jueves, diciembre 06, 2018

40 años de constitución española: francamente "bien"



He visto hoy el programa (emitido el martes) de Antena 3 para conmemorar los cuarenta años de la aprobación de la constitución española. No cabía más infantilismo en aquellos 60 minutos de elogio conmemorativo. Yo creo en las constituciones. Siempre he estado a favor de ellas, de que vivan en libertad, se reproduzcan y tengan una vida dichosa.

Pero ese programa se ha enfocado exclusivamente en mostrar lo espantosa, lo horrible, lo triste, lo desesperanzada que era la vida de los pobres españoles a los que les hubiera tocado en desgracia vivir en esa era de tinieblas preconstitucionales. Una era que ni el peor capítulo de Juego de Tronos podría describir en su maldad y espanto.

Todo el tiempo aparecían entrevistas en las que un pobre ciudadano octogenario (y próximo a la defunción) se quejaba de que aquí cenábamos unos huevos fritos con chorizo, mientras que en Europa se desayunaban ya por la mañana con una langosta hecha al punto, y algo de caviar sobre la tostada con mantequilla.

Aquí la mujer vivía sometida al marido, mientras que en Francia la mujer ya votaba desde el siglo XVII.

A mí me metieron en la cárcel ocho años por estornudar en catalán. Y a mí me torturaron por hablar con acento gallego.

Por la calle patrullaba la Gestapo ayudada por las SS, hacía mucho frío, las noches eran más largas y se veían orcos por los pueblos.

Fin de las citas sarcásticas que me he inventado. Continúo yo. Soy un demócrata convencido y, por tanto, me gustaría que las constituciones fuesen cuidadas con esmero. La nuestra ha funcionado bien, salvo en aquellos puntos que ya, desde el principio, los expertos advirtieron que funcionaría mal.

Esto pasa cuando los que se ponen manos a la obra son políticos y no expertos. Los varios puntos de futuras averías en el motor ya fueron advertidos por los expertos desde el principio, pero Suárez dijo que no, que no pasaba nada. Primera parada en el taller: método de constitución del Consejo del Poder Judicial. En fin.

Incluso el tema de que sea el primer varón el que herede la corona, también se le advirtió al rey que era un tema que habría que pensarlo más. Pero, efectivamente, el lío dinástico que había en casa hizo que don Juan Carlos I dijera en voz baja que las cosas se dejasen como estaban en el borrador.

Eso sí, me alegro de que no se mencione a Dios ni en una sola de sus páginas. De lo contrario, hubiéramos tenido que pasar por el mal trago de sacarlo. Porque, sin duda, aquí en España, hubieran sacado esa mención.

La constitución que tenemos es francamente mejorable. Para empezar, tenemos un senado que nunca, jamás, ha constituido un poder independiente del Poder Ejecutivo. Y eso, evidentemente, no es una cuestión menor. Si una constitución no logra, ni siquiera, la independencia de los tres poderes del Estado, pues apaga y vámonos. Después vendría, como era lógico la invasión de la política en el poder judicial. Pero ya la constitución estaba mal construida en sus pilares esenciales, lo otro era una mera consecuencia.

Los que la defiendan dirán que es que fue fruto del compromiso, del pacto. Muy bien. Se podía haber llegado a un consenso, pero a un consenso con un buen texto constitucional: perfecto, sencillo, bien armado, coherente.

Una cosa es celebrar la democracia y otra felicitarnos por un texto manifiestamente mejorable.

36 comentarios:

  1. ¿Comían langosta? Jejejeje
    🙄🤣😂

    ResponderEliminar
  2. Le mando saludos Padre Fortea, es un descubrimiento saber que su constitución tiene mi edad, es bastante joven !!! Jejeje

    Lo que dice lo escribe con gran razón, ahora hay que hacer modificaciones porque los tiempos son otros y las necesidades de los pueblos imperan en la tradición familiar.

    Lo contacto con los más jóvenes, aún hay esperanza, está generación que tengo los más pequeños de 15, son más tradicionales, rezo pprpor que no se corrompan.

    🙏

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Leo en wikipedia que el obispo don Marcelo González Martín avisó, desde el principio, de las cinco graves omisiones que dañaban seriamente a la constitución del 78. Son las siguientes:
    1-La exclusión del nombre de Dios en una nación de bautizados.
    2-Falta de referencia a la ley natural, con lo que las leyes quedan a merced de los poderes públicos.
    3-Falta de garantías para la libertad de enseñanza. Y falta de seguridad a los padres para la formación religiosa de sus hijos.
    4-Falta de tutela para los valores de la familia y del matrimonio. Se abren las puertas al divorcio.
    5-Omisión del veto explícito al aborto.
    Los cuarenta años transcurridos testimonian la mucha razón y lucidez que tenía don Marcelo González Martín. La constitución de 1978 ha permitido toda clase de aberraciones morales, por su inconcreción en algunos puntos. Esa inconcreción ha llevado a España a estar tan corrompida moralmente como está hoy día.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, la Constitución es francamente mejorable y es necesario, toca ya una buena reforma bien consensuada

    ResponderEliminar
  5. Tal y como está la sociedad española actualmente mejor no tocarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que precisamente tal como está hoy la situación española urge una reforma inmediata por el bien de todos

      Eliminar
    2. Bien, pero el problema es: ¿cómo se consigue ese consenso ahora? Lo que a unos parece fenomenal y urgente a otros les parece de lo peor.

      Eliminar
    3. Quizás sea imaginación mía; pero actualmente el gobierno es de claro signo republicano e independentista.

      todas las televisiones en España, quizás Trece no, están apelando a que viene "el odio" de la ultraderecha, y que cualquier partido político de derechas es fascista.

      Recientemente justo tras las elecciones de Andalucía todos los partidos de izquierdas apoyaron a todas las manifestaciones que hubo por diversas ciudades andaluzas para rechazar "el odio" de la ultraderecha. Ya no comento la labor de los CDR (comités de defensa de la república catalana).

      Creo pues que volver a reformar la constitución, sólo sería necesario para nombrar llevar adelante el independentismo y la República.

      Esto ya se vivió en la II República, en la cual Cataluña se declaró independiente.

      Eliminar
    4. Eso mismo opino yo. Hay muchas cosas de la Constitución que no me gustan y que, como sagazmente se apunta por aquí, ya se previó... Pero esas desviaciones pueden igualmente reencauzarse sin necesidad de reformarla, precisamente por su ambigüedad. Quienes pretenden reformarla, sólo pretende abolir la monarquía como símbolo de unidad nacional, y liquidar la aconfesionalidad del estado, en que se declara incompetente en materia religiosa, hacia una laicidad que pretende devolvernos a las catacumbas.

      Eliminar
  6. Una de las muchas cosas que callan los que debían informar y que por tanto ignora la mayoría es que el permiso marital que por ley la mujer casada debía de obtener del marido para disponer de su su dinero y bienes era ya algo común en los Códigos Napoleónicos, de donde pasó al Código Civil español de 1852, y que en España no fue la Constitución de 1978 la que dio esa libertad a la mujer sino que fue Franco quien suprimió el permiso marital dando libertad a la mujer para disponer de su dinero y bienes sin tener que obtener la firma del marido (Ley 14/1975, de 2 de mayo, «sobre la situación jurídica de la mujer casada»).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también callan cómo tal licencia marital legal existió hasta años más tarde en otros países supuestamente más “modernos”, como por ejemplo en Estados Unidos donde las famosas “Head and Master laws” (Leyes del «Cabeza y Señor» de familia) que permitían al marido tener la última palabra sobre el patrimonio familiar no fueron derogadas en todo el territorio nacional hasta 1979.

      Y en Francia no fue hasta 1985 (sí Francia, y sí mil novecientos ochenta y cinco) que la mujer obtuvo igualdad marital completa (mismos derechos legales que el marido).

      Eliminar
    2. ¡Asombroso! La Francia, el país de la "Igualdad, Fraternidad y la Libertad"...¿Que tantas cosas más habrán?

      Eliminar
    3. 😮😮😮😮😮

      Ya voy entendiendo porque tuve una discusión con un novio cuando me pidió cuentas de haberme gastado mi dinero en una guía turística.

      Alucine porque no daba crédito a que me pidiera cuentas de mi propio dinero !!!!


      Que luego de leer tu interesante aportación me queda muy claro porque algunas cosas se siguen perpetuando.

      Eliminar
    4. Q bueno Alfonso! Lo reenvío.

      Eliminar
  7. Por Cástor y Pólux!

    Creo que con la Constitución española no se cumple el dicho de que es mejor un mal arreglo a un buen pleito. Lo digo por la cantidad de concesiones que se hicieron, autonomías, poderes legislativo y ejecutivo no independientes...en fin. A veces la cura sale muy cara y a veces peor que la enfermedad en algunos casos.

    Aquí en Colombia algo parecido con la Constitución del 91'. Con lo del Estado laico (en la CN de 1886 éramos un país consagrado al Sagrado Corazón de Jesús, pero con la excusa del dichoso estado laico pues eso desapareció en el nuevo texto) y el libre desarrollo de la personalidad que ha sido desarrollado de forma vergonzosa sin ningún tipo de límite por los magistrados de la Corte Constitucional (dosis mínima legal, eutanasia, aborto, etc).

    ¿Valió la pena? El precio que hemos tenido que pagar por ciertas libertades ha sido demasiado alto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *Esa expresión antigua de los romanos me ha parecido divertida! Cástor, Pólux, Hércules y todos los dioses 😂

      Eliminar
    2. No conocía a Cástor y Pólux. (Realmente los que conozco es por los cuentos de Astérix: “¡Por Tutatis!” — que creo era Dios galo y no romano) 😂.

      Buenas reflexiones constitucionales. Lo de quitar de la Conatitución al Sagrado Corazón es un ejemplo real de lo que dice el padre Fortea de “pasar por el mal trago de sacarlo” (a Dios de las leyes).

      Eliminar
  8. La imagen tan tenebrosa que se proyecta de la España franquista puede ser uno de esos mitos imprescindibles para el funcionamiento de toda sociedad. Todo mensaje mitico, necesariamente, rezuma simplicidad e infantilismo ya que resulta necesario que sus receptores lo reciban con una acriticidad propia de párvulos.

    De todos modos el contenido de una constitución resulta poco relevante frente a lo que se podría denominar constitución real de una sociedad, compuesta por factores espirituales, sociales y materiales. Tal como se vio, por ejemplo, en las repúblicas iberoamericanas tras su creación con constituciones inspiradas en la de EE. UU, pero con sociedades que no tenían nada que ver con la de la mencionada confederación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena frase:

      «el contenido de una constitución resulta poco relevante frente a lo que se podría denominar constitución real de una sociedad, compuesta por factores espirituales, sociales y materiales».

      Eliminar
    2. ¿Cuándo se ha visto la Constitución que respeta el aspecto espiritual del individuo?

      Eliminar
    3. Una constitución es una manifestación de la parte espiritual de una sociedad en el terreno legal. Por ejemplo, la Constitución de los EE. UU está basada en la idea de igualdad entre todos los hombres,en la de separación entre Iglesia y Estado. Ideas estas que son compatibles con el cristianismo, pero no con otras religiones. En los mismos EE. UU, durante mucho tiempo, los pobres y los negros no podían votar y esto era también consecuente con el principio de la predestinación manifiesta del luteranismo, según el cual estas personas no habían sido seleccionadas por Dios para su salvación eterna.

      Eliminar
  9. Padre son realidades que existieron y muchas veces no nos gustan mirar, pero hay que ver diferentes versiones y no quedarse con una porque sería una manera no parcial de conocer la verdad, como dijo Friedrich Nietzsche :"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas”.
    El día 4 de Diciembre transmitieron un especial la constitución cumple 40, comparto el enlace:

    https://www.atresplayer.com/antena3/noticias/especiales/temporada/la-constitucion-cumple-40_5c0521fa7ed1a82862e5d395/

    Es bueno mirar el lado positivo que son  40 años que aúnen democracia, libertad, concordia y prosperidad compartida, es bueno recordar el gran esfuerzo que hicieron los abuelos donde vivieron  el odio, y en grado extremo, llegaron a matarse los unos a los otros.

    Por eso hay que tener presente en esta época de adviento, que es tiempo de esperanza, de perdón y de reconciliación con Dios y con los demás, que tanto necesita España y el mundo.

    ResponderEliminar
  10. Nuestra Constitución es como Windows 10

    - Promete unas prestaciones y características que no siempre se cumplen.
    - A unos les va genial y a otros les da problemas.
    - Como sistema es un avance, pero lleno de Bugs y errores.

    ¿La Carta Magna se debería reformar? Sí
    ¿Qué consecuencias pueden haber?

    Las mismas que con Windows 10, que con la última actualización de Octubre se han logrado mejoras, pero hay casos en los que algunos PCs han dejado de funcionar.

    ResponderEliminar
  11. A mi me da la impresión que la sociedad española en su conjunto adolece de falta de caridad. Es un reflejo de la sociedad mundialista en la que nos vimos inmersos en el 78.

    ¿El final? Pues yo veo claro que habrá un conflicto, igual que el mundo sufrirá su conflicto abierto. Vamos a ello a pasos agigantados.

    ResponderEliminar
  12. El presidente de Filipinas anima a matar obispos católicos porque los considera “inútiles”
    https://elpais.com/internacional/2018/12/06/actualidad/1544105149_848589.html

    ResponderEliminar
  13. Si yo fuera mal pensado diría que hay un juego de palabras en francamente bien

    ResponderEliminar
  14. Comunicaros q os pedí oración para mi hermano y todo salió bien gracias a Dios.

    Feliz día de la Inmaculada Concepción.

    ResponderEliminar
  15. L. Patrística

    ¡Oh Virgen, por tu bendición queda bendita toda criatura!

    San Anselmo, obispo

    Sermón 52: PL 158,955-956

    El cielo, las estrellas, la tierra, los ríos, el día y la noche, y todo cuanto está sometido al poder o utilidad de los hombres, se felicitan de la gloria perdida, pues una nueva gracia inefable, resucitada en cierto modo por ti ¡oh Señora!, les ha sido concedida. Todas las cosas se encontraban como muertas, al haber perdido su innata dignidad de servir al dominio y al uso de aquellos que alaban a Dios, para lo que habían sido creadas; se encontraban aplastadas por la opresión y como descoloridas por el abuso que de ellas hacían los servidores de los ídolos, para los que no habían sido creadas. Pero ahora, como resucitadas, felicitan a María, al verse regidas por el dominio y honradas por el uso de los que alaban al Señor.
    Ante la nueva e inestimable gracia, las cosas toda saltaron de gozo, al sentir que, en adelante, no sólo estaban regidas por la presencia rectora e invisible de Dios su creador, sino que también, usando de ellas visiblemente, las santificaba. Tan grandes bienes eran obra del bendito fruto del seno bendito de la bendita María.
    Por la plenitud de tu gracia, lo que estaba cautivo en el infierno se alegra por su liberación, y lo que estaba por encima del mundo se regocija por su restauración. En efecto, por el poder del Hijo glorioso de tu gloriosa virginidad, los justos que perecieron antes de la muerte vivificadora de Cristo se alegran de que haya sido destruida su cautividad, y los ángeles se felicitan al ver restaurada su ciudad medio derruida.
    ¡Oh mujer llena de gracia, sobreabundante de gracia, cuya plenitud desborda a la creación entera y la hace reverdecer! ¡Oh Virgen bendita, bendita por encima de todo, por tu bendición queda bendita toda criatura, no sólo la creación por el Creador, sino también el Creador por la criatura!
    Dios entregó a María su propio Hijo, el único igual él, a quien engendra de su corazón como amándose a sí mismo. Valiéndose de María, se hizo Dios un Hijo, no distinto, sino el mismo, para que realmente fuese uno y mismo el Hijo de Dios y de María. Todo lo que nace es criatura de Dios, y Dios nace de María. Dios creó todas las cosas, y María engendró a Dios. Dios, que hizo todas las cosas, se hizo a sí mismo mediante María; y, de este modo, volvió a hacer todo lo que había hecho. El que pudo hacer todas las cosas de la nada no quiso rehacer sin María lo que había sido manchado.
    Dios es, pues, el padre de las cosas creadas; y María es la madre de las cosas recreadas. Dios es el padre a quien se debe la constitución del mundo; y María es la madre a quien se debe su restauración. Pues Dios engendró a aquel por quien todo fue hecho; y María dio a luz a aquel por quien todo fue salvado. Dios engendró a aquel sin el cual nada existe; y María dio a luz a aquel sin el cual nada subsiste.
    ¡Verdaderamente el Señor está contigo, puesto que ha hecho que toda criatura te debiera tanto como a él!
    R/. Proclamad conmigo la grandeza del Señor; por su grande piedad para conmigo.
    V/. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones.
    R/. Por su grande piedad para conmigo.

    Te Deum

    ResponderEliminar