jueves, mayo 31, 2007

Adios a otro día.

Dos horas de paseo nocturno con mi amigo Miguel, aire primaveral, olor a plantas y árboles diversos en algunos tramos del camino mientras hablábamos de los órdenes constitucionales de los países, de la ley sálica, del Watergate, de la feria del libro, de Julio César y de los 45 euros que me pidieron por el Diario de Ciano.

Antes, durante la cena, he acabado de ver las tres horas de la película Nixon de Stone. Inteligentísima película, todo en ella formidable, cine en estado puro. Qué malo era ese Richard.
Antes de la cena he jugado un rato con los niños del pueblo a tirarnos una pelota de tenis y recogerla. El juego es simple pero da mucho de sí. Me lo he pasado muy bien. El modo de tirarla, la dificultad, la picardía, lo alta que llegaba, la fuerza, los niños que aguardaban turno para ver si resistían más tiros que el anterior, el que se quejaba de que se la tiraba con más fuerza que al otro niño. He pasado un buen rato.

Antes había celebrado la misa sólo con la luz natural que entra por las ventanas, luz que me gusta mucho, para mí es tan poético que el templo entero esté iluminado únicamente con la luz del atardecer y las seis velas del altar. Seguro que piensan que es un rasgo más de tacañería.
Ahora ya es tiempo de dormir. Buenas noches.

11 comentarios:

  1. Buenos días ¿Y quién ganó?
    Hay que ver cómo son estos niños, núnca se cansan.

    ResponderEliminar
  2. marcianitos4:03 p. m.

    celabrar la misa con luz natural y seis velas no es un acto de tacañería sino de austeridad y respeto por el medio ambiente al hacer el mínimo gasto energético, posible

    ResponderEliminar
  3. PUES CONMIGO HA SIDO MUY TACAÑO,Y NADA QUE VER CON SU SANTIDAD Y PERSPECTIVA PARA OBISPO.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:04 p. m.

    ¿ y eso por qué love ?

    ResponderEliminar
  5. AY,PORQUE QUIERE A OTRA,AY

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:56 p. m.

    Eso cielo es generosidad no tacañería,

    ResponderEliminar
  7. AY,AY,pues a mí se me va a infartar el parto psicológico que sufro por este sacrificio.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:24 p. m.

    Todo tiene remedio,

    ResponderEliminar
  9. nO SE SI HAY REMEDIO.BUENO SÍ,CREO QUE ACCEDERÉ A LAS ASPIRACIONES DEL OBISPO.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8:29 p. m.

    Dick Nixon no peor que los periodistas del Washington Post, pero sí más duro.

    ResponderEliminar