jueves, diciembre 13, 2018

Esta estatua se llama "El ejecutor de la Ley"



Lucía escribió un comentario que es profundo y que creo que merece un comentario, porque está muy argumentado. Por otra parte, me parece muy bien que me lleven la contraria, porque es bueno dialogar y confrontar nuestras opiniones con los que no piensan como uno. Pongo las palabras de Lucía en granate y mi comentario en color negro:

La unidad es positiva cuando es aceptada libremente y no por imposición.

La soberanía (y también las instituciones que regulan la soberanía popular) no son aceptadas libremente. Al revés, ellas son las garantes de la libertad. Si una institución constitucional ha de ser cambiada, no se cambia porque sea aceptada o no, sino según los mecanismos que regule la misma constitución. Si el 51% de los ciudadanos españoles quisiera que los miembros del Tribunal Constitucional se eligieran democráticamente, eso no bastaría. Para cambiar el método de constitución de ese alto tribunal solo se podría hacer a través de los métodos que marca la misma constitución española. En ese caso, lo que piense la mayoría (el 51% de la población) no basta. La formación de ese alto tribunal se le impone a los ciudadanos, incluso aunque la mayoría quisiera otro sistema. Y eso es justo. Las instituciones jurídicas constitucionales no están sujetas a lo que diga la mayoría en cada momento.

La mejor manera de saberlo es siendo demócratas de verdad, que no de palabra, dando la voz al pueblo al estilo de los referendums de Escocia y Canadá, como bien dice Fortea.

En las democracias, no todo se puede decidir democráticamente. Para que sea un Estado de Derecho, la Ley pone límites a lo que se puede decidir. Todos los sistemas constitucionales del mundo, incluidos los más democráticos, expresamente blindan la soberanía. Pero solo ha habido esas dos excepciones citadas. También Alemania prohíbe negar el Holocausto. Pero esa es una ley muy debatida entre los juristas.

La legalidad vigente no puede inclinar la balanza sólo a un lado del conflicto no es justo, quedaría la mitad de la población defraudada e impuesta al castigo de no poder dar su opinión en un tema tan trascendente.

Cuando dos partes no se ponen de acuerdo, lo que se impone es la fuerza de la Ley. En este conflicto, se haga lo que se haga, una mitad de los catalanes va a quedar defraudada.

No es delito dar la opinión. Lo que es delito es que la autoridad inferior desconozca la ley de la nación. En todo país, quebrantar la Ley conlleva una pena.

El nacionalismo y en concreto los independentistas deben de defender sus posturas sin odios, efectivamente, pero el poder central debe de buscar soluciones políticas a un problema político que se le escapa de las manos y que se enconado día tras día con su cerrazón.

Un problema político que se le escapa de las manos es un modo eufemístico de definir la campaña de indoctrinamiento y discriminación que se ha llevado desde la Generalitat desde hace años.

No puede haber diálogo alguno cuando a una de las partes, por defender su postura, se le dice ha caído en la cerrazón. Si los nacionalistas defienden la independencia con el 50% de los votos, defienden la libertad, un derecho. Si los unionistas defienden la unidad, caen en la cerrazón y no tienen altura miras.

Lo mínimo que se requiere para un diálogo es considerar al otro tan igual como uno mismo, y con iguales derechos. Pero si, tras el diálogo, no hay acuerdo, la Ley no por eso se suspende. La soberanía nacional, por propia definición, no admite suspensión en sus funciones. Sí que admite el pacto, eso sí. Pero nunca un estado de suspensión. Pueden suspenderse temporalmente las funciones del parlamento, por ejemplo, cuando se disuelven las cámaras. Podría poner otros ejemplos de otras instituciones. Pero la soberanía nacional nunca se suspende, por definición.

25 comentarios:

  1. Jamón!!! Me encantó el post! Feli noche a todos!

    ResponderEliminar
  2. Un segundo post. Del apasionado tema del nacionalismo.

    😀

    ResponderEliminar
  3. Bon dia de santa Llúcia a tothom!

    «el poder central […] un problema político que se le escapa de las manos»
     ↑
     vs.
     ↓
    «campaña de indoctrinamiento y discriminación que se ha llevado desde la Generalitat»

    Yo también siento que aquí en Cataluña hay desde hace años intenso indoctrinamiento (sobre todo a los niños) y discriminación (a los castellanohablantes). Lo sufro más bien, pues hasta en casa se me mira mal como si fuese uno una suerte de opresor por no haber nacido aquí y no asentir con las tesis nacionalistas.

    Pero las veces que logramos dialogar con sosiego, los jovenes nativos catalanes (de unos 18 años) me dicen que por qué insisto en que han sido indoctrinados en las escuelas, como si ellos no tuviesen inteligencia y criterio propio. Rechazan frontalmente que les digas que han sido manipulados y engañados sistemáticamente.

    Y te dicen que entonces también se tendría que considerar indoctrinación cuando se les enseña religión y la visión del mundo a la que lleva.

    Así las cosas.

    En la era de la posverdad (distorsión autoafirmante de la realidad) esforzarse uno en construir argumentos no parece muy eficaz. Las réplicas factuales son reiteradamente ignoradas. La “razón” de las generaciones actuales parece sólo obedecer a las EXPERIENCIAS personales de cada uno.

    ResponderEliminar
  4. Día 12
    Canción Navideña
    🌟🌟🌟🌟🌟🌟🌟
    Friar Alessandro - Adeste Fideles
    🌟🌟🌟🌟🌟🌟🌟



    ResponderEliminar
  5. ¿Lucía terminó sus argumentos con el manido "y yo no soy (nacionalista, separatista, independentista, etc...) pero sí democrata y les entiendo"?

    Lo que tendría que valorar el Padre Fortea es qué se hace cuando un grupo de población ha utizado los resortes del Estado para radicalizarse y hacerlo con una parte de la población.

    De todo esto no puede salir nada bueno. Y con la apuesta de la confrontación, si los "estrategas" hubiesen hecho su trabajo, nos habríamos ahorrado 40 años de Franquismo.

    Ahora, según están las cosas, el Psoe está más cerca de implosionar y los separatistas de perder su Autonomía.

    Y gracias a Dios que las armas están controladas si no, ya tendríamos tiros en las calles, perquè no es deixen arribar on volem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, no voy a seguir debatiendo so re este tema para no aburrir al personal. Matizaria alguna reflexiones del post de hoy pero no quiero entrar en materia. Los pocos nacionalistas vascos o catalanes que me hayan leído me comprenderán, los otros no ni pretendo
      Discutiria de este tema tranquilamente en una reunión relajada, merendando unos churros con chocolate por ejemplo. Así que al que Le interese que la organice y nos vemos las caras.
      Feliz día de Sta Lucía a todos y que os conserve la vista

      Eliminar
    2. Lucía, es tu santo, así que lo de organizar la chocolatada y pagar la ronda es cosa tuya. Y si vives en Barcelona te puedo sugerir un par de sitios (si no has estado ya) que el chocolate que preparan quita el sentido.

      Eliminar
    3. Lástima, Javi. Soy de Bilbao. Para la próxima

      Eliminar
    4. Y elogio tu propuesta porque aunque podamos diferir en opiniones, fuera de los píxels es como nos conocemos las personas. Y aunque no nos pongamos de acuerdo en esta cuestión, igual en otras de otros ámbito, sí. Las relaciones sociales nos hacen aprender de los demás y crecer como seres humanos. Por mi parte tienes la mano tendida para la chocolatada cuando quieras.

      Aprovecho para enviarte un abrazo y desearte un estupendo día de tu santo.

      ¡Felicidades!

      Eliminar
  6. Casi no lo creo, apareció en el catálogo de Netflix la película...

    Esa de Un hombre para la eternidad, o la titularidad ahí Un hombre de dos reinos . Me ha salido con un 94% de coincidencia, ahora sí la voy a ver a gusto.

    ResponderEliminar
  7. Lucía: ¡muchas felicidades por tu santo!

    Que Dios te bendiga y tu santa patrona te cuide mucho intercediendo por ti.

    ¡Feliz día de Santa Lucía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alfonso, eres un encanto.

      Eliminar
    2. Oh, no sabía de tu santo.

      Muchas felicidades Lucía!!

      Eliminar
    3. Un abrazo Anxelina, eres muy dulce. Seguro que tus alumnos te adoran. Sigue así

      Eliminar
  8. Muy lúcido, Padre Fortea, muy lúcido. A estas cuentas se me ocurre una pregunta que quizá Lucía pueda responderme.

    Se habla de Escocia o Canadá. En el caso escocés no hay duda: la firma del Acta de Unión de 1707 incorporó a Escocia a Gran Bretaña, y en ese documento consta se manera explícita la posibilidad de revocar esa unión si alguna de las partes firmantes así lo decide. Por supuesto, nada que ver con la relación entre Cataluña y España, en todo caso, si es que fuera así, el sentido histórico lo tendría la antigua Corona de Aragón, aunque su unión con Castilla fue tras un matrimonio entre reyes y no tras la firma de un documento legal que se pueda romper.

    El caso canadiense podría guardar más parecidos con Cataluña, pero el 29 de junio del 2000 se aprobó en Canadá la llamada "Ley de Claridad". Según esta ley, Quebec debía aceptar su propia divisibilidad en caso de referendum de independencia. Es decir, que una parte podía decidir separarse del todo, también esa parte debía aceptar que sus partes decidieran quedarse con Canadá y no con un Quebec independiente. Este caso podría aplicarse a zonas catalanas como Tabarnia u otras como los araneses, por citar dos ejemplos bastante llamativos.

    ¿Aceptarían también esa demostración de democracia?

    Dicho lo cual, estoy muy de acuerdo con el Padre Fortea: no todo puede preguntarse en democracia, sobre todo si el objeto de la pregunta trae males mayores que el bien que se pretende preservar con el acto democrático del voto. Y los males son muy mayores si la población está partida casi en dos partes iguales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Pater, agradezco la claridad y contundencia q tiene la verdad de su argumento sobre el tema q nos enseña a contemplarlo con discernimiento.

    ResponderEliminar
  10. ¿Habéis oído hablar de los izbrisani («borrados») de Eslovenia? Son un porcentaje de la población que con la independencia les quitaron repentinamente la nacionalidad. Y se convirtieron en apátridas, ilegales sin papeles en todo el mundo incluido su propio país.

    Yo nunca había oído hablar de ellos hasta esta mañana que me los mencionaron en el desayuno y los he buscado online:

    https://www.elconfidencial.com/mundo/2018-12-12/eslovenia-retirada-ciudadania-25000-personas_1700098/

    Una vez estuve en Eslovenia y me pareció el país más moderno y rico de la antigua Yugoslavia, con la gente más bella del mundo (físicamente), y las estaciones de servicio (en las autopistas) más límpias y ‘gourmet’ que he visto en mi vida.

    Pero veo que como dice el refrán, no puedes juzgar un libro por su portada. La situación de los «descartados» (como diría el papa Francisco) suele pasar desapercibida, hasta que te pasa a ti (o peor, mueres y lo ves en el Santo Juicio) y te lamentas de haberte pasado tantos años de rico Epulón que ni vio a Lázaro.

    Si Cataluña se independizase de España, me veo como uno de esos… «esborrats».

    ResponderEliminar