lunes, agosto 12, 2019

De ceremonias y cardenales





Si hay algo que me asombra de las ceremonias vaticanas es la sencillez de la ceremonia de la entrega de la birreta cardenalicia. Más austeridad resulta imposible. Hasta la bendición de una abadesa del Amazonas tiene más pompa que ese ritual.

Pobres cardenales, si descendieran un paso más abajo en el camino de la austeridad, la birreta se entregaría por paquetería, acompañado por uno de esos horribles papeles coloridos con una bendición apostólica con la cúpula de san Pedro a colorines en la parte superior.

Con el gusto estragado de algunos, tal vez hasta pensarían que sería un signo de inculturación que Amazon la entregara con un dron: Excelencia, disculpe, la birreta está ya en el jardín.

Sea dicho de paso, si en la Iglesia existieran los gulags, el diseñador de las bendiciones apostólicas debería ser enviado a uno de ellos, a picar piedras con una maza en una cantera y aplicándole torturas de forma regular.

Ayer me di cuenta de que, entre todas mis fantasías litúrgicas, había dejado desprovistos a los pobres cardenales de una ceremonia comme il faut. Cierto que en Torres Góticas describía una ceremonia de este tipo. Ese ritual fue el primero que se me ocurrió en este género forteniano de ciencia-ficción catalogado como “sugerencias de cambios litúrgicos”. Qué lejos estaba yo de pensar, hace diez años, que ese género se convertiría en un vicio.

Cuando un clérigo es muy creativo litúrgicamente, siempre se corre el riesgo de que se ponga a inventar cosas en la misa. Pero, en mi caso, no hay peligro. La misa la celebro según las rúbricas. Mas para mis fantasías rituales necesito el Vaticano y a los cardenales, elementos de los que no dispongo. Así que no hay peligro, me faltan materiales. Salvo que el Palmar de Troya me contrate, estamos a salvo.

Así que mañana os describiré cómo pienso que sería una bonita y “modesta” ceremonia de entrega de las birretas cardenalicias. Claro que reconozco que lo primero que hay que hacer es cambiar la “Misa de inicio de pontificado” por una coronación en toda regla. No tendría sentido hacer un gran ritual para los cardenales y que la ceremonia para un nuevo papa consistiera en la entrega del palio y del anillo.

Sea dicho de paso, un palio horrible el nuevo que fue inventado hace pocos años por el papa Benedicto. Lo considero el mayor error de su pontificado. Y no soy el único que lo piensa, porque, si miráis las fotos, veréis que el papa Francisco lo ha guardado en el baúl de los recuerdos.

De hecho, ese palio nuevo no era la primera opción querida por el papa Benedicto. La historia de cómo se llegó a ese palio a sus hombros papales tiene varios capítulos, en cierto modo, se parece a ese post mío titulado “Historia de mis sotanas”. Pero no seré yo aquí el que lo cuente.

Como bien sabéis mis sugerencias litúrgicas se parecen a la escena de los Hermanos Marx en la locomotora, cuando Groucho grita: ¡Más madera!

18 comentarios:

  1. Fantasías litúrgicas de ayer y hoy, presenta...(este post)

    “Si hay algo que me asombra de las ceremonias vaticanas es la sencillez de la ceremonia de la entrega de la birreta cardenalicia. Más austeridad resulta imposible. Hasta la bendición de una abadesa del Amazonas tiene más pompa que ese ritual.”

    Al fin alguien sensato!

    Padre, vi una ceremonia de entrega de entrega de birreta hace ya un año y la verdad que esperaba algo diferente, para tan ESPECIAL MOMENTO! Ésa ceremonia es sosa con todas sus letras.
    Gracias por decirlo!!!

    Y respecto a las bendiciones apostólicas tiene razón. Tengo una me gusta, pero, pueden mejorar más, muchos más...se pueden falsificar fácilmente!

    Se tenía que decir y se dijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de ver el Palio creado por Benedicto XVI...y tiene razón padre.Es un diseño algo desprolijo.

      Eliminar
    2. El intro de el post asi y cambiele "animadas" por “litúrgicas" desde el seg. 0:17

      Intro del post

      Eliminar
  2. Anxeeeee, ¿¿¿dónde estas????
    pero que alguien la busque

    ResponderEliminar
  3. Mañana pondré el ritual que yo sugiero para un momento tan importante.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. La religión es relación de inmediatez con Dios, que se manifiesta en instituciones, dogmas, normas y ritos.
    El hombre es un ser de ritos. Ver, oír, oler, gustar y tocar son ritos que el hombre realiza de mil maneras. De su delicadeza interior depende la magnificencia de sus ademanes.

    La oración, religión, bautismo, espiritualidad, santidad y mística son puntos de vista de la misma realidad, la relación del hombre con Dios.

    Uno modo de relación con Dios es el rito bautismal es la celebración solemne de esa inmersión, del hombre, gota de agua, en Dios, océano, que comienza desde mi nacimiento y culmina en mi muerte. En el rito celebro, como Jesús, mi unidad con mi Creador.

    Religión, oración, espiritualidad,santidad y mística son formas de vivencia bautismal.

    ResponderEliminar
  6. Creo que la Iglesia a través de 2000 años habrá considerado, tal vez por fidelidad a lo recibido, tal vez por la edad del obispo que va a ser cardenal, o por la ancianidad del Papa, que tal y cómo se hace actualmente sea la forma correcta de realizar la imposición de la birreta cardenalicia.

    No he visto nunca una ordenación cardenalicia, pero ya la catedral, la presencia del Papa, la presencia de otros cardenales a la ceremonia, baste ya para dar fuste a tal acto eclesiástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La petición de santidad, el ser santo el futuro cardenal, quizás sobrepase a cualquier acto magno.

      Eliminar
  7. Estoy recuperando un exorcismo.
    La lectura del libro RAZONES PARA LA ALEGRÍA.
    De Martín Descalzo.

    ResponderEliminar
  8. El palio de Benedicto me gustaba porque era original y muy digno. Parecido a los Palios que usan las s Obispos orientales.

    ResponderEliminar
  9. ¿Si los papas no llevan birreta, por qué se haría una (blanca) Juan XIII?

    ResponderEliminar