lunes, septiembre 01, 2014

Mis queridos lectores



















Lo del índice de ayer, para mí fue muy importante. Fue como ver todo el trabajo de mi vida de un solo golpe de vista. Como subir a una montaña y verlo todo desde lo alto. Puede parecer que no es algo tan difícil hacerse una idea de los propios libros. Pero os puedo asegurar que siempre me faltaba tiempo para subir a la montaña. Sí, no me había detenido a sentarme y contemplar el trabajo de una vida.

Esa falta de visión de conjunto, en parte se debe a que en lo que había trabajado hace unos años era en el índice de todas mis obras no publicadas. Y ese índice contiene muchas obras menores, opúsculos, cuadernos de notas, relatos breves y novelas no publicadas que hacían mucho más complicado tener esa idea de conjunto. 

Obras importantes sin publicar me quedarán unas seis que siguen durmiendo en mi cajón del escritorio; es un decir porque todo está en el ordenador. Y después hay un gran bloque de obras en espera de su fusión y refundición. Un complicado proceso de abreviación y remodelación.

Pero el índice de lo publicado me ha hecho ver las cosas con más claridad. Agradezco a todos los lectores que tengo su amabilidad y cariño. Creo que Pedro de Valladolid os ha ganado a todos y merece el título de Primus Phorteologus.

No debo dejar de citar a María Catalina, a Anxelina y un gran lector anónimo. Anxelina, ya que me dices que lo has analizado con tus alumnos, debo decirte que la versión que aparece en el link mío de descarga, es una versión corregida de erratas en sus dos terceras partes. Esta semana espero acabar la corrección.

También me dio mucha alegría poder disponer finalmente de un lugar propio donde poder poner mis obras directamente a disposición de mis lectores. Los sistemas anteriores dependían de otras webs  y requerían el concurso de informáticos. Si yo revisaba una obra y hacía cambios, tenía que molestar a otras personas para hacer los cambios. Ahora eso ha cambiado y, encima, me encanta la presentación que tiene el sitio.

Queridos lectores, os aseguro que os quiero. No os conozco y, sin embargo, me gustaría charlar con vosotros, dar un paseo. Ver el rostro desconocido del que se inclina a leer mi página. 

domingo, agosto 31, 2014

Por fin, el índice completo de mi obra integral, la obra de toda una vida


Hace mucho tiempo que deseaba tener online un índice completo de mi obra integral. La razón es que hay lectores que como yo los llamo en broma se han convertido en unos verdaderos forteólogos, leyendo todas mis obras y, a veces, varias veces algunos títulos. Esos lectores apasionados bien se merecían ese índice completo que aquí lo podrán encontrar:


Esto incluye también un lugar en Internet para los lectores puedan comentar entre ellos mis libros:


Y, por último, un link para descargar mis obras completas en su versión más actualizada, pues algunas de ellas sufren cambios y correcciones:


Hoy leeré los comentarios de este post, porque tengo una curiosidad: Los lectores de este blog, ¿cuántos de mis libros habéis leído? Podéis poner las respuestas en los comentarios en este link:



El índice completo de mis obras se lo podéis agradecer a una noche de insomnio. Sin esa noche en la que el sueño no venía a mí, seguiríamos sin el índice actualizado.

sábado, agosto 30, 2014

Trascoros, canónigos, incienso, girolas, subdiáconos y lectores


¿Por qué escribí los posts de los últimos días? Pues porque me da pena ver la cosa tan grandiosa que eran las catedrales en los siglos pasados y en lo que se han convertido hoy en tantas ciudades. Cuánta gloria daban a Dios con su vida litúrgica.

Hace ya muchos decenios que las catedrales han quedado mudas. Cuántas he visto que, en la práctica, son meros museos. Catedrales en las que sólo hay una o dos misas diarias y las diez o quince misas del obispo a lo largo del año: eso es todo. Nada que ver con la vida que rezumaban en siglos pasados.

Una catedral no es simplemente una iglesia más grande. Debería ser un templo de naturaleza muy diversa a una parroquia. Tendría que ser el órgano donde resonara diariamente la celebración de la liturgia de las horas. El lugar donde a cualquier hora los fieles pudieran ir sabiendo que van a encontrar un sacerdote en el confesonario. El marco de ceremonias diversas: la vida litúrgica no se agota en la misa. El espacio perfecto para grandes pontificales. Y hay que recordar que un pontifical no es simplemente una misa con muchos curas.


Se me dirá que el problema es que no hay sacerdotes. ¿Tenía mucho clero un San Agustín en su pequeñísima ciudad? Por supuesto que no. Pero el obispo se reunía diariamente con su pueblo y su clero para orar a Dios todos juntos, como una familia. Había un gusto por las grandes ceremonias, incluso en esas pequeñas ciudades del norte de África como Hipona. 

Para esto, la falta de clero se soluciona involucrando a los fieles. Siempre hay fieles deseosos de ofrecer a Dios un culto esplendoroso. Incluso se pueden resucitar las órdenes menores que eran órdenes laicales, no lo olvidemos. Cualquier cosa, menos ver a la catedral convertida en un mausoleo mudo.

Trascoros, coros, canónigos y catedrales (II parte)



















Siguiendo el post de ayer. En esa visión del templo, el coro era el corazón y el ábside (con el altar mayor) era la cabeza. El altar reflejaba la idea de Sancta Sanctorum. Esto provenía de la idea del templo como progresión, como peregrinación hacia el punto sacro culminante.


En la imagen de ayer que representa a Canterbury, se ve cómo el altar del ábside estaba detrás de un muro. La catedral, cualquier catedral, de esta manera, pasaba a ser un espacio compartimentado. La idea de lo sagrado se realzaba de modo máximo, sacrificando el concepto de espacio simple o diáfano. Porque lo sagrado se realza a través del velo, a través del ocultamiento.

Ay, en qué desierto nos encontramos. Muchos han debido ser nuestros pecados para haber caído, hoy día, en manos de los arquitectos modernos.

viernes, agosto 29, 2014

Trascoros, coros, canónigos y catedrales: es decir, todo lo que el ser humano necesita para ser feliz



















Cada vez me convenzo más de la genialidad medieval de colocar los coros para canónigos en mitad de la nave mayor de las catedrales. Esos geniales arquitectos, obispos, artistas y monjes descubrieron que un templo, una vez que se alcanzan ciertas dimensiones, ya no impresionan más porque los construyas más largos. Es más, la visión humana tiene cierta dificultad para encontrar referencias que permitan valorar esas dimensiones, una vez que pasan de cierta longitud.

Pero lo que sí que descubrieron era que el templo sí que ganaba en complejidad y misterio si no se descubría de una sola vez, con un solo golpe de vista. Además, la idea de dotar a la catedral de una especie de grandioso corazón litúrgico les parecía inexcusable. El altar era el centro sagrado. Pero ese centro sólo estaba en uso a primera hora de la mañana. Durante el resto de la jornada, lo que funcionaba era la maquinaria capitular de las horas canónicas.

La idea de toda la catedral llena de gente desde el comienzo de la nave central hasta el final del ábside, es una idea moderna. Válida en las basílicas romanas y previamente en las mucho más pequeñas catedrales románicas. Pero, en las catedrales góticas, incluso el obispo estaba cerca de los que atendían a la misa. Pues el espacio estaba limitado entre el comienzo del coro y el comienzo del presbiterio.

En una época sin micrófonos y con la única iluminación de la luz natural, la idea de una nave central llena de gente hubiera supuesto no haber oído nada de las palabras del obispo y apenas haberlo visto.


Me descubro, una vez más, ante la genial organización del espacio sacro (casi laberíntico) ideado por el clero medieval. Cuanto debemos aprender en una época en la que el arte sacro está dominado por la funcionalidad y por una equivocada idea de simplicidad. Las catedrales medievales en su mayor esplendor lo que menos les importaba era la funcionalidad y buscaban a propósito la complejidad laberíntica: criptas, diferentes planos de altura en las girolas, trascoros, sepulcros monumentales colocados en medio de los espacios, etc. 

miércoles, agosto 27, 2014

Nací en esta casa. Mi infancia fue normal.

Otro día más dedicado a correcciones gramaticales de Historia del Mundo Angélico. Y, ojo, sólo gramaticales, casi ninguna de estilo. Porque me dedico a incorporar al texto las observaciones que un filántropo de la gramática, colombiano, me está haciendo desde el otro lado del océano.

He dedicado hoy más de una hora o dos a repasar las reglas acerca del uso de las comas. Mis anotaciones personales sobre este espinoso tema suponen diez páginas.

Queridos lectores, vosotros no os preocupéis: poned las comas como os plazca, incluso de un modo aleatorio. Compadezco al pobre, que como yo, quiera poner orden en su mente sobre este tema tan torturador.
Si alguien piensa que estoy exagerando que eche una hojeada a este link de la Real Academia:



De verdad que ahora mismo me apuntaría a cualquier yihad contra la dictadura del uso complicado de las comas. Y sería muy comprensivo con cualquier terrorista linguístico que hiciera explotar una bomba gramatical en medio de esas inhumanas listas de reglas.

Hoy esto, mañana ya me pesaré


Hoy he seguido corrigiendo el mismo libro que ayer. He comido (y cenado) pizza porque hoy es uno de los Martes Locos de Telepizza, una mediana por 5 euros.

Youtube en su larga historia nos ha enseñado muchas cosas. Por ejemplo, que cuando los gatos mueven la cola de un modo nervioso y amenazante va a suceder algo.


Otra cosa que nos ha enseñado Youtube es que los adolescentes tienen una clara tendencia a pensar que los objetos serán menos duros con sus cuerpos y que la ley de la gravedad está dispuesta a hacer excepciones con ellos.

lunes, agosto 25, 2014

Un trabajo impecable de dibujo



















Hoy he grabado una conferencia para sacerdotes de Estados Unidos que se reunirán en Los Ángeles dentro de una semana. Hablar en inglés siempre supone una disminución de la calidad de lo que digo. Pero así son las cosas.

Después, me he dedicado a incorporar las correcciones que me ha hecho un amable filólogo de Colombia para mi primera edición en España de Historia del Mundo Angélico.

Si hay algo que abomino es coger una lista de correcciones e pasarlas a una obra mía. Es una labor tediosa que me produce muchísimo fastidio. Aun así, necesaria.

Cierto que podría dejar que los correctores hicieran esa tarea. Pero suelo disentir de muchas de sus correcciones. Muchas de sus indicaciones son totalmente acertadas. Pero otras son opinables. Y entre las opinables, hay siempre una buena parte con la que concuerdo. El resultado es que tengo que hacer con mis propias manos esta tarea de buscar frase por frase, valorar la corrección y decidir. Cuando son unas doscientas o cuatrocientas las frases, creedme, es para perder la paciencia cada media hora.

Además, la colocación de las comas es uno de los misterios no resueltos en mi vida. La colocación de las comas es el enemigo natural de todo escritor.

Ahora, después de la misa en el convento recordando la memoria del rey Luís de Francia, he cenado y estoy escribiendo este post. 

Y la belleza de la fe se hizo piedra
















Precioso conjunto escultórico que muestra la dormición de María, y abajo la presentación de María en el templo.

sábado, agosto 23, 2014

Mi cuarto de baño (ojalá).


Hoy cosas varias. Vi ayer que Telemadrid puso algunas imágenes de asesinatos fría y cruelmente perpetrados por yihadistas en su noticiario. Francamente, ver ciertas escenas me parece peor que visionar pornografía. Hay cosas que jamás una televisión debería emitir. Hay cosas que hieren el alma, más que ver una escena de sexo.

He puesto nuevos sermones, muchos. Tenéis para rato:

Os confieso que cuando, a veces, estoy relajado después de la cena, me gusta mirar críticas y recensiones de mis libros. Éste dice tal cosa, ése tal otra. Ése me halaga, el otro me denigra.

Una de las cosas, por ejemplo, que me ha sorprendido es la cantidad de lectores de Torres Góticas se han fijado sobre todo en un capítulo, el de las vacaciones del cardenal, que para mí no tenía mucha importancia. Los lectores se sorprenderían al saber que los autores (todos) solemos leer muy cuidadosamente todas las cartas que nos hablan de nuestros libros. Quizá no podamos responder por falta de tiempo. Pero ninguna carta sobre un libro nuestro deja de ser atentamente leída y releída.


Debo confesar que los emails sobre mi Summa Daemoniaca no los leo con interés, lo confieso. Porque recibo tantos emails sobre ese libro, que su número casi parece una plaga de langosta. Pero los que se refieren a las novelas, son muchísimos menos. Y me gusta establecer esa conexión con el lector. Lo ideal sería recibirlos en casa, de tres en tres, e invitarles a un té con pastas. Pero Chesterton con tanto té con pastas acabó con más de cien kilos.

viernes, agosto 22, 2014

De parte del señor alcalde


Se está debatiendo un cambio legal para que en España el candidato más votado, sea directamente alcalde. Desde un punto de vista de la filosofía del Derecho Consti-tucional la cosa está clara: los ediles son los que deben elegir al alcalde. ¿Por qué? Pues porque los ediles son los representantes del pueblo, los representantes de la voluntad popular. Si el que tiene más votos, pasa directamente a ser el alcalde, se podría dar la situación en que un candidato que logró el 20% de los votos, podría llegar a ser alcalde, aunque el 80% hubiera preferido claramente a otro.

Lo lógico es que sea la voluntad popular (a través de los representantes) los que elijan quien quiere que les gobierne. Mientras que del otro modo, a veces una minoría podría imponer su candidato frente a la mayoría. Esta reforma, por otra parte, nace con el propósito de evitar que los partidos de izquierda (muy divididos) se coaliguen. De este modo, la derecha (que está más unida) saldría con clara ventaja. Se trata de una reforma que huele a podrido desde el principio. A mí me ha extrañado mucho que un partido supuestamente serio promoviera semejante despropósito por arañar unas cuantas alcaldías.

A mí no me gustan los partidos de izquierdas, porque tratan muy mal a la Iglesia. (Creo que algo habéis notado en este blog. Ya lo sospechabais, ¿no?) Pero soy un demócrata (aunque un demócrata clerical) y quiero que se respete la voluntad popular, incluso cuando no coincide exactamente con la mía. Así que espero yo (que soy un demócrata teocrático) que el PP no apruebe este desbarajuste que parece sacado de Amanece que no es poco. Y eso que Rajoy me cae bien. Lo digo de verdad, sin ironía. A veces pienso que soy al único que le cae bien en este país. Aunque ya no le votaré. Porque, a partir de ahora, votaré a partidos que inequívocamente defiendan valores cristianos.

Ya lo hubiera hecho en las últimas elecciones. Pero descubrí que seguía censado en Roma. Qué bonito es estar censado en Roma. Seguiré censado allí hasta las próximas elecciones solamente pour l´illusion

jueves, agosto 21, 2014

No epilogue today


Hoy ha muerto un joven de 28 años al que ayer le cayó parte del recubrimiento de un balcón que se desprendió de un edificio en Madrid, en el barrio de Argüelles.

Para él, ya no tiene ningún interés el avance yihadista en Irak, los avances económicos del PIB chino, el crecimiento demográfico musulmán, la crisis económica de Europa.

Ese joven podría haber leído Sinuhé, el egipcio, podría haber leído La Guerra Judaica de Flavio Josefo, podría haber visto por segunda vez La Duda, como hice yo ayer. Pero ya no podrá leer esos libros, ni ver las futuras obras maestras que surjan en los próximos años.

Le cayó encima todo ese cemento y ladrillos a las 20:00 horas. Si por razones como el viento de hace unos meses o la humedad del invierno hubiera caído todo eso una hora antes o una hora después, el joven seguiría inmerso en este mundo, con sus problemas, sus agobios, sus pequeñas alegrías, sus vacaciones deseadas para el próximo verano.

Borges diría que ha sido liberado. En el teatro del mundo, explicaría Calderón de la Barca, ese joven de Argüelles recibió un papel corto. Los hermanos Wachosky no tendrían la menor duda de que Matrix controló hasta el modo en que bailaron en el aire los fragmentos constructivos en su recorrido desde el punto A al punto B.


No sé, hoy no ha epílogo, ni conclusión, ni siquiera un apéndice enigmático. Sigo inmerso en la nube recorrida por bolas de nieve crecientes en las que se hallaba el joven de Argüelles. Sigo andando en un atlas recorrido por millones de bolas que van del punto A al punto B. Creo conocer algo de la programación que rige los desplazamientos de esas bolas de distintos tamaños, así como el crecimiento de las bolas de nieve.

Lo siento por vosotros, jóvenes, que comenzáis la vida


Un hombre indefenso, un hombre que habrá suplicado piedad miles de veces. Una imagen dada al mundo. Para que la vean sus padres, sus vecinos, sus amigos. La frialdad de grabar la muerte de un ser humano.

Estamos en el año 2014, eso es lo increíble. Estamos en el año en el que se hacen patente el resultado de demasiadas decisiones equivocadas del pasado. El presente es fruto de nuestros errores, de demasiados errores acumulados. Y ahora la bola de nieve es excesivamente grande, y encima hay varias bolas de nieve creciendo.


¿Qué pensar de todo esto? Leed a los profetas en la Biblia. Allí está todo dicho. Allí están nuestras equivocaciones del pasado, la descripción del presente, y la triste constatación de que ya es tarde. Se va acercando una nueva cuaresma.

martes, agosto 19, 2014

Más sirenas


La imagen del post de ayer era de sirenas. La de hoy también. Aunque las sirenas que describe Homero, son sirenas aladas. Se trata ésta de una pintura sumamente detallista, sumamente fidedigna a la verdad histórica. Las sirenas no existen, pero la imagen que imaginó Homero fue algo así.

Se acerca el tiempo del Sínodo de la Familia en Roma. Octubre, un mes para marcar en nuestros calendarios. Allí se desatarán argumentos, pasiones, presiones, deliberaciones y declaraciones. Tengo muy malos presentimientos. 

Pero recordad, pase lo que pase, debemos estar con el Papa Francisco.
Sin duda algunos irán con deseos de dar la batalla, de no someterse, de comenzar una andadura en solitario. Porque andar fuera de la Iglesia, siempre es andar en solitario.

Las espadas dialécticas que ahora descansan, serán empuñadas, estarán en alto y sus pomos serán apretados con fuerza. Gran tormenta se prepara. Nuestra seguridad es el primado de Pedro. Francisco es la cabeza de los sucesores de los apóstoles. Sea lo que sea que se diga, yo estaré con el Papa.


Pero cuántas almas se van a desviar y después a extraviar. Cuantos engranajes se van a poner en marcha, que a su vez moverán otras ruedas dentadas, que acabarán produciendo efectos muy desagradables. Los tiempos están maduros. Que se desaten las tormentas, ya es la hora.

Un click fatídico con toda la crueldad que Word puede albergar


Al final de la mañana, he abierto un documento Word. He hecho un pequeño cambio que me ha resultado mal, y he decidido cerrar el documento sin guardar cambios. Eso me era más fácil que volverlo a cambiar a como estaba antes.

Un mensaje me ha preguntado si desea guardar los cambios. He hecho click en el NO. Pocos segundos después, me he dado cuenta de que me había equivocado de documento. Había salido del documento equivocado.

Llevaba trabajando toda la mañana, cuatro horas ininterrumpidas. Cuando he abierto de nuevo el documento, no quedaba ni rastro de mis esfuerzos de aquella mañana. Todo estaba como me lo había encontrado tras acabar mi desayuno. 

Y ahora era ya la hora de la comida, las dos de la tarde.
He mirado en foros de internet, he consultado a un informático. Pero si uno hace click en salir sin guardar cambios, el programa es implacable. No queda ninguna copia de lo hecho.

Ahora a la noche, ya casi he podido rehacer casi todo lo desecho. Siempre estamos a un click del desastre.

En la imagen, aparece una miniatura medieval con una sirena. Qué mundo tan apasionante el de las miniaturas de la Edad Media. Y qué arte tan abstracto. Pero eran otros tiempos. Ahora en los ríos de Huesca no quedan ya ni cangrejos.

domingo, agosto 17, 2014

El pastor con su rebañito



















Tengo una amiga que se ha ido a Formentera. No la envidio. Porque yo aquí viendo youtube soy mucho más feliz. A veces pienso que una de las más notables felicidades terrenas está siempre a un golpe de click.

Os pongo un link a lo que he visto antes de escribir este post:

Comprobaréis que las piñatas deberían estar prohibidas por alguna ley federal. Youtube nos ha mostrado ad nauseam que cuando alguien va a romper una piñata, el peligro grave puede estar delante, detrás, a los lados, o muy lejos. Si alguna vez se establece algún gobierno mundial, las piñatas serán una de las primeras cosas en ser colocadas fuera de la ley.

Por otra parte, como veréis en el link, la sección de mujer gorda al que se le da la vuelta el gran aparato hinchable sobre el que se imaginaba que iba a flotar, sigue siendo un apartado con mucho éxito. Común, pero con éxito.

Y los gatos. ¿Qué sería de youtube sin los gatos?

sábado, agosto 16, 2014

Vita conventualis



Ayer tomó hábito en mi convento la postulante que entró hace un mes o algo así. Las postulantes toman un hábito muy sencillo distinto del que recibirán ya en el noviciado.

Tuvimos una ceremonia muy sencilla que podéis ver en este link. En ese link, también podéis ver la entrada de esta joven al convento.


Tuve la alegría también de compartir la comida en el almuerzo con sus encantadores padres. La clausura de mis monjas es muy rigurosa, de manera que la comida nosotros la tomamos en el locutorio, donde habían puesto una mesa.

Aunque yo sea el capellán, sólo entro en la clausura si es necesario para algo: dar la comunión a una enferma, administrar lo santos óleos, retirar el Santísimo Sacramento el día de Jueves Santos, o cosas así de inusuales. Y eso me gusta, porque si son una orden monástica deben preservar su clausura de forma estricta.

Estoy muy contento con mis monjas. Son muy marianas, muy espirituales y viven pobremente dedicadas a la oración. En la ceremonia que podréis ver en el vídeo, derramo unas gotas de perfume bendecido sobre el nuevo hábito. Tres perfumes en honor de la Santísima Trinidad, y uno de rosas en honor de la Santísima Virgen María.


Otra cosa que me gusta de la iglesia del convento, es que desde mayo hasta septiembre, puedo celebrar la misa sólo con luz natural, sin ninguna bombilla encendida en toda la iglesia. De esta manera, las velas de los seis candelabros de plata lucen esplendorosos, creando una atmósfera de penumbra y recogimiento.

Hoy dos posts




















He estado hablando en pasados posts de la menorá. Una foto es del candelabro de la catedral de Milán. Un precioso candelabro cuya presencia me parece muy adecuada en una catedral, puesto que no es una réplica del actual candelabro judío. La otra foto es del tenebrario del Monasterio de El Escorial. Las dos fotos me parecen óptimas, por su belleza y por su significado.

El dogma de la Inmaculada Concepción de María



















Tres visiones del momento en que el Papa Pío IX declaró el dogma. Lo del rayo de luz es porque hay muchos testimonios que hablan de que un rayo de luz iluminó al Papa al declarar ese dogma en la Basílica Vaticana. Obsérvese que el Papa lleva un fanón sobre la casulla.

viernes, agosto 15, 2014

El coro alto de El Escorial


La foto es del coro alto del monasterio de San Lorenzo de El Escorial. He puesto esta foto para reflexionar lo que era el rezo desde esos coros elevados en aquellos grandes templos de siglos pasados.

Puede parecer que la situación del coro no tenga demasiada importancia, pero no es así. Los monjes jerónimos en ese lugar tan elevado se hallaban en perfecto aislamiento del mundo. Desde la iglesia, los visitantes les escuchaban orar y cantar, pero unos y otros estaban perfectamente separados, sin distraerse.

El monje oraba en el coro hacia ese Dios que llenaba los espacios del inmenso templo que tenían ante sus ojos. Templo más misterioso por el hecho de que los monjes no bajaban a la iglesia. Ese espacio arquitectónico parecía mucho más grande, mucho más complejo, si era visto siempre desde la clausura del coro elevado. El templo pasaba así a reflejar mucho más el carácter grandioso y arcano de Dios.

Los monjes actuales suelen realizar todos sus oficios y liturgias en el coro de la iglesia en torno al altar. Mientras que para los jerónimos de El Escorial, las distintas oraciones y liturgias suponían un cambio de un lugar a otro. 

Salmodiaban en el coro, adoraban al Santísimo Sacramento en la capilla habilitada al efecto, escuchaban misa en las distintas capillas donde celebraban los padres, solían hacer la lectura espiritual en el claustro, pues allí había más luz. Toda esa riqueza de lugares para los distintos tipos de oración es mucho más interesante para la vida espiritual que realizar todo en el coro del presbiterio y siempre allí.o escuchar los salmos de los más de cien monjes desde la iglesia, pues la sonoridad tampoco es la misma. Desde esa posición elevada, reverbera muchísimo mejor sobre las bóvedas. Y desde esa posición se difunde mucho mejor, como un eco, por las naves laterales y capillas menores.


Realmente, el coro alto de ese monasterio, con todos sus asientos ocupados por monjes encapuchados, debía ser algo grandioso. 

miércoles, agosto 13, 2014

Sigue agosto


Hoy no he tenido hospital. Eso significa que he podido dar un empujón a un ensayo que me pidió un profesor de universidad. Ese ensayo sobre Derecho Constitucional lo escribí hace unos doce o trece años. Casi diría que lo hice en mala hora, porque ahora me he visto obligado a repasarlo antes de dárselo a este profesor. Y lo que iba a ser un repaso de una hora, se ha transformado en muchas horas.

Hoy, por la noche, a las 3.30 concretamente, me ha llamado un joven en plan de broma. Al año, tengo dos o tres llamadas de este tipo. Me he limitado a decirle que me llamara al día siguiente y que hablaríamos tranquilamente. Pero le ha salido el tiro por la culata, porque me dedicado a rezar por él durante un rato.

Debo decir que no me ha despertado. Porque en verano, con el calor, duermo mal y me había despertado y estaba desvelado.
Después de la comida, he leído un mensaje de un joven que me predicaba. Resulta curioso comprobar la cantidad de laicos cuya vocación parece ser la de predicar a los curas. Lo malo de este fuego amigo es que las balas son de verdad.


Cuando estos laicos-talibanes están en una parroquia, no les importa quemar la parroquia con tal de que se haga lo que ellos consideran que es lo mejor. Qué paciencia tienen que tener los párrocos.

martes, agosto 12, 2014

Hola, habitantes de Babilonia. Hoy os pongo una canción.


Lo que realmente llegó a ser la España católica de la época de mis abuelos y padres, difícilmente se lo podrán imaginar en todos sus grandiosos detalles los chicos jóvenes de esta época que han crecido en medio de una generación degenerada y pervertida. En la época de mis padres, escuché diez mil veces la música de Solamente una vez. Una canción que es todo un sermón acerca de la indisolubilidad matrimonial. Una canción que escucharon todos los españoles varios miles de veces en la radio, en el coche, en la televisión, en los bailes de pueblo.

Después, estas músicas serían despreciadas y ridiculizadas. Siendo sustituidas por el rock que hablaba de rebelión, relativismo, desobediencia, sexo libre, hedonismo y la ausencia de reglas.

Lo que jamás me imaginé es que la canción Solamente una vez tenía detrás una historia tan católicamente conmovedora. Os pongo primero la historia de esa canción contada en un vídeo brevísimo y a continuación la canción para que la escuchéis.

La historia

Y ahora la canción

He contado ocho















Si algún lector del blog tiene novia, puede decirle TE QUIERO de un modo especial, mostrándole la foto de este blog. El matrimonio y la posterior vida matrimonial están completamente asegurados. 3 de cada 1000 lectores se han declarado a su novia mostrándoles algún post de este blog. Cambiando de tema, hoy os pongo tres interesantes vídeos sobre Los Simpsons.

Intro versión real

verdadero arte

Estilo cine negro

lunes, agosto 11, 2014

Un famoso director de orquesta y los curas españoles


Sigo con el post de ayer. El post que trata de un director de orquesta inglés que criticaba a los curas españoles por no estar dispuestos a colocar a la orquesta delante del altar en las iglesias.

Lo siento Gardiner, pero el templo es para Dios y sólo para Dios, ni exposiciones de fotografías, ni músicas, ni nada. Prefiero la iglesia vacía pero digna, a que esté llena de gente que no viene a rezar o a escuchar una predicación. Lo siento Elliot, España y los curas somos así.

Quizá más allá de los Pirineos sean sumisos y condescendientes. Pero aquí somos cura de trabuco. El clero de aquí era un clero cazador de conejos, de sotana arremangada, muy del tipo Paco Martínez Soria. Y querido Elliot, cuando aquí un cura dice que no quiere la orquesta en el presbiterio, no insistas.


En la entrevista que diste a El País se te notaba muy quemado con el tema. Claro. No conocías el percal. Un cura inglés siempre es muy flemático. Pero aquí los curas hispánicos de pura cepa te montan un pollo por muy Elliot Gardiner que seas. 

domingo, agosto 10, 2014

John Elliot Gardiner y el típico cura hispánico de toda la vida
















Me sorprendieron hace unos días las declaraciones del director de orquesta John Elliot Gardiner acerca de los curas españoles. Se quejaba de que nosotros poníamos reparos a colocar a los músicos delante del altar. Pues claro Elliot, pues claro.

A lo mejor en otros países, todos se te cuadran y exclaman con una sonrisa: ¡a la orden! Pero aquí no. Aquí el clero es de armas tomar. ZP nos ha maleado mucho y ahora estamos muy resabiados. Y aunque venga Elliot o el mismo Beethoven mismo en persona, decimos que no y nos quedamos tan panchos.

Los templos no son auditorios para la gloria de ninguna orquesta. Si tantas ganas tienen de tocar como dice Elliot, que lo hagan en la misa. Pero si no que se vayan al auditorio municipal. La única música que se tocará a la fuerza en las iglesias españolas, será la de PODEMOS cuando la hagan sonar a fuerza de bayoneta.

Pero ese día no me extrañaría ver a algún cura defender la iglesia a tiros de trabuco desde el campanario.

viernes, agosto 08, 2014

El oficiio divino, un magno trabajo sacerdotal para santificar las horas


Los que rezamos el oficio divino cada día, tenemos que buscar medios para renovar el entusiasmo de este tiempo de oración. Hoy he rezado la hora nona y el oficio de lecturas paseando por mi casa. La configuración de mi pequeño piso de dos habitaciones permite recorrerlo formando un círculo. Antes de comenzar el oficio me he vestido con mi sotana y me he colocado la estola de mi ordenación. Como es agosto, pensé que iba a pasar mucho calor con mi hábito talar, pero no, no he pasado nada de calor.

Mientras escuchaba los salmos y las plegarias, tenía de fondo, muy bajito, cantos gregorianos de la abadía de Silos. Cada vez que comenzaba un nuevo salmo, me santiguaba con agua bendita de un bonito recipiente que tenía sobre la mesa. Lo hacía pidiendo al Señor que me purificara. Hoy es viernes y es un día penitencial.

Sin salir de la concentración del salmo que escuchaba, me hacía la  señal de la cruz en la frente, el corazón y los labios con esa agua sagrada.

Con todas estas cosas, he rezado de forma mucho más devota que otros días. He compartido esto con vosotros, porque hay sacerdotes que leerán esto y les puede servir para hacer ellos otras cosas (no necesariamente las que digo) que les lleven a rezar las horas canónicas con renovada devoción.