jueves, abril 18, 2019

Los oficios de Semana Santa en la catedral y otras grandes celebraciones pontificales



Ayer concelebré en la Misa Crismal con mis hermanos sacerdotes. La liturgia fue excelente, grandiosa, como a mí me gustan. Todavía recuerdo la impresión que me produjo en la procesión de entrada encontrarme, al final de la nave central, con la visión del altar con sus candelabros: velas sobre el ara; detrás de ella, seis grandes candelabros de más de dos metros de altura detrás. Todo salió muy bien porque no en vano tenemos un maestro de ceremonias y un asistente muy buenos.

Pero después, por la noche, pensé que la ceremonia todavía se podría hacer más grandiosa. Todo se me queda poco para Dios.

La misa en un pueblecito pequeño recuerda a Jesús con sus doce apóstoles, tiene un aire familiar, sencillo, espontáneo. Eso es bonito. Se presta a la cercanía. El laico se sitúa cerca del altar y del celebrante, como si uno fuera un discípulo que participa de esa cena pascual. Eso es lo normal en todas las parroquias y tiene su belleza y su sentido.

Ahora bien, la catedral, en mi opinión, debería ser no el mismo formato de la iglesia pequeña solo que en grande, sino que debería tener un carácter distinto. La catedral la veo como una materialización del Templo de Jerusalén en la diócesis. Ayer estábamos más de cien sacerdotes. Con tantos fieles y clero se pueden hacer celebraciones fastuosas. 

La catedral como templo central de las parroquias que lo rodean hasta los límites de la diócesis. El obispo, revestido con vestiduras esplendorosas, oficiando como sumo sacerdote de ese clero. Él revestido de ornamentos impresionantes y rodeado de variedad de vestiduras en los presbíteros que están a su alrededor. Acerca de este punto, en concreto, la liturgia en la Catedral de Colonia es óptima y no pienso en otra cosa que en lo bien que hacen ellos las cosas cuando escribo ahora acerca de la “variedad de vestiduras”. El mismo Benedicto XVI introdujo algunos cambios en las ceremonias del Vaticano en este sentido, pero no me voy a extender sobre ello.

Estos grandes pontificales catedralicios los veo como el sumo sacerdote penetrando hacia dentro del Templo hacia el sancta sanctorum. Con un lugar en la catedral para los ritos iniciales, otro para la liturgia de la Palabra (el gran coro de los canónigos, por ejemplo) y una procesión hacia el altar.

Estoy muy a favor de la que coexistan la misa de espaldas al Pueblo y la misa de cara al Pueblo. Las dos tienen su belleza y sus razones que las amparan. Pero estos inmensos pontificales solemnes se prestan más a resaltar (y a resaltarlo al máximo) el aspecto sacrificial, con una misa de espaldas y con el clero distribuido en distintas gradas: el obispo en lo alto; dos peldaños más abajo, dos diáconos con dalmáticas; dos peldaños más abajo, doce concelebrantes con casullas. Por debajo, bien dispuestos, el resto del clero: los más ancianos con alba y estola, la otra mitad con estola y roquete. Los canónigos con sus hábitos corales en un lugar especial a un lado de las gradas. Al otro lado, para no romper la simetría, los acólitos.

Me atrevería a sugerir unos pocos cambios. Pero los sugiero dejando muy claro que esto que voy a sugerir no se puede hacer sin permiso de la Congregación para el Culto Divino. (Todos podemos sugerir, pero solo la Sede Romana tiene potestad para cambiar.) Sugiero que, mientras el obispo se dirige procesionalmente desde el lugar donde han tenido la oración de los fieles hacia el altar, un sacerdote y varios diáconos preparen los dones sobre el altar. Y que sea el sacerdote el que los ofrezca en silencio. También él se encargaría de incensar los dones.

Entonces el obispo, al llegar a los primeros escalones del alto presbiterio (en la catedral esos escalones los imagino como una escala santa), el obispo se lava las manos, el lavatorio. Allí también tiene lugar la oración sobre las ofrendas.
Entonces el obispo (y parte del clero) sigue ascendiendo y a mitad de esas gradas (lo ideal es que haya un plano) recite el prefacio. El prefacio como puerta de entrada al sancta sanctorum. Allí se podrían colocar dos columnas como las había en el umbral del Templo.

Sería tan bonito ver a cincuenta sacerdotes ir ascendiendo hacia el altar. La imagen desde la nave central sería tan bella. En lo alto (estoy pensando en una altura de siete metros), el altar iluminado por velas en medio de una cierta penumbra.

Mientras se canta el Sanctus, el obispo, los dos diáconos y los concelebrantes siguen ascendiendo. Justo antes de llegar el obispo al altar, un diácono derrama perfume de nardos (u otro) en cuatro recipientes (pequeños, discretos) colocados en los cuatro ángulos del altar. Para preparar el ambiente de ese lugar santo con fragancias antes de la consagración. El obispo continúa con el canon. Un canon en un gran misal de letras grandes con iniciales doradas, con dibujos de estilo medieval.
Tras la consagración, en el suelo, detrás del altar, en el centro, habrá un incensario (con granos gruesos) para que eche humo durante toda la ceremonia.

Ojalá que la Congregación permitiera no solo arrodillarse, sino postrarse un minuto o dos en adoración, en silencio.

Un acólito se acercaría con otro gran libro de letras grandes para que los concelebrantes, desde sus lugares, recitaran las partes del canon que les corresponden.
Justo después de la doxología, como símbolo de los perfumes de la tumba de Cristo, otro diácono echará otro tipo de fragrancia (por ejemplo, de rosa o de azucenas o de lirios) en dos recipientes a ambos lados de la cruz del altar. El altar con los recipientes anteriores y los nuevos quedará perfumado.

Todo seguiría normal hasta la comunión. Tras dar la comunión a unos pocos, el obispo se retiraría a la sede del ábside a hacer la acción de gracias, mientras se acaba de dar la comunión a los fieles y después se purifican los vasos.

Ese lugar más elevado tendría el sentido de ser un monte Tabor, un lugar donde retirarse con el Señor. Allí haría, desde su sede, de pie, la oración final y daría la bendición, rodeado en ese ábside por el clero que se habría ido sentando allí paulatinamente. Los que cupieran, no todos.

Esta misa tendría el sentido de un ir penetrando a lo más profundo del templo. Además, el ara sería una fuente de luz con siete grandes candelabros, pero con unas veinte o treinta velas ornamentales sobre y alrededor del altar. Se usarían dos tipos de incienso. Uno para incensar los dones, otro para el incensario que se queda junto al altar tras la consagración. La ceremonia sería un penetrar hacia un lugar sacro, de velas, inciensos y perfumes.

Pongo, como colofón, el cuello de una casulla. Un cuello en el que está bordado: Tota pulchra est Maria.




70 comentarios:

  1. Me encantan estos post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Sacerdote

      Te damos gracias, por renunciar a todo y seguir a Jesús.

      Te damos gracias, por servir a Cristo y a nosotros todos los días.

      Por ser nuestro amigo y confidente en la confesión.

      Por alentarnos y enseñarnos en la Homilía.

      Estás presente en nuestras oraciones


      🙏

      Eliminar
  2. Qué preciosidad de cuello!!!

    Que ya me he imaginado todo lo descrito, es más hasta ví la iluminación, un rayo se cuela hacia el centro iluminando la parte que hace alusión al Monte Tabor.

    Que hermosa ceremonia!!!

    Lo tengo ya en la mente. Y solo resta sonreír al imaginar la ceremonia. Con todo esto, ojalá que se les permita ya pronto realizarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. 🦄🐾

      🍟no cualquier cualquiera logra siempre el tercer puesto !!!

      Se necesita precisión.

      😎

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Amen!!! Todo se queda poco para DIOS. Gracias Padre Fortea por compartirnos esa hermosa imagen del cuello Tota pulchra est Maria.
    Algo nuevo aprendí hoy!!. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Tendría que tener algún lugar en la ceremonia la vestidura de la dalmática.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Alfonso, con está canción me acordé de tu pequeña mascota.

    KIDS UNITED - L'Oiseau Et l'Enfant

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anxe… mañana después de la Vigilia lo miro el video.

      Eliminar
  9. Siempre he valorado mucho los post sobre Liturgia, me gustaría pedirle al Padre si en algún otro post se podría extender acerca de la disposición del sacerdote VERSUS POPULUM y su posible justificación. Ninguna liturgia de los ritos occidentales y orientales la tenían, solo después de la Reforma Litúrgica del Vaticano II hizo su uso habitual, ¿Cuál sería su justificación dentro de la Teología de la Liturgia?. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay evidencias arqueológicas que demuestran que hasta el siglo VI la misa fue de cara al pueblo. Después, lentamente, se inició la misa de espaldas al Pueblo.
      Incluso los defensores de la misa ad orientem reconocen que los testimonios históricos son claros.

      Eliminar
    2. Pero cuando celebro misa sin pueblo, cosa que hago de tanto en tanto, celebro siempre en latín y de espaldas a las tres o cuatro personas presentes.

      Eliminar
    3. Muchas gracias Padre. Benedicto XVI en su libro El Espíritu de la Liturgia explica que en los casos de las iglesias paleocristianas que tenían el altar Versus Populum lo tenían por condicionantes topográficas y arquitectónicas de los edificios construidos, tal es el caso de la misma Basílica de San Pedro, cuyo ábside no está orientado hacia el este. Dice también que la dirección VERSUS DEUM, hacia el este, hacia oriente tiene su origen en la Tradición Apostólica, lo cual tiene mucho sentido porque tanto los ritos de Occidente y Oriente lo tenían en común, he buscado información adecuada acerca de la justificación teológica de la posición Versus Populum y no la he encontrado, ni siquiera en las memorias de Anibbale Bugnini en su libro la Reforma Litúrgica.

      Eliminar
    4. El Concilio Vaticano II introdujo otros cambios, como, por ejemplo, el número de genuflexiones. Pero eso no es lo importante. De trato de una misa que nos dejó el papa San Pío V, (que, por cierto, se le recuerda y conmemora el próximo 30 de abril)... Fue una misa surgida inmediatamente después del Concilio de Trento, fue, por tanto, la misa de la contrarreforma y, hasta donde tengo entendido, Pío V, al pensar en esta misa, trataba de exaltar precisamente aquellas cosas que los protestantes negaban. He ahí la importancia de esa misa y porqué se defiende tanto. En otro libro leí que la misa actual del post Concilio Vaticano II tuvo como modelo el culto protestante, no los orígenes.

      Eliminar
  10. Vale, el cuello con el "Tota Pulchra est María" me lo quedo.

    Que bo-ni-to.

    Todos los fieles deberíamos rezar el Tota Pulchra todas las mañanas. Nuestra primera mirada para María, después de la primera audiencia para el Señor.

    ResponderEliminar
  11. Letra del Tota Pulchra para quien no conozca este himno, encontraréis otras versiones pero esta es la auténtica (creo), por lo menos es la que rezo:

    Tota Pulchra est María

    Toda hermosa eres, María.
    Y la mancha original no está en ti.
    Tú eres la gloria de Jerusalén.
    Tú, eres la alegría de Israel.
    Tú eres el honor de nuestro pueblo.
    Tú eres la abogada de los pecadores.
    ¡Oh, María, Virgen prudentísima
    Madre clementísima!
    Ruega por nosotros.
    Intercede por nosotros ante nuestro Señor, Jesucristo.
    En tu concepción fuiste Inmaculada.
    Ruega por nosotros al Padre cuyo Hijo diste a luz.
    Señora protege mi oración.
    Y llegue a ti mi clamor. Amén.

    Gracias Fortea, siempre escribía "es María" en lugar de "est María".

    ResponderEliminar
  12. Se me acaba de ocurrir un tema para la homilía del Jueves Santo muy interesante, y de un gran valor nutritivo para el espíritu, -a mí me ha hecho mucho bien, es escribir de la humanidad plena de Nuestro Señor. Yo podría escribir algo, pero puesto que todo lo que sé proviene de esos libritos que no permiten su transcripción ni parcial ni total, y puesto que no tengo ninguna intención de ganar tiempo de purgatorio saltándome la prescripción, prefiero que sea Fortea el que nos instruya. Pero de verdad, conocer la humanidad del Señor es algo ma-ra-vi-llo-so para el espíritu.
    En serio, seguid mi consejo, instruiros en esto, y no os arrepentiréis

    ResponderEliminar
  13. La pregunta es: ¿Dios quiere este culto, así de esta manera? La idea que yo tengo de Dios, es que Dios quiere la santidad de sus hijos. Dios quiere tener a sus hijos, a todos, no quiere que ninguno se le pierda, y quiere que todos sus hijos sean santos en el mayor grado posible de acuerdo a las capacidades de cada uno. Esto es lo que yo sé de Dios, pero admito que Dios supere mi capacidad de comprensión acerca de Él, y que a Dios le guste este culto, hasta el punto de sentirse más glorificado y honrado en él que en las liturgias eucarísticas actuales.

    Otro punto, habría que explicar a los fieles el sentido de cada uno de los simbolismos que se hacen en esta liturgia eucarística, no olvidemos que los fieles son la Comunidad Eclesiástica, no meros espectadores. Ellos deben de participar de este culto, y para ello deben de conocerlo en profundidad, el culto y su simbolismo.

    Otra cuestión, una Eucaristía como ésta iría destinada a Misas como el Jueves Santo o la Vigilia Pascual, supongo. Lo digo por la cantidad de tiempo que llevaría celebrar una liturgia de estas características.

    En cuanto a la Eucaristía en latín, ¿no cree que habría fieles que se sintieran más importantes que otros fieles porque saben latín? ¿Usted cree que esto es bueno para las ovejitas? ¿Aprobaría esto el Padre Dios? Mi fe es sencilla, pero mis preguntas no crea usted que son tan sencillas, admitirían por lo menos una buena reflexión.

    ResponderEliminar
  14. Sinceramente, creo que el protagonista de una liturgia eucarística no es el celebrante, sea quien sea éste: obispo o presbítero, el protagonista en la celebración eucarística es Jesucristo que se ofrece al Padre para el perdón de los pecados. En palabras del Papa Francisco:

    Participar en la misa «es vivir otra vez la pasión y la muerte redentora del Señor. Es una teofanía: el Señor se hace presente en el altar para ser ofrecido al Padre por la salvación del mundo» (Homilía en la santa misa, Casa S. Marta, 10 de febrero de 2014)

    La liturgia eucarística no tiene que ser bonita, ni un espectáculo, ni despliegue de medios, ni unas cuantas oraciones en latín, la liturgia eucarística es en palabras del Papa Francisco: “vivir otra vez la pasión y la muerte del Señor”. En la liturgia eucarística se hace presente el Señor, Él debe de ser nuestro único centro de atención, no las oraciones en latín ni, el celebrar de espaldas al pueblo (Misa Tridentina). El AT ha pasado, o mejor dicho, el AT ha alcanzado su plenitud en el Nuevo Templo que es Cristo, el debe ser el eje Cristocéntrico alrededor del cual gire toda la liturgia eucarística. Pero insisto, es sólo mi opinión.

    ResponderEliminar
  15. Por supuesto, con los comentarios anteriores, no quiero decir que los himnos litúrgicos o las preces en latín o en lengua vernácula que están penetrados de su espíritu de Jesús o de la Iglesia para significar las realidades espirituales hayan de ser suprimidos, cambiados, o alterados a gusto personal.

    ResponderEliminar
  16. Veo que desde mi simpleza he ocupado gran parte del espacio cibernético con mis comentarios, no era mi intención ocupar tanto vuestro tiempo, ya me quedo calladita sin decir ni pío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clara, no pasa nada. A mí me gusta leerte.

      Eliminar
    2. Anteriormente pensaba igual, ¿por qué tanta importancia a la majestuosidad del culto?, ¿no sería mejor algo sencillo?... Si después de todo El nos dice: "misericordia quiero, no sacrificio"... Pero la respuesta está en las sagradas escrituras: recordando que el rey Salomón construyó el templo por iniciativa propia con mucho lujo y todo y Dios mostró su beneplácito.

      Con la liturgia ocurre algo igual, algo que intenta asemejarse cada vez más a lo que se presume que se vive en la liturgia del el cielo. La liturgia terrena es reflejo de la liturgia celestial. Toda ornamentación es poca si se compara con la celestial.

      Eliminar
  17. Anda mira este monseñor es el mismo de días anteriores q nos quiere lapidar.

    Ay el tiempo trae la Luz!



    ResponderEliminar
  18. https://infovaticana.com/2016/05/09/obispo-schneider-arremete-camino-neocatecumenal/amp/

    ResponderEliminar
  19. https://infovaticana.com/2016/05/09/obispo-schneider-arremete-camino-neocatecumenal/amp/

    ResponderEliminar
  20. https://infovaticana.com/2016/05/09/obispo-schneider-arremete-camino-neocatecumenal/amp/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leer el artículo, me parece bien la opinión de Monseñor Schneider. Si pudiera, votaría por él para próximo Papa.

      Eliminar
  21. Tiene q haber de todo. Yo amo al Papa Francisco.

    ResponderEliminar
  22. Viernes Santo.

    JUNTO A LA CRUZ

    Ayer estuvo prácticamente todo el día lloviendo. Mientras orábamos ante el Monumento, había momentos en que se oía la lluvia golpeando con fuerza contra las ventanas de la iglesia.

    En un momento en que tuve que salir, me encontré en el claustro con una hermana, que me dijo:

    -El cielo está llorando...

    Realmente, con esos nubarrones negros, parecía que la naturaleza entera estaba de luto. Y sería fácil pensar que hoy todos deberíamos estar así, de negro y llorando; sin embargo, no es eso lo que siento en mi corazón.

    La verdad es que lo que me sale del alma en este día es dar gracias, ¡sí, dar infinitas gracias al Señor!

    Nadie le quita la vida. Él la entrega libremente por amor a ti y a mí. Sabía lo que iba a suceder, pudo escapar si hubiese querido. Y tuvo miedo. No lo ocultó, sino que dejó que sus discípulos le vieran así, tan débil, y permitió incluso que lo escribieran en los Evangelios. Jesús temía lo que iba a suceder... pero su amor por ti fue mayor que su miedo a la muerte.

    Creo que son los dos puntos de vista que podemos tener ante el día de hoy: la muerte o el amor.

    Cristo no nos pidió opinión para salvarnos, no nos consultó su plan... sencillamente, lo realizó por amor. Gratuitamente nos entrega toda Su vida para que nosotros tengamos Vida.

    Todo ser humano que nace está condenado a muerte. Y Él, que era el único inocente, el único que tenía derecho a no morir, dejó que lo condenaran, abrazó tu muerte para, de agujero negro, transformarla en puerta, camino.

    Gracias a la cruz de Cristo, hoy sé que todas mis muertes, en Él encuentran luz y sentido. Gracias a la cruz de Cristo, sé que Él ha querido tomar todo lo mío para vivirlo conmigo y redimirlo. Gracias a la cruz de Cristo, hoy descubro cuánto me valora, cuánto nos valora: tú vales toda su sangre.

    Cristo considera que merece la pena morir por ti. No te ha preguntado, lo ha hecho.

    Pudo redimirnos con un suspiro, con una simple orden... pero se habría quedado muy lejos de nosotros. Así, sufriente, corporal, amigo, ¡cómo nos entendemos!

    ¿Cómo no amar a quien te ama tanto?

    Hoy el reto del amor es mirar la Cruz de Cristo en acción de gracias. Pídele a Jesús poder descubrir que ella es el púlpito desde donde el Señor quiso gritar su amor por ti. Es una declaración de amor, un regalo. Él muere por ti... para que tú vivas por EL.

    http://dominicaslerma.es/    

    ¡Feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Pudo redimirnos con un suspiro, con una simple orden.”
      _______________

      Como nos enseña san Pablo: Dios bajó del cielo a la Cruz. Se arrodilló delante de cada uno de nosotros, Él el primero, para enseñarnos lo que dice el salmo: “ante Él se doblara toda rodilla en el cielo, en la tierra, y en el abismo”. Sinceramente, un Dios que se arrodilla ante el hombre débil y miserable, es sencillamente un Dios que merece todo honor, gloria, y alabanza, en el cielo, en la tierra, y en el abismo. Este honor, gloria, y alabanza, no lo hubiese conseguido Dios si redime con un suspiro o una orden. El Amor sólo puede redimirnos con Amor, otra cosa no sería el Dios del Amor.

      Eliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. Una pregunta: el Monumento que se queda fuera del Sagrario (con el Santísimo dentro de un copón) toda la noche del Jueves al Viernes Santo, ¿tiene que estar siempre acompañado de alguien o se puede quedar solo o … ?

    Es que anoche aquí despues de los Oficios del Juves Santo (la Misa de la Última Cena con lavatorio de pies) pues pusieron el Monumento (dejando el sagrario abierto vacío) y la gente se quedó un rato pero luego se fueron yendo y me quedé solo y estuve un par de horas acompañando y hablando con Él (Cristo, realmente presente allí en el Monumento). Pero luego iban a dar la las 12 de la noche y hacía más de una hora que no aparecía nadie y al final me vine a casa a dormir. (Noté que la Iglesia estaba cerrada, pero hacia fera se puede salir — y luego queda cerrada detrás).

    Pero allí se quedó Jesús, en el Monumento, sólo. Yo le dije que me venía a dormir, pero luego estuve pensando que hice como sus discípulos, que ni esa noche se pudieron quedar orando con Él en el huerto de los olivos sin dormirse.

    Y también me pregunto cuál es la costumbre tradición (¿litúrgica?) correcta o normativa, si debería estar siempre acompañado como por ejemplo en los sitios donde está expuesto con la Adoración Perpetua.

    ¿Qué es lo correcto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Perdón, borré el comentario por las muchas faltas de ortografía al teclear y lo volví a escribir)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Oh, no sé quienes son esos “servidores”. Allí no había nadie ni creo que fuese nadie después en toda la noche.

      Y yo realmente no sabía si hay diferencia entre el Santisimo expuesto en una Custodia (como en las capillas de Adoración Perpetua) y cuando el Jueves Santo lo dejan en el Monumento (que por cierto así le llaman aquí, pero yo tampoco sé que quiere decir eso de «Monumento»).

      Eliminar
    4. No entendí si el Santísimo Sacramento estaba fuera o adentro del templo. Si estaba afuera creo que no debió quedarse sólo. En su caso algún ministro debió quedarse. Si estaba adentro creo que no hay problema, pues, después de todo, siempre o casi siempre hay reservas en el Sagrario del presbiterio.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. El monumento no es una capilla, Niu, es la reserva de la Sagrada Eucaristía, que se reserva para el Viernes Santo.
      Y ¡Oh! maravilla...
      Este año me he dado cuenta por pri-me-ra vez en mi vida que: sólo se celebran 364 Sagradas Eucaristías al año, y no 365 como he pensado hasta ahora. ¡Oh maravilla de cerebro! ¿Qué se puede hacer con un cerebro como el mío? Respuesta: Con un cerebro como el mío se puede llegar al estanco de la esquina y comprar un sello, no mucho más.

      Eliminar
  25. Sobre la reflexión (contemplación), es que realmente la cruz es un momento privilegiado de automanifestación trinitaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. JAJAJA. Seguro q lo q te oyeron era lo que necesitaban. Bss

      Eliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. Jajaja. Feliz Paso del Señor Al. Me haces gracia con lo q sabes de todo.

    "Jueves Santo se reserva la Eucaristía en el Monumento, que es una suerte de triunfo o altar distinto del altar mayor muy solemnemente adornado con luces y flores que representa al mismo tiempo la institución de la eucaristía y el sepulcro del Señor (de ahí que en Italia se les denomine sepolcri). A pesar de ello, los adornos de luto están prohibidos. Debía haber una arca eucarística o tabernáculo, que no tendría conopeo, donde reservaba el pan y el vino (ya el vino no se reserva y dudo de que se reservase en todas partes). En teoría las imágenes estaban prohibidas en el mismo, salvo las de ángeles en adoración, pero no es menos cierto que esta norma no se cumplía si atendemos a las fotografías que más abajo ponemos. Algunas prohibiciones establecidas nos hablan de usos que debieron existir, como los "soldados romanos que vigilan el sepulcro" o las escenas de la pasión. También estaban prohibido adornar el monumento con relicarios, cálices, custodias y copones. La luz eléctrica y de aceite estaba permitida, pero sólo fuera del altar donde estaba el arca eucarística, donde sólo podía haber cera verdadera, que debían ser al menos doce.
    Como he dicho, ciertas prohibiciones expresamente señaladas por decretos invitan a pensar que ciertamente hubiesen existido los usos prohibidos, como el de sellar la puerta de la urna con sellos o candados, así como la costumbre de dar la custodia de la urna, es decir, entregar su llave una vez reservada la eucaristía, a algún noble o cofrade o a la autoridad civil. A este último fue desde luego costumbre entregársela en toda España y de hecho se sigue realizando en algunas catedrales, si bien con una llave simbólica porque quién hace la ley hace la trampa. La iluminación duraba todo el día y toda la noche, lo mismo que la adoración, si bien el viernes santo normalmente se reducía el número de velas encendidas.
    Google

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arca eucarística me recuerda el Arca de la Alianza. Es fantástico el Depósito de la Fe.
      Siempre es UNO.
      (no se explicarlo)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Fascinante la explicacion de qué es el “Monumento”. ¡Gracias, Isabel!

      Eliminar
    4. Sí, si, mucho saber “de todo” pero cuando descuentas las enormes LAGUNAS que tiene uno, al final no queda mucho de valor a lo que agarrarse.

      Me gusta la comunidad, para aprender (construir) juntos, rellenando unos los huecos de los otros.

      Eliminar
    5. Es cierto. Para perfecto ya está EL.
      Por eso al Señor le gustan los niños. Especialmente los q nos equivocamos mucho y nos reímos.
      Un día sin reirme .... No!.

      Siento q EL está tan cerca del necesitado, del pecador arrepentido, del solo, del loco inocente por el pecado de otros, de los ancianos q van cargados con el carrito en el q apoyan la compra q le dió un ataque de Amor y nos recogió a todos para una nueva creación.

      No me hagáis caso... estoy feliz y os deseo lo mismo a todos.

      Eliminar
    6. Somos piedras todas necesarias para construir la Iglesia. La Iglesia somos todos yo creo q por eso tenemos q disminuir para q solo crezca El.
      Y EL a su vez nos alimenta.
      Espero a mañana ¡ la segunda lectura de un Anónimo sobre Sábado Santo del Oficio de lecturas!.

      Es como el Cantar de los cantares!

      Eliminar
    7. Me ha dao un brote JAJAJA.

      Eliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  30. En mi parro hacemos turnos de personas día y noche. El Santísimo nunca está sólo.

    ResponderEliminar
  31. Me encanta a media noche ver a los varones arrodillados. No se el sentido.
    Creo q es más díficil ver al hombre en adoración.

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. A Mi Párroco se le ha ocurrido hacer en la iglesia la oración de nona a LAS 15 hora q fue cuando murió Cristo.

    Me voy p'allá.

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  36. Vaya lío tengo!.
    Pues ha sido emocionante liturgia a 15 horas. Nos han dicho q mañana oh casualidad en vez de laudes se hace el Oficio de tinieblas. Ya os contaré.
    Este cura nos trae locos. A mi me gusta innovar pero la capilla está horrenda parece un tanatorio con flores de tela!. Antes muerto q sencillo. Es muy joven...Anda q como lea el bloooooog.

    ResponderEliminar
  37. Lo mejor que se le puede dar a Dios es un corazón puro, libre de envidias, reconcores, odios, y llena del amor de Dios y dedicada a los más débiles.

    No hay nada mejor que le podamos dar.

    Darle fastos, joyas, oro, es como el marido que le regala a su mujer una joya comprada con el dinero de la herencia que acaba de recibir su mujer.

    Nunca nos terminaremos de centrar

    ResponderEliminar
  38. La liturgia es otra cosa... Es sagrada.
    La Eucaristia la instituyó antes de morir para q nos alimentemos de EL y alcancemos "un corazón puro, libre de envidias, reconcores, odios, y llena del amor de Dios y dedicada a los más débiles".
    La liturgia nos centra y nos hace mirar a lo alto.

    La belleza nos lleva a Dios.


    ResponderEliminar