miércoles, noviembre 07, 2018

La Peste Negra en los años 60 y 70




















Estoy acabando de leer el libro de Luis Suárez, en la parte que trata sobre la Iglesia en los años 60 y 70. Me ha hecho mucha gracia este párrafo:

Los obispos se quejaban de que durante meses se había estado proyectando en los cines españoles La semilla del diablo —se trataba del escalofriante film de Roman Polanski, Rosemary's baby, en el que se equiparaba el nacimiento del Hijo de Dios al del hijo del diablo—, una película cuya exhibición se había prohibido en Inglaterra.

Me ha provocado una sonrisa, porque esa película hoy día la ven sin ningún temor hasta los niños de ocho años y, en esa época, horrorizaba a todos, obispos incluidos.

Resulta apasionante ver con un detalle, diríamos forense, describir el proceso por el que el laicismo, el marxismo y lo erótico se introdujeron en una sociedad totalmente cristiana. Y lo digo con toda claridad, bien alto y claro, esa infiltración solo fue posible porque dentro de las fortísimas murallas se introdujo un caballo de Troya: el clero formado en Roma.

El clero español en esa época se formó en más lugares, pero sobre todo en Roma. Y en unas universidades que, hasta hacía bien poco, habían sido lugares de cultivo de la ciencia sagrada, lugares recorridos por frailes sabios y hasta santos, ahora la herejía fermentaba sin control, purulenta, rabiosa. Los frutos en Latinoamérica con su apoyo a las guerrillas dejan bien claro que no estoy exagerando para nada. Las secularizaciones masivas, millares, son un número bien objetivo que indican la magnitud que tuvo ese problema.

En esa etapa en que el Reino de Dios contuvo en su interior una lucha impresionante por su misma supervivencia, una y otra vez, otra y otra vez, se ve cómo las personas que tuvieron la autoridad en la Iglesia no estuvieron a la altura de las circunstancias. Los obispos tradicionales que iban perdiendo la mayoría ante los nuevos nombramientos sí que fueron inocentes, pero no se sentían respaldados por las congregaciones romanas cuando llegaba la hora tomar medidas con los clérigos más problemáticos.

Don Casimiro Morcillo, arzobispo de Madrid, tuvo que ver con en el segundo consistorio (desde que estaba en la sede de la capital) eran nombrados cardenales los arzobispos de Toledo y aun Pamplona, pero a él se le dejaba fuera por no sumarse a las directrices extraoficiales que le venían de Roma. Moriría sin ser cardenal.

Ciertamente, la fortaleza católica que era España hubiera acabado cayendo. Era imposible parar el tsunami que inundaba todo Occidente. Pero todo se aceleró con ese caballo de Troya. Ayer vi un documental de la Televisión de Aragón. Se hizo un estudio y el 66% de los cargos políticos de los partidos procedían del seminario. No, no estoy exagerando.

En fin, una época de destrucción triste y desoladora.

57 comentarios:

  1. Saludos desde mi salón de clases 👩‍🏫

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirando la imagen, le queda muy bien el post, parece bastante significativa lo que para muchos de nosotros como testigos de la no funcionalidad del comunismo y la tristeza y graves consecuencias que trae.

      Son temas que por lo menos de manera personal me están costando asimilar, dada la última tendencia en mi país de escoger un pseudo comunista, en donde impera más la irracionalidad con todo el temor de que México se vuelva otra Venezuela.

      En la parte que le dio risa, le acompaño en el sentimiento, a mi también me pasa que hay partes que para muchos son serias y a mi me da menuda risa, pero mas por mis propios referentes que por una tomada de falta de respeto. Es más como una peculiaridad, así lo que para muchos es muy aburrido, yo de verdad que le disfruto y me sonrio.

      Eliminar
    2. Ahora me hace sentido la TFP y el Opus Dei.... Aunque ya a estas alturad no sé si hay potrillos de troya todo lado.

      Eliminar
  2. En este post titulado la peste negra de los años 60 y 70 ; si esta hablando el gemelo bueno de Fortea, porque esto que escribio si es muy cierto.

    ResponderEliminar
  3. La revolución francesa, la revolución bolchevique, la guerra cristera (en México) revelaron que Lenin había tenido razón; él dijo que a la religión se le infiltrara y minara por dentro, pero sin ataques abiertos que hicieran mártires. (Por cierto que en esto Lenin coincidía con el punto 17 de los protocolos).

    A partir de los años 30-60 se comenzó a aplicar el plan de penetrar en el campo católico con diversos disfraces, con distintos matices para minarlo por dentro, confundirlo, suscitarle discrepancias, crearle contradicciones internas, empujarlo a una especie de Torre de Babel. La fase violenta que se experimentó en la Revolución Francesa y en México para descatolizar quedó atrás.

    ResponderEliminar
  4. Y sobre todo en los jesuitas....que pena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que tiempos aquellos en que los Jesuitas aún eran Ignacianos!

      Eliminar
    2. A mi la espiritualidad ignaciana me fascina:

      «El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima; y las otras cosas sobre la haz de la tierra son criadas para el hombre, y para que le ayuden en la prosecución del fin para que es criado. De donde se sigue, que el hombre tanto ha de usar dellas, quanto le ayudan para su fin, y tanto debe quitarse dellas, quanto para ello le impiden. Por lo qual es menester hacernos indiferentes a todas las cosas criadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido; en tal manera, que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos criados» (San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, Principio y Fundamento)

      Eliminar
  5. “...las personas que tuvieron la autoridad en la Iglesia no estuvieron a la altura de las circunstancias.” Todo esto es consecuencia de que el Papa Pío XI y sus sucesores ignoraran el pedido de la Virgen de Fátima. Vayamos a la raíz.
    En agosto de 1931, debido a una enfermedad, la Hermana Lucía estaba pasando una temporada en una casa amiga en Rianjo, España, una pequeña ciudad marítima cercana a Pontevedra, para descansar y recobrarse.
    Fue en la capilla de allí que la Mensajera de Fátima iba a recibir una vez más una comunicación del Cielo.
    Nuestro Señor se quejó a la Hermana Lucía por la tardanza de Sus ministros, quienes demoraban la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María.
    ‘Participa a Mis ministros que, en vista de que siguen el ejemplo del Rey de Francia, en la dilación de la ejecución de mi petición, también lo han de seguir en la aflicción. Nunca será tarde para recurrir a Jesús y a María.’


    ResponderEliminar
  6. ¿A qué herejía(s) concretas se refiere? Creo que no estoy familiarizado con esta época de la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfonso voy a decir una por si acierto: El progresismo (antiguo modernismo, condenado por S. Pío X)

      Eliminar
    2. Creo que por esos años se destacaban "los curas obreros".

      Eliminar
    3. En América del Sur echaba andar "la teología de la liberación".

      Eliminar
    4. Existía antiguamente el "Juramento Antimodernista", del Papa San Pío X, que todo sacerdote tenía que hacer, pero fue suprimido en 1967, (después del concilio).

      Eliminar
    5. Interesante. Pero con respecto a ese progresismo o modernismo, ¿cómo integrar lo que decía el Papa San Pío X con lo que dice el actual Papa Francisco?

      Eliminar
    6. Yo creo que eso no se puede "integrar", o por lo menos, sería muy difícil. Dado que el gobierno de la Iglesia es un cuerpo "colegiado", en el cual coexisten obispos progres y obispos "tradicionalistas" sería muy dificil que hubiera "integración" o mezcla de ambas maneras de concebir a la Iglesia. Más bien creo que la Iglesia vive, en los últimos años, una "tensión" entre lo tradicional y lo progre, en donde cada una de las partes defiende sus posturas... tremendo lío.

      Eliminar
    7. Hombre decir que no había grabadoras en aquél tiempo y no podemos saber lo que dijo realmente Jesús o decir que el demonio es un símbolo (figura simbólica) como dijo el Superior General de los jesuitas, no ayuda mucho la verdad.

      Eliminar
    8. Alfonso, el valiosísimo legado de San Ignacio de Loyola y los jesuitas jamás podrá ser borrado ni manchado, eso quisiera el demonio, por eso ataca tanto a esta orden y a tantas otras Obras de Dios. A nosotros nos corresponde orar por todos nuestros sacerdotes, honrar su legado y rezar por la santificación de los que todavía hacen parte de la Iglesia militante.

      Ad maiorem Dei gloriam!

      Eliminar
    9. ¡Qué buenas reflexiones hacéis! Gracias. Dan tema a meditar, por la dificultad de reconciliar posturas de buena fe. Realmente no sabe uno qué hacer, si seguir intentando ver lo bueno o salvable de cada “bando” (acoger la diversidad), o si decidirse por uno de los dos bandos y considerar al otro decididamente errado y dañino.

      Eliminar
    10. Creo que la Iglesia debe progresar, profundizar, en la fe que nos ha sido dada. Es como la sal en un guiso que da sabor a todo el guiso; aunque sea pequeña la Iglesia, sea un remanente, siendo leal a Cristo, conseguirá salvar a muchos.

      El problema está en que es depositaria de unas verdades de fe que las debe de conservar y entregar, todas ellas, enteras, tal y como las ha recibido, a todos.

      Pongo un ejemplo, hay muchos sacerdotes que desearían actualmente bendecir a las uniones, matrimonios, homosexuales, pero eso supondría que se acepta implícitamente lo que lleva tras ello, vientre subrogado, adopción de niños, falta de complementariedad de una madre o de un padre en la educación de los hijos, etc... por tanto mantener que un homosexual está llamado a la castidad hace que la sociedad incite a la Iglesia a ser "progresista", y a evitar el tradicionalismo, teniendo siempre consigo actualmente "la espada de Damocles" de que sea considerada anacrónica en los tiempos actuales.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Karina mi nombre es Enrique. Aquí sale mi foto es de hace más de diez años, pero creo que vale igual.

    https://grupos.emagister.com/debate/medidas_y_distancias/6625-242628

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iké
      Qué bueno conocerte. Aunque ya esté viejita la foto.

      Eliminar
    2. Gracias, a ti y a Karina. Un abrazo a ambas.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    9. Pues me borré hace tiempo de Facebook. Entonces Facebook no me ha borrado.

      En mi perfil tenía una foto "sosteniendo una lagartija". Miraré por si acaso. Gracias.

      Eliminar
    10. Listo! Gracias por contestar el mensaje!

      Eliminar
    11. De nada. Tenía que estar borrada esa cuenta Karina, no entiendo nada de nada de las redes.

      Eliminar
    12. No te preocupes,Enrique, Discúlpame por haber dudado de tu identidad.

      Eliminar
  9. "Todas las concepciones humanas, vengan de donde vengan, tienen su lado bueno y su lado malo. Hay que saber asimilar y tomar todo lo bueno y ofrecerlo a Dios, y eliminar todo lo malo(AdFP, 552)".

    Padre Pio de Pietrelcina

    ResponderEliminar
  10. El comunismo infiltrado en España es como ahora en Venezuela con los bolsas que nos oprimen. Esa vaina de herejes no paran de curucutear y destruyen la iglesia.

    ¿Que no le mataron a su tío abuelo en el seminario de Barbastro, padre? ¿Cómo permitió luego Franco que los comunistas fueran estudiar a Roma para tener una chance de corromper la patria?

    ResponderEliminar
  11. Las cosas en las periferias se ven de forma muy distinta a como las ven en España. Cada vez me queda más claro. Sólo lamento y seguiré lamentando los maniqueísmos. Esos cuentos de buenos y malos, de santos tradicionalistas, guardianes, y "caballos de Troya" son versiones oficiales y superficiales. Tal vez el caso de España aplique para lo que comenta el padre, pero Latinoamérica era otro contexto. Con sus bondades y sus desgracias. La vida, repito, es más compleja que dos bandos. Siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la vida espiritual solo hay dos bandos o estás con Dios o contra él, no hay termino medio, ni componendas de ninguna clase.

      Eliminar
    2. Son "las dos ciudades" a que se refería San Agustín de Hipona.

      Eliminar
    3. Pues, con todo respeto, que manera tan obtusa de juzgar la historia, Iké. Así no funciona el mundo real.

      Eliminar
  12. Hoy está marcado como el día que se recuerda a la beata Martha Robin.

    ResponderEliminar
  13. Pues como no se mucho de este tema, me limito a aprender y a leer los comentarios.

    Rocio

    ResponderEliminar
  14. Libro, El día del Juicio de Andrea Tornielli y Gianni Valente para la editorial italiana Piemme.

    Tornielli y Valente, dos de los vaticanistas más conocidos e informados a nivel internacional, escriben en la introducción del libro: “Lo que estamos presenciando no es solamente el surgimiento del ‘mysterium iniquitatis‘, del misterio del mal y del pecado que la ataca desde dentro y que siempre ha existido. La novedad de nuestros tiempos es que falta, precisamente en la Iglesia y también en algunos de sus pastores, la conciencia de lo que es la Iglesia […] Es una mezcla auto-referencial y destructora. Las páginas siguientes pretenden ayudar al lector a que distinga entre la verdad, verdades a medias y la desinformación divulgada por varios autoproclamados ‘medios católicos’, acompañándolo en la comprensión de lo que verdaderamente está sucediendo”.

    Tornielli y Valente no se apoyan en sus sentimientos o convicciones personales. Se basan en los documentos. Utilizando como punto de partida precisamente ese “comunicado” de once páginas, titulado ‘Testimonios en los cuales el exnuncio Viganò reconstruye el caso de Theodore McCarrick, cardenal y arzobispo de Washington de 2000 a 2006, acusado de abusos sexuales de seminaristas adultos y de un menor‘.

    Con información de La Stampa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese libro seguramente causará muchas controversias. Creo que por el momento solo en italiano se podrá adquirir.

      Eliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Padre, las personas con malas intenciones al contrario de lo que quieren, lo que logran es darle gloria a Dios y salvar almas, gracias por todo, Dios lo bendiga.

    ResponderEliminar
  17. Dios es el Señor de la Historia.

    Quizás lo ocurrido fuese el mejor de los escenarios posibles.

    Aunque imaginemos otros movimientos en el tablero.

    Aquellos fueron los mejores sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, que por esa regla de 3 el Nazismo de Hitler tb sería el mejor de los escenarios posibles y el Terror Rojo (36-39) lo mismo.


      ¿Quién sabe?
      Cómo dice el padre Fortea el mal es un pozo sin fondo.

      Esos hechos fueron atroces, pero podían haber sido atroces al cuadrado, al cubo, a la enésima potencia y hasta el infinito.

      Dios pone límites al mal.

      Eliminar
  18. PAZ Y BIEN PARA TODOS Y TODAS, COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON EL SACERDOTE Y HERMANO JOSÉ FORTEA EN ESTE POST Y EL ANTERIOR.

    ResponderEliminar
  19. En primer lugar cada persona es responsable de sus actos. En segundo lugar, como decía san José maría, “sólo se caen las hojas muertas”. Si reducimos la fe a ir a Misa los domingos y las fiestas de la Iglesia; a llevar a nuestros hijos a colegios católicos; y a dar limosna de vez en cuando para lavar nuestras conciencias, entonces a la primera tormenta la edificación se vendrá abajo, porque la fe católica es mucho más que un conjunto de normas. “Cuando nos limitamos a cumplir con lo estrictamente necesario en cualquier momento no haremos ni lo estrictamente necesario” (Eremitas del Desierto). Creo que este es el camino por el que transcurrió parte de Europa. La fe católica reducida a unas cuantas de normas, más tarde o más temprano, o mejor dicho, en cuanto pasemos a condiciones adversas, termina por extinguirse, esto en mi opinión, es justo lo que ha pasado con Europa. ¿Qué pasaría con un nido construido sobre cualquier rama de un árbol? Cualquier niño lo cogerá y lo destruirá, o quizá una fuerte tormenta de viento rompa la rama y caiga al suelo. Ningún ave experta construiría un nido en este lugar. Pues nosotros lo mismo, si construimos nuestro nido de fe católica en un sitio tan poco consistente como cualquier rama de un árbol, debemos de saber a qué nos exponemos a perder la fe, o que ésta pase a ser secundaría, o colateral en nuestra vida, o simplemente que muera.

    ResponderEliminar
  20. Como no queremos ser esos católicos que a la primera, o segunda, o tercera de cambio pierden su fe católica, recordemos que hoy en Madrid celebramos la dedicación de la Basílica de Letrán. Como sabéis la fiesta es mañana, pero mañana en Madrid celebramos a nuestra patrona, Santa María la Real de la Almudena. Y pequeño recordatorio más, sabéis que la Basílica de Letrán es la catedral de la diócesis de Roma, y el Santo Padre es el obispo al que pertenece esta catédra, por eso la Iglesia en comunión con el obispo de Roma celebramos la dedicación de la Basílica de Letrán. El Vaticano es la sede del obispo de Roma, la Basílica de Letrán es la cátedra. Así que todos unidos y en comunión con el santo Padre celebramos esta fiesta y en comunión permanente para que cuando arrecien vientos fuertes podamos sortearlos; si no somos hojas muertas será difícil que caigamos.

    ResponderEliminar
  21. Me sorprende que los obispos no estuvieran al tanto de la tendencia a tener instituciones y mitos que son un reflejo especular del cristianismo.

    Por otra parte resulta llamativo el descenso de la religiosidad experimentado en España en tan sólo unas décadas en las que, además, si la jerarquía eclesiástica y el clero han destacado en algo, ha sido en su antiespañolidad (España colonizo América para su expolio; Papa Francisco) su promoción del paganismo (El clero en Vascongadas y Cataluña promoviendo el nacionalismo, es decir el culto a la patria y a la raza, cosa que es una forma de paganismo o de luciferianismo) y la destrucción demográfica del pueblo y la sociedad cristiana (apoyando la inmigración desbocada ; Papa Francisco y el fundador de mensajeros por la paz)

    ResponderEliminar