martes, noviembre 06, 2018

El hijo pródigo que se convirtió en cerdo y en lobo



En este blog he intentado abordar temas sobre la pedofilia que no se tratasen en medios de gran difusión. Había un asunto que no había tocado hasta ahora y que hoy lo voy a hacer. Y lo voy a hacer con independencia de si profundizar en los temas buscando solo la verdad, gusta o no a la mayoría de la gente. El asunto de hoy puede provocar ira en algunas personas.

Hace tiempo me planteé si era adecuado o no que un caso de un clérigo ya próximo a la edad de la jubilación (una vez cumplida su pena de prisión) fuese expulsado de la casa de la diócesis en la que habitase y que se le privase de cualquier complemento monetario que recibiese de la diócesis.

Me he tomado mucho tiempo para meditar esta cuestión. Qué duda cabe que un sacerdote así ha hecho un daño a la Iglesia (considerada esta en general) que no se puede resarcir en lo que le queda de vida. La culpa con sus víctimas la resarce (de algún modo) con la prisión, pero el daño a la Iglesia no lo puede ya compensar. En ese sentido, no sería injusto expulsarle de la casa en la que mora y romper toda ayuda económica. A estas dos cosas, la expulsión de la casa y la cesación de la ayuda económica, vamos a llamarlo “ruptura eclesial” por abreviar.

Ahora bien, tengamos en cuenta dos cosas. La primera es que una parte no despreciable de los pedófilos van a caer en esos delitos con o sin la amenaza de la ruptura eclesial. Esta puede ser una medida disuasoria para una persona con una psicología normal, pero no para muchos casos de los que sufren este tipo de pulsión.

El segundo aspecto que conviene considerar es que la persona que a los 60 años se encuentra en la calle sin dinero y sin casa está en esa situación después de haberse entregado a vivir en pobreza por servir a la Iglesia.

Alguien dirá que no sirvió a la Iglesia, sino que hizo lo contrario. En realidad, sí que sirvió a la Iglesia, aunque tuviera una pulsión que le llevase a cometer actos execrables. El sacerdote que sufriera de ludopatía no por eso dejaría de servir a la Iglesia: el trabaja su jornada laboral, aunque después no pueda resistir el vicio del juego. Dígase lo mismo del sacerdote alcohólico o que tuviera cualquier otro tipo de adicción.

Si el sacerdote no estaba trabajando, debería haber sido su superior el que le dijera: “No estás trabajando”. Lo que no puede ser es que si se descubre que es ludópata, le diga su superior: “Nada de lo que has hecho vale. No has estado trabajando, en realidad”.

Así que si un sacerdote se encuentra a los sesenta años sin ahorros y sin casa, se debe a que el sueldo de sacerdote no le ha permitido tener ni lo uno ni lo otro, después de haber trabajado toda una vida para la Iglesia. Lo lógico, lo razonable, es que la Iglesia le proporcione un lugar donde vivir y si el dinero de su jubilación no es suficiente, le ayude económicamente para llevar una vida sencilla, pero no sumida en la miseria.

Una cosa son los actos reprensibles que haya cometido y otra cosa es el hecho objetivo de que se entregó para servir a la Iglesia viviendo en pobreza. En esos casos, el mal ya está hecho y ya lo único que se puede intentar es no abandonar a la desesperación a un ser humano. Es decir, conviene tratar de salvar lo que se pueda salvar: el alma de ese ser humano.

Espero que mis palabras puedan servir de luz a alguien en alguna diócesis. Bien porque sea un superior que tiene que tomar una decisión. Bien porque sea un laico que está escandalizado por lo que le parece demasiada benignidad por parte de la diócesis.

Por supuesto que si el clérigo es joven, lo mejor es que parta y rehaga su vida buscando un trabajo. Pero en otros casos, dada la edad, ya solo les quedaría vivir sus últimos años en la miseria, comiendo de la caridad en comedores para pobres y viviendo en albergues. Ni la justicia humana ni la divina exigen esa severidad.  Una severidad que ya no va a evitar ningún daño. Cebarse en los náufragos no supondrá ningún beneficio ni para la Iglesia ni para las víctimas.

46 comentarios:

  1. Saludos Padre. Dios y la Virgen le cuiden siempre. pasaba a saludarle y a desearle una feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola Padre Fortea. Gracias por el post de hoy. La imagen es preciosa. Estoy totalmente de acuerdo. La justicia no es venganza.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por iluminar nuestra visión Padre Antonio

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente el daño que un sacerdote pedófilo hace al cuerpo místico de Cristo es irreparable. Pero si sería injusto separarle de la casa en donde mora y privarle de sus bienes a que por derecho debe tener acceso, ¿Por qué?, porque una acción así no sirve para reparar el daño ocasionado, porque una acción así no sirve para corregir la conducta del sacerdote… Una acción como la que propone el Padre Fortea sería lo mismo que una venganza, o al menos así lo pueden entender muchos.
    Por eso estoy de acuerdo cuando dice: “el mal ya está hecho y ya lo único que se puede intentar es no abandonar a la desesperación a un ser humano. Es decir, conviene tratar de salvar lo que se pueda salvar: el alma de ese ser humano”
    Por lo cual consideraría que la actitud que debe de asumir la iglesia es la de darle atención espiritual a ese sacerdote. Por más grande que sea el pecado, no deja de ser pecado y por ende, es susceptible de arrepentimiento, de perdón y de corrección.
    Así como la Iglesia llama al arrepentimiento a los homosexuales, invitándoles a dejar atrás su vida de pecado, (y brindándoles el apoyo humano necesario), así mismo se debe de actuar con los sacerdotes pedófilos.


    ResponderEliminar
  5. Tiene usted toda la razón! Éso mismo en casos como el de McCarrick. Un sacerdote anciano no puede ser botado a la calle, aunque algunos les parezca eso lo justo eso es equivalente a una condena a muerte.Y las Sagradas Escrituras lo dicen muy claramente, No matarás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en este caso, como en el caso de Karadima, han tenido tiempo de hacer amigos que no les dejarán en la cuneta.

      Eliminar
    2. La gente no vive de suposiciones, "Ike"... "han tenido" es igual a nada en materia de Derecho, aquí nos atenemos a los hechos, esto es equivalente al Derecho Penal, y se llama proporcionalidad de la pena.Si ya cumplió pena privativa de la libertad, no veo cuál es el alboroto o la indignación. A las víctimas se les entendería y a sus familias,por el dolor que les produce, pero, esto es totalmente lógico que no se condene a un sacerdote en las condiciones a que el padre se refiere. Seamos menos viscerales y más racionales, pensar antes de decir cualquier barbaridad.

      Eliminar
    3. Perdón; creo que la vida es más compleja que la seguridad del derecho o su interpretación. No creo que la Iglesia deje sin una salida a quien expulsa.

      Creo que existe el lobby gay y no creo que dejen abandonado a uno de los suyos, en este caso al cardenal McCarrick.

      Me gusta pensar que la Iglesia sigue siendo "Madre" y que está ahí "a las duras y a las maduras" no abandonando a nadie a su suerte.

      Eliminar
    4. Vaya que eres ligera para condenar, te recuerdo que McCarrick es un sacerdote te guste o no y repito aquí no caben "tendrán" "habrán" "no dejarán"...mmm me temo que la vida no se reduce a tus suposiciones. Hay vida más allá eso y se llaman hechos, situaciones fácticas.

      The End.

      Que tengas buen día!

      Eliminar
    5. La Escritura también dice: "No quitarás la vida del bueno y recto".

      Si interpretamos el "No matarás" bíblico indiscriminadamente no tendríamos derecho ni a la legítima defensa.

      La postura improvisada y peregrina (y no de carácter infalible) de Francisco no anula siglos de interpretación y tradición acerca del derecho estatal sobre la pena capital.

      Eliminar
    6. La cárcel no es una pena proporcional para crímenes atroces (como el de la violación de un menor, entre otros). Semejante conducta no merece menos que la pena capital.

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    8. Karina te doy las gracias por haberme respondido a mi respuesta, sé que no sueles contestar a los apodos; pero esto solo demuestra que tienes un gran corazón.

      No ha sido mi intención juzgar a nadie; creo que están intentando destruir la Iglesia desde dentro de ella, creo en la bondad de la Iglesia y creo en la bondad de los sacerdotes.

      Muchos temas que abre el padre Fortea me duelen porque, aunque dice verdades como puños, la realidad tal cual, no quiero creerla. No creo que existan malos sacerdotes porque los sacerdotes son muy queridos por Jesús. Me molesta que se hable mal de los sacerdotes, y a veces no puedo defenderlos como quería porque lo que cuentan de ellos es verdad; sin embargo gracias a ellos yo podría recibir a Jesús todos los días y porque son los únicos que al convertir el pan y vino nos traen a Jesús real a nuestras vidas.

      Por lo tanto no creo que la Iglesia deje a nadie desamparado, y por otra parte es mejor cumplir las penas aquí en la Tierra donde nos sirven como remisión que no pasarlas en el Purgatorio donde no existe remisión alguna.

      Por otra parte, no puedo hablar como tú, me es imposible, por mi carácter me gusta decir un "hasta luego", "la próxima vez nos entenderemos mejor", "lo siento ha sido sin querer pero hasta otro más ver", etc...

      Lo siento no ha sido mi intención criticar a nadie, sino más bien expresar mi opinión.

      Eliminar
    9. "Ike" Ya te he dicho que creo saber quién se esconde detrás de este perfil anónimo. Tu forma de redactar te delata. Discúlpame no entiendo a las personas que no dan la cara, que tienen varios perfiles aquí aparte del oficial, o el visible. No sé porqué te empeñas en dialogar desde un perfil anónimo, me parece sencillamente una burla, alguien que quiere jugar o sólo provocar por eso no tiendo a dialogar con este tipo de perfiles. Las personas que se sienten más cómodas en el anonimato es un síntoma de que algo esconden o simplemente no quieren tener un diálogo real o constructivo, que sencillamente juegan. Las máscaras las caretas nunca me han agradado. Entonces cuando te decidas a dar la cara, como cómo yo lo hago tal vez podamos interactuar de forma sana y con madurez. Antes es muy difícil. No hay confianza, aunque tenga la sospecha de saber quién eres.

      Cuídate.

      Eliminar
    10. Leonardo, eso díselo al Catecismo de la Iglesia Católica. Pues si no estás de acuerdo con lo que al allí se consigna y te sigues considerando católico,pues, hay que revisarse porque algo no cuadra.

      Eliminar
    11. No todo lo que contiene el Catecismo de la Iglesia Católica está garantizado por la infalibilidad. Sólo aquello que está respaldado por la enseñanza magisterial. Las peregrinas y ocurrentes modificaciones del papa actual son las que no cuadran en un texto cuya resultado final sí era confiable antes. Véase la larga carta introductoria que el papa polaco le dedicó al Catecismo. Aprobándolo para la enseñanza de la fe y la moral católicas. Y en un lenguaje actualizado al de hoy. Incluso en materias tan graves como la doctrina de la guerra justa y la pena capital.

      El día de mañana cuando al papa le dé por cambiar cualquier otra cosa del texto ojalá que no sigas todo sin discernimiento.

      Eliminar
    12. En la versión anterior se restringía la pena capital a unas situaciones bien definidas. Eso tampoco fue materia de fe.

      La licitud de la pena de muerte en sí misma "sí" es materia de fe. Por eso ni Juan Pablo II ni Benedicto se atrevieron nunca a negarla del todo. Sino que sólo la condicionaron. Lo que mantenía a pesar de todo la esencia de la Revelación a salvo.

      Francisco llegó más lejos y no sólo la condicionó sino que negó la Revelación misma al enseñar que dicha pena es incompatible con la Fe cristiana.

      Condicionarla fue el primer error.

      Eliminar
    13. Vaya, ahora es el Catecismo el que está equivocado, el Papa, etc...qué conveniente. Yo prefiero seguir creyendo en todo lo que dice el Catecismo través del Vicario de Cristo. No siendo más ni tú vas a cambiar de opinión ni yo tampoco respecto al Papa Francisco. Es una pena. Creo que me ha quedado ya bastante clara tu posición y ya conoces la mía.

      Eliminar
    14. "El papa no es ningún oráculo... y sólo es infalible en escasísimos casos." Benedicto XVI (Discurso al clero: 25 de julio de 2005).

      Si la vía fácil de no discernir y aceptar ciegamente todo (incluso lo contrario a la Fe) es lo tuyo, pues te lo respeto.

      Pero me intriga pensar qué harías o dirías si un papa en el futuro vuelve a enseñar lo de antes. ¿De nuevo cambiarías tu opinión al respecto?

      No obstante, mostrarse contrario al Catecismo, pero en todo su conjunto, es decir en general, sí está mal. En eso de doy razón.

      Eliminar
    15. Prefiero la "vía fácil" de retirarme de esta conversación porque te repito tú no vas a dar tu brazo a torcer respecto a tu posición sobre el Sumo Pontífice y yo tengo muy clara mi posición al respecto también.A mí no me gusta la polémica por la polémica, Leonardo. No es mi estilo. Al buen entendedor pocas palabras.

      Eliminar
    16. Me sigo sintiendo intrigado.

      ¿Si el próximo papa cambia de nuevo el Catecismo y ordena publicarlo de acuerdo al original o, mejor aún, sin las restricciones sobre la pena de muerte (salvo la extraordinaria gravedad del crimen, por supuesto) qué harías?

      Dicho cambio es perfectamente posible. Ya que tanto la postura actual como las restricciones de la anterior no son materia de fe.

      Cambiarías de parecer. Muy posiblemente. No te culpo por ello.

      Eliminar
  6. Qué un cardenal sea puesto en estado laical significa que la Iglesia se desentiende de él?.

    Creo que la Iglesia paga la seguridad social de cualquier sacerdote, significa que cobrará por ley un subsidio por ser mayor de 56 años hasta su jubilación.

    ResponderEliminar
  7. Interesante. La Iglesia puede imponer sanciones para defenderse, desde luego, pero pensando en esto suelo acordarme del caso de la Madre Magdalena de la Cruz, la falsa mística. Tiene sentido acoger al que es el oprobio del mundo sólo por ese hecho para darle ocasión de penitencia y conversión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, creo que la Iglesia recluía a sus sacerdotes o religiosas en monasterios o conventos para que no se mezclarán con los presos civiles de las cárceles.

      En el caso de Maciel se le recluyó en el Vaticano, sin posibilidad de salir de él.

      Eliminar
  8. No hay que confundir justicia con ensañamiento.

    De todos modos yo no me preocuparía demasiado por el daño a la Iglesia que haya podido causar ese miserable. Es infinitamente mayor el que le han infligido y le continúan inflingiendo muchos miembros del clero desde el inicio de su historia:la venta de indulgencias, el apoyo a los separatismos, el apoyo a los tsunamis migratorios, el anti españolismo del actual Papa.

    ResponderEliminar
  9. Violar ocasional o repetitivamente un niño o un adolescente no es comparable con ningún otro vicio. El juego compulsivo y/o el alcoholismo no pueden equipararse, de ninguna manera, con crímenes así de atroces.

    No siempre se trata tanto de disuasión como de reparación.

    Lo mismo dicen los abortistas: "mejor legalizar el aborto; sino de todas formas van a abortar y en peores situaciones".

    Ciertas estadísticas aseguran que la pena capital no siempre disuade satisfactoriamente de cometer ciertos crímenes. Pero no es sólo eso: se trata también de "reparación".

    Hay conductas tan perversas y reprobables y tan destructoras de vidas inocentes que merecen penas particularmente graves. Y ni siquiera así lograrán reparar del todo, nunca, el daño causado. Pero deben aplicarse con el mayor rigor posible e independientemente de si disuaden o no.

    Los depredadores sexuales deberían ser ejecutados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que fuesen depredadores sexuales.

      Tampoco creo que destruyesen las vidas de nadie.

      Que hicieron daño, si, que han producido sobretodo escándalo, también.


      Pero creo que habría que estudiar cada caso, y analizarlo con justicia.


      Eliminar
    2. Quizás tengas razon. Corrijo:

      Los violadores pedófilos y los depredadores sexuales deben ser enjuiciados por la autoridad competente y de ser hallados culpables ejecutados a la mayor brevedad posible.

      Eliminar
  10. Estoy de acuerdo, abandonrle totalmente sería inhumano.

    Sería como las penas de la Edad Media, cisndo se echaba a una persona a las mazmorras hasta que moría de hambre y de sed.

    Como bien dice, esa persona no tiene medios para subsistir porque se entregó a la iglesia. Que sea pecador, es otro tema.

    A caso no habrá otros que hayan cometido pecados horribles y no se sepan?

    Los pecados, por graves que sean Dios los perdona.

    La Iglesia está para ayudar a todos, no para juzgar, y según ese juicio, ejecutar una sentencia terrible.

    Para juzgar sólo está Dios.


    Sobre todo a los sacerdotes ya ancianos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu juicio es emotivo y no tiene en consideración el enorme e irreparable daño ocasionado a las víctimas. El perdón y la misericordia no implican impunidad. Lo inhumano aquí es no hacerles justicia a los agraviados de crímenes semejantes.

      Que la Iglesia mantenga económicamente a un montón de clérigos ancianos y depravados que de no haber sido descubiertos habrían seguido violando niños y/o encubriendo sus fechorías no es compasión sino alcahuetería.

      Como los viejos verdes esos que querían con la dulce y pura Suzana. Y que casi la matan porque ella se negó. Sólo que un niño no tiene cómo negarse.

      Y no sería la Iglesia la que los abandona. Son ellos solos los que la abandonaron al abusar de su autoridad y corromper el cuerpo y alma de gente inocente y vulnerable.

      Bien dice Cristo que si alguno escandaliza un menor, mejor le sería que le ataran una piedra de molino y lo arrojaran al mar.

      Cuánto más no sería con aberraciones como la de violar a un niño.

      Eliminar
    2. Dirty old men need love too.

      Eliminar
  11. ¿Qué tal la sentencia que le fue dada a Caín?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión, no se le podría aplicar el castigo de Caín, porque el Génesis nos dice que cuando Caín mató a su hermano hubo derramamiento de sangre, y en pedofilia no hay derramamiento de sangre. Si esto sucediese en las leyes humanas tampoco se le podría aplicar el paralelismo, porque hay o no hay derramamiento de sangre, en la jurisprudencia no valen las metáforas, las extrapolaciones, las suposiciones, etc…, y el Génesis no puede ser más claro: primero es Yavé quien aplica la sentencia, -Yavé no tú, ni la Iglesia-, y el Genesis dice claramente que Caín ha derramado la sangre de su hermano Abel: “La voz de la sangre de tu hermano clama hacia a mí desde la tierra” (Génesis 4, 10). Luego Caín comete un fratricidio y el clérigo pedófilo no comete fratricidio, luego no se le puede aplicar la sentencia que Yavé aplicó a Caín.

      Eliminar
    2. UNKNOW. SEGURAMENTE ERES EL HIJO DE DIOS PARA CUESTIONAR LA JUSTICIA DIVINA!. Si te digo que busques a Dios no lo harias, por eso te digo que Dios te esta buscando y te ama con todo su ser.


      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Me parece sensatísimo y justo todo lo que dice usted en el artículo, don José Antonio.

    ResponderEliminar
  14. Saco a colación una visión que tuvo el Padre Pío sobre la apostasía del clero.

    El 19 de marzo de 1913, destina una carta a su director espiritual y en ella describe con detalle una de las visiones que tuvo de Jesús, durante la cual el mismo Señor llamó “carniceros” a varios sacerdotes y religiosos.

    “En la mañana del viernes me encontraba todavía en el lecho cuando se me apareció Jesús. Se hallaba de mala traza y desfigurado, y me mostró una gran multitud de sacerdotes, religiosos y seculares, entre los cuales se hallaban varios dignatarios de la Iglesia. De todos ellos, unos estaban celebrando la Santa Misa, otros iban a celebrarla y otros más ya lo habían hecho.

    “La contemplación de Jesús así angustiado me causó mucha pena, por lo que quise preguntarle el motivo de tanto sufrimiento. No obtuve ninguna respuesta. Pero Él miraba a aquellos sacerdotes hasta que, como cansado de hacerlo, retiró la vista y, con gran espanto mío, pude apreciar que dos lágrimas le surcaban las mejillas. Se alejó de aquellos sacerdotes con expresión de gran disgusto y desprecio, llamándolos macellai [carniceros, en italiano].

    "Y vuelto hacia mí, dijo: “Hijo mío, no creas que mi agonía haya durado tres horas; no, yo estaré en agonía por motivo de las almas más favorecidas por mí hasta el fin del mundo. Durante el tiempo de mi agonía, hijo mío, no hay que dormir. Mi alma busca una gotita de compasión humana, pero ¡ay!, qué mal corresponden a mi amor. Lo que más me hace sufrir es que éstos, a su indiferencia añaden el desprecio y la incredulidad. ¡Cuántas veces estuve a punto de acabar con ellos, si no hubiesen detenido mi brazo los ángeles y las almas enamoradas!… Escribe a tu padre espiritual y refiérele esto que has visto y oído de mí esta misma mañana”.

    “Jesús continuó todavía, pero aquello que me dijo no podré manifestarlo a criatura alguna de este mundo. Esta aparición me causó tal dolor en el cuerpo, y mayor todavía en el alma, que durante todo el día sentí una gran postración, y hubiera creído morirme si el dulcísimo Jesús no me hubiese sostenido".

    https://escuchalavozdedios.wordpress.com/2015/04/15/vision-de-p-pio-sobre-la-apostacia-del-clero-oremos-por-nuestros-sacerdotes/

    ResponderEliminar
  15. A mi Fortea, me hubiese disgustado (no escandalizado) si el primer tercio del post que habla de “la ruptura eclesial” hubiese sido una propuesta vinculante. Porque, primero, las personas todas tienen derecho a una segunda oportunidad. No hay ningún pecado ni daño que no merezca esta segunda oportunidad. No me imagino al padre de la parábola del hijo prodigo diciendo al hijo: te has hecho mucho daño y has dañado la imagen de mi familia, así que vete por favor, no quiero verte más. No creo que nadie se enternezca con la parábola del hijo pródigo contada de esta forma. Yo sinceramente, les sometería a penitencia y oración. Oración y penitencia ofrecida en primer lugar por su execrable pecado, y en segundo lugar por la Iglesia a quien debe resarcir, pero suspenderles el sueldo y casa en la diócesis es de una crueldad impropia del Cuerpo Místico. Me alegro que estemos de acuerdo en no suspender el sueldo y la casa en la diócesis del clérigo pedófilo.

    Nota: Cuando he leído el título del post se han escandalizado mis castos ojos por la connotación que tiene en nuestro país la palabra “cerdo”, más peyorativo no podía ser dicho vocablo. Sólo "lobo" hubiese quedado bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno si, el pecado contra el Espíritu Santo, es el único que nos dice la Escritura que no será perdonado. Pero todos los demás son perdonados.

      Eliminar
  16. Padre Fortea
    De sobra conoce lo que opino sobre esto que propone, que ya hace años que nos lo externo, casi con los mismos resultados de los comentarios de esta vez, aunque ahora están más articulados.

    En aquella época le platique de un sitio que ya existe para tales situaciones, no tan graves como los de la pedofilia. Pero dado el retomar el tema, creo pertinente volver enviarle el correo sobre aquel lugar.

    Le envío afectuosos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La canciòn navideña de hoy, es la que se utilizo en la película de Home Alone
      🎄🎄🎄🎄🎄🎄🎄🎄🎄🎄

      Somewhere in My Memory, “Home Alone”, John Williams

      🎄🎄🎄🎄🎄🎄🎄🎄🎄🎄

      Eliminar
  17. Hasta ahora todo va bien. Los republicanos van ganando. USA está en su mejor momento. Gracias a Trump la economía gringa ha crecido como nunca antes. Y las ideologías izquierdistas en retroceso.

    ResponderEliminar
  18. Malas noticias: los izquierdistas se apoderaron de la Cámara.

    Gringos brutos: lo tienen todo y votan por los peores.

    ResponderEliminar
  19. O sea, el sacerdote que no esté trabajando, que peque. Pienso que el sacerdocio no es un trabajo. Es vivir según Dios manda. Lo demás, es hipocresía.

    ResponderEliminar