martes, mayo 15, 2007

En la foto, el padre Fortea de pequeño haciendo planes acerca de su porvenir.



Por la mañana debería no haber desayunado (debo perder cinco kilos), pero al final me he comido sin rechistar el pan con tomate que mi madre me ha preparado, yo se lo he pedido en realidad. Incluso he añadido unos extras tras ello.
Después he visitado al director de La Caixa para pedirle consejo respecto a mi próxima declaración de hacienda. Lo más gracioso de la larga espera en la sucursal han sido la gitana mayor que se ha sentado a mi lado. La gitana joven se ha quedado de pie observando atentamente nuestra conversación. Ni la gitana anciana ni yo mismo hemos dicho nada digno de recuerdo, frases insustanciales: cuanta gente hay, cuánto tarda, ay que ver, qué calor. Pero ambos éramos plenamente conscientes de que dos mundos estaban sentados uno al lado del otro, a un palmo de distancia. Ambos mundos nos sentíamos intrigados por indagar en el otro. Pero yo no me he atrevido. Tampoco ella.
Por la tarde sermón de San Isidro, otro año y otro elogio de la agricultura desde el púlpito. Tengo que renovar este sermón. Hoy tampoco se ha notado mucho, un bebé desde su carrito de dos años ha boicoteado mi sermón de un modo efectivo.
Después procesión hasta la ermita: capa pluvial, nube de monaguillos pululando alrededor, carrito con bandera de España y mantillas portando la peana del santo, subasta desganada de los palos de la peana del santo.
Los niños en la procesión iban, con unos palos, destrozando las hierbas de los márgenes de la carretera, imaginando una batalla que sólo ellos veían. Todo el rato una señora me decía que deberían ir en fila delante de la imagen y no así. Pero ni se me ocurrió interrumpir sus infantiles juegos. Creo que no encontraría razón alguna para interrumpir el juego de ningún niño. El juego de un niño justifica el seguir rodando del mundo. Así que me he limitado a asentir y a no impedir que hicieran su voluntad.
A la vuelta de la ermita, la monaguilla Ainhoa (que es la niña que tiene los ojos más bonitos del pueblo) me ha sostenido la capa pluvial como si fuera un rey de un cuento medieval. Más monaguillas se han sumado. He dejado hacer, me ha hecho gracia y hasta he secundado sus juegos cuando los seis monaguillos se han ocultado bajo mi capa, viéndose sólo sus piececitos. De estas entrañables escenas me acordaré en mi vejez. Los dos chicos monaguillos ya estaban harto del peso e incomodidad de la cruz procesional y del incensario.
Tan contento estaba esta tarde que les he dejado subir hasta las campanas de la torre. Al final he tenido que subir a buscarlos para que bajaran todos antes de cerrar la puerta. Como el suelo de la segunda planta de la torre se de madera con muchos resquicios, me he puesto perdido con todo el polvo que caía desde lo alto mientras subía por el último interminable tramo de una escalera metálica de caracol.
¿Puedo tocar la campana una vez más?, me ha pedido angelicalmente una niña con cara de espíritu beatífico. Venga. La ha tañido con decisión para ser un angelito tan pequeño.
Después al monaguillo rumano y a mí, los últimos, nos han dejado un minuto encerrados a oscuras en la parte de la escalera de caracol de piedra de la base de la torre. Oficialmente los culpables han sido los monaguillos, pero la omisión de la sacristana era la verdadera responsable.
La sacristana y yo hemos bajado al “refresco” ofrecido por la hermandad. Afortunadamente han sacado esos pastelillos rellenos de crema que tanto me gustan. Me he comido tres, sólo el decoro ha impedido que el número fuera mayor. Es más, en un momento dado que me he acercado a la mujer del Hermano Mayor a decirle lo mucho que me gustan esos pasteles, como era el primero, se ha hecho la boca agua y debo haberle parecido que había yo bebido algo alcohólico, porque apenas podía vocalizar. La realidad es que apenas podía evitar que se me cayera la saliva al hablar.
Ahora ya es de noche. Mañana será otro día. Dios mediante habrá más procesiones.

44 comentarios:

  1. Anónimo1:28 a. m.

    Que de niños padre, como me hubiera gustado estar allí.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:30 a. m.

    ¿Es que todavía no ha aprendido que no hay que hacer planes?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:31 a. m.

    Hay que vivir sólo el presente, sin planes.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:45 a. m.

    ¡He dormido como un niño pequeño!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:45 a. m.

    Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas me siguen.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:47 a. m.

    Tantas voces llegan a nuestros oídos, llegándonos como
    disonante.

    Pero en un instante de gracia esta experiencia
    nos conduce a un conocimiento más real de nuestra propia identidad:
    Somos nosotros las ovejas del Señor Jesús, con hambre en nuestros
    oídos para escuchar su voz.

    Buscamos entre tantas voces, la palabra
    del Señor Jesús. Sin poder distinguir la voz de Jesús, nos
    quedaríamos como ovejas perdidas y decepcionadas, sin consejero de
    confianza para el largo camino de la vida.

    Jesús es el Pastor enviado para rescatar las ovejas. El Buen
    Pastor busca sus ovejas, grita en las calles para que las ovejas
    dispersas puedan tomar pasos seguros en la peregrinación de la vida.

    Él nos dio el don de su Espíritu Santo, y esto quiere decir que
    compartimos con Él una relación viva y real.

    Por eso podemos discernir su voz en medio de un mundo con tantas voces, tantos
    gritos.

    Hay un solo Espíritu Santo, dando a los que lo buscan
    capacidad de conocer los deseos, las aspiraciones, hasta las
    palpitaciones del corazón del Buen Pastor.

    Y si nos preguntan los pastores gritándonos desde sus ventanas
    de negocio porque ponemos nuestra confianza en la voz del Buen
    Pastor, diremos sin pena que escuchamos al Buen Pastor porque el
    Señor Jesús primero nos escuchó a nosotros.

    El Señor Jesús, durante
    su vida en este mundo, se dedicó a escuchar los lamentos y enjugar
    las lágrimas de las ovejas lastimadas y perdidas.

    Escuchó los gritos
    de los leprosos en el camino, resucitó de la muerte el único hijo de la
    anciana viuda; dio luz a los ojos ciegos, fuerza a los inválidos.
    Anunció un reino de gracia, dando una bienvenida fuerte a los
    pobres, los pecadores, los rechazados y rebatidos de la comunidad.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:51 a. m.

    ¿Quien se atreviera a decir que vino Jesús al mundo para
    buscar sus propios intereses? Nuestro Señor Jesús es nuestro Buen Pastor porque se dedicaba a los intereses de sus ovejas.

    Su palabra y su obra lo identifican como el verdadero mensajero de Dios Padre.

    Siendo Dios, Él mismo es la respuesta del Señor a nuestras penas y necesidades. El Señor escucha la voz de sus ovejas, y siente el palpitar
    de nuestros corazones sufridos. Nada de lo nuestro es ajeno para Él.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7:57 a. m.

    La voz del Buen Pastor nos urge a buscar como aliviar el sufrimiento más terrible para el ser humano en este mundo:

    ResponderEliminar
  9. Anónimo7:58 a. m.

    La ley de la caridad es la ley suprema, y la caridad se muestra entre personas que están al cuidado de otras personas.

    La iglesia, en cualquier país, debe de mantenerse como comunidad de apertura, invitando a los que viven como sombras a compartir una comunión real de vida con otras personas, y con el Señor mismo.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7:58 a. m.

    Como ovejas instruidas por la voz del Evangelio, reconocemos
    la voz del Señor cuando nos dedicamos a aliviar el sufrimiento de un ser humano.

    Viene siendo llamada de conciencia para todos.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8:00 a. m.

    Como ovejas instruidas por la voz del Evangelio, reconocemos
    la voz del Señor cuando nos dedicamos a aliviar el sufrimiento de un ser humano. Viene siendo llamada de conciencia para todos.

    Paradójicamente, un cristiano no llega al fin de su camino si no puede detenerse en el camino para encontrar personalmente al hermano ó hermana en peligro mortal.

    Un cristiano no puede volver la cara para evitar la mirada de un hermano sufriendo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8:04 a. m.

    Que la Santísima Virgen de Guadalupe, lámpara para los
    necesitados, nos enseñe a escuchar la voz del Señor Jesús, Buen
    Pastor de nuestras almas.

    Que el Señor Jesús, Compañero de
    confianza en nuestra peregrinación de la vida, nos inspire con un
    amor profundo hacia nuestro prójimo, y que nos conduzca a praderas verdes de justicia, para que todos disfruten de una vida más divina,y a la vez más justa y más humana.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8:12 a. m.

    ¡Adelante mis valiente!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo10:34 a. m.

    Un cristiano no puede volver la cara para evitar la mirada de un hermano sufriendo.

    Es verdad y muy bonito todo lo que esta diciendo.
    El domingo al ir con este amigo que parece que necesita ayuda. Estuvimos por la mañana en la catedral y estuvimos viviendo casualidades muy bonitas. Todo fue maravilloso nos divertimos mucho. Por la tarde en el metro cuando volvíamos este "amigo" se puso ha hacer fotos a un hombre que tenía las uñas largas y se reía de esta persona. Yo me hice la despistada pero a mí estas cosas no me gustan. Para rematar quería que yo viera la foto como habían quedado. Como pude me escabullí tuve una buena excusa.
    Si hubiera contestado lo que yo realmente pensaba habría fastidiado todo el día. En mi interior había una gran pena por aquel hombre "inocente" que estaba delante de nosotros. Siendo feliz a su manera pero seguro que tonto no era. De regreso a casa se lo comenté a mi marido que aquello no me había gustado.
    Este amigo no ha cambiado. Ni quiere cambiar.

    Éste juntamente con otros el primer día que le conocí a mi amiga, que era su novia, y a un primo suyo les metieron en un pozo de cal (antiguo). A mí me quisieron quitar los jerséis. Por suerte que se hicieron un nudo y no consiguieron quitarme ninguno.
    Desde mi punto de vista eran “salvatgina pura”

    El domingo salimos con él para ayudarle, se ha intentado suicidar tres veces. Y por la tarde él se olvida de otra persona riéndose y mofándose.
    ¿Qué se debe hacer en este caso?
    ¿Vosotros qué harías?

    ResponderEliminar
  15. Anónimo11:58 a. m.

    Dile que lea este blog si quiere, y que escriba en el lo que siente.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo12:29 p. m.

    Paz y Bien: Felicidades a todos los amantes de la ecologia y del campo en su fiesta. San Isidro y San Francisco. ¿qué tenían ellos que no queremos tener nosotros?

    Era Padre Fortea más guapo de pequeño, y continua sin ponernos la foto sin pelo.

    A la Caixa, !como nos gusta, la pela es la pela!.
    En cambio los agricultores tenemos que ir a pedir crédito a la Caja Rural correspondiente. Además tenemos que regar, a horas que el Pater está soñando con los gatitos
    !Que suerte tenía San Isidro, le hacían el trabajo los ángeles!

    Padre si quiere perder 5 kilos, no se coma tres pasteles con crema, se come uno para no herir a la cocinera y el resto nos los manda por email, para probarlos.

    Le tenemos preparada una sorpresa de algo que le gusta mucho, relacionado con el dibujo y la maquetación, dentro de unos meses le pondremos los dientes largos y no le quedará mas remedio que hacer un viaje de dos o tres horas en coche para verlo.

    Los lloros de niños en Misa son buenos, señal que los padres asisten, son cantos de angelitos.

    Feliz San Isidro. Contad cosas graciosas que penas ya nos encargamos de fabricarlas entre todos.

    Cordiales saludos para todos especialmente para los hermanos de Hispanoamerica.

    mga

    ResponderEliminar
  17. Hola a todos/as

    Mis ocupaciones y mi ordenador averiado me impiden, pararme en el blog, hoy lo he visitado tras muchos días, he leído los post de hoy, sólo estos, he visto las fotos religiosas de otros post de otros días y las de gatos y me han encantado, los comentarios religiosos de hoy también, veo que lo bueno sigue, me alegro.

    Bendiciones para todos/as.

    Hasta la vista.

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo,en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  18. Anónimo3:21 p. m.

    Aunque le sobraran 50 kilos a las que jugamos a cocinitas no nos importa que se acabe toda la tarta de frutitas por encima, ni la mitad de las de por dentro.
    Las cocinitas están tan preocupadas en quedar bien ¿Habré superado la prueba…?
    Antes de salir de casa han preguntado a la hija, al marido. Y dicen mira que no me ha subido la masa. El marido responderá ¿no era la masa que subía que habías comprado? Sí, pero…
    La hija dirá mamá no te preocupes que no se nota. Está muy bien.
    La otra tarta con frutas por dentro al desmoldearla se rompe. No te preocupes…

    El que “la pela es la pela” le preguntará ¿La gula es pecado? Usted no haga caso… sabemos que él es de “la pela, la pela”.

    Todas ellas se marcharán contentas de haberle hecho de madres por un día.

    Si usted al comulgar le da sólo ½ de las pequeñitas, pensará… hago régimen con él.

    ResponderEliminar
  19. Buen dia Padre Fortea:

    Feliciades por el Blog de Hoy, hubo momentos en los cuales visualizaba con todo detalle
    lo relatado por usted, hubiese querido ser uno de esos monaguillos....
    No se preocupe mucho por su dieta,
    5 Kg. de mas no es tanto,y, barriga llena corazon contento.

    Que tenga un buen dia..

    Saludos

    Miguel Anegel de Ccs.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo5:12 p. m.

    ¡Todos nos alegramos, bienvenido a casa Sergio! Espero que a su ordenador no le duela mucho la cabeza y no se le averíe más.

    ResponderEliminar
  21. Me pregunto si alguien le habrá informado Francisco de Ciudad Real lo bonito que es este blog y si desea visitarnos, si es que aún no lo está haciendo.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo5:15 p. m.

    ¡No comáis tanto que os vais a poner todas muy gordas!.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo5:17 p. m.

    ¡Haced un poco de ayuno voluntario!

    ResponderEliminar
  24. Anónimo5:21 p. m.

    Hacer un poco de ayuno de vez en cuando alcanza gracias para salvar almas.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo5:32 p. m.

    Yo más que las fotografias de los gatos, diria: la historia de la "gatita".

    Algún día y en privado.

    ResponderEliminar
  26. El de la gatita que se explique porque el blog muy privado no es

    ResponderEliminar
  27. Anónimo7:12 p. m.

    ¡Qué hermosura de fiesta! en México también queremos a San Isidro, pero ustedes ponen la muestra. ¿Cuántos José Antonios Fortea habrá dentro del grupo de monaguillos? ¿Y cuántas Santa Teresita, Santa Teresa o Madres Teresa? bien por su apoyo a los niños, son el futuro, son quienes van a llevar la batuta de una España cristiana. Adelante Padre y buen provecho con los pastelillos y el pan de su mami, no lo tiene siempre, no se debe preocupar. Marta. Colima. México.

    ResponderEliminar
  28. He soñado con muertos, uno un muchacho de 25 que se mató y la otra su madre que un año antes de la muerte del chico me pidió como última voluntad- tenía metástasis- que le cuidase - ella murió un año antes que él.

    No sabía que me sentía tan culpable por no haber podido evitar esta tragedia anunciada,

    ResponderEliminar
  29. Anónimo7:23 p. m.

    ¿Es Satanás una persona o un mero símbolo del mal?
    En el Nuevo Testamento se habla del demonio 511 veces. Eso quiere decir que es verdaderamente una realidad, porque de algo meramente simbólico no se estaría tan pendiente en la Escritura. Pero, sobre todo, si nos fijamos en las palabras del capítulo 8 del evangelio de San Juan, Cristo lo considera una persona; le llama Príncipe de este mundo, Padre de la mentira y Homicida desde el principio.

    Además, Jesucristo, cuando hace exorcismos, particularmente en el evangelio de San Marcos, lo trata como una persona: Sal de ahí, yo te lo digo, Satanás: sal de ahí, y le llama personalmente Satanás. Además, aparece realmente como el enemigo personal del Reino de Dios que Cristo quiere instaurar.

    El Reino es la salvación definitiva que ha llegado con Cristo, y que nos libera del pecado y de la muerte y nos introduce en la filiación divina. El enemigo de este Reino no son las legiones romanas. Jesucristo no dice: El Reino de Dios ya ha llegado porque empiezan a marcharse los romanos, sino que, si yo expulso a los demonios con el dedo de Dios, es que el Reino de Dios ha llegado.

    Y precisamente dice Jesucristo, en un párrafo estremecedor del evangelio de San Juan: Ahora el príncipe de este mundo es echado fuera.

    ResponderEliminar
  30. Anónimo7:31 p. m.

    gatita no seas curiosilla/o.

    ResponderEliminar
  31. Anónimo7:31 p. m.

    y concretamente qué quiere decir esto que escribes

    ResponderEliminar
  32. Anónimo7:45 p. m.

    El mas fuerte que ayude al mas débil.

    ResponderEliminar
  33. Anónimo7:57 p. m.

    Yo no sé Teología Satánica yo sólo sé que la vida es diabólica para algunos que como yo no dan pie con bola,
    pasa que la gente te llama paranoico si les dices que dejen de tratarte raro , de poner caras cuando apareces por la puerta o de distanciarse de tí-depersonalizarte- para poder perjudicarte sin sentir culpabilidad, cuando te pasa sistemáticamente empiezas a pensar que ..."no eres un humano" al menos para el resto de los humanos
    Seré paranoica pero a los paranoicos nos persiguen

    ResponderEliminar
  34. Anónimo9:37 p. m.

    Muy bueno el post de hoy. Y algunos comentarios son muy buenos... es verdad que debemos preocuparnos por los problemas y sufrimientos de nuestros próximos pero ¡cuidadín, cuidadín! que algunos prójimos pueden pegarnos un buen sartenazo. ¿o no?

    Felicidades a los agricultores y a los madrileños.

    Por cierto, sobre lo de adelgazar: hay que mentalizarse, porque lo primero y lo fundamental es la voluntad, me parece a mi. Para adelgazar hay que comer la mitad y moverse el doble. Una compañera mia dice que el estómago es como un saco, cuanto más le echas, más grande le haces.

    Un saludo a todos desde el reino olvidado,
    A.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo11:28 p. m.

    Lo importante no es el sartenazo, sino lo que uno aprende de el.
    Hay que saber mirar el mensaje que va dentro de la sartén

    ResponderEliminar
  36. Anónimo11:43 p. m.

    Para el anónimo de las 10:57

    Lo que pasa es que no tenemos amor, ni caridad, entonces cuando vemos que alguien no nos cuadra dentro del arquetipo que deseamos encontrar en la otra persona, sentimos rechazo, y no nos paramos a pensar ¿Por qué sentimos ese rechazo? Y en vez de luchar o pedir ayuda a la Virgen, preferimos dejarnos vencer por el rechazo y entonces el rechazo se va haciendo cada vez más grande y el conflicto cada vez mayor.

    Si en vez de rechazar, le mostráramos un poco de amor, aunque nuestra disposición interna esté en desacuerdo, al final terminaremos aceptando con amor a esa persona, tal cual es.

    Y si de vez en cuando hay que dar un sartenazo, pues se le da, esos mensajes a veces tienen su efecto si la persona sabe mirar, como dije antes dentro de la sartén.

    ResponderEliminar
  37. Anónimo11:45 p. m.

    Desde el reino olvidado.

    No te creas, ya te tocará a tí.

    ResponderEliminar
  38. P. Fortea:

    Me reí mucho con lo de su madre, porque con la mía es lo mismo; estuve con ella unas tres semanas (después de tres años en el Congo), y también me hizo pan con tomate (yo soy barcelonés-catalano-español-europeo-terraqueo).

    Quería pedirle oraciones a usted y a todos los que visitan el blog: hoy voy a empezar la experiencia de los ejercicios espirituales de 30 días. Gracias por adelantado.

    Animo con su ministerio, y no adelgace demasiado, que los demonios consumen muchas calorías.

    Bendiciones y hasta el mes que viene.

    ResponderEliminar
  39. Anónimo8:37 a. m.

    Ese pan con tomate ¡Qué bueno! el que hace la madre... como se recuerda. Que gusto, por mucho que uno lo intente hacer igual que no sabe igual...

    Rezaremos un poquito y que Dios la reconduzca.

    ResponderEliminar
  40. Anónimo2:44 p. m.

    Francesc:

    ¡Mucha suerte!
    ¡Quedate con nosotros!
    ¡No te vayas lejos!
    ¡Aquí haces mucha falta, no lo olvides!
    Te queremos muchos, yo por lo menos.

    ResponderEliminar
  41. Anónimo2:51 p. m.

    ¡NO TE VAYAS QUE AQUÍ ESTAMOS LOS PEORES!
    ¡AQUÍ NO EXISTE ESA HIERBA TAN HERMOSA!
    ¡NO TE VAYAS!
    ¡QUE TÚ ERES MUY VALIENTE!

    ResponderEliminar
  42. Anónimo4:14 p. m.

    España está llena de abrojos y hay que sembrar esa hierba, y necesitamos jardineros, El Señor dice obreros.

    ResponderEliminar
  43. Anónimo4:14 p. m.

    España está llena de abrojos y hay que sembrar esa hierba, y necesitamos jardineros, El Señor dice obreros.

    ResponderEliminar