miércoles, noviembre 28, 2018

Qué bonitas eran las vidrieras antiguas. Las modernas son horriblemente espantosas.



La vidriera que he puesto es de Santa Margarita de Escocia. La última monarca de ese reino fue católica.

Dios ha puesto siempre personas a mi lado que han sido manifestación de su amor por mí. En mi primera parroquia, sobre todo puso a un matrimonio que me trataron como a un hijo. Su afecto fue imprescindible en una parroquia con problemas tremendos. Su consejo siempre fue sabio. Con ellos junto a mí, nunca me sentí solo.

En mi segunda parroquia, Dios puso a una santa que me guio por el buen camino, también puso a un grupito de parroquianos se convirtieron un apoyo necesario. Con ellos cenaba, comentaba las cuestiones, me iba con ellos al cine. Qué gratos recuerdos.

En mi tercera parroquia, la sacristana hizo de madre. Toda su familia me acogió como a uno más en casa, en las cenas de Nochevieja. Continúo esa relación diez años después de salir de esa parroquia. A esa sacristana la quiero ahora tanto como entonces.

Cuando estuve en Roma, tuve varios amigos que acompañaron mis años, mis cenas, mis paseos. No estaban allí por casualidad. Ellos fueron la materialización de ese amor de mi padre Dios. Sin ellos, mi estancia en Roma hubiera estado acompañada solo de libros.

En mi regreso a Alcalá, otra vez Dios puso en mi camino a una persona que ha cumplido esa misión de acompañarme, aconsejarme y rezar por mí.

Gracias a todos. Cada uno con su carácter, con su personalidad, con sus virtudes, pero cada uno me ayudó y me alegró la vida porque así lo quiso Dios. Cuando me hago amigo de alguien, continúo mi amistad para siempre. Pocas cosas alegran tanto mi existencia como la amistad.

27 comentarios:

  1. Excelente día, cada amigo es una bendición de Dios.

    ResponderEliminar
  2. Qué hermosos recuerdos. Me hace reflexionar de la misma manera y ver en mi vida las personas que Dios ha puesto en mi vida.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Las vidrieras de antes, qué hermosas.

    Todavía muy joven creía que eso se aprendía en la escuela y me metí a unos talleres de arte. Aprendí algunas cosas, lo malo son los materiales que le dejan uno sin neuronas de lo tóxicas que pueden llegar a ser.

    Ojalá nos dieran ese tipo de cosas en la escuela, restauración de arte, construcción de catedrales, música sacra, no sé sería distinto, hasta cocina.

    Qué diferente sería todo.

    Lo digo porque mis mejores alumnos suelen tener una actividad extra a la escuela, tocan música, hacen deporte, pintan, los que hacen algo extra siempre sobresalen porque su atención no está saturada por los estudios.

    En cuanto a la amistad, se dice que quien tiene un amigo tiene un tesoro ciertamente Dios nos bendice con los amigos. A mí me da muchísimo gusto que Dios le haya cuidado a través de todas esas personas amigas suyas.

    A veces uno no lo cree pero el sacerdote vive una paradoja de la soledad en la multitud, y que Dios le haya acompañado así es grato saberlo. Habremos de rezar por todos esos sacerdotes que viven soledad para que no piensen así, ni se sientan así aunque sea momentáneo.

    Padre Fortea como es costumbre le envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No sé cómo se fabrica una vidriera, y probablemente desde que se diseña y fabrica hasta que se instala tenga un proceso laborioso, pero estoy con usted en cuanto a diseño. Las de ahora parecen un fondo de pantalla de esos abstractos que vienen por defecto cuando encendemos un móvil nuevo.

    ResponderEliminar
  6. "Si alguien mira las vidrieras de una antigua catedral desde la calle, no verá más que trozos de vidrio oscuros unidos por tiras de plomo negro, pero si atraviesa el umbral y las mira desde dentro, a contraluz, entonces contemplará un espectáculo de colores y figuras que le dejan a uno sin respiración; Lo mismo ocurre con la Iglesia. El que la mira desde fuera, con los ojos del mundo, no verá mas que lados oscuros y miserias; pero el que la mira desde dentro, con los ojos de la fe y sintiéndose parte de ella, verá lo que veía San Pablo: un maravilloso edificio, un cuerpo bien ensamblado, una esposa sin mancha, ¡un gran misterio!"

    R. Cantalamessa.

    ResponderEliminar
  7. Todo esto de las vidrieras y la amistad está muy bien, pero ahora que estamos en la recta final y a punto de terminar el año litúrgico, y con la esperanza puesta en el siguiente, debería de escribir un poco sobre el Adviento. Ya sé que va a decir que en Internet hay mucho escrito sobre este tiempo litúrgico, y que otros posiblemente escriban mejor que usted, pero no es verdad. Cada uno tenemos nuestro trocito de cielo, y este trocito de cielo es diferente de todos los demás. Cada trocito es un pequeño tesoro que si lo compartimos podríamos contemplar un espectáculo maravilloso, por eso se me ocurre que podría haber un post destinado a este fin. ¿Que le parece, Fortea?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto va por ti Leonardo jejeje...

      "Padre" Fortea.

      Es una broma.

      Eliminar
    2. Sí, ¿Dónde anda Leonardo? 🤔

      Eliminar
    3. Da igual Iké, puedes poner “padre Fortea” no me molesta, y si me molesta mejor, así ejercito la paciencia, la mansedumbre, y el aguante. Estos son los pequeños y grandes retos con los que espero, con la gracia de Dios, comenzar el nuevo año litúrgico. No haciéndolo bien, sino dominándolo; bordándolo. Os recomiendo que vosotros hagáis lo mismo, las cosas vienen mal dadas (a todos los niveles) y vamos a necesitar ser santos ya. No podemos esperar más tiempo. Si en tiempos de relativa bonanza no podemos, olvidaros que podamos cuando las cosas se pongan difíciles, -que se pondrán, y quizá antes de lo que esperamos. Esta muy bien la eucaristía diaria, las oraciones (LH), y alguna que otra disciplina, pero sin paciencia, mansedumbre, y sin aguante, olvidémonos de la santidad y si santidad lo vamos a tener muy crudo en los tiempos venideros.

      Eliminar
  8. Padre me alegro que haya tenido ese privilegio, en mi caso mi gran amigo es mas celestial, agradezco a Dios por mi ángel de la guarda, cada día valoro más ese gran regalo que Dios me ha puesto en mi vida, ese amigo invisible, compañero de vida que suaviza mis sufrimientos, lo he aprendido gracias al Padre Pío que se preocupó siempre de inculcar a sus hijos espirituales el amor y la devoción al Ángel Custodio.
    Decía: «Aprended la bella costumbre de pensar siempre en él. Desde la cuna hasta la tumba, él no nos deja ni un solo instante; nos guía y nos protege como un amigo y un hermano». A que Gran verdad dijo.

    Me encanta los vitrales, sobre ello una bella cita:
    “Las personas son como vitrales: brillan y destellan cuando está el sol, pero cuando se oscurece, su belleza verdadera se revela solo si hay una luz brillando desde adentro.”
    (Elizabeth Kuebler-Ross)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que se cumpla como dijo Marcelino Champagnat:"Qué consuelo y qué paz da morir en brazos de María y en su familia.”

      La Frase completa:

      “Es costoso vivir como buen religioso, pero la gracia y el amor de Dios lo pueden todo y lo llenan todo de gran felicidad. Qué consuelo y qué paz da morir en brazos de María y en su familia.”

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. Misericordia, Señor, misericordia,
    que estamos saciados de desprecios;
    4nuestra alma está saciada
    del sarcasmo de los satisfechos,
    del desprecio de los orgullosos

    ResponderEliminar
  10. Es una gran alegría comprobar cómo el Padre Eterno cuida de su sacerdote.
    Gracias por compartirlo, padre.

    ResponderEliminar
  11. El Padre eterno cuida siempre de todos sus creaturas. Da igual quienes sean estas creaturas, sólo necesitan una cosa: tener por Padre a Dios, y como Dios es Padre de todo lo creado, cuida siempre de todo lo creado sin excepción. De hecho, la creación entera tiene como principio de su existencia el amor de Dios y se sostiene gracias a este amor. Los santos han sido aquellas personas que no han puesto puertas al amor de Dios en ellos, y entonces han sabido como nadie irradiar el amor de Dios en ellos y en los demás. Esto sucede siempre que no ponemos límite al amor de Dios.

    ResponderEliminar
  12. Padre Fortea
    Que especial poder tener un amigo como usted que suerte tienen los que pueden compartir con usted como amigos, sin embargo yo lo escucho tanto y lo leo tanto que ya lo considero mi amigo.

    ResponderEliminar
  13. La amistad es un tesoro y en cada parroquia el sacerdote puede encontrar no solo amigos sino uno verdadera Familia.

    ResponderEliminar
  14. Día 26 ❅❅ ❄❄❄
    ❅❅ Canción Navideña ❅❅
    ❅❅ ❄❄❄
    O Holy Night – Carols from King's 2017
    ❅❅❅❄
    ❄❄❄ ❅❅ ❄❄❄
    ❄❄❄ ❅❅ ❄❄❄
    ❄❄❄ ❅❅ ❄❄❄

    ResponderEliminar
  15. Qué bello testimonio, Padre Fortea. Qué bonito este post de hoy. Gracias.

    «No hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos o tierras por causa de mí y por causa del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo: casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras junto con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna» (Marcos 10:29-30).

    ResponderEliminar
  16. Yo sí no soy así. La gente me aburre en grado sumo. Suelo ser comedido. Me gusta conversar y todo. Pero amo la soledad. Con ella me lleno de paz y regocijo. La gente aburre y uno comete muchas faltas de lengua con cierta frecuencia. Y lo peor es que uno sólo se da cuenta hasta después.

    Disfrutó mucho más de todo (libros o series o películas o paseos en soledad). La vida es más dichosa y ligera. Se pasa volando.

    ResponderEliminar
  17. Saludos cordiales estimado Padre, desde Guayaquil - Ecuador

    ResponderEliminar