miércoles, diciembre 19, 2018

Las arcas de la memoria



Hoy he dedicado la mañana a hacer limpieza de la estantería de libros de mi salón. En mi casa todos los libros están en una sola estantería. Cuando entra un libro, tiene que salir otro. Nunca he querido que los libros invadieran mi casa. Esta es una sana costumbre de la que nunca me he arrepentido.

Pero, a veces, dejaba fotocopias, sobres y otros escritos sobre los libros o entre ellos. “Más adelante lo leo con más calma y veo si guardo este escrito”, me decía. Y así se me habían acumulado papeles y más papeles. Hoy he ventilado todo este asunto.

Solo tengo sobre la mesa del ordenador unas pocas cosas que he dejado para mirarlas con más calma: un escrito sobre la magia en el siglo IV y su reflejo en las Rerum Gestarum de Armmino Marcelino, una fotocopia que me pasó un canonista sobre De fridigis et maleficiatis en una decretal de Gregorio IX, un libro Amos Oz cuyos subrayados (míos) quiero volver a releer, y otras cosas. Entre esas otras cosas hay una cuartilla manuscrita que describe un sueño que tuvo un sacerdote de mi diócesis que me contó hace muchos años, antes de morir. Un sueño que, indudablemente, venía de Dios. Probablemente lo contaré dentro de unos días aquí, porque vale la pena contarlo.

En algún momento, he sentido pena por tirar algo porque en un trozo de papel o en una cuartilla había escrito algo que había olvidado completamente. Si no había recordado eso en quince años, y ahora tiraba esa anotación significará que ya olvidaré para siempre ese hecho. Tirar algunos papeles manuscritos significa olvidar para siempre retazos de mi vida. Os aseguro que he sentido dolor varias veces: la pena de olvidar para siempre.

Cuando uno tiene dieciocho años, presta poca atención a esto; la luz del futuro para inundarlo todo. Pero, a los cincuenta años, ciertos recovecos, pasajes y estancias de los años pasados van convirtiéndose en tierra desconocida. Hay tantas cosas que fueron tan importantes para mí en su momento y que ahora al ser iluminadas de nuevo por un escrito reviven y que no me puedo creer que ya no guardara ningún recuerdo de ese hecho.

Una de las cosas que han aparecido es un mapa de México donde había apuntado los lugares que visité en ese viaje del año 2003, creo que fue en ese año. Fue un viaje de un mes, toda una experiencia. Una experiencia personal gratísima e impresionante. Pero de la mayoría de esas jornadas llenas de vida y entusiasmo solo quedaba el recuerdo del nombre de una ciudad, nada más, ni una sola imagen. De otras jornadas quedaba la amabilidad de unos organizadores, el feliz recuerdo de una cena, viajes en coche… Sí, recuerdos sueltos, muchos, todavía muchos. Pero solo una fracción de lo que ocurrió durante ese mes. 

Cincuenta años de vida quedan reducidos, en cierto modo, a recuerdos. Esto no deja de impresionarme. Y os confieso que tengo la sensación de que incluso mi pasado se aleja.

37 comentarios:

  1. Padre Fortea
    Excelente imagen para ilustrar lo que dice en el blog.

    A mí parecer, lo que yo hago cuando siento que algo que Tiro no lo volvere a ver, le saco fotografía.
    A veces scaneo si es un dibujo.

    Como usted he tratado de no acumular, hasta hace 7 años mis pertenencias se reducían a dos maletas grandes bien rellenas.

    Luego de estabilizarme ya tengo muchas cosas, creo que intentare viajar otra vez.

    Tome mi consejo de conservar todo en la nube de internet, sino quiere tenerlo en papel, al final son recuerdos que a veces nos gusta recordar, luego de ello, que la vida pasa otras decisiones serán tomadas, y por personas que nos quieren, así debemos pensar, bien, porque para calamidades ya está el mundo.

    Le envío saludos y sigo trabajando en la recopilación.

    Un abrazo

    PD. Usted es un joven, no nos trate de engañar con sus muchos años ..jejeje

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Los libros que importantes son.

    De tan buena gana debemos leer los libros sencillos y devotos, como los profundos. No te cures de mirar si el que escribe es de grande o pequeña ciencia; mas convídete a leer el amor de la pura verdad. No cures quién lo ha dicho, mas mira qué tal es el dicho. Los hombres pasan; la verdad del Señor permanece para siempre.
    (La Imitación de Cristo)

    Ten siempre a la mano algún libro bueno y devoto y lee todos los días un poco con gran devoción, como si leyeras cartas que los Santos te hubiesen escrito desde el Cielo para enseñarte el camino y animarte a ir allá. Lee también las historias y vidas de los Santos, en las cuales, como en un espejo, verás el retrato de la vida cristiana, y acomoda sus acciones a tu provecho según tu vocación (SAN FRANCISCO DE SALES)

    A Dios hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras (SAN AMBROSIO)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Padre lo que expresa veo que con los pasos de los años, se aprende la virtud del desasimiento que es el camino hacia la verdadera libertad. Para educarnos en esta virtud tengo que revisar mi vida con relación a la libertad y mirar si Tengo ataduras, esclavitudes o verdaderamente soy libre.

      Eliminar
  4. Padre Fortea, si le interesa, o a alguno de los lectores también (si no la conocen), existe una aplicación para móvil llamada Office Lens.

    El funcionamiento es sencillo: utiliza la cámara como escáner y con ello puede digitalizar instantáneamente cualquier nota y automáticamente subirla a la nube en formato PDF.

    Se lo comento porque es una forma rápida y cómoda de conservar notas y cuartillas para así evitar ocupar espacio físico y no perder apuntes que tal vez en un futuro le pudieran ser de utilidad, o bien tener de una forma segura notas que quiera revisitar de vez en cuando.

    Con esto se ahorra utilizar un escáner y la rapidez es espectacular.

    Está disponible tanto en Play Store de Google como en App Store de Apple y es gratuita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. De hecho, el escáner digital lo que hace es fotografiar la foto o el documento. Una simple cámara o móvil con una mínima calidad hace eso.
      Otra cosa es digitalizar una diapositiva o sacar un foto de un negativo. Para eso se requiere un escáner convencional

      Eliminar
    2. Gracias por la sugerencia Javi.

      Eliminar
    3. Un placer Diego.

      Eliminar
  5. Padre espero nos cuente el sueño!

    Este es el himno de Adviento mas hermoso que he escuchado:

    Rorate Caeli

    🌹🌹🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buen gusto tienes, Karina! Gracias por el enlace.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Me encanta Karina. Ya lo estoy compartiendo por WhatsApp como un loco. Gracias por compartir.

      Eliminar
  6. Como decía Heraclito: "Todo fluye".

    ResponderEliminar
  7. Bueno, cincuenta años es una edad maravillosa, pues ves las cosas por encima de la barrera. Sí, les quita el encanto una vez que las conoces, no como cuando eres niño, pero tiene no pocas ventajas.

    Diego, Karina tiene muy buen gusto, pero yo prefiero algo más movidito para estas fechas, "Gaudete": https://www.youtube.com/watch?v=2KSxg9Ij5r8

    ResponderEliminar
  8. Una opción de compromiso es fotografiar los manuscritos con el móvil y copiarlos en un disco duro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anselmo, y no podría con eso. A mí me pasa lo contrario que al Padre Fortea, y casi me van a echar de casa los libros. Por ahora, tengo no pocos debajo de las camas, metidos en cajas, pues es que no me entran más. Por otro lado, me da cierta lástima deshacerme de ellos.

      Eliminar
    2. Mi consejo, Paco, es que si no son libros buenos para el espíritu tengan su final en el cubo de basura, y si lo son regálalos. Yo ya he regalado algunos del NT de la colección la BCPI y otros de patrística, y tengo pensado regalar más, porque creo que mis conocimientos van a ser muy inferiores a la cantidad ingente de libros del espíritu, y de alguna manera algún día espero esta pregunta: ¿para que compraste tantos libros, a quién benefició, no crees que deberías de haber empleado gran parte de este dinero en pan para los pobres?
      Tuve una temporada compulsiva que sólo pensaba en comprar libros y más libros, hasta llegué a agenciar la colección completa de Summa de Teología de santo Tomás de Aquino. Es como al que le da por fumar o por beber. En fin, mientras haya pobres a nuestro alrededor, o un poco más allá, somos responsables de todos los excesos que hagamos, no sólo con los de los de comida.

      Eliminar
    3. Y al hilo de esto, un consejo más: yo creo que todos deberíamos de hacer revisión de la ropa, fondos de armario, que tenemos en nuestros armarios, en nuestras librerías, en nuestros despachos, etc., porque la sobriedad no se refiere sólo a la comida o a la cultura, la sobriedad es todo aquello que sea un exceso, y es un exceso todo lo que no es imprescindible, y de esto vamos a tener que rendir cuentas como administradores de los bienes que Dios nos ha prestado. Además es lógico ¿no? No es lógico que haya personas con necesidades básicas sin cubrir, y nosotros tengamos de todo, y un poco más, o bastante más.

      Eliminar
    4. Techo, me costaría mucho tirar un libro, aunque fuese "El Manifiesto Comunista". Armarios, tres tengo, y llenos. Al final, uno se pone las cuatro prendas de siempre, y deja las demás de adorno. Tienes razón en no pocas cosas, pero lo de los libros, me costaría, y bastante.

      Eliminar
    5. ¿Habrá cosa más bonita que tener una buena bodega, una espléndida biblioteca y una mejor sala de armas en cada hogar? Bueno, a mí me falta un castillo para todo esto, pues la casa se me queda corta, jajaja. Los castillos, tambien son sobrios. Bromas aparte, tienes razón, pero me apena mucho deshacerme de las cosas.

      Eliminar
    6. En cuanto a lo de los pobres, en un estado de bienestar, no tendría que haberlos. Hoy, cualquier pobre, te puede tener un automóvil, pero sí, en algo les ayudo, pero al que veo que realmente lo necesita, pues hay cuento con esto, y no poco.

      Eliminar
  9. Un tema de Mike Oldfield publicado en 1999 que compuso a modo de canción de cuna, en honor al niño Jesús y como esperanza para la humanidad.

    https://youtu.be/t2qSD7WV4Cg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, no la conocía, y mira que me gusta M. Oldfield. Está muy bien la canción. De todas las que ha compuesto, para mí Tatoo. Bueno, sobre gustos...

      Eliminar
    2. Fue un disco un poco raro y desconocido. El típico encargo de la discográfica aprovechando el tirón del cambio de milenio. El título del álbum es para olvidar, y la carátula ni digamos, pero tiene temas interesantes.

      Tattoo es un temazo. Bueno en general Tubular Bells II es un disco genial, porque es una versión muy refinada del primero, que siendo similar suena distinto.

      Eliminar
  10. La falta de memoria es siempre falta de interés: “Conservar algo que me ayude a recordarte seria admitir que te puedo olvidar” (Shakespeare). Conozco una persona que lleva alejada de otra unos cuarenta años y todavía recuerda su número de teléfono, de hecho alguna vez han utilizado este medio para comunicarse entre ellos. Es decir: no hay excusas, la falta de memoria es siempre falta de interés.

    ResponderEliminar
  11. Me muero por saber del sueño! Yo tb he anotado algún sueño alguna vez, es impresionante la rapidez con que se desdibujan en la memoria. Feliz noche a todos

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué tal sale La Biblia Ilustrada para Niños?

    La compré para mi hijo que aunque tiene una de Jerusalén que le compré, quiero que le vaya tomando más interés y por eso estoy intentando con las imágenes de esta y aspectos históricos que dice que tiene.

    La revise y no me pareció mal, pero me gustaría que me dieran su opinión por si la conocen o pueden investigar.

    https://www.elsotano.com/libro-biblia-para-ninos-ilustrada-la-pd-10534468

    ResponderEliminar
  13. ¿Rerum Gestarum?
     ︙
    ¿Armmino Marcelino?
     ︙
    ¿De fridigis et maleficiatis?
     ︙
    ¿decretales de Gregorio IX?
     ︙
    (¿Gregorio noveno?)
     ︙
    ¿Amos Oz?
     ︙

    ¡Ni uno! Ni me suenan. Me levanto, leo este post, y me doy cuenta de lo ignorante que sigo siendo. Y es que por mucha agua que te esfuerces en acumular, siempre será una gotita frente al inacabable mar. Todo es vanidad pelagiana.

    Al conocimiento —como a los libros (o el dinero o la fama o la salud)— también lo roe la polilla.

    Sólo Dios basta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Einstein dijo una vez que "Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas".

      El conocimiento se basa en aprender y compartir lo aprendido, con lo que ese agua acumulada se convierte en un bien preciado, porque bien usada, le puedes dar de tu agua a otros, y a su vez ellos también pueden compartir de sus recipientes.

      Y si el océano es grande, mayor es el reto y más fascinante será ir compartiendo entre todos el agua recogida.

      El tema está en que podamos reconocer que ese agua no viene de nosotros, sino que es un regalo de Dios y que podamos dar de ella al que lo necesite y que no la contaminemos.

      Eliminar
    2. Qué buena reflexión: el conocimiento como don de Dios a compartir unos con otros. ¡Gracias, Javi!

      Eliminar
  14. Padre Fortea, le felicito por su blog. Le conocí aquí en Santo Domingo cuando vino al Congreso de exhorcistas y me aclaró mucho la mente. Soy devota católica, y quisiera orientación en algo más. ¿ A qué correo le puedo escribir?
    Qué la Virgen María Inmaculada lo acompañe siempre y lo cuide

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog en ver cómo web, se puede ver el correo a comunicarse con el Padre Fortea.

      fort939@gmail.com

      Eliminar