jueves, marzo 14, 2019

La reducción al estado laical



Cuando veo en toda lo largo y ancho de la Iglesia a sacerdotes reducidos al estado laical contra su voluntad, siento una grandísima pena. Si tienen que cumplir penas en una prisión, que las cumplan. Pero, al salir, debería haber casas donde pudieran vivir en comunidad, cultivando un huerto, rezando las horas en un coro, dedicados a trabajos manuales y a la oración.

Estoy tan convencido de lo sagrado que es el orden sacerdotal que siempre habría que ofrecer un destino de este clase para este tipo de presbíteros. Estoy seguro de que esta es la voluntad de Cristo. Si alguno quiere dejar el sacerdocio, que lo deje. Pero nunca echarlo.

El sacerdocio no es un trabajo del que te echan si estás dispuesto a someterte, a obedecer, a humillarte. Si los objetos sagrados se guardan en la sacristía, ¿no debería hacerse lo mismo con las personas sagradas? En los siglos pasados, siempre se hizo así y, desde luego, que hubo todo tipo de delitos eclesiásticos. Pero siempre se consideró que, si se arrepentía, se le podía enviar a un lugar penitencial e, incluso, aislado si era preciso.

En la pena de la reducción al estado laical (cuando es impuesta) no dejo de ver una cierta concepción secular del sacerdocio. Para los delitos penales, está el juez con su código legal. Para los pecados externos, siempre cabe la penitencia si se está dispuesto a cambiar, obedecer y vivir donde y como diga el superior.

Este tipo de casas de reclusión eclesiástica podrían llegar a crear un ambiente tan beneficioso para los que allí vivan, que se podría llegar a un acuerdo con el Estado, para que algunos presos comunes, presos no clérigos, pudieran pasar allí el tiempo final de su condena si así lo solicitan. Sería ya al final de su condena, cuando ya les queda poco para salir. ¿Quién se va a fugar en el último año de condena? Si cada diez clérigos, dos fueran este tipo de presos, no sería una cantidad excesiva.

El Estado aliviaría un poco el exceso de presos en sus cárceles y ahorraría dinero, pagando la misma cantidad que le cuesta mantenerlo en una prisión. Sería un beneficio para el preso y para el sistema penitenciario. La cantidad sería mínima, tal vez veinte presos en toda la nación, pero el bien para esas personas podría ser inmenso.

Qué bonito sería ver a algunos presos salmodiando en un coro vestidos con un traje adecuado a su condición laical, entre sacerdotes; cuidando de unas gallinas, limpiando el claustro. Esas casas podrían ser un bálsamo para un flujo pequeño, pero constante de personas.

25 comentarios:

  1. 100x100 de acuerdo.

    Pablo Iglesias está solicitando 600€ de pensión para los presos comunes, se compadece de ellos.

    Y nosotros que nos llamamos cristianos, ¿abandonamos a las personas sagradas por haber pecado?

    ¿Esa es nuestra misericordia?

    ResponderEliminar
  2. "Este tipo de casas de reclusión eclesiástica podrían llegar a crear un ambiente tan beneficioso para los que allí vivan, que se podría llegar a un acuerdo con el Estado, para que algunos presos comunes, presos no clérigos, pudieran pasar allí el tiempo final de su condena si así lo solicitan. Sería ya al final de su condena, cuando ya les queda poco para salir."

    Interesante, sería acertado para los reos porque la pena también tiene un fin resocializador. Que puedan reintegrarae a la sociedad. Obviamente no por cualquier tipo de delito y tendría que demostrar buena conducta durante todos esos estos años de cumplimiento de su pena. Me parece muy bien teniendo en cuenta también que en las carceles hay mucho hacinamiento esto sería un poco de alivio.

    ResponderEliminar
  3. Porque no escriben al Papa Francisco para solicitarle esta propuesta?

    Podrían solicitarlo algunos sacerdotes e incluso también personas laicas que estén de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escríbele, Bakhita.Se nota que eres ágil para esos menesteres!

      Eliminar
  4. Es verdad, Padre Fortea. El El estado clerical está siendo devaluado, ya no en los ámbitos seculares, sino en la misma Iglesia, para aplacar a los perros furiosos que muestran los dientes desde la opinión pública y los estrados judiciales.

    ResponderEliminar
  5. Pero si Dios creo el purgatorio y el infierno , donde es terrible la purificacion , y el Señor Dios es Juzto, sin privilegios para nadie , porque en la tierra tendria que haber alcahueteria , mano de seda para sacerdotes que cometan delitos? O para laicos .que cometan delitos?.
    Menos mal que el padre Fortea no es DIOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si haces la penitencia en la tierra, ya no la tienes que hacerla en el purgatorio.
      Que mejor oración podemos hacer que ofrecer a nuestro Padre Dios un corazón misericordioso. Misericordioso con todos, pero sobre todo misericordia con los más pecadores. Con los pecadores deberíamos de tener un corazón de mantequilla que con pocos grados de temperatura se derritiese.
      Misericordia para todos, Señor, pero sobre todo misericordia para los que más necesitan de tu misericordia.

      "Danos Señor un corazón misericordioso como el Padre".

      No debemos confundir la justicia de Dios con el Dios justiciero.

      Eliminar
  6. Completamente de acuerdo, Fortea.
    Esos centros podrían ser monasterios, mejor lugar para la oración y la penitencia sería difícil de encontrar. Los monjes rezarían por ellos, de eso doy fe que es así.
    Lo de los presos está muy bien pensado. Las personas cuando se convierten cambian radicalmente. “Dichoso el hombre a quien Dios ha sepultado su pecado”. No me cabe la menor duda que habría presos a los que Dios por esta vía sepultara sus pecados. Creo que sería fantástico para toda la Iglesia.

    ResponderEliminar
  7. "Dichoso el hombre a quien Dios ha perdonado su pecado". "Confesé al Señor mi culpa, y Tú perdonaste mi culpa y mi pecado".

    Recuerdo estos versículos, a los justicieros y fieles defensores del purgatorio y del infierno.

    ResponderEliminar
  8. Lo que a mí siempre me ha quedado claro es que los sacerdotes son como algo aparte de lo que pensamos, son humanos pero con facultades y dones que Dios otorga por medio del sacerdocio.

    Me hace pensar que lo que realizan va más allá de una simple profesión, el hecho de traer a Jesús en la consagración y de ser capaz de perdonar los pecados, da características que no son de este mundo.

    Y tan solo haberlo hecho una vez les da todas esas características. El que se les reduzca al estado laical lo veo como una medida reglamentaria por las ofensas que profirieron pero que no les quita los dones otorgados.

    Dios les bendiga y ojalá les done perdón visible con los mismos hombres quienes somos duros y no sabemos reescribir para ayudar a esas personas que siendo parte de la curia sacerdotal cometen muy graves errores.

    Dios les otorgue la gracia del arrepentimiento y del perdón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Ezequiel 18,21-28.

      Así habla el Señor Dios:

      Si el malvado se convierte de todos los pecados que ha cometido, observa todos mis preceptos y practica el derecho y la justicia, seguramente vivirá, y no morirá.

      Ninguna de las ofensas que haya cometido le será recordada: a causa de la justicia que ha practicado, vivirá.
      ¿Acaso deseo yo la muerte del pecador -oráculo del Señor- y no que se convierta de su mala conducta y viva?

      Pero si el justo se aparta de su justicia y comete el mal, imitando todas las abominaciones que comete el malvado, ¿acaso vivirá? Ninguna de las obras justas que haya hecho será recordada: a causa de la infidelidad y del pecado que ha cometido, morirá.

      Ustedes dirán: "El proceder del Señor no es correcto". Escucha, casa de Israel: ¿Acaso no es el proceder de ustedes, y no el mío, el que no es correcto?

      Cuando el justo se aparta de su justicia, comete el mal y muere, muere por el mal que ha cometido.


      Y cuando el malvado se aparta del mal que ha cometido, para practicar el derecho y la justicia, él mismo preserva su vida.

      El ha abierto los ojos y se ha convertido de todas las ofensas que había cometido: por eso, seguramente vivirá, y no morirá.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Dios nos hace sus partners en la misión (socios en su empresa o plan), y a los sacerdotes, más… es como a María, que la hizo nada menos que co-redentora.

      Eliminar
  9. Estoy tan convencido de lo sagrado que es el orden sacerdotal que siempre habría que ofrecer un destino de esta clase para este tipo de presbíteros.(Fortea)

    Completamente de acuerdo, Fortea. Si los reyes de este mundo nunca admitirían a su servicio un séquito sucio, con harapos, y greñas en el pelo, menos admitirá el Rey del universo, siervos para el servicio del altar, sucios, haraposos y con greñas en el espíritu.

    ResponderEliminar
  10. Si cuando amanece la luz del día poco a poco va venciendo a la oscuridad de la noche, no me cabe la menor duda que los sacerdotes en cuestión viviendo con monjes en oración y adoración y austera penitencia serían como las tinieblas que poco a poco son vencidas por la luz.

    ResponderEliminar
  11. Se les reduce al estado laical por su pecado, he ahí su voluntad.
    Aun así y una vez habiendo sobrevivido al infierno en vida que es un reclusorio civil y considerando su arrepentimiento, fuera humano llevar a cabo la rehabilitación que usted propone Padre.

    ResponderEliminar
  12. Sí, qué bonito sería verlos llevando vida religiosa. Gracias, querido padre.

    ResponderEliminar
  13. Pienso que el termino reducción al estado laical esta equivocado, a parte que es injusto con los laicos. Creo que no es justo que se eche del sacerdocio debe existir otra medida otra forma de sanción admito que no se me ocurre nada,

    ResponderEliminar
  14. Si son ex-sacerdotes irán contra el Magisterio de la Iglesia ¿por qué se ha de tener dentro de la Iglesia alguien que piensa diferente a ella y que puede ser causante de mucho mal? pienso por ejemplo en la monja Forcades.

    ResponderEliminar
  15. Hola Padre. Totalmente de acuerdo.
    El sacerdocio es para siempre. Necesitamos que el Espíritu Santo ilumine a quienes toman estas decisiones.

    ResponderEliminar
  16. Sí se fugarían, Padre Fortea, sí lo harían. Vd.no valdria cómo director de prisiones.
    Los sacerdotes pederastas tienen un problema moral muy grande y lo deben resolver en su conciencia, en el ambiente carcelario estarían y están suficientemente amparados en relación a tipo de presos con los que comparten celda y ocupaciones. La deuda civil con la sociedad la pagan ahí, pero la deuda moral la tienen que saber dilucidar ellos.

    ResponderEliminar