miércoles, enero 20, 2021

No hay ni un gramo de pompa imperial en esta inauguración presidencial


Hoy he perdido una cierta cantidad de tiempo en una cuestión cronológica del último viaje de san Pablo. Cuando describí el tramo de Cesarea a Roma, tuve en cuenta un detalle que había olvidado completamente meses después. Resultado: me salía medio año de desfase en la cronología. Para que a ningún lector le pase lo mismo, una vez que he resuelto el asunto (con ayuda de un artículo), he dejado constancia de ese pequeño detalle en el apéndice.

...........................................

Perdonad que no haya subido más vídeos en mi canal últimamente, pero es que estoy grabando una serie de seis horas sobre la Biblia para un congreso. Seis horas sobre la Biblia entera, una panorámica.

Dentro de unas semanas, los colgaré en el canal. Hoy he puesto un nuevo vídeo titulado La Virgen María para evangélicos.

...........................................

He visto (a cámara rápida) la inauguración de la presidencia de Biden. Se me ocurren varias maneras de dar más pompa y esplendor a un acto de este tipo actos. La verdad es que el siglo XXI es bastante ramplón en cuanto a la pompa, en cuanto a ceremoniales. Un juramento, un hombre que canta, un pequeño desfile. Tiene, indudablemente, más interés ver la comitiva de coches blindados que le acompaña por las calles que todo este acto.

martes, enero 19, 2021

Lo que me gusta y lo que no me gusta

 

Qué gran retrato, por eso he puesto esta imagen. Soy muy cinéfilo, pero no me gustan las películas del oeste (los westerns), de terror (me aburren), las de combates personales (sean del tipo que sean), las bélicas. Tampoco me gustan las que tienen guiones previsibles: madre que lucha por sacar a su hija durante la hora y media de la película y lo logra; pareja de enamorados que tras pasar por varias crisis acaban reencontrando su amor. Sean dramas personales, historias de autosuperación, marginado que logra el reconocimiento final, son películas que me aburren con solo escuchar el título.

Siento atracción por las películas de gran presupuesto que recrean una época. Me gustan las historias que involucran reyes y tronos, grandes cortes perfectamente recreadas. Las batallas me aburren, pero las batallas conspirativas de una corte me gustan. Me gustan películas del tipo El Topo (de espionaje), Historia de una geisha (trata de una geisha), La favorita, Lo que queda del día, Nixon (de Oliver Stone). El gran cine político que trata de grandes conspiraciones (pero que sean realistas) o de juicios (La Amistad) me gusta.

La última que he visto Cleopatra ha supuesto recordar mi juventud. Me lo he pasado muy bien. En mi adolescencia, me entusiasmó, era la época en que estaba leyendo Historia de Roma de Indro Montanelli. Ahora veo los defectos de la cinta y me doy cuenta de que ni todo el dinero de un estudio puede crear un guion genial.

.....................................

Biden sigue hablando como el presidente de una nación. Trump sigue comportándose como un ridículo millonario caprichoso.

Perder de vista a Trump será una de las grandes alegrías de 2021.

Ahora lamento que no asista al juramento de Biden, hubiera sido el escenario perfecto para que hiciera alguna actuación final.

lunes, enero 18, 2021

El precio que habrá que pagar solo lo conoceremos el dia después del juramento de Biden


Debo reconocer que hay una persona que me cae peor que Donald J. Nero Trump, y ese es Steve Jobs.

Lo digo porque acabo de perder una hora de mi tiempo tratando de solventar cómo pasar un vídeo del iphone a mi PC. Si miramos vídeos de Youtube que tratan del aburrido tema de cómo resolver ese problema, y vamos sumando la cantidad de visualizaciones de esos vídeos nos daremos cuenta de la magnitud del problema. A diferencia de los vídeos de gatos, hurones y erizos, seguro que nadie visiona un vídeo sobre ese tema técnico si no tiene ese problema.

Millones de personas perdiendo cada uno más de una hora, solo porque Apple decidió, a ciencia y conciencia, ponerlo difícil a todo aquel que no usara un ordenador Apple para sus teléfonos Apple.

Las dificultades no se deben a otra cosa que a una política deliberada no a ninguna necesidad del sistema. Quedaba muy feo decirle a la gente que no podría pasar sus fotos y vídeos de su teléfono móvil a su PC. Así que, hace años, Apple dijo que lo permitía, pero, eso sí, ya se encargaron de hacer la vida lo más difícil posible a los usuarios.

Dicho ahora de otra manera, Apple es el ejemplo perfecto (por otras razones más que no voy a comentar) de cómo una multinacional siempre ha antepuesto sus beneficios económicos por encima del bien de sus usuarios. La codicia de esta empresa, desde el principio, me resultó llamativa por infinidad de detalles. Y no es que los de la competencia fueran unos santos.

...............................

Cambiando de asunto, he visto los nuevos vídeos en que se ve a una legión de manifestantes entrando de el Congreso de Estados Unidos. Resulta paradójico que entren alegando que es nuestra casa. En realidad, es la casa de sus representantes.

Uno de esos irruptores se sentó en un asiento y un policía le dijo que se levantara. Un guardia solo en medio de muchos de los otros, lo cual ya tuvo mérito. El manifestante le dijo que era su asiento, se refería a que era el asiento del Pueblo. Y el policía le contestó con toda calma: No, es el asiento del vicepresidente de Estados Unidos.

Esa respuesta tan sencilla era perfecta. Ese sujeto que había irrumpido no era el Pueblo. Una persona ni cien personas ni mil son el Pueblo, son solo parte del Pueblo. Mientras que el lugar donde entraron por la fuerza sí que era el lugar de los representantes de todo el Pueblo.

En esos asientos, mejor o peor escogidos, dignos o no, sí que estaban los representantes de todo el Pueblo. Ellos sí, los que entraron no.

Deseo, pido al Señor, imploro, que el único precio de tanta irresponsabilidad presidencial sean solo esas pobres cinco personas muertas. Me parece una cantidad pequeña para lo que podía haber pasado.

Aunque los idus de marzo no han pasado y habrá que ver si las causas sembradas no germinan con nuevos efectos. Habrá que ver si el precio de haber dado el poder a Trump se queda solo en cinco muertos.

Bueno, por fin, el ayuntamiento ha descubierto qué hacer con toda la nieve


Hoy me he reído a carcajadas cuando he visto un vídeo en el que soltaban en mitad del campo a un faisán. El que lo soltaba se ponía a cantar: ¡Libre, libre! Y, entonces, el faisán se pone a volar y, al cabo de diez metros, se choca de cabeza con el único árbol que había en esa llanura.

Ha sido graciosísimo.

Después he visto otro vídeo, en el que un adiestrador de halcones lanza en compañía de sus amigos a su querido halcón. Bueno, pues el bichito se ha lanzado como un kamizake justo contra un camión que pasaba por una carretera cercana.

Lo siento por el halcón.

https://www.youtube.com/watch?v=Lo1FE_i_Zhc


sábado, enero 16, 2021

Este conejito lo he encontrado en pleno centro de Madrid, en el Paseo de la Castellana

 

 Cambiando de tema y de conejitos, como ya os dije, el jueves acabé la novela. Si ese libro lo hubiera escrito en los años 70, es el típico libro que me hubiera cambiado la vida. Habría invitado a seis o siete amigos a una cena en un buen restaurante. Hubiera sido una cena de celebración. No con mucha gente alrededor de la mesa, la conveniente para charlar cómodamente, para alegrarnos de que ya solo quedaba sentarse y esperar que el libro eclosionase y se viese en los escaparates de las librerías.

Si no hubiera sido sacerdote, me hubiera ido con alguien a un viaje al extranjero. Un viaje de merecido descanso. Quizá el norte de Francia o un recorrido tranquilo por Gales. Los grandes escritores daban la vuelta al mundo. Yo me hubiera conformado con recorrer en coche la Normandía. En esa época, no existía el coronavirus.

Si este libro se hubiera publicado en los años en que hacían furor Juliano el Apóstata de Gore Vidal, Memorias de Adriano de Yourcenar, Yo, Claudio de Robert Graves, entra dentro de lo posible que los beneficios por derechos me hubieran dado para vivir magníficamente durante diez años. Conozco autores que con un solo libro pudieron vivir principescamente toda la vida.

Sí, escribiendo se ganaba mucho dinero. ¡Ganaban hasta los autores de sociología! Lo cual hoy día parece bastante difícil de creer. Y ya no digamos nada de otro tipo de libros. Por todas partes recuerdo haber visto a Daniken, a Alvin Tofler (La tercera ola), Asimov podría haber construido una casa con lingotes de oro en vez de ladrillos (hipérbole).

Si hasta los libros aburridos de ensayo daban beneficios, ya no digamos nada si se trataba de novela histórica. Los beneficios de cualquier editorial mediana, en esa época, eran bastante grandes. Las editoriales buscaban autores, el negocio era rentable, todavía no había llegado el VHS. Había una cadena de televisión. Aunque, nominalmente, existía el UHF. Sí, la llamábamos así en casa, no segunda cadena.

El mismo libro, el mismo trabajo, y una situación tan radicalmente distinta. También se vendían muchísimos libros de espías. John Lecarré podría haber puesto los marcos de las puertas de su casa de marfil si hubiera querido. Todavía no estaba prohibido el comercio de colmillos. El Padrino vendió nueve millones de ejemplares, antes de la película. Once millones más después de la película. Y, probablemente, estos datos solo son del mercado de Estados Unidos. Al cambio, hay que contar con la inflacción, imaginad que gana un euro por ejemplar. Sí, once millones de euros dan para vivir unos cuantos años.

Sería tan bonito si yo pudiera decir: “Con mi novela sobre Pablo, he construido una catedral nueva en Madrid, no me gustaba la que había. Una abadía, no había en mi monasterio. Y he construido una torre renacentista en la residencia de mi obispo. Vivo en ella, pero cuando muera, quedará para la diócesis”.

viernes, enero 15, 2021

Algunos pensamientos sobre la vacuna

 

Al ser yo parte del personal sanitario, ya me han ofrecido ponerme la vacuna. Todo el personal del hospital, al estar más expuesto al virus que la población general, estamos en la primera tanda de la población para ser vacunados.

Después de pensarlo con calma, considero que, dado que hay tan pocas dosis, prefiero que se la pongan a alguien de más edad y con más riesgos que yo.

Ya he repetido en varias ocasiones que estoy totalmente a favor de las vacunas. ¿Pero debo ponérmela yo cuando para otra persona puede ser la diferencia entre la vida y la muerte?

.....................

Otra razón para preferir que otros la reciban es que yo he pasado muchísimas veces por los pasillos donde están todos los infectados con COVID. Son meses los que llevo entrando en las habitaciones de los que han pedido los sacramentos. Los que han dado positivo son concentrados en pasillos aislados del resto del hospital. Habitaciones no muy bien aireadas y donde hay una persona que positivamente se sabe que expulsa los virus cada vez que respira y habla.

Al principio, me ponía la doble máscara en la cara. Pero, finalmente, acabé no usándola, después de leer dos artículos de The Lancet y de Nature sobre la cuestión de la reinfección. Y, efectivamente, no he vuelto a estar contagiado. ¿Por qué afirmo eso? Porque no he tenido el más leve síntoma de la infección de COVID.

Cuando una persona está, durante una cena, con una persona que, al respirar, expande este tipo de virus, el riesgo no es pequeño de contagiarse, en eso os aseguro que las autoridades no han exagerado. Pero cuando alguien del personal sanitario pasa, mes tras mes, por estas habitaciones, habla con esos enfermos y está un rato, es bastante imposible evitar que se produzca la reinfección sin epis, sin unas mascarillas especiales (que yo no tengo).

Así que, con toda cautela, sometiéndome a lo que digan los virólogos, parece ser que el contacto continuado del personal sanitario con pequeñas dosis del virus (cuando uno ya ha superado la infección) tal vez produzca una inmunidad igual a la que ofrece la vacuna. 

La vacuna pone en contacto con una versión transformada del virus (transformada para que no se reproduzca), pero si un enfermero ya entra en contacto con el virus de forma habitual y lo hace mientras tiene anticuerpos, probablemente, el resultado sea el mismo que si recibiera repetidamente una dosis de la vacuna cada mes o dos meses.

Si el sistema inmunitario aprende a anular el virus y se mantiene a dosis bajas esa continuidad de la “lucha bacteriana”, parece lógico pensar que el efecto es el mismo que el que tendría si tuviera una vacunación continua. Tampoco yo me arriesgaría sin el resultado de una prueba serológica, pues si uno cree haber pasado la infección y no es así, el resultado puede ser la muerte, como para arriesgarse. Pero, en mi caso, me la hicieron esa prueba. Y a pesar de mi contacto indudable con el virus (mera seguridad estadística), no me he vuelto a contagiar.

Esta es una segunda razón para preferir que sean otros los que se beneficien de la vacuna y no yo.

.....................

En fin, os he participado de mis pensamientos, dejando claro que en todo me someto a lo que digan los expertos. Ellos saben, yo me puedo equivocar. 

Pero reitero que lo que he dicho se aplica solamente a personal sanitario que ha tenido indudable contacto continuo con el virus, que pasó la infección, y que no ha vuelto a reinfectarse a pesar de esa exposición habitual. 

Y lo repito porque no quisiera que alguien malentendiera lo que he dicho y se expusiera al virus. Porque, sobre todo, a ciertas edades, la infección supone un peligro para la vida o de padecer secuelas graves.

jueves, enero 14, 2021

FINIS CORONAT OPUS

 

Hoy 14 de enero de 2021, festividad de san Fulgencio, san Dacio y san Eufrasio, he acabado la novela de san Pablo. Alabado sea Dios. Le doy gracias porque me ha permitido llegar al final.

Permitidme hace un poco de arqueología. Sentimentalmente, tengo la necesidad de recapitular. Es como llegar a la cima de una montaña. Me apetece sentarme y contar por teléfono qué fue esta ascensión.

........................

La obra la redacté en varias etapas.

Preparación: Hubo una prehistoria y es que, desde el año 2009, me sentí cada vez con más devoción hacia san Pablo. Viajaba mucho a dar conferencias. Tanto en aeropuerto, como cuando hablaba ante la gente, tanto en los preparativos del viaje como cuando atravesaba una frontera, cada vez tenía más presente a este santo. Continuamente pensaba qué haría él en tal o cual situación ordinaria de esos viajes míos. Este santo se convirtió en una “presencia” en mis viajes.

La primera etapa de la escritura tuvo lugar, más o menos, en el año 2011, en Roma. Redacté, más o menos, 200 pgs. del tomo I. Tal vez llegué a trabajar durante un mes, porque escribí y escribí a toda velocidad, sin revisar. Una primera redacción rápida. En esa época, la novela de san Pablo no iba a tener tomos. Todo se publicaría en un solo libro.

Primera interrupción: Yo hubiera querido seguir con la redacción del libro, pero debía retornar a mi tesis doctoral. Esas interrupciones eran necesarias. Me descansaban de un trabajo que me resultaba monotemático. Ese mes de descanso, escribiendo sobre ora cosa, no fue una mala distracción, sino un necesario descanso. Pero se hacía necesario retornar a mi tesis.

La segunda etapa, en el año 2015, duró varios meses. Revisé lo escrito hasta entonces, que se transformó en 300 pgs. Proseguí, desde allí, y acabé entero hasta el primer viaje. Otras 200 pgs. añadidas a las 300 pgs. iniciales. Había acabado lo que ahora es el tomo 2 y 3. Pensé que la obra habría que publicarla en dos tomos. Mi idea era que la novela tendría 500 pgs. hasta el primer viaje, y que los demás viajes los resumirá en 100 pgs. más.  Al final, saldría una obra en dos tomos, con un total de unas 600 pgs.

Segunda interrupción: Esta etapa creativa se interrumpió a la fuerza. Llegó el verano y me quedé solo un mes en la capellanía del hospital. Imposible escribir ni una página más. En los dos meses siguientes, la mitad de los días tenía que subir al hospital. De nuevo, no fue posible dar continuidad a escritura alguna. Opté por revisar libros ya escritos. Esa labor sí que la podía hacer con interrupciones. Se trataba de obras ya escritas que requerían una revisión del estilo. Eso si que lo podía hacer fragmentariamente.

Cuando llegó el otoño, tenía, además de mi capellanía y el hospital, varios viajes. No me vi con un espacio de un par de meses seguidos para acabar el libro de san Pablo. Así que pospuse el acabar el libro.

Con el paso de los años, fui entendiendo que la obra se podía alargar y que eso requería un tiempo de escritura continuada. De momento, carecía de ese tiempo y preferí afrontar obras breves. Pero, además, me daba miedo meterme en una obra que presentía que iba a ser larga. Aunque nunca pensé que tan larga.

La tercera etapa, comenzó en febrero de 2020 y la he acabado en enero de 2021. A estallar en marzo, la epidemia del coronavirus, se produjo el confinamiento. Yo no era párroco, tampoco era ya capellán del convento. De pronto, me encontré con muchísimo tiempo para escribir. Durante un año entero, me dediqué solo a la novela.

Y así trabajé a jornada completa, durante esos meses, en una obra que acabó teniendo 2356 pgs. sin contar el apéndice.

Ahora solo queda esperar las anotaciones de mi corrector. Gracias, Dios mío, por ver este día.

miércoles, enero 13, 2021

La fraternidad universal no es pecado

 

Dada la inmensa notoriedad que han tenido las últimas declaraciones del cardenal Muller sobre la fraternidad, voy a dar mi modesta opinión.

Primero de todo, he comprobado en la fuente original, en italiano, que las traducciones fueran correctas; también el contexto.

Segundo, por más que aparezca en un medio público, los periódicos más serios nos han demostrado en numerosas ocasiones como lo que coloca entre comillas un periodista no necesariamente lo ha dicho el entrevistado. Es más, esto es bastante frecuente.

Hechas estas salvedades el cardenal habría dicho:

 Cualquier llamada a una ‘fraternidad universal’ sin Jesucristo, el único y verdadero Salvador de la humanidad se convertiría, desde el punto de vista de la Revelación y teológico, en una loca carrera en tierra de nadie, si el Papa, cabeza de todo el episcopado, no reuniera siempre nuevamente a los fieles en la explícita confesión de Pedro a Cristo, hijo de Dios viviente.

En italiano, para el que le interese y con algo más del contexto:

Ogni appello ad una “fratellanza universale” senza Gesù Cristo, l’unico e vero Salvatore dell’umanità, diventerebbe, dal punto di vista della Rivelazione e teologico, una corsa impazzita nella terra di nessuno, qualora il papa, a capo dell’intero episcopato, non riunisse sempre nuovamente i fedeli nell’esplicita confessione di Pietro a “Cristo, il Figlio del Dio vivente” (Mt 16, 16). Per questo la Chiesa del Dio trino non è in alcun modo una comunità di membri di una formazione religiosa umanitaria, che potrebbe fare a meno del Dio uno-trino personale ed essere condivisa persino dagli atei, nel senso dell’identificazione panteistica dell’essere con la finzione personificata del dio di Spinoza (deus sive substantia sive natura).

Bueno, en esto no estoy de acuerdo con lo que ha dicho el cardenal. Por supuesto que hay base filosófica para una fraternidad universal de la humanidad. No voy a argumentarlo porque no quiero insultar la inteligencia de mis lectores.

No solo eso, hay todo un esfuerzo para fundamentar bien esa fraternidad desde un punto de vista teológico. Es decir, no tengo la menor duda de que este siglo, el XXI, verá la construcción de una teología común.

Esa teología común no solo nos ha llevado ya a una mera colaboración, sino a que el papa Benedicto asista a las vísperas solemnes en la Abadía de Westminster o a que el papa Francisco hay elogiado lo positivo de la religión musulmana.

Que el futuro conllevará un creciente número de actos ecuménicos, de oraciones en común, de reuniones para concertar políticas de común acuerdo en la Ciudad de los Hombres, no me cabe la menor duda.

La figura del papa está llamada a trascender los moldes de la Iglesia Católica para iluminar y guiar a la entera familia cristiana. Y, al mismo tiempo, tiene que desbordar esos moldes de la familia cristiana para hacer otro tanto con los demás creyentes del único Dios.

Eso requiere no solo de palabras, sino también de gestos, que pueden ser ceremoniales y hasta rituales. Eso requiere la creación de un lenguaje que sea inclusivo (con los otros creyentes en un Padre común), un lenguaje que no ofenda.

La fundamentación de esto en el Antiguo Testamento está clara, no voy a citar pasajes. Y ya no digamos en el Nuevo Testamento. ¿Será necesario recordar que los cristianos siguieron subiendo al Templo a orar? Sin duda, también a participar de la liturgia del Templo, realizada por un clero aarónico. ¿Será necesario recordar el voto que hizo san Pablo en el Templo? En mi novela sobre san Pablo, explico con minucioso detalle qué implicaba ese voto. Desbordaría el espacio de un post explicarlo.

¿Acaso el amor entre los cristianos anula la fraternidad de la familia humana de la época prediluviana? ¿Acaso lo sobrenatural anula lo natural?

No pocos cristianos están un poquito radicalizados en sus juicios sobre las personas. Han confundido ser antiabortistas, con la necesidad de considerar a Biden y su vicepresidenta unos monstruos. A un católico puede no gustarle el presidente de España, Sánchez, pero no hay obligación moral de odiarlo.

La mente de demasiados católicos está en ebullición con el fuego de absurdos vídeos de Youtube. Todo son conjuras. Detrás de todo, está Rothschild, el clan entero. Detrás de cada nombramiento episcopal, están los nanorobots de Bilderberg. La mirada de mi carnicero es la típica de un masón escocés libre. Mi zapatero envuelve las cajas con los pliegues propios de los participantes en aquelarres. Después no es de extrañar que si nieva, no sea nieve real.

martes, enero 12, 2021

Yo al llegar a casa, después de la nevada, y darme un baño

 

30 cms. de nieve que se han transformado en duro hielo. Yo he ido a comprobarlo in situ al caerme esta mañana. Sí, es cierto: está duro. No es una leyenda urbana.

Si las leyes de la química hubieran sido otras, por ejemplo, que el agua congelada tuviera una consistencia gomosa (como la de la gelatina), pues yo hubiera rebotado con una sonrisa. Pero la química puede ser muy cruel.

..............................

Esta noche la temperatura ha sido de -14,2 ºC. No dejo de pensar en cómo acumular este frío y soltarlo en el interior de mi casa en agosto.

33 litros, en forma de nieve, han caído por metro cuadrado en Madrid. ¿Qué significa eso? Pues que ayer nadie teníamos pan. Pensé en hacer una tortilla de patata. Me ha costado años lograr que me salgan bien las tortillas de patata. Las primeras tortillas eran frankenstenianas.

Pero, cuando miré en la alacena, no me quedaba ni una patata. Estuve dando vueltas a cómo hacer la tortilla de patata sin patatas. Pero llegué a la conclusión de que la patata era un ingrediente necesario.

..............................

Tras varios días sin circulación rodada, hoy los supermercados estaban llenos como si las fuerzas napoleónicas estuvieran ya a solo diez kilómetros de la ciudad.

Post Data 1: Muchas gracias, Alfonso, por tu ayuda en la cuestión martítima que pregunté ayer. Si alguien más ha escrito algo, ahora voy a revisar los comentarios. Gracias.

Post Data 2: Ah, pillines. No hay quien os de gato por liebre. Efectivamente, el de la foto de arriba no soy yo. Tiene más pelo.


lunes, enero 11, 2021

San Pablo se montó en no pocos barcos en su vida

 


He sacado estas dos reconstrucciones de una enciclopedia naval online. La primera reconstrucción la presentaban como una nave del modelo Oneraria. La segunda como del modelo Corbita. Pero por fuera, son exactamente iguales en la forma. 

Bueno, a ver si alguien me puede ayudar con mi novela, pues he puesto un dato que no sé. No me di cuenta de que, al final del segundo viaje de san Pablo, escribí que hacía el viaje de Éfeso a Cesarea Marítima a finales de noviembre.

No caí en la cuenta de que en esta época solo se hacía navegación de cabotaje. La época de mare apertum comenzaba en marzo. Lo he arreglado diciendo que emprendieron el viaje por la costa y que cuando llegaran a determinada altura sería cuando decidirían si seguir rumbo al oeste (por la costa) o rumbo sur (hacia Chipre).

Me da la sensación de que algún navío sí que se animaba a hacer esa pequeña travesía en alta mar si veía los cielos muy claros y completamente sin nubes. Tengo esa impresión porque se trata de un recorrido muy corto. Pero es de altar mar...

En fin, si alguno me puede dar algo más de información acerca de si había excepciones, se lo agradecería.

domingo, enero 10, 2021

Eminencia, ¿podríamos hacer algo para evitar esto?

 

La nevada del siglo

 

Ayer salí a jugar con la nieve. Es la mayor nevada que he conocido en mi vida. Comprobé mi mala puntería a la hora de tirar bolas de nieve. Los otros eran igual de malos que yo.

Pero el problema fue que el viernes estaba en Madrid y cuando a las 8:00 de la tarde regresé, me di cuenta de que la situación estaba tan mal en la carretera que no sabía si iba a llegar a Alcalá. Nevaba con furia, con rabia, sin parar. De hecho, no paró hasta las 5:00 de la tarde del día siguiente.

Había poquísimos coches en la autovía de ocho carriles, cuatro en cada sentido. No se veía el asfalto, todo el rato se circulaba sobre la nieve, y ya solo por un carril. Vi una sola máquina quitanieves circulando por el sentido contrario.

Las pocas veces que frené pude comprobar que el coche no se detenía, se deslizaba hasta que perdía fuerza. No me choqué porque iba a 40 kms./hora y con una gran distancia del coche que me precedía.

En serio que varias veces pensé que, en cualquier momento, la hilera de coches se detendría y nos quedaríamos allí detenidos durante horas. Gracias a Dios, no sucedió. 

...............................

Pero el problema fue al llegar a la ciudad. Si la autovía estaba mal, siendo una carretera principal, las calles de la ciudad estaban al mismo borde de no permitir ninguna circulación.

Varias veces pensé en aparcar en cualquier sitio libre y seguir a pie. Pero me decía: “Bueno, un poco más”.

En la penúltima rotonda, aun yendo a menos de 20 kms./hora el coche se deslizó completamente a un lado. Menos mal que no había nadie en toda la rotonda y pude acelerar suavemente en la dirección adecuada.

..............................

Después vino el problema de bajar la rampa de mi garaje. En cuanto comenzara a bajarla, sospeché que me deslizaría hasta abajo. Me bajé del coche, examiné la situación con calma. Se me ocurrió que si ocurría eso, podría frenar al meter el coche en el interior, donde no había nieve.

Afortunadamente, la nieve mullida impidió que se deslizase. En la rampa había nieve, no hielo. En un momento lado, se me ladeó el coche, pero al frenar se formó una cuña de nieve delante de las ruedas delanteras y eso me detuvo.

Gracias a Dios, no pasó nada.

...............................

Pero estoy indignado contra las autoridades. Dijeron a la población: “No salgan si no es imprescindible”. Pero una cosa es eso, y otra muy distinta hubiera sido decir: “Las carreteras van a estar impracticables a las 8:00 de la tarde”. Es muy distinto.

Las autoridades dieron un mensaje que se prestaba a la confusión. A partir de esa hora, fuera imprescindible o no, ya casi no había manera de circular. Fueron muchísimos los trabajadores que se encontraron sin poder llegar a casa. Deberían haber dicho por la mañana: “Si van a trabajar, no van a poder regresar en coche a sus casas”.

Si se equivocaron, a las 7:00 de la tarde sí que podían haber hecho un llamamiento de emergencia, avisando de que las carreteras iban a quedar impracticables. Pero no lo hicieron. No solo eso, permitieron que siguieran entrando coches en carreteras que ya estaban bloqueadas.

Y después está la pregunta que yo me hice todo el tiempo: “Aquí hay muchos coches en la A2, ¿dónde están las máquinas quitanieves?”. Porque yo recorrí 20 kms. de distancia y tuvimos la alegría de ver ninguna ayuda de ese tipo.

...................................

En el hospital, enfermeros y médicos se quedaron atrapados, ya no pudieron salir del edificio. Decidieron doblar turno, pues tampoco pudieron llegar los del siguiente. Pero me dijo una enfermera que urgencias estaba vacía porque tampoco se podía llegar al hospital.

Post Data: Si a partir de este año, cada invierno, hay una nevada así en Madrid, consideraré muy seriamente que estamos al borde del fin del mundo.



viernes, enero 08, 2021

Esta noche




 

Así era una calle romana como aquellas por las que andaba san Pablo

 

En Madrid ayer nevó buena parte del día y hoy también. Mañana la previsión es que siga nevando. Tres días sin parar de nevar no es normal en Madrid. Hoy -5ºC de temperaturas por la noche. Esto sí que suele ocurrir cada año. Aunque esta semana tendremos -7ºC. Curiosamente, Madrid, en invierno, es tan frío como Londres. Llevo comparando la metereología de ambas ciudades desde hace años y tengo la impresión de que hay más nevadas en Madrid que en la capital inglesa.

.....................

La receta de bacalao macerado con hierbas, para comerlo en lonchas finitas crudas, es una delicia. Tenía pescado congelado y lo he usado así al darme cuenta de que era viernes.

...................

En el salón de mi casa, tengo un ventanal grande, desde el suelo al techo, y es una delicia trabajar en mi ordenador viendo toda la calle, hasta el fondo, en medio de la nevada que no para.

.................

Ayer me invitaron a cenar en una casa donde tuve una agradable sobremesa charlando de todos los asuntos. La compañía fue tan deliciosa como la comida. El dueño de la casa parecía un lord inglés por su semblante, por su porte. Para un pintor era la viva representación de la nobleza. Su mujer hacía juego con el marido.

..................

Hago esfuerzos para no decir lo que pienso de Trump. He grabado un vídeo conmigo en medio de este día invernal:

https://www.youtube.com/watch?v=pjunY0mIi0E

jueves, enero 07, 2021

La puerta atrincherada: la imagen que resume la indignidad de esta presidencia

 

Había hecho el más firme propósito de no decir ni una sola palabra acerca de Trump. Pero lo de ayer... en fin... Me alegro mucho de que una presidencia como la de Trump acabe solo con cuatro muertos. Dado el carácter lunático de ese presidente, las cosas lo lógico es que hubieran acabado mucho peor. Entre tantos miles de exaltados, podía haber habido verdaderos locos que les hubiera dado por disparar sobre los senadores y congresistas demócratas. Esos locos podían haber incendiado el edificio del congreso. Las muertes de esas cuatro personas, el asalto a la sede de la democracia, tienen una relación de causa y efecto con las decisiones de ese niño enrabietado que es Donald.

Un sujeto tan inadecuado, tan arrogante, en un puesto como ese, ha sido el espectáculo cómico de todo el mundo. No es solo la imagen de esa gran nación a la que quiero y admiro, es a la misma democracia a la que ha dañado. La normal vida democrática de esa república está gravemente afectada.

Si Trump decidiera no asistir al juramento de su sucesor, sería la mejor noticia. Invitar a Trump sería como invitar a una boda a un familiar beodo que va a avergonzar a todos. No sé de quién depende la organización de la ceremonia de juramento: lo mejor es no invitarle. 

Lo de ayer es la previsible guinda final a la presidencia de un sujeto que quería ese puesto a toda costa y que quería seguir allí dijeran lo que dijeran las urnas. 

Esta escena ha tenido lugar en el Congreso de Estados Unidos, no en el congreso de una dictadura norteafricana

 

Penetrar en el Congreso de España es una tarea difícil. Más allá de cierta cantidad de personas, de forma automática, se cierran las calles de acceso. El protocolo de actuación está ensayado infinidad de veces y lo hacen en un tiempo brevísimo. Todos los accesos siempre están vigilados por cámaras para impedir una concentración justo delante del edificio.

La policía y los antidisturbios no tienen que ir, están allí. Y los antidisturbios del Congreso son impresionantemente eficaces. Hemos visto cómo controlaban a decenas de millares de personas empeñadas en tomar el congreso.

Si todo fallara, está la valla metálica que cierra el acceso a las puertas. Ni un camión lanzado contra esa alta valla la atravesaría. Después quedarían las dos más que sólidas puertas de acceso al edificio, preparadas para ser bloqueadas.

El Congreso de Estados Unidos, por el contrario, no tiene unas calles que permitan ser bloqueadas, ni esa valla, la policía vino de otros lugares (no estaba allí), las ventanas estaban a una altura que permitían acceder desde fuera. Y, algo increíble, no eran cristales blindados.

 Por si fuera poco, habiendo una manifestación de este tipo, no hubo infiltrados de la policía. En Madrid, la policía, por sistema, se infiltra en cualquier manifestación ante el congreso que esté organizada por antisistemas. Esa siempre ha sido la pesadilla de los neoanarquistas, saber cuántos infiltrados había entre ellos en cada convocatoria.

Además, en España, una manifestación cuando el congreso está en sesión está prohibida. Las penas son altas si se infringe esa norma legal. Pero más altas si uno entra en el edificio:

Artículo 493 del Código Penal: Los que, sin alzarse públicamente, invadieren con fuerza, violencia o intimidación las sedes del Congreso de los Diputados, del Senado o de una Asamblea Legislativa de Comunidad Autónoma, si están reunidos, serán castigados con la pena de prisión de tres a cinco años.

¿Qué me parece la invasión del congreso de Estados Unidos? Creo que es algo tan evidente que no merece perder tiempo en comentarlo.

miércoles, enero 06, 2021

2020 fue para mi el año de san Pablo. Miles de personas espero que recorrerán mi mismo no "Camino de Santiago", sino Paulino.


Ahora que estoy a un par de días de acabar mi novela sobre el apóstol Pablo, ahora que estoy tan cerca de acabar mi novela sobre el principio de la Iglesia, me percato por milésima vez de lo entremezclada que está nuestra fe con la historia. La fe que se desarrolla (homogéneamente) en la historia. La historia que (sin cambios esenciales) desarrolla la fe.

Hacer una novela sobre la Iglesia fresca salida de las manos de Jesús y entregada a las manos de los Doce es hacer teología.

Viajar con san Pablo es viajar a la frescura primera de la fe.

Para mí ese momento fue una época aurea. Pero no nos engañemos, existían las mismas miserias, egoísmos y pecados que ahora.

Pero no, tampoco era lo de ahora solo que con togas y túnicas. La Iglesia es sustancialmente la misma, pero ¡cuántos cambios!

La frescura del primer momento. La alegría de una ilusión primaveral. En medio todo ello de una sociedad de opresión, esclavitud y sangre, pero también en medio de un imperio bellísimo. ¡La belleza del imperio! Se sentían orgullosos de haber llegado a esa plenitud. Los siglos futuros querrían repetir, imitar, revivir, ese imperio hermoso.

Siento que acaba un viaje para mí. He consagrado un año de mi vida a un gran mural, a una gran pintura: a la Iglesia. Doy sermones. Este libro de tres tomos de novecientas páginas cada uno es un sermón. El recorrido acaba. Ahora otros recorrerán el camino que he abierto sobre la nada. Tropezarán en las mismas piedras, doblarán por los mismos recodos, verán lo mismo, escucharán las voces que yo escuché, olerán las mismas especias y escucharán los mismos sones de la flauta doble de los griegos.

martes, enero 05, 2021

¿Que será del año 2021 y de los siguientes?

 

Hoy, he seguido viendo la película Cleopatra. ¿Pudo Egipto haber creado un imperio mediterráneo que durara hasta el siglo V y que ocupara todo el espacio de Roma? ¿Podrían haberse extendido los dioses egipcios, sus vestiduras, sus construcciones, sus pinturas por la Galia, por Hispania, por Dalmacia?

..........................

¿Podría Trump crear un nuevo estilo de presidencia y, a partir de ahora, sucederse una serie de trumpátridas en la Casa Blanca? Entra dentro de lo perfectamente posible que la política de una nación vaya cayendo cada vez más en un tipo determinado de políticos.

............................

¿Podría la Unión Europea ir debilitándose cada vez más hasta llegar a ser una débil unión de tipo aduanero y nada más? No es imposible que a una época de unión, siguiera una etapa de mayor egoísmo nacional. Y que, manteniendo todas las instituciones, vaya perdiendo fuerza.

............................

Lo que no parece una hipótesis descabellada es una Iglesia Católica prácticamente desaparecida de la Unión Europea y cada vez menos relevante en todo el mundo. Una Iglesia que tiene que ir vendiendo sus templos en Europa porque, sencillamente, ya no puede mantenerlos.

...........................

¿Quién podía haberse imaginado en los años 80 que Japón entraría en una etapa de crisis endémica, que Japón iba a abandonar su impresionante crecimiento para no volver a ser lo que fue?

Post Data: Si el Anticristo ya está en el mundo, ¿qué estará haciendo ahora? ¿Qué puesto ostentará? ¿Qué rostro tendrá? ¿Quizá un rostro civilizado y, en apariencia, moderado por el momento?

Después de la comida, ampliaré este post. Estas son solo unas líneas sueltas.


En Hechos 1, 18, aparece un pequeño detalle del final de Judas Iscariote que me llamó mucho la atención cuando lo leí hace ya muchos años y que se suele recordar poco: que sus entrañas salieron con fuerza de su cuerpo.

Now this man acquired a field with the reward of his wickedness; and falling headlong, he burst open in the middle and all his bowels gushed out.

Gush significa chorro. To gush es chorrear. Burst significa estallar. Miré el original griego y esta traducción inglesa es perfecta.

Lo que me resulta llamativo es que nadie se suela referir a este detalle.

Un recuerdo tan agradable de mi adolescencia


El otro día, por la novela en la que estoy empeñado, vi que ponían en la televisión Cleopatra (1963) y me decidí a grabarla. Esta película me entusiasmó cuando yo tenía quince años. Fue todo un hito de mi adolescencia. La vi tantas veces en mi vídeo Beta que me la aprendí de memoria. Razón por la que no la había vuelto a “visitar” desde entonces.

Cuando ayer empecé a verla, me quedé sorprendido. No sé quiénes asesoraron a Mankiewicz, el director, pero lo hicieron magistralmente y el director les obedeció. Qué amor al detalle. En esa época de mi adolescencia no podía valorar lo perfectamente hecha que está.

Además, los personajes respiran veracidad, los diálogos son creíbles. He visionado tantas películas históricas posteriores con buenos presupuestos que se te caen de las manos: todo es de cartón piedra. En esta película de 1963, no: magnífica.

............................

Sea dicho de paso, a mi novela le quedan un par de días para acabarla. Casi ni me lo creo. Aunque después me quedará revisar el apéndice. Eso creo que lo acabo en un día. Y más adelante mi querido corrector argentino me enviará sus correcciones. Solo quedan dos tomos. No creo que necesite más de una semana para yo cambiar cuestiones de estilo, de comas, de redundancias y similares.

............................

La imagen del foro que pongo debajo no es de la película citada. Es una reconstrucción moderna.

domingo, enero 03, 2021

Ritual para la consagración del nuevo año


 


El día 1 de enero, me sentí tentado a escribir sobre el tema que lo voy a hacer ahora: lo bonito que sería que hubiera una ceremonia religiosa especial en el Vaticano de entrada al nuevo año. No una misa o una exposición del Santísimo, sino una ceremonia específica. Un ritual especial para un momento especial.

Como lo del Vaticano no creo que sea para pronto, también se podría hacer en cualquier catedral. Paso a explicar cómo lo haría yo. Estos serían los pasos:

Celebración civil: En una plaza cercana a la catedral, se reúne la gente para esperar el nuevo año. Se puede proyectar sobre una pared del mismo templo un reloj digital. Allí tendría lugar el regocijo natural de la cuenta atrás. Felicitaciones, alegría y todo lo que lleva aparejado un momento feliz como ese.

Procesión: Después de dejar unos cinco minutos para la expansión y la alegría. Partiría la procesión hacia la catedral. El obispo podrá delegar la presidencia. Detrás de la cruz procesional, sería bueno que hubiera siete ostiarios. Laicos que hubieran recibido esta orden menor. El obispo y los sacerdotes más ancianos (símbolos del paso del tiempo) irán revestidos con capa pluvial, otros con alba, otros con sotana y roquete.

Puerta Santa: En la construcción de las nuevas catedrales, se podría tener en cuenta el hacer una puerta para los años santos. El obispo al llegar, se signará. Un acólito vendrá con un ritual de gran tamaño con letras grandes. El obispo, con los brazos extendidos, hará una oración que simbolice que Dios les abre una nueva puerta, la puerta de un nuevo año. Que atravesar esa puerta de la catedral simboliza que atraviesan el umbral de un nuevo año y que eso es un don.

Acto seguido, aspergerá el umbral de la puerta para simbolizar que quiere purificar los primeros pasos en ese nuevo espacio de tiempo. El espacio como símbolo del tiempo. Después puede incluso, ungir con crisma los dos capiteles de la puerta. Capiteles que representará uno el paso del tiempo a los ojos de Dios Padre desde la creación de la humanidad. El otro representará el tiempo de la Iglesia ante el Espíritu Santo. Son dos ejemplos de lo que se puede hacer, como es lógico. Se ungen para simbolizar que se consagra ese tiempo al Señor. Sería bueno que se tratara de dos capiteles que permitieran que Jesús o María fuesen besados por los que entrasen, para expresar con ese gesto

Ungidos los dos capiteles con siete cruces, símbolo de la semana. El obispo llamará con un martillo ceremonial a la puerta. Tres veces dará tres golpes. La barra de detrás se habrá quitado (desde dentro) y los ostiarios tirarán de las argollas de la puerta hacia afuera para abrirla.

Procesión interna: Los eclesiásticos penetrarán rezando el Te Deum en acción de gracias por darles más tiempo de vida. Se habrá colocado una imagen de la Virgen María con el Niño, porque el 1 de enero se celebra a María, Madre de Dios.

Mientras se acaba el canto del Te Deum, el obispo inciensa la imagen. En los dos capitales de afuera, están las dos Divinas Personas. En la estatua de dentro, está la Segunda Persona.

Final de la ceremonia: Acabada la incensación, el obispo besa el pie de la Virgen y coloca las manos sobre una piedra con una inscripción sacada de las Escrituras. Simboliza este gesto que coloca el nuevo año a los pies de la Virgen María. Los sacerdotes pasan en fila para besar los pies de la imagen.

Después, el obispo hace una oración final y da la bendición. La procesión de eclesiásticos se retira. Los fieles pueden pasar a poner el nuevo año a los pies de María.

..........

La puerta quedará abierta hasta el final del tiempo litúrgico de Navidad. Así todos los católicos de la ciudad y de la diócesis que lo deseen podrán hacer el gesto simbólico de consagrar el nuevo año a Dios con esa pequeña peregrinación a la catedral.

..........

Una aclaración: Una ceremona de este tenor solo la podría realizar el obispo en su catedral. Los presbíteros no pueden hacer otros rituales o ceremonias que los inscritos en los libros litúrgicos. Cualquier acto que se salga de lo presente en esos libros tiene que tener autorización del obispo.