viernes, agosto 15, 2008

Hágase el infierno sobre la tierra


Hoy después de la comida he acabado de leer un libro que me ha tenido absorbido. Durante tres días he estado deseando que llegaran los momentos de descanso para volver a él. Se trata de una novela (ya agotada) de Kessel, Manos Milagrosas, sobre el médico de Himmler. Yo ya conocía la existencia de este médico por una biografía que leí del jefe de las SS, pero nunca me imaginé que la vida de este finlandés que siempre rechazó el nazismo hubiera sido tan emocionante.

La vida de un médico que sabiendo que no podía salvar a todos, decidió permanecer en su puesto para salvar a algunos.

El libro ha sido la historia de alguien que sabía que podía hacer poco bien, pero que decide aceptar con humildad sus limitaciones y se mantiene en su puesto.

Otra cosa que el libro deja claro de un modo magistral, es la gran variedad de matices que había en un cuerpo tan maligno como el de las SS. El militar de cincuenta años que se considera a sí mismo ante todo un militar, y se siente deshonrado en su honor por las órdenes que sus subordinados están llevando a cabo. El amable secretario que realmente lo único en lo que está interesado es en las cosas de su despacho. El joven oficial ambicioso que está dispuesto a todo por seguir subiendo. El coronel que se siente herido en su orgullo porque un médico desafecto esté tan cerca del Reichsführer, mientras que él dejándose el alma no haya logrado ni la mitad de confianza de un jefe cuyo despacho sigue siendo inalcanzable ni siquiera para ser recibido.

En los círculos concéntricos que rodeaban a Himmler pululaban hombres carcomidos por la codicia del poder, hombres más instruidos que despreciaban esa ideología pero que miserablemente colaboraban, intrigas, delaciones, sospechas.

Una vez más compruebo cuantos matices, cuantos claroscuros, hubo en el infierno. Qué combinación de historias personales se dieron bajo las bóvedas del Abismo.

12 comentarios:

  1. Anónimo7:25 a. m.

    Se me hace que esta preparando otro libro, porque tanto interes en todo esto de las guerras y sus personajes, o de seguro estas pensando en hacer alguna pelicula, que no es de dudarse, como sea creo que dentro de todo lo que sucede en todos estos momentos de obscuridad no deja de estar presente la Gracia de Dios.

    Akathistos

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, en el momento en el que un ser humano toma la decisión interna de someter, de una manera u otra, a los demás, por causa de una ideología, filosofía o religión, en ese preciso momento la maquinaria infernal se pone en marcha, con todo el cúmulo de ambiciones y pasiones que desata ese mal deseo de imponerse sobre los demás.
    En el corazón del ser humano se gestan las más grandes hazañas de amor y generosidad y también los crímenes más execrables e injustos.
    Sobre un simple pero testarudo impulso interno de afán de dominancia se han construído complejas ideologías que han tenido y tienen sometidos a millones de seres humanos que ni saben por qué se les machaca de esa manera... Sólo saben que sus vidas están marcadas por el dolor y la miseria.
    Estemos vigilantes.
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Creixell11:08 a. m.

    Todas esas pulsiones humanas las podemos ver cada día en cualquier colectivo jerarquizado, sea una Compañia de Seguros, el Vaticano o Microsoft Corporation, en los que el poder está muy parcelado, desde la secretaria que decide pasar -ó no- una llamada telefónica dirigida al Jefe hasta la decisión del Boss de echar a cuatro mil a la calle.
    Lo que ocurre es que en un entorno fuertemente ideologizado y en situación de guerra todo se vuelve más aristado y novelable.
    Y en fin, ¡vae victis!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:45 a. m.

    No todos fueron asesinos....

    ResponderEliminar
  5. Uaaaaahhhhhh!!!
    Vaya modorra que me está entrando...

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Pues no se que pensar... Solo se que Dios se vale siempre de alguien, como Himmler, para desde alli, ayudar a sus elegidos que por el hecho de estar sometidos y pisoteados, no dejan de ser sus elegidos.

    Lo mismo paso en aquella pelicula "Schindler's List", donde el hombre en cuestion (un vividor, por cierto) se trata de tu a tu con los nazis y termina entendiendo, no desde su gran cultura o conocimiento, sino desde su corazon, que aquello de la guerra de Hitler era todo un despliegue de odio y claro, el tipo se mantuvo en contacto con los nazis en un continuo proceso de negociaciones financieras, cuando a la final les logro "quitar" de entre sus asesinas manos a mil judios que, de no ser por el, hubiesen sido asesinados en campos de concentracion, incluyendo, por supuesto, a los nignos... Y se declaro cristiano hasta el final y aunque intento seguir siendo empresario (creo que en el campo del cine), aquellos intentos fracasaron...

    Mas, yo en medio de mi ignorancia se que Dios nunca le perdio de vista y si no le permitio prosperar en esta vida y taparse de plata, era porque le tenia asegurada la Mansion Eterna a Su lado...

    Que Dios me los siga bendiciendo,

    Rocio

    Posdata: estare de vacaciones las dos proximas semanas de este mes de Agosto, mas no pienso olvidarme de ustedes, amiguitos del blog. Asi que me mantendre en contacto, sea antes de que se despierten los chiquilines en la magnana o despues de acostarlos en la noche...

    ResponderEliminar
  8. Hola Rocío.

    Eres un gran ser humano, pero me parece que te has hecho un lio con lo de Himmler, para mí que éste era de los apestosos demonios, per bueno, lo mismo no he sabido captar el sentido a tu comemtario...

    Oíga, don Ferrán, no incordie al padre Fortea, mire que hoy le pide que nombre a la Virgen, y hace unos días, le pedía que nombrara al demonio: con lo de Eta...¿ no querrá usted que nos lo pongan en la lista negra al padre Fortea? ¿Para que le da esos consejos tan mal rumiados?

    ResponderEliminar
  9. Andres Luaces9:44 p. m.

    Sr. Dios Omnipotente, os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de tu amadísimo Hijo N.S.Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la Tierra en reparación de los sacrilegios, ultrajes e indiferencias con que Él mismo es ofendido.

    y por los méritos infinitos de tu tu sacratísimo corazón y por la intercesión del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores.

    Oración pedida por la Virgen de Fátima para decir en la recitación del Rosario, para evitar el Infierno a los pecadores.

    Fiesta de la Asunción de Nuestra Señora 15-8-2.008

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:25 p. m.

    "La vida de un médico que sabiendo que no podía salvar a todos, decidió permanecer en su puesto para salvar a algunos"

    ¿Eso no es lo que por aquí hay quien llama "mal menor", y cuando hay elecciones siempre aparece alguien de algún partidillo ultra diciendo pestes?...

    ResponderEliminar
  12. ufffff... Que fascinante ha de ser ese libro, padre.

    No, anónimo último, eso se llama HONOR.

    Qué lástima que la vida sea tan corta! qué lástima que no dé tiempo a vivir en todas las épocas, de la misma forma que no da tiempo conocer el planeta entero y todas sus culturas y rincones en una sola vida.

    Qué penita no poder vivirlo todo!!

    Ese libro parece una buena lectura de investigación de la época.

    ResponderEliminar