viernes, octubre 05, 2018

Un cadáver, una tertulia, un colegio mayor



Debo reconocer que el viaje a mi seminario, después de un cuarto de siglo de estar allí, fue muy emotivo, pero casi se convierte en el último viaje de mi vida. La primera visita que hago y casi la última, la última del todo.

¿Qué pasó? O mejor dicho, ¿qué pasó en la noche del 2 al 3 de octubre en el Colegio Belagüa?

Retrocedamos un poco en el tiempo. Desde hace más de un decenio tengo la costumbre de darme un baño de pies antes de acostarme. Debo decir que mis pies no huelen. A mucha gente le huelen los pies. A mí, después de todo un día, apenas me huelen los pies. Ahora bien, me gusta meterme entre las sábanas con los pies limpios y fresquitos. Es una de esas manías que se meten con la edad. A mí me ha dado por ahí, conozco manías en gente de mi edad mucho más estrambóticas.

Pero esa noche, tal costumbre estaba a punto de costarme la vida y yo no lo sabía.

Justo en la medianoche, me siento en una pequeña silla redonda, sin respaldo, metálica, y coloco mis pies en el bidé. Me enjabono mis pies, mis dedos redondeados y sonrosados, los lavo con agua, y me inclino a coger la toalla que tenía a mi lado en el suelo.

No sabía que esa silla era plegable. Podías inclinarte en cualquier dirección, menos en la dirección en la que se plegaba. Lo hice y en un segundo el asiento basculó del todo. Me di un trompazo que ahora me hace gracia, pero que hubiera podido convertirse en la causa de que no escribiera mi libro sobre el infierno. Iba a ser ese libro mi herencia, mi obra definitiva sobre el tema. Esa silla se interpuso en mi camino.

Os aseguro que de haber caído con otro ángulo me hubiera roto el coxis. Tres días después sigo teniendo grandes dolores al sentarme y debo hacerlo con lentitud. Pero lo peor es que caí de lado golpeándome la cabeza con el radiador del aseo. Me golpeé muy fuertemente a cuatro centímetros de la sien. Fue, de verdad, un golpe muy violento en el hueso del pómulo.

Me apresuraré a escribir ese libro que tengo en mente. O, por lo menos, a revisar algunos ya escritos. No era esa la muerte digna y épica que tenía en mente. Pero esto me ha abierto los ojos: por lo menos tengo que corregir las erratas de algunas obras mías.


50 comentarios:

  1. Yo tuve una caída aparentemente sin mayor importancia hace cinco años jugando fútbol con unos amigos. Dos años después terminé en cirugía de columna y el coxis tuvo que ser removido... Los dolores han disminuido pero igual se mantienen a pesar de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si gustas, jamón para ti 👏😄

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Como!!!
      Digo como no puedo leer a gustó este post tan simpático porque aplicó examen!!!!

      Dos placeres y no me decido por alguno.

      Jajajaja

      Saludos

      Espero vaya bien de Su caída Forty.

      Eliminar
  3. Hay Padre! No se muera sin terminar de corregir las erratas!! Jajaja! Un abrazo y que se mejore pronto de las heridas que le propinó arteramente la silla.

    ResponderEliminar
  4. Sus ángeles definitivamente hacen horas extras con usted 😂😂😂

    Padre, no se le ocurra morir antes de contarnos el desenlace de Europcar, nos dejó en ascuas!

    😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Francisco! Mira aquí te puedes enterar de todos los detalles:

      Primera parte

      Segunda Parte

      Tercera parte

      Eliminar
    2. Gracias yo tampico sabía😀

      Eliminar
  5. Y la respuesta de eurocar? Pa cuando?

    ResponderEliminar
  6. En México le decimos a eso "darse un buen chingadazo". Un abrazo, querido José Antonio. Te quiero un poco aún.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. ¿Que ha pasado del Libro sobre el caso de Marta?

    ResponderEliminar
  9. Ya puede hacer usted cosas raras tranquilamente, padre Fortea, que sustos tendrá, pero el Señor no le quiere, por ahora, a su lado.

    ResponderEliminar
  10. Cuídese. Y haga las cosas despacio.
    Rezaremos.

    ResponderEliminar
  11. Pasaba a saludarle padre. muchas felicidades y q Dios y la Virgen lo guarden con bien.

    ResponderEliminar
  12. Madre Angélica dijo que "llevar con elegancia el dolor, el sufrimiento y los problemas es lo más difícil de la vida.

    Que tenga una pronta recuperación. Ahora es tiempo Padre de llevar tribulaciones y convertirlas en algo bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se olvide de que existen los médicos.

      Eliminar
  13. que se alivie pronto querido y admirado padre.

    ResponderEliminar
  14. Desde ahora en adelante, ten más cuidado, por si acaso..

    ResponderEliminar
  15. Ya tengo unos segundos para escribir, Padre Fortea, que bueno que está decidido a escribir ese libro, nada de gusto le debe dar al que tira su baba.

    En fin, cuídese mucho más, de extra le digo que voy a redoblar oraciones por usted.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como casualidad, Padre Fortea le diré que mi pequeño hijo se cayó en el baño hoy, dándose un fuerte golpe de sentón.

      Cuando he llegado a casa, me lo ha dicho con gran pompa, además de como le fue en su examen de matemáticas.

      En fin, cosas del cotidiano.

      Padre Fortea si los Dolores persisten o hay morete no hay como las pomadas. Acá hay una que es de la Campana que ayuda mucho al dolor y la inflamación.

      Allá algo tradicional habrá. Espero que se mejore de verdad.


      Eliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A propósito de infierno, hoy 5 octubre que celebramos a la santa del Señor de la Misericordia, santa Faustina Kowalska, ella tiene en su diario algunos escritos sobre el infierno.

      Nunca está de más enterarse, me parece que ACI prensa público hoy algo al respecto.

      Eliminar
    2. https://www.aciprensa.com/noticias/el-purgatorio-el-infierno-y-el-cielo-que-vio-santa-faustina-kowalska-94421

      Eliminar
  17. Mucho cuidado Padre! Esas sillitas son una trampa mortal en un baño.

    ResponderEliminar
  18. Y la silla Padre Fortea, todavía está completa? Es decir no la rompió de la rabieta que hizo?

    ResponderEliminar
  19. Cuídese mucho Padre Fortea al parecer su ángel custodio estuvo muy atento y evitó algo peor

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. En fin, me da mucha alegría que siga usted aquí con nosotros, en este mundo, don José Antonio. Añadiré que, desde hace tiempo, lo recuerdo a usted en mis oraciones.

    ResponderEliminar
  22. Y otra cosa, ¿Cómo pueden tener una silla tan peligrosa en ese seminario? ¿Será verdad que hay "infiltrados" en la Iglesia, y que esa silla la puso ahí uno de ellos? (Es un comentario bromista).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no… de broma nada. Son claramente masones infiltrados de la logia del rito antiguo y aceptado de las folding chairs «matacuras».

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. (I'm joking! — ¡Es una broma! Realmente no creo en masones infiltrados, aunque puede haberlos claro, pero no me preocupan demasiado porque si fuese en un gobierno de un país u otra institución sería preocupante quizá, pero mira que ir a elegir los pobres masones infiltrados precisamente la única institución que guía y protege directamente el Espíritu Santo forever, son ganas de frustrarse una y otra vez).

      Eliminar
  23. Padre Fortea me encanta como narra, suena cómico pero cuidese y este seguro que ese golpe no quede sin atención médica no quisiera quedarme sin un futuro Cardenal.

    ResponderEliminar
  24. Ja, ja, Padre Fortea, q cosas le pasan!!

    Cuídese, espero q el dolor pase pronto.
    No me explico como pudo ocurrirle eso, ja, ja, mira q es difícil.

    A ponerse bueno, q si, q estamos esperando el libro con ansias!!

    ResponderEliminar
  25. Espero que ya esté mejor. Para la próxima que llegue a un lugar donde no conozca, pregunte por el tipo de mobiliario. 😂😂😂😂

    ResponderEliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. Clara, Techo te he contestado en el otro post.

    Una disculpa si les dejo a veces sin contestar el comentario que he estado con mucho trabajo y además con algo de gripa y tos, lo cual hace que se me olviden las cosas o que las vea desde otra perspectiva.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Orarė por su pronta recuperación. Saludos y que siga mejor

    ResponderEliminar
  29. Padre que susto se llevó. No se nos puede ir asi, y mucho menos sin publicar la obra de San Pablo que nos prometio y que he estado esperando con ansias. Cuidese mucho. Espero que se recupere pronto del golpe y del susto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero emocionado la obra sobre San Pablo… viaje a viaje detallado. ¡Qué delicia!

      Eliminar
  30. Y con respecto al olor de pies. Le creo. Tengo un sobrinito que a la hora de nacido le olian los pies. Osea como es eso posible en un recien nacido jajaj.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Hoy san Bruno… ¡fundador de los cartujos!

    Ora pro nobis.

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. Montserrat.

    https://youtu.be/BrFbbfpjxis

    ResponderEliminar
  35. Padrecito, como me ha hecho reir, con su historia de pies y caida. Que Dios me lo cuide.

    ResponderEliminar
  36. Es por lo que ya esta tan vijito que cayo aun sentado JajajajJa

    ResponderEliminar