lunes, enero 26, 2015

Adiós domingo, hola lunes

Hoy he ido a ver con una amiga la exposición en Madrid de José Luís Serzo: magnífica. Fui con poca gana. Más bien porque me insistió mi amiga que estudió la carrera de Bellas Artes. Nunca me imaginé que me lo iba a pasar tan bien. Me gustó tanto que fui por la tarde a volver a verla, y sólo era una sala.


Está en el Museo ABC, cerca de Plaza España. Y un detalle no carente de importancia: la entrada es gratuita. Sé que a mis lectores eso no les importa, pues la vida ha sido generosa con ellos y me consta que gozan de jugosas rentas. Pero no está de más mencionarlo.

La señora de la foto es la amiga con la que he ido a ver la exposición. Después nos hemos comido una hamburguesa.

domingo, enero 25, 2015

Así quedó esta niña tras leer unas páginas de mi Historia del mundo angélico


A ver, para los nostálgicos de toda la vida, os pongo aquí dos canciones que os van a hacer recordar los viejos tiempos, aquellos buenos viejos tiempos. La primera canción es In the Summertime:


La segunda canción es Waterloo:


Por la mañana he trabajado en un libro sobre la misa que está ya casi acabado. Por la tarde, en principio, iba a dedicar media hora al sermón del sábado y del domingo. Pero el sermón se ha resistido, nada me venía a la mente. Y, al final, he empleado muchísimo tiempo, con poco resultado. Todo está grabado, así que tendréis pruebas de todo.


Lo bueno del día es que he visto otro trozo de la película que me ha dejado una de mis mejores amigas La chica de la perla. Éste no es el nombre de mi amiga, sino de la película. Una formidable película que estoy viendo por segunda vez. Esta película es de ésas que hacen del cine algo grande. 

Grande, grande, como la Biblioteca Forteniana. Una de las bibliotecas más odiadas por ISIS. Si no te gusta el califato islámico, haz click en la biblioteca.

Es una tontería, como lo de echarse un cubo de agua helada encima. Si no te gusta el califato islámico ISIS, ahora ya puedes luchar desde el sillón de tu casa

viernes, enero 23, 2015

Buen grito, sí, señor


Al final, el Banco Central Europeo, por vía de los hechos, lo que ha venido a decir es que la política económica que se defendía en este blog era la correcta. Danke. Ha tenido que ser duro tomar medidas que suponen tener que reconocer, por fin, de que el camino tomado era el equivocado. Merkel me cae muy bien. Pero ha impuesto a la fuerza un camino errado. Además, siempre he tenido la sensación al escuchar a Draghi de que él seguía ese camino con convicción. Después de escucharle durante años, llegué a pensar que Draghi era un político y no un economista. Pero según la Wikipedia parece ser que sí que ha cursado la carrera de economía. No me queda más remedio que creerlo.

Dejando aparte a Draghi y su camino del tormento, realmente, hubiera sido posible una política de recortes de los presupuestos con una política de masivas inversiones keynesianas. Es decir, hubiera sido posible recortar mil gastos inútiles consecuencia de años de acumulación de presupuestos con muchas corruptelas, y al mismo tiempo haber iniciado un presupuesto paralelo cuyo único propósito hubiera sido crear empleo de un modo keynesiano.

Ejemplo de gasto inútil, millares y millares de contratos para encargar informes a tal o cual empresa, propaganda cartelística, cargos de asesoria pagados a precio de oro, conciertos de rock para las fiestas y un largo e interminable etcétera. Ejemplo de gasto útil que crea empleo: limpieza de carreteras, asistentes domiciliarios para personas que no se pueden valer por la edad, planes para reformas de fachadas en mal estado, rehabilitación de barrios degradados, etc, etc. Es decir, cualquier entiende que son buenos aquellos presupuestos que requieren mucha mano de obra frente a aquellos que nos convencen de lo maravilloso de gastar el dinero (normalmente muchísimo) en asuntos que no crean un solo puesto de trabajo.

Los presupuestos en todas las administraciones estaban descontrolados, gastándose en tonterías inútiles, cierto. Nadie duda de que había que haber recortado eso, pero simultáneamente haber creado un sistema paralelo (no gestionado ni por los políticos ni por las administraciones) para políticas keynesianas de creación masiva de empleo. Eso se podía haber hecho. No se ha hecho porque no se ha querido, así de claro.

En mi opinión, todo lo que podía haber funcionado mal ha funcionado mal. Desde los ayuntamientos (con sus gastos no corruptos pero inútiles) hasta el Banco Central Europeo que no ha seguido ninguno de los sabios consejos que le dio gratis la Reserva Federal y que tan buen resultado han tenido al otro lado del Atlántico.

Para mí todo este desbarajuste tiene una raíz moral. Cuando hay tanto pecado, los que están arriba acaban tomando decisiones que saben que no son las mejores, pero con las que hay que transigir. Al final, esto de las decisiones malas tomadas a sabiendas acaba siendo un vicio, y si llega alguien honesto es muy difícil que rompa con toda la red de intereses creados.

El resultado de que los peores hayan llegado a la cúspide de la pirámide de toma de decisiones es que toda una generación de jóvenes del sur de Europa se ha quedado sin futuro. Levantándose cada día sin otra perspectiva que la de conectarse a Internet. Millones de jóvenes conectados, una vida conectada, recluidos en casa de papá, sin casarse, sin trabajo, sin hijos, sin ilusión.


De este humus va a nacer un monstruo y como he leído en muros de mi ciudad: El miedo va a cambiar de bando. Sí, desgraciadamente, cuando se alce el monstruo todos repetiremos: Ya lo habíamos dicho. De este humus lo que va a nacer es un régimen bolivariano en España. Ay si lo único que fuéramos a perder fuera la catedral de Córdoba.

jueves, enero 22, 2015

El lector, unas líneas al acaso de la película


Hoy he visto por segunda vez la película El lector (The Reader). He dudado si comentar algo de esta película, porque en su primera parte tiene varias escenas muy inconvenientes.

Pero, finalmente, me he decidido a escribir algunas líneas, porque esta película, me impactó mucho y de un modo profundo.

Para alguien que como yo se dedica a escribir, el título ya era sugerente en grado máximo, también la cartelera que me ofrecía algo que iba más allá de alguna lucha ninja o de tortugas ninja o de transformers ninja. Lo que no me imaginaba era que esta historia cuando la vi me iba a desenterrar los recuerdos y pensamientos de la juventud mía que pudo ser y no fue. Ciertamente, esta película tocó sentimientos latentes en mi corazón. Y eso que realmente lo único que me interesó fue la primera parte. Ciertamente me metí en la historia. El mundo se detuvo en la oscuridad del cine y lo único que existió fue la narración. El cine cuando es grande, qué grande es.

Después, la segunda y la tercera parte de la película ya no me interesaron tanto, me daban la sensación de quedarse a medio camino de algo, aun reconociendo que es una gran película.

He escrito para aquellos (que serán muchos) que hayan visto la película. Para aquellos que no la hayan visto, no les aconsejo que la vean, porque al principio hay demasiadas escenas inconvenientes como para recomendar que no se vea. Cuantas veces veo una gran película que no sé si comentar aquí o no por su mensaje relativista o por partes demasiado sensuales. Lo triste es que no tenga buenas películas religiosas actuales que recomendar. Y esto no es por falta de presupuesto. El presupuesto de El lector era mínimo si descontamos lo que les costó pagar a dos actores. No, no es una cuestión de dinero.


Es triste ver al talento arrinconado, olvidado y no tenido en cuenta. Mientras la mediocridad se lleva todos los pocos recursos existentes. Pero el talento requiere libertad. Mientras que las conferencias episcopales se mueven a través de comisiones y subcomisiones que no saben pensar en otra cosa que en productos atados y muy bien atados. Sobre todo que todo quede muy bien atado para producir el enésimo producto mediocre. Mediocre pero mediocre de verdad, capaz de aburrir a las ovejas.

El hábito por supuesto que hace al monje

Durante años, al hablar de la sotana hemos repetido lo de que el hábito no hace al monje, lo de que conocemos a curas con clergyman que son muy malos, y que hay sacerdotes vestidos de laicos que son buenísimos. Sí, sí, todo eso es verdad. Sinceramente, es verdad. Pero a estas alturas ya no tengo ningún interés en presentar excusas y disculpas cada vez que hago ciertas afirmaciones. Lo digo bien alto y bien claro, y lo repito cien veces: vestir de sacerdote es importantísimo. IM-POR-TAN-TÍ-SI-MO.

Si alguien piensa que es una cuestión muy accidental, carente de verdadera importancia y tal, pues que lo siga pensando, es muy libre de hacerlo.


Sólo tienes que ver cómo va vestido un sacerdote si con grises y pantalones vaqueros, si un poco desastrado o con un impoluto y cuidado clerygman negro, si con sotana vieja y remendada o con el pelo largo y una docena de pins en la camisa, para tener una certera idea de cómo piensa, de cual es su teología, su espiritualidad y hasta su grado de adhesión al Magisterio. Esto es así y lo sabe hasta la última sacristana del más pequeño pueblo. Pero parece ser que los teóricos no acaban de una verdad como ésta del tamaño de un elefante.

Insisto, el sentido común, la experiencia y un cierto grado de inteligencia nos indican que ves cómo va vestido un sacerdote y ya te haces una idea bastante cabal de su teología y espiritualidad. Esto es así y el resto son cuentos celestiales a mil años luz del planeta Tierra.

Por eso, lo repito una vez más, es importantísimo que los sacerdotes vayan con sotana, en la iglesia, por la calle, en los cumpleaños, en el autobús y en todas partes. Si se hiciera, la Iglesia ganaría en visibilidad, el sacerdocio se haría visible en las calles de los pueblos y las ciudades. Hasta la misma labor sacerdotal cambia mucho de ir vestido de un modo o de otro. Hasta la misma consideración que tiene el sacerdote de su estado cambia si se ve día tras día, hora tras hora, vestido con una sotana.

Lamento parecer tan simplón y tan retrógrado. Pero no es que lo parezco, lo soy. Cada vez amo más la involución. Una involución sin complejos, con ganas y energía. La contrarrevolución, creedme, es el futuro. Lo que nos han vendido como modernidad es una mula coja.

martes, enero 20, 2015

Hoy reunión de curas


Hoy hemos tenido reunión diocesana. Como ya he dicho otras veces, paseo mi vista por las filas de sillas, por los tres grupos de asientos en cuyo centro está la mesa de la presidencia, y compruebo que todos los curas van de negro. Algún que otro con vestiduras laicas pero totalmente grises que se mimetizan en el conjunto oscuro. La foto que pongo es de esta mañana, tomada con mi ipad. No sé por qué ha salido en blanco y negro. 

Fuera de bromas, en la reunión estábamos unos ochenta curas, que los he contado. La comida ha sido muy buena, realmente buena. Sencilla, frailuna, cocinada por las señoras del instituto secular Ekumene. Pero los trocitos de carne estofada han merecido que repitiera yo con muy buen apetito. De primero, había verdura al horno que tenía buen pasar. De postre un poquito de crema de chocolate. Pero aunque esa crema sea de tetrabrik, lo cierto es que es algo muy socorrido que queda bien.

En la mesa, buen humor, chistes y comentarios clericales: que si tal o cual es del Opus, que si menganito me lleva en su coche al retiro diocesano, que si mengano se reune con los que hacen ya cincuenta años desde que salieron del seminario, y cosas así.


Realmente, en el clero alcalaino hay buen ambiente y armonía. Es un clero conservador, joven y ganas de hacer apostolado. Lo único malo es que observo que algunos curas jóvenes están empezando a engordar.

lunes, enero 19, 2015

Consejos a un nuevo obispo


Desgrano aquí una serie de consejos para un obispo, once sugerencias en total. No son los consejos más importantes que se le pueden dar a un prelado, sino una serie de consejos desconexos entre sí y, encima, consejos muy opinables.

1.   Organiza a los laicos para que en la catedral se recen con esplendor las horas canónicas cada día.

2.   Que el clero y los trabajadores de la curia (si están lejos de la catedral) recen al menos la hora de sexta en la capilla con una gran liturgia, breve pero lo más esplendorosa posible.

3.   Que en la catedral se celebre, al menos, una vez a la semana un gran pontifical, sea quien sea que lo presida. Y que cada día haya una especie de gran misa mayor donde la belleza del culto y la abundancia de acólitos exprese el deseo de glorificar a Dios del modo más fastuoso posible.

4.   Que en la catedral siempre haya un confesor a cualquier hora. Que el confesor se halle dentro del confesonario, no sentado en un banco.

5.   Lograr que en cada una de las parroquias de la diócesis haya un cartel en que se diga cual es el horario de confesiones (en que el sacerdote esté dentro el confesionario) y el horario en que está abierto el templo. Y que esos datos estén en una única web diocesan para que cualquier fiel pueda consultar esos datos y los horarios de misas desde su casa.

6.   Sería muy de desear que el obispo use lo menos posible su capilla privada para hacer su rato de oración personal por la mañana y por la tarde, y que ese tiempo lo haga en la catedral, para edificación de todos sus fieles. Nada edificaría más a todos los fieles que ver rezar a su obispo todos los días, al amanecer y antes de la hora de la cena. El obispo ante el sagrario puede sentarse en un banco como uno más, o disponer una sede, con un reclinatorio y una mesita para leer y escribir si lo desea.

7.   Cada día sería bueno que cada tres días (al menos) el obispo quedara con un sacerdote de su diócesis. Con el único propósito de comer con él, pasear, charlar y conocerse.

8.   Celebrar cada sábado y cada domingo en una parroquia distinta. Mantener esta regla sin excepción año tras año.

9.   Escoger cuidadosamente a los arciprestes con la idea de que se queden indefinidamente en el cargo. Sacerdotes prestigiosos, venerables y santos a los que se les otorgara capacidad de decisión. De manera que los arciprestes fueran, en verdad, un gran desahogo del trabajo del obispo

10.                 Aconsejaría al obispo que paseara mucho por la ciudad. Es un modo muy sano de hacer ejercicio. Pero si el obispo y dos sacerdotes pasean con sotana por la ciudad, durante tres cuartos de hora, al menos 200 días del año, puedo asegurar que será el ciudadano más conocido y presente de la toda la población. Una figura que se hará cercana y conocida por todos, creyentes y no creyentes.

11.                 Recibir a cuantos menos feligreses sea posible. Los feligreses deben ser atendidos por los arciprestes y los vicarios episcopales. Normalmente, el obispo ni tendrá toda la información para tomar decisiones cuando reciba una visita y perderá mucho tiempo con gente problemática. El obispo a quien debe recibir es al clero. Recibir a todo el que pide una visita, suele ser una forma de perder el tiempo en vano.

El agricultor piensa en sus campos, el escritor en sus libros

Los libros, como los edificios, siempre tienen un tiempo de reformas, añadiduras y mejoras que antes volvía locos a los editores. Pero desde que tengo ese sitio al que llamé Biblioteca Forteniana, soy libre. Cualquier lector mío, en cualquier parte del mundo, a cualquier hora del día o de la noche, puede disponer gratis de la última versión de cada libro que he publicado. Como escritor, por fin, soy libre. Libre al fin.

Nunca he publicado más libros en papel y en tantos lugares del mundo como ahora. Pero, ¡por fin!, ya no estoy encadenado a las editoriales y puedo sacar a la luz mis libros cuando quiero. Nunca hubiera imaginado una situación tan idílica hace veinte años. De esta manera puedo seguir explorando mis regiones literarias, cartografiando las propias veredas de mi imaginación.

Es curioso, como sacerdote siempre pensé que mi trabajo sería el moverme yo a otros lugares: casas, familias, poblaciones de mi diócesis o lugares de misión. Evangelizar a los otros significaba moverme, ir a otro sitio. Nunca creí que ese trabajo sacerdotal de apostolado consistiría en introducir a los demás en mi mente sentado en el sillón de mi casa.

Una cosa más. En este blog siempre preponderan el número de fotos en las que aparezco solo. La razón es que las fotos que otros se hacen conmigo, se las llevan ellos en sus cámaras. Pero hoy pongo algunas en las que salgo acompañado. Resulta paradójico que en mi día a día suelo estar acompañado, pero que las fotos que cuelgo suelen ser selfies de mi ipad en las que salgo solo.











sábado, enero 17, 2015

Los complicados pensamientos de los escritores


Parte del tiempo del vuelo de regreso de Brasil a España lo pasé retocando en mi mente algunos detalles de la gran misa (la Misa Magna) que describo en el colosal templo de mi obra Neovaticano.

El ritual de esa misa magna  papal que en mi obra se celebraría una o dos veces al año, lo he pensado y repensado mil veces. Pero incluso después de años de reflexión y estudio, siempre hay pequeños aspectos que se pueden mejorar.

En la oscuridad del avión, mientras otros veían películas o dormían como marmotas, yo estaba sumergido en el ambiente colosal del basilicarión que describo en ese libro-ensayo mío. Mi cuerpo estaba sentado en esa butaca. Mi mente se hallaba en medio de una fastuosa celebración litúrgica. Transitaba a partir de la página 314 de mi libro. A otros les gusta ir a la playa o a un resort. Yo soy muy dado a transitar esporádicamente por algunos trechos de mis obras.

El libro con las nuevas reformas ya está colgado en el Google Drive del link a mi obra completa:

http://bibliotecaforteniana.blogspot.com.es/

Este link tan querido para mí, porque es la obra de una vida.

viernes, enero 16, 2015

Dos mundos asomándose


Una de las discusiones que tuve con el magnífico analista financiero que me tocó en el asiento de al lado fue acerca de si la Guerra de Irak había salido rentable o no para Estados Unidos. Él defendía que sí, yo que no. Ya en casa, hoy después de la comida del mediodía, y tras tratar de matar infructuosamente una polilla he estado mirando cifras en artículos especializados.

La guerra costó, en total 3 billones de dólares. Resulta increíble la cantidad de pizzas con peperoni que me podría comprar con esa cantidad.

Advierto a los lectores si leen otros artículos que un billion en inglés son 1000 millones en español. Pues bien el PIB de Irak es de 242.000 millones de dólares en el 2012. Esto significa que si Estados Unidos que se quedara con todo el petróleo que saca sin dar nada a los iraquíes, necesitaría unos quince años para pagar la deuda de la guerra.

En realidad, necesitaría mucho más que esa cantidad de años, porque el PIB no es la cantidad de beneficios que tiene la nación. Gran parte de esa cantidad se tiene que destinar a seguridad, infraestructuras, etc. Tampoco este cálculo tiene en cuanto lo que ha sido necesario para poner en marcha la extracción, ni los intereses de la deuda de Estados Unidos, ni lo que tendrá que gastar en millares de reclamaciones médicas en los próximos años, etc. El último apartado puede parecer que es un gasto menor. Pues no, el gasto médico anual del ejército de Estados Unidos es de 5000 millones de dólares.

La conclusión resulta estar fuera de toda duda: Estados Unidos no fue a la guerra para sacar un beneficio. Yo estuve en contra de esa guerra desde el principio. Pero no se pueden defender las propias ideas a través de la mentira.


Mi padre era empresario y si algo he aprendido en la vida es la mucha luz para todo que ofrecen las cuentas, ya estemos hablando de Historia o de una institución. De las cuentas del Vaticano ya he hablado otras veces en este blog. 

Pero ya que hablamos de cuentas, sea dicho de paso, yo cobro en bruto (sin haber pagado impuestos) 860 euros. Todo el Vaticano tiene el presupuesto del ayuntamiento de una ciudad española de 200.000 habitantes.

Ya he venido de Brasil


He estado predicando en Sao Leopoldo en el sur del país, en Juiz de Fora a dos horas de carretera de Río de Janeiro, y en Franca más al interior del país. Brasil, gran nación que es un océano de tierras, prados y selvas, habitado por gentes tranquilas, felices y dulces.

En este viaje he atravesado la formidable sierra que hay entre la costa y Minas Gerais, me he mareado, he padecido un día de diarrea, he probado la magnífica carne que sólo se encuentra en sur de América, me ha edificado el fervor de gente, he pasado calor, he participado en misas de cuatro mil y cinco mile personas que cantaban, se movían, alzaban los brazos y estaban felices en esas misas que duraban horas y horas.


El choque ha sido radical con un Madrid frío, nublado y con pronóstico de nevadas. En el vuelo de regreso, el Señor ha colocado a mi lado un encantador compañero de viaje que se dedica a ser consejero de entidades financieras. Con él, el viaje fue mucho más agradable. 

miércoles, enero 14, 2015

Korea sí que es un poquito different


Se me ocurría la siguiente historia ficticia: que el hijo único de Kim Jong-un tuviera problemas demoniacos; y tras intentar solucionar todo por sus propios medios, el dictador mandara buscar un experto en el extranjero. Y que finalmente, de un modo secreto pero oficial, se le  pidiera a un sacerdote católico que se desplazara a ese país para atender a esa persona cercana al Jefe de Estado. Y que en ese proceso que durara meses pudiera charlar con el dictador, acabara compartiendo mesa y que el dictador fuera cambiando poco a poco. Es una historia ficticia, pero es un ejemplo de como una sola persona puede cambiar todo un país. Como la influencia de una sola persona, puede cambiar radicalmente la vida de millones de personas.

domingo, enero 11, 2015

Parábola del siglo XXI


Esta foto es todo un alegato contra el relativismo y el cuento chino de que lo que importa es la intención. Eso nunca ha valido para las relaciones entre humanos ni, por supuesto, para la religión. Una imagen vale más que un discurso. Y, como en la parábola, el señor de la casa al hijo que se esforzó le tocó la X-Box, y al otro (que decía que lo que importaba era la buena intención) le tocaron los vasos de cristal; eso sí regalados con toda la buena intención del mundo.

sábado, enero 10, 2015

La belleza de la música


Hace unos meses le pasé a una amiga mía violinista estos links de una música que considero maravillosa y que ahora os participo a todos. Las dos piezas fueron compuestas para la banda sonora de una de las secuelas de Harry Potter. Independientemente del valor de la película en cuestión, la música es formidable.

Window to the Past es de un lirismo sencillo y relajado pero magnífico:

Y esta encantadora cancioncilla Double Trouble, mil veces mejor que cualquier lied de Shubert:

jueves, enero 08, 2015

Carta a un teólogo



















Estimado Xavier (Picaza): Después de leer tu artículo sobre los cuatro cardenales de la UPSA, me confirmo una vez más en mi consideración de lo buena persona que eres. Era un momento magnífico para ajustar cuentas, para repasar lo negativo y, sin embargo, te has fijado sólo en lo positivo. Créeme, pocos lo harían.

Yo mismo no lo haría un buen repaso solamente por mi enfoque espiritual de la Iglesia. Pero bien sé que  me contendría con mucho esfuerzo. Y no descarto que el esfuerzo hasta pudiera costarme alguna hernia mental interna.

No te escatimo elogios aunque militemos en trincheras teológicas distintas. Por supuesto que no te considero un enemigo: los dos pasearemos juntos en el Reino de los Cielos discutiendo de esto y de lo otro. Pero sí que resulta innegable que, a nivel intelectual, defendemos bastiones conceptuales distintos. Pongamos todo el buen rollo que pongamos sobre la mesa, resulta innegable que la Iglesia o es y debe ser como dice un bando o como dice otro.

Desde ese punto de visto debes ser (y estoy seguro que lo eres) comprensivo con las decisiones que se tomaron en su día de apartarte de la cátedra. Si los que entonces tomaban las decisiones debían ser consecuentes con los presupuestos que decían abrazar, no cabía otra opción. Los del otro bando, por otra parte, hicieron lo mismo con los disidentes tradicionalistas en sus universidades.

Desde otro camino de la Historia, desde otra sucesión de causas y efectos, tú podrías haber acabando siendo exorcista y defendiendo un determinado baularte teológico. A mí no me cuesta nada imaginarme en la trinchera de enfrente.

En fin, sirvan estas líneas no breves como saludo y reconocimiento de un post que me ha admirado porque demuestra un corazón en paz y bueno. Un saludo y feliz año.

martes, enero 06, 2015

El silencio como la opción más sabia


El conocimiento da dolor, eso es una verdad de la que ya se hace eco el mismo Eclesiastés. El que no sabe, vive tranquilo porque ojos que no ven, corazón que no siente. Con estas palabras me estoy refiriendo a cuestiones eclesiásticas.

Siempre me queda la duda acerca de mi subjetividad. ¿Quién conoce, además, sus propias apreciaciones erradas? Y aunque pueda proyectar otra imagen, desconfio de mí mismo y cultivo esa desconfianza.

Curiosamente, el que más sabe es el que más calla. Cuanto mayor es el conocimiento, mayor es el silencio. Por eso, tantas veces, he visto que los monseñores que se ocupan de los asuntos más graves suelen conversar de asuntos intrascentes.


Que nadie piense que me estoy refiriendo a que he conocido un gran escándalo o un gran pecado o cosas similares. No, nada de eso. Los escándalos, las noticias que agitan los corazones de las masas, son siempre el fruto y la consecuencia de otras decisiones menores, decisiones menos espectaculares. 

lunes, enero 05, 2015

Reflexiones acerca de mi libro Neovaticano


De mi libro titulado Neovaticano, la parte que más me gusta es la triple ceremonia de inauguración de un papado. Antes de ayer pasé momentos muy agradables releyendo esa parte y puliendo algunos aspectos del ceremonial.


Realmente disfruté imaginando lo que serían esos rituales, esa magnificencia. Qué labor literaria tan bonita la de retocar los pasos de una gran liturgia. Cientos de obispos, miles de sacerdotes, cientos de miles de fieles asistiendo, todo un planeta contemplándolo en las televisiones, pantallas y tablets de sus casas. 

Como digo en ese libro, considero que la liturgia pontificia va a entrar en el siglo XXI en una nueva fase, una fase de liturgias basilicales pensadas para ser contempladas por todo el Orbe, ceremonias grandiosas que serán grandes obras de arte reconocidas como tales incluso por los no creyentes.

Mi Neovaticano ahonda en ese nuevo concepto de liturgia. Lo que ahora parece una excentricidad de un escritor (un humilde servidor), algún día será aceptado como algo natural y esas liturgias formarán parte de nuestra vida como Iglesia, a la distancia de un solo click.

domingo, enero 04, 2015

La decoración del salón del discurso del Rey III

La decoración de ese falso cuarto de estar considero que ya ha quedado bastante acuchillada por todos los comentaristas del reino. Considero que ese cuarto de estar ya ha entrado en la historia de la monarquía por lo menos con tanto derecho como el breve Amadeo I (un rey trasplantado de Italia) o algún que otro Borbón de poco exitosa memoria. Y hasta es posible que ese cuarto de estar sea más recordado en los siglos futuros que alguno de los reyes menos populares como Alfonso XIV o Saboyo I el Gordo.

Lo verdaderamente moderno hubiera sido colocar en ese sofá por ejemplo a tres canónigos. Tres canónigos castellanos, setentones, generosos en carnes que hubieran estado durante todo el discurso mirando a Felipe VI. Imaginadlos, sentados en el sofá, mirando a su izquierda, en silencio, muy atentos, con expresión neutra. Eso sí que hubiera sido genial. Pero claro, Andy Warhol es Andy Warhol, y Felipe VI es Felipe VI.

Otra salida post moderna, hubiera sido que, al acabar el tedioso discurso, Felipe se hubiera puesto en pie (rápido cambio a cámara lateral) y hubiera dicho: Ahora os invito a que recemos todos juntos un avemaría. Y que se hubiera acercado a un reclinatorio y se hubiera arrodillado ante un belén monumental gótico del siglo XIV, mientras dos monaguillos incensaban hacia las figuras.

sábado, enero 03, 2015

La decoración del salón del discurso del Rey II

El belén del discurso del Rey. Qué diremos de ese belén. Una cosa está clara: no había unas figurillas más baratas en todo el comercio chino en el que entró el conserje de palacio.

Resulta evidente que haber colocado unas figuras que hubieran sido obras de arte, no le hubiera costado nada al erario del Estado. Sólo había que haber echado mano de las que estaban en Zarzuela en años pasados, eso sin considerar las que se guardan en museos de Patrimonio Nacional o que varios artistas hubieran estado encantados de prestar figuras magníficas.

Pero no, había que tirar de pobretonería. Como dijo una vez uno: Se gasta lo que sea con tal de parecer pobre.

El belén era más pequeño, estaba más a un lado, era más feo, apareció menos en pantalla. Seguro que fue por casualidad. Todo es por casualidad, pero que casualidad que las casualidades siempre vayan contra lo mismo.

También por casualidad, fruto de tantas casualidades, dentro de poco, acabará desapareciendo la crucecita de encima de la corona.

Toda esta pobretonería y miseria estética no tiene nada que ver con la aparición que hizo Isabel II en la BBC. Apareció con poderío, por supuesto en un marco regio, y, además, hablo de Jesucristo de forma explícita y sin complejos. Toma jeroma.

viernes, enero 02, 2015

La decoración del salón del discurso del Rey I


Vaya por delante que, aunque yo no sea nada monárquico, el rey Felipe VI me cae bien. Creo que el pobre no ha escogido su puesto de trabajo y hace las cosas lo mejor que puede. Además, considero que es buena persona.

Pero, claro, no podía dejar pasar la ocasión de decir algo acerca de la decoración en la que dio el discurso de Navidad. Del discurso en sí mismo no puedo decir nada. En mi casa, nunca se ha escuchado el discurso del rey; siempre se cambiaba de canal. De todos es sabido que es preferible cualquier sermón de aldea, a ese discurso frío y aséptico.

Pero lo que me sorprendió era lo feo que era ese marco, ese falso cuarto de estar. Cuando cobras 292.752 euros anuales, tu salón de estar es más bonito. A no ser que por motivos de trabajo (como es el caso de Felipe), tengas que tener un salón de estar políticamente correcto; esto es, más barato. Pero los que hayan tomado un té con pastas en casas de gente que gana 300.000 euros mensuales, ya saben bien como son sus salones de estar: el lujo chorrea por las cuatro paredes, el techo y el suelo. Por eso, ese decorado de cartón piedra tenía nula credibilidad.

Después, para aparentar pobreza, el árbol de Navidad con la decoración más pobre que pueda imaginarse a este lado de la galaxia. Cualquier centro comercial de Nigeria cuenta con un árbol de Navidad mil veces mejor. Evidentemente, tenían en las cajas la decoración de las navidades pasadas. Pero compraron algo que pareciera pobre. Toma esto, y compra algo que parezca pobre, le debieron decir al decorador. A mí la decoración de ese infeliz árbol me recordaba al robot Tobby de El planeta prohibido (1956).


Y por último estaba el belén, que es a lo que quería llegar. En realidad, todo este post ha estado ideado para llegar al belén. Pero del Belén hablaré mañana.

jueves, enero 01, 2015

El dominio mundial y mi madre por Navidad


Qué lejos me parecía el 2019 de Blade Runner cuando vi la película en los años 80. Y ahora sólo faltan cuatro años. De momento no tenemos coches voladores ni podemos comprar en El Corte Inglés robots humanos, pero los dos autores del guión no pudieron saber cómo nos cambiaría la vida Internet y la telefonía móvil.

Tampoco vislumbraron el inmenso poder de la dictadura del imperio chino, ni la gran recesión de Occidente o la cruzada musulmana con su interminable lista de mártires cristianos.

Los europeos y norteamericanos tenemos la sensación de haber perdido el optimismo en el futuro que tuvimos durante las décadas anteriores al año 2000. Ciertamente desde los atentados del 11S, el mundo a nivel global parece estar sufriendo una lenta involución; lenta y leve, pero sostenida y que no se logra atajar.


Pero esto no es lo que más importa ahora mismo. Lo más importante es encontrar la tostadora que mi madre ha guardado en algún rincón bien escondido de la cocina, de la casa o del trastero del sótano. Cuando mi madre viene por Navidad, debe pensar que días después de que se haya marchado, por pura deducción lógica yo sabré donde ha dejado las tijeras o la tostadora. Lo del dominio del poder chino ya lo daba por descontado desde hacía tiempo. Pero lo de la pérdida de la tostadora, no.

El cuento de la lechera



















He leído demasiado poco este pasado año. Las obligaciones inherentes al deber de acabar una tesis, las obligaciones subsiguientes de tener que acabar libros ya empezados. Todo se ha confabulado para tener que forjar líneas más que en leerlas. Todo se ha confabulado para releer lo pretérito propio más que lo ajeno desconocido. Ojalá que este año descanse más y mejor.

He colocado como primera imagen de este año a La Lechera de mi admirado Vermeer. No es fácil ordenar mi universo particular. No por razón del caos, sino por mi afán de trabajo. Demasiados libros que deseo acabar. El exceso de producción es una de las formas en que se puede materializar el caos. He racionalizado la distribución de mi trabajo, las revisiones que emprendo. Pero cuando hay demasiada escasez de tiempo, todos los esfuerzos se tornan insuficientes.

Quizá lo que creemos que es caos, es puro exceso de cantidad. Sigo anhelando ese libro no escrito. Ese libro que sé que puedo escribir, pero para el que no tengo tiempo; aunque en eso haya algo de mentira, o quizá mucho.

martes, diciembre 30, 2014

El 666 de la Bestia


Hace un tiempo leí a un autor que el número de la Bestia del Apocalipsis no era el seiscientos sesenta y seis, sino el seis-seis-seis.
Hoy, después de la comida, tras haber visto media hora de Los Ambersons de Orson Welles (me está decepcionando mucho esta película), he ido a una biblia griega y he comprobado que lo que allí se dice es seiscientos sesenta y seis.

Acerca de cómo se interprete este número, no tengo ni idea. Cuando llegue la Bestia (pueden faltar 4000 años para ello, también 20), sabremos como interpretarlo. Pero mi opinión es que será algo muy claro y evidente, porque la Biblia lo da como signo. No sería un signo para todos los cristianos, si éste sólo se pudiera interpretar con complejos cálculos. Quién sabe, quizá su símbolo sea literalmente un 666.

Lo que sí que pediría a todos los ignorantes de Internet es que no dejen de hacer sus cábalas con políticos y millonarios. Por supuesto que el valor de lo que escriben es cero, pero me resulta encantador ver sus psicodélicos razonamientos para demostrar que el Anticristo es Obama, Berlusconi o Jack Nicholson.

lunes, diciembre 29, 2014

España crea empleo y el día en que los chinos comiencen a producir jamones serranos II


España está gozando de un pequeñísimo nivel de crecimiento de empleo. Crecimiento inestable, transitorio y que no puede apelar más que a ser leve. ¿Por qué crecemos? Porque se ha hecho todo lo posible, lo inimaginable, para sanear cuentas y, además, los sueldos han bajado un 20% y encima con aumento de la productividad. Y aun así el resultado en nuestro campo ha sido una cosecha en la que apenas recogemos un poco más de trigo que el sembrado. 

Pero esta situación de creación de empleo, lejos de disipar dudas entre los economistas, lo que crea en un consenso entre todos los especialistas de que es transitoria por el mero hecho de que los niveles de competitividad siguen empeorando año tras año para nosotros.

Actualmente, España como Alemania no vende productos competitivos, sino que sigue vendiendo los productos que otros no producen; sólo eso. Podemos estar completamente seguros de que veremos jamones serranos chinos (tan buenos como los nuestros) antes de cinco años. Y ningún país del mundo se puede sostener sólo con bares y peluquerías.

El problema es que la única solución es una mala solución. Pero cuanto más tardemos, más dura va a resultar. La única manera de frenar este desangramiento de capitales y reducción del empleo es la creación de un entorno de mercado proteccionista en la Unión Europea junto a los Estados Unidos y otros países que se quieran unir a un entorno de mercado justo. Es decir, la única puerta que se mantiene abierta de momento es crear una economía fuertemente protegida por el Estado, arancelaria y fomentadora del empleo local, como se hace en Suiza. 

Es una mala situación, pero es la única salida abierta. Si alguien tiene otra que la diga. Yo me he dedicado a buscarla entre los grandes profesores de economía, y no la encuentro.