viernes, mayo 20, 2022

Discusiones sobre la tiara, sobre las chirotecas y sobre todo

 

En la sección de comentarios, en medio de todos los puñetazos de estos días —puñetazos, zancadillas—, Carolina ha escrito:

La fotografía de hoy es muy linda padre.
Con respecto a la tiara papal, si usarla o no, por mí que sea como cada Papa lo decida 😊

No, Carolina, hay una lucha sin cuartel entre dos bandos. Ya no hay zonas neutrales ni siquiera grises. O te agazapas en una trinchera o en la otra. Las bayonetas están caladas y no tenemos ninguna intención de hacer prisioneros.

No, Carolina, no. Estas son cosas muy importantes. No podemos dejarlas en manos de los papas. Tenemos que decidirlas en el blog entre todos. Pero solo entre aquellos a los que se les haya dado vela en este entierro.

Ahora hablando en serio, si observáis los sepulcros góticos de los obispos, os daréis cuenta de que muchas casullas llevan cosido, a la altura del pecho, un cuadrado (de menos de algo más de medio palmo de lado) que sirve para engarzar varias gemas.

Esta era un precioso símbolo medieval: la idea de que el obispo era el sumo sacerdote de su diócesis. De hecho, en consonancia con esta idea, se le llamaba pontífice; el papa era el sumo pontífice.

Este pectoral no era un ornato que colgaba del cuello, sino que se trataba de un ornato de la casulla. La idea me parece preciosa.

Alguien se preguntará: ¿Y la cruz pectoral? La costumbre era llevarla siempre sobre el alba y bajo la tunicela de subdiácono.

Hoy día se permite llevar la cruz sobre la casulla, aunque el permiso se ha otorgado de forma oficial solo hace pocos años. Mi opinión es que la costumbre tradicional era más adecuada porque así en el presbiterio solo hay una única cruz: la cruz del altar.

En la santa misa la cruz es un símbolo tan grandioso, tan único, que es preferible que no estén a la vista las cruces pectorales; es una mera opinión. Pero así ha sido la tradición durante más de mil años.

Como ese pectoral de gemas forma una unidad con la casulla y en el fondo es un ornato de ella, cualquier obispo podría volver a usarlo sin necesidad de pedir permiso a la Congregación del Culto Divino. Por otra parte, se trataba de un cuadrado de dimensiones no muy llamativas.

Estoy a favor de que el obispo use un anillo más sencillo cuando va vestido con sus vestiduras clericales; y que use un anillo más impresionante cuando va a celebrar un pontifical.

No solo eso, si usa chirotecas (guantes litúrgicos), tendrá que usar un anillo de aro más amplio para que pueda caber en el dedo. Para los neófitos, he colocado este link con unas chirotecas:

https://4.bp.blogspot.com/_9ZY63k6k-TU/S_QjIg6fWMI/AAAAAAAACBQ/_87g3KbaGIo/s1600/DSC04803.JPG

Para ponerse el guante litúrgico hay que sacarse el anillo que se lleva en el dedo; si no, no entraría.

Para no estar poniéndose y quitándose el anillo más pequeño, as este se lo colocará solo tras el lavatorio de las manos y se lo retirará tras purificar sus dedos tras la comunión, momento en que se vuelve a colocar las chirotecas. El anillo de las chirotecas tiene que ser muy amplio, para poder ponérselo sin ningún impedimento. Tampoco va a hacer muchísimas cosas mientras las tiene enguantadas.

En la imposición de las manos, durante la ordenación, era costumbre dejarse las chirotecas. Pero no sé, me parece que en ese momento resulta mucho más poético que las manos desnudas, sin impedimentos, sean impuestas sobre la cabeza del ordenando.

jueves, mayo 19, 2022

Discusiones sobre la tiara

 

Estas fotos son verdaderos cuadros. Qué equilibro, qué tonalidades, que serenidad. Una lectora anónima escribía ayer, entre otras cosas, lo siguiente:

Todo lo demás que surgió después de los verdaderos apóstoles como tiaras, anillos y chorradas de adornos humanos (...) con el endiosamiento humano para mí son cosas mundanas, vacías, carentes de espiritualidad sana y pura (...). La tiara del Señor fue de espinas y el día que se pongan una ellos entonces diré que por fin tomaron ejemplo de mi Señor.

Pablo Cuenca con paciencia (porque los versículos no se buscan solos, hay que emplear tiempo) le respondió con este pasaje referido a Cristo al final de los tiempos:

Y seguí viendo. Había una nube blanca, y sobre la nube sentado uno como Hijo de hombre, que llevaba en la cabeza una CORONA DE ORO y en la mano una hoz afilada (Apocalipsis 14).

Si esto hubiera sido un combate de boxeo, habría que haber llamado a una ambulancia para que se llevara de urgencia al contrincante noqueado en la lona del ring. Lo digo en serio, nunca he visto un derechazo como este.

También le agradecemos al mismo comentarista el esfuerzo por darnos a todos los textos de la homilía de Juan Pablo II sobre la tiara.

Ahora no recuerdo si fue el mismo comentarista u otro el que adjuntó el versículo sobre las coronas de oro de los 24 ancianos del Apocalipsis. Además, el tema de un ornamento supremo sobre la cabeza del sumo sacerdote es algo que estuvo mandado en el Levítico para aquella época. Tiene su lógica que el rango que es cúspide del sacerdocio tenga un ornamento que exprese su peculiar función.

Aquí nos encontramos una vez con la confrontación de una visión minimalista de la liturgia o con una forma esplendorosa de entender la adoración a Dios. Desde un punto de vista protestante no hay ninguna duda cuál es su postura. Yo, sin ningún complejo, abogo por el fasto, la pompa y el “exceso”. El amor lleva a excesos.

Hay una visión radicalmente distinta entre un grupo de baptistas reunidos con sus biblias a cantar un rato, y la visión de un Vaticano como centro del Reino de Dios en la tierra.

Resulta radicalmente distinta la visión de un pastor metodista que predica y canta, a la contemplación de un sumo pontífice sucesor de Pedro, investido de poderes transmitidos sin interrupción, poseedor de una autoridad entregada por Cristo y Vicario de Cristo en la tierra.

No hago nada malo en elogiar todo lo bueno de los protestantes, pero, claro... esto es otra cosa.

Que expresemos lo espiritual con lo material es lo más natural del mundo. Dios nos enseña a hacerlo en la Biblia. Lo enseña y lo manda.

Los ornamentos sagrados del sumo pontífice para las liturgias más fastuosas son solo un elemento de la Iglesia, pero no es cualquier elemento. La Reina de Saba quedó fascinada ante el culto del Templo. Y expresamente menciona entre esas cosas fascinantes las vestiduras que llevaban. Los sucesores de los fariseos se escandalizan cuando ahora alguien echa un poco de perfume de nardo a los pies de Jesús.

Si por “Iglesia pobre” se refieren a que el clero tenga sueldos moderados, regulares y hasta escasos, no tienen de qué preocuparse. Menos en Alemania y algunos países similares, eso es así en todas partes. Persiguen un ideal que no saben que YA es así. 

Confío en que conozcan las demás realidades eclesiales y teológicas mejor que ese aspecto imaginado. Ay, cuántas películas en la cabeza de la gente. Cuando alguien me habla de que hay que conseguir una “Iglesia pobre”, yo le contesto: “¿Pero de qué me hablas? ¿De El nombre de la rosa?".

miércoles, mayo 18, 2022

La tiara papal (3ª parte)

 

No os esforcéis con vuestro móvil. Hagáis lo que hagáis, nunca os saldrá un "cuadro" así. Las fotos que he puesto estos días son verdaderas obras de arte y detrás de su aparente simplicidad hay un trabajo formidable.  

Después de los posts de ayer qué haría yo respecto a la tiara si tuviera mando en plaza. Pues tras hacer una catequesis acerca de lo que significa en sí misma y de que usar ornamentos sagrados para oficiar es un modo de honrar a Dios, lanzaría el llamamiento a que cualquier joyero del mundo (o quien sea) diseñe la más bonita tiara posible. No se trataría de hacer una tiara más, sino la tiara más bella posible.

Me inclino más bien por una tiara totalmente cónica, no abombada, y de una altura máxima de dos palmos. Es decir, regresaríamos a una estética más medieval y un tamaño más pequeño. Tendría que ser lo más ligera posible y tendría un tono esencialmente blanco. Pensando, en el futuro, en que haya una tiara verde, morada y roja, a juego con los ornamentos litúrgicos del día.

Una vez reunidos todos los proyectos, se escogería uno. Aunque estarían advertidos de que se podrían tomar ideas de otros proyectos. En principio la manufactura correría a cargo de la joyería que enviara el proyecto. No faltarían donantes para realizar un encargo así. Habría que decidir si se usan piedras auténticas o imitaciones baratas, imposibles de distinguir en la distancia.

En cuanto al tamaño y forma de esta tiara estaba pensando en algo parecido a las dos tiaras que aparecen a partir del minuto 1:27 de esta película:

https://www.youtube.com/watch?v=-ZXj6jGUIsY

En realidad, pensaba en una altura algo menor y una forma más cónica; pero las de la película están bien. Si bien esas dos tienen un aspecto muy sólido, muy macizo. Una tiara como la que tengo en mente, con diamantes (falsos) y perlas (falsas) y gemas piedras blancas debería tener un aspecto más grácil, más etéreo.

Ojo, las dos tiaras de la película me parecen dignísimas, pero lo que se puede conseguir tras una consulta mundial puede ser una obra de arte sublime. No porque tenga un número mayor de elementos, menos es más, sino porque se logre un obra de arte joyero que sea espectacular. No estoy pensando en añadir, ni en barroquizar; al revés, pienso en una obra más esencial pero con unos detalles que hagan de ella una obra de arte.

Una obra tan espectacular que quizá convendría que formara parte de un juego completo con unas chirotecas (guantes) y un calzado litúrgico creados ex profeso para crear un conjunto armonioso.

martes, mayo 17, 2022

La tiara papal (2ª parte)

 

Esto sí que es un impresionantemente bello retrato de tres hermanas. 

En mi opinión tres son las dimensiones en las que el papa es supremo y que por tanto estarían expresadas en esas tres coronas:

—Sumo pontífice: Tiene el más alto sacerdocio. Sacramentalmente es obispo. Pero dentro de ese tercer orden ejerce el más alto rango entre los pontífices (obispos) del mundo.

—Supervisor de los maestros de la teología: Prefiero esta expresión a la de “maestro de maestros”. Porque la segunda expresión podría ofrecer la sensación de que sabe más que los maestros. Mientras que la formulación que ofrezco expresa de forma más específica su suprema función, sean cuales sean sus capacidades personales. Es decir, aunque sepa menos teología, él es el encargado de supervisar a los maestros de la teología. Alguien puede seguir insistiendo en que la palabra maestro está bien, pero recordemos que a lo largo de la historia no pocos papas (con poco bagaje teológico) han supervisado la teología tras escuchar a los verdaderos maestros, peritos y sabios. Aunque llamarle “maestro de maestros” no es incorrecto, considero que es más adecuada a la especificidad de su función la expresión “supervisor de maestros”. Y no un supervisor más, sino el supervisor supremo.

En una primera redacción escribí “maestros de la fe”. Pero me parece más adecuado no restringir el título a lo directamente referente a la fe, puesto que, al fin y al cabo, supervisa la teología. Las intervenciones papales a lo largo de la historia no han tenido que ver solo con la mera expresión de la fe, sino que con la teología que se ramifica desde la teología. Aunque la primera expresión “maestros de la fe” no sea incorrecta. Pero no pocas intervenciones papales se alejan de una primaria y directa expresión de la fe, para internarse en la región de la teología. Por ejemplo, cuando León XIII habló de la cuestión social, habló como maestro (verdadero maestro, no mero supervisor), pero la cuestión no era una mera expresión de la fe, sino verdades que se derivaban de la fe.

Llamarle supervisor no significa que no pueda ejercer como maestro. Muchísimos papas han ejercido como tales y de forma eminente. Pero lo específico de su corona es ejercer esa supervisión. Ser o no un gran maestro de teología no necesariamente se dará en todos los casos, sino que será más una característica personal.

—Pastor supremo: Con ello se expresa su jurisdicción suprema, no ya como maestro o sacerdote, sino como pastor, como el que manda y ordena.

 

El orden de importancia de estas tres funciones creo que es el expresado. Lo más sagrado para cualquier ser humano es cumplir las funciones del sacerdocio, las funciones de adoración ante Dios en nombre de la comunidad, de la diócesis o del rebaño universal. Después de una función tan sagrada viene la defensa de la verdad. Una cosa es investigar la verdad y otra oficiar ante Dios. Y, por último, como consecuencia de esa verdad, la potestad de jurisdicción. El gobierno depende de la verdad y no al revés. El pastoreo del sacerdocio depende de la verdad y no al revés.

Pienso que la primera y más alta corona es la del sacerdocio, la segunda es la de la verdad y la tercera es la del pastoreo. Sacerdote, maestro y pastor es una formulación resumida que requiere de los matices expresados.

lunes, mayo 16, 2022

La tiara papal (1ª parte)

 

Evidentemente, la foto no es de una tiara papal; creo que es una niña. Es solo un ejemplo de lo bonito que puede ser un retrato fotográfico. Este retrato es una obra de arte. Y ahora sí, vamos a los asuntos papales.

Siempre he manifestado mi postura a favor de los papas sigan portando la tiara papal. Cada ornamento sagrado tiene su significado y la tiara tenía el suyo propio. Era la cima de los ornamentos sagrados con que un sumo pontífice podía revestirse para presentarse ante la Divinidad para honrarle en el culto divino. Solo se usaba en las más solemnes ocasiones. Era un ornato, uno más, para las más grandes solemnidades.

La tiara con el fanón y la férula eran los únicos ornamentos propios del romano pontífice. Todos los demás eran comunes con los obispos. (Sobre el diseño del nuevo palio papal obra de Benedicto XVI la caridad me obliga a no decir una palabra). Resulta evidente que el fanón siempre fue un poco insulso en su evolución postmedieval, antes sí que era más interesante; más bello, por decirlo claramente.

No hacía falta entender nada de liturgia para comprender que la tiara era la cúspide de todas las insignias papales. Eso lo comprendía hasta el menos ducho. Hasta los campesinos entendían ese lenguaje sin palabras. Y es que el lenguaje del esplendor entra por los ojos.

El simbolismo de las tres coronas nunca estuvo claro. Por más que la oración de coronación papal tuviera que decantarse por darles algún significado. Las primeras tiaras portaban una sola corona. Simbólicamente eran otra evolución de lo que fue la “corona” de los obispos en las liturgias ortodoxas. En cierto modo se simbolizaba que el obispo de Roma era Patriarca de Occidente, y cabeza de los patriarcas. No es de descartar que la tiara apareciera tras conocerse esas coronas orientales. Después he visto sepulcros y pinturas de papas en cuyas tiaras ya hay dos coronas. Era natural que la tiara acabara teniendo tres por el simbolismo del número.

No os voy a cansar con la lista de simbolismos que se han adjudicado a esas coronas. En mi opinión tres son las dimensiones en las que el papa es supremo. Pero esa ya las menciono mañana porque este post se me está saliendo de madre. Tengo propósito de no cansaros con posts largos. Pero mañana os digo mi opinión sobre el simbolismo de las tres coronas, a no ser que Putin haga algo.

domingo, mayo 15, 2022

Nunca podemos juzgar. No sabemos qué hay dentro de la cabeza de alguien.

 

Ayer, sábado, un chico joven, bien vestido, de unos 35 años, me paró en la calle. Me quería dar la mano, decirme como se llamaba, contarme una historia de su hermano. Claramente vi que la larga historia de, como mínimo 5 minutos, iba a desembocar en que le diera dinero. Con respeto y amabilidad me excusé con que tenía prisa y le pedí, por favor, que fuera al grano.

Efectivamente, que si le podía dar una ayuda. Lo que sospechaba. Esta costumbre de los que te exigen dinero de darte la mano. “Los que te exigen dinero”, no le he llamado pobre ni indigente. Es un nuevo modo de pedir, la exigencia.

Le contesté que tenía que dirigirse a Caritas. Cuando me alejaba, me preguntó a mis espaldas: ¿Conoce usted la Biblia?

—Sí —le contesté.

—Yo creo que no —calma y una sonrisa maliciosa en su boca.

—Hasta pronto —fue mi contestación carente de la menor acritud. Al revés, en el tono quise dejar claro que no le guardaba el menor mal sentimiento.

Me alejé pensando que tenía razón. ¿Qué es conocer la Biblia?

Conocer la Biblia es obedecerla, es ponerla por obra. Hay un conocimiento meramente material y otro espiritual.

Con toda sinceridad me alejé pensando que él tenía razón.

A mis 53 años ¿acaso no estoy en el atrio de las Escrituras? ¿Acaso no estoy comenzando o menos que comenzando? A estas alturas de la vida, ¿no podríamos pedir con Felipe: Enséñanos al Padre?

Ese joven seguro que pensé que el cura con clergyman (con un bonito panamá blanco sobre la calva) se marchó despotricando contra él. No podemos juzgar.

sábado, mayo 14, 2022

Nunca, tanto como ahora, me he compadecido tanto de la pobreza general de las masas


Quiero dar una explicación respecto al post de hace dos días. El tema de la factura del gas y de la luz ahora mismo, en España, es una amalgama de tasas e impuestos que se superponen al primer laberinto de subasta del precio del kilovatio y otros tejemanejes.

El tema es muy sencillo: nacionalizar el sector. Esto cuesta que la energía llegue a su casa y este es el impuesto que se añade. Punto final. Se acabaron los tejemanejes que, os lo aseguro, todos eran a favor de los beneficios de las empresas.

Esto decían que era imposible a causa de la legislación europea (hecha a medida de los lobbies), hasta que Alemania está estudiando hacer eso. Era una propuesta inaceptable hasta que ese país dijo: Pues de ser imposible, puede que sea la mejor medida.

Solventar esto supone la supervivencia de millones de puestos de trabajo. Pero parece que el gobierno tiene otras prioridades. Con lo sencillo que es: Tanto cuesta, este es el precio.

Lo de Bukele ha acabado como todo el mundo se lo esperaba. Las perdidas YA son inmensas. Ha empobrecido a toda una nación por su mala cabeza. Las pérdidas no son solo los millones de dólares volatilizados bajo la bella forma de un gráfico de cotización de bitcoin, sino los millones de inversión que de ningún modo vendrán a El Salvador, más los millones de empresarios salvadoreños que han sido puestos a buen recaudo fuera de la jurisdicción de ese patán. El costo de esta fiesta presidencial es muy superior al primer sumando de la “factura de la cena”.

Después los izquierdistas visitan el versallesco Londres, la Basilea de postal o el poderoso Berlín y comentan: Desvalijando a las naciones, así mi pueblo también viviría bien. El mismo cuento de siempre. Por otra parte, bastante creído. A los “votantes progresistas” se les puede seguir engañando con el mismo cuenta una y otra vez, son incansables, son incombustibles.

Yo siempre digo que no soy ni de derechas ni de izquierdas.  Ahora bien, reconozco que los típicos “votantes de izquierdas” —esos que están a favor del aborto, contra la Iglesia (por sistema) y que creen en tres o cuatro venerables mitologías postmarxistas más— son crédula carne de cañón para todos los Bukeles, Evos y Amlos del mundo.

La Iglesia no es de izquierdas ni de derechas, pero eso no significa que el clero no identifique, al momento, el olor a gobernante cateto. Ni que nos dé lo mismo un programa normal de gobierno frente a un programa ideologizado a cargo de un equipo de palurdos. Qué casualidad, estos (por ser de izquierdas) siempre quieren “poner en su sitio” a la Iglesia.


viernes, mayo 13, 2022

Leyendo

 

Sigo con la relectura de La Regenta. Voy de admiración en admiración. Ya he dicho que la considero la obra cumbre de la novela en lengua española de todos los tiempos. Quizá como novela sea la mejor de la historia, a mi humilde entender. Entre Madame Bovary, García Márquez, Lolita y esta, considero a la española la mejor. Podría poner más autores internacionales en la lista, pero la obra de Alas Clarín es la novela total más perfecta, la más genial, las más rebosante de sutiles matices.

Este hombre que murió con 49 años ¿cómo puede hablar de la vida interior del cabildo con esa profundidad? Se necesitan muchos años de pertenencia a esa institución para lograr esa penetración en las intimidades, en los mil pequeños detalles. Y, evidentemente, él nunca fue canónigo, era un catedrático de Derecho, casado.

¿Cómo es posible que acercándose desde fuera, unas cuantas veces, lograra radiografiar esa “vida” de la institución?

Sí, es cierto, lo he comprobado. Del mismo modo que hay individuos que nunca se enteran de nada, individuos que (en una conversación) te esfuerzas para que comprendan lo evidente, también hay individuos que tienen mirada de águila. Ven detalles que tú no ves, comprenden relaciones entre esos detalles que tú no captas.

Lo curioso es que no pocas de estas águilas de inteligencia acaban en puestos anodinos, y hombres obtusos acaban dirigiéndolo todo.

jueves, mayo 12, 2022

Desgraciadamente, Bukeles hay muchos

 

Llevo días con esto en la mente y si no lo digo voy a estallar. En España hay sectores enteros de la industria que están marchitándose a causa del precio de los hidrocarburos. Esto se presenta como algo inevitable. Es cierto que los precios del producto en origen han subido muchísimo, pero sí que se pueden tomar medidas. Iba aquí a desgranar algunas de ellas, pero os ahorro un post con cuestiones técnicas que van desde el método de subasta de la energía eléctrica a la fiscalidad. Un 30% de encarecimiento del precio final, un 10%, suponen la diferencia entre mantener la competitividad o no de una empresa, entre seguir funcionando de un modo normal con beneficios, o tener que cerrar con pérdidas y añadir más parados al país.

Medidas de ese tipo se pueden tomar y otros países las han tomado. La subida del precio en origen ha sido la misma para todos (afirmación que requiere matices), pero la inflación ha sido totalmente desigual según los países, lo mismo el daño para la industria.

Lo triste es que con tanto paro, con unos resultados malos tan impresionantes, el gobierno sigue encogiéndose de hombros como si eso no fuera con ellos. Todos los economistas son unánimes está claro lo que debería hacerse, ¿por qué no se hace? Así es la política.

Incluso hay decisivas medidas que no tendrían ningún coste político, ¿por qué no se toman? Ese es el problema, los gobernantes están “en otras cosas”. Mientras tanto paro y pobreza. Miles y miles de dramas personales y familiares.

Un último apunte. Lo de Bukele y su locura del bitcoin estaba anunciado, asistimos a la crónica de un desastre totalmente inevitable. La única cuestión es si iba a ser más pronto o más tarde. Las majaderías de su presidente se pueden cuantificar en dinero, en dinero literalmente tirado a la alcantarilla del mercado especulativo. Decenas de miles de millones de dólares de los que los pobres salvadoreños no verán ningún beneficio para sus pobres vidas.


miércoles, mayo 11, 2022

No me digáis que no es tierna


Fe de erratas. Ayer me equivoqué. La película de la que hablaba no era La novia de Frankenstein, sino El jovencito Frankenstein.

Una comentarista comentaba que en cuanto comenzó a ver el vídeo de tomas falsas (el de ayer) ya se estaba riendo. Hoy tras leer el comentario hoy, lo comencé a ver y me pasó lo mismo. Y es que hay películas que intentan hacernos reír y no lo consiguen por más que se esfuerzan, por más que usan todos los recursos disponibles, sin resultado. Y hay otras películas que son tronchantes incluso para los mismos actores.

Hacer reír, qué tarea tan buena, que labor tan beneficiosa.

Dios ha concedido que algunos, desde la noche de los tiempos, tuvieran ingenio para hacer reír porque quería que sus hijos disfrutasen pequeños momentos de felicidad, de descanso, de alegría. Y es cierto que algunos tienen arte e ingenio para lograr eso.

Es cierto que puede haber una risa malsana, la que procede de un humor hiriente. Hay bromas que van contra la caridad, contra el buen gusto. Hay “risas malas”. Pero hay otras risas que son sanas, inocentes, que son salud para el ánimo.

Aquí os dejo esto para que paséis de la teoría a la práctica:

https://www.youtube.com/watch?v=LjyBs6vb0Jk

martes, mayo 10, 2022

Películas para ver con los amigos

 

Hoy estaba mirando algunas escenas sueltas de El jovencito Frankenstein (1974). Debe ser una de las películas con más tomas falsas de la historia: los protagonistas tenían que interrumpir continuamente sus interpretaciones porque no se podían aguantar la risa. Hay escenas que quedaron en la película en la que se nota que uno u otro está a punto de estallar en carcajadas.

Sobre todo, cada vez que el jorobado Igor interviene, los demás tienen que hacer un verdadero esfuerzo para poder seguir interpretando. Hay que reconocer que el encapuchado Igor hace una actuación insuperable. Podéis ver la escena que va a partir del minuto 1:38. Se nota que se rieron los cámaras, los de la iluminación, todos los presentes:

https://www.youtube.com/watch?v=tOjH-yoEJe0

Cuando en una película apenas puedes evitar que se rían hasta los maquilladores, sabes que vas hacia el éxito asegurado. Todo lo contrario que el primer protagonista de Regreso al futuro, que hubo que sustituirlo tras una semana. El director reconoció que era poco gracioso. El jorobado Igor es todo lo contrario, rebosaba gracia por sus cuatro costados. No necesita ni hablar, te hace reír incluso cuando solo mira.

Murió a los 48 años por una intoxicación de marisco mientras filmaba una película en México. Compraron a un vendedor callejero y de los varios intoxicados él solo murió. Algo que fue esencial para que muriera era que a veces se fumaba medio cartón de cigarrillos al día. Como curiosidad diré que se alimentaba con una dieta basada en una cantidad impresionante de huevos y leche.

Las películas que más me gustan son las de humor. Entre los momentos más felices de vida están unos cuantos en los que me reí mucho con los amigos, charlando, haciendo el tonto, haciendo imitaciones imbéciles.

Putin tiene toda la pinta de ser un aburrido. Mientras que Berlusconi sí que tenía pinta de ser la alegría de la fiesta. Biden tampoco creo que sea de los que se suben a la mesa para bailar. Pero Boris Johnson sí que es de los que lo mismo te echa un pulso que se pone a imitar a Winston Churchill.

lunes, mayo 09, 2022

El verdadero discurso que Putin ha dado en el Desfile de la Victoria


Ante todo... ¡soy un hombre de paz! Mi verdadero deseo, mi más íntimo deseo, es retirarme a España para vivir como un jubilado más, en una pequeña mansión, con un pequeño yate. (Aplausos).

Amo Rusia, ¡la amo!, pero ya estoy un poco harto de estos inviernos. Estoy seguro, lo he visto con mis ojos, que en España no hace tanto frío y, además, hay sol.

Soy un hombre de paz y quiero vivir de un modo tranquilo mis últimos años. Ojalá que no tenga que matar allí a ningún lugareño durante la mudanza.

Millones de dólares en cuentas aquí y allá, ¡no! Yo lo único que necesito es sol, una playa, una hamaca. (Más aplausos que antes todavía).

Que yo vaya a España no significa que tenga que invadirla... —mira a la audiencia—. A no ser que me obliguen a ello –algunos le vitorean y, asintiendo con la cabeza, comentan por lo bajo: “Es un hombre de paz. Es un hombre de paz”.

Vosotros me queréis. Pero algunos me critican –hace una pausa dramática—. Es como un video occidental que vi de un joven borracho por el alcohol. El joven decía: Si saben cómo me pongo, ¿para qué me invitan? Y yo os digo, ebrio de Poder: Si saben cómo me pongo, ¿para qué me votáis?

(Aplausos, más aplausos. El rugido de los tanques que se ponen en marcha de nuevo). 

domingo, mayo 08, 2022

Catalina la Grande, Andrei el Piadoso, Putin el Rencorosillo

 

Estas pasadas semanas he escuchado frases como hay que enseñarle a Putin que..., Putin tiene que aceptar que... Profundo error. El intoxicado por el poder absoluto nunca va a comprender nada, nunca va a aceptar nada. Cualquier cosa que se haga por parte de los defensores de la libertad (la libertad de millones de yoes frente a un solo yo) debe partir de la seguridad de que este tipo de agujeros negros hace mucho que no se mueven por criterios de racionalidad.

Al que ha empezado esta guerra de Ucrania para nada, sin ningún beneficio, por ninguna razón (verdadera), le pueden ocurrir muchas cosas, pero no un ataque de racionalidad. Dentro de esa cabeza pueden suceder muchas cosas a partir de ahora, pero no que sobrevenga la sensatez.

De ahí que las medidas que tome la Unión Europea no deben ir encaminadas hacia la pedagogía. Desde el principio dije que a Putin hay que tratarle como a un loco. No está loco, no padece ninguna patología. Pero cuando uno llega a ese nivel de maldad, las acciones son las propias de un enajenado.

Ayer fui invitado a la misa y al banquete de primera comunión de la hija de una familia amiga. El restaurante estaba en un rascacielos. Cuando mirábamos por las cristaleras, la vista era impresionante. Creo que era el piso 29.

Hicieron fotos. Pero mejor no os las pongo. Aparezco haciendo tonterías con un globo, señalando como Cristóbal Colón hacia el horizonte frente a una ventana...

sábado, mayo 07, 2022

Sí, esta es mi casa. Creo que nunca os había enseñado dónde vivo.

 

Es broma. Soy un poco más "gótico" que eso, ja, ja, ja. Hoy voy a la primera comunión de una familia amiga. Es en un colegio de Fomento. Qué día tan bonito luce ahora tras la ventana de mi casa.

Hace unos días un lector de este blog me dijo por teléfono que le habían gustado mis reflexiones acerca del “yo” y el “no yo”. En su honor, ya que lo estimo mucho, vayan otras líneas sobre el tema.

El yo puede volverse un agujero negro. Eso se ve muy claro cuando el yo es investido de poder absoluto sobre una nación. Pueden hablar de amor a Alemania, de patriotismo por Rusia, del bien de la humanidad en Camboya (Pol Pot), pero en el fondo es el yo revestido de excusas, de andamiaje, de decorado. Es el yo revestido de un gran decorado, decorado de excusas.

En este tipo de casos se produce un cambio cualitativo en el interior del yo, en el modo de ser del yo, pues el yo cambia. Decía que se transforma en un agujero negro porque todos los demás yoes se sacrifican al propio yo, se miden por el propio yo. No hay límite en la cantidad de yoes que tengan que ser aniquilados por mi yo. Este tipo de sujetos no piensan en la otra vida. Creen que los envían a la nada. Y a pesar de creer eso, lo hacen sin dudarlo.

¿Y si las cosas salen mal? Este tipo de yo no admite que pueda acabar en una celda tras una sentencia de un tribunal internacional. Si las cosas salen mal, están convencidos de que tienen una salida siempre a mano: la aniquilación. Si tanto dolor, si tanta aniquilación ajena (a veces decenas de millones de yoes), no sirviera para nada a la postre, ¡mi yo dejará de existir!

Lo que no se admite es que el yo sea confinado a los estrechos márgenes de la realidad, una celda. Si una nación entera se vuelve estrecha para ese sujeto, una celda no entra dentro de lo admisible. Como el yo no admite la realidad, piensa que siempre le queda la escapatoria de la realidad, la nada. El final de este proceso es que tras enviar a la nada a muchos yoes (así lo piensa el tirano), el mismo yo se arroja a la nada. Un final previsible para ese conflicto entre realidad y yo. Así se evita la aceptación de la verdad, el choque entre la objetividad de la realidad, y el subjetivismo del individuo.

El que ha ido repartiendo muerte acaba siendo invadido por la muerte. En esa expansión del propio sujeto, en la que la nación se queda pequeña, siempre acaba habiendo un choque con la realidad. Y es esa realidad la que no se admite.

viernes, mayo 06, 2022

Otro día soleado

 

Ya os he dicho que estoy leyendo La Regenta estos días. Me llama la atención la muchísima vida social que existía en una ciudad de 18 000 habitantes en 1885. Visitas de cortesía, cenas, paseos, el casino, bailes, rifas, asociaciones, teatro con mucha frecuencia. En una sociedad sin televisión ni teléfono, la gente lo último que quería hacer era encerrarse solo en casa. Y eso que la familia estaba al completo en el salón de estar hasta la hora de acostarse. Pero existía un deseo de “estar con los otros”. Solo un amargado se encerraba en casa. Lo de encerrarse solo en la habitación no lo hacían ni los amargados.

Nuestra sociedad no es consciente de lo que mucho que ha perdido. Las visitas de sociedad ahora como mucho son una o dos veces a la semana. Como mucho una mujer va al gimnasio con su amiga, o va de compras con su amiga. Las cenas, las visitas son excepcionales, en la época de mis abuelos eran diarias.

No nos damos cuenta de hasta que punto nos hemos aislado. Y una vez aislados muchas familias han experimentado el alejamiento respecto a los propios hijos adolescentes. Los jóvenes están encerrados en la habitación, no quieren comer con la familia.

La vida antes era mucho más rica, más variada, más humana. Ahora la vida es una existencia delante de una pantalla. Hemos sustituido a la sociedad por Internet.

Antes el matrimonio era otra cosa. Las novelas de esa época lo dejan patente. La familia también era algo mucho más fuerte, algo muy presente, rebosante de lazos. Una ciudad ¡era otra cosa! Ahora, en muchos casos, un barrio no es más que una mera sucesión de pisos donde los individuos viven en soledad.

Joven borracho de alcohol: Si saben cómo me pongo, ¿para qué me invitan?

Putin ebrio de Poder: Si saben cómo me pongo, ¿para qué me votan?


jueves, mayo 05, 2022

Mañana soleada bajo un cielo azul claro

 

Cuando hoy he salido de mi casa, qué bonita estaba mi ciudad bajo este sol primaveral. Las calles estaban rebosantes de vida, de universitarios con sus ilusiones, con la alegría propia de los veinte años y todo un mundo por descubrir. También había turistas despreocupados, sonriendo ante una cámara, escuchando a una guía que explicaba la portada plateresca de la universidad.

Me he comprado tres cruasanes. Hay una panadería que hace los mejores que he comido nunca.
Grandes, en su punto exacto de horneado, esponjosos. De primero me he comido unas cuantas fresas, rojísimas, perfectamente maduras.

Le he aconsejo a un médico que ha leído mi Paulus que lea las cartas de san Pablo en orden cronológico. Estoy seguro de que se va a lanzar a ese viaje teológico, a esa peregrinación bíblica, con entusiasmo.

Nada más acabar esta línea voy a llamar a un sacerdote jubilado que fue el párroco de la población vecina hace más de veinte años, don Ambrosio. Qué alegría va a ser saludarle, aunque hablé una vez con él hace dos años. Nos llevábamos muy bien. Fue un vecino encantador, una buenísima persona de la que guardo un inmejorable recuerdo.

miércoles, mayo 04, 2022

Foto de mi dormitorio en mi residencia de verano. Esa es el ama de llaves.

 

Sobre el tema del aborto y el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

¿Qué diferencia hay entre un feto en la semana 14 de gestación y en la 15? Cuando estamos hablando de una vida humana, esta línea arbitraria sería la que marcaría la diferencia entre un asesinato o no.

Hago lo que quiero con mi cuerpo. No, no es tu cuerpo.

Los abortistas que siempre han repetido que en esta cuestión no vale la moral, sino la democracia, ahora no quieren que sean los distintos estados de Estados Unidos los que decidan democráticamente. No quieren que lo decidan ni las urnas ni la Justicia.

Es que es un derecho. No, no lo es. Podemos discutir civilizadamente los fundamentos jurídicos para prohibir o para despenalizar el aborto, pero en ningún caso estamos hablando de un derecho. Admitamos que el feto no es un ser humano, aun así no existe un derecho a cortarse la oreja, o a cortarse un dedo del pie, o a cortarse una parte de un órgano. Incluso admitiendo ese presupuesto de que no es un ser humano, no estaríamos hablando de un derecho.

En España los piquetes de los sindicatos tienen carta blanca, en la práctica, para hacer lo que quieran. No hay ninguna pena si alguien entra en una misa de la catedral para interrumpirla y subir al presbiterio. Pero no se puede rezar delante de una clínica abortista, las penas son muy altas. ¿Y el derecho de manifestación?

Todos los medios de comunicación hablaron no de que se restringía un derecho, sino de que no se iba a permitir acosar a las mujeres que iban a abortar. Derecho de los cristianos a manifestarse ante una clínica no, en plena calle. Los paganos tienen derecho a manifestarse en mitad de una misa, en una propiedad privada.

En general prefiero no perder mi tiempo hablando de estas cosas. Todo esto es solo un paso más en un camino muy claro hacia el reinado del Anticristo; en esta generación, en nuestra democrática Europa.