jueves, marzo 21, 2019

Sugerencias pías para presbiteros


Desde que era seminarista, tuve la ilusión de tener una cruz grande en el salón de mi casa. Fue una idea que me acompañó a lo largo de los años. He contado a mis amigos como esperé, durante años, a poner esa cruz. Ninguna de las que veía me convencía. Hasta que un día los hechos se conjugaron para indicarme que una era la cruz perfecta.

Después, busqué otra cruz para el altar donde celebro misa. Para mí el crucifijo ante el que voy a celebrar cada día es algo importantísimo. Tenía que ser una imagen que me diera mucha devoción. Finalmente, conseguí una que me ayudó muchísimo a la celebración de la eucaristía.

El problema era que la cruz del altar (que era posterior) me gustaba más que la que tenía en casa (que era anterior). Así que, la semana pasada, por fin, puse la cruz que creo que será la definitiva, si hay algo definitivo en este mundo: estoy seguro de que no. En fin, esta cruz será todo lo definitiva que pueden ser las cosas. Os pongo las fotos debajo. 

Pongo las fotos no por vanidad, sino para animar a mis hermanos sacerdotes a que pongan crucifijos en el altar que les sean una ayuda grande para el sacrificio de la santa misa. A mí esto y un buen misal me ha ayudado muchísimo. 






miércoles, marzo 20, 2019

Un gran problema: los dinosaurios



Desde algún tiempo, llevo leyendo artículos acerca de un tema que nunca me había planteado: ¿Cómo fue posible que existiesen los más grandes dinosaurios?

Partamos de un hecho: esos colosales dinosaurios existieron. Los restos diseminados por todo el planeta son la prueba. Ahora bien, no se sabe cómo es posible resolver la cantidad de problemas que esos tamaños generaban.

La gravedad era la misma. Las teorías que se han dado para poner en cuestión esto no merecen ni ser mencionadas.

Pero la presión arterial es un problema demasiado notable. Hay interesantes estudios acerca de cómo hacer llegar la sangre hasta la cabeza desde el corazón. A día de hoy, no se ha resuelto el problema. Ni siquiera, aunque los dinosaurios de cuello largo siempre tuvieran la cabeza baja. Hubieran sido necesarios unos músculos impresionantes para poder sostener esos cuellos.

Los pterodáctilos ¿cómo era posible que volaran con ese peso? Tienen una envergadura imposible. Puestos en el aire pueden planear. Pero no podían, de ninguna manera, arrancar el vuelo desde el suelo.

Todo era gigante, incluso los insectos eran gigantes, también las plantas. ¿Por qué? Después, drásticamente, se redujo el tamaño en todas las especies para siempre, sin excepciones. En una época, todos los órdenes tenían miembros de gran tamaño, después los restos muestran que ya no queda nada de eso ni como excepción. Esta afirmación requeriría ciertos matices, pero esencialmente es verdadera.

Un elefante pesa entre 5 y 6 toneladas. Un diplodocus (del que hay muchos restos) pesaba entre 16 y 20 toneladas. Las tensiones biomecánicas son impresionantes y no sabemos qué hacer con su cuello.

Bueno, simplemente dejo esto sobre la mesa. Un problema bastante grande, en sentido literal.

Post Data:
1. Los tres gatitos no tienen nada que ver con los dinosaurios. Parece que no tienen nada que ver.

2. No tengo nada contra los dinosaurios ni contra la evolución. Siempre he sido evolucionista.

3. Os aseguro que la Iglesia no tiene nada contra los Pterodáctilos.

martes, marzo 19, 2019

Casas de reclusión eclesiástica: último post definitivo sobre el tema



Antes de abandonar el tema de las casas de reclusión eclesiástica, me gustaría describir cómo podría ser una de ellas. Es algo sobre lo que he pensado mucho tiempo y, simplemente, me apetece compartirlo con vosotros.

Lo mejor es que estuviera situada en una gran ciudad. Así los fieles podrían acercarse a participar de los oficios. La presencia de la casa sería una imagen simbólica de la penitencia por los pecados cometidos.

Pienso en una casa que iría de unos veinte miembros a un centenar. Sería obligatorio vestir en todo momento la sotana. Símbolo de la consagración, de la disciplina reinante en esa casa, de penitencia cuando hace calor. La casa estaría abierta a los religiosos. Pero, para mantener esa uniformidad, dentro de sus muros deberían vestir igual. Los laicos también llevarían una vestidura especial, pero uniforme. El modo de vestir es importante, pues es expresión de esa disciplina.

Los oficios divinos se considerarían un verdadero trabajo. Tratando de hacerlos de un modo excelente, como el mejor de los monasterios benedictinos.

La bellísima concelebración de la misa sería otra de las razones por las que los fieles de los alrededores quisieran asistir allí a la eucaristía. Sin ser una parroquia, esa casa se transformaría en un centro de espiritualidad.

Sería ideal contar con trabajo físico dentro de los muros de la casa. Unos huertos serían una ocupación óptima. La carpintería puede ser otra. Los paseos también estarían regulados. El status de los presentes puede ser variado. Unos pueden salir a pasear solos, otros siempre acompañados. Démonos cuenta de que allí habría sujetos con problemas de alcohol o ludopatía. Unos podrían salir vestidos de sacerdote, otros lo tendrían completamente prohibido si esa vestidura puede ser motivo de problemas posteriores.

Dado que las personas están allí encerradas, el ejercicio físico (adaptado a las posibilidades de cada uno) será obligatorio: el joven se ejercitará como el joven que es, el anciano como anciano.

Otra ocupación que tendrán los que allí vivan será atender emails y llamadas telefónicas de todos los que tengan dudas acerca de la fe y temas similares. El control de Internet, como es lógico, será férreo y ese trabajo se realizará en una sala común, con la pantalla a la vista del supervisor. El que lo desee podrá acercarse a hablar personalmente.

La casa tendrá un sentido penitencial. Allí los obispos (y los superiores religiosos) podrán enviar a quienes consideren que deben pasar un tiempo allí para dar muestra de que hay verdadero arrepentimiento antes de recomenzar su labor pastoral: caso de robo, grave escándalo, etc. La estancia allí será variable, pudiendo ir de unas semanas a unos años. En otros casos, gravísimo, la estancia será de por vida.

Por supuesto que el sujeto podrá marcharse cuando quiera. Uno está allí solo porque quiere vivir de un modo sacerdotal, porque quiere vivir como sacerdote, aunque, por las razones que sean, no pueda tener un encargo pastoral.

El lugar sería muy adecuado para retiros espirituales de sacerdotes y laicos.
Las comidas se harían en silencio, escuchando una lectura espiritual. Menos los domingos y fiestas. Después se tendrá un tiempo de tertulia y encuentro entre todos.

El problema de recibir gente de fuera para los retiros espirituales es que pueden hacer fotos. Al principio, consideré la posibilidad de que el coro para los oficios (en la iglesia) estuviera cerrado como lo estuvo el de la Catedral de Canterbury o el de la Abadía de Westminster; que se oyeran sus rezos, pero no se les viera. Pero considero que, aunque esté prohibido y, por tanto, se amenace con tomar medidas legales si se considera oportuno, es mejor no tomar medidas que siempre serán inútiles. A sabiendas de que, de tanto en tanto, pueden correr por la Red fotografías y vídeos de los que allí viven.

Como ya dije, sería fantástico llegar a un acuerdo con el Estado para que algunos presos comunes pudieran estar allí justo al final de su condena. Si hay 5 nuevos cada tres meses, son 20 al año. En diez años, serían 200. Es un número nada despreciable de personas a las que una estancia allí les hará un bien grandísimo. El Estado ahorra dinero, ya no hay peligro de fuga. La gente estará encantada de pagar la manutención allí de presos que quieren pasar una temporada en un ambiente de oración.

También, como obra de caridad, la comunidad podría admitir a un número pequeñísimo de personas con problemas mentales, para los que vivir allí, durante un tiempo, fuese un gran beneficio.

Una casa de tipo medio podría llegar a tener, de forma habitual, una población de inquilinos de este tenor:

5 superiores
70 inquilinos
10 sacerdotes o laicos haciendo un retiro espiritual
5 presos
5 personas con problemas mentales

Estas casas serían centros de adoración para los barrios de alrededor. Pienso en barrios nuevos de la periferia con pocas iglesias. Serían casas que serían como una petición de perdón permanente, a la gente y a Dios. Casas que la gente vería por fuera de los muros y en la que algunos podrían pasar una temporada de retiro espiritual. Es decir, es como si la petición de perdón se materializara en algo concreto, visible, grande, que se puede visitar por fuera y por dentro. Una casa que transformaría el pecado en alabanzas a Dios.

lunes, marzo 18, 2019

Trucos gatunos



Hoy he sentido muy fuerte esto



Siempre escribo mi post después de la comida del mediodía o de la cena. Pero hoy voy a hacer una excepción, porque siento tan fuerte lo que os voy a decir: es otro post sobre las casas de reclusión eclesiástica.

El modo en que se manejó el problema de la pedofilia clerical supuso para muchos el descubrimiento brutal, traumático, de que hubo obispos que nunca merecieron haber sido elevados a esos puestos. Ahora bien, siento con todo mi corazón que Dios desea que se hagan las cosas de otra manera a cómo se están haciendo. 

La reducción al estado laical NO es voluntad de Dios, una vez que esas personas hayan cumplido su pena civil, si se les provee de un destino que impida que puedan volver a hacer daño. Es decir, una vez que salgan de la prisión, hay que acogerlas, bien sea en puestos de total seguridad, bien sea en casas de reclusión eclesiástica. ¡Hay que crear esas casas!

Alguien me dirá que son peligrosos. Esa no es razón: insisto, hay puestos en los que ya no habrá ningún peligro, ni el más mínimo. Desde luego, en ese tipo de casas, sin salir de su perímetro, no hay ningún peligro.

Por supuesto, el que quiera ser reducido al estado laical siempre podrá marcharse. Pero se le suplicará que persevere en sus sagradas promesas.

He dicho que deben ser acogidos. Sí, acogidos. La Iglesia no debe rechazar a nadie, absolutamente a nadie: prostitutas, transgénero, asesinos, enfermos mentales, genocidas. Al que ya tiene en sí el don irreversible del sacerdocio, hay que acogerlo como lo que es.

A un sacerdote que sale de prisión y que dijera que prefiere secularizarse pues no quiere vivir en una casa de reclusión eclesiástica porque afirma que no se va a adaptar a ese modo de vida, yo le diría que viviese fuera sin trabajar de sacerdote, pero que se acercase a una de esas casas una vez a la semana, a pedir consejo, a orar con sus hermanos sacerdotes, a asistir (desde un banco) a la belleza de los oficios, a pasear con ellos; y que, después de un año, hablaríamos. Pero que el don del sacerdocio, el don de ser apóstol de Cristo, el regalo de haber sido admitido a la intimidad de los Doce, no puede ser echado a la basura; que, de ningún modo, puede ser como si no hubiera existido.

Debemos ser buenos con los buenos, pero debemos ser buenos con los que han sido malos. Incluso debemos ser buenos con los que siguen siendo malos. El modo en que tratemos a los malos nos dará la medida de cómo somos. Ya sé que en el mundo se hacen las cosas de otra manera. Pero la Iglesia no puede ser como el mundo.

Ya sé que los medios siempre pedirán la expulsión y jamás entenderán este modo de tratarlos. Pero eso lo dirán los medios, porque incluso los periodistas, en silencio, se darán cuenta del alto modo en que la Iglesia considera el sacerdocio. Si hacemos eso, seremos criticados. Pero será una enseñanza, incluso, para los que nos critican.

Por supuesto, esto implica colocar a ciertas personas en puestos donde no exista el más mínimo peligro de volver a delinquir. Pero esos puestos existen.

El sacerdocio no es un trabajo del que uno es arrojado. Fue Dios, el Señor mismo, el que quiso que fuera un don irreversible. Si encima hay una capa de podredumbre de cuatro centímetros, ¡pues límpiese con paciencia y esfuerzo!

Me acuerdo de un sacerdote que recién ordenado se vio con total claridad que no tenía las condiciones psicológicas necesarias para ejercer el sacerdocio. Era una imposibilidad total. Incluso a él, hay que ofrecerle el ir a una casa “especial” donde pueda ejercer su sacerdocio en mitad de una comunidad, en medio del campo. Por supuesto que si quiere dejar el sacerdocio, se le respetará su decisión. Por supuesto que si, en esa casa, no obedece a las normas, podrá ser expulsado de ella.

Estoy seguro de que Jesús quiere que esas almas sacerdotales estén en un coro salmodiando, cantando salmos penitenciales, cultivando un huerto, escuchando la palabra de Dios en el refectorio que no que estén en sus pisos, abandonados, viendo la televisión; recordando, una y otra vez, lo que pudieron ser sus vidas y no fueron.

El modo en que consideramos al sacerdocio tiene mucho que ver con el modo en que consideramos a Dios. 

Me gustan tanto las fotos de estas concelebraciones. Esta es en la Catedral de Madrid.


Se decía de Moulay Ismail, sultán de Marruecos en el siglo XVII, que había tenido 1.171 hijos. Ha habido unos investigadores que han realizado los cálculos necesarios para saber si eso era posible. El resultado es afirmativo. Con un harén de unas 110 mujeres eso es factible, a pesar de que las mujeres, evidentemente, no siempre van a estar en periodos fértiles.

Sé que este dato no tiene demasiada relevancia para vuestras vidas, pero he considerado que podía tener su interés. Está claro que ese sultán no tenía demasiado problema con las feministas.

500 concubinas tuvo y 4 esposas. Ahora bien, Salomón tuvo setecientas esposas y trescientas concubinas. La Biblia nunca dijo que esto estuviera bien. Al revés, se dice que sus mujeres le desviaron del camino recto. Además, expresamente el Deuteronomio decía de cualquier rey: And he must not acquire many wives for himself, or else his heart will turn away (Deuteronomy 17:17).

Consejo de este blog para reyes premedievales o sultanes indios: Totalmente desaconsejable una casa con más de cien suegras. Lo digo completamente en serio, lo mejor es un saloncito pequeño con una mesa camilla, una televisión y una vida familiar relativamente monótona, pero tranquila.

El vídeo: Poniéndose el jersey con una flema admirable.

sábado, marzo 16, 2019

Cronologías bíblicas: visto lo visto ¿y por qué no?


Pensar que Adán y Eva fueron creados en el año 4004 antes de Cristo, ahora mismo, me parece, incluso, una idea totalmente moderna. O, mejor dicho, postmoderna. ¿No pueden las ultrafeministas decir cualquier cosa y quedarse tan anchas? Pues sí, a partir de ahora, ya no tengo ninguna duda:

4004 antes de Cristo, Adán y Eva.

1656 años después, el Diluvio. 
Eso fue en el 2.348 antes de Cristo, ni un año ni un año después.

2008 años después de Adán, 
en el 1.996 antes de Cristo, Abrahán.

Si alguien me dice muy serio que el homo sapiens apareció hace 200.000 años, le pienso comentar: “Sí, sí, yo también he oído esa teoría”.

Pero, interiormente, pensaré: “Seguro que la revista Science y Nature dirán, dentro de cien años, que los últimos descubrimientos ultramitocondriales apuntan ahora en la dirección de la Biblia”.

Aunque no descarto que alguna feminista radical ya pululara por esas fechas tempranas entre los tiranosarios. Pobrecitos. Aunque no es de descartar que se comieran a alguna.

viernes, marzo 15, 2019

Dejando claro quién manda aquí



La Biblia y los antropólogos


He escuchado hoy una magnífica conferencia sobre los estudios genómicos de la historia de la población europea. El experto es un profesor de cierta universidad española que demostraba un impresionante conocimiento de su materia. Me ha gustado mucho. Perdonad que no ponga el nombre ni de él ni de la universidad, pero no lo recuerdo y tardaría un rato en encontrarlo.

En un momento dado, este profesor explicaba el cambio tan grande que han dado los nuevos estudios genómicos a lo que se pensaba sobre la historia de los europeos.

Ahora ha quedado demostrado que muchas tesis que se daban por seguras acerca del neolítico y de los dos mil años posteriores eran completamente falsas. No es que fueran un poco erróneas, sino totalmente equivocadas.

El problema de los antropólogos es que llevo toda mi vida escuchando que algo ya está totalmente demostrado, plenamente demostrado, y diez años después leo cómo eso se ha demostrado que era falso. Todo es absolutamente seguro como que el sol luce en el cielo, hasta dentro de diez años. En este campo concreto de los inicios de la Humanidad, todo está archidemostrado hasta que tal o cual descubrimiento...

Hasta ahora me fiaba de nuestros queridos amigos los antropólogos y no sabía qué pensar acerca de las cronologías de la Humanidad en la Biblia. No negaba yo lo que decía la Biblia, pero pensaba cautamente: “¿Quién sabe si habrá una explicación que desconozco por la que, en realidad, las dos cosas se pueden conciliar?”.

Pero hoy he comprobado, otra vez más, los bandazos que da esta ciencia de la antropología. (El profesor no era creyente. No penséis que él me ha influido.) Así que, a partir de ahora, he abierto los ojos y lo echo todo a rodar: ¡Doy por cierta la cronología bíblica de la Historia de la Humanidad! La doy por cierta, segura y creíble. Se acabó la cautela. Al menos, la Biblia siempre me ha ofrecido la misma cronología, no como los otros.

Los antropólogos me han cambiado radicalmente, varias veces, la versión de los hechos en lo que llevo de vida. Si esto hubiera sido un juicio por asesinato, ya hubiéramos ahorcado a media docena de culpables. Eso sí, los hubiéramos sentenciado con pruebas indudables.

jueves, marzo 14, 2019

Los curas nos adaptamos a cualquier situación parroquial, pastoral o conventual


La reducción al estado laical



Cuando veo en toda lo largo y ancho de la Iglesia a sacerdotes reducidos al estado laical contra su voluntad, siento una grandísima pena. Si tienen que cumplir penas en una prisión, que las cumplan. Pero, al salir, debería haber casas donde pudieran vivir en comunidad, cultivando un huerto, rezando las horas en un coro, dedicados a trabajos manuales y a la oración.

Estoy tan convencido de lo sagrado que es el orden sacerdotal que siempre habría que ofrecer un destino de este clase para este tipo de presbíteros. Estoy seguro de que esta es la voluntad de Cristo. Si alguno quiere dejar el sacerdocio, que lo deje. Pero nunca echarlo.

El sacerdocio no es un trabajo del que te echan si estás dispuesto a someterte, a obedecer, a humillarte. Si los objetos sagrados se guardan en la sacristía, ¿no debería hacerse lo mismo con las personas sagradas? En los siglos pasados, siempre se hizo así y, desde luego, que hubo todo tipo de delitos eclesiásticos. Pero siempre se consideró que, si se arrepentía, se le podía enviar a un lugar penitencial e, incluso, aislado si era preciso.

En la pena de la reducción al estado laical (cuando es impuesta) no dejo de ver una cierta concepción secular del sacerdocio. Para los delitos penales, está el juez con su código legal. Para los pecados externos, siempre cabe la penitencia si se está dispuesto a cambiar, obedecer y vivir donde y como diga el superior.

Este tipo de casas de reclusión eclesiástica podrían llegar a crear un ambiente tan beneficioso para los que allí vivan, que se podría llegar a un acuerdo con el Estado, para que algunos presos comunes, presos no clérigos, pudieran pasar allí el tiempo final de su condena si así lo solicitan. Sería ya al final de su condena, cuando ya les queda poco para salir. ¿Quién se va a fugar en el último año de condena? Si cada diez clérigos, dos fueran este tipo de presos, no sería una cantidad excesiva.

El Estado aliviaría un poco el exceso de presos en sus cárceles y ahorraría dinero, pagando la misma cantidad que le cuesta mantenerlo en una prisión. Sería un beneficio para el preso y para el sistema penitenciario. La cantidad sería mínima, tal vez veinte presos en toda la nación, pero el bien para esas personas podría ser inmenso.

Qué bonito sería ver a algunos presos salmodiando en un coro vestidos con un traje adecuado a su condición laical, entre sacerdotes; cuidando de unas gallinas, limpiando el claustro. Esas casas podrían ser un bálsamo para un flujo pequeño, pero constante de personas.

miércoles, marzo 13, 2019

El misal que uso todos los días en la misa


Tengo la inmensa fortuna de celebrar en un altar que tiene una preciosa cruz sobre los manteles, una cruz que me da muchísima devoción. Cómo cambia la misa si se puede mirar el rostro de Cristo que nos mira a su vez desde la Cruz. En su momento, ya puse una foto de esa cruz en un post:

Después llevé a cabo algo que había tenido en mente durante un par de años: realizar un misal de gran formato donde pudiera haber letras capitulares y márgenes para hacer anotaciones. Y, sobre todo, pronunciar las palabras de la transubstanciación en unas páginas que reflejasen la augusta majestad de ese momento. Abajo pongo una foto de esas dos páginas que son el centro de la misa.

 En realidad, no es un misal entero, sino solo los cuatro cánones del misal actual de España.

¿Por qué lo digo aquí? Porque estoy pensando venderlo y con el dinero hacer un misal mejor: con mejor encuadernación y mejoras por aquí y por allá.

Si alguno está interesado en comprarlo, que se ponga en contacto conmigo: fort939@gmail.com
Preferiría que lo comprara alguien como regalo a un sacerdote que lo fuera a utilizar.

La primera foto de abajo es la de la consagración del pan y del vino.











martes, marzo 12, 2019

¡Tradición!



Hay dos películas que se pueden contraponer de un modo perfecto: La gran belleza y El violinista en el tejado. La primera es una película sensual que expresa magistralmente el relativismo de nuestra sociedad y el hastío de vivir subsiguiente. El protagonista siempre se halla rodeado de gente, pero siempre está solo, interiormente solo. Acude a innumerables fiestas, pero está triste y decepcionado de todo.

El violinista en el tejado muestra la alegría de vivir en comunidad, la felicidad de levantarse cada mañana inserto en una familia, rodeado de amor. Con problemas, no deja de haber problemas, pero la existencia, globalmente, es dichosa. La religión aparece como el pilar esencial de la bendición sobre el individuo, la familia y la comunidad. El resultado de todo eso es que, incluso en la desgracia, ven la existencia como una dicha.

Es difícil encontrar dos películas que contrapongan de modo más perfecto dos mentalidades, dos sociedades, dos formas de vivir el tiempo que uno camina sobre la faz de la tierra.

.....................................

Otra consideración, esta pequeña, que me gustaría hacer: La lista de Schindler es una obra técnicamente perfecta… pero fría. Con un presupuesto incomparablemente inferior, sin embargo, Norman Jewison filmó una película rebosante de poesía y grandeza.

 .....................................

Vuelvo a poner debajo el link de esta canción Tradition, porque los que nos dedicamos a escribir libros ni los que se dediquen a dar clases en las facultades de teología ni los obispos pueden olvidar que la religión no es una base mínima sobre la que levantamos algo que es puro producto de nuestra razón o del acuerdo, sino que también es tradición. No es solo tradición, pero también es tradición:


lunes, marzo 11, 2019

La razón de porqué Dios otorga los puestos en las diócesis y en el Vaticano a quien quiere con voluntad subsiguiente



He visto, otra vez, la canción “Si yo fuera rico” de Un violinista en el tejado. Ya he mencionado la belleza de esta canción (y de toda la película) en otros posts.

Pero esta vez, cuando la he visto, he escuchado la canción como una oración. Es curioso que, hasta ahora, no lo hubiera hecho, porque la canción es una serie de peticiones del protagonista dirigidas a Dios.

El caso es que escuchada esta canción como una oración es una bellísima enseñanza acerca de por qué la mayoría de las personas no somos ricos.

¿Para qué quiere el granjero ser rico? No le pide ser muy rico, solo le pide una pequeña fortuna. ¿Pero para qué? Pues dice que para tener una casa con más habitaciones, para poseer más gansos. También le dice a Dios que, en realidad, quiere ser rico por la esposa.

Alega que así no tendría que trabajar duro. Aunque no se da cuenta de que ese ejercicio le mantiene sano y fuerte.

También dice que le gustaría que los demás le pidieran consejo, porque when you are rich they think you really know. También tendría un asiento especial en la sinagoga.

Pero el pobre granjero acaba reconociendo una gran verdad que vale para él y para el sacerdote: You decreed I should be what I am.

Este blog lo leen un cierto número de sacerdotes. Considero que esta es una gran verdad que guía la vida de todos: Tú decretaste que yo fuera lo que soy. ¿Ambición de dinero los laicos? ¿Ambición de puestos los clérigos? Hay que volver a escuchar esta canción que es un sermón de Dios.


Ah, otro vídeo dedicado para las feministas radicales:
https://www.youtube.com/watch?v=gRdfX7ut8gw

Aprovechad para ver la película ahora, porque, dentro de unos años, será completamente ilegal verla o conservarla en vuestras casas. Hay demasiados mensajes subversivos en El violinista en el tejado.

domingo, marzo 10, 2019

No soy antifeminista, pero masoquista tampoco



Después de ver las manifestaciones de anteayer y la cólera de las ultrafeministas cada vez más desatada, me pregunto qué ser humano de género masculino querrá casarse con una radical permanentemente enrrabietada. No sé, debe ser como casarse con Robespierre. 

Desde luego, lo que vi, en la pantalla de la televisión, no es la típica mujer vestida con falda que sonriente te espera para la cena con el pastel de manzana recién sacado del horno y te pregunta si quieres recibir un masaje en los pies antes de la cena.

Pero, vamos a ver, ¿quién va a querer casarse con eso? Suegras potenciales, lasciate ogni speranza.

He visto tanto furor en las más radicales que me pregunto si no habrá algún populista que convenza a las radicales de que si quieren concienciar a la sociedad se echen encima a sí mismas un cubo de agua helada. Millones de estas podrían intentarlo.

Todo es posible: ¿No hubo alguien que convenció a los independentistas catalanes que el símbolo que debían poner en sus coches era un burro? Sé que los colombianos que me lean creerán que estoy bromeando, pero os aseguro que es así. Cuando he hablado con algún catalán independentista, le he dicho: Mira, entre amigos, reconocerás que eso fue un gol muy bien metido. Seguro que la idea se le ocurrió a alguien de Burgos o Valladolid.

Con una buena campaña, se puede convencer a las ultrafeministas de que para concienciar a la sociedad tienen que dejar de comer durante cuatro días o echarse un cubo de agua encima o tratar de pronunciar “otorrinolaringóloco” con la boca llena de harina.

Aquí os pongo al primer feminista o posible futuro feminista intentándolo con denuedo para concienciarnos a todos:


Post data: Hoy he visto dos trozos de documental durante la comida. En uno las mantis religiosas, devoraban al pobre consorte. En el otro, las ultrafeministas esperaban inútilmente que una víctima cayera en algo parecido a una relación estable.

Pero el aspecto de la hormiga-león que esperaba en el fondo del cono de arena asustaba a todo hijo de Adán. En fin, siempre quedan los gatos.

sábado, marzo 09, 2019

Viva el feminismo, viva Zapata, viva el progresismo, viva Walt Disney



Vivimos en una sociedad en la que un cardenal es condenado a pasar el final de su vida en la cárcel por la palabra de una sola persona que estuvo cinco minutos a solas con él al final de una misa, mientras que unas activistas feministas son absueltas tras subirse a la peana de la cruz de la Catedral de la Almudena con el torso desnudo y gritando unas cosas que prefiero no poner aquí.

Cierto que estas feministas, en segunda instancia, han sido condenadas; pero a una multa mínima. Alguien me preguntaba que porqué hablaba de “ultrafeminismo”. Las cosas que defendían y defienden algunas feministas son totalmente justas: igualdad de dignidad, igualdad de salarios, acabar con acoso en el trabajo, acabar con prácticas y mentalidades machistas.

El problema es que el movimiento feminista ha derivado hacia otras muchas cosas, y estas no son razonables. Y, en los últimos tiempos, están volviéndose un peligro para la libertad de pensamiento con la imposición de un pensamiento que no admite disidencia. 

En mis posts de todos los años pasados, siempre me refería al ultrafeminismo. Pero ya es justo afirmar que feminismo se ha radicalizado. No hace falta colocar el prefijo “ultra”, ya no. El feminismo en España, hoy día, es una agresiva corriente inquisitorial que solo mejoraría sus esencias si fuera obligatorio ser lesbiana para incorporarse a ella.

Pongo, para el que esté interesado, este buen y honrado vídeo sobre el feminismo:


No tengo la menor duda de que será ilegal poner links a este tipo de vídeos dentro de unos años. Hoy iba a poner una foto de una feminista gritando a un gato, pero no quiero ser denunciado.

viernes, marzo 08, 2019

Jacob bendiciendo a sus hijos. Jesús bendice a sus seguidores.




Estoy totalmente contra la sociedad patriarcal. Estoy totalmente a favor de los movimientos ultrafeministas.
¿Puedo marcharme ya?
Por favor, no me peguen.

………………………………….

Qué gusto poder contar chistes como este antes de que sean un delito.

Nota para el futuro: Señor juez, unos niños malos me obligaron a contar ese chiste. Pero yo siempre estuve de corazón a favor del feminismo más radical. ¡Soy un feminista! Me obligaron a contar ese chiste.

…………………………………...

Yo estoy totalmente a favor de la igualdad de dignidad de las mujeres y los hombres, en todos los campos. Pero no nos engañemos, el ultrafeminismo no tiene fin. Por más que se llegase a la situación de más perfecta y justa igualdad entre sexos, siempre se puede exigir algo más y cada vez con más rabia.

Además, no nos olvidemos, la última parada de este tren es la Iglesia Católica. Como todo movimiento radicalizado, necesitan un enemigo visible, es una necesidad imperiosa. La Iglesia cumplirá perfectamente esa función.

¿Se puede hacer algo? ¿Se podía hacer algo en Alemania, en febrero de 1933, cuando se aprobaron las medidas que acabaron con la República de Weimar? Indudablemente, no. Ya, para entonces, era demasiado tarde. Pues, bien, ahora los lobbies LGTB, los grupos ultrafeministas y la mentalidad anticristiana ya han tomado el Poder. Están, sustancialmente, en todos los partidos, tienen en su mano los medios de comunicación y se muestran gradualmente agresivos. El Poder y los medios han sido completamente tomados no por un partido, sino por una mentalidad. Los países que todavía resisten serán invadidos por este Nuevo Orden en el próximo decenio.

Estoy leyendo, estos días, una biografía sobre Robespierre. Hoy justamente me ha tocado la parte del Terror. Recordemos que la época de los tribunales populares, las ejecuciones diarias, la persecución de los tibios y los neutrales, o el atar a los reaccionarios a las bocas de los cañones antes de dispararlos comenzaron como una era de la Ilustración que iba a iluminar las tinieblas medievales. 

Las semillas del error florecen exuberantes, el precio lo pagaremos primero los cristianos, después toda la sociedad se verá embarcada en alguna aventura (la que sea) fruto de la suma y mutación de esos errores. Y toda la sociedad podrá ver con sus ojos adónde les ha llevado el quebrantamiento de los Pilares de la Verdad.

Hoy un vídeo sobre el feminismo, mañana otro:

jueves, marzo 07, 2019

Hoy es un jueves soleado y primaveral


Esta foto muestra cómo comenzamos la misa diaria en mi convento. Todos los días es así. Sencilla, pero arreglada. El estilo hippy para quien le guste.

Las normas para el ayuno cuaresmal entre los ortodoxos son las siguientes: Se anima a no comer nada en el primer día de la Cuaresma; el jueves y el viernes a no comer nada hasta la caída del sol. Y en las siguientes semanas a no tomar ningún producto de origen vegetal: ni carne ni pescado ni leche, tampoco alcohol. En los fines de semana, se propone hacer una sola comida al día.

Durante la Semana Santa, se procura hacer solo una comida al día, antes de ir a los oficios del atardecer. Como es lógico los fieles hacen lo que pueden según sus fuerzas. No todos siguen estas recomendaciones de forma estricta.

Como estas prácticas eran demasiado duras para algunos lectores de este blog, algunos han decidido sustituirlas por otros sacrificios: tales como no tomar chocolate o no tomar más de media tableta al día. Otros han sustituido estos duros ayunos ruso-alimenticios por el sacrificio de no ir al casino desde el lunes al miércoles. Algún otro ha sustituido estas medidas tan duras por no criticar o, al menos, contar hasta tres antes de hacerlo. Una mujer ha dicho que sustituirá todos estos ayunos ortodoxos por el sacrificio de no hablar, durante la Cuaresma, de la sociedad patriarcal que oprime a las mujeres; o que si habla de ello, al menos, tratará de hacerlo sin violencia verbal.

Una última cosa: Ayer en Alcalá cayó una granizada que, en un momento dado, se transformó en una brevísima, pero intensa nevada. Cambiando de tema, aquí está el audio del sermón de ayer en mi convento.



miércoles, marzo 06, 2019

Este año comenzamos con la ilusión de llegar al destino renovados



Ya tenía decidido, desde el comienzo de la semana, que el primer día de la cuaresma, hoy, tenía que ser una jornada especialmente consagrada a Dios. La primera piedra de la construcción debía proveer un buen fundamento para los días que se iban a asentar encima.

Lo único que me ha fallado es encontrar un texto profundo sobre la cuaresma. Creía que tenía un largo artículo de un autor ortodoxo que me gustó mucho y lo guardé. Pero no lo he encontrado por más que he buscado. Como lectura de la Biblia, he comenzado a leer y meditar el Libro de Lamentaciones.

Espero que este tiempo sagrado de cuarenta días sea un gran empuje para mi vida espiritual. Los propósitos ya están escritos: concretos, pocos, realizables.

Os pongo aquí el link con el mensaje del papa para esta cuaresma, está en audio: