martes, diciembre 18, 2018

Que rabia que hoy tenga que poner esta pintura y no las fotos



Hoy hemos tenido la comida de Navidad de los curas de la diócesis. Pondría aquí las fotos, pero el sacerdote que las ha tomado ha debido equivocar alguna letra en mi correo electrónico y no me ha llegado nada. Y este sacerdote es de otro país y justamente de él no sé en qué parroquia está. Y los que estaban a mi lado tampoco lo saben. ¡Si me lees, envía las fotos!

En fin, la comida, como siempre, ha sido un grandísimo gozo. La carne era deliciosa; buena, buena, pero buena de verdad. El postre, as usual, nata entre dos capas de bizcocho: horrible. Hasta los calvinistas tomaban cosas mejores de postre. Llevo más de veinte años luchando contra la herejía y contra ese postre en concreto. Y he obtenido más éxitos en el primer campo que en el segundo. Al cura incrédulo de mi edad, le he aconsejado unas gafas nuevas.

Hemos almorzado en el claustro del antiguo monasterio de las bernardas. El marco era óptimo. Las mesas alargadas ocupaban las cuatro arcadas. Curas mayores y jóvenes, seminaristas y canónigos, entre bromas y chascarrillos, nos lo hemos pasado muy bien. No hemos pecado con la lengua ni venialmente. Y eso que yo he sentido cierta tentación en un momento. Pero la conciencia ha prevalecido.

He digo “canónigos”. En fin, solo quedan dos canónigos y uno no estaba presente. Si hacéis cuentas, veréis, entonces, que solo estaba presente uno. Esa es otra lucha mía, como la del postre. Y eso que no tengo ni el más mínimo interés por canonjía alguna. Ni el más mínimo. Prefiero mil veces ser vicario general que canónigo. Pero, entendedme, una catedral sin canónigos es como un árbol de navidad sin bolas.

Un cura que me sustituyó dos años después como secretario del obispo me ha preguntado qué edad tenía yo. No se lo ha creído cuando le he dicho que cincuenta años. Evidentemente, daba por supuesto que no bajaba de los sesenta. Este tipo de signos me van advirtiendo que me voy alejando de la edad de los seminaristas para adentrarme más bien en la edad de don Felipe Lope Taravillo.

Ah, tenemos un seminarista de cincuenta y cuatro años. Bueno, creo que ya he contado todo lo esencial de esta mañana de adviento.

19 comentarios:

  1. 👏buena representación entonces de la reunión la imagen que acompaña el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja se entiende que aplaudo lo del seminarista de 54...

      Creo que a veces damos importancia a la edad cuando no la tiene.

      Padre Fortea, me dijeron que va estar por el camino de Santiago, el próximo año...que oportunidad para quien le acompañen.

      Enhorabuena

      Eliminar
  2. La queja del postre ya es un clásico en usted, padre Fortea. Aunque tiene razón: es el colofón de un buen ágape. Y a veces se descuida, unas pocas veces por mal gusto y otras, las más, por ahorrar.
    Pero a pesar de ello, y por eso lo felicito, usted siempre lo pasa bien.

    ResponderEliminar
  3. Hola Padre Fortea. Gracias por el post de hoy. Magnífica imagen y magnífica crónica. Esperamos que las fotos aparezcan pronto. Que Dios le bendiga a usted y a todos los seguidores del post. Saludos desde la helada Canadá.

    ResponderEliminar
  4. Para mí el grandísimo gozo es el manjar del peregrino como lo llamaba al sacramento de la Santísima Eucaristía Santo Tomás de Aquino.

    Como decía San Juan de la Cruz:

    ¡Oh manjar divino, por quien los hijos de los hombres se hacen hijos de Dios y por quién vuestra humanidad se mortifica para que Dios en el ánima permanezca! ¡Oh pan dulcísimo, digno de ser adorado y deseado, que mantienes el ánima y no el vientre; confortas el corazón del hombre y no le cargas el cuerpo; alegras el espíritu y no embotas el entendimiento; con cuya virtud muere nuestra sensualidad, y la voluntad propia es degollada, para que tenga lugar la voluntad divina y pueda obrar en nosotros sin impedimento! ¡ Oh maravillosa bondad que tales mercedes quiso hacer a tan viles gusanillos! ¡Oh maravilloso poder de Dios, que así puso, debajo de especie de pan, su divinidad y humanidad y partirse él en tantas partes, sin padecer él detrimento en sí! ¡ Oh maravilloso saber de Dios, que tan conviniente y tan saludable medio halló para nuestra salud! Convenía, sin duda, que por una comida habíamos perdido la vida, por otra la cobrásemos, y que así como el fructo de un árbol nos destruyó a todos, así el fructo de otro árbol precioso nos reparase a todos. Venid, pues, los amadores de Dios y asentaos a esta mesa.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santa Teresa Benedicta de la Cruz, expresó sobre la sagrada eucaristía:
      Como el cuerpo terreno tiene necesidad del pan cotidiano, así, la vida divina en nosotros pide continuo alimento. "Este es el pan de la vida, bajado del cielo." Y en nosotros quien lo hace convertirse en su pan cotidiano, cada día se realiza el misterio de la Navidad, la encarnación del Verbo.

      Eliminar
    2. Sobre los canónigos, les tengo un gran aprecio, los llevo en mi corazón, dos me llevaron amar a la iglesia y que volviera a ella, y estos dos que conocí que Dios los bendiga, son los mejores confesores que he tenido en mi vida.

      Eliminar
  5. ¿Que es un "canónigo?... Me imagino que es un sacerdote, ¿pero cuál es la diferencia? Entiendo la diferencia entre clero regular y clero secular: los primeros son los que siguen una regla de vida, como los pertenecientes a las ordenes religiosas monásticas y mendicantes, (benedictinos, dominicos, agustinos, etc.) y los segundos son los sacerdotes diocesanos, pero los canónigos no tengo ni idea.

    Por otra parte, ¿se pueden admitir personas de 54 años como candidatos al sacerdocio?

    ResponderEliminar
  6. Canónigo:

    https://es.m.wikipedia.org/wiki/Can%C3%B3nigo?wprov=sfla1

    ResponderEliminar
  7. Sobre seminaristas mayores: https://www.lanuevacronica.com/el-seminario-de-las-vocaciones-tardias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante artículo. Se destaca que los seminaristas sintieron su vocación desde muy temprana edad, pero por diversas circunstancias fueron postergando su decisión. Hoy se habla mucho de "crisis de vocaciones sacerdotales", con lo que se quiere dar a entender que ya no hay tantas vocaciones como en el pasado, opinión con la cual no estoy de acuerdo: yo creo que aún hay muchísimas vocaciones, tantas como en el pasado, Dios siempre provee. Lo que sucede ahora es eso mismo que le ha sucedido a esos 5 seminaristas aspirantes al sacerdocio del cual se habla en ese artículo. Ellos sintieron la llamada desde muy jóvenes, pero hubieron circunstancias, por decirlo así, "adversas".

      Lo que yo he podido advertir en mi comunidad es que los padres de familia no aceptan que sus hijos sean sacerdotes, los padres tienen la ilusión de que sus hijos se casen y les den nietos y con esa manera de pensar les educan. Vocaciones si hay, pero lo que sucede es que esas vocaciones son reprimidas.

      Eliminar
    2. Se puede reprimir una vocación?.

      Recuerdo el caso de Jonás y aún haciendo lo contrario que le pedía Dios, terminó haciendo la misión divina.

      Eliminar
    3. Quizás la frase "muchos son llamados y pocos los escogíos" es lo que ha sucedido siempre.

      Eliminar
  8. Muy buena pintura, de seguro los monjes disfrutan de una buena cerveza elaborada en su abadía. Quizá el sacerdote que tomo las fotos aun no se toma la molestia de enviárselas, pero pronto llegarán.

    ResponderEliminar
  9. A mi cada vez me da más la impresión de que lo que falta en la Europa postcristiana no es tanto sacerdotes sino feligreses.

    «De entre las buenas ovejas salen los buenos pastores» (San Agustín).

    Y cada vez me da más la impresión también de que la causa es falta de concienciación y dedicación de los pocos que quedamos de unos y otros (sacerdotes y feligreses) a nuestra misión principal como Iglesia: TESTIMONIO y APOSTOLADO.


    «Id, HACED DISCÍPULOS de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y recordad, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (El Gran Encargo: Mateo 28,16-20)

    ResponderEliminar
  10. Que rabia que hoy...

    Qué rabia que hoy...

    Me parece que la segunda es la correcta. No estoy seguro.

    ResponderEliminar
  11. Tengo ya curiosidad con las fotos, a ver qué le contacte.


    Para enviar fotos el Padre Fortea tiene por lo menos dos correos:


    correodelpadrefortea@gmail.com

    fort939@gmail.com


    También puede comunicarse en las redes sociales, este blog, y las de Twitter, Facebook e Instagram (de sermones)

    Facebook
    Sermones Fortea

    Twitter
    @sermonesF

    Instagram
    sermones Fortea


    En WhatsApp

    Al número 00 52 55 3914 5849

    Los más personales del Padre Fortea


    Twitter

    @joseantoniofort

    Facebook

    https://www.facebook.com/joseantonio.forteacucurull

    ResponderEliminar
  12. Que aburrimiento el padre fortea no vive en el siglo xxi sino en el siglo de don quijoe de la manchA.

    ResponderEliminar
  13. El padre fortea por la manera que habla me parece que es una persona " seca" espiritualmente y vive como en la epoca de don quijote de la macha...vive con sus fantasmas de libros ,bandas sonoras de peliculas viejas , esos retratos y pinturas que pone para ilustrar sus .pist son de la epoca de antes de cristo viejisimos y aburridos.

    ResponderEliminar