domingo, noviembre 25, 2018

Un pequeño rey en un pequeño reino



Cuando era pequeño, creía que en la Edad Media habían existido pequeños reinos de cuentos de hadas. Cuando estudié en serio la Edad Media en mi licenciatura en la especialidad de Historia de la Iglesia me di cuenta de que esos reinos de cuentos de hadas nunca habían existido.

Los cuatro reinos hispánicos en la etapa de la reconquista, el reino suevo, la heptarquía inglesa, Sicilia y alguna breve excepción más son la única muestra de reinos más pequeños de lo usual. Estos y otros reinos como los de Taifas fueron estructuras políticas fugaces.

En la Edad Media solo hubo reinos grandes. Aunque, después, la creación de las naciones modernas todavía ampliara más los límites de los reinos primitivos. Incluso los reinos godos, fundamento de las monarquías posteriores, fueron reinos grandes. Hasta en Suiza, un país pequeño, para ir desde Ginebra a Bad Ragaz hay casi cuatro horas en coche.

34 comentarios:

  1. Ay
    Pues me ha abierto los ojos, yo también he imaginado que en la edad media había pequeños reinos aún sin conquistar por esas grandes, del tipo Carlomagno.

    A saber...

    Y hasta me imaginado a Merlin que lograba crear oro como un buen alquimista. También que ha habido unicornios. Pero que ojalá que ese mundo se queda como muy fantasioso y en mi cabeza.

    Le envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Padre Fortea, esta observación sobre que los reinos medievales (cristianos) eran mayoritariamente grandes, ¿está inspirada en lo que enseña el Papa Pío IX en el nº 19 de su encíclica de 1925 instituyendo la Fiesta de Cristo Rey que celebramos hoy?

    «En lo que se refiere a la concordia y a la paz, es evidente que, cuanto más vasto es el reino y con mayor amplitud abraza al género humano, tanto más se arraiga en la conciencia de los hombres el vínculo de fraternidad que los une. Esta convicción, así como aleja y disipa los conflictos frecuentes, así también endulza y disminuye sus amarguras. Y si el reino de Cristo abrazase de hecho a todos los hombres, como los abraza de derecho, ¿por qué no habríamos de esperar aquella paz que el Rey pacífico trajo a la tierra, aquel Rey que vino para reconciliar todas las cosas; que no vino a que le sirviesen, sino a servir; que siendo el Señor de todos, se hizo a sí mismo ejemplo de humildad y estableció como ley principal esta virtud, unida con el mandato de la caridad; que, finalmente dijo: Mi yugo es suave y mi carga es ligera

    ResponderEliminar
  4. Excelente, siga enseñándonos más sobre la edad media pues es una época muy poco comprendida o mal comprendida, pues mucha gente cree que es como una época oscura o de retraso.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Creo que la plena visibilidad del Sacrificio y Banquete de la Eucaristía es una respuesta natural de la adoración que exige un misterio semejante. De ahí la conveniencia de celebrar la Santa Misa de cara [a Dios y] al pueblo. Y también lo de no poner el crucifijo en el centro del altar sino a un costado.

    Claro que en la práctica, el misterio eucarístico (especialmente la presencia sacramental de Jesús en el pan y el vino consagrados), no será siempre tan visible por la mayoría. A no ser que te sientes en la primera o las primeras bancas. Aún así la liturgia debe en lo posible propiciar la visibilidad plena del Santo Sacrificio.

    Es una lógica parecida a como cuando se expone a Jesús sacramentado en la custodia. Se procura que sea visible para satisfacer del mejor modo posible la necesidad de adoración que implica de por sí la presencia divina en el Santísimo Sacramento.

    ResponderEliminar
  8. La edad media, una época en donde toda Europa y sus Reyes eran católicos, las amenazas a la cristiandad estaban bien definidas: paganismo, en especial el Islam.

    ResponderEliminar
  9. No pocos reinos surgieron de porciones del Imperio Romano ocupadas por pueblos bárbaros.Estos pueblos invasores necesariamente tenian que tener una población suficiente como para poder imponerse al ejército Romano y, tanto ocupar zonas de gran extensión.

    En la isla de Gran Bretaña, el que los reinos fuesen tan pequeños hasta la invasión normanda podría explicarse en el hecho de que los romanos habían retirado su ejército previamente.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Una interesante información sobre la "Edad media". Sería bueno una serie de post sobre "historia de la Iglesia" así amenamente contada para nuestra formación padre. Habemos muchos laicos que nos interesaría saber más de nuestra Iglesia, tener más formación sobre estos temas.
    Historia de la Iglesia en una serie de entregas.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo10:47 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  14. This blog has been deleted by a comment administrator.

    Therefore, all subsequent activity in this ghost blog will be treated as phantom intercourse by Google servers as per RFC 666.03b. Google Inc. declines all responsibility as to any spiritual or physical damage that may ensue from reckless pertinacy in using this dead blog.

    ResponderEliminar
  15. Hoy he soñado que comía con el príncipe de Asturias, en el pueblo en el que soy párroco, en medio de una gran comida popular bajo una gran carpa. El príncipe estaba en su papel de sonreír a todos y ser amable con cualquiera que se le acercara lo suficiente como para obligarle a ello. Yo estaba en mi papel de verlo todo con cierta distancia, sin entusiasmarme, pero sin dejar de ser benévolo ante la situación.

    Ese ha sido el primer sueño de la jornada. El segundo ha sido mucho más delicioso, durante la oración de la tarde. Me encontraba sentado en la sede de mi templo parroquial haciendo mi hora de meditación vespertina, la custodia con el Santísimo Sacramento estaba sobre el altar. Me hallaba revestido con los ornamentos de la misa que había tenido lugar. Y así, rodeado de todo aquel oro, de todas aquellas telas suntuosas de innumerables prendas, sentía un agradable calor en medio de ese templo en el que el fresco de un lluvioso noviembre se empezaba a hacerse notar. Con mi estola sobre los hombros, mi amito alrededor de mi cuello, con mis brazos apoyados sobre los reposabrazos de aquella bella sede de madera oscura, he sentido un sopor irresistible. Las sombras de la iglesia inmersas en un silencio secular secundaban ese beatífico sucumbir. Dado que suelo hacer mi oración con los ojos cerrados, desde la lejana primera fila, nadie se hubiera dado cuenta de lo que pasaba en mi interior. Tal vez alguien hubiera notado que mi mandíbula se inclinaba, pero me seguía manteniendo sentado en un inconsciente deseo de mantener la dignidad de mi posición en el centro del presbiterio.

    Pero lo cierto es que me dormí arropado por todas aquellas vestiduras que llenaban y cubrían la sede. Mi cara seguía siendo hierática, quizá entonces más impenetrable, mis rizos canosos caían sobre la casulla.

    Con las columnas doradas del anciano retablo a mis espaldas, con los santos de madera condescendientes ante el párroco, me sumí en un sopor del que emergió un sueño corto, como un relato breve. Noté que apretaba los dientes, noté que lentísimamente mi espalda se inclinaba más hacia delante, y me hice consciente de nuevo. Entreabrí los ojos con lentitud y me hice consciente de un modo natural de dónde estaba, de mi lugar, de mi posición, de mis funciones, de lo que tenía que hacer, de lo que había hecho, de lo que debería hacer.

    El sueño es frágil y no me esforcé en introducirlo en el tarro de cristal de la memoria. Se evaporó en instantes. Era un sueño pequeñito. Tengo la consciencia plena de haberlo recordado en los primeros minutos.

    Pero se evaporó para siempre.
    ¿Sería un sueño de Papas, de batallas, de asuntos cotidianos, habré soñado con tratados escolásticos? ¿Ese sueño estará consignado en algún pesado libro en algún interminable pasillo de una biblioteca romana bajo bóvedas renacentistas decoradas con motivos falsamente clásicos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Google will send you and your dreams to the Netherworld of Lost Souls, where Fr. Fortea dwells permanently. The same dreams you have depicted were published in 2006, namely in pages 345-6 of Fr. Fortea's Entre los libros y los demonios.

      Fr. Fortea will surely welcome a soulmate who shares his dreams. Remember RFC 666.03b!!!

      Eliminar
  16. Los Castillos eran el encéfalo del reino, su naturaleza castrense no impidió que legaran al mundo grandes joyas de la arquitectura.
    Gracia por su post Padre Fortea.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario "no" ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Hasta ahora... No entiendo para que sirven los reyes y etc... Es decir cyal es su utilidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rey en España tiene el máximo rango militar del ejército. Por ejemplo en España fue clave su intervención en la tele para evitar el levantamiento militar que quiso realizar Tejero. También ha sido importante para la ejecución del artículo 155 en España recientemente. Esto por no hablar de su importancia como ariete en el inicio de las relaciones internacionales con los países del mundo que no mantienen ninguna relación con España.

      También hace de España que sea una Corona. Tradicionalmente España ha sido a lo largo de su historia una Corona.

      Eliminar
    2. El rol de los Jefes de Estado de los distintos países del mundo coincide en muchas de sus funciones. Por ejemplo en el caso de España ahora, según la Constitución:

      «El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones […]

      ⓐ Sancionar y promulgar las leyes.
      ⓑ Convocar y disolver las Cortes Generales y convocar elecciones en los términos previstos en la Constitución.
      ⓒ Convocar a referéndum en los casos previstos en la Constitución.
      ⓓ Proponer el candidato a Presidente del Gobierno y, en su caso, nombrarlo, así como poner fin a sus funciones en los términos previstos en la Constitución.
      ⓔ Nombrar y separar a los miembros del Gobierno, a propuesta de su Presidente.
      ⓕ Expedir los decretos acordados en el Consejo de Ministros, conferir los empleos civiles y militares y conceder honores y distinciones con arreglo a las leyes.
      ⓖ Ser informado de los asuntos de Estado y presidir, a estos efectos, las sesiones del Consejo de Ministros, cuando lo estime oportuno, a petición del Presidente del Gobierno.
      ⓗ El mando supremo de las Fuerzas Armadas.
      ⓘ Ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley, que no podrá autorizar indultos generales.
      ⓙ El Alto Patronazgo de las Reales Academias.



      ① El Rey acredita a los embajadores y otros representantes diplomáticos. Los representantes extranjeros en España están acreditados ante él.

      ② Al Rey corresponde manifestar el consentimiento del Estado para obligarse internacionalmente por medio de tratados, de conformidad con la Constitución y las leyes.

      ③ Al Rey corresponde, previa autorización de las Cortes Generales, declarar la guerra y hacer la paz.»

      [Constitución española de 1978 – Título II: De la Corona (arts. 56‒65)]

      Eliminar
    3. Pero una Jefatura de Estado que se recibe por herencia y no por un ejercicio democrático... puede no ser siempre algo bueno.

      Eliminar
  19. El único reino que me gustaría conocer es el reino de Dios.

    "Buscar el Santo Reino de Dios significa esforzarse para que reine siempre y en todos la caridad.”

    (San Juan Calabria)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús es el rey del mundo nosotros debemos meditar de manera muy profunda que tenemos como reyes si el dinero, el poder, el prestigio, la fama, el conocimiento, la ciencia. Solo Jesucristo, es rey en mi vida, en la sociedad y en el mundo entero. Todo en este mundo presenta verdades aparentes, Jesús es la verdad profunda, en él no hay engaño, en Él no hay mentira. Jesús es el gran motor, la gran inspiración en la vida del ser humano. Hay otras realidades que nos expone a sufrimientos innecesarios, porque son realidades cambiantes, caducas, volátiles, el cual generan inestabilidad en el alma humana. Cuando la vida esta construida en Jesús, vivimos con más paz, mayor fortaleza, con mas esperanza, porque sabemos que el rey, el gobernante el supremo, principio que gobierna nuestra existencia, el amor de Dios manifestado en Jesucristo nuestro redentor.
      Jesús es rey desde la cruz, su trono no es un palacete, su vida es la de un hombre simple, un hombre que carga sufrimientos que lleva cruz, lejos del boato, muy lejos de la solemnidad, de la opulencia, en la que viven los llamados gobernantes o reyezuelos del mundo, el reinado de Jesucristo es un reinado desde la humildad, desde el amor, desde la entrega diaria hasta el misterio mismo de la cruz.

      Eliminar
    2. Qué bueno. Gracias.

      “Hay otras realidades que nos expone a sufrimientos innecesarios, porque son realidades cambiantes, caducas, volátiles, el cual generan inestabilidad en el alma humana. Cuando la vida esta construida en Jesús, vivimos con más paz, mayor fortaleza, con mas esperanza”

      Eliminar
  20. ¿Para qué valen los reyes? Creo que en la actualidad todos los países del mundo tienen la figura de Jefe de Estado… y en algunos países esta función la hacen ❶ los reyes históricos (como España, Japón, Inglaterra, Tailandia, Suecia, etc.), en otros ❷ una persona elegida periódicamente (Alemania, India, Italia, Finlandia, etc.), y en otros ❸ el mismo presidente ejecutivo (México, Francia, China, USA, Rusia, Brasil, etc.).

    ¿Cuál de los 3 sistemas es mejor? Pues como siempre, hay opiniones de todo tipo. Los partidarios de las monarquías por ejemplo indican que un rey es mejor porque les parece ① más independiente (no afiliado a ningún partido político), ② mejor figura de autoridad en momentos de crisis (salvaguarda de las libertades), ③ más visible conexión con la historia y tradición que da identidad a esa nación, ④ deseo humano de la seguridad que da una jerarquía, etc.

    Y como la función de un jefe de estado es en gran parte representativa y ceremonial (que apela a la imagen y al corazón y a la fama), muchos prefieren ver a (por ejemplo) ① la reina Isabel de Inglaterra con su corona abriendo la sesión anual del parlamento que a Frank Steinmeier que es el jefe de estado de Alemania (y nadie sabe quién es ni siquiera reconoce su cara), o ② al emperador Akihito heredero del «Trono del Crisantemo» del País del Sol Naciente (日本) representando a su país que al desconocido señor Sauli Niniistö que es el jefe de Estado de Finlandia (y aunque se tenga razón al argumentar que eso del ‘sol naciente’ es una tontería porque ‘científicamente’ la tierra es una esfera que rota), o simplemente ③ recibir y sacar en la tele al rey Felipe de España —por “plebeyizado” que esté según algunos— que a Sergio Mattarella que es el jefe de estado de Italia.

    Y en relaciones internacionales muchos piensan que es mucho mejor «marketing» un rey o una reina o un emperador que un señor menos conocido.

    Es algo así como regalarle flores a tu novia o a tu esposa, que ciertamente no es estrictamente necesario para que se case contigo o para procrear… pero ayuda.

    También por ejemplo preguntarle a la americana Meghan Markle si hubiese preferido casarse con el hijo (incluso millonario) de algún jefe de estado ‘democráticamente electo’ en vez de con el príncipe Harry.

    La humanidad es así. Pero merece aquí la pena señalar que la figura de Cristo REY nos explica la Iglesia que, a pesar de Él (Cristo) sí ser por derecho propio eterno (y también por derecho de redención o ‘compra’ pagada lo más cara, con su sangre) rey y señor absoluto —legislador, juez, y todopoderoso— de toda la creación y todos los países y personas, ««aunque era Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres»» (Filipenses 2:4-7). Y que al Cristo Rey que celebramos ayer domingo y toda esta última semana del año litúrgico antes de comenzar el nuevo año con el Adviento, no es para imponer la religión por la fuerza o justificar nuestro dominar a otros (lo cual es usurparle, como hemos hecho los cristianos muchas veces), sino el declararlo públicamente a Jesucristo como Rey de nuestro corazón, de nuestra inteligencia, y de nuestra voluntad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los primeros ejemplos no son del todo buenos. Porque ahí es más la popularidad de ciertos personajes en contraposición a otros que casi nadie conoce. Más que porque los primeros representen a ciertas monarquías. Algunas de las cuales resultan odiosas y en extremo decadentes como la inglesa.

      Y en todo caso la pompa y demás frivolidades pueden hacer que la gente se incline más por unos que por otros. Por el espectáculo nomás. Y no por valor moral o cualquier otro motivo serio.

      Eliminar
    2. La que sí me gusta mucho es la figura de Margaret Thatcher. Esa mujer fue un roble en todo sentido. Y sin tantas payasadas y ceremonias superfluas. A pesar de las dificultades que tuvo con las clases obreras llevó a England a un nivel de prosperidad económica y seguridad como pocas veces se había visto en la Europa de aquel entonces.

      Eliminar
    3. Y qué rico que la gente de un país te admire y siga por tu brillante gestión y cualidades morales y no solamente por un montón de joyas anticuadas o el color de una capa o por un gran número se sirvientes ridículamente vestidos.

      Eliminar
    4. No sé Leonardo a veces se es más feliz teniendo poco que teniendo mucho. Aunque siempre habrá gente que esta forma de pensar no va con la forma del ser humano: el querer progresar. Parábola de las 10 minas.

      Si tienes poco pones todo lo que tienes en la Providencia de Dios, si tienes mucho puede ser motivo de separarte de Dios, poner tu confianza en lo que tienes (idolatría).

      Eliminar
    5. A ver si me explico mejor. Si tienes fama, prestigio, etc... siempre tendrás que ir cuidando y alimentando tu buen prestigio, siempre serás un esclavo de él.

      Por eso a veces Dios te quita el prestigio, la fama, para que confíes en él.

      Eliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar