jueves, mayo 28, 2015

Reunión de curas


Hoy ha sido un día muy bonito y espiritual. En España se celebra la fiesta de Jesús Sumo y Eterno Sacerdote. Nos hemos reunido todos los curas de la diócesis. La verdad es que estábamos practicamente todos. A la misa no he podido llegar porque tenía guardia en el hospital. En la mesa hemos bromeado, hemos reído, hemos comido muy bien. Hoy es uno de los tres días que la diócesis nos paga la comida: Navidad, Misa Crísmal y hoy.

La comida ha sido muy buena. Sin ningún lujo, pero nos ha gustado mucho a todos. Espárragos de primero, codillo de segundo. El postre es lo que ha vuelto a fallar. Como siempre. Esa especie de bizcocho con nata totalmente empalagoso y que forma una bola en la garganta resulta ya un fallo recurrente. Voy a sugerir una crema, una cuajada, un muffin, lo que sea, menos ese bizcocho de color amarillo que nos persigue en todas las comidas comunitarias. Por lo demás, todo ha sido perfecto.

Lo malo es que había mucho ruido y he acabado con la voz destrozada. Tengo poca voz y me resulta difícil hacerme oír. Pero es igual, todo ha sido tan bonito. Ver a curas de arciprestazgos lejanos, curas ancianos y venerables, y jóvenes llenos de entusiasmo, rebosantes de salud y ganas de trabajar.


Yo me he tenido que poner un sombrero de paja, aunque iba con sotana. Porque el recorrido de la iglesia al mesón no era corto. Y cuando me da el sol sobre la calva, me duele la cabeza después durante horas. El sombrero de paja no pegaba para nada con la sotana. Pero me daba verguenza ponerme el sombrero clerical (la teja) que me compré en Roma. Me lo compré en Roma para llevarlo sólo en Roma. Pero ahora me lo estoy pensando. Todos me repetían que ese sombrero de paja era horrible y que me pusiera la teja. No sé, no sé. 

Nos hemos hecho una foto unos cuantos al salir. Yo soy el quinto de la tercera fila, empezando por la izquierda. El que está a mi lado es un poco progresista, pero tiene gran corazón.

miércoles, mayo 27, 2015

El Coloso


Me pregunta Bernardo Luís Munuera (autor de la web de literatura La manía de leer) qué libro me hubiera gustado escribir. Bien, ésa es una pregunta deliciosa que a todo escritor nos gustaría que nos hiciesen alguna vez.

En la vida de un escritor hay preguntas pesadas, aburridas, repetidas e insulsas. Y hay otras preguntas que tienen el don del encanto. Ésta es del segundo tipo.

Antes de decir un título, yo diría que me hubiera gustado escribir un libro largo, muy largo, de unas ochocientas páginas, que lo hubiera estado revisando toda mi vida. Un único libro que fuera la obra de toda la vida de un escritor. Un libro profundo, filosófico, de trama muy compleja, medieval.


Pero el libro que me gustaría haber escrito es Ficciones de Borges. Cambio toda la gloria de Umberto Eco, de Yourcenar, de Calvino, por ese libro delgadito, humilde del bonaerense. Un libro humilde procedente de un hombre humilde. Pero ese libro humilde es la literatura es su estado más puro y más excelso. 

martes, mayo 26, 2015

La Fundación


Los cuatro o cinco mayores líderes del mundo deberían ponerse de acuerdo en crear una fundacion independiente que se encargase de buscar las mejores mentes del mundo y ponerlas a trabajar en organizar un plan para acabar con la pobreza del planeta.

La fundación organizará el modo de recoger las mejores ideas que surgieran de todos los países. Después orquestaría el modo de discriminar cuáles son las mejores. Y en última instancia se organizarían para formar un plan óptimo, objetivo y realista que respondiera a una pregunta: ¿cuál es el mejor modo de acabar con la pobreza en el mundo?

Hasta ahora todo este asunto ha estado en manos de políticos. La única institución válida que se puso manos a la obra fue Naciones Unidas. Pero cuando esta institución todavía estaba llena de entusiasmo, sus decisiones estaban lastradas por la división entre bloques. La más interesada en no acabar con la pobreza del mundo era la Unión Soviética: cuanto peor fueran las cosas, mejor para sus planes estratégicos.

Pero ahora es necesario que se determine qué es lo mejor que se puede hacer para acabar con la pobreza. Determinar qué es lo mejor no significa que mañana se pongan manos a la obra. Pero, al menos, todo el mundo tendrá claro qué es lo que hay que hacer.

Hay que dejar claro que el mayor obstáculo hoy día para luchar contra la pobreza son los gobiernos de esos países pobres. Eso es algo que no sólo hay que tener en cuenta, sino que ése es el gran problema. Si esa fundación se crease, no sólo habría que ir por fases, sino que incluso quizá habría que comenzar las cosas por sectores por países concretos. Concentrar la ayuda en naciones concretas, para que otras poblaciones presionen a sus gobiernos para que acepten planes de saneamiento que vayan a la raíz de los problemas.


En fin, cualquier cosa será mejor que seguir de espectadores ante tanto sufrimiento. Hay que hacer algo, hay que ponerse en marcha. No basta con lamentarse, hay que organizar una cruzada contra la pobreza mundial. 

lunes, mayo 25, 2015

Del que surge el Tiempo


(Sigue de ayer.) Esa sensación se hizo mucho más intensa al cumplir los 40 años. Ése fue mi particular Rubicón. De niño pensaba que los viajeros al atravesar la línea del Ecuador veían una línea o algo así. No sé qué pasará a bordo de un barco, pero el ecuador de la vida sí que lo sentí. Era una línea casi palpable.

Desde entonces el tiempo lo consideré un regalo, un arca cuyo tesoro contenido era precisamente el tiempo. Desde entonces, vi el tiempo como algo tan limitado, tan precioso, tan irrecuperable. Esta visión de la vida como tiempo no es triste, al revés, todo lo contrario.

Pero es cierto que en la niñez y la juventud se ve la muerte como algo ajeno, es un concepto. La muerte es lo que les pasa a otros. El tiempo es algo indefinido. Mientras que, a partir de los 40, has llegado a la cumbre del monte de la vida, y de pronto se ve allá abajo el monte de la muerte, cada vez más claro, cada vez más nítido. Las distancias son tan evidentes, tan cuantificables, que no cabe posibilidad de error en la apreciación.


Por supuesto que la visión cristiana del Tiempo es lo único que me da paz. La existencia de un Ser Infinito del que surge el Tiempo me da tranquilidad. 

domingo, mayo 24, 2015

Se va acercando el descanso del escritor


Hoy me ha escrito una persona que me decía que mis dos últimos artículos le han embargado de pena y dolor, tanta que me ha hecho llorar. Estimada amiga, tranquila, gracias a Dios, no tengo ninguna enfermedad fuera de los muchos pequeños achaques que ya he comentado amplísimamente en este blog. Mi intuición es que llegaré a la ancianidad. Todo depende de Dios, pero así lo siento: que me haré viejo.

Ahora bien, a los 37 años de edad, por primera vez en mi vida, comprendí de pronto que la vida ya estaba pasando, que no era un joven, que el final iba estando más cerca. Me acuerdo muy bien, fue exactamente a los 37 años. Hasta entonces consideraba que la vida se hallaba en estado de comienzo. Hasta entonces me preguntaba qué será de mi vida, qué será de mí. A esa edad, me hice consciente de golpe que la vida era ya eso, que el futuro ya se había hecho presente, que la vida era el presente.

sábado, mayo 23, 2015

Subir y bajar por las escaleras de las líneas


Al final, mi vida  ha sido una vida dedicada a la literatura. Dedicada a bucear en los abismos, paseando por el Apocalipsis, construyendo grandiosas liturgias sobre el papel, imaginando historias y más historias que se superponen y combinan. Todo ello en medio de una nube abundante de consejos de espiritualidad.

Sí, permitidme estas palabras casi de despedida de la existencia. Aunque en realidad, desde los 40 años, todas mis palabras han sido una larga despedida de la vida.

Casi como si estuviera en mi lecho de muerte, me animo a deciros que mi vida ha sido maravillosa, irrepetible como la de todo ser humano. También la tuya. La mía estuvo consagrada a levantar esos mundos literarios: ha valido la pena. Esos rostros de los lectores mexicanos que saludé, sus palabras, su emoción, sus manos que estrechaban las mías eran la prueba. Manos amables que estrechaban mis manos, las manos de las que han salido esos mundos.


Cuando muera, el que quiera recorrer todas las estancias del edificio de mis escritos tendrá muchos pisos por los que subir y bajar. Subir y bajar. Una y otra vez, hasta que la última línea sea escrita.

El tormento y el éxtasis en versión no de pintura sino de literatura


He vuelto hoy de un agradable viaje a México, concretamente a San Luís Potosí. Ha sido un viaje muy rápido, sólo he estado dos días en México. Pocos días pero valía la pena, porque era para predicar a los doscientos sacerdotes de toda una diócesis. Y eso siempre vale la pena. Detrás de cada sacerdote hay miles de almas. Sea dicho de paso, el centro de la ciudad es muy bonito, colonial, tranquilo y humano. Y más bonita todavía es la catedral.

En este viaje ha vuelto a comprobar que tras toda una vida escribiendo, el país que más ha leído mis libros el primero es España y después México. Pero eso es si me refiero al número de copias impresas. El número no siempre lo es todo, porque he sentido que los lectores mexicanos siempre han sido los que más me han querido. En número de descargas de libros digitales, España sigue estando la primera, pero de nuevo compruebo que los mexicanos son los lectores que más me animan a seguir escribiendo.

Tengo 46 años, ya va siendo hora de ir cerrando capítulos, de ir produciendo lo último que tenga que ir escribiendo. El Tiempo está contado.

jueves, mayo 21, 2015

La tristeza de los escritores II



















Escribir es un trabajo. Un trabajo de ocho horas al día durante un año o más. Si al final las ediciones son pequeñas, si al final el libro se queda gratis en Internet, no me extraña que los grandes se desmoralicen. Se paga al pintor, al escultor, al cineasta, al músico, sólo el escritor se queda abandonado. Y más abandonado en un mundo que sólo busca escritos muy cortos, breves, superficiales. 

Nunca los escritores se han visto más abandonados de las masas, todos los escritores. Salvo unas cuantas estrellas productos del marketing. Si al menos esas estrellas fueran los mejores. Pero parece que la industria se esfuerza por elevar a la cima a autores muy sencillos, comprensibles para la gran mayoría. En ese firmamento de la mediocridad brillan Dan Brown, Ken Follet, la autora de Harry Potter y similares.

miércoles, mayo 20, 2015

La tristeza de los escritores



















He publicado en papel La decadencia de las columnas jónicas con la editorial Sekotia, para aquellos a los que os guste el papel.

En los últimos meses he publicado ese libro, el de los ángeles en España, otra reedición de Summa D. en España, en Colombia el de los diáconos (La luz de la diaconía), el Finlandia otro y me están traduciendo dos más al croata.

Sin embargo, todas mis ilusiones se centran en el libro que estoy escribiendo desde hace un año sobre San Pablo. El hundimiento del mundo editorial no sabéis lo desmoralizante que ha resultado para nosotros los escritores, para todos.

martes, mayo 19, 2015

A quien le damos la llave de la caja










Las políticas económicas de una nación llevadas a cabo con seriedad durante el largo plazo suponen prosperidad, empleo, bonanza. La ausencia de moral en el manejo de esas políticas implica una ingente cantidad de tragedias.

Es curioso como la falta de moral personal se refleja en políticas erráticas o corruptas o insensatas. Qué repercusión tan grande suele tener la falta de moral en el gobierno de una nación. No digo que siempre sea así, pero las más de las veces.

La población de un país suele pensar que una nación entera no puede quebrar. Piensan que siempre se puede hacer algo. Piensan que siempre hay algún remedio, algún colchón debajo esperando.


Los países que se han hundido en la miseria después de largo tiempo de prosperidad podrían ser citados aquí. Unos tenían materias primas y el grifo no se cortó del todo. En otros países, el grifo de entrada de divisas se cerró del todo. En ese caso, la pobreza supuso un duro despertar.

lunes, mayo 18, 2015

La democracia debería haber sido el gobierno de los mejores









Como ya dije hace tiempo, he seguido con el mayor interés la gran partida griega de ajedrez. Una partida jugada con millones de seres humanos y millones de euros sobre el tablero. Qué inmensa tristeza. Ver cómo el tiempo se va agotando y cada vez hay menor capacidad para mover fichas sobre el tablero.

De momento, movimientos de fichas que son una completa pérdida de tiempo sin ninguna otra estrategia que pedir lo imposible.
A estas alturas resulta difícil imaginar la situación de emergencia nacional que van a vivir, después de marear las piezas sin lograr nada. Perder el tiempo, en este caso, ha significado perder miles de millones de euros por no tomar las medidas que finalmente tendrán que ser tomadas con un coste mucho mayor.

La tristeza de ese país la siento cercana, punzante. Pero los que toman las decisiones son otros.

domingo, mayo 17, 2015

Y pensar que haya gente que crie mala sangre por estos temas


RESUMEN DE LA POLÍTICA: Ustedes lo están haciendo muy mal.

CONTESTACIÓN: ¡No, son ustedes los que lo están haciendo mal!

RÉPLICA: No, no, son ustedes los que lo hacen mal.

RÉPLICA DE LA RÉPLICA: De ninguna manera, ustedes, ustedes, son los culpables.


En estas dos líneas se resumen la política de todos los países. Por eso, este año, si me dejan, este año volveré a votar por Gandalf para la presidencia de la nación.

sábado, mayo 16, 2015

Ante la proximidad de las elecciones










Ante la proximidad de las elecciones y el inicio de la campaña electoral, me gustaría dar algunos consejos. No odiéis al contrario. Los que no piensan como vosotros, creen estar en lo correcto. No os enfadéis, por tanto. En principio, la gente sostiene una idea de buena fe. No penséis que son malos que quieren el mal. Los que no piensan como vosotros, creen estar defendiendo lo correcto. No faltéis al respeto. Tratadles como os gustaría que os tratasen. Y por favor no estéis todo el tiempo hablando de política.

De todas maneras, no hace falta estar todos los días viendo programas de debates y cosas similares. Ved mejor documentales que os enseñen cosas nuevas. Ver muchas horas cada semana de puro enfrentamiento agresivo no hace bien a nadie.

viernes, mayo 15, 2015

Parece que algunos no piensan en las consecuencias


Es muy interesante observar el camino paulatino de ciertas personas hacia el dogma. El camino del relativismo hacia el dogma cristiano. En la búsqueda de la Verdad, no hay alternativa: si existe una Verdad Absoluta, existe el dogma. Si existe Dios, existe un cuerpo organizado de dogmas. Por eso resulta tan incongruente escuchar en boca de algunos su aversión hacia el mismo concepto de dogma. ¿No se dan cuenta de lo que significaría que no existiese dogma alguno?

jueves, mayo 14, 2015

El purgatorio II














A la mera debilidad, si sólo se quedó en eso, en debilidad, no creo que la podamos llamar maldad. Pero hacer sufrir al prójimo sí que es maldad.

El debil ya aquí en la vida y en el purgatorio sufre en la medida de su debilidad. El cruel sufre aquí y después en el medida de su crueldad. Pero la debilidad es radicalmente diversa de la maldad.  La transgresión es esencialmente distinta de la opresión, de la decisión de hacer sufrir al otro.

El que hace sufrir sufrirá. La palabra Justicia se materializa de un modo tan distinto en el cruel. Ay del que no tuvo compasión, porque no alcanzará compasión. La compasión divina sólo le llegará cuando se alcance la medida prefijada por Aquél que es justo.

La gente sólo teme el infierno y desprecian el purgatorio, ignorantes de que si conocieran la Justicia Divina pensarían que el purgatorio es el infierno. El purgatorio no es el infierno, pero les parecerá el infierno.

miércoles, mayo 13, 2015

El purgatorio I


(Sea dicho de paso, la pintura que he colocado no es del purgatorio. Pretende representar el infierno. Un infierno imaginado, un infierno visual.) Hace años pensaba que había un único purgatorio con distintos grados. Cada vez me convenzo más de que dentro del purgatorio común, hay dos grandes moradas: un purgatorio de la debilidad y un purgatorio de la crueldad.

Un purgatorio para aquellos que fueron débiles pero no hicieron daño a nadie, y un purgatorio duro y riguroso para aquellos que fueron crueles.


Los débiles ya tuvieron su penitencia en el mismo pecado. Los fuertes también encontraron sufrimiento en su pecado, en su misma maldad sufrieron agriamente. Ahora bien, estoy convencido de que esa maldad de los crueles requiere de un estado especial de purificación tras la vida.

Herodes












Si de algo me convenzo más con la edad es que hay que ser bueno con todos, que a todos hay que tratarlos bien, que los malos sentimientos hacia alguien son veneno en nuestro corazón, que el mal que se hace contra alguien es piedra que cae sobre la propia cabeza, que la lengua hay que refrenarla porque cada ser humano es un hijo de Dios.

Cierto que en un blog como éste tales afirmaciones tienen un límite, de otra manera sólo hablaría de recetas de cocina y gatos. Se pueden comentar las cosas con una cierta gracia, con una cierta picardía, pero sin hacer sangre, sin ofender.


En el cielo espero que todos nos reencontremos y charlemos de los tiempos pasados en la vida sobre la tierra. Pocos son los que se condenan, pero muy triste será el purgatorio para algunos. La Justicia Divina sólo es menospreciada por aquellos que la experimentarán con más rigor. Y si hay algo que no quiero sufrir es el rigor de Dios. Prefiero ser víctima ante hombres sin bondad, antes que caer en manos del Dios Vengador.

Y no estoy hablando del infierno, hablo del purgatorio. Suave será el purgatorio para aquellos que sólo pecaron de debilidad, pero nunca hicieron daño a nadie. Pero los que hicieron sufrir tendrán que sufrir. 

martes, mayo 12, 2015

Caifás












Desde que estuve en Roma dejé de ver y de leer noticias sobre política. Antes tampoco es que fuera yo muy aficionado, pero consideraba que era bueno mantenerme informado al menos someramente. Ahora ya no tengo ningún escrúpulo. Siempre que veo noticias en la televisión y aparece la política, pongo un reportaje en el vídeo. Si leo un periódico y aparece una noticia sobre política, únicamente leo el titular.

Los políticos nos han convencido de que la política es muy importante. Os aseguro que es una total pérdida de tiempo. Hay tantos documentales que ver, tantos libros por leer. Por favor, no perdáis tiempo escuchando la declaración de fulano, el discurso de mengano, la contradeclaración de un tercero, y así hasta el infinito.


Todo eso es como un partido de futbol. La pelota va y viene, hacen su juego y ganan sus sueldos. Eso es todo. Para saber a quien no votar, basta con saber unas pocas cosas. El resto es pérdida de tiempo.

Ellos quieren que les escuchemos todos los días, es su negocio. Cobran de eso.

lunes, mayo 11, 2015

Otro libro



















Ayer tuve una larga conversación con un abogado. Hablamos de mi última novela, una novela policiaca, unas 150 páginas, corta, densa. De momento la han leído este abogado, un funcionario judicial (no doy más detalles), una trabajadora de AENA, una profesora de dibujo y una persona que trabaja para una conferencia episcopal.

Con la ayuda de todos ellos, he ido puliendo la novela. Mañana llamaré a un editor. Vamos a ver si le gusta.

La conversación de ayer fue muy beneficiosa para la novela. Mientras hablaba por teléfono, escribí en lo primero que encontré a mano. Al principio escribía las ideas sobre el cartón blanco del embalaje de una pastilla de chocolate sin azucar, por su parte interna, la que va en contacto con el papel de aluminio. Después ya no quedó espacio libre y seguí escribiendo sobre las partes libres de un sobre del Domund.


Y así, tras unos ajustes, tras unos retoques, el libro ya puede salir al mundo. Me consuela pensar que si me muero, mis lectores tendrán lectura para rato, concretamente para varios años.

domingo, mayo 10, 2015

¡Cecil B. de Mille, vuelve!












Sólo hay dos películas potables sobre Jesús de Nazaret: la versión de Zeffirelli y la de Mel Gibson.

La primera es preciosista en las imágenes, los detalles visuales están cuidadísimos históricamente (se nota que contaron con asesores sacados de las mejores universidades) y el rostro de Jesús en esa película es como me lo imagino que debió ser.

La película de Gibson es arte: una película de autor. No es un producto comercial, sino un verdadero experimento creador. Si cualquier director hubiera hecho lo mismo con la vida de Zaratrusta, de Alejandro Magno o Platón, los críticos lo hubieran elevado al Olimpo del cine para toda su vida. Ni un sólo segundo de la película me pareció creíble el rostro del Jesús de Gibson. Me esforzé, pero me resultó imposible.

Pero la película de Gibson se resiente de su mismo exceso. Llenar tanto tiempo de metraje sólo ofreciendo sufrimiento produce un cierto cansancio en el espectador por más que quiera hacer oración todo el tiempo mientras ve la película. Gibson se dio cuenta en intentó hacer pequeños descansos con retrocesos temporales y cosas similares, pero logra aliviar el peso sólo parcialmente. La película de Zeffirelli se resiente de ser demasiado simple. Es preciosista en la fotografía, pero la calidad del color no es precisamente su fuerte, es una película algo desvaida.


Tendremos que esperar a que la hija de Coppola se case con el hijo mayor de Spielberg, y a que ese hijo se convierta al cristianismo para que veamos una gran superproducción sobre Jesús de Nazaret que deje a todos patidifusos. Mientras tanto seguiremos tirando de serie B.

viernes, mayo 08, 2015

Placeres inefables


Esta foto es muy interesante. Se trata del sello intacto de la puerta de la tumba de Tutankamón. ¿Qué sensaciones puede tener un egiptólogo al entrar en una tumba nunca abierta? Abrir un arca por primera vez en miles de años. Leer una inscripción nunca leída.

miércoles, mayo 06, 2015

Una conversación telefónica













Para el libro que llevo escribiendo ya bastantes meses, necesitaba un detalle sobre como se escribían los papiros del siglo I que por mí mismo no podía encontrar. Había consultado a un profesor del Biblicum, pero se trataba de un detalle que superó a ese profesor. Pero dos años después de esa consulta, ayer, en una charla telefónica con una agradable y erudita profesora de Historia Antigua pude comprobar como cuando se sabe, se sabe. 

Le formulé la pregunta y sin ninguna dificultad obtuve la respuesta y me envió los datos para comprobar que su respuesta era la verdadera. Impresionante. Os aseguro que la cuestión (que saldrá en mi novela) era de esas que sólo se saben responder si uno lleva una vida dedicado a la especialización histórica. Cuando se sabe, se sabe. Y cuando no se sabe, todo es especulación e imaginación.


Qué formidable es comprobar que hay personas que saben tanto sobre aspectos tan pequeños de la historia, la teología, la lógica, la química o las matemáticas. No pongo aquí el nombre de esa profesora, porque nunca menciono la conversación privada de alguien conmigo sin su permiso. Pero dejo que otros admiren a los que meten goles, a los que pegan muchos tiros en las películas, a los personajes del corazón (sin duda dotados de muchos méritos), pero mi admiración va hacia personas como ella que lo que han conseguido trabajando calladamente y como hormigas es esa riqueza invisible llamada conocimiento.

Los colores de la música


Esta música de John Williams ya la puse en otro post, pero es que me parece tan bella que no me resisto a volver a recomendarosla:

A window to the past



Para disfrutarla olvidaos completamente de la película, imaginad su comienzo como una tonada medieval rescatada de un archivo monástico. Pero después esa tonada se vuelve un poema sinfónico al estilo de Ralph Vaugan Williams de una belleza admirable.

Post Data: Hay más sermones en ese almacén de homilías que es mi sermonario:

martes, mayo 05, 2015

El deporte










El deporte es malísimo. Es sólo un constructor de egos y vanaglorias. No sé si el deporte es más perjudicial para el individuo o para la sociedad. Desde luego, el ejercicio físico siempre ha resultado muy perjudicial para la sociedad. Los fascismos siempre se han esmerado en cultivar el deporte.

El sillón, una película después de comer, una tranquila conversación mientras uno se toma un té con pastas. Sí, la naturaleza, siempre sabia, nos muestra claramente el camino propio del ser humano, aunque nos esforzemos en no seguir sus, repito, sabios dictados.

Los esguinzes, tendinitis, desgastes de rótula, roturas de ligamentos nos indican que ése no es el camino. Pero el ser humano parece empeñado en machacar su cuerpo empapado en sudor de mil maneras distintas. 

Todo este post es pura ironía. Soy uno de los más consumados deportistas de este país. Aunque por humildad hace años que decidí ocultar mis músculos bajo una discreta capita de grasa. Todo es ironía. Siempre recomiendo a los otros que hagan deporte.

domingo, mayo 03, 2015

El final de la historia comenzada ayer









En la foto aparecen los hijos de Bormann, del que hablaba ayer, en la celebración, supongo, de la primera misa del hermano sacerdote. Sus rostros (con rasgos familiares clarísimos) denotan recogimiento, impresión ante lo sagrado.

Pero esta bonita historia no acaba aquí. Martin Adolf Bormann, tras un largo servicio como misionero en África, abandonaría el sacerdocio y se casaría. Incluso tendría que soportar la acusación de pedofilia que una persona le hizo.

Por supuesto que no juzgo a Martin Adolf, entre otras cosas porque murió sin que se celebrara juicio. Y una sola acusación de una sola persona no implica necesariamente su culpabilidad. Pero esta historia tiene su moraleja, más compleja que si la hubiera interrumpido ayer.

La iglesia alemana mantuvo su fe y su devoción de un modo heroico y tenaz, a costa de inmensos sacrificios desde la época de Bismarck. Pero esa iglesia gloriosa no pudo resistir la secularización de la época del postconcilio. Lo que no pudieron ni persecuciones ni gobernantes ni leyes, lo pudieron los teólogos-vándalos.


Muchas veces he manifestado mi entusiasmo por el Vaticano II. Pero lo que, de hecho, ocurrió después del Concilio, en muchos casos, muchos, fue destrucción pura y llana. La historia de este sacerdote es compleja como la vida misma, pero no exenta de enseñanzas.

sábado, mayo 02, 2015

En la foto el nuncio del Papa con el ministro de asuntos exteriores


El nazismo y el posterior juicio divino no deja de sorprenderme. Martín Bormann era el secretario privado de Adolf Hitler. Bormann era un fanático cruel que ni siquiera bautizó a sus hijos, dado que él creía de corazón en esa fe satánica que era el nazismo. Me he quedado admirado hasta la emoción al saber que seis de los diez hijos de Martín Bormann, después de la guerra, se convirtieron al catolicismo.

Esta noticia me ha dejado sorprendido. ¿Qué hubiera pensado Hitler y todos sus secuaces si hubieran sabido que esos niños que veían corretear por El nido de las águilas iban a convertirse al cristianismo y que uno llegaría a ser sacerdote incluso.


El postnazismo está lleno de enseñanzas. En unos casos, el castigo de Dios lisa y llánamente. En otros casos, hijos cambiándose el apellido de su padre o bautizándose. Algunos jóvenes de hoy que sienten atracción por ese mundo oscuro conocen las fotos gloriosas, las que muestran a esos jerarcas en el ápice del poder. Pero desconocen tantas otras fotos que muestran la humillación, el justo castigo de Dios. El final de esos jerarcas muestra cual era el final del camino, de un camino alejado de la Ley de Dios.

viernes, mayo 01, 2015

El polvo de los libros y la acumulación de tesis en los archivos












A propósito de mi doctorado, diré que una de las cosas que pensé en mi estancia en Roma es que todo el sistema universitario eclesiástico de esa ciudad podría ser reformado según el modelo de los college de Oxford. Cosa que si se hiciera, tendría consecuencias en toda la Iglesia dado que allí estudian los que van a ser profesores de todos los sacerdotes, miembros de las curias diocesanas y obispos.

Es decir, los colegios romanos deberían ser lugares con una estética tan cuidada como la de los college de Oxford y Cambridge. Con sus rituales y protocolos, para que los que estudian allí captaran la importancia y trascendencia de aprovechar tres o cuatro años en Roma. Sólo esos años, la estancia en Roma por estudios no debe convertirse en una merma del trabajo posterior ni en un fin en sí mismo.

Esos colegios tendrían sus horas de oración y sus horas canónicas. Esas residencias pasarían a ser verdaderas escuelas de espiritualidad. Si un clérigo va a estudiar a Roma, sabrá que en Roma además de los estudios debe vivir en uno de esos centros de oración. Las horas canónicas se celebrarían con toda solemnidad en las iglesias abiertas al público.

Los rectores de esas residencias eclesiásticas serían escogidos cuidadosamente para ejercer esta función espiritual de modo bondadoso, paternal, pero con la conciencia clara de que una estancia en Roma debe cambiar a mejor a los que llegan.

Los profesores deberían ser escogidos y formados para transmitir el gozo de aprender. No siempre el que más sabe es el mejor profesor. Este nuevo tipo de profesor no sólo transmitiría conocimientos, sino que uniría en sus clases la docencia y la espiritualidad.

La película The Emperor´s Club es un buen ejemplo de la diferencia entre un profesor y un estupendo profesor. La reforma de los colegios romanos buscaría no estar esperando a que surjan magníficos profesores, sino poner todos los esfuerzos en que encontrarlos, formarlos e iniciar toda una nueva manera de enseñar la Ciencia de Dios.

Esas personas que serían los mejores profesores del mundo existen. Pero hay que encontrarlos. Y una vez que se forme toda una escuela que demuestre que hay otro modo de enseñar y otro modo de dar posada a los doctorandos, comprobaremos que las buenas ideas son difusivas por sí mismas. Cuantas cosas se pensaron que eran imposibles hasta que alguien con empeño y ganas se puso manos a la obra.

Os dejo la banda sonora de esa película. No es formidable, pero a los hayáis visto la película, os traerá recuerdos:

jueves, abril 30, 2015

El polvo de los libros


Me quedaban por hacer algunas reflexiones acerca de mi doctorado. Quizá la principal de ellas es que siempre he valorado poco un doctorado. Eso se debe a que personas de las que soy admirador absoluto (como Marguerite Yourcenar, Borges y otros) nunca tuvieron un doctorado.

Es curioso, valoro muchísimo lo que es una universidad, el mundo universitario, la vocación de enseñar en una cátedra. Pero un doctorado siempre me ha parecido una obra de inmadurez dada la edad a la que se realizan los doctorados.

Y si el doctorado se hace en la madurez, la experiencia demuestra que las mejores intuiciones siempre suelen estar en otros libros, en artículos, pero nunca en las tesis doctorales, que siempre son obras más rígidas, menos libres.

Parte de mi escepticismo respecto a las tesis doctorales se debe también a que veo que hombres muy válidos para la investigación que de ningún modo lo son para la docencia. Mientras que simultáneamente compruebo cómo hombres ideales para la docencia jamás pisarán una cátedra. Todo esto me ha llevado a perder una cierta ilusión acerca del sistema de méritos objetivos que debería ser la universidad. Deméritos que lastran ya de por sí la producción de las tesis.


Una vez más, también en la universidad, el factor humano impone su cuota. Por todo esto y por muchas más razones, valoro una tesis doctoral, cualquier tesis doctoral, sin demasiado entusiasmo. Eso también incluye la mía. Vanidad de vanidades, todo es vanidad.

martes, abril 28, 2015

Otro punto menos para la monarquía


Iba a hablar de mi doctorado, pero no quiero dejar pasar el tiempo antes de hacer un comentario respecto al funeral de Barcelona por las muertes del vuelo de Germanwings.

Como bien saben todos los que vayan al Palacio de la Zarzuela o los que hayan recibido una visita de los reyes, los encargados de protocolo dejan bien claro a los recibidos o a los que reciben hasta los más pequeños detalles de una recepción en la que participen los reyes. Son muy meticulosos y exigen que todo se haga a la perfección, y hacen muy bien porque creen en la dignidad de la institución a la que representan.

Pues bien, como se puede observar en las fotos, cuando los reyes avanzaban por el pasillo central hacia su sitio en el banco, ellos, Felipe y Leticia, iban delante y el arzobispo detrás. Eso es un grave error de protocolo y no pienso que haya sido inadvertido, sino voluntario, para dar mayor centralidad a los reyes.

Cuando un rey entra en una catedral y es recibido por el obispo en la puerta, por humilde que éste sea, el obispo y el monarca avanzan a la par. ¿Por qué? Porque el obispo le recibe en su casa. Y cuando uno entra en la casa de otra persona, el anfitrión va a la par, no le sigue detrás.

Obsérvese que cuando el rey ha visitado cualquier institución (por ejemplo una universidad) y es recibido, el anfitrión va a su lado, no le sigue. Si el rey y la reina no caben con el arzobispo en el pasillo, la reina debe colocarse detrás del rey para que este camine con el anfitrión. Este detalle, sin duda, no se le pasó por alto a Felipe (que es un profesional del protocolo) y aún así decidió ir por delante y que el arzobispo le siguiera. Eso, sin duda, no lo ha hecho con otras instituciones. Otro punto menos para la monarquía, y ya llevamos cuatrocientos puntos negativos en relación a su trato de la Iglesia.

Una vez Gallardón (el ex ministro) vino a visitar la iglesia de Extremera de forma oficial e me hizo lo mismo que al arzobispo: me dejó atrás y siguió con el alcalde hacia delante sin esperarme. Así que yo no lo seguí. Me quedé plantado en la puerta charlando con la sacristana. Ellos esperaban que les siguiera como un pobre guía obsequioso. Cuando un minuto después necesitaron una llave para que les enseñara el órgano, vinieron corriendo a llamarme.


Entonces fui sin entusiasmo, a paso bien lento (tuvieron que esperar) y dejando bien claro que le estaba haciendo un favor. Entonces me callé, pero ahora le hubiera dicho bien claro sin alterarme lo más mínimo: Cuando el anfitrión de una casa le reciba amablemente en la puerta no haga ese desprecio.

Qué fácilmente la monarquía se podría haber ganado el cariño de todos los católicos desde los tiempos de su padre. Pero no han querido tener ni el más mínimo detalle. Cuando la monarquía caiga, los católicos no derramaremos ni una sola lágrima.

lunes, abril 27, 2015

Algunas fotos del evento



Aquí hay alguna foto de mi defensa de tesis. Ya pondré más fotos conforme me las envíen. Hoy después del almuerzo escribiré mi post con algunas impresiones mías sobre ese día y el doctorado. También espero poner algunas fotos más de ese día conforme me las vayan enviando. Porque reconozco que estas fotos tampoco son muy buenas.

Ya soy doctor en Teología


He regresado de Roma. La verdad es que tengo sueño, es de noche, así que tengo que escribir estas líneas con rapidez. Ya soy doctor. Le doy gracias a Dios. Una defensa doctoral dura hora y media. Agradezco a los buenos amigos que vinieran a Roma a acompañarme. Se lo agradezco de corazón. 

También agradezco a aquellas personas, laicos y sacerdotes, residentes en Roma que vinieron a mi defensa. A muchos les saludé, estreché sus manos y con pocas palabras les agradecí el detalle. Les pudo parecer que no me fijé mucho, pero ciertamente que recuerdo quienes estaban y se lo agradezco. 

Fue pura casualidad que la defensa de la tesis tuviera lugar el día de San Jorge, un santo que tanto se ha invocado en la lucha contra el demonio en los exorcismos durante tantos siglos. Después de la defensa hubo una pequeña merienda con sandwiches y pastelitos. Mañana contaré más cosas, ahora el sueño ya me puede.

Pondré fotos del evento. También grabé mi exposición. Dadme un tiempo, estoy recién llegado.