martes, diciembre 11, 2018

Un bello martes soleado, tranquilo y feliz



Estos días estoy leyendo la autobiografía de Stephan Zweig, El mundo de ayer. Me está gustando. Gracias a la lectora de este blog que me proporcionó tal obra. He comido hoy con una familia que me es muy querida. Comer con personas a las que les tienes cariño, en un ambiente agradable, unos platos deliciosos, es uno de los grandes placeres de la vida. 

Por la mañana, he estado revisando unos escritos míos sobre el infierno que tanto me ha pedido un lector de Washington DC. Al final la insistencia de este buen amigo (con el que he compartido cenas y charlas) ha tenido efecto. Pero este libro sobre el infierno tengo la sensación de que debo dejarlo reposar. Escribir y alejarme de la obra durante un tiempo, volver a escribir y volver a dejarlo dormir. 

Hay libros que son fruto de la pasión, de una tormenta creadora, que solo se pueden escribir de un tirón. Otros libros son el resultado de calmada revisión, de una labor de relojero más paciente.

He ofrecido mi libro sobre las plagas de Egipto a dos editoriales y a un agente literario. Pero, de momento, sigue durmiendo silencioso en mi casa.

Ya he acabado de jugar mi partida de ajedrez de después de la cena y estoy escuchando la banda sonora de El piano. Una obra musical sobrevalorada, pero muy buena. Ya se ha deshecho el trocito de chocolate que tenía en la boca. Llamaré a un amigo para darme un paseo, mientras hablo por teléfono. Buenas noches a todos.

27 comentarios:

  1. Yo daré un paseo en trineo con youtube por los bosques de Laponia (Finlandia) antes de las Completas, ¡es tan relajante viajar en esos trineos tirados por renos! ...

    ResponderEliminar
  2. Pues nada, buenas noches a todos.

    ResponderEliminar
  3. Yo he comido en la sierra. Un postre delicioso q no conocia: pastel de coco.
    Q paz!
    Q bien viene "el dulce far niente" y no pensar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Il dolce far niente" con un buen libro de compañero, qué sosiego 👌

      Eliminar
    2. Un buen libro! Q gran amigo.
      Yo ahora prefiero el silencio y meditar.

      Eliminar
  4. Acabo de leer la sinopsis de ese libro y me ha despertado interés.
    Yo sigo leyendo la de Posteguillo, Africanus. Son casi 800 páginas! 😅 Éso sí, es apasionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo dándole vueltas si me compro la trilogía, pero aún no lo tengo decidido. ¿Merece la pena?

      Eliminar
    2. Voy por el primero y sí ha valido la pena hasta el momento!

      Eliminar
  5. Abrir espacios para EL QUE VIENE...y nos salvará.

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches
    Acá termina Nando de cocinar un arroz con vino, muy deli

    Le hice modificaciones. Grato es saber que ya puedo tener algunas de sus obras en físico, en una librería mexicana encontré varios de sus libros editados en impresos.

    Buenas vacaciones...ya en este precioso periodo.

    ResponderEliminar
  7. Mañana u hoy en España, celebramos el día de la Virgen de Guadalupe Imgen de la Virgen , normalmente coincide con el Evangelio de la visita de María a su prima Isabel.

    Pensamos algunos que es porque Santa María de Guadalupe, ha venido embarazada a visitar a México, apareciéndose a san Juan Diego.

    ➡️1477-Se llenó Isabel del Espíritu Santo

    ➡️1108 La visitación de Santa María a su prima santa Isabel como símbolo de los dos Testamentos que se abrazan en la Escritura

    ➡️982 Dos luces sobre María y Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Q hermosura los sermones. Gracias.

      Eliminar
    2. La política es un rollo. Nada es nuevo, círculo sin retorno donde todo está visto. Los mismos perros con distintos collares.
      Hay otros mundos. Exploremos.

      Eliminar
  8. Cataluña:. Su reino no es de este mundo
    Jesucristo: Rey de los judíos
    Arriba España!!

    ResponderEliminar
  9. Mirando ahora en Wikipedia quién es este escritor Stefan Zweig (que por lo visto era famosísimo a principios del s. XX) pone que era amigo de Theodor Herzl (el ‘padre’ del sionismo o nacionalismo político israelí) y me llama la atención porque tuve una época en que “Der Jundenstaat” («El estado judío») era casi mi libro de cabecera.

    Y más aún sorprende leer que Zweig consideraba ese plan sionista como “obtuso y disparatado”. Pues ese disparate es hoy el Estado de Israel. Y los más conspiracionistas dicen que el catalanismo tomó el diseño sionista como patrón para su ingeniería social nacionalista actual.

    ResponderEliminar
  10. Y sí, exacto: la banda sonora de El piano es muy bonita… pero no es Chopin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre... Jajajaj no se puede comparar. Es como si quisiéramos hacer un ranking sobre si la BSO de Jurassic Park es mejor que la sinfonía N. 3 de Beethoven o comparar su tema principal con el Canon de Johann Pachelbel.

      Eliminar
  11. Primera lectura
    Lectura del libro de Isaías 40,25-31
    «¿A quién podéis compararme, que me asemeje?», dice el Santo. Alzad los ojos a lo alto y mirad: ¿Quién creó aquello? El que cuenta y despliega su ejército y a cada uno lo llama por su nombre; tan grande es su poder, tan robusta su fuerza, que no falta ninguno. Por qué andas hablando, Jacob, y diciendo, Israel: «Mi suerte está oculta al Señor, mi Dios ignora mi causa»? ¿Acaso no lo sabes, es que no lo has oído?
    El Señor es un Dios eterno y creó los confines del orbe. No se cansa, no se fatiga, es insondable su inteligencia. Él da fuerza al cansado, acrecienta el vigor del inválido; se cansan los muchachos, se fatigan, los jóvenes tropiezan y vacilan; pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, echan alas corno las águilas, corren sin cansarse, marchan sin fatigarse.

    Salmo
    Sal 102,1-2.3-4.8.10 R/. Bendice, alma mía, al Señor
    Bendice, alma mía, al Señor,
    y todo mi ser a su santo nombre.
    Bendice, alma mía, al Señor,
    y no olvides sus beneficios. R/.

    Él perdona todas tus culpas
    y cura todas tus enfermedades;
    él rescata tu vida de la fosa
    y te colma de gracia y de ternura. R/.

    El Señor es compasivo y misericordioso,
    lento a la ira y rico en clemencia;
    no nos trata como merecen nuestros pecados
    ni nos paga según nuestras culpas. R/.

    Evangelio del día
    Lectura del santo evangelio según san Mateo 11,28-30
    En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

    Reflexión del Evangelio de hoy
    Los que esperan en el Señor corren y no se fatigan
    El texto de la primera lectura pertenece al libro de la Consolación (40-55). El pueblo se encuentra en el destierro en Babilonia instalado en el desaliento, el desánimo y la desesperanza. Ha perdido su tierra, y con ello no solo ha perdido sus raíces, su patria, su identidad, sino que experimenta el abandono de su Dios que le había prometido esa tierra (Gn 12,7). Entonces se interroga: ¿Acaso las promesas de Dios no son irrevocables? ¿Ha abandonado Dios a su pueblo?

    El capítulo 40 presenta una tensión entre Dios y su pueblo. En medio de su desconsuelo, Dios le invita a mirar al cielo y maravillarse con la creación: “¿Con que Dios podéis compararme?” Quiere hacerle caer en la cuenta a través de la grandeza de la creación que puede descubrirlo aún en esa situación de pesadumbre. Él siempre está ahí.

    Junto a ello, también interpela su queja: “¿Por qué andas diciendo, y por qué murmuras: Al Señor no le importa mi destino?” Dios mismo responde a esa pregunta: Él no es como los otros dioses, es un Dios eterno, su inteligencia es insondable. Dios no se cansa en su actividad, ni en la creación ni en la historia, por eso continuamente “fortalece a quien está cansado, acrecienta el vigor del exhausto”. Aquellos que esperan en el Señor, no se desesperan porque son dotados de una energía tal que “corren y no se fatigan, caminan y no se cansan”. Ya no cabe el abatimiento, la monotonía, la rutina o la depresión. El Señor da alas para volar, desplegándolas por encima de cualquier situación, pase lo que pase. Necesitamos de esa energía para vivir nuestro día a día, para afrontar las pequeñas o las grandes contrariedades de la vida. Sólo hemos de creérnoslo. La palabra de Dios se cumple, lo que Él dice lo hace.

    ResponderEliminar
  12. Venid a mí
    El texto del evangelio de hoy es propio de Mateo, por lo que no lo encontramos en ningún otro evangelista. Estos tres versículos, cargados de significatividad, constituyen una invitación de Jesús a aquellos que están cansados y agobiados a través de tres imperativos: “Venid a mi” (Ecl 24,19; 51,23), “tomad mi yugo” (Ecl 6,24-25;51, 26) y “aprended de mí”.

    Al leer el texto, uno no puede menos que preguntarse algo aparentemente contradictorio: ¿cómo puede encontrarse descanso cargando con un yugo? Jesús mismo intuyendo la cuestión, responde a la pregunta: “porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera”. Sin embargo, para entender la verdadera dimensión de las palabras del Maestro, hemos de recurrir al significado del yugo, tanto en el Antiguo Testamento, como en la vida cotidiana.

    En cuanto a los textos veterotestamentarios, el yugo tiene un carácter simbólico. En el libro del Eclesiástico se nos habla del yugo como la instrucción, como la misma Torá: “Someted vuestro cuello a su yugo y recibid instrucción: está ahí, a vuestro alcance” (51,26). Por otro lado, quienes viven en ambiente rural, pueden fácilmente identificar el yugo con un objeto de madera que unce a dos animales iguales. Con él se les obliga a ambos a compartir el peso de la carga que soportan, a la vez que a caminar entrelazados al mismo ritmo.

    Jesus al hablar de su yugo, está hablando de su propia enseñanza, de la interpretación que El mismo hace de la Torá. Él no ha venido a abolir la Ley sino a darle cumplimiento (Mt 5,17); pero mientras la interpretación que hacen los fariseos “es una carga pesada” (Mt 23,4), la interpretación que hace Jesús da descanso y expansiona el alma. Además mientras “los fariseos no llevan la carga” (Mt 23,4), no son coherentes, “dicen pero no hacen”, Jesús “comparte la carga” con su discípulo, caminando al mismo ritmo que él. Es coherente, es el primero en llevarla a la práctica, en hacerla vida: “aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”

    El mensaje de Jesús, la vida que nos propone, a pesar de ser una vida de entrega, de dar-se, de des-vivirse, es una vida de “descanso”. El proyecto del Reino nos conduce a los territorios más esenciales del ser humano: profundidad e interioridad donde nos encontrarnos con nosotros mismos, relaciones interpersonales que construyen un mundo más fraterno y más justo, búsqueda del Dios de la vida. El “descanso” aparece cuando recorremos los caminos de nuestra propia humanidad sin salirnos de ella. En medio de este mundo de ritmo tan vertiginoso, no solo por el trabajo sino por el exceso de actividades, relaciones, información, nuestro cansancio nace de la saturación. Necesitamos “ordenar” nuestra vida, cuidar lo esencial y poner en segundo plano lo demás; darnos tiempo de silencio y sosiego para que la vida se pose y nos permita convertirla en experiencia, que no es ni más ni menos que la vida reflexionada.

    ResponderEliminar