jueves, mayo 30, 2019

Reflexionando comunitariamente



Me pidió una persona si podía abundar un poco más sobre la cuestión de si conviene ordenar a un seminarista que va a morir antes de la ordenación. Digo “abundar un poco más” porque ya escribí un post hace tiempo. He retomado ese post y lo he ampliado.

Retomo el tema, pero no se vean mis palabras como una crítica a los tres casos que conozco que han sucedido en la Historia. Mis palabras no son de crítica

Estoy seguro de que el mismo papa Francisco si estuviéramos paseando, me invitaría a darle mi opinión, a pesar de haber autorizado hace poco un caso. Solo quiero aportar filialmente razones a una cuestión que está sujeta a debate. Pero lo hago desde el respeto a otras posturas.

Esta es una cuestión sujeta a opinión. Con lo cual, no pretendo tener la verdad absoluta. Pero, con mis razones, pretendo descubrir la verdad. Y la verdad siempre tiene el carácter de algo perfecto. Porque el que una cuestión esté sujeta a opinión no implica que debamos desistir en la búsqueda de la verdad.

Un seminarista que había acabado el cuarto año de teología fue diagnosticado con leucemia. Se esperó a ver si la quimioterapia lo salvaba. Pero cuando la noticia del hospital era que le quedaba poco tiempo de vida, el obispo (que debía ser muy buena persona) decidió ordenarlo sacerdote en la habitación del hospital. Vi la foto y era patente que al ordenando le quedaban pocos días de vida.

La buena intención del obispo no la pongo en duda. Pero acerca de lo acertado del hecho sí que me permito hacer algunas reflexiones teológicas ahora que ya ha pasado un año o dos.

El sacerdocio se concede siempre para los demás, para la comunidad. Nunca se confiere este sacramento como un medio de enriquecimiento espiritual para la persona, no se concede para lograr la consumación de ninguna santidad del individuo. El individuo se santifica EN el sacramento, pero no se confiere PARA el individuo. Uno se santifica EN el sacerdocio. El sacerdocio no es pro sacerdote. El sacerdote se santifica en el pro vobis.

Imaginemos un anciano de 70 años que llama a la puerta episcopal solicitando humildemente el sacerdocio. La respuesta del obispo debe ser clara: Si el sujeto se halla en un estado de salud y fuerza física que nos lleva a estimar razonablemente que podrá ejercer el sacerdocio durante años, se le puede ordenar. Pero por más bueno, espiritual y santo que sea el sujeto si no va a poder ejercer el sacerdocio, no se le debe ordenar.

El sacramento del orden no es una medalla a una vida de servicios a la Iglesia, es un ministerio.

Algún alma bondadosa podrá decir: vale la pena ordenarlo para que celebre una misa, una sola misa. Pero si ese argumento fuera cierto, todos los viudos muy involucrados en la vida parroquial podrían aspirar a prepararse con estudios teológicos para celebrar una sola misa antes de morir. La consecuencia lógica de ese argumento podría ser que un 5% de los ancianos podrían coronar su vida laical con el sacerdocio en los últimos 5 años de su vida. El sacerdocio pasaría a ser no un modo de vida, sino una opción para culminar una existencia cristiana.

Alguien bondadoso alegará que esa persona que se ordena in extremis será sacerdote toda la eternidad. Cierto, pero eso no le añadirá ni medio grado más de felicidad en el cielo. Felicidad que dependerá de su mérito, no del número de sacramentos que acumuló en su alma a lo largo de la carrera de su vida.

Si la alta dignidad del sacramento valiera la pena recibirla únicamente por el hecho de vivir la eternidad como sacerdote, la consecuencia es que a todo moribundo se le podría conferir tan alta dignidad en el lecho de muerte. Así todos los varones podrían gozar de tan alta dignidad en la eternidad.

En el libro mío Las corrientes que riegan los cielos expongo rotundamente que en el cielo ni haber sido Romano Pontífice ni cardenal ni arzobispo añade el más insignificante grado de felicidad en esa eternidad. Se verá como algo totalmente accidental frente al mérito que acumuló esa persona. Todos preferiríamos haber sido zapateros o criadores de cerdos antes que ser Romano Pontífice de toda la Iglesia y gozar menos en la eternidad.

La conclusión de todo lo que he expuesto es clara. Cuando un seminarista cae gravemente enfermo y va a morir, no se debe adelantar la ordenación.

Si un sacerdote muere de manera fulminante una semana después de la ordenación, la voluntad de Dios fue que se ordenara y después muriera. Pero si Dios coloca la muerte antes de la ordenación, la voluntad de Dios se ha manifestado con ese decreto.

El obispo fija una fecha de ordenación. Pero Dios determina que morirá un mes antes. Pensemos en esta situación. El Señor ya sabía la fecha y lo llama antes a su presencia. ¿No es esto acaso una manifestación de su Voluntad? Lo miremos como lo miremos esto tiene una implicación filosófica: Cambiar la fecha de la ordenación implica adelantarse al adelanto de Dios.

El Señor podría haber retrasado una fecha (la de la muerte), pero, de hecho, hizo al revés: adelantó la de la muerte. Y esa fecha, la de la muerte, dependió totalmente de la Decisión Dios, para nada de la decisión de los hombres. ¿Adelantarse al adelanto de Dios es, realmente, la Voluntad de Dios?

Sí que se puede adelantar la primera comunión o la confesión o la confirmación, porque esos sacramentos son PARA el bien de la persona.

Imaginemos que se escogiera a un cardenal como papa, en el siglo XVIII, y se pusiera enfermo unas horas después. ¿Tendría sentido acelerar la ceremonia de coronación para que muriera coronado como papa? ¿O tendría sentido, actualmente, acelerar la misa de inicio de un pontificado si nos viéramos en la misma tesitura?

Alguno dirá que, en el caso del sacerdocio, el sacramento imprime carácter. Pero no olvidemos que la ceremonia de coronación también otorgaba gracias, pues era un sacramental. E, incluso, podía otorgar grandísimas gracias. Y, sin embargo, no debería adelantarse tal ceremonia ni lo más mínimo ni la de coronación (antiguamente) ni la de inicio del pontificado (actualmente).

Alguno persistirá en su idea de ser sacerdote para siempre, que eso es razón suficiente. Pero si no existiera la Humanidad, ¿Jesús hubiera muerto en la Cruz para ser sacerdote? Evidentemente, no. Realizó el sacrificio POR nosotros. Eso le consagró para siempre, pero no lo hizo para bien de sí mismo. Incluso en Jesucristo el sacerdocio es PARA nosotros.

Pongamos otro ejemplo, alguien es elegido como obispo de una diócesis. Pero dos semanas antes de la fecha fijada para la ordenación sufre un infarto y se prevé que no dure más allá de unos días. ¿Se le debería ordenar como obispo en el hospital? Evidentemente, no. ¿Por qué? Porque el sacramento es para el ministerio, no por el grado. ¿Qué sentido tiene ordenar como diácono al que no va a ejercer el servicio en la comunidad?

Imaginemos que un monseñor del Vaticano va a morir y un cardenal suplicara al papa: “Ordenémoslo como obispo para que así toda la eternidad esté más configurado con Cristo Sacerdote”.

154 comentarios:

  1. El reciente caso fue con permiso y dispensa papal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente Dios cuenta con la voluntad humana para hacer su obra en la Tierra.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Resalto

      Porque el que una cuestión esté sujeta a opinión no implica que debamos desistir en la búsqueda de la verdad.

      Eliminar
    2. Gracias Anxe, pero me conformo con el jamón; lo acompañaré con una cerveza.

      Eliminar
    3. 😀

      La cerveza de raíz es rica, personalmente no me gusta mucho la cerveza normal.

      Iké, el sushi es mioooo

      Jajajajaja

      Eliminar
  3. Me encanta esa imagen , Padre Fortea.

    ResponderEliminar
  4. El día de hoy he escuchado la mitad de la entrevista que le ha hecho Valentina Alazraki al Papa Francisco.

    Traigo mis impresiones en un rato más.

    ResponderEliminar
  5. Padre. En mi vida personal (tengo testimonio), se absolutamente que DIOS sabe nuestro principio y nuestro final. Y en el tiempo que nos envía las cosas.

    ResponderEliminar
  6. 🌹Flor a la Virgen María💙🌹

    “A Jesús siempre se va y se "vuelve" por María.”

    San Josemaría, Camino, n.n.495

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, puesto que fue templo del Espíritu Santo y tabernáculo donde puso el Señor su descanso; fue también arca preciosa llena de todas las gracias, como calificó el Arcángel al saludarla diciendo: ¡Dios te salve, oh llena de gracia!. (Santa María Magdalena de Pazzi)

      Eliminar
  7. https://cribeo.lavanguardia.com/estilo_de_vida/4483/se-casa-con-un-enfermo-de-cancer-terminal-que-fallece-a-las-10-horas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leer ahora mismo en Ef 5 2: "Y haced del amor la norma de vuestra vida..."

      Eliminar
    2. EF 5 15-17: "Poned, pues, en atención en comportarnos no como necios, sino como sabios, aprovechando el momento presente, porque corren malos tiempos. Por lo mismo, no seáis insensatos; antes bien, tratad de descubrir cuál es la voluntad del Señor."

      No quiero sacar las citas bíblicas del contexto. Pero tras deliberarlo el Santo Padre quiso que fuera sacerdote.

      Eliminar
    3. Comportaros. El corrector.

      Eliminar
    4. Javi, te guarde papitas!!!

      Eliminar
  8. Desde un punto de vista escatológico, ¿que quiere decir que un sacramento «imprime carácter»?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo se realiza una vez. Eso creo.

      Eliminar
    2. Ya es para toda la vida.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Que imprime carácter escatológico quiere decir que es para siempre, aquí y en la eternidad, no se puede quitar o borrar. El sacramento del Bautismo imprime carácter, no se puede quitar, un bautizado lo está en este mundo y en la eternidad, y si alguien quiere dejar de estar bautizado, entonces tiene que apostatar. Un sacerdote que pide dispensa y se le concede, siempre será sacerdote, porque el sacramento del Orden imprime carácter y es para siempre, en este mundo y en la eternidad, no ejercerá el ministerio por la dispensa, pero sigue siendo sacerdote. Una religiosa que pide dispensa, y se le concede, dejará de ser religiosa, porque la vida consagrada no imprime carácter.

      Eliminar
    5. Sí, esto que contáis lo sabía: que de los 7 sacramentos hay 3 (bautismo, confirmación y orden) que «imprimen carácter», lo cual quiere decir que sólo se pueden recibir una vez en la vida y te marcan (como “sello”) indeleblemente para toda la eternidad. Eso me lo enseñó mi madre cuando yo era pequeño, y ahora veo que en el Catecismo actual viene en los nᵒˢ 1171 y 698.

      Pero mi pregunta era más bien que por qué siquiera existe esa realidad (ese sello diferenciador eterno) y por qué hasta lo sabemos o pensamos nosotros, si por otro lado realmente no tiene ninguna “relevancia” para nuestra vida eterna.

      Creo que me explico fatal. Perdón.

      Eliminar
    6. "Creo que me explico fatal. Perdón."

      jaja debe ser, porque nunca logramos ayudarte a resolver tus dudas.

      Eliminar
    7. Yo diría que es más bien al revés: entre unos y otros comentaristas se aprende muchísimo y las más veces se resuelven la dudas completamente, e incluso cuando la cuestión es compleja y no tiene respuesta fácil o indiscutible, de todas formas alguien siempre indica algún ángulo o fuente por la que seguir indagando o reflexionando. Cada vez me sorprendo más de lo mucho que he aprensido (yo al menos) en este informal foro.

      Eliminar
    8. Creo que debes formular de nuevo tu pregunta, Alfonso, no entiendo tu pregunta. Sorry.

      Eliminar
    9. "Pero mi pregunta era más bien que por qué siquiera existe esa realidad (ese sello diferenciador eterno)".

      El sacerdote hace las veces de Cristo en la misa, no es cualquier cosa. Algo lo debe diferenciar de los demás mortales.

      Jesús es sacerdote eterno.

      Eliminar
    10. Sí, la pregunta era si ese carácter o sello eterno que imprime el sacramento del orden tiene alguna función o “utilidad” para el alma en la otra vida.

      Eliminar
    11. Alfonso, según lo que he entendido del post es que al final no importa si eres sacerdote o casado o consagrado, al final lo importante es que hiciste con esos dones recibidos, te santificante ejerciendo tu vocación? Esa será la pregunta en mi opinión.

      Eliminar
    12. Sí, pero he estado intentando imaginarme una situación, por ejemplo en Roma, año 67, san Pedro selecciona y forma a unos cuántos y fija fecha para ordenarlos, pero una semana antes Nerón manda apresarlos y matarlos al día siguiente, y esa noche en prisión san Pedro propone ordenarlos y celebrar juntos una última misa antes de que los ejecuten (que será la primera y última para los nuevos presbíteros), ¿realmente si el padre Fortea fuese uno de ellos le diría a san Pedro: «a mi no me ordene»?

      Eliminar
    13. Solo que sean casos excepcionales, no tan frecuentes.

      Eliminar
    14. Yo pienso que también la voluntad de Dios se cumple diariamente, a pesar del.libre albedrío y las malas decisiones de nosotros los seres humanos. Habría que discernir ese tipo de casos, porque una cosa es la enfermedad y otra una decisión voluntaria de otro para acabar con una vida humana.

      Eliminar
  9. Totalmente de acuerdo, pero no se requieren un cúmulo de actos de misericordia para llegar a tal fin, cuántas personas adquieren gracias en el proceso.

    ResponderEliminar
  10. Me acorde del post del que habla cuando vi la noticia reciente de la ordenación del seminarista moribundo.

    Antes hubiera caído en un sentimentalismo, pero recordé el asunto de que el sacerdocio es un servicio y no me pareció que fuera lo correcto.

    En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual me gustaría saber que argumentos tuvo el papa para aceptar algo así, siempre tiene una opinión con una visión inusual aunque valida a su modo de ver y actuar.


      Eliminar
    2. Hay una virtud: la magnanimidad, que es aspirar a alcanzar altos honores en esta vida.

      Eliminar
    3. Quizás deseara simplemente que fuera "otro Cristo".

      Eliminar
    4. Igual, lo que más deseaba ese seminarista era ordenarse sacerdote y el Papa lo sabía

      Eliminar
    5. Estoy totalmente de acuerdo,Niu. Yo todavía no entiendo muy bien cual es la razón para ordenar a un seminarista moribundo más allá del sentimiento y la emoción. Un Sacramento como el orden sacerdotal es algo tan sagrado.

      Eliminar
    6. Tampoco entiendo la insistencia de un seminarista con una enfermedad terminal, si se ha formado en un seminario ha discernido la voluntad de Dios pues llegará a la conclusión que su enfermedad también es voluntad de Dios.

      Eliminar
    7. Si yo fuera un seminarista que esta consciente que es el sacerdocio y para que es, no aceptaría una ordenación porque me voy a morir, eso no es ningún servicio, eso lo vamos hacer todos.

      Eliminar
    8. Y quién dice que el seminarista pidió que lo ordenaran y no mas bien fue una sorpresa para el?

      Eliminar
    9. Que dureza de corazón! Gracias a Dios Francisco es el Papa

      Eliminar
    10. También lo pensé, eso sin contar que una persona enferma tiene sus emociones y decisiones en un estado especial por la misma enfermedad.

      Eliminar
    11. Como si el sacerdocio fuera un premio, un paliativo, un tiquete directo al cielo, como para otorgarle como sorpresa. Así estamos!

      Eliminar
    12. Asi que acá todos saben qué es el sacerdocio, menos el Papa, q fue imprudente y perdió el tiempo haciendo eso? Bueno acá hay más tendencia de apoyar al padre Fortea que al Vicario de Cristo. Que al parecer hace las cosas sin pensarlas o equivocándose.

      Eliminar
  11. "El corazón tiene razones que la razón no entiende". Blaise Pascal.

    ResponderEliminar
  12. Esto es parte de un comentario de Fray Nelson Medina a las lecturas del día 25:
    'Eso es lo que ha hecho también Pablo en el caso de la primera lectura de hoy: aunque en rigor de derechos no es indispensable que Timoteo sea circuncidado, es un hecho que esa circuncisión puede aliviar o aligerar el camino de los judíos que conocían del pasado pagano de este hombre. Y por eso Pablo, poniendo por encima la caridad, más allá de los propios derechos, renuncia a sus derechos en favor de las bendiciones que pueden llegar a sus hermanos'.

    Creo que esto puede haber motivado la ordenación de ese seminarista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está mal: "La caridad".

      Eliminar
    2. Lo mejor que he leído de la Caridad del contemporáneo está en las encíclica del Papa Benedicto XVI.

      Eliminar
    3. - 7 de julio de 2009.- Se presenta la tercera encíclica "Caritas in veritate" (Caridad en la verdad), primer texto pontificio de carácter social que aunque se presentó el 7 de julio fue firmado por el Papa el 29 de junio.

      Eliminar
    4. Muy edificante, Anxe.

      El acto de caridad por excelencia es amar a Dios, amando a Dios amamos al prójimo. Pero este amor a Dios y al prójimo no es un amor sensible, si Jesucristo nos hubiese amado con un amor sensible no nos hubiese servido para nada, porque lo que nos sirve es la Redención.Y de esto tenemos que aprender también nosotros.

      Eliminar
  13. El tema me hizo recordar la historia de San Pedro Julián Eymard, que en edad muy joven como estudiante para ser sacerdote, por su precaria salud debía abandonar el seminario. Agonizante en la casa paterna, exclama angustiado:
    - ¡Dios mío, concédeme la dicha de celebrar al menos una Misa, una sola Misa!
    - Pero, si tocan las campanas de la parroquia porque te traen los Últimos Sacramentos.
    - ¡Tanto mejor! Están muchos rezando por mí. Jesús me bendice.
    Dijo empiezo a sentirme más aliviado.
    Curó. Ya sacerdote, fue un gran apóstol de la Eucaristía, y celebró no una, sino muchas Misas.

    ResponderEliminar
  14. Por un lado estoy de acuerdo con el Padre Fortea, por otro lado no. Me explico:
    Ciertamente el sacramento del orden es un sacramento de servicio a los demás y si no se puede dar ese servicio, (o queda claro que no se puede brindar de manera eficaz y eficiente), no tiene sentido alguno efectuar la ordenación.
    Pero el sacramento del orden es “de servicio” al igual que el matrimonio, y, en teoría, se podrían o se deberían aplicar los mismos argumentos. El matrimonio también es un sacramento de servicio, los que somos casamos lo hicimos “para salvarnos”. Supongamos (hipotéticamente) que nos encontramos ante la presencia de una pareja de novios en donde ambos padecen leucemia y les queda poco tiempo de vida. Debido a su condición física los fines esenciales del matrimonio no pueden cumplirse, (no se pueden socorrer el uno al otro, ni tener hijos, etc.), sin embargo, ambos tienen «la voluntad» de amarse, ambos quieren morir siendo esposos, ¿se les debería de negar ese anhelo?
    Lo mismo sería para una pareja de ancianos, que ya no pueden tener hijos, ni se encuentran en aptitudes de cuidar del otro, lo único que pueden darse es una fiel y tierna compañía, porque un amor así es como un amor platónico ¿tendría sentido casarlos? No sé.

    ResponderEliminar
  15. Pater gracias por su criterio contundente en la Verdad.

    Imprime carácter.

    https://es.catholic.net/op/articulos/24786/cat/522/el-segundo-efecto-de-los-sacramentos-que-es-el-caracter.html

    ResponderEliminar
  16. Imprime Carácter:sello infalible y eterno de Dios.
    Una maravilla. Somos hijos de Dios.

    ResponderEliminar
  17. Ahora veo q es el segundo efecto de los Sacramentos: imprimir carácter.

    Ahora he de estudiar el primer efecto jajajaja. Y si hay más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado Maribel. Solo 3 Sacramentos imprimen carácter: Bautismo, Confirmación y Orden.

      Eliminar
    2. Ya. Eso dice. Leelo despacio. Es Sto. Tomás de Aquino.

      Eliminar
    3. Según la doctrina de la Iglesia católica, un carácter sacramental es una marca espiritual indeleble (el significado de la palabra carácter en latín) impresa por tres de los siete sacramentos: bautismo, confirmación, y Orden Sacerdotal.

      Esta enseñanza se expresa como sigue en el Catecismo de la Iglesia católica, 1121:

      Los tres sacramentos del Bautismo, de la Confirmación y del Orden sacerdotal confieren, además de la gracia, un carácter sacramental o "sello" por el cual el cristiano participa del sacerdocio de Cristo y forma parte de la Iglesia según estados y funciones diversos. Esta configuración con Cristo y con la Iglesia, realizada por el Espíritu, es indeleble (Cc. de Trento: DS 1609); permanece para siempre en el cristiano como disposición positiva para la gracia, como promesa y garantía de la protección divina y como vocación al culto divino y al servicio de la Iglesia. Por tanto, estos sacramentos no pueden ser reiterados.

      Las marcas que dejan estos tres sacramentos son distintos en cada caso, siendo además indelebles, así que nadie puede recibir el sacramento en cuestión más de una vez. La doctrina del carácter sacramental es por lo tanto una expresión particular de una doctrina largamente establecida según la cual el bautismo, la confirmación y las órdenes sagradas no pueden reiterarse.

      Eliminar
    4. Con cuidado. Yo siempre me remito al Magisterio de la Iglesia.

      Sin embargo algunos prefieren poner su inventiva o soñar, antes de obedecer a la Iglesia.

      Eliminar
  18. Es un texto largo pero lo siguiente es sublime:

    "...carácter es una señal distintiva grabada en el alma racional donde el carácter eterno imprime la eternidad creada a imagen de la Trinidad creante y recreante, y que distingue a los no marcados en el comportamiento de la fe. Pero el carácter eterno es el mismo Cristo, según lo dicho en Hb 1, 3: el cual, siendo resplandor de su gloria y figura, o sea, carácter, de su sustancia, etc. Luego parece que el carácter ha de ser atribuido propiamente a Cristo.

    Respondo: Como consta por lo dicho (a.l), el carácter es propiamente hablando un sello por el que una cosa es determinada al cumplimiento de un fin. Así, por ej., las monedas van selladas con un carácter porque están destinadas al comercio, y los soldados son sellados con otro, para indicar su destino a la milicia. Pues bien, los fieles están destinados a dos cosas. La primera y principal es la fruición de la gloria, y para este fin son marcados con el sello de la gracia, conforme a lo que se dice en Ez 9, 4: Pon el signo de la "tau" en la frente de los varones que gimen y se duelen; y en el Ap 7, 3: No hagáis daño a la tierra ni al mar ni a los árboles hasta que hayamos sellado a los siervos de nuestro Dios en la frente. La segunda cosa a que un fiel está destinado es a recibir para él o a comunicar a los demás las cosas concernientes al culto de Dios. Y es para esto para lo que propiamente hablando deputa el carácter sacramental. Pero todo el culto de la religión cristiana deriva del sacerdocio de Cristo. Es claro, por tanto, que el carácter sacramental es específicamente carácter de Cristo, a cuyo sacerdocio están configurados los fieles por estos caracteres sacramentales, los cuales no son más que participaciones del sacerdocio de Cristo, del mismo Cristo derivadas ."

    ResponderEliminar
  19. Para mí el Carácter sacramental es una capacitación ontológica de origen y fin sobrenaturales.

    ResponderEliminar
  20. Le pregunto Padre... Si el joven seminarista, del cual no podemos dudar que ha tenido vocación, ha ofrecido sus dolores y su cruz en unión con la Cruz del Señor por la salvación de las almas... ¿Si ese ofrecimiento lo hace como sacerdote no es mayor aún pues vale infinitamente más al ser Sacerdote de Cristo? ¿No sería acaso mas meritorio para si mismo y para otros? ¿No seria un "completar en su carne lo que falte a los sufrimientos de Cristo"? Ya se que todos somos Sacerdotes por el bautismo pero al hacerse Ministro, se configura más con Cristo y puede alcanzar mayores gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta todo recogido en los Padres de la Iglesia y el Catecismo.

      No queramos rizar el rizo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Y el Papa dijo: que lo ordenen. Aplausos para el Papa Francisco. Menos mal que el es el Papa

      Eliminar
    4. Suerte que estas tu maribel. Que Fortea se tome vacaciones tranquilo...

      Eliminar
  21. Sigue sto. Tomás. CUESTIÓN 62

    El efecto principal de los sacramentos, que es la gracia

    Ahora nos corresponde tratar el efecto de los sacramentos (cf. q.60 Intr.). En primer lugar, de su efecto principal, que es la gracia. Y después, del efecto secundario, que es el carácter (q.63).

    Lo primero plantea y exige respuesta a seis problemas:

    1._¿Son los sacramentos de la nueva ley causa de la gracia?

    2._¿Añade algo la gracia sacramental a la gracia de las virtudes y dones?

    3._¿Contienen la gracia los sacramentos?

    4._¿Se deriva de la pasión de Cristo la virtud de los sacramentos?

    5._¿Reciben su virtud los sacramentos de la nueva ley de la pasión de Cristo?

    6._¿Causaban la gracia los sacramentos de la antigua ley?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gracia es un don que nos es entregado en el bautismo.

      Eliminar
    2. Cuando la perdemos, la recuperamos por la confesión.

      Eliminar
  22. Con muchísimo CUIDADO, ciao. Feliz Noche.

    ResponderEliminar
  23. Conocí un caso en Venezuela un hombre viudo con hijos volvió nal Seminario, después de una larga vida laical hijos y nietos fue ordenado diácono y sacerdote en si lecho de enfermo una vez recuperado ejerció el ministerio durante 11 años cuando falleció un Santo sacerdote

    ResponderEliminar
  24. Padre Fortea yo no soy quien para contradecirle, de hecho la explicación me parece bastante bien fundamentada.

    En mi forma de verlo, el sacramento del sacerdocio sí imprime algo especial a esa persona, como usted cuenta es más de servicio. Que hay del servicio una vez muerto?

    Esa.parte la desconocemos. Pueda ser que la.misión de este nuevo sacerdote este luego de morir. Dadas sus circunstancias y la.dispensa otorgada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con otros sacramentos pasa distinto, por ejemplo el del bautizo, bien se nos ha dicho que este nos hace miembros de la Iglesia.

      Eliminar
  25. Estimado Padre:
    Qué gran reflexión coherente y profunda. Gracias. Pero no estoy de acuerdo con usted.
    Esta ordenación presbiteral es de carácter enteramente ''extraordinario''. Estoy seguro de que esta ordenación no sienta un paradigma de actuación universal, antes bien, revela un modo concreto de concesión excepcional y quizá querido por Dios (pues, aunque aparentemente parezca un caso de ''adelanto al adelanto de Dios'', Dios es plenamente omnisciente y contaba con esa variable humana de otorgar una ordenación presbiteral extraordinaria por motivos extremos de salud. Con esto quiero decir que nadie se adelanta a Su Voluntad en cuestiones de elección del bien. En lo que parece un ‘’adelanto al adelanto de Dios’’, Dios ya se ha adelantado).
    Si hay que inspeccionar teológicamente este caso, simplemente se ha de entender como una excepcionalidad reproducible solo y estrictamente en casos totalmente similares, como por ejemplo:
    1. Cursar el último año del Seminario Teológico Superior de la Asociación del Apostolado Católico en Ołtarzew (como este joven presbítero).
    2. La certeza de la vocación, aprobada por la propia Iglesia: “Michał quería ser sacerdote y celebrar al menos una Santa Misa”, dijo el Provincial, el Padre Krzysztof Miś.

    La intención ''pro vobis'' o de servicio del Ministerio de este nuevo presbítero resulta evidente. Esta ordenación supone para el joven un ''ser presbítero'' por y para nosotros, los fieles; no es un ''ser presbítero'' para él sólo. Las gracias y los frutos de santidad que se obtendrán de una sola Misa de este presbítero son eternas. Sólo imaginar el momento en el que él, con sus propias manos que consagran, vierta el agua en el vino en el cáliz y, tras consagrar las especies, los padecimientos que este joven carga y una a la Sangre de Cristo y Su labor redentora, me hace tener la absoluta certeza de que su vocación al presbiterado tiene su culmen en ese preciso instante. Esto es un derroche de santidad y gracia para todos, ya aquí, para todos nosotros. Y Allá lo será para el joven presbítero, pues sin duda, esta ordenación que imprime carácter es el sello visible de su vocación consagrada ya y vivida para la eternidad en Dios.
    Debemos dar gracias a Dios por el Papa Francisco, por el inestimable don de su pontificado. La concesión extraordinaria de ordenación de este ya presbítero nuestro es un reflejo de la misericordia y de la comprensión infinita de nuestro Padre que siempre obra con justicia, al que ningún cálculo humano se le adelanta y que hace florecer lo bueno en lo que aparentemente son desgracias. ¡Gloria a Dios!
    ---------------------
    Apunte y sugerencia: tener clara la división sacerdote / presbítero. Y si no es así, dejar muy claro la división sacerdocio bautismal / sacerdocio ministerial. Pues por el bautismo ya participamos del sacerdocio de Cristo. (Lumen Gentium, 10)
    ------------------
    Apunte dos: gracias a Dios por sus homilías que sube. No sabe cuánto bien hace, Padre.
    ---------

    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  26. Padre Fortea
    Que buen vídeo de la Nueva Iglesia

    https://youtu.be/aLlL3jj2gOA

    Super!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente super!

      Transmite la Paz de Cristo.

      Eliminar
  27. Al final, en la historiografía de la Iglesia Católica, durante el pontificado de Francisco se clasificarán los fieles en dos bandos: ① los simpatizantes (que reman en la dirección pastoral suscitada por el papa, o porque les gusta o porque aunque no les guste o no la entiendan mucho, reman igual, esforzándose en adoptar su mismo discurso y sensibilidad, pidiendo mientras tanto la gracia de ver el beneficio que pueda tener) y ② los aguantantes (que no llegan a la desobediencia directa pero no reman en la misma dirección o incluso reman en otra dirección, pues no comprenden ni les gusta el estilo de Francisco, y de hecho piensan que no hace bien al Cuerpo de Cristo pero ellos, junto con Dios, lo permiten y toleran).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo a tu clasificación, yo soy del numero 2. Soy católico, quiero serlo cada día mejor, quiero alcanzar la santidad EN la Iglesia y jamás la abandonaré. Reconozco en el Papa Francisco al sumo pontífice, al vicario de Cristo, sucesor de San Pedro por decisión de los señores cardenales y por voluntad permisiva de Dios. Que Dios no se aparte de él. La voluntad de Dios no suprime la voluntad del ser humano, el Papa puede pecar y puede equivocarse pensar diferente es caer en papolatría. Yo no estoy de acuerdo con la manera en como el Papa gobierna la Iglesia, es evidente de que lado él esta posicionado, (entre los progresistas) es evidente que la herejía modernista ha infectado al alto clero y el Papa se ha hecho rodear por muchos de ellos. Ruego a Dios por el Papa, ruego a San José, protector de la Iglesia, al Papa San Pío X y a San Miguel Arcangel...

      Eliminar
    2. O sea los números 2, tienen autoridad para juzgar, condenar, sin tener datos _reales o sea que les conste de forma directa_ para formar juicios acerca de pasiones, defectos y malas inclinaciones de un pontífice en funciones.

      Eliminar
    3. No tanto así como "juzgar" a ciegas, no. En lo personal, solo trato de estar enterado de lo que sucede y llevar a cabo un análisis objetivo, (eso no creo que sea pecado). Nada de despotricar en contra del papa. Todas las personas tienen pasiones, defectos y muchas veces son propensos a tener malas inclinaciones; el Papa no puede ser la excepción, pero un Papa no puede imponer su ideas personales para gobernar la Iglesia... Benedicto XVI lo explica mejor que yo:

      "El Papa no es un soberano absoluto, cuyo pen-samiento y voluntad son ley. Al contrario: el ministerio del Papa es garantía de la obedien-cia a Cristo y a su Palabra. No debe proclamar sus propias ideas, sino vincularse constante-mente a sí mismo y la Iglesia a la obediencia a la Palabra de Dios, frente a todos los intentos de adaptación y alteración, así como frente a todo oportunismo."

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Jaja… yo soy del nº 1, “subtipo 2” (no me gustaba en principio el estilo que me resultaba, digamos, “de izquierdas hippy y montonero” de Jorge Bergoglio pero desde que se convirtió en el Papa Francisco decidí leerme y releerme con buenos ojos el «programa» de su pontificado —Evangelii Gaudium— hasta que me empezase a gustar y terminar yo adoptando ese discurso).

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    7. Por otro lado, como dice Niulca, yo también he observado que en muchos casos, las (supuestas) declaraciones o actitudes atribuidas al papa Francisco, o son directamente falsas (y se repiten sin comprobar) o están sacadas de contexto, lo cual hace mucho daño, sobre todo al fiel que se esfuerza en ser buen católico pero tiende a escandalizarse.

      Y así, bebiendo de esas fuentes y webs, no se detecta, por ejemplo, que Benedicto XVI en el documento que publicó el mes pasado acaba de hacer pública defensa y apoyo de la línea pastoral de Francisco al mencionar como enfoque a seguir al teólogo Romano Guardini (que es la base de gran parte del enfoque del papa Francisco).

      Eliminar
    8. "es evidente de que lado él esta posicionado, (entre los progresistas) es evidente que la herejía modernista ha infectado al alto clero y el Papa se ha hecho rodear por muchos de ellos".

      Fabian, si puedes probar la intención de esas acciones, me retracto de decir que te gusta juzgar al papa como deporte.

      Eliminar
    9. El papa NO puede ser hereje. Creer que podría serlo es casi (o sin el casi, no sé) como decir que la Virgen puede ser hereje. No tiene sentido en la fe católica pensar eso.

      Eliminar
    10. Por cierto, si es por el hecho de que unos cuantos obispos se confabulan para hacerle celadas publicas al papa, les cuento que en la constitución "Lumen Gentium" dice que los obispos que no están unidos al romano pontífice carecen de autoridad, solo el estar unidos a este, es el que les confiere dicha autoridad.

      Eliminar
    11. ¿Eso dice ‘Lumen Gentium’? No sabía que lo explicitase tan claro. Voy a buscar el texto exacto, a ver si lo encuentro.

      Eliminar
    12. El Colegio o Cuerpo de los Obispos, por su parte, no tiene autoridad, a no ser que se considere en comunión con el Romano Pontífice, sucesor de Pedro, como cabeza del mismo, quedando totalmente a salvo el poder primacial de éste sobre todos, tanto pastores como fieles. Porque el Romano Pontífice tiene sobre la Iglesia, en virtud de su cargo, es decir, como Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, plena, suprema y universal potestad, que puede siempre ejercer libremente. En cambio, el Cuerpo episcopal […] no puede ejercer dicha potestad sin el consentimiento del Romano Pontífice. El Señor estableció solamente a Simón como roca y portador de las llaves de la Iglesia (Mt 16,18-19) y le constituyó Pastor de toda su grey (cf. Jn 21, 15 ss)

      Constitución dogmática ‘Lumen Gentium’ sobre la Iglesia (nº 22b), 21-nov-1964.

      Eliminar
    13. Leyendo esto, lo que me impresiona es la virtuosa paciencia que tiene el papa Francisco con los díscolos. (!!)

      Eliminar
    14. Wow! tienes ojos de águila! jajaja

      Eliminar
    15. Tiene el padre Fortea eso en común también con el papa Francisco: La mansedumbre y la paciencia.

      Eliminar
  28. Estoy de acuerdo en que el Sacramento del Orden al igual que el Sacramento del Matrimonio son sacramentos ordenados al servicio de la comuninidad (así viene en el Catecismo). Se valdría entonces adelantar igualmente un matrimonio ante la muerte próxima e inminente de alguno de los novios? Creo que es difícil dar una norma general general contundente para estos casos, y si habrá que discernir la voluntad de Dios para cada caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, el Papa Francisco vio que estaba bien y lo aprobó. Un aplauso para el

      Eliminar
    2. Muy bien, el Papa Francisco vio que estaba bien y lo aprobó. Un aplauso para el

      Eliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  30. E imposible tu y tu pregunta.

    ResponderEliminar
  31. Los 3 tipos de bautismo:
    ←①→ Sacramental
    ←②→ de Deseo
    ←③→ de Sangre
              │←①→|←②→|←③→│
    Salvacion: Si|Si|Si
    Ex opere*: Si|No|Quasi
    Caracter:  Si|No|No

    ex opere operato
     (No = ex opere operantis)
     (Quasi = quasi ex opere operato)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ejemplo, el bautismo de deseo: sí salva, no es ex opere operato (es ex opere operantis), y no imprime carácter.

      Eliminar
    2. El bautismo de deseo no te exime del bautismo sacramental.

      Eliminar
    3. La tablita o cuadro de arriba (los 3 tipos de bautismo y sus efectividades, etc.) la hice esta tarde mientras leía aquí y allí de esto de los sacramentos y lo de “imprimir caracter”… y también pensé que eso del “bautismo de deseo” debe ser sólo para situaciones extremas y no como sustituto del bautismo sacramental… pero me llamó la atención que ponía que NO imprime caracter.

      Eliminar
    4. Y más aún me llamó la atención que ponía que el bautismo de sangre (es decir, el martirio) NO imprime caracter. ¡Qué extraño! ¿Será eso así?

      Eliminar
    5. Tiene que haber sucesión apostólica.

      Eliminar
    6. ¿Sucesión apostólica? Hmmmm. Entonces si yo —un laico— bautizo a (por ejemplo, y al no haber un sacerdote disponible) un recién nacido en peligro de muerte y se muere, ¿no imprime caracter? Siempre pensé que sí.

      Eliminar
    7. Disculpa, me confundí, creí que hablabas del sacerdocio.

      Eso no lo entiendo. El como se administra uno y otro sacramento y tienen los mismos efectos.

      Eliminar
    8. Sí, perdona, es que mezclé bautismo y orden. ¡Un lío!

      Eliminar
    9. :...Es, pues, conforme al dogma, creer que los no cristianos que de buena fe invocan a Dios, están arrepentidos de sus pecados, tienen el deseo de hacer todo lo necesario para salvarse (cumplen la ley natural e ignoran inculpablemente a la verdadera Iglesia), quedan justificados por el Bautismo de deseo.[4]

      En el supuesto de que una persona que hubiere “recibido” este Bautismo de deseo, más tarde tuviera la opción de recibir el Bautismo sacramental, se debería realizar el ritual completo del Bautismo.

      El Bautismo de deseo, además, no siempre perdona todos los pecados veniales ni la pena temporal. Tal como nos dice Santo Tomás:

      “La remisión de los pecados de algunos se conseguía antes del Bautismo según se tenía el Bautismo de deseo, sea explícito o implícito; y sin embargo cuando se recibía realmente el Bautismo, se producía la remisión plena en cuanto a la liberación de toda la pena”.[5]

      Finalmente, para que el Bautismo de deseo justifique se requiere necesariamente la caridad perfecta, es decir, la contrición, aunque, como es natural, no se requiera en sumo grado. En el martirio es suficiente la atrición”. [6]

      “Nos han comunicado que cierto judío, puesto en el artículo de la muerte, como se hallara solo entre judíos, se inmergió a sí mismo en el agua diciendo: ‘Yo me bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén’. Respondemos que teniendo que haber diferencia entre el bautizante y el bautizado, como evidentemente se colige de las palabras del Señor: Id, bautizad a todas las naciones en el nombre etc. (Mt 28:19), el judío en cuestión tiene que ser bautizado de nuevo por otro, para mostrar que uno es el bautizado y otro el que bautiza… Aunque si hubiera muerto inmediatamente, hubiera volado al instante a la patria celeste por la fe en el sacramento, aunque no por el sacramento de la fe” (DS 788).

      La Iglesia, además, se pronunció sobre el asunto del significado del dogma fuera de la Iglesia no hay salvación y del Bautismo de deseo con la excomunión realizada por el Papa Pio XII en 1953 y el decreto del Santo Oficio del 8 de agosto de 1949 dice:

      Eliminar
    10. Sigue

      Ahora bien, entre las cosas que la Iglesia siempre ha predicado y nunca dejará de predicar, está contenida la declaración infalible por la cual nos enseña que no hay salvación fuera de la Iglesia. Sin embargo, este dogma debe ser entendido en ese sentido en el que la Iglesia misma lo entiende. Porque no fue a los juicios privados que nuestro Salvador dio una explicación a aquellas cosas que están contenidas en el depósito de la fe, sino a la autoridad magisterial de la Iglesia. (…) Por lo tanto, que uno puede obtener la salvación eterna, que no siempre es necesario que se le incorpore a la Iglesia en realidad como miembro, pero es necesario que por lo menos esté unido a Ella por el deseo y el anhelo. Sin embargo, este deseo no siempre tiene que ser explícito, como es en los catecúmenos, puesto que, si una persona está en la ignorancia invencible, Dios acepta también un deseo implícito, así llamado porque está incluido en esa disposición buena del alma, por la cual una persona desea que su voluntad sea conforme a la voluntad de Dios. Estas cosas fueron claramente enseñadas en la carta dogmática emitida por el Sumo Pontífice, el Papa Pío XII, el 29 de junio de 1943, en Mystici Corporis. En esta carta, el Soberano Pontífice distingue claramente entre los que están incorporados en la Iglesia como miembros, y los que están unidos a la Iglesia sólo por el deseo. (…) Con estas sabias palabras que reprueba tanto a los que excluyen de la salvación eterna a todos los que están unidos a la Iglesia sólo por el deseo implícito, y los que falsamente afirman que los hombres pueden salvarse igualmente en todas las religiones”.

      3.- El Bautismo de sangre

      El Bautismo de sangre es el martirio de una persona que no ha recibido el Bautismo; es decir, el soportar pacientemente la muerte violenta por haber confesado la fe cristiana o practicado la virtud cristiana.

      Jesús mismo dio testimonio de la virtud justificativa del martirio: “A todo aquel que me confesare delante de los hombres yo también le confesaré‚ delante de mi Padre que está en los cielos” (Mt 10:32); “El que perdiere su vida por amor mío, la encontrará” (Mt 10:39).

      Tal como afirman los Santos Padres, el martirio tiene fuerza para perdonar toda la culpa y toda pena, tanto en los adultos como en los niños; invocando para ello el privilegio que Cristo concedió al martirio de producir el mismo efecto de justificación que produce el Bautismo.

      Conforme al testimonio de la Tradición y la liturgia (por ejemplo, la festividad de los Santos Inocentes), también los niños que no han llegado al uso de razón pueden recibir el Bautismo de sangre.

      Y el Catecismo de la Iglesia Católica nos dice:

      “Desde siempre, la Iglesia posee la firme convicción de que quienes padecen la muerte por razón de la fe, sin haber recibido el Bautismo, son bautizados por su muerte con Cristo y por Cristo. Este Bautismo de sangre como el deseo del Bautismo, produce los frutos del Bautismo sin ser sacramento”
      Tanto el Bautismo de deseo como el de sangre justifican, pues ambos incluyen de algún modo la caridad perfecta, que sabemos justifica. Ahora bien, ni el Bautismo de deseo ni el de sangre producen, sin embargo, todos los efectos que se derivan del Bautismo de agua. Son efectos comunes a los dos: el perdón de los pecados mortales, la infusión de la gracia, la filiación divina con el derecho a la vida eterna.
      ------

      En cambio, ni el Bautismo de deseo ni el martirio, imprimen carácter, ni hacen al que lo recibe miembro de la Iglesia. De aquí que, si más tarde hubiera posibilidad de recibir el Bautismo de agua, existiría la obligación de recibirle, y mientras no se reciba, tampoco se le pueden administrar los demás sacramentos.

      Xq están condicionados por la urgencia y por la libre resolución en caso de seguir vivos al compromiso de bautizarse sacramentalmente. La caridad de Dios se dona en espera de la libertad del h. Y de su verdadero arrepentimiento.

      Adelante la fe.

      Alfonso me debes algo jajajJa

      Eliminar
    11. Lo q me maravilla de Cristo y su Iglesia es q siempre salva al "de buena intencion" pero corrige, amonesta y educa al q quiere distorsionar o escaquearse.

      Pienso q la humildad, la integridad y ser ante El sin ocultarle nada, le conquista xq se apiada de nu/nada y s.e. somos obra de sus manos.

      A por Pentecostés . Ciao bellos.

      Eliminar
    12. Pues a mi no me quedo claro nada y viniendo de esa fuente que ha citado Mari mucho menos, investigaré al respecto.

      Eliminar
    13. *Bien, sobre el asunto del "carácter" que plantea Alfonso, encontré esto que dice Fray Nelson Medina:

      "...la palabra “carácter.” En el lenguaje común significa una cierta fortaleza y coherencia que se muestra especialmente en circunstancias difíciles. Pero este no es el sentido exacto de la palabra en teología. El Catecismo de la Iglesia, en su número 1121, nos aclara que: “Los tres sacramentos del Bautismo, de la Confirmación y del Orden sacerdotal confieren, además de la gracia, un carácter sacramental o “sello” por el cual el cristiano participa del sacerdocio de Cristo y forma parte de la Iglesia según estados y funciones diversos. Esta configuración con Cristo y con la Iglesia, realizada por el Espíritu, es indeleble (Concilio de Trento: DS 1609); permanece para siempre en el cristiano como disposición positiva para la gracia, como promesa y garantía de la protección divina y como vocación al culto divino y al servicio de la Iglesia. Por tanto, estos sacramentos no pueden ser reiterados.”

      Es importante la afirmación final: los sacramentos que imprimen carácter no pueden ser repetidos o reiterados. Algo cambia para siempre en quien los recibe. Y por tanto, su eficacia es de particular relieve para el bien de la Iglesia."

      **Esto es para lo que planteaba Fabian sobre el matrimonio:

      "En el caso del matrimonio, hay, por supuesto, un don de gracia santificante pero es un sacramento que puede repetirse en caso de viudez, y este solo criterio nos indica que los casados sirven a la Iglesia de un modo diferente, a saber a través de los frutos de su amor unitivo y fecundo."

      Fuente: http://fraynelson.com/blog/2016/05/17/sacramentos-que-imprimen-caracter/

      Eliminar
    14. Esta fuente es la.misma q la q aporte arriba.
      Pero hay q leer.

      Eliminar
    15. Imprime carácter.

      https://es.catholic.net/op/articulos/24786/cat/522/el-segundo-efecto-de-los-sacramentos-que-es-el-caracter.html

      ResponderEliminar

      Maribel11:45 p. m.
      Imprime Carácter:sello infalible y eterno de Dios.
      Una maravilla. Somos hijos de Dios.

      ResponderEliminar

      Maribel12:04 a. m.
      Ahora veo q es el segundo efecto de los Sacramentos: imprimir carácter.

      Ahora he de estudiar el primer efecto jajajaja. Y si hay más.

      ResponderEliminar
      Respuestas

      Lux12:51 a. m.
      Cuidado Maribel. Solo 3 Sacramentos imprimen carácter: Bautismo, Confirmación y Orden.


      Maribel12:57 a. m.
      Ya. Eso dice. Leelo despacio. Es Sto. Tomás de Aquino.

      Eliminar

      Maribel1:03 a. m.
      Según la doctrina de la Iglesia católica, un carácter sacramental es una marca espiritual indeleble (el significado de la palabra carácter en latín) impresa por tres de los siete sacramentos: bautismo, confirmación, y Orden Sacerdotal.

      Esta enseñanza se expresa como sigue en el Catecismo de la Iglesia católica, 1121:

      Los tres sacramentos del Bautismo, de la Confirmación y del Orden sacerdotal confieren, además de la gracia, un carácter sacramental o "sello" por el cual el cristiano participa del sacerdocio de Cristo y forma parte de la Iglesia según estados y funciones diversos. Esta configuración con Cristo y con la Iglesia, realizada por el Espíritu, es indeleble (Cc. de Trento: DS 1609); permanece para siempre en el cristiano como disposición positiva para la gracia, como promesa y garantía de la protección divina y como vocación al culto divino y al servicio de la Iglesia. Por tanto, estos sacramentos no pueden ser reiterados.

      Las marcas que dejan estos tres sacramentos son distintos en cada caso, siendo además indelebles, así que nadie puede recibir el sacramento en cuestión más de una vez. La doctrina del carácter sacramental es por lo tanto una expresión particular de una doctrina largamente establecida según la cual el bautismo, la confirmación y las órdenes sagradas no pueden reiterarse.

      Eliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. Canon 1029.

    Sólo deben ser ordenados aquellos que, según el juicio prudente del Obispo propio o del Superior mayor competente, sopesadas todas las circunstancias, tienen una fe íntegra, están movidos por recta intención, poseen la ciencia debida, gozan de buena fama y costumbres intachables, virtudes probadas y otras cualidades físicas y psíquicas congruentes con el orden que van a recibir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Código de derecho canónico.

      Eliminar
    2. Pues sí que es un poco complicadillo: "Posean la ciencia debida".

      Eliminar
    3. Hay una persona que me gusta escuchar por YouTube, desgraciadamente la escucho pocas veces, se llama Christián Huerta, estuvo muchos años, como nueve creo, estudiando para ser sacerdote y abandonó. Ahora es un predicador laico y lo hace muy bien.

      Quiero decir "poseer la ciencia debida" es un poco confuso ¿Cuántos años se necesitan para alcanzarla? ¿Se corresponde con los años de estudio de un seminarista?.

      Eliminar
    4. Tienes razón, la insistencia y la responsabilidad es del obispo.

      Eliminar
    5. “y otras cualidades físicas y psíquicas congruentes”

      !!!

      ¿y si está enfermo?

      (En cualquier caso, el papa es legislador y juez y ejecutivo supremo e inapelable, así que incluso se podría “saltar” cualquier norma canónica positiva cuando quisiese).

      Eliminar
    6. El hecho no es si el Santo Padre pueda saltarse cualquier norma canónica o no, sino que el canon descrito serviría como complemento a la reflexión que expone el padre Fortea.

      Cito fragmentos:

      "El sacerdocio pasaría a ser no un modo de vida, sino una opción para culminar una existencia cristiana".

      "Sobre Jesús: Realizó el sacrificio POR nosotros. Eso le consagró para siempre, pero no lo hizo para bien de sí mismo. Incluso en Jesucristo el sacerdocio es PARA nosotros".

      "El sacerdocio no es pro sacerdote. El sacerdote se santifica en el pro vobis".

      Eliminar
    7. Con esto quiero decir que aunque la intención es buena, al final queda en algo romántico.

      Una cosa es un chiquillo que caiga enfermo y que le quede poco de vida, y que siempre hubiera tenido ilusion por ser astronauta, llegue a oídos de la agencia espacial y en un acto de buena voluntad le hagan astronauta de forma honorífica regalándole un casco y una placa.

      Y otra bien distinta es hacer sacerdote a alguien que no va a poder dar ni medio paso y que está moribundo, por el hecho de que le hacía ilusión.

      Lo del sueño de un niño por ser astronauta es por el espiritu aventurero, subirse a un cohete y experimentar la ingravidez.

      Ser sacerdote puede ser un sueño desde niño, pero la finalidad es otra, y creo que no tiene lógica hacer pastor a alguien a quien no se le pueden conferir ovejas.

      Eliminar
    8. A veces con nuestro aparente "buenismo romántico" en el q hay mucho ego encubierto distorsionamos el Magisterio de la Iglesia y por esa excepción entra el maligno.

      La Iglesia es Roca de nuestra FE.

      Eliminar
    9. ....y si está enfermo?."

      Joe, q se someta en obediencia al discernimiento de la Iglesia el único Grupo donde no hay cabo suelto xq su CABEZA ES CRISTO.

      A dormir...

      Eliminar
    10. El Papa es la cabeza visible de la Iglesia y el lo permitió. Una pregunta, a quién le hace daño que se le haya ordenado, o en qué es perjudicial? Entonces diganselo al Papa y al mismo nuevo sacerdote

      Eliminar
    11. El Papa es la cabeza visible de la Iglesia y el lo permitió. Una pregunta, a quién le hace daño que se le haya ordenado, o en qué es perjudicial? Entonces diganselo al Papa y al mismo nuevo sacerdote

      Eliminar
    12. Javi

      Desde mi perspectiva lo dicho de algo romántico no lo es, puesto que aunque está muy bien dicho y muy bien ordenado en los razonamientos, para Dios cada persona es un caso único.

      Si a esta persona se le otorgó ese sacramento debe ser también voluntad de Dios.



      Con esto quiero decir que el tratamiento que se le dió al caso es exactamente el que debe ser siempre llevado a cabo, con una serie de condiciones así bien estrictas y mencionadas por el Padre Fortea en este post, pero igualmente bajo el ojo del discernimiento para cada caso siempre pidiendo la ayuda imprescindible del Espíritu Santo.

      Eliminar
    13. El santo sant de ARS fue sacerdote simplemente porque tenía fe, no alcanzaba la ciencia debida, pero no había sacerdotes en Francia y llegó a se Santo.

      Eliminar
    14. Siempre puede haber excepciones si así Dios lo permite, y obedecemos al Papa. En la obediencia debemos crucificar la razón. Pero podemos expresar nuestro sentir y luego obedecer

      El voto más difícil es la obediencia. Es morir al otro.

      Eliminar
    15. Santo cura de Ars.

      Eliminar
    16. De acuerdo con Javi y Maria Isabel, la emoción y el sentimentalismo nos juegan malas pasadas.

      Eliminar
    17. En vez de alegrarse x un nuevo sacerdote y desearle lo mejor, el pobre fue juzgado desde tierras muy lejanas y sin que sepan nada de como se dieron las cosas. Corazones de piedra. X la o las santas Eucaristías que llegue a celebrar salvará almas de acá y del purgatorio

      Eliminar
    18. No se juzga al sacerdote ni creo que nadie no se alegre de que haya un nuevo cura en la tierra.
      Se opina de su nombramiento como tal en una situación en la que no puede ejercer su ministerio.

      Con hacerle sacerdote no se le ha hecho daño a nadie, pero tampoco se le va a hacer más santo ni va a salvar más almas en el purgatorio. Se le nombró como acto de amor, pero para él.

      El criticar que tenemos los corazones de piedra es algo subjetivo, pues también es una forma de juzgar. Igual que Dios sabrá el motivo por el que este acontecimiemto sucedió, también nos pondrá a cada uno en nuestro lugar cuando nos toque darle cuentas de cuánto hemos amado en esta vida.

      Por tanto, antes de revestirnos de Juan el Bautista y gritar en el desierto si los corazones de los demás son de piedra, hagamos un análisis exhaustivo de si el nuestro también es duro.

      Eliminar
    19. Hermano, después de leerlos debo pensar q están felices y dando gracias a Dios x ese nuevo sacerdote? El valor Redentor d la Santa Misa no pierde su valor xq sea haga una sola vez en la vida o x q el presbítero esté enfermo. Y la gloria q le da una sola Misa a Dios, vale más que toda la gloria de le dan todos los santos y ángeles juntos incluida la Santísima Vírgen María durante toda la eternidad, como bien lo escribió él padre Antonio Royo Marin, y que tanto la citaba el Padre Jorge Loring. Lamento mucho haberlos juzgado y más aún sabiendo q soy yo el duro de corazón. Un abrazo

      Eliminar
    20. Hermano, después de leerlos debo pensar q están felices y dando gracias a Dios x ese nuevo sacerdote? El valor Redentor d la Santa Misa no pierde su valor xq sea haga una sola vez en la vida o x q el presbítero esté enfermo. Y la gloria q le da una sola Misa a Dios, vale más que toda la gloria de le dan todos los santos y ángeles juntos incluida la Santísima Vírgen María durante toda la eternidad, como bien lo escribió él padre Antonio Royo Marin, y que tanto la citaba el Padre Jorge Loring. Lamento mucho haberlos juzgado y más aún sabiendo q soy yo el duro de corazón. Un abrazo

      Eliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  35. Por las mismas razones que no encuentro que la Iglesia debería oponerse a priori a celebrar el matrimonio de una pareja, porque uno de los cónyuges está proximo a la muerte, tampoco veo claro porque la Iglesia querría impedir que un buen hombre entregado a Dios recibiera el sacramento de la orden sacerdotal, solo porque su perspectiva de vida es baja. No es un tema puramente sentimental, un acto de amor de este tipo opera en la construcción del Reino de Dios, de formas que no podemos dimensionar (de algún modo Dios se hace presente en la historia). Mi humilde opinión. Un saludo al Padre Fortea desde Chile!

    ResponderEliminar
  36. Estoy de acuerdo... Estaria la Iglesia actuando con mentalidad de descarte!! Si no va a producir no sirve???

    ResponderEliminar
  37. Muy interesante su reflexión, padre Fortea. Da luces.
    Pregunto: Lo que dice en su artículo sobre el sacerdocio ministerial, ¿Puede aplicarse también al sacramento del matrimonio?

    ResponderEliminar
  38. Alguien conoce una persona maldecida?
    Necesito ayuda me llamo lucas y tengo 23 años.

    ResponderEliminar
  39. Hola, mi nombre es Dr. James Henri del Hospital Universitario de la Universidad de Benin, soy especialista en Cirugía de órganos y nos ocupamos de la compra de órganos de humanos que quieren vender, y estamos ubicados en Nigeria, EE. UU. Y Malasia. , pero nuestra oficina central está en Nigeria. Si está interesado en vender su riñón o en vender cualquier parte de su órgano corporal, comuníquese con nosotros para obtener más información. Contáctenos a través de
    Correo electrónico: jameshenryhome@gmail.com
    Número de Whatsapp +2348110133466
    Esperando saber de ti.
    Saludos,
    Dr. James
    CEO
    HOSPITAL DE ENSEÑANZA DE LA UNIVERSIDAD DE BENIN.

    ResponderEliminar