viernes, enero 18, 2019

Dios y la eternidad: uno de esos posts que tanto os gustan



El día de ayer y hoy han sido muy productivos para mí, intelectualmente hablando. Sé que las líneas de hoy pueden parecer a algunos unas líneas pletóricas de soberbia. Pero seré sincero, a sabiendas de que los lectores de libros míos como Las corrientes que riegan los cielos (libro sobre la Trinidad) sí que me agradecerán que les comparta mis pensamientos.

Ayer desatasqué una cuestión a la que llevaba años dándole vueltas sin lograr una solución definitiva: ¿la eternidad de Dios es un tipo de temporalidad o no? La definición de tiempo de Aristóteles (que es la que sigue santo Tomás de Aquino) es esta: El tiempo es la medida del movimiento según el antes y el después.

Esta definición es clara y verdadera. La cuestión, al afrontar un razonamiento acerca de la eternidad divina, es si esta definición de tiempo es la más adecuada. La definición es muy importante, porque esta palabra se convierte en el instrumento clave para todo razonamiento posterior. Y aceptar esta definición tiene implicaciones a la hora de elaborar las construcciones lógicas después. Debo aclarar que estoy trabajando en un nuevo texto sobre la Santísima Trinidad.

La atemporalidad, por supuesto, no sirve para definir el ahora divino. Es una nota negativa. No podemos definir la realidad positiva del ahora de Dios por esa mera característica que compartiría Dios con, por ejemplo, el universo antes de existir.

Durante años, dudé si el presente de Dios entraba en la categoría de tiempo, si era un tipo de temporalidad. Si no era así, al hablar de este concepto del tiempo en Dios, había que crea crear una tercera categoría: atemporalidad, temporalidad y deieternidad. La eternidad es una mera características de algunas temporalidades.

Pero me di cuenta de que la realidad que es el tiempo se define mejor por su característica de presente, que por la característica del devenir. El único tiempo que existe es el ahora. Y la definición resulta más perfecta si se basa en lo que las cosas son, más que en lo que las delimita desde un punto de vista negativo. Se pueden poner muchos ejemplos de esto que omitiré.

Es más adecuado definir el tiempo por lo que es (el ahora) que en contraposición por lo que no es (el antes y el después).

De ahí que resulta más adecuado al ser de las cosas incluir la deieternidad como un tipo de temporalidad, que crear un tercer estado entre los entes que poseen un devenir y los entes sumidos en la atemporalidad. ¿Por qué? Pues sencillamente, porque entre el ser y el no ser no hay nada. De hecho, esto tendría un paralelismo con la existencia: este árbol es, Dios es. No afirmamos que por el hecho de que el Ser de Dios sea infinito ya no se puede clasificar como el concepto de ser.

Del mismo modo, el presente sin antes y después de Dios se califica mejor como un tipo de temporalidad (teniendo que cambiar la definición de tiempo) que creando una tercera categoría.

La definición clásica de tiempo se mantiene como definición del tiempo de las criaturas. Pero la definición de tiempo en abstracto sería la característica de que el ser posea un ahora. Y el “ahora “sí que tendríamos que definirlo por comparación con lo único que conocemos: ese momento del movimiento entre un antes y un después. Teniendo que cambiar el ahora divino por la definición de un ahora sin antes ni después.

Puede parecer que solo hemos bajado un escalón al volver a recurrir al movimiento ontológico para entender el ahora. Pero eso cambia nuestra concepción del tiempo, aunque sea necesario reconocer que hay dos tipos de ahora. Con ello hay una simetría con el esquema lógico del verbo ser, como ya he dicho.

Espero que haya un mínimo grupo de lectores del blog a los que este tema les haya interesado tanto como a mí. Seguro que he aburrido soberanamente a muchos lectores. Pero este tipo de posts son los que le gustarían a Aristóteles. El antiguo, no Aristóteles Onassis.

En mi libro Ex Scriptorio, acabaré un artículo sobre el tema de la eternidad y Dios en breves días. Os informaré aquí por si os interesa descargarlo en Biblioteca Forteniana. Los chinos ya me han ofrecido medio millón por el descubrimiento. No queda claro medio millón de qué.

109 comentarios:

  1. Medio millón...de 🤔 palillos chinos??

    Ni idea...de letras, de personas, de productos de algún país moderno, de sus libros editados e impresos en aguas internacionales.

    Jejejejejeje

    Un saludote

    ResponderEliminar
  2. Los viajes en el tiempo, son cosa de gobernantes 😁🤣😂

    ResponderEliminar
  3. Fuera de broma creo que este post me ha gustado muchísimo. Ya llevo 3 mensajes en el ahora y contando.

    ResponderEliminar
  4. Difícil pero estupendo "habrá q hincarle el diente" y generar nuevas neuronas. GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa
      Creo que tiene que ver con lo que dijiste el otro día de qué para Dios todo es un eterno presente ñ.

      Eliminar
    2. A ver si le "entro". Saludos.

      Eliminar
  5. Si escribo un cuarto de manera seguida, queda como un solo mensaje. ¿O como inexistente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se. Yo estoy en medio de los tuyos muy combinada. Jajaj

      Eliminar
    2. Cobijada. Me gusta.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tenemos presente en el Sagrario, lo tenemos en el Evangelio.
      ¿Cuál es el problema?

      Eliminar
    2. Lo tenemos en la Cruz.
      Lo tenemos en Belén.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Cierto. Se habla de la eternidad de Dios
      EL misterio de Dios q la mente no abarca por eso se nos revela en Jesús.
      Lo tenemos en la Cruz.
      Lo tenemos en Belén.

      Eliminar
  7. Pilar Navarro, vidente del grupo de investigaciones parapsicologicas,
    " Hepta ", afirmaba que para los fantasmas con que ella tenía contacto no existía el tiempo; que la percepción del tiempo como un fluir en el que estamos inmersos es una limitación que sufrimos al percibir la realidad.

    Otro vidente, el estadounidense Edgar Kayce, era capaz de responder a preguntas que se le planteaban sobre acontecimientos pasados y futuros, además de encontrar curas desconocidas para aquellos enfermos que demandaban sus servicios. Kayce afirmaba que la información que se le pedía la encontraba en sueños, consultando una biblioteca inmensa en la que estaban registrados acontecimientos pasados y futuros ;los registros akasicos. Y con ello volvemos de nuevo a la atemporalidad.

    Los dos casos expuestos sugieren que nuestra percepción del tiempo es una limitación humana, que el tiempo es una dimensión como el alto, el ancho y la profundidad, que además de póderse recorrer hacia adelante y hacia atrás, se puede apreciar en panorámica.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antiguo Testamento.

      La Santa Biblia es muy clara y contundente al respecto: “Cuando entres a la tierra que tu Dios, te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominable para Dios cualquiera que hace estas cosas, y por estas cosas abominables tu Dios, expulsa a estas naciones de su presencia. Perfecto serás delante de tu Dios. Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen, pero a ti no te ha permitido esto tu Dios” (Deuteronomio 18:9-14). La adivinación constituye un acto abominable para el Señor.

      Eliminar
    2. El grupo Hepta estaba dirigido por un sacerdote que buen cuidado tendría en impedir que las investigaciones a las que se dedicaban pudiesen ser dignas de reprobación. Solían actuar a petición de personas que creían que sus casas estaban acosadas por fantasmas.

      Eliminar
    3. Era el Padre Pilón q yo conocí.

      Cuentos de viejas

      https://youtu.be/w749Frr6Bz0

      Eliminar
    4. La q habla es vidente y cobra.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Lo nuestro es ver la Beatitud de Dios. nunca nos cansaremos de verla, ya que nunca la podremos ver entera, siempre faltará algo de ella que ver al día siguiente, aunque vivamos eternamente. nunca la contemplaremos en su totalidad.

      Eliminar
  8. La Eternidad de Dios, es un tipo de temporalidad en cuanto se refiere a la inexistencia de tiempo.

    Si pensamos en Eternidad, pensamos en tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La definición de Aristoteles es básica, la podíamos formular todos.

      Tiempo=muerte

      Eliminar
  9. La idea de la eternidad como un ahora sin fin ni comienzo y mejor en compañía de Dios; es acogedora. Me imagino una de esas reuniones familiares que duran un par días y cuando termina un queda como embelesado por los momentos..

    ResponderEliminar
  10. Pero en ese caso, nosotros también somos un ahora. O mejor dicho, la percepción factual del tiempo también es un ahora. El antes y el después se infieren por el cambio y el movimiento.

    En este caso, el Dios Trino es un Ahora pero en este ahora estaría sumido el antes y el después como un ahora. Dios lo vive todo como si fuera un Ya. La diferencia es que para él no hay cambio ni movimiento, porque no esta apoyado ni asido a nada.

    Esto último siempre me ha maravillado. La consonancia entre la simplicidad esencial y la capacidad de crear miriadas y miriadas de Ángeles, y hombres que sí se mueven. Quizás la esencia íntima de Dios sea una psique que es tan compleja y a la vez tan simple que solo podía primero engendrar una idea suya (el Hijo) y amarse mutuamente (el Espíritu) y luego crear creaturas a fin de compartir ese Amor que no tiene límite.

    Ahora, Padre, le propongo otra cuestión... De acuerdo, Dios es la Realidad Presente, pero en cuanto a la Infinitud Espacial... ¿No deberíamos crear otra categoría? Se ha postulado que el Universo tiene límites, pero que se expande a la velocidad de la luz, ¿Cómo considerar espacialmente la realidad divina? ¿No sería un "Aquí" que nunca se acaba? Mutatis mutandis, ¿No sería como un videojuego de mundo abierto inagotable?

    ResponderEliminar
  11. Para mí el tiempo no es más que el movimiento inevitable y sucesivo de todas las cosas. Su transformación.

    Si un objeto permanece estático; es decir, sin sufrir la más mínima alteración; mientras que se encuentre así, podríamos decir que el tiempo se detuvo en él.

    El tiempo es movimiento y transformación.

    ResponderEliminar
  12. Dios, por otra parte, no es estático sino dinámico. Dios es cambio y movimiento y transformación constantes. Sería el "tiempo divino".

    ResponderEliminar
  13. El tiempo no existe.
    Es una compresión errónea insuperable, debido al pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para poder comprender la palabra Tiempo, hay que contar con la palabra muerte y pecado.

      Eliminar
    2. Las palabras, nunca, siempre, ahora, después, antes, son palabras naif.

      El "no ser" es un juego de palabras, se pueden combinar las palabras y surge esa, nada más.

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. "Debo aclarar que estoy trabajando en un nuevo texto sobre la Santísima Trinidad."

    Me ENCANTA! Espero ese texto.
    Entonces la Santísima Trinidad sería un presente sin antes y después? Dios -Jesús -Espíritu Santo. Son uno.

    ResponderEliminar
  16. Padre Fortea
    hacia rato que no nos escribía un post de estos, me parece increíble ya estoy imaginando todo lo que nos va hacer reflexionar en ese nuevo escrito.

    Lo espero, este mismo post, se lo he leído ya a toda mi familia e hice una analogía a una serie y pues nos ha encantado a todos.

    Que Dios le ilumine mucho.

    ResponderEliminar
  17. El tiempo es la carrera hacia una muerte segura.

    ResponderEliminar
  18. Sin tiempo, no hay muerte.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por este post Padre Fortea.
    No veo soberbia en él, sino un esfuerzo en comprender la esencia de Dios. Desglosar su indiscutible eternidad.
    De su escrito sintetizo que el "ahora" físico depende de un momento, es temporal, es mensurable, posee un principio, mas no necesariamente un fin, si se aplica a un ente espiritual ajeno a Dios.
    El "ahora" divino no tiene principio ni fin, abarca todo espacio, inconmensurable y atemporal, exclusivo de Dios.
    Si tomásemos como punto de referencia la creación del universo, el antes es el espacio atemporal y el después el espacio temporal, en ambos esta presente Dios.
    Recuerdo la frase del Premio Novel de Literatura Octavio Paz: “Todo es presencia, todos los siglos son de este presente”
    A veces sin proponérselo, los hombres inevitablemente en su sed de conocimiento, convergen en la esencia de Dios.

    ResponderEliminar
  20. El pasado ya murió... y el futuro no ha nacido.

    ResponderEliminar
  21. Para mí Dios es un eterno presente.

    Jeje, de pronto medio millón de chinos :)

    ResponderEliminar
  22. Gracias. Que agradable y provechoso es leer un buen pensamiento teológico.

    ResponderEliminar
  23. Scio qui ne scio. Para un pigmeo como yo, el tiempo es la cuarta dimensión del mundo material. Toda la materia está sujeta al tiempo. El tiempo es en cierto modo una especie de cárcel, junto con las otras tres dimensiones. Veo a la muerte como una liberación del cautiverio de la materialidad y la temporalidad. Imagino, en mi ignorancia, que Dios puede ver todo desde dentro y desde afuera, desde la perspectiva del tiempo y desde la perspectiva de la eternidad. El resto es mandarín para mí. Voy a tener que releer la metafísica de Arquímedes, je-je.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Padre Maduro quiere mas tiempo por eso ahora quiere dialogar con el imperio al que tanto y "que odia"...esta pidiendo cacao!

    ResponderEliminar
  26. Querido padre Fortea gracias por este post. Para los que tenemos una cierta edad es conveniente considerar estas cosas con detenimiento. A los jovencitos el tiempo no les preocupa. Parece que tienen todo el tiempo del mundo. A los mayorcitos nos parece que el tiempo se nos acaba. Pero como usted dice con razón el tiempo es el ahora. Por lo menos nuestro tiempo es el ahora tanto para jóvenes como para mayores. Si pensáramos que nuestro ahora es nuestro tiempo de la eternidad quizá actuaríamos de otra manera en nuestro día a día.
    Sí sobre este tema hay mucho que pensar y que rezar.
    Saludos a todos los estupendos de este blog

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. A mi me parece Alfonso, q podemos dar nuestra modesta, o sabia, o sencilla aportación.

      No estamos haciendo oposiciones, ni vamos a escribir un libro sobre el tema.

      Basta con pensar sobre ello y decir lo q opinas.

      La definición de Aristoteles no es muy allá q se diga, no te cuento la de San Agustín.

      Si te importa mucho lo q pensemos. Si tienes un prestigio profesional y no quieres quedar mal.. Entonces si, no digas nada.

      Eliminar
    3. El tiempo, como la materia son conceptos indefinibles.

      Nadie puede decir que son.
      El padre Fortea se está tirando el pisto.

      Eliminar
    4. En este mundo quedan muchos misterios por resolver.

      Como dijo Madre Teresa de Calcuta: la vida es Misterio, descúbrelo!

      Lo q pasa es q hoy hemos apuntado demasiado alto.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  28. A mi se me puso dolor de cabeza y pensé voy a preguntárselo a mi Padre q está en el Cielo:

    "Gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.»

    Y me quedé acurrucada pensando en Teresita del Niño Jesus, en los pequeños de Fátima, en Bernardette Soubirous ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. El Espíritu Santo es Grandioso. Yo también doy testimonio que me ha pasado lo que Alfonso dice.
      Alabado sea el Torrente Sagrado.

      Eliminar
  29. El tiempo es como las lineas de frontera de un mapa. En realidad no existe pero es necesaria. Para mi el tiempo es la frontera entre dos eternidades.

    ResponderEliminar
  30. Algo intelectual profundo:

    http://es.catholic.net/op/articulos/18435/cat/519/eternidad-de-dios.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  31. La gastroenteritis Le ha despertado la mente P.Fortea. Nada como un buen retortijon de tripas para hacerle a uno filosofar.

    ResponderEliminar
  32. Para una tarde fría y lluviosa.

    https://youtu.be/GFoT6UUNLZc

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. En mi opinión no hay nada nuevo en su explicación.
    El Ser de Dios se caracteriza por un ahora sin un antes y un después.

    El ser de un árbol se caracteriza por un ahora con un antes y un después.

    ¿ que hay de nuevo en la construcción lógica de la que nos habla?

    Que en Dios todo es todo presente y nosotros tenemos pasado y quizás futuro.

    Nada nuevo bajo el sol.
    Creo que no se puede definir el tiempo, dividiéndolo en tipos de tiempo, organizándolo, intentando desgranarle.
    Nos quedamos igual que estábamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la Eternidad una característica del tiempo.
      No, es lo que es. La Eternidad es.
      El tiempo no es.

      Eliminar
    2. y nosotros no somos del todo.

      Eliminar
    3. Muy interesante, Ester. Gracias.

      Eliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  36. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  37. Si alguien se pregunta por qué borro tantos comentarios, tengo que decirle que mi mente piensa una cosa y mis dígitos escriben otra, esto no entiendo bien por qué sucede pero es así, tal cual.

    ____________________

    Yo soy alguien que le agradece este post, por supuesto no pienso nada de usted que no sea agradecimiento profundo y pletórico por el mismo.
    ¡Me encanta mi Dios y todo lo que tenga que ver con Él!

    Evidentemente estoy de acuerdo con santo Tomás de Aquino y su tendencia aristotélica, dicho sea de paso, Aristóteles no era creyente, santo Tomás tuvo apertura de mente. Muy bien por Santo Tomás de Aquino.

    Si existe un tiempo de Dios, no me cabe la menor duda que no tiene nada que ver con nuestro terrestre. Nuestro es un tiempo con unas coordenadas físico-matemáticas, que como bien dice santo Tomás de A: “Es la medida del movimiento según el antes y el después”. Por tanto, me parece del todo imposible que en Dios exista ningún tipo de movimiento porque Dios según le he estudiado siempre

    Es un eterno presente.
    Dios es quietud.
    En Dios no existe ni pasado, ni presente, ni futuro.
    Dios es un –ahora- permanente.

    ResponderEliminar
  38. El tiempo es la serpiente que va extrangulando el ser del hombre hasta aniquilarlo.
    Desde q es concebido ella está ahí.

    ResponderEliminar
  39. El tiempo es el miedo, es la duda, es la caída.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Gracias por la información Arwen. Interesante.

      Eliminar
  40. Hay quien dice que es una creación de la mente humana.

    ResponderEliminar
  41. El tiempo, que va pasando, como la vida no vuelve ya. .el tiempo, me va matando y tu cariño se va se va..

    ResponderEliminar
  42. Sobre todo Dios es quietud, nosotros somos movimiento y algarabía.

    Dios es más cosas, pero relacionadas con el tiempo y el movimiento, Dios es quietud y siempre presente.

    ResponderEliminar
  43. Dios está fuera de tiempo y espacio.
    Temporalidad, a: sin; tiempo.

    Dios es un Eterno Presente.

    EL ego juega con el pasado y futuro, confundiéndonos.
    El ser es presente. Sólo en el presente: aquí y ahora. En la contemplación se produce la Unión con Dios. Eterno Presente con mi presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atemporalidad:

      SIN TIEMPO.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  44. El tiempo es el plazo q Dios nos da para q LE conozcamos, nos convirtamos y por el Bautismo Y haciendo su voluntad por su Sangre derramada nos pueda devolver al Paraíso para VIVIR CON EL.

    ResponderEliminar
  45. Según la teoría de la relatividad, el tiempo es una dimensión de la materia, y como Dios es espíritu, no se le aplica. Para Dios el tiempo y el devenir es como un lienzo desplegado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego si en la eternidad los cuerpos resurrectos siguen sujetos a leyes físicas, o son libres de ellas (libres en el sentido de sujetarse a ellas a voluntad, como hizo Cristo), no es una cuestión para plantear hipótesis, por que es divagar sin base.

      Eliminar
  46. Q había antes del Universo.
    Profesor Carreira sacerdote, astrofísico.

    https://youtu.be/13ajd8hqTJE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por traer a este científico. Las horas que me he pasado escuchándole.

      Eliminar
    2. Los científicos ateos no quieren oír hablar de la metafísica y han puesto cómo solución al Universo que se inició de "una singularidad". Por supuesto no indican de dónde salió dicha singularidad, ya que la ciencia, con todo su material de estudio que tiene a su alcance actualmente, no puede demostrar la existencia de dicha singularidad. Es una hipótesis de la hipótesis del Big Bang.

      Eliminar
    3. Están en contra de que el Universo es finito y de que poseyó un inicio. Esto les acarrearía admitir la existencia de "algo" fuera del Universo, ya que nada puede darse por si misma la existencia.

      Eliminar
  47. Es fantástico. A estudiar.
    Especialmente la Resurrección de Cristo.
    Q bien!..
    La belleza de la Iglesia!
    Adiós

    ResponderEliminar
  48. Yo no entiendo, pero creo que Dios debe de ser atemporal, porque si lo inmiscuyes en el tiempo, lo estás limitando. Aristóteles hizo una magnífica definición del tiempo, pero contemplada desde la razón y la dimensión de la materia. De lo otro, pufff, eso es complicado, tanto como que una hormiga que está en la tierra, comprenda de por sí que esta es redonda, y la Tierra no es nada comparada con el universo. Si una hormiga no ve eso, ¿qué no veremos nosotros, qué no comprenderemos?. Eso sí, somos más grandes que el universo, ya que podemos pensar en él, pero este, es incapaz de pensarnos. Quita, es para volverse loco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  49. "...Los chinos ya me han ofrecido medio millón por el descubrimiento. No queda claro medio millón de qué".


    De jamoones, de jamoones...

    ResponderEliminar
  50. Estoy muy seguro los fieles seguidores de Fortea se quedaron diciendo What?? Mejor leer a los filósofos griegos que las elucubraciones mentales de don Jose Antonio. De verdad tenéis que orar mucho por él para sacarlo de ese mar pseudocultural en el que quiere ser bañista y salvavidas al mismo tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

  51. Está en su derecho a elucubrar. Podrá hacerlo bien, o regular o mal, pero no tiene nada de malo q le de por meditar sobre qué es el tiempo.

    A mi este post me parece q sugería un brainstorm, a ver si a alguno se le ocurría algo nuevo, o interesante.
    Pero creo q es iluso por parte de cualquiera intentar descifrar el Tiempo.

    Es un misterio cerrado, nos está vetado comprenderlo, diría yo.

    Aunque seguirán y seguirán intentándolo muchos.

    ResponderEliminar
  52. y desde algún tiempo atrás, la Biblia tendría razón....... Dios es el que ES

    ResponderEliminar
  53. Creo que solo los místicos pueden experimentar la ausencia de tiempo, pero no explicarlo intelectualmente.

    ResponderEliminar
  54. Según la teoría de la relatividad, el tiempo y el espacio son un único continuo inseparablemente relacionados. Nuestra percepción del tiempo es un imparable movimiento espiritual hacia la eternidad. Cuando morimos y experimentamos la eternidad, seguimos percibiendo un antes y un después, porque los condenados se desesperan al entender que su sufrimiento no tendrá fin y los bienaventurados exultan porque su gozo tampoco lo tendrá. Entonces ¿qué cambia en la vida eterna? el movimiento. Dejamos de experimentar el movimiento porque ya hemos llegado a la meta final. Un sacerdote me decía que "el cielo es como el mejor día de tu vida por toda la eternidad", esta descripción, ilustra el cielo como un detenerse el movimiento en el tiempo más feliz de tu vida. La eternidad no es que el tiempo desaparezca y sea cero, es que el tiempo es infinito, pero el movimiento no. En una visión del infierno de Don Bosco, el santo vio cómo los condenados caían al infierno y quedaban quietos como estatuas ardiendo y chillando. En su visión los veía inmóviles en la posición en la que cayeron, pero sufriendo indeciblemente en dicha postura. No creo que en el cielo estemos inmóviles físicamente, pero sí espiritualmente. Por eso seremos como las estrellas del firmamento cada una con su brillo para siempre. Solo ahora, durante este valle de lágrimas personal, Dios nos concede el don de mover nuestro espíritu para un día brillar más durante toda la eternidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el padre Fortea dice que en el cielo seguiremos creciendo espiritualmente.


      La Eternidad no es otra cosa que conecer a Dios más y más. Le estaremos conociendo eternamente.

      Ser Santo significa que estás en el cielo, pero te fanta mucho para ser perfecto.

      Eliminar
    2. Bakhita, piensas que el padre Fortea dice eso? Seguro? ...O nos lo tendrá que explicar mejor?
      Rubén, lo mejor de la eternidad es que hay un "tiempo infinito" Ay, a mí eso ya me suena fenomenal: aquí siempre me falta tiempo! xD

      Eliminar
  55. Entendi que Dios es eterno presente pero casi no la definicion de aristoteles

    ResponderEliminar
  56. Hola padre Fortea, me resulta interesante comentarle,por si lo quisiera valorar o tener presente, aquella nueva definición de Tiempo que la física ha aportado no hace mucho explicando que, según la mecánica cuántica, el tiempo es una dimensión que pertenece al universo y que comenzó a existir con él (al igual q el espacio, formando el espacio-tiempo). Según estos descubrimientos al mismo tiempo se le considera un bloque, es decir: pasado, presente y futuro coexisten a la vez y el hecho de sólo percibir el presente o la definición de tiempo como un “fluir” es solo una percepción humana; “la mente recuerda el pasado y olvida el futuro”, aunq es cierto q podemos modificar ese futuro( es quizás por esto por lo que Dios puede conocer pasado, presente y futuro de todo y todos a la vez.Partiendo de esto yo deduzco q el tiempo, como dimensión física, no le afecta, pues sólo contemplándolo desde fuera podría conocer pasado , presente y futuro en su totalidad).

    Un abrazo de Christian e Iria.

    ResponderEliminar