lunes, abril 30, 2018

Una añadidura al ciclo de inicio de pontificado de un obispo


En la foto, aparece la entrada en El Pilar del arzobispo de Zaragoza, cuando tomó posesión de la sede. Toma de posesión que sigue ciertas particularidades de ese lugar. 

Aunque no fue un escrito improvisado, percibí que el ciclo de toma de posesión de un obispo (ese escrito de mi cosecha), dividido en tres días, quedaba demasiado bajo de entidad en su tercer y último día.

El presente post sirva para completar esas disquisiciones que a tantos aburrirán, pero que estoy convencido de que esta es una ceremonia que tiene muchas posibilidades de hacerse, bien con mis sugerencias, bien con las de otros mucho más preparados que yo. Muchas otras cosas que sugiero, reconozco que tienen poquísimas posibilidades de llevarse a cabo. Pero mi ciclo de toma posesión (con los cambios que se consideren pertinentes) sí que pienso que se tomarán en consideración en una futura reforma de ese rito. O, por lo menos, me alegra pensar que alguien la tendrá en cuenta.

Aunque los que tengan buena memoria recordarán que en mi escrito distingo entre la ceremonia de toma de posesión (que sucede al entrar en la catedral por primera vez) y el ciclo de toma de posesión (que se divide en tres días).

La ceremonia de ese último día quedaría como sigue:

Solemne oración de los fieles por el obispo
El obispo, el primer día, antes de la toma de posesión ha orado en tres capillas de la catedral: adorando al Santísimo Sacramento, venerando a la Virgen María y pidiendo la intercesión de los santos. En esta última ceremonia del tercer día, las oraciones se realizan en cuatro capillas para completar así el número siete, que representa que el obispo ha orado en toda la catedral, pidiendo ayuda a todos los santos. Y es que cada capilla tiene el simbolismo de pedir en concreto la ayuda de un santo o de varios. Lo lógico es que estas siete capillas, más ricas o más sencillas, se hallen todas en un estado digno.

Esta ceremonia tiene un carácter nocturno. Su momento adecuado es entre la cena y el descanso nocturno. La procesión sale de la sacristía y se dirige a la primera capilla. La procesión muestra a unos clérigos revestidos con capa pluvial, a otros con alba y estola; y a otros con sotana y roquete. Los canónigos irán revestidos con sus hábitos propios.

En la primera capilla, el obispo vuelto hacia el clero y el pueblo fiel allí congregado, con el báculo en la mano, les dirige estas palabras, leyéndolas o improvisándolas:

--Hermanos, os pido humildemente que oréis por mí, para que el Señor me haga más digno para este oficio que voy a desempeñar. Orad para que me conceda las virtudes y aptitudes convenientes para ejercer esta función.

Tras esto se volverá hacia la imagen que preside la capilla y se recitan las primeras siete peticiones por el obispo. Se recitan, pero la contestación es cantada. Tras las peticiones, unos veinte laicos se colocan alrededor del obispo y poniéndole la mano sobre la espalda, hombros y pecho, no sobre la cabeza, oran en silencio por él. En ese momento, el obispo lleva la mitra y el báculo.

Se dirigen a la segunda capilla, donde se hacen otras siete peticiones por el obispo. Todos orando en la misma dirección, hacia el santo que preside la capilla. Tras ellas, el obispo se vuelve hacia los congregados. Esta vez son los religiosos designados los que se ponen alrededor de él y oran del mismo modo que en la primera capilla.

En la tercera capilla, tras otras siete peticiones por el obispo, oran los diáconos. Todo igual que las veces anteriores. Si faltaran diáconos, lo cual puede suceder en algún lugar, pueden unirse las personas dedicadas a la caridad.

En la cuarta capilla, oran los presbíteros. Aquí puede no haber peticiones para no alargar la ceremonia. Tras ella, el obispo, vuelto hacia el santo titular de la capilla, hace la oración final por parte del obispo. Desde allí, en procesión, se dirigen hacia el coro de canónigos, donde tendrá el rezo de completas. Los presentes pueden dirigirse procesionalmente hacia una imagen de la Virgen María, para cantar allí el cántico final a la Virgen María. Allí acaba todo y el clero se dirigirá en procesión a la sacristía.

Por si a alguien le interesa, todas estas ceremonias están en mi libro Ex Scriptorio.

domingo, abril 29, 2018

La puerta trasera para la irracionalidad: el senado



Por favor, no se lea mi post de hoy ni como acuerdo ni como desacuerdo de la sentencia de hace pocos días en Navarra. Tampoco meto baza en el asunto del cambio legislativo que ahora se propone. Solo son consideraciones generales acerca de la Justicia. Pero ya que todo el mundo, estos días, está gritando contra los jueces, me gustaría también a mí reflexionar.

¿Queremos jueces o queremos comisarios del Pueblo? Hace dos días, escuché a una contertulia de un debate decir: Esto se hubiera arreglado si hubiera sido un juicio con jurado. Sí, efectivamente, no hay ninguna solución más rápida y sencilla que la Justicia popular.

En Europa occidental, ningún Ejecutivo sueña con presionar a los jueces. Afortunadamente, su independencia está garantizada. Pero es algo evidente que la puerta falsa por donde se puede conseguir la Justicia que uno desea es el Poder Legislativo. Desgraciadamente, en ningún país se ha logrado un senado independiente. La independencia de la rama legislativa no llega ni a la mera apariencia.

En mi libro La decadencia de las columnas jónicas el senado es una cámara tan independiente como lo es el Tribunal Supremo de Estados Unidos, una cámara situada fuera de la política, cuyos 50 miembros han sido elegidos (cada vez que hay una vacante) por consenso de las 2/3 partes del Congreso. El paralelismo con el Tribunal Supremo de los Estados Unidos resulta evidente.

Pero es que el acto de aprobar o no las leyes debería ser una decisión colegiada independiente y no una apisonadora de votos (si hay mayoría absoluta) o el regateo de intereses entre partidos que es lo que es ahora (si no hay mayoría).

Mientras no exista un poder legislativo independiente, la puerta trasera siempre quedará abierta para que la Justicia sea lo que el Congreso quiera que sea. ¿De qué me sirve un Tribunal Supremo independiente si, al final, tendrá que emitir sentencia según la legislación vigente?

Cuando se acercan los tiempos en que los cristianos seremos llevados ante los tribunales, todas estas reflexiones no me resultan nada teóricas. Pero la masa, el Partido, se impondrán y derribarán, una a una, todas las barreras constitucionales, legales y de cualquier tipo.

Pero, eso sí, los fiscales nos acusarán ante los jueces gritando la palabra libertad, igualdad, valores constitucionales.

Reproduzco aquí un artículo de Javier Fernández Teruelo




Hace unos días leí un artículo de Javier Fernández Teruelo (Catedrático de Derecho penal en la Universidad de Oviedo) que me pareció extraordinariamente brillante. Lo coloco a continuación:

“Frente al constante endurecimiento de la legislación penal, la sociedad española tiene ampliamente arraigada entre sus creencias la idea de que nuestro modelo punitivo es muy benévolo con los delincuentes. Dicho de otro modo, que tenemos un Código Penal blando o incluso, con expresiones más coloquiales y directas, que la justicia penal es un cachondeo o que los delincuentes entran por una puerta y salen por otra.

Y resulta que es mentira. No sólo es falso, sino que ocurre justamente lo contrario. Tenemos uno de los modelos penales más duros del mundo civilizado. La ecuación es tan simple como sorprendente: con una de las tasas más bajas de delitos en Europa occidental (20 puntos por debajo de la media de la Unión Europea e inferior a la de países como Italia, Francia, Reino Unido, Holanda, Alemania, Finlandia, Dinamarca o Suecia) tenemos, también en términos porcentuales, el mayor número de personas en prisión, unos 66.000, habiendo superado –por fin- al Reino Unido. Uno de cada 700 habitantes de nuestro país vive en la cárcel.

Si lo anterior puede resultar sorprendente para el lector es debido a que la percepción de los ciudadanos respecto al volumen de criminalidad soportada se sustenta sobre parámetros completamente ajenos a las tasas reales de delincuencia. Por el contrario, está estrechamente vinculada al formato y volumen de información que recibimos sobre delitos y delincuentes. A título de ejemplo, hoy seguimos evocando graves delitos (agresión sexual seguida de muerte violenta de un menor) que tuvieron lugar hace 6, 7 o más años y cuya comisión es en nuestro país –afortunadamente y pese al elevado volumen de población- excepcional. No ha habido otros hechos posteriores de la misma gravedad que los reemplacen en nuestra memoria.

La dureza de nuestro sistema penal, pese a estar basada en parámetros objetivos, apenas ha calado fuera de ámbitos muy determinados. El pensamiento social mayoritario es justo el contrario y parece incluso aumentar con el paso del tiempo. La severidad de nuestra normativa criminal es un dato difícil de trasladar a los ciudadanos. Intentemos hacerlo de una forma descriptiva. Con un cuento: Blancanieves y los siete enanitos.

Sabemos que en este relato hay una madrastra-bruja mala, pero quizá lo que se nos escape es que los protagonistas (tanto los «buenos» como los «malos») conforman un nido de delincuentes. Vamos, que si esta bonita historia fuese juzgada con el Código Penal español vigente desde ayer, todos podrían acabar en la cárcel: no sólo la madrastra, que sin duda lo merece, sino también el cazador bueno, el príncipe azul, los siete enanitos y hasta -quién lo iba a decir- la mismísima Blancanieves. Del primero al último.

Al morir la hermosa reina, la madrastra quedó encargada del cuidado de la joven Blancanieves. Sin embargo, más preocupada de su apariencia física que de realizar buenas acciones, decidió acabar con la vida de Blancanieves cuando el espejo mágico le reveló que su tierna hijastra era la más bella del reino. Para ejecutar este horrible plan decidió llamar a su más fiel cazador, ordenándole que se la llevara a lo más profundo del bosque y la matara. Aquí tendría la madrastra su primer encontronazo con la justicia: su conducta constituye sin duda un acto preparatorio delictivo, en concreto, una proposición para cometer un delito de asesinato (que posteriormente quedaría absorbido por la ejecución del hecho).

El cazador -que era, con diferencia, mucho mejor persona- acabó con la vida de un jabalí para evitar dar muerte a Blancanieves y, dado que la madrastra le había pedido como prueba el corazón de la joven, le sacó ese órgano al animal y se lo entregó a la madrastra. Podría darse el caso de que, pese a no ser el jabalí una especie amenazada, su captura y sacrificio se hubiera producido en un espacio en el que estuviera prohibida «la atracción, persecución, espantamiento, molestia, daño, captura o muerte de animales y la recolección de sus propágulos», comportamiento castigado por uno de nuestros delitos relativos a la protección de la fauna. El cazador sería reo de esta infracción.

Blancanieves huyó, vagando durante horas por el bosque hasta que finalmente vio una pequeña cabaña en la que no había nadie. Entró en la misma y durmió una buena siesta. Lo que aparenta ser una inocente acción no es tal, sino un delito de allanamiento de morada, que castiga a quien acceda a casa ajena sin el consentimiento de sus moradores, en este caso, los enanitos.

Cuando éstos llegaron de trabajar toda la noche, sin descanso, en la mina de diamantes -víctimas, por tanto, de un más que evidente delito de explotación laboral- conminaron a la intrusa a realizar todas las tareas domésticas a cambio del alojamiento. Según todos los indicios, Blancanieves no había alcanzado la edad laboral. Así, pues, estamos ante otro delito de explotación laboral consistente en haber impuesto a la joven condiciones de trabajo ilegales. A éste se añadiría ahora un nuevo delito, introducido por la última reforma, por emplear o dar ocupación a una menor de edad que carece de permiso de trabajo.

Pese a los insistentes consejos de los enanitos en orden a las precauciones que debía observar Blancanieves con los desconocidos, la candidez de la joven la llevó a caer en la trampa de la madrastra que, disfrazada de anciana, acudió a la casa del bosque informada por el espejo mágico de la supervivencia de su hijastra. La bruja consiguió que ingiriera la manzana envenenada, lo que provocó a Blancanieves la muerte. Pese a que la posterior resurrección plantea serias dudas sobre si un médico forense certificaría el óbito, la madrastra sería autora de un asesinato alevoso (por uso de veneno y disfraz) y a la vez hiperagravado por ser la víctima –según los conocedores de la historia- una adolescente menor de 16 años.

Los enanitos, en vez de proceder a darle ordenada sepultura, decidieron ponerla dentro de una urna de cristal que fue varias veces trasladada e, incluso, abierta. Este trajín con la urna también podría acarrearles problemas legales, si bien probablemente eludirían la justicia penal al haber desaparecido los delitos de inhumaciones ilegales, que castigaban las irregularidades cometidas en la conducción de cadáveres y enterramientos. Pese a ello, no se librarían de las responsabilidades administrativas por ese tipo de conductas.

Pero el delirio delictivo no acaba aquí, pues el joven príncipe besó en los labios a la hermosa princesa estando ésta inconsciente y, por tanto, sin su autorización. Tal acto podría llegar a constituir un delito de abusos sexuales por la falta de consentimiento, el cual, tras la nueva reforma penal, tampoco sería válido al ser la víctima menor de 16 años.

La madrastra, al cometer un delito tan grave como el descrito (asesinato de menor de 16 años) tendría el dudoso honor de estrenar la nueva pena de prisión permanente, cuya primera revisión se produciría (con un cálculo meramente visual de la edad a la que se le impone) no antes de que ésta contase con unos 65 o 70 años de edad.

Las penas de todos los enanitos podrían sumar nada menos que 21 años de prisión por el delito de explotación laboral, a las que se añadirían las del nuevo delito ya citado.

El cazador, en caso de existir el delito contra la fauna, tendría que hacer frente a una pena de prisión de ocho a doce meses.

El príncipe, por los abusos sexuales sobre una menor de 16 años, podría ser condenado a una pena de prisión de entre dos y hasta seis años.

Y la joven Blancanieves, en virtud de la llamada ley penal del menor, tendría que ser sometida a alguna medida, incluido el internamiento, por el allanamiento de morada cometido.

Nos queda el consuelo de que los siete enanitos y el príncipe seguramente acabarían obteniendo algún beneficio penitenciario por un, más que probable, buen comportamiento en prisión".

sábado, abril 28, 2018

Enlaces directos


Como algunas personas están teniendo problemas para poder descargar el último libro desde BIBLIOTECA FORTENIANA por problemas de configuración de algunos teléfonos móviles, aquí está el enlace directo:

Enoc y los nefilim: sobre los gigantes del capítulo 6 del Génesis

Los hijos de vuestros hijos: sobre las maldiciones intergeneracionales

Historia del mundo angélico: sobre la creación de los ángeles

Las corrientes que riegan los cielos: sobre la Santísima Trinidad 

viernes, abril 27, 2018

El de rojo es el Lord Chief of Justice. Los otros dos son jueces, creo.



Ya he publicado en Biblioteca Forteniana mi libro sobre los gigantes de la Biblia, los nefilim del capítulo 6 del Génesis. Es una obra muy corta. No la llamo artículo, puesto que no ha sido publicada en una revista. Debería denominarla opúsculo.

Rezad para que el Señor me ayude en el libro en el que ahora estoy inmerso. Ya os contaré cómo va evolucionando. Desde luego si los lectores disfrutan tanto con la lectura como yo estoy disfrutando con la escritura, va a ser un libro del que sentirme orgulloso.

Hoy toda España no hace más que hablar de sentencia contra un grupo de hombres que cometió un abuso sexual contra una joven de dieciocho años. Lo polémico del asunto es si según la tipificación era abuso o violación. La condena ha sido de nueve años de prisión para cada uno.

Pues bien, yo no sé si la sentencia ha sido justa o debía haber sido mayor. Sinceramente no lo sé. No tengo una opinión particular, porque conozco el caso solo por poco más que titulares. Ahora bien, sí que creo que en unos jueces que impartan justicia en nombre del Pueblo, pero que no deben ser correa de transmisión de la voluntad popular.

La justicia debe impartirse en nombre del pueblo, pero con independencia del pueblo. Los jueces pueden tener que llegar a emitir sentencias contra la voluntad del pueblo. El pueblo nunca puede constituirse en juez. En un estado ideal, el pueblo no debería ni siquiera aprobar leyes. La población debería elegir de algún modo a los más adecuados para ponderar qué arquitectura jurídica debe sustentar el estado de derecho, y así pesar una a una las leyes que se aprueben. Pero si el pueblo quiere aprobar las leyes directamente se resiente la justicia. Hemos conocido casos en que la voluntad popular ha aplastado el estado de derecho.

Resulta inadmisible cualquier presión sobre el estamento judicial. No sé si esos jueces han emitido la sentencia correcta. Lo que sí que sé es que he escuchado a muchos ciudadanos gritar un discurso nocivo para la libertad. Por sus bocas lo que salía era un discurso neofascista.

El problema es que los representantes del pueblo, en el futuro, usen sobre el tablero cada vez más a los peones para derribar los baluartes de la independencia judicial. A los jueces hay que educarlos en que estamos en una democracia, decía una de estas brujas. El día en el que la democracia quiera educar a los jueces, domarlos y darles unas cuantas lecciones, la libertad de expresión en este blog habrá desaparecido.

De hecho, el asunto de esta sentencia lo considero anecdótico a efectos de la libertad judicial en mi país. Pero, en el futuro, los alfiles cada vez más van a soltar a los peones para que hagan el trabajo sucio de la presión. No espero, en los próximos decenios, un aumento de la libertad, sino un camino hacia el ocaso de esta.

Mi enhorabuena a todos esos jueces que son expresión de lo mejor de la justicia, y que la realizan sin el pueblo y, a veces, contra la voluntad del pueblo. Haced justicia, haced justicia lo mejor que podáis. Y después si fuera necesario, huid por las ventanas tratando de salvar vuestras vidas. Pero nunca cedais a las presiones. Nunca.

El juez que, tras firmar una sentencia y sellarla, sepa que será linchado por la masa justiciera, ese, justamente ese, será el indicado por los cielos para juzgarnos a todos.

Estoy escribiendo una novela sobre las plagas de Egipto



Cuando hace ya más de una semana acabé de ver la película Exodus, me vino a la mente un pensamiento: ¿por qué no escribir una novela corta acerca de las plagas de la época de Moisés? Estuve algunos días dándole vueltas al asunto. Os confieso que cuantas más vueltas le daba, más ganas me daban de emprender este proyecto.

Al final, no me pude resistir. Total, iba a ser un escrito corto de cien páginas. Pensaba eso a sabiendas de que, al final, la cosa podía alargarse. Pero la bola de nieve del entusiasmo no paraba de crecer. Llegué a ese momento en que no pude parar el impulso, en que ya no había marcha atrás, por más que me había resistido.

Así que me he pasado más de cuatro días acumulando documentación, artículos, libros, de todo. Leyendo y acumulando cosas que, en ese momento, no podía leer.

Ya he acabado sustancialmente la obertura de entrada a la novela: 25 páginas.

En fin, si hay algún egiptólogo entre mis lectores, por favor, que se ponga en contacto conmigo. Pero mejor si es de España, porque le tendría que llamar por teléfono para consultarle puntualmente algunos datos. Puede escribirme a fort939@gmail.com

He tenido muchas dudas acerca de escribir esta novela sobre las plagas por varias razones. El primer problema era mi desconocimiento acerca de esa civilización que nunca me ha atraído. El segundo problema era que hice el propósito de no meterme en ningún otro libro, hasta no acabar la revisión de otras novelas inéditas mías. El tercer inconveniente era que iba a emprender una novela sobre un tema ya demasiado tratado. Pero cuanto más avanzo en la escritura, más me entusiasma. Y la pasión es la primera cosa que percibe un lector. Cuando algo se ha escrito con pasión, eso se nota.

miércoles, abril 25, 2018

La metamorfosis de las series



Todo son elogios a la serie The Handmaid’s Tale. Me parece muy bien si no fuera porque hay que ser bastante corto de luces para no darse cuenta de que, con la excusa de contar una historia acerca de la pesadilla de ser mujer en una teocracia, se está atacando a la religión. 

Curiosamente no hay ninguna serie acerca de una distopía en la que una sociedad acaba persiguiendo a los cristianos con la excusa de la variedad de género. Ya llevan varios años atacando a la religión con la excusa que sea. Dentro de unos pocos años, los ataques serán mucho menos sutiles. Detrás de las series, vendrán las leyes.

Las víctimas del futuro son presentadas hoy en la ficción como los verdugos.

……………………….

Video muy curioso de una campana en la fundición donde la han fabricado:

Otro vídeo de otra gran campana:

Quizá me metería en menos berenjenales si reconvirtiera este blog en una bitácora solo acerca de campanas. Blog de campanas del padre Fortea, o tal vez Blog forteniano campanero.

martes, abril 24, 2018

Ejerciendo la paciencia en campos insospechados



El tema de mis sotanas parece que es un culebrón que no tiene fin. Ya os conté hace muchísimo tiempo que tenía que encargar una nueva. La que tenía, que tan buenos servicios me ha prestado unos tres años, ya estaba inclinándose hacia el color gris de un modo cada vez más notorio. Hasta yo mismo lo reconocía. Y no estaba perdiendo el color de un modo uniforme, para más inri.

Le encargué una sotana a la misma carmelita que me hizo la anterior. Pero esta vez tardó medio año en hacérmela, me hizo ir un montón de veces al locutorio a probármela y, finalmente, me presentó un frankenstein de sotana que resulta imposible llevarla; caía más por delante el borde que por detrás, ¡las mangas no tenían la misma longitud!, etc, etc. Sospeché que esa monja hubiera caído en el luteranismo o que perteneciera a alguna secta luciferina, y de las peores.

Ese esperpento textil acabó regalado a un cura que quería tener una sotana y que, al ser más bajo que yo, podía pedir a una señora de su pueblo que se la recortara a voluntad por todas partes. Total, la quería para ponérsela dos o tres veces al año.

Habiéndome liberado de esa prenda, me fui a la tienda a comprar la tela para hacer una nueva. La primera vez que había ido, medio año antes, la señora que me atendió me recomendó encarecidamente que me comprara tres metros y medio de triacetato, que se produce de la celulosa de la madera. Le hice caso. Con este material se hizo la sotana horribilis.

Esta segunda vez, el joven que me atendió me dijo que de ninguna manera, que comprara sarga de verano. ¿Sarga de verano? Aquello me sonaba a algo muy desconocido. El nombre Sarga me sonaba a un río. No muy convencido (el que me atendió puso todo el entusiasmo) la compré y me fui con la bolsa bajo el brazo. Me encaminé camino del local de la costurera que me la va a hacer por 150 euros. Sea dicho de paso, un encanto de mujer.

He dicho que es “costurera”, porque se presenta como alguien que hace arreglos, pero quizá sea modista. Tampoco quiero reducirla profesionalmente.

El caso es que cuando llego yo a esta buena señora, ella me aconseja lino para la sotana. El lino es lo mejor, me aseguró. Todavía estaba a tiempo. La tela me había costado solo poco más de 20 euros. ¿Qué hacer? A mí todo me sonaba igual. Los tres materiales me sonaban a lo mismo. Mis posteriores consultas por Internet no disiparon mis dudas. Al revés, no sabía que el mundo de las telas era tan complejo. Yo sabía algo de las disposiciones sobre telas en el Levítico. Pero, más allá de eso, únicamente sabía cosas elementales. Es más, solo sabía tres cosas: distinguir entre lo sintético, el algodón y la lana. Y con la lana, realmente, tampoco soy muy bueno por más que la toco.

El caso es que sigo adelante con la sotana de tela de sarga. Vamos a ver. Ya os diré. Espero que algún día esta historia acabe. El algodón fue perfecto (y más que perfecto) durante tres años, pero acabó destiñendo. De una sotana espero que me dure diez años. Es un número redondo. Después puede desteñir, ya no me importa.

Y todo este asunto proviene de que en España paso mucho calor, muchísimo calor. Con la última estuve genial. Pero eso se debió al material y a la hechura, menos estrecha por todas partes. Ay, vamos a ver en que acaba todo. Porque una vez que me hago una, le cojo cariño y ya no quiero desprenderme de ella. Pero, claro, el negro del principio se va perdiendo y no se os ocurra darle tinte negro. Ya lo he probado, con resultados nefastos. En cuanto sudas o llueve, pues ya os lo imagináis.

lunes, abril 23, 2018

Continuación de la entrevista a una web venezolana



12.     ¿Qué opina de esas personas que dicen cazar fantasmas y demonios? ¿Hacen su misma labor o son otra cosa?
Eso es como el wrestling al boxeo. El wrestling sigue un guión.

13.     -Iglesias evangélicas popularizan la expulsión de demonios, pero ¿el rito del exorcismo se puede hacer similarmente en público y en plena misa?
En la Iglesia Católica, el exorcismo debe hacerse en privado. Eso es lo mejor, aunque uno eche de menos aquellos buenos viejos tiempos de exorcismos públicos como el de Loudun en el siglo XVII.

14.     ¿Tiene generación de relevo el Padre Gabriele Amorth?  De serlo ¿por qué?
Sí, hay muchos y muy buenos exorcistas en el mundo. Aunque pueda sorprender, hasta Cristobal Colón tuvo muy buenos continuadores.

15.     -Como demonólogo ¿Existen diferencias entre los demonios que se registran en Europa, con aquellos que están en las Américas?
Me limitaré a contestar que “no”. Como usted comprenderá, la pregunta se presta a muchas ironías por mi parte.

16.     -De sus estudios de teología ¿cuál es el tema (dentro del campo relativo al demonio, el exorcismo, la posesión y el infierno) por el que mayor interés tiene? Puede explicarlo y decirnos el porqué.
La existencia eterna en el infierno, su día a día. Ése es el tema que intelectualmente me interesa más. Y espero poder explicarlo en otro libro que se publicará, Dios mediante, antes de un año. Pero la vida en el infierno se ha convertido en el tema de más interés para mi creación teológica.

17.     -¿De cuantas tesis, similares o relativas, a “El exorcismo en la época actual” o su posterior Doctorado usted tiene usted conocimiento? ¿Son comunes estas investigaciones?
Un sacerdote santo diría que hay muchas otras muchas obras mejores que mi tesis doctoral. Lo que me molesta, no lo sabe usted bien, es hallarme todavía tan lejos de las metas espirituales que me he marcado.

18.     ¿Cuál es su mayor éxito editorial? ¿y por qué cree atrae tanta gente?
Summa Daemoniaca, sin ninguna duda. Lo deben haber leído entre 100.000 y 200.000 personas. Yo creo que lo que les atrae es una cierta curiosidad malsana que excita ese título.

19.     -¿Se reúnen los exorcistas? ¿Discuten si aparecen cosas nuevas o avanzan ciertas prácticas o demonios?
Sí, hay reuniones. He participado en muchas de ellas en bastantes países. No aparece nada nuevo en este mundo, pero sí que se comparten experiencias.

20.     Tocando un poco lo socioantropológico ¿qué implican los demonios para las sociedades? Están presentes en numerosas culturas.
Créame, están presentes tanto entre los tuaregs como entre los esquimales.

21.     -Usted dice que el cine no tiene mucho que ver los reales exorcismos, pero ¿hay tan sólo alguna cosa que tengan en común las representaciones con su labor?
El exorcismo de Emily Rose es la película más fiel a la realidad.

22.     -Aquellas personas que exorciza ¿les hace algún seguimiento posterior? ¿Son posibles las recaídas?
He seguido casos durante más de diez años después de su liberación. No, es muy rara una recaída. Por ejemplo, hubo un caso que sí, porque años después de que la liberé (en una sola sesión), abandonó toda práctica religiosa y siguió una vida de pecado. Casos así han sido muy pocos en mi vida.

23.     Este año muchos twiteros (incluidos quienes trabajamos en Arenga/Digital) nos hemos dado la tarea de leer La Divina Comedia, un canto el día con el #Dante2018. ¿Cómo lee un demonologo a Dante?
Le voy a ser franco, nunca me ha gustado La Divina Comedia. La obra de Dante es lo más parecido a un programa del corazón del siglo XIV, con todos los famosos allí entre llamas. Ese infierno es como el de Woody Allen en Desmontando a Harry.

24.     Bien, usted cataloga al chavismo como algo “perverso” ¿categorizaría la crisis que sucede en Venezuela como producto de algo demoniaco?
El chavismo, como casi todas las dictaduras, suelen ser fenómenos humanos. Una dictadura sería satánica si formalmente sus jerarquías fueran iniciadas en el culto a los demonios. No me consta que sea así en el chavismo. Cuando se derrumbe esa dictadura, sabremos lo que había. Hoy por hoy, he escuchado muchos rumores que circulan, pero no hay medios para hacer una verdadera comprobación. Por ejemplo, en el III Reich --y a pesar de todos los mitos que corren--, el esoterismo solo influyó a un reducido número de jerarcas y solo a Himmler entre los de primera fila.

25.     ¿Sabe usted algo de los rumores que aproximaban a Hugo Chávez con la magia de ascendencia africana (horichas, babalaos, etc.)?
Sí, pero solo cuando se investigue eso de manera metódica por los historiadores, tras la caída de Maduro, sabremos la verdad. Con toda sinceridad, el tema de Maduro y sus babalaos es muy aburrido. Todo Maduro es un asunto tedioso. Debe ser la dictadura más soporífera de la Historia. A mí de lo que me gusta hablar es de mis libros.

domingo, abril 22, 2018

Hoy me voy a ir a dormir pronto



En la revista venezolana Arenga Digital me hicieron una entrevista. Como hoy tengo sueño, os pongo la primera parte de mis respuestas al periodista. El link está aquí:


1 Su blog debe ser muy visitado ¿Cuántas visitas posee mensualmente? ¿Revisa las estadísticas?
Por supuesto que reviso las estadísticas: ¡aunque solo sea por soberbia! Al día, el blog es visitado una media de 3.700 veces. El último mes (que ha sido un mes normal) ha recibido 119.282 visitas. A mí esto siempre me ha parecido poco, mi ego siempre me impulsa a más.
El post más leído en toda la historia de mi blog ha tenido 72.193 visitas, y fue la Carta a Maduro. El segundo post más leído con 56.662 fue la elegía a Fidel Castro. Mis lectores tienen debilidad por los dictadores.
Sea dicho de paso, observo que entre los articulistas de Arenga/Digital está Gabriel Andrade. Es un autor al que respeto especialmente. Ojalá que le llegue mi gran admiración que le tengo a través de esta entrevista.

2.      -Es usted un hombre que ensaya múltiples géneros literarios, podemos leer en su blog poesía lírica o en prosa, cuentos, relatos propios, entre otros ¿de dónde saca ese talento y cuánto tiempo le dedica a su blog, redes, estudios y labor pastoral? No suena fácil.
Todo el tiempo que me dejan libre mis trabajos pastorales (no olvidemos que soy capellán de un inmenso hospital y de un convento) lo dedico a mis libros. El post de mi blog lo escribo cada día después de la cena, y lo escribo de forma rápida. Irónicamente, mi blog es mucho más leído que mis libros. Tengo la esperanza de que cien años después de mi muerte nadie se acuerde de las tonterías que escribo en mi blog a toda prisa.

3.      -Después del caso del exorcismo que le grabaron sin su consentimiento, usted ha tenido mayor proyección mediática. ¿Fue eso lo que le llevó a tener tanta presencia en redes? (veo que hasta un canal de Youtube posee y hay otro en cual se escuchan los sermones de sus misas).
Que tengo alguna relevancia mediática por tal o cual aparición televisiva puntual es algo que piensan muchos. Pero, desde que me propuse ser escritor, cultivé los medios. Ser escritor y no hacerlo sería condenar mis libros. Ser escritor en el siglo XXI supone conceder entrevistas.
Es cierto que determinadas entrevistas acerca del tema del exorcismo fueron muy vistas. Pero si yo no hubiera trabajado el tema de los medios, ahora se acordarían de mí tanto como de Eleuterio Berger Madrono.

4.      -¿Tiene ayuda para administrar esas redes?
Para el correo tengo a tres colaboradores. En youtube hay dos canales (uno de sermones y otro de conferencias) con otras dos personas. Facebook y Twitter se actualizan solos. Sin embargo, yo me cocino y friego los platos, limpio mi casa y lavo mi ropa. Si alguien me fregara los platos, tendríamos una novela mía más cada año. Tampoco está claro que el mundo funcionara mejor con ese cambio.

5.      -¿Qué es el arte para usted? En su blog hace apreciación.
Entiendo a los ateos que viven para el arte. Si no se tiene a Dios, solo nos queda la belleza de este mundo. En el mundo hay tanta belleza que una vida resulta insuficiente. Aunque yo mismo me descubro a mí mismo perdiendo más de la mitad de mi tiempo libre en tonterías.
En este mundo hay muchas tristezas, pero gracias a Orson Welles, a Borges y a Bach, la visita de iglesias románicas o la contemplación de las letras iniciales de los pergaminos, hasta los ateos encuentran alicientes en su paso por la tierra.

6.      -¿La religión es para un fiel apreciación? ¿O no debe ser eso?
No entiendo la pregunta.

7.      -¿Los católicos han aligerado su relación con la iglesia? De creerlo ¿por qué?
Con tanta novela antivaticana y tanto artículo antiobispo, con tanta película anticlerical, con tanta letra de Rock y de los Beatles, lo que me extraña es que queden católicos fieles a los pastores. Han bombardeado a las pobres ovejas desde los años 70. No entiendo cómo no han tenido más éxito.

8.      -¿Cree que se toma con ligereza la existencia del Diablo? ¿Siempre ha sido así?
No, no, hasta buena parte de los ateos creen en el la existencia de un mundo demoniaco. El ateo es, a menudo, un ser contradictorio.

9.      -Usted asegura la existencia del Diablo y sus demonios ¿cómo existen o se presentan? Explíquenos.
Después de seis tomos de mi Opera Forteniana Demoniaca me da un poco de pereza responder a esa pregunta.

10.     ¿Es más dura la vida de un demonologo que la de otros sacerdotes?
No, lo realmente duro es tener que mantener a una familia con 800 euros, levantándose a las 6:00 de la mañana y regresando a casa por la noche. Y peor todavía si al llegar a casa la esposa no deja de gritarte.

11.     ¿Se considera un policía o un detective?
Ambas cosas me parecen demasiado light, a mí me gustaría ser inquisidor. O mejor, jefe de inquisidores.
Ahora fuera de bromas, me encantaría que el Vaticano me encargara investigar asuntos eclesiásticos oscurísimos. Tener que vestirme de laico y salir hacia Argentina o Alemania a investigar temas turbios eclesiales durante varias semanas. Y que, al mismo tiempo, oficialmente, yo apareciera en la guía diocesana con un sencillo: “capellán de monjas”.

sábado, abril 21, 2018

Libros que hacen mucho bien a la gente y libros que hacen mucho mal



Siempre he hablado del respeto que debemos tener hacia todo lo sagrado. Ese respeto incluye a las personas sagradas. Aun siendo yo sacerdote, trato de tratar con respeto a mis colegas. Ese respeto incluye el no criticarlos.

Si tengo respeto por las religiosas y por los sacerdotes, mucho más por el obispo. Y si tengo esa actitud por los obispos, todavía más por el Vicario de Cristo en la tierra.

Ya he dejado claro que el papa se puede equivocar, que se puede equivocar mucho, y que se puede equivocar gravemente. Cualquier papa puede equivocarse, hacer mucho daño y pecar gravemente. Ahora bien, incluso aunque lo haga, mi actitud será de silencio y de defenderle en la medida en que le pueda defender: es decir, sin faltar a la verdad y fijándome en lo bueno.

¿Por qué este largo preámbulo? Pues porque ciertas personas, por ciertos hechos, se han podido sentir heridas por el sucesor de Pedro. Para nada a mí me corresponde juzgar. A mi me corresponde consolar, no echar más leña al fuego.

Si tal hecho sucediera, es una hipótesis, deberé dejar todo en las manos de Dios y atender a la herida que se haya producido en esa alma que tenga delante. Pero la primera premisa que reconoceré es la posibilidad de que el pastor de las almas sea el que hiera. Negar esa posibilidad implicaría negar la verdad, negar toda posibilidad de consolación. Sería como decir: te han apuñalado y el malo eres tú.

La defensa de la verdad no niega el acercamiento al negador de la verdad. Pero ese acercamiento, ciertamente, se puede hacer de forma prudente o, incluso, sabía; y hasta santa. O se puede hacer de forma imprudente, necia e, incluso, nefasta. Incluso el silencio y el dejar hacer puede ser pecado grave. Por favor, recordad que me estoy moviendo en el campo de la hipótesis.

Pero justo es recordar que Jesús no hizo todo ni cualquier cosa ni de cualquier manera. Todas nuestras acciones, incluso el modo de hacerlas, tienen implicaciones morales.

Defenderé al papa (a cualquier papa) hasta el límite de la verdad, después me callaré.

Respetaré al papa por el ministerio sagrado con el que está investido, aunque la persona concreta me parezca la más indigna.

La defensa de la verdad, qué misión tan sagrada.

Y sagrada es la misión de los cardenales de advertir, sin que trascienda, en secreto, de todo lo que vean mal o inadecuado. Es una misión sagrada y una obligación. Si no se hace en secreto ya no es corrección, sino presión. Pero los cardenales deberían ser los más santos escogidos de entre los mejores obispos. En ellos debería brillar la luz de la verdad y de unas virtudes labradas durante toda una vida de lucha espiritual.

Si los cardenales son muy humanos, los sumos pontífices usualmente no serán de otra manera. Ecclesia semper reformanda.

Yo no juzgo a nadie y le pido al Señor no escandalizar a nadie. Que la verdad sea un depósito sagrado que todos custodiemos en un castillo, en un baluarte, cuyas piedras son bautizados.

viernes, abril 20, 2018

No se me va el mal sabor de boca de la película Exodus



La película Exodus quizá no sea posible hacerla peor; pero, desde luego, resulta difícil hacerla más cara.

Yo no digo que Hollywood tenga un plan contra el cristianismo y contra el Vaticano. Solo digo que si Hollywood tuviera un plan, no tendría que cambiar lo más mínimo su actuación de los últimos años.

Eso sí, lo que nos salva es que sus plúmbeos productos de gran presupuesto solo son comparables a las tan bienintencionadas como soporíferas biografías de serie B de los santos de la RAI y compañía. De ahí que todo quede bastante compensado.

La malicia de su discurso anticristiano solo es comparable a su falta de arte. Los tiempos de El nombre de la rosa quedan muy lejos. Los de La misión también. En ambos casos se puede aplicar lo de que una golondrina no hace verano.

Desde luego Exodus es tan mala que si California fuera una dictadura, yo hubiera hecho detener a Ridley Scott al día siguiente del estreno, acusado de echar a la basura 140 millones de dólares. ¡140 mi-llo-nes de dólares! Yo mismo con mis propias manos lo hubiera arrojado al Nilo lleno de cocodrilos. Y si hubiera podido hubiera llenado el río de Aliens.

jueves, abril 19, 2018

La película Exodus: quizá no sea posible hacerlo peor



Ayer por la noche acabé de ver por segunda vez la película Exodus. La primera vez que la vi me pareció una nulidad de película. Pero ahora que la veo por segunda vez, me pregunto cómo pude olvidarme de que era tan mala.

Esta película es la historia de un guion que no se sabe adónde va. En serio, el guion va dando tumbos, chocándose contra las paredes. La versión de De Mille transmitía una cosa durante todo su metraje: emoción. Y la transmitía de un modo puro y auténtico. Todos, hasta los comunistas, quedaron encantados. Hasta los ateos, en la oscuridad de la sala, se quedaron con la boca abierta.

Sea dicho de paso, la versión de De Mille estuvo muy bien asesorada en lo histórico. Eso se ve en muchos pequeños detalles que no es el momento de destacar. La versión de Ridley Scott contiene más errores históricos que periodistas muertos la democracia de Putin.

Para sacarme el mal sabor de boca, tuve que ver unas cuantas escenas de Los diez Mandamientos. Basta ver a Charlon Heston extendiendo el cayado a lo alto y gritando ¡Contemplad el poder del Señor!, para darse cuenta de que esa escena vale más que toda la película de Scott.

By the way, he encontrado, tras escribir este post, la crítica original de esta infeliz película. En fin, para el que lo desee, aquí está el link:

miércoles, abril 18, 2018

La iglesia ortodoxa de Moscú: hace frío y Putin, mucho Putin



Ayer, tras la cena, jugué al ajedrez de un nuevo modo que he descubierto: jugar siempre con gente que sabe mucho menos que tú. Es un modo relajado de hacer estrategias. Estás más tranquilo, puedes disfrutar de la música o de la llamada de teléfono en la que estás.

Después vi un documental acerca de las relaciones de Putin con la Iglesia Ortodoxa. No me han descubierto nada nuevo que no sepan todos los rusos. Hasta los monaguillos moscovitas de menos de diez años intuyen lo que hay en esos besos al patriarca de todas y cada una de las Rusias. El lenguaje visual que refleja Putin en todos sus gestos lo deja clarísimo, en esos besos de El Padrino al patriarca hay de todo menos amor y respeto.

Que conste que no critico lo más mínimo al patriarca. Dada la especial relación de Rusia con la libertad, quizá lo mejor sea darle dos besos. Hoy día el esquema de Derecho Constitucional en la cabeza de Putin es una mezcla berlusconiana de Casino y Uno de los nuestros. Por otra parte, el patriarca bien sabe que su margen de libertad es menor (y no lo digo en broma) que el del sanedrín con Herodes Antipas.

martes, abril 17, 2018

El Tapiz de Bayeux se salvó del progresismo por los pelos



Hoy he leído que el Tapiz de Bayeux (que relata la conquista de Inglaterra por los normandos en 70 metros maravillosos y únicos) fue usado para cubrir el cargamento de un carro. Se salvó porque uno, conocedor de su valor, les convenció para usar otra tela más fuerte. Y así logró esconder esa obra de arte. Eso fue en 1792. Dos años más tarde, se consideró ese tapiz un vestigio del Antiguo Régimen. Querían cortarlo para usarlo faldones en la carroza que llevaría a la diosa Razón. Un diputado lo salvó. La razón de este post es el vídeo que os pongo al final.

En el friso superior aparecen animales de las fábulas de Fedro. Esos animales eran un arranque para contar cada fábula. Me imagino a un aldeano preguntando a su hijo: “¿Qué significa la perra parturienta?”.

En ese tapiz hay animales fantásticos, un cometa, iglesias y palacios y alguna escena erótica. Acaba con una colección de horrores de la guerra. Solo aparecen tres mujeres en todo el tapiz.

Por la Razón iban a destruir el tapiz. Algo que si se mira con detenimiento resulta completamente lógico. A saber qué cosas se destruirán en esta generación por la razón, la igualdad y la democracia. No hemos aprendido nada. Por el progresismo serán capaces de emplumar a la gente en alquitrán y cubrirlos con plumas. Los progresistas siempre han sido muy dados al uso de la dinamita. Esta afición neroniana de las izquierdas por el fuego se les tiene que perdonar porque siempre es por una buena causa.

Os pongo un vídeo que es lo mejor que he visto para conocer el tapiz: el tapiz animado. ¡Qué idea tan buena! El que ha dirigido la animación, David Newton, ha llevado a cabo un trabajo magistral de una impecable fidelidad histórica.

lunes, abril 16, 2018

Venerable ancianidad



Hoy he aprendido algo nuevo: no intentéis quemar los santos óleos en el incensario. Mañana voy a ir a por los nuevos óleos a la catedral. Se me ocurrió que podría ser una buena idea quemarlos con incienso durante la misa. Y todo ha ido bien, hasta que la nube que ha formado un poco de algodón con aceite ha sido impresionante. La sacristía se ha llenado con una nube densa que me ha parecido increíble para tan poco algodón y tan poco aceite. Con esa nube hubiéramos podido gasear a medio regimiento británico o alemán sin dificultad.

Por favor, si alguno tenéis alguna sugerencia más para la ceremonia de toma de posesión de obispos, decídmela en los comentarios de hoy. Porque tengo la sensación de que algún día al menos en parte se llevará a cabo. Es una intuición, pero, desde luego, el ceremonial tan simple de ahora no podrá subsistir. O, mejor dicho, subsistirá como una opción.

Estos días estoy poniendo mucho cardenal, porque los cardenales visten mucho mi blog. Es como poner flores o tapices o algo así muy noble. Pero se me va acabando el material. Una curiosidad, nunca me han gustado las birretas. Su forma… nunca me ha gustado. El galero es otra cosa. El solideo siempre tengo la sensación de que se va a caer, aunque tal vez sea una sensación. Y las puntillas alguien debería prohibirlas, por lo menos temporalmente. 

Otra cosa que requeriría un canon en el Código de Derecho Canónico es la calefacción en las iglesias. Siempre hay alguien que la sube al máximo posible, al nivel sauna.