domingo, noviembre 11, 2018

El Señor me ha salvado de la trampa del cazador


 

















Echando la vista atrás, me doy cuenta de que Dios me ha protegido de infinidad de peligros. Peligros que vienen de uno mismo, de otros y, finalmente, del mismo demonio directamente.

Dios protege a todos sus hijos. Pero, sin ninguna duda, tengo la certeza de la protección de la que he sido objeto. La soberbia, mis imprudencias, mi propio pecado hubieran bastado para corromperme, endurecerme frente a la obediencia, para cambiar mi carácter a peor, como primer paso a cambios más profundos. Dios me ha defendido de mí mismo.

Después está el demonio. ¿Qué cosas hubiera podido hacerme sin intermediarios de haberme faltado esa protección invisible? Solo Dios lo sabe. De esto poco puedo decir. Solo en el cielo lo sabremos.

Por último, queda la acción de los humanos. Hoy celebraré una misa en acción de gracias en un convento, con dos personas presentes, una misa lenta, meditando cada rito, cada plegaria, para agradecer que Dios me libra, que Dios me protege frente a las acciones de los malvados. Dios libra y (a veces) avisa. Dios protege mi vida. Sí, Dios avisa.

La espada de los malvados quería clavarse en mí, pero hoy seguiré viviendo, porque así me lo ha concedido Dios, a pesar de no merecerlo yo para nada. Dios es Todopoderoso y lo que quiere lo hace. Por eso hay que ir al que está sentado entre querubines. Porque si el Todopoderoso está contento, es in-di-fe-ren-te lo que hagan los inicuos. 

Ellos urden planes. Ellos preparan la espada. Pero basta un “no” del que está en el Trono, para que todo quede en nada. Qué poca fe tenemos los humanos: Dios, Dios y solo Dios.

47 comentarios:

  1. Así es, padre.
    Bendito sea Dios! Glorificado sea Su Nombre por siempre!

    🌹🐞🐝🐑

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también. Feliz Domingo.

      https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1979213528783951&id=484725564899429

      Eliminar
  2. La gloria sea para Dios todopoderoso. Amén

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias , Padre, por su entrada de blog. Me sirve me muchísimo y me alegro que Dios le proteja.

    ResponderEliminar
  4. La imagen me gusta, es bonita, pero representa a dos Dioses.

    El Padre y yo somos uno. Juan 10-30

    El que me ve a mi ha visto al Padre. Juan 14-19

    Según la imagen del Post parecen dos personas distintas, y no se aprecia un solo ser.

    Dios se arrodilla ante el Hombre.

    Y Dios nos salva, es el único que puede hacerlo.

    ResponderEliminar
  5. Yo añadiría otra clase de peligros a esos que usted enumera, don José Antonio. Son los peligros de accidentes imprevistos. Tantas cosas que podrían habernos ocurrido y de las que Dios nos libró: atropellos, enfermedades, caídas... Tantas cosas. Yo me encomiendo a mi santo Ángel Custodio, o Ángel de la Guarda, todos los días, desde hace muchos años. Estoy seguro de que me ayuda incesantemente.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Dios y solo Dios

    👏

    Un post muy nutrido de cariño, le deja uno muy satisfecho ver por escrito el agradecimiento a Dios, a sus ángeles y esa aparente acción silenciosa.

    Luego de su lectura dan ganas de abrazarte a todos. Qué Dios le siga bendiciendo e iluminando, Padre Fortea.

    Y que claro, usted siga viendo esa acción, sea igual de compartido con nosotros (en su blog, con los sermones y sus libros), que no le conocemos pero le tratamos como amigo bien conocido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Canción Navideña, de la película del Grinch

      Where are you Christmas

      🌲🌟🎄🎁🎶✝️

      Eliminar
  8. La fe no es un concepto, no es un precepto filosófico La Fe es reconocer a Dios como persona, como, hombre. Es Padre, hijo y Espíritu Santo, que dejando su santa voluntad nos dará con certeza la Gracia y todo lo bueno para nosotros ����
    Hermoso su reflexión en este día Padre Fortea. Bendiciones y rezo por nuestra Iglesia y por vos

    Luis Eduardo

    ResponderEliminar
  9. “Dios protege a todos sus hijos”

    Que esto es así nos lo dice el profeta Oseas de una manera bonita y tierna pero sobre todo bella porque es verdad. Dios cuida con mimo y con cariño de cada uno de sus hijos como si cada hijo de sus entrañas fuese único en el mundo. Como si no tuviera nada más que este hijo. Lo cuida, lo mima, lo abraza, lo besa, se baja hasta él para darlo de comer.

    "Cuando Israel era niño, yo le amé, y de Egipto llamé a mi hijo."
    "Cuanto más los llamaba, más se alejaban de mí: a los Baales sacrificaban, y a los ídolos ofrecían incienso."
    "Yo enseñé a Efraím a caminar, tomándole en los brazos, pero ellos no conocieron que yo cuidaba de ellos."
    "Con cuerdas humanas los atraía, con lazos de amor, y era para ellos como los que alzan a un niño contra su mejilla, me inclinaba hacia él y le daba de comer." (Oseas 11, 1-4)

    Con un Dios así tiene que estar ciego el hombre para no hacer locuras por este Dios, como decía san Josemaría: “Saber que Dios se ha entregado por mí y no me he vuelto loco”.

    ResponderEliminar
  10. Saludos Padre. Dios y la Virgen le protejan. Pasaba a saludarle

    ResponderEliminar
  11. Que Dios le cuide mucho Padre Fortea y a nosotros tambien para seguir teniendo la dicha de leerle y aprender a amar mas a Dios a través de la sabiduria que transmite, que en el caso de este Post es con toda la humildad y agradecimiento a Dios todo Poderoso y Eterno.
    Dios, Dios y solo Dios; Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amen.

    ResponderEliminar
  12. buena entrada para un domingo

    yo tb me he sentido protegida por él, a pesar de que lo de la obediencia es duro, he sentido su presencia esperándome al final de cada camino. Solo se puede seguir adelante teniéndole a él delante como meta, si tienes otra cosa delante es el mal camino. Él no ha permitido que me desvíe a pesar de la dureza. Por eso cuando una no puede más es necesario decirlo por respeto...

    A Dios le doy gracias tb por haberme permitido leer su blog

    ResponderEliminar
  13. Padre sus palabras fortalecen mi fe. Pido a Dios siga siendo su instrumento por muchos, muchos años más.

    ResponderEliminar
  14. Sobre el tema unas palabras del Padre Pío:

    "Recordad que Dios está en nosotros cuando estamos en gracia; y está, por así decirlo, fuera de nosotros cuando estamos en pecado; pero su ángel no nos abandona nunca... El es nuestro amigo más sincero y fiel, cuando no tenemos la desgracia de entristecerlo con nuestra mala conducta" (GdT, 205).

    «Dulce es la mano de la Iglesia también cuando golpea, porque es la mano de una madre.»

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre el provecho de las adversidades de Thomas Kempis:

      Bueno es que algunas veces nos sucedan cosas adversas y vengan contrariedades, porque suelen atraer al hombre al corazón, para que se conozca desterrado y no ponga su esperanza en cosa alguna del mundo. Bueno es que padezcamos a veces contradicciones y que sientan de nosotros mal e imperfectamente, aunque hagamos bien y tengamos buena intención. Estas cosas de ordinario ayudan a la humildad y nos defienden de la vanagloria. Porque entonces mejor buscamos a Dios por testigo interior, cuando por de fuera somos ,despreciados de los hombres, y no nos dan crédito.

      Por eso debía. uno afirmarse de tal manera en Dios, que no le fuese necesario buscar muchas consolaciones humanas. Cuando el hombre de buena voluntad es atribulado, o tentado, o afligido con malos pensamientos; entonces conoce tener de Dios mayor . necesidad, experimentando que sin El no puede nada bueno. Entonces también se entristece, gime y ora a Dios por las miserias que padece. Entonces le es molesta la vida larga, y desea hallar la muerte para ser desatado de este cuerpo y estar con Cristo ( Filip., l; 3) .
      Entonces también - conoce que no puede haber en el mundo perfecta seguridad ni cumplida paz.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Las tribulaciones forjan el espíritu, afinan el alma, purifican el corazón.

      Un abrazo, Niu!

      Eliminar
    4. Niulca

      Gracias por el dato.

      Eliminar
    5. Karina

      De acuerdo con los dices, así también lo expresó el Padre Pío:

      "No queremos persuadirnos de que nuestra alma necesita el sufrimiento; de que la cruz debe ser nuestro pan de cada día.
      Igual que el cuerpo necesita alimentarse, así el alma necesita día tras día de la cruz, para purificarse y separarse de las criaturas.
      No queremos comprender que Dios no quiere, no puede salvarnos ni santificarnos sin la cruz, y que cuanto más atrae a un alma hacia sí, más la purifica por medio de la cruz".

      Eliminar
  15. Digamos que soy prudente, para no decir que miedo tengo de contar las veces que pienso en que he sido avisado y salvado el Señor.
    Su comentario, padre Fortea me ha llegado muy hondo y creo entenderle. Sobre todo cuando dice."Ellos urden planes. Ellos preparan la espada. Pero basta un 'no' del que está en el Trono, para que todo quede en nada. Qué poca fe tenemos los humanos: Dios, Dios y solo Dios."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Perdona, Niulca.
      Bueno, era una manera de decir que prefiero no divulgarlo. Pero tened por seguro que somos advertidos y salvados, aquí en la tierra (y espero que en el cielo), muchas veces por el Señor, aunque otros prefieran atribuir a a la casualidad.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  16. El texto que no has traído Arwen de Kempis, es un error de Kempis pensar que: “Bueno es que padezcamos a veces contradicciones y que sientan de nosotros mal e imperfectamente”,… Y es un error porque: “Tú no eres un Dios al que le guste la maldad, ni el impío será tu huésped” (Sal 5, 5). Las contrariedades se sufren por la acción negativa del prójimo sobre nosotros y estas contrariedades muchas veces son producto de todas aquellas cosas que Dios detesta como nos sigue diciendo el Salmo 5: “ningún impío será tu huésped”, “Tú detestas a los que hacen el mal y destruyes a los mentirosos. ¡Al hombre sanguinario y traicionero lo abomina el Señor!, lo que sucede es que “Dios escribe derecho sobre renglones torcidos”, y comprobaremos en nuestra vida que de todo el mal que sufrimos, Dios saca provecho en favor nuestro, porque “Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman” (Rm 8, 28). Pero bien entendido que para santificarnos no necesitamos sufrir el mal porque “te basta mi gracia” (2Co 12, 9).

    ResponderEliminar
  17. Con esto no estoy diciendo que haya que huir del sufrimiento, no. Igual que Jesucristo sufrió por Amor la cruz, nosotros debemos sufrir por amor cuando el sufrimiento llame a nuestra puerta. Lo que vale en esta vida no es el sufrimiento sino el amor con el que hacemos las cosas. Nos van a examinar del amor no del sufrimiento, pero si llega el sufrimiento, que llegará, sufrámoslo por amor.

    ResponderEliminar
  18. Esa imagen lo he vivido en mis sueños Padre Fortea.Es muy hermosa.La poca Fé en el mundo nos traerà consecuencias impredecibles.Dios es muy paciente,bondadoso y humilde,y nosotros debemos luchar por cambiar y respetar las Leyes de Dios o sino esto acabará muy mal.

    ResponderEliminar
  19. Hoy totalmente de acuerdo con este post. Dios nos protege de las inquinas de los hombres. Cuanto más tengamos su amistad más seguros y confiados viviremos.

    ResponderEliminar
  20. ¿Y si en vez de un un gran régimen unificado sea una gran ideología la que pueda provocar esa persecución universal? Algo que divida a la humanidad en dos bandos (bueno y malo; blanco y negro; luz y oscuridad; erecto y flácido; húmedo y seco; limpio y sucio; etc) pero no estén delimitados geopolíticamente (tipo USA vs Rusia) sino “sociojurídidamente”. Algo que sea ya un cáncer prácticamente mundial en la actualidad, como el holocausto del aborto o la ideología de género, cuyos fanatizados defensores los encuentras ya por millares en países tan dispares como USA y China, creando una sociedad ya veteada como el mármol. Así, en 20 años, los malos sólo tienen que usar los medios de comunicación mundiales que ya controlan para estigmatizar socialmente y perseguir jurídicamente a los buenos de cualquier sitio. Hasta las leyes ya las tienen a su favor en la mayoría de los sitios (aborto, “libertad de elección”, etc.). Sólo hace falta organizar a los “inquisidores ideológicos” de arriba del todo y usar las estructuras policiales y judiciales ya existentes de cada país, sin dedicarse a conquistar militarmente. No sé...

    ResponderEliminar
  21. Un sermón muy bueno sobre la fe

    1595 El sentido de la fe, I parte

    Que además tiene otras 4 partes. Muy recomendables, aunque el Padre Fortea diga que es como un bistec, vale mucho la pena escucharlo con detenimiento.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo2:07 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  23. No sea así usted con el padre Fortea: su país es España y no Venezuela. También ha hablado mucho de Venezuela. Ha hablado mucho de los problemas de la iglesia UNIVERSAL...

    ResponderEliminar
  24. Me quedó con la última Frase "Dios, Dios y solo Dios". Amén.

    ResponderEliminar
  25. Pasdre, me gustó muco este post, que belleza. Me incluí dentro de él. Gracias a l SEñor que siempre nos cuida. Estos dias pensé lo mismo, Dios me ha librado de la muerte, en estricto sentido.

    ResponderEliminar
  26. Gracias padre, no sabe cuanto bien nos hacen sus reflexiones. Dios cuida de sus hijos, de eso no hay duda... Gloria a Dios

    ResponderEliminar
  27. Padre. No soy muy religioso que digamos. Conocí a Dios, porque había olvidado que era hijo de El. El salmo 91 me sigue a todos lados. Tuve mucho miedo, yo mismo con humildad bendige mí casa y hasta tome agua bendecida. Me hacía daño a mí mismo y sentí presencias oscuras en cada lugar al que iba. Una noche se abrieron las puertas de la alacena y una olla de hierro cayó al suelo, un amigo mío que es testigo de Jehová comenzó a decir "en esta casa habitación el señor" y muchos sucesos más. El salmo apareció en mí casa en mí auto en mí trabajo en todos lados de manera misteriosa. Hoy estoy más tranquilo. Me faltan dos exámenes para recibirme de abogado. Un abrazo padre.

    ResponderEliminar