viernes, octubre 12, 2018

Una tarea para esta generación



Estos meses, por si alguien no se había enterado, la Iglesia está sufriendo unos embates impresionantes. Como la Iglesia es imperecedera, algunos no se preocupan. Piensan que la Barca de Pedro resistirá cualquier tormenta; y tienen razón. Tienen razón, pero las estadísticas de los próximos dos o tres años van a ser catastróficas. Solo dentro de tres años vamos a poder hacer un adecuado recuento de daños. Como los barcos de una armada tras pasar por una batalla.

Los embates que ha sufrido la Iglesia son de varios tipos. Pero varias de las más insidiosas andanadas tienen que ver con la lucha entre progresismo y tradición. El escándalo de la pedofilia será restañado, pero la lucha por la dirección que debe tomar la Iglesia permanece.

Dentro de la Iglesia los progresistas se preguntan escandalizados: “¿Pero es que no se dan cuenta?”. Y, también dentro de la Iglesia, los tradicionales afirman: “¡No podemos cambiar la tradición!”.

El Vaticano II fue un colosal esfuerzo por hacer avanzar la teología de la Iglesia. La tarea que vamos a tener que afrontar ahora, en esta generación, es la de ver hasta dónde podemos permitir sin traicionar la Tradición.

Ya no se trata de hacer avanzar la teología, sino de ver hasta dónde se puede llegar.

Mientras tanto, la estructura está sufriendo formidables tensiones entre estos dos polos. Una estructura humana que es mundial. Una estructura teológica que se basa en unos venerables pilares teológicos, entre los cuales hay columnas inamovibles. La estructura humana se sustenta sobre esos pilares que conforman una construcción unitaria.

Es difícil para muchos no creerse Atanasio redivivo. Es difícil para otros no ver al de enfrente como un inquisidor. Una cierta calma es condición imprescindible para el diálogo. El Tiempo decantará todo. La sinodalidad traerá luz a la Iglesia. Porque en medio de los sínodos está el Espíritu Santo. Aunque se puede organizar bien un sínodo y se puede organizar mal.

Un sínodo nunca se puede instrumentalizar. Un sínodo es una reunión para buscar la verdad. Un sínodo nunca puede entenderse como un medio de propaganda. Los organizadores de un sínodo no pueden disponerlo todo para imponer lo que uno de antemano ya ha determinado. En la Historia hemos conocido sínodos y concilios que han nacido muertos. En otras ocasiones, algunos sínodos fueron estrangulados. Hay que replantearse muy seriamente qué es el espíritu sinodal.

Hecha esta salvedad, confío plenamente en el carácter sinodal de la Iglesia. Es un problema de todos lo que estamos afrontando ahora y, entre todos, hay que resolverlo. Unos guiando, otros apoyando. Hay que apartarse de los divismos, del unilateralismo.

Insisto, para unos, los tradicionales son unos inflexibles. Para otros, los progresistas son unos traidores. El peligro del cisma es real si estos grandes movimientos tectónicos no son encauzados según el Espíritu. 

Ahora bien, considero que hemos llegado a un punto de no retorno en los  países del centro de Europa. El cisma no conocerá otro camino que la maduración. Mis ojos verán la Iglesia Católica Constitucional y la Iglesia Católica Romana. Las iglesias con los valores de este siglo y la Iglesia de los concilios.

44 comentarios:

  1. Saludos padre. un abrazo. Que Dios lo cuide y aprovecho para desearle feliz cumpleaños. pasaba a saludarle .slds

    ResponderEliminar
  2. En lo personal me quedo con Juan Pablo II y Benedicto XVI. Dos de la mentes más devotas y brillantes que ha tenido la Iglesia en épocas recientes. Cualquier duda queda prácticamente disipada con sus enseñanzas. Algunas de las cuales están incluso protegidas por la infalibilidad. Llevaron las cosas lo más lejos que se puede sin transgredir lo que Dios quiere para nosotros. Más allá de eso sólo es casi todo condescendencia excesiva. La cual es tan nociva como la falta de misericordia. La interpretación que ambos papas dieron en su momento acerca de múltiples aspectos de la fe y la moral mantiene el balance. Cruzar esa línea es forzar las cosas para complacer demasiado a la carne. A expensas del espíritu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente me quedo con Francisco. Es mas real, nos llega mas. Por medio de el he entendido el evangelio despues de 47 anios.

      Eliminar
    2. Aclaro que yo soy del pueblo. Cientifica que no entiende, ni nunca a leido un libro de teologia aunque si tengo mi Phd.

      Eliminar
    3. Querido Ram. Lea la vida de Karol Wojtyla y Joseph Ratzinger y tendrá una sorpresa agradable. Ninguno como ellos pudo nunca saber mejor lo que es ser realista y del pueblo. Y al mismo tiempo gozar del conocimiento y la experiencia para llevar las almas a Dios.

      Eliminar
    4. Todos son adecuados para el momento en que se necesitan, hoy es Francisco, el Espíritu Santo es quien los pone y saca.

      Eliminar
  3. Hola Padre FOrtea. Gracias por el post de hoy. La Historia de la Iglesia es la historia de los cismas. La historia del hijo prodigo y el hermano celoso. La historia de las 99 ovejas que se pierden y la oveja que se queda... Nos quedan como consuelo las palabras de Cristo "las puertas del infierno no prevalecerán" Que tenga Ud. feliz noche.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Siempre estaré, con la Gracia de Dios, en la barca de Pedro y remaré en la dirección que ella quiera.


    Ubi Petrus ibi Ecclesia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oremos por la Unidad de la Santa Iglesia de Cristo.

      Que El Espíritu la renueve siempre.

      Eliminar
  6. Padre Fortea aprovecho para felicitarle por su cumpleaños, y en lo concerniente a lo que esta pasando en la Iglesia , para mi lo mejor seria un sínodo que tocara varios temas de cambio. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Padre Fortea, me da ánimos su post, es cierto que muchos no nos alteramos, a lo más algunos solo llegamos a molestarnos, pero todos sabemos evadir situaciones en las que es mejor ni siquiera asomarse.

    De su post me gusta:

    Una estructura humana que es mundial. Una estructura teológica que se basa en unos venerables pilares teológicos, entre los cuales hay columnas inamovibles. La estructura humana se sustenta sobre esos pilares que conforman una construcción unitaria.

    Es que mejor no se puede explicar, comprendo en suma, que tomar una posición y polarizar una forma de pensar lleva al enfrentamiento y al planteamiento de resistir lo más posible, Dios quiera que no, Dios quiera que no sea ese tiempo sino otro en el que todo se transforma en un tomar impulso hacia algo mejor. Qué el barco el que se creía dañado se repare como el de Tomás Cook.
    Y que estos golpes de zarandeo sean solo una tormenta en la que Jesús nos dice, hombres de poca fe.

    Padre Fortea, ojalá haya podido ir a su retiro al convento que suele ir. Tomarse un tiempito.

    Un abrazo y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leyendo un poco de historia de la Iglesia parece ser que los problemas o ataques actuales no son nada en comparación con los del pasado. Saldremos de esta son lugar a dudas siempre y cuando estemos alertas a los acontecimientos, orando, ayudando, penitencia y preparándonos en el conocimiento de la verdadera doctrina de la Iglesia para que sepamos distinguir lo bueno de lo malo, lo verdadero de lo falso.

      Eliminar
  9. Excelente post. Todo es cierto. Y falto mencionar sobre la posibilidad de que el Papa Francisco en realidad sea el antipapa 38... El grupo de Saint Gill, el cardenal Dannels y su autobiografía, su maquinacion para influir en el conclave, las irregularidades en las votaciones del Cónclave en donde fue electo el Papa Francisco... Por Dios!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osea, qué este Cardenal pro aborto y eutanasia, cuya renuncia fue aceptada por Benedicto XVI en 2010 fue el que logro que Francisco fuera elegido Pontífice Máximo?
      Que interesante ¡
      Y cómo es que ahora está contra él?

      Eliminar
  10. Padre, de acuerdo en su comentario, solo agregaria que la gran afectación, lo que pretenden los enemigos de la. Iglesia, que dicho sea de paso, saben no podrán destruirla por completo, es causar bajas en la iglesia con el desánimo que producen los embates, crear un clima que aparente una victoria total sobre la iglesia, para que los más posibles apostaten, se bajen de la barca de Pedro, engañados por el relativismo, creyendo las falacias y eufemismos con que pretenden sorprender a esas ovejas, por eso, hoy más que nunca debemos ser firmes, cultivar nuestra fe, orar, sobre todo, un saludo desde México

    ResponderEliminar
  11. Rezar el Santo Rosario en octubre...añadiendo la oración a San Miguel..

    “Has de saber, que según las órdenes del Altísimo, damos nosotros a Satanás más o menos licencia según es en la tierra el espíritu de oración. Batallamos según batallan los hombres de oración, estamos siempre todos espada en mano y prontos para defender la Iglesia; pero obramos sólo según el espíritu de los que oran. Según lo que éstos alcanzan, trabajamos; y según éstos nos piden, obramos”.

    Palabras del Beato Francisco Palau en la boca de San Miguel Arcángel

    ResponderEliminar
  12. Buena foto para una peli...
    "El Exorcista"

    ResponderEliminar
  13. Padre Fortea dixit: “se trata de […] ver hasta dónde se puede llegar”.

    Y como respuesta, me pregunto: ¿la Carta a los gálatas que andamos escuchando en misa esta semana no nos exhorta a que nos despojemos completamente de la esclavitud de la Ley y vivamos completamente según la libertad que da la Fe, que es la que nos lleva a la Esperanza y finalmente al Amor (por el que las obras ya no son sacrificios y aislamientos sino felicidad y acogida universal)?

    El que —sí, de buena voluntad— aún vive según la Ley a menudo se levanta de donde estaba feliz (libre) comiendo con los gentiles y nervioso (esclavo) se pone a “simular ser” judio, rompiendo la acogida universal de la diversidad de dones y culturas (o retrasándola, porque el Espíritu Santo volverá a la carga en la historia —de la que es Señor— hasta que, los que se quieran salvar, como humanidad abandonemos del todo nuestra “dureza de corazón”).

    «No tengáis miedo» (S. Juan Pablo II).

    «Porque por el mismo Spíritu y Señor nuestro, que dio los diez Mandamientos, es regida y gobernada nuestra sancta madre Iglesia» (S. Ignacio de Loyola).

    Por la misma Fe que sabemos “que la Barca de Pedro resistirá cualquier tormenta”, sabemos que el Espíritu no dejará entrar error que desvíe a ESA barca (la de Pedro, no otras que surjan). Entonces, ¿por qué tememos expresar el amor que reconoce y valora al distinto, cuyos dones únicos vienen de Dios también para que nos los entreguemos (¡y aceptemos!) generosos unos a otros, sin importar si es judio o gentil, libre o esclavo, tradicional o progresista?

    ¿Aún así quedan dudas (miedos)? ¿Hacia dónde ir? Notad entonces que históricamente la heregía cismática ha estado en el bando de la actitud rigorista (novaciana, cátara, jansenista) y que la Iglesia (la que guía el E.S.) ha navegado al final hacia más misericordia. Y sin miedo a heterodoxias porque de eso (o “contra eso” si quieres) se encarga el E.S.

    Y sí, la clave es el caminar juntos (sínodo, del griego σύνοδος synodos = σύν syn ‘juntos’ + οδος odos ‘camino’).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfonso. No soy versado en Sagrada Escritura. Pero creo que las leyes a las que se refiere el texto que citas no son las reveladas por Dios y que permanecen siempre (los diez mandamientos por ejemplo) y que son base de la moral cristiana. Sino las reveladas por el Señor pero que fueron transitorias (como la circuncisión o abstenerse de ciertos alimentos) o las que simplemente fueron creadas por el hombre.

      No creo que haya mucha diferencia entre el tiempo actual y el del papa polaco en sus últimos años. Y menos aún con el tiempo del papa alemán como para insinuar que ambos fueron rigoristas. Todo lo contrario.

      Por ejemplo: que le den a uno la comunión cuando vives en pecado no es misericordia. Es ponerlo a uno por encima de Dios. Jesús sacramentado es y debe ser siempre lo primero.

      Y es que vivir en pecado es obrar mal cotidianamente pudiéndolo evitar. Es decir que es una elección personal (en mayor o menor medida). Algo que uno elige al fin y al cabo.

      Eliminar
  14. Un escenario muy probable. Hay un cisma y dos Iglesias. Una se queda con la tradición estética y el solio de San Pedro; la otra es expulsada.
    ¿Cuál será la de Cristo?

    Muy fácil: "Por sus hechos los conoceréis" En ese caso habría que volver a lo nuclear y ver qué Iglesia transgrede y qué Iglesia respeta...

    En este orden de cosas y como hipótesis de trabajo se me ocurren ciertas acciones que podrían dejarnos desorientados.
    1. Posición de la mujer dentro de los consagrados. Hay precedentes históricos de mujeres diaconisas.
    2. Concepción de los sacramentos. Si hay alguna variación, el fiel avezado puede darse cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si de repente la Iglesia "moerna" ordena mujeres, pues hete ahí un signo.
      También es sabido que hay gente dentro de la Iglesia que no creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Esos también enseñarían la patita.

      En este orden de cosas, la institucionalización de la "autoconfesión" me parecería otro signo evidende de desvarío.
      Otro, la aceptación no ya dentro de la Iglesia como hijos, sino dentro de los sacramentos de personas que por su pecado siempre han estado fuera.

      Obviamente la excusa será el Amor. Y los que nos opongamos seremos acusados de tener el corazón de piedra.

      Hipótesis hay miles.

      Eliminar
  15. El progresismo está suponiendo un desastre en la Iglesia protestante, llevar el mismo camino es ya saber su final.

    Ahora se habla mucho de que la Iglesia debe de ser "líquida", olvidándonos de que debe ser "roca". Pero es lo que hay en la postmodernidad, "las circunstancias" deben mandar y hay que valorarlas según "el discernimiento".

    Los sacerdotes en el sacramento de la confesión tendrán que hacer horas extras, las "dubias" no son aclaradas. Vivimos en una confusión general

    Cómo explicaremos que el Magisterio ordinario diga una cosa y su contraria?

    ResponderEliminar
  16. No entiendo mucho del tema que ha escrito el Padre la importancia del "Sínodo" de "su instrumentalización." El Papa ha dicho que es Magisterio Ordinario y todos debemos aceptarlo.

    ResponderEliminar
  17. Aunque con retraso, ¡muchas felicidades, Padre!
    Y muchísimas gracias por todo lo que comparte.

    Un fuerte abrazo, padre Fortea.

    ResponderEliminar
  18. Se decía: si quitamos el celibato, si ordenamos a mujeres, si nos arrodillamos con una sola pierna, en lengua o en mano (a gusto del consumidor), si quitamos el órgano y metemos guitarras, si retiramos el rezo del rosario...
    Nuestro mal es otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enric todo lo que has comentado son hechos circunstanciales, no alteran que en la Misa se reciba la Eucaristía, que el sacerdote siga siendo sacerdote, que acudamos a la Eucaristía con el máximo respeto para recibir a Cristo, etc...

      No alteran la fe ni la disposición del corazón hacia Dios.

      Eliminar
    2. En cuanto a la ordenación de la mujer, el Papa Francisco dijo que el tema estaba cerrado, al igual que en tiempos de SJPII. Ambos realizaron un estudio y ambos lo han zanjado.

      Eliminar
  19. ¿El C. Vat II? Bah, esto ha echado a perder no pocas cosas. Yo soy de los de hubiesen votado antiquo rogas: despues de este drogas por doquier, terrorismo por todas partes, abortos... ¿Ha resultado tan lampedusiano como puede que se pretendiese? En algunos temas, no. Y en el de la pena de muerte, menos. Anguamente, ajusticiaban a los peores delincuentes, y hasta el Papa medio daba su visto bueno. Viene Franco, manda fusilar a cinco terroristas e indulta a otro tanto, y el Papa casi se lo come con patatas, mientras que los preconciliares, se habrían callado. Más interesante me resulta el C. V. Primero, que quedó en punto muerto.

    ResponderEliminar
  20. El bueno era Alejandro VI

    ResponderEliminar
  21. Viendo todo lo que está pasando en la Iglesia me viene la misma pregunta que se hecho mucha gente desde hace siglos: ¿Dónde está Dios aquí?¿Por qué no interviene?.
    Si Dios es bueno y además puede hacer todo: ¿por qué no ahorra estos sufrimientos a la gente inocente? Y me refiero a los sufrimientos de los niños violados por sacerdotes y con su alma destrozada, a la gente que va a tener que elegir entre una iglesia y otra jugandose su alma, a los que perderán la fe en ese proceso...
    ¿por qué Dios no hace nada por ellos?¿Qué bien saca Dios de todo esto?¿Por qué ha decidido no evitar todos estos males? ¿Qué va a hacer con la gente que ha perdido su alma en este proceso?.
    Ya estudié en su día la respuesta de que Dios ha decidido respetar la libertad humana, pero, sinceramente, esta respuesta no me vale. En el fondo es lo mismo que decir que Dios ha decidido no intervenir.
    Así que si alguien tiene una explicación que resuelva esto agradeceré mucho escucharla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien nos dice que Dios no interviene? Que no hace nada por ellos?
      Por qué das por sentado ese proceso? Y que hay gente que perderá su alma en ese proceso?
      Es que nos movemos en ciencia ficción catastrofista...El demonio debe estar frotándose las manos con todo este miedo que nos meten en el cuerpo.
      Te recomiendo que te alejes de estas visiones poco realistas, que acudas a la oración junto al Sagrario y a recibir del mismo Dios la Paz en la Eucaristía y las respuestas que buscas.
      Alguien dijo que este es el mejor de los mundos posibles teniendo en cuenta las maldades que existen, es decir que Dios siempre encauza nuestros errores y pecados hacia la posibilidad que es mejor que el resto.
      Espero que algo de esto te sirva, hermano.

      Eliminar
  22. Se supone que el rezo del Rosario, del Bajo tu amparo y de la oración a San Miguel es para evitar llegar a esos extremos, padre: Nos estamos uniendo todos en oración con el papa Francisco para defender a la Iglesia y que nos la defiendan quienes tienen el Poder que les da Dios, verdad?
    Y tampoco son posturas tan irreconciliables.
    No me sea cenizo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anoche no me dio tiempo a decirle que en mi parroquia, el "cura Praxis", al que respeto totalmente aunque no coincida en sus visiones doctrinales sesenteras, me sorprendió el domingo pasado con una homilia impoluta. Por primera vez en mucho tiempo, no negó ninguna verdad de Fe; digamos que moderó sus tendencias intelectuales para no salirse de la recta doctrina. Fué una homilia muy de él pero, a la vez, buscando la concordancia con la doctrina de la Iglesia: claramente se esforzó por la unión y no por la división.
      Esto coincide con el cambio de párroco, que ahora es un sacerdote joven en sustitución del jubilado y le ha debido dar un toque. Los sacerdotes jóvenes no cargan con el lastre de esas escuelas teológicas pasadas de moda.
      Ahora pienso ganar todas las apuestas con Jesús xD Herejías: 0 (En Pedanterías sigo perdiendo las apuestas xD porque el cura Praxis siempre se supera a sí mismo, no sé cómo lo hace!)

      Eliminar
  23. Estamos seguros que la barca de Pedro resistirá, pero cuantos quedaran en ella? esto ya estaba profetizado, solo nos queda orar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, por lo menos los que estamos por aquí parecemos bastante dispuestos, con la Gracia de Dios, a no saltar de la barca. Ya somos unos cuantos y de muchos sitios, no te parece?
      Y aún más: TODOS unidos (Santos, purgantes y todos los católicos del presente) participando del Santo Sacrificio de la Misa, mano a mano con la Virgen y los Ángeles y uniéndonos TODOS a la OMNIPOTENTE intercesión de Nuestro Señor Jesucristo como Sumo y Eterno Sacerdote...
      QUIEN DIJO MIEDO???

      CONFIEMOS EN DIOS Y DEJEMOS EN SUS MANOS ESAS PREOCUPACIONES POR LAS QUE POCO O NADA PODEMOS HACER, ALGUNAS INCLUSO IRREALES.

      Eliminar
    2. ¿Cuántos quedarán o cuántos estamos? Porque dudo que de los que vayan a misa menores de 50 años sean católicos realmente. No hay ni ha habido una formación fuerte. Creemos como podría creer un pastor medieval. Antes vamos a una romería al Rocío a adorar un ídolo que cumplir con los mandamientos de la Iglesia. Así luego justificamos el capitalismo o el aborto.

      Eliminar
  24. Tomados de la Mano de Santa María sabremos discernir para ser files a la Voluntad de Dios, no del hombre.

    ResponderEliminar
  25. Mi opinión no interesa a nadie, pero la dare por si alguien reflexiona a partir de ella. El problema no está en ser más o menos tradicional, sino en que dentro de la Iglesia hay poderes que quieren hacer una Iglesia a la medida del siglo. Existen grandes personalidades que no son católicos (quizas sin ellos ser conscientes) y en nombre del espíritu de los tiempos se olvidan que la Iglesia está al margen de modas y la Justicia y la Verdad son una y categorías permanentes de razón, y por permanentes, enlazadas con Dios. Pero, como digo, dentro de la Iglesia hay intereses mundanos y diabólicos que justifican la división de los que creemos en Dios como Él mismo nos enseñó, y así no se lucha por evngelizar a los descarriados, o se protegen pederastas satanicos con el nombre de cardenales o se le quita al Sagrario el lugar prominente eb el templo.

    ResponderEliminar
  26. Todo tiene su final, la Iglesia también. La incógnita es si tal final sobrevendra antes del Apocalipsis, tal como yo creo que pasará ya que es el cambio en el espíritu humano el que determina el auge y caída de las religiones.

    Resulta evidente que el cristianismo está en una etapa terminal de su decadencia, ya que no hay religión que soporte un análisis racional y este análisis se efectuó cumplidamente durante la Ilustración.

    Una prueba del estado terminal del catolicismo la constituyen los disparatados intentos de vivificarlo incorporando al mismo elementos idolatricos como son la ideología de revolución marxista o de nacionalismos étnicistas.

    ResponderEliminar
  27. Tan simple como esto...iglesia somos todos...la Iglesia no existe sin seres humanos, por ello el permanente ataque a modo de destruir lo impuesto por JESUS....ya sabia del nexo entre Dios y los hombres, el enemigo es y ha sido sistemático, por ello que atrapa al hombre para conseguir su cometido. Pido la gracia de Dios para con nosotros, máxima lucidez y coraje para no caer ni que nos dispersen. Soy un simple laico que ha vivido las embestidas como muchos. ...ya está a la luz esa fuerza que busca destruir y es la MASONERÍA MUNDIAL ....ahí ha encontrado la trinchera y sus huestes el maldito, de ahí ha instruido y explotado al hombre para quitarnos de Dios.

    ResponderEliminar