martes, octubre 30, 2018

Tres retablos


Ayer fui a visitar a mi madre a Zaragoza. Ha sido un viaje de solo un día. Pero me ha hecho ilusión verla, aunque sea solo por poco tiempo. Me fui a concelebrar a El Pilar. Esta basílica me impresiona por su grandeza. El que diseñó la distribución de sus espacios lo hizo magistralmente. La concepción del espacio me parece extremadamente original. Es un lugar donde rezo muy a gusto.

El Pilar es, realmente, el centro de esa ciudad de más de medio millón de habitantes. No todas las ciudades tienen un verdadero punto central. Zaragoza tiene un corazón indiscutible

Además, hay que felicitar a los canónigos por el hecho de que sea un lugar siempre abierto, siempre con sacerdotes en los confesionarios, con misas casi a cualquier hora. Los canónigos han logrado mantener un culto excelente, como el que, en otros tiempos, tuvieron las catedrales. Allí sigue vivo, salvo el oficio de las horas.

Pero, cuando uno contempla el coro de la basílica, ¿cuánto clero tenía el templo para llenar tantos sitiales? Qué impresionante debían ser aquellas procesiones clericales que penetraban en el coro para iniciar el culto de las horas canónicas.

Pongo a continuación tres retablos. El primero es del Pilar de Zaragoza, el segundo es el de la catedral de Huesca y el tercero el de Torreciudad. Cada uno tiene su propia belleza. No suelen entusiasmarme mucho los retablos, pero estos tres son preciosos.




























35 comentarios:

  1. Muy hermosos retablos.

    Cuando uno está frente a ellos sí que es impresionante.

    Me gusta lo que comenta que siempre está abierto y que está vivo, la Iglesia y sus tiempos.

    Qué bien hace al alma ir a lugares así activos.

    Le envío saludos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ¿Confesores a todas horas? ¿Misa a todas horas? Qué deleite! Así es imposible no buscar reconciliarse con el Señor, no hay excusa! Debería ser así en TODAS las iglesias del mundo o al menos en las más importantes de cada ciudad.

    Los retablos son MAGNÍFICOS para quedarse ahí contemplando y meditando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faltaría ante esos retablos como marco un órgano en el que se esté ejecutando la Tocata y Fuga en D menor o la Pasión según San Mateo de Bach.

      Eliminar
  4. El órgano es impresionante y está en el coro de la basílica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y por qué es basílica y no catedral?

      Eliminar
    2. No lo sé Alfonso.

      Lo normal es que una catedral tenga la cátedra el obispo.

      La basílica es una iglesia que la eleva a un rango superior, basílica, el Papa por diversos motivos.

      https://www.cultura10.com/diferencias-entre-iglesia-catedral-y-basilica/

      Eliminar
    3. Creo que hay basílicas mayores y basílicas menores.

      Eliminar
    4. Es curioso en esta página web sale la fotografía de la Basílica del Pilar con el nombre de Catedral-Basílica.

      https://es.wikipedia.org/wiki/Bas%C3%ADlica

      Aquí se le llama Catedral-Basílica

      https://es.wikipedia.org/wiki/Catedral-bas%C3%ADlica_de_Nuestra_Se%C3%B1ora_del_Pilar_de_Zaragoza

      Pero aquí en Zaragoza el nombre de catedral se lo lleva La Seo y el templo del Pilar se le denomina Basílica del Pilar.

      Eliminar
    5. Interesante, Iké. ¡Dos catedrales en la misma ciudad! Sois unos privilegiados. He leído online que fue tras el famoso milagro del cojo de Calanda que el papa decidió otorgar al Pilar la categoría de catedral al igual que la Seo.

      Eliminar
    6. El cojo de Calanda, impresionante milagro!

      Eliminar
  5. No sabía lo que era un retablo. Ya lo sé. Y agrego que el de la Catedral de San Patricio aquí en New York es muy similar a los que el Padre muestra. Inspiran a la oración.

    Rocío

    ResponderEliminar
  6. ¡Guau! Sí que son impresionantes los retablos, sí.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta más el tercero y detrás del retablo se pueden ver algunos elementos de la arquitectura del templo que parece ser que es moderno, me gustaría ver una panorámica.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro que la haya visitado, aprovechar el tiempo para compartir momentos con los seres queridos para mí es lo mas importante, nunca se sabe hasta cuando los tendremos en esta vida o cuanto tiempo de existencia nos queda.

    Me encanta los retablos especialmente el último para esas bellas imágenes una frase sobre el artista divino del Padre Pío:

    Por los golpes reiterados de su martillo, el Artista divino talla las piedras que servirán para construir el Edificio Eterno. Esos golpes de cincel son las sombras, los miedos, las tentaciones, las penas, los temores espirituales y también las enfermedades corporales. Dad, pues, gracias al Padre celestial por todo lo que impone a vuestra alma. Abandonaos al Él totalmente. Os trata como trató a Jesús en el Calvario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah!!!...

      Arwen...

      ¡Madre mía!

      ¿Es tuyo? porque nadie pone ni una sola fuente.

      ¡Cuidadin! ¡Cuidadin!...
      no poner fuentes es peligroso... muy peligroso...

      Si es tuyo, enhorabuena Arwen, es una maravilla.

      Eliminar
    2. Dije que es del Padre Pío.

      Eliminar
    3. http://es.catholic.net/op/articulos/34792/cat/729/padre-pio-parte-2.html#modal

      Eliminar
  9. De verdad que me gustaría estar de acuerdo con usted en algo de arte y decir que bien que bonito,… pero no…
    A años luz de nuestra querida Basílica del Pilar de Zaragoza está la belleza incomparable de la Real Basílica de San Francisco el Grande en el barrio del Palacio, Madrid centro. Es el monumento más impresionante de Madrid, ni el museo del Prado es tan espectacular.

    “En la visita, además de la espectacular arquitectura del templo, se muestran pinturas y esculturas realizadas por Goya, González Velázquez, Alonso Cano, Luca Giordano, Zurbarán y Mariano Benlliure entre otros, y piezas decorativas ejecutadas por los mejores artistas de finales del siglo XIX,…”

    https://www.miradormadrid.com/visita-guiada-a-la-basilica-de-san-francisco-el-grande/

    ¿Y el retablo de la Real Basílica de san Francisco el Grande? El retablo es inmejorable. Es el mejor… No es comparable con sus hermanos pequeños.

    ResponderEliminar
  10. Post anterior

    “El diablo a un humilde no le ve.
    No conoce esta virtud. Sólo María nos responde”. (Patrística)

    Puedes explicar lo que dicen los Padres al respecto. Ya sabes lo que dijo Fortea en un post, aunque alguien sea canonizado no está excluido del error, esto vale también para la Patrología, así que si puedes explicar lo que dicen los Padres, por favor…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sencillo: se trata de un modo de hablar. Es como si uno tuviese que pasar por un sitio peligroso y antes le pidiera a Dios que lo haga "invisible" a los delincuentes.

      Que seas invisible no significa que no te vean sino que no te puedan hacer daño. Que es como si no te viesen.

      La humildad repele la influencia demoníaca. Te cubre con un manto que te protege del mal. Los demonios casi que ni se te pueden acercar.

      No "conoce" esta virtud. Es decir que no "intima" con ella. Sino que la desprecia.

      O simplemente que carece de manera absoluta de la misma.

      Eliminar
  11. POST anterior:

    Anxe, muy bonita tu oración, la voy a copiar para rezarla. Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Se me olvidaba una pregunta, Padre mío: ¿le hizo comer su mamá aquellas famosas acelgas que le deja por doquier cuando es ella quien le visita a usted? O tal vez se las ha perdonado por ser tan breve esta visita...

    Rocío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje Rocío yo también me preguntaba si había comido algo especial.

      Creo que por la rapidez comieron pizza 🍕...la verdad es que quien sabe.

      Eliminar
  13. Una maravilla... Feliz noche

    https://youtu.be/vArNf76XxYo

    ResponderEliminar
  14. Buen día Padre Fortea, que buen que visitó a su mamá.
    Impresionante arquitectura la de la basílica del Pilar, un imponente retablo, cosa que ahora gracias a usted se distinguir, los he visto en iglesias muy antiguas.

    ResponderEliminar
  15. Un día más en la oficina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día más que te aproxima al cielo.

      Eliminar
    2. Eso es pensar en el cielo Alfonso, yo apenas llegó a pensar que pronto es fin de semana...jejeje

      Eliminar
  16. Bueno, mañana fiesta. Todos los Santos.

    Patrística del Oficio del dia.

    Apresurémonos hacia los hermanos que nos esperan.

    ¿De qué sirven a los santos nuestras alabanzas, nuestra glorificación, esta misma solemnidad que celebramos? ¿De qué les sirven los honores terrenos, si reciben del Padre celestial los honores que les había prometido verazmente el Hijo? ¿De qué les sirven nuestros elogios? Los santos no necesitan de nuestros honores, ni les añade nada nuestra devoción. Es que la veneración de su memoria redunda en provecho nuestro, no suyo. Por lo que a mí respecta, confieso que, al pensar en ellos, se enciende en mí un fuerte deseo.
    El primer deseo que promueve o aumenta en nosotros el recuerdo de los santos es el de gozar de su compañía, tan deseable, y de llegar a ser conciudadanos y compañeros de los espíritus bienaventurados, de convivir con la asamblea de los patriarcas, con el grupo de los profetas, con el senado de los apóstoles, con el ejército incontable de los mártires, con la asociación de los confesores con el coro de las vírgenes, para resumir, el de asociarnos y alegrarnos juntos en la comunión de todos los santos. Nos espera la Iglesia de los primogénitos, y nosotros permanecemos indiferentes; desean los santos nuestra compañía, y nosotros no hacemos caso; nos esperan los justos, y nosotros no prestamos atención.
    Despertémonos, por fin, hermanos; resucitemos con Cristo, busquemos los bienes de arriba, pongamos nuestro corazón en los bienes del cielo. Deseemos a los que nos desean, apresurémonos hacia los que nos esperan, entremos a su presencia con el deseo de nuestra alma. Hemos de desear no sólo la compañía, sino también la felicidad de que gozan los santos, ambicionando ansiosamente la gloria que poseen aquellos cuya presencia deseamos. Y esta ambición no es mala, ni incluye peligro alguno el anhelo de compartir su gloria.
    El segundo deseo que enciende en nosotros la conmemoración de los santos es que, como a ellos, también a nosotros se nos manifieste Cristo, que es nuestra vida, y que nos manifestemos también nosotros con él, revestidos de gloria. Entretanto, aquel que es nuestra cabeza se nos representa no tal como es, sino tal como se hizo por nosotros, no coronado de gloria, sino rodeado de las espinas de nuestros pecados. Teniendo a aquel que es nuestra cabeza coronado de espinas, nosotros, miembros suyos, debemos avergonzarnos de nuestros refinamientos y de buscar cualquier púrpura que sea de honor y no de irrisión. Llegará un día en que vendrá Cristo, y entonces ya no se anunciará su muerte, para recordaros que también nosotros estamos muertos y nuestra vida está oculta con él. Se manifestará la cabeza gloriosa y, junto con él, brillarán glorificados sus miembros, cuando transfigurará nuestro pobre cuerpo en un cuerpo glorioso semejante a la cabeza, que es él.
    Deseemos, pues, esta gloria con un afán seguro y total. Mas, para que nos sea permitido esperar esta gloria y aspirar a tan gran felicidad, debemos desear también, en gran manera, la intercesión de los santos, para que ella nos obtenga lo que supera nuestras fuerzas.

    ResponderEliminar
  17. Hoy anda San Miguel Arcangel montado en un caballo recorriendo la Tierra. Tiene consigo un séquito de jinetes y Ángeles marchando a paso ligero, porque van apurados a adelantarse a los ataques del Maligno en contra de los seres humanos. Este ejército de comando especial es producto de la Sabiduría Divina, que siempre tiene listo un plan para vencer los planes del Maligno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo digo por aquello de que tantos ocultistas y satánicos usan este día para practicar sus actos de oscuridad.

      Eliminar