domingo, abril 21, 2019

...al tercer día según las Escrituras



En la Vigilia Pascual de este año ha fallado todo lo que podía fallar, pero, eso sí, tampoco me ha despistado mucho. Quizá con la edad voy comprendiendo que los fallos son parte de nuestra existencia. El pecado no tiene porqué ser parte de nuestra vida, pero los fallos involuntarios, lo son y lo seguirán siendo.

He venido del hospital y he llegado cinco minutos tarde. Con lo cual no me ha dado tiempo a ayudar a mi acólito a supervisar la hoguera. Supervisar la hoguera era uno de los propósitos que tenía para este año. Mi acólito como pirómano no tiene ningún futuro.

Se ha acabado la batería del móvil, con lo cual no se ha grabado el sermón. Y eso que estaba totalmente cargada. También se ha agotado la batería de la tablet en mitad del sermón. Eso se ha debido a que debía haberla cargado al llegar a mi casa del hospital. Pero como, al final, he ido directamente desde el hospital, pues no he tenido tiempo.

He omitido, sin querer, la oración tras el Gloria. He aspergido con el agua bendita antes de las promesas bautismales. No sé cómo no me he dado cuenta.

Por lo demás, todo ha ido bien, pero creo que voy a vivir mejor el Misterio Pascual durante la octava. Hoy he tenido que estar atento a demasiados pequeños detalles. En las siguientes misas, voy a tener más posibilidades de concentrarme.

63 comentarios:

  1. Hermosa ceremonia la del Vaticano

    ResponderEliminar
  2. Mi acólito como pirómano no tiene ningún futuro.
    😆🤭

    Menos mal!!!


    Padre Fortea
    Con toda seguridad su ceremonia quedó hermosa, no importan nuestros fallos e imperfecciones. Dios se complace en lo que hacemos de corazón.

    Dios le bendiga mucho.

    En el sermón de hoy del Papa Francisco habla de ello, de dejar los pensamientos de desánimo y recordar que tenemos un Jesús de vivos.

    Con toda seguridad, reafirmó. Quedó una ceremonia hermosa.

    Un abrazo de inicio de Pascua.

    ResponderEliminar
  3. Feliz Pascua de resurrección.

    ResponderEliminar
  4. Felises pascuas padre, esté 21 es mi cumpleaños le pido me encomiende en sus celebraciones, saludos y muchas bendiciones !!

    ResponderEliminar
  5. Su agua será igual de bendita, antes o después de las promesas bautismales.
    Seguro que esos cinco minutos tarde valieron la pena. Pacientes y sus familiares guardan luto a aquel que desciende y asciende del abismo, cargando sobre sí la esperanza de la resurrección. Una esperanza para aquellos que agonizan y aquellos que convalecen y que creen en él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran verdad, son los 5 minutos mejor gastados.

      Eliminar
    2. La Iglesia da por válidas la renovación de las promesas bautismales de los fieles de Fortea aunque éstas fuesen omitidas por un despiste del celebrante. Pero a mí personalmente me gusta renovar mis promesas bautismales, y sólo tengo oportunidad de hacerlo una vez al año, en la Vigilia Pascual. No se preocupe Fortea, en el corazón de sus fieles se ha producido la renovación de las promesas bautismales que no han podido ser confesadas con sus lenguas.
      Una sugerencia, si me permite, en la próxima Vigilia hable con su arcángel y encárguele que le ayude a que todo en la Vigilia Pascual sea perfecto.

      Eliminar
  6. Quizá sea todo parte de la pedagogía divina, que va disminuyendo nuestras habilidades fisicas y mentales hasta que sólo podamos depender de Él y la Comunidad, como explica Teilhard de Chardin en Le Divine Milieu.

    ⋯⋯⋯⋯⋯

    ¡Feliz Domingo de Resurrección!

    ResponderEliminar
  7. Verdaderamente ha resucitado.

    Pregón Pascual

    Exulten por fin los coros de los ángeles,
    exulten las jerarquías del cielo,
    y por la victoria de Rey tan poderoso
    que las trompetas anuncien la salvación.

    Goce también la tierra,
    inundada de tanta claridad,
    y que, radiante con el fulgor del Rey eterno,
    se sienta libre de la tiniebla
    que cubría el orbe entero.

    Alégrese también nuestra madre la Iglesia,
    revestida de luz tan brillante;
    resuene este templo con las aclamaciones del pueblo.

    En verdad es justo y necesario
    aclamar con nuestras voces
    y con todo el afecto del corazón
    a Dios invisible, el Padre todopoderoso,
    y a su único Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

    Porque él ha pagado por nosotros al eterno Padre
    la deuda de Adán
    y, derramando su sangre,
    canceló el recibo del antiguo pecado.

    Porque éstas son las fiestas de Pascua,
    en las que se inmola el verdadero Cordero,
    cuya sangre consagra las puertas de los fieles.

    Ésta es la noche
    en que sacaste de Egipto
    a los israelitas, nuestros padres,
    y los hiciste pasar a pie el mar Rojo.

    Ésta es la noche
    en que la columna de fuego
    esclareció las tinieblas del pecado.

    Ésta es la noche
    en que, por toda la tierra,
    los que confiesan su fe en Cristo
    son arrancados de los vicios del mundo
    y de la oscuridad del pecado,
    son restituidos a la gracia
    y son agregados a los santos.

    Ésta es la noche
    en que, rotas las cadenas de la muerte,
    Cristo asciende victorioso del abismo.
    ¿De qué nos serviría haber nacido
    si no hubiéramos sido rescatados?

    ¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros!
    ¡Qué incomparable ternura y caridad!
    ¡Para rescatar al esclavo, entregaste al Hijo!

    Necesario fue el pecado de Adán,
    que ha sido borrado por la muerte de Cristo.
    ¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor!

    ¡Qué noche tan dichosa!
    Sólo ella conoció el momento
    en que Cristo resucitó de entre los muertos.

    Ésta es la noche
    de la que estaba escrito:
    «Será la noche clara como el día,
    la noche iluminada por mí gozo.»

    Y así, esta noche santa
    ahuyenta los pecados,
    lava las culpas,
    devuelve la inocencia a los caídos,
    la alegría a los tristes,
    expulsa el odio,
    trae la concordia,
    doblega a los poderosos.

    En esta noche de gracia,
    acepta, Padre santo,
    este sacrificio vespertino de alabanza
    que la santa Iglesia te ofrece
    por rnedio de sus ministros
    en la solemne ofrenda de este cirio,
    hecho con cera de abejas.

    Sabernos ya lo que anuncia esta columna de fuego,
    ardiendo en llama viva para gloria de Dios.
    Y aunque distribuye su luz,
    no mengua al repartirla,
    porque se alimenta de esta cera fundida,
    que elaboró la abeja fecunda
    para hacer esta lámpara preciosa.

    ¡Que noche tan dichosa
    en que se une el cielo con la tierra,
    lo humano y lo divino!

    Te rogarnos, Señor, que este cirio,
    consagrado a tu nombre,
    arda sin apagarse
    para destruir la oscuridad de esta noche,
    y, como ofrenda agradable,
    se asocie a las lumbreras del cielo.
    Que el lucero matinal lo encuentre ardiendo,
    ese lucero que no conoce ocaso
    y es Cristo, tu Hijo resucitado,
    que, al salir del sepulcro,
    brilla sereno para el linaje humano,
    y vive y reina glorioso
    por los siglos de los siglos.
    Amén.

    ResponderEliminar
  8. Es el mundo real, padre. Ni más ni menos. Se hace lo que se puede. Que Dios mira más el corazón y la buena voluntad que los actos solos.

    Y cambiando de tema, preciosas las reflexiones de Benedicto sobre los abusos sexuales. El sujeto es brillante hasta los tuétanos. Impecable y certero. Al menos en la traducción que leí, sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leonardo todavía no lo leo, tal vez esta tarde.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. En la Vigilia Pascual de mi parròquia se apagó la hoguera y luego se tuvo que emplear un buen rato para avivarla. Un lector omitió la coletilla "palabra de Dios" a lo que siguió un largo silencio esperando a ver si lo soltaba, y no lo soltó. Una joven leyó los Salmos de corrido sin dejar pausa para el canto responsarial.
    Y yo, aprovechando que el templo estava a oscuras y no me veían, escurrí el bulto cuando solicitaron lectores. Luego me arrepentí. Cuando finalizó el oficio, tuve mala conciencia e indagué por qué sólo se habían leído cuatro de las siete lecturas preceptivas. No fue por falta de lectores sino para que a los feligreses no se les hicieran tan larga la Vigilia.
    ¡Mal vamos! O así me lo parece...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Pues la hoguera de la Colegiata era tan grande que todos los turistas que pasaban por la acera de enfrente se paraban a mirar, estaban atónitos mirando, “¡pero que están haciendo estos pirómanos, van a quemar la Iglesia!”. Había un señor fotógrafo haciendo fotos a la hoguera, y entre las fotos y la hoguera tan fuerte y poderosa, todos los transeúntes que pasaban por la calle se paraban a mirar, y algunos entraban dentro de la Colegiata para ver de primera mano lo que estaba sucediendo.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Lo que más me gusta del rito de la Luz es su simbología. Recuerdo un año en la parroquia de San Andrés Apóstol (plaza de san Andrés, 1) que una señora hizo el ademán de encender su vela con un encendedor (mechero). Hubo que explicarle a la señora la simbología del rito de la Luz, y decirle que la hoguera es Cristo, la Iglesia enciende el cirio directamente de la hoguera, porque coge la Luz de Cristo; y los fieles encienden la vela del cirio, porque cogen la luz de la Iglesia, así que no se pueden encender las velas con encendedores.

      Una parroquia preciosísima es San Andrés Apóstol, tiene un pequeño y precioso jardín a la entrada, en un apartado de ese jardín, se hace pedazo de hoguera, tanto que con los rescoldos se pueden asar sardinas (después de la Vigilia para el que no haya cenado antes de la Vigilia), no digo que se asen sardinas, digo que se podrían asar.
      Jajaja, la Iglesia sabe que no he dicho que se asen sardinas, sino que se pueden asar.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Si pudiéramos recopilar las anécdotas... ja,ja

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. ¡Oh! que pena, Fortea...

    La Iglesia sabe que han sido fallos humanos, no se preocupe.

    ResponderEliminar
  12. A pesar de todo, viví la ceremonia. Y la viví de un modo relajado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dice, no habiendo voluntad en fallar,no hay pecado pues tan sólo hay debilidad humana, y ya sabemos que en ella se manifiesta Su Fuerza.

      ¡Gloria a Dios Vivo!

      ¡Feliz Pascua de Resurrección!

      Abrazos fraternos.

      Eliminar
  13. Como dije anoche, la Vigilia Pascual en la Colegiata de San Isidro y Nuestra Señora del Buen Consejo, desde hace algún tiempo, Basílica, en la calle Toledo 37, en el mismísimo centro de Madrid, a 5 minutos del kilómetro cero, ha sido sencillamente maravillosa.

    Todo era perfecto. Su párroco, don Ángel Luís Miralles, celebrante, nos dijo días antes que, la Vigilia Pascual iba a ser preciosísima, y no se equivocó. También nos dijo que entenderíamos qué es exactamente la Pascua de Resurrección.

    Iba receptiva, cual esponja, para no perder ni el más mínimo detalle. A esto colaboró, que a pesar de la cantidad ingente de fieles que había, antes de empezar no había asientos libres y hasta los pasillos laterales estaban llenos de gente de pie, pude encontrar un sitio en la quinta fila de la nave central.

    Al principio, con el pregón y las lecturas del Antiguo Testamento, se veía mal porque no había luz, sólo la luz de las velas, toda la Iglesia estaba oscura, veíamos lo justo para no tropezar al caminar, pero veíamos poco.

    En la Resurrección se encendieron todas las luces, -todas-, más no se encendieron porque no había: luces y velas. Sonaron inmensidad de campanillas que anunciaban que el Señor había resucitado.

    Y toda la Iglesia exultante de gozo pascual, comenzó a cantar.

    La Vigilia Pascual es pasar de las tinieblas del AT cuya única luz representada por esas pequeñas velas encendidas, es la luz que transmitían al pueblo de Israel los patriarcas y profetas del AT a través de los Salmos.

    Pero la verdadera luz, es Cristo que llega hasta nosotros a través de nuestra Madre, la Iglesia. Cristo, el Señor, es la única luz que ilumina.

    Su encarnación, muerte, y resurrección, fue necesaria desde la creación del mundo para que tuviésemos luz en nosotros.

    ResponderEliminar
  14. Que Dios le bendiga Padre Fortea,es usted muy buena persona.Un fuerte abrazo y Feliz día de Resurrección de Jesús de Nazaret.

    ResponderEliminar
  15. No se preocupe padre El Señor nos recuerda que no somos perfectos pero el Amor con que hacemos las cosas otorga misericordia. Una feliz pascua de resurreccion Padre. Viva Cristo Resucitado!!!!

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niu, el Señor es paciente.
      Se acuerda de los rezagaos" jajajaja

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  17. Y hablando de despistes…

    Con la bendición Urbi et Orbi que ha sido televisada a la 12hs más o menos, me he olvidado de rezar la Sexta y he rezado el Ángelus en lugar del Regina Coeli, he empezado bien el Domingo de Resurrección… Y así siempre, si no meto la pata de una forma la meto de otra.

    ResponderEliminar
  18. Tal cual, se hace necesario el servicio de un buen maestro de ceremonias, pero así las cosas Animo! Feliz Pascua

    ResponderEliminar
  19. Ojalá puedan leer la extensa carta que publicó el papa emérito (Joseph Ratzinger) este 14 de abril pasado, a través de una publicación alemana, solicitando el permiso del Secretario de Estado Pietro Parolín y del mismo Papa Francisco. Me gustaría conocer que opina el Padre Fortea y ustedes sobre dicha carta, que pueden leer en español en esta traducción de ACI Prensa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hemos leído y comentado.
      Me refiero al personal en blog del mismo día en q fué publicada.

      Eliminar
    2. ah no sabía que ya la habían comentado...gracias por avisar.

      Eliminar
    3. Dice Ratzinger en su carta que "el demonio quiere probale a Dios que no hay gente correcta.." Yo a veces pienso que la tarea de la Iglesia, cuando proclama y anuncia santos es exactamente lo opuesto. Probarle y proclamarle al mundo, que hay gente correcta.

      Eliminar
  20. Hay Padre, le suenan tan graciosos esos fallos. Que Mi Señor con su inmensa misericordia los sabra entender. Lo importante es lo que sale del corazón. FELICES PASCUAS!!!!.

    ResponderEliminar
  21. Exegesis es una palabra esdrújula?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Sin el acento ortográfico es grave
      Con el acento ortográfico es esdrújula

      Verifica en

      http://tulengua.es/silabas/default.aspx

      Eliminar
  22. Bueno Padre, lo importante para Dios es que la oración sea desde el corazón.

    Como dijo el maestro Eckhart sobre si es un problema saber si la oración es algo mejor que los ejercicios exteriores.

    Los ejercicios no aportan nada o muy poco al bien de la oración, pues la oración debe ser
    buena por su propia fuerza. Lo que es bueno sólo por la cantidad no lo es por virtud propia. Así como un reloj tiene por sí mismo un valor bien reducido, si hubiera más de mil, su valor parecería aumentar, aun siendo
    tan sólo a causa de la cantidad. Es por ello que, entonces, el reloj no es bueno por sí mismo, pues tiene la bondad a causa de la cantidad. Sucede lo mismo con el ejercicio exterior: la cantidad no aporta nada al bien de
    la oración, pues un avemaría dicha de todo corazón y con desprendimiento tiene más fuerza y bondad que mil salterios dichos de cara al exterior.

    Y a este respecto hay que notar que ninguna virtud consiste en hacer mil obras virtuosas, sino que la virtud es tan noble y buena en la más pequeña obra virtuosa como en mil obras. Y la virtud no toma la nobleza de las muchas obras virtuosas exteriores, pues si fuera buena por su cantidad, no sería buena por sí misma, pues todo lo que debe ser bueno por sí mismo debe ser bueno en su unidad y no en su multiplicidad. Y quien quiera ejercer justamente la virtud debe hacer virtuosamente la obra de la virtud, pues no es llamado virtuoso aquel que hace las obras virtuosas, sino aquel que hace virtuosamente las obras virtuosas. Quien da una limosna por Dios, y la da con negligencia y no con corazón alegre,
    hace una obra virtuosa, pero no la hace virtuosamente.

    Lo mismo sucede con la oración y todas las virtudes: cuando se hace justamente es
    llamada virtud y no otra cosa. A este respecto hay también una enseñanza sobre la paciencia. El sufrimiento exterior no hace al hombre paciente, sino que muestra y revela si el hombre es paciente, así como el fuego
    muestra si el Iennig es de plata o de oro. Y por eso a quien es paciente, aunque no le llegara nunca ningún sufrimiento exterior, se le llamaría paciente por esa causa. También así sucede con la oración. A quien tiene un corazón puro y dirigido hacia Dios, si no hubiera hecho nunca obras exteriores, le iría igualmente bien, pues el corazón no se hace puro por
    las oraciones exteriores, sino a causa de un corazón puro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “ Aleluya, Aleluya, Jesús ha Resucitado.

      Aleluya, Jesús me ha visitado.

      Aleluya que Jesús me ha consolado.

      Aleluya, Aleluya, Aleluya, pues Jesús ha Resucitado.”

      San Benito Menni

      Eliminar
    2. "un avemaría dicha de todo corazón y con desprendimiento tiene más fuerza y bondad que mil salterios dichos de cara al exterior"

      Esto me hace orar con mayor fe y amor...y con más atención.
      Gracias Arwen

      Eliminar
    3. "..A este respecto hay también una enseñanza sobre la paciencia. El sufrimiento exterior no hace al hombre paciente, sino que muestra y revela si el hombre es paciente, así como el fuego
      muestra si el Iennig es de plata o de oro..."

      Ilustrativa enseñanza, pero en otro sentido, también el sufrimiento es un gran maestro que puede dar fruto a la paciencia y otras virtudes que no?

      Eliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. Mientras no haya pasado olímpicamente de sus fieles, mientras contemplaba la belleza insuperable de los 6 candelabros iluminados, o recordaba esa metódica y sutil estrofa del s. XVI sobre cómo colocar el atril en el púlpito, entonces, todo correcto.

    ResponderEliminar
  25. Creo que no debemos relajarnos ni encogernos de hombros pensando que no somos perfectos, y que le vamos a hacer. Yo por mi parte no lo haré, seguiré trabajando, pegando duro, con esperanza de conseguirlo. Una buena lista con claros y muchos objetivos. Recuerdo cuando estudiaba que estudiaba para sacar un diez, porque si estudiaba para aprobar entonces seguro que suspendía, o como dice San Pablo, “corramos para ganar la carrera”, debe de ser deprimente correr sólo para participar de la carrera, aunque siempre es peor no participar. Ningún reto es tan divertido como el nuestro: correr la carrera para ganar la corona, no de laurel sino de gloria, pero para eso hay que trabajar mucho y duro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vete a dormir; ya tienes sueño.
      Ah,no te relajes,ni encojas piernas,brazos mientras duermes y hazlo rápido para que no te despistes en los tiempos ni te pegues a las sábanas.

      Patético tu comentario.

      Eliminar
    2. El participar ya tiene un objetivo y la gloria no es correr para ganar (coronas)sino ganarlo todo por azar y sin mover pieza.

      No podrás entenderlo por ausencia de experiencias y de muuuchos temas más.

      Eliminar
  26. No se preocupe mi Padre, que nuestro padre cito primero unió a los catecumenos, confirmo a los confirmando y hasta el final bendijo el agua, por poco ni los bautiza, nunca nos aspersión a nosotros y hasta el final viendo el fallo ya cuando íbamos saliendo del templo un diácono y un seminarista nos iban as perdiendo conforme íbamos saliendo del templo, pero eso el Señor se manifestó con fuerza y con poder, pues justo cuando descubrieron la estatua de Jesús resucitado y a la vez se cantaba el gloria vino un viento suave pero a la vez fuerte y envolvente que no podía dejar de percibirse el Espíritu Santo, lo más impresionante es que todo el pueblo teníamos los cirios encendidos y ni un solo cirio se apago, cabe mencionar que nuestra Vigilia Pascual fue en el exterior, es decir en el atrio del templo, pues este es muy chiquito y es mucha la gente que asiste gracias a Dios, después de esto vinieron un montón de fallos, pero de verdad muchos, pero a quien podría importarle los fallos humanos después de haber sentido semejante presencia? Yo al menos salí rebotando de felicidad y agradeciendo infinitamente el esfuerzo y el trabajo de todos los hermanos que desde tempranito los vi barrer, lavar, acomodar, organizar, y preparar todo, no se puede ser tan ingrato cuando uno solo va a sentarse y disfrutar, criticar seria un pecado aun mayor. De verdad esta casi imperceptible manifestación de nuestro Señor me hizo pensar tantas cosas! Así que no se preocupe mi padre que lo más importante es que nuestro Señor ahí estuvo y seguro que muchos lo sintieron. Un abrazo y Feliz Pascua de Resurreccion! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. «El pecado no tiene por qué ser parte de nuestra vida, pero los fallos involuntarios, lo son y lo seguirán siendo». Me gusto mucho esto, padre.

    ResponderEliminar