nos da la posibilidad de superarnos moralmente o degradarnos según nuestra conducta.

      Quizás los gays y las lesbianas a la hora de la verdad resulten siendo algo así como "mártires" de la naturaleza. Personas destinadas por la selección natural misma para cumplir ciertos roles que dolorosamente para ellos no involucran la afectividad reproductiva (el amor humano, como el de novios o esposos) y la unión y procreación biológicas.

      Eliminar
  16. Como me entristece todo lo que dice en su post de hoy.
    Menos mal que Franco ya goza del Amor y la Justicia de Dios, para siempre.

    ResponderEliminar
  17. O podria haber terminado diciendo: Misericordioso con los de afuera e inmisericorde con los de dentro... Dentro de unos años va a hacer un post parecido a este pero con otro Papa...

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que la política hace errar (que no pecar) hasta al más santo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Errar? Faltar a la caridad a un ser humano te parece errar ?

      Eliminar
    2. Cuando queremos que todo cuadre, decimos cosas así Alfonso.

      Eliminar
    3. Bakhita

      Así es, y como dijo San agustín:

      Por dos causas pecamos: o por no ver aún lo que debemos hacer, o por no hacer lo que ya vemos no se debe hacer; lo primero es mal de ignorancia; lo segundo, de flaqueza.

      Eliminar
    4. Quizá tengas razón Bakhita. Aunque juicio moral tampoco me atrevo a hacer a nadie: yo no puedo leer su corazón. Pero desde luego que tienes razón con la frase “Cuando queremos que todo cuadre, decimos cosas así”.

      Eliminar
    5. El padre Fortea está hablando de que fueron tratados muy mal, e incluso injustamente. Creo que son datos objetivos.

      Sólo Dios sabe porque ocurrió aquello y porque es ahora Beato Pablo VI, me parece.

      Desde luego los sucesos de la vida son muy complejos, y cada persona los cuenta de manera distinta.

      Eso es lo que me gusta de la muerte, saber que se despejarán muchas dudas y entenderemos.

      Aunque creo q ante la presencia de Dios, todo esto deja de interesarte.

      Eliminar