miércoles, julio 30, 2014

La belleza de los rituales


He leído hoy en el antiguo Ceremonial de Obispos el ritual que se usaba en la Iglesia para reconciliar un lugar sagrado, cuando éste había sido profanado. Un ritual solemne y que respira seriedad. Parte de las oraciones se hacían delante de la puerta principal de la iglesia, parte delante del lugar donde se colocó la primera piedra cuando se erigió. Después hay una postración ante el altar.

Se recorre tres veces la iglesia por dentro, aspergiendo las paredes en la parte superior la primera vez, en la parte inferior la segunda, y el pavimento de la iglesia en la tercera. Se aspergen especialmente los lugares contaminados, cuando la iglesia ha sido manchada o violada.

Después, en voz normal (no con solemnidad) el obispo pronuncia una oración con las manos extendidas, pero a la altura del pecho.

Cambiando de tema. Si tenéis tiempo, escuchad esta magnífica conferencia sobre las cruzadas:

lunes, julio 28, 2014












He puesto nuevos sermones.  798 sermones. No creo que los podáis escuchar todos en una tarde.

¿Como están ustedeees?


¿Os acordáis cuando hace unos días os hablaba de la música titulada Estrella de Belén de la banda sonora de Ben Hur? Pues bien, he encontrado un vídeo donde podéis escuchar esta música, seguida del toque del cuerno por parte del pastor judío, la fanfarria y la pieza de la banda sonora titula Preludio. Ya expliqué hace unos días el por qué de la belleza que conforma la unidad de estos cuatro elementos.

Pero, además, si veis este otro vídeo en el minuto 3:30, veréis que la película acaba con un aleluya:

Es decir, Ben Hur comienza con el toque del sofar, el cuerno judío, para anunciar en mitad de la noche que ha nacido el Mesías esperado por siglos, y acaba con el aleluya de su salvación. Magistral. Este tipo de sutilezas están totalmente ausentes de las actuales películas religiosas producidas para un público de inteligencia especialmente retrasada.

Y eso las hechas con buena voluntad. Porque en el caso de Noé, película que no he visto, seguro que es una mezcla de Dallas con Falcon Crest, cuya única similitud con el texto bíblico es que el protagonista se llama Noé y que vive en algo que tiene alguna semejanza a un diluvio.

Qué diferencia con una historia como la de Ben Hur. Una historia que es un viaje a través del rencor para llegar al aleluya de la redención. Una historia larguísima que culmina en el hecho de que la sangre de Cristo mezclada con el agua, cura de la lepra a los familiares del protagonista.


Tres horas y media de película que culminan a los pies de la Cruz, y más concretamente en su sangre que corre en la base del madero. Magistral. Escenas impactantes con actores soberbios acompañadas de una música impresionante. Nada que ver con el Barrio Sésamo religioso al que ahora nos vemos sometidos contra nuestra voluntad.

domingo, julio 27, 2014

Si yo hubiera estado en el consejo de ministros israelí


Después de escribir dos posts sobre el tema palestino, muchos lectores se preguntarán qué hubiera hecho yo si hubiera estado sentado en el consejo de ministros de Israel. Es un tema interesante. ¿Cuál hubiera sido mi postura? Pues bien yo hubiera defendido no atacar a Hamás.

Hubiera tratado de convencer a los ministros que se perdía más defendiéndose que no haciendo nada. Incluso, como hipótesis, aunque hubiera habido dos o tres muertes al año de israelíes por causa de esos cohetes. Aunque diez o veinte casas judías hubieran sido destruidas por ese método. Hubiera intentado convencerles de que perderían más vidas humanas de compatriotas y tendrían más gastos defendiéndose que no haciendo nada.

Al final, el tema sin duda se hubiera planteado en el campo del orgullo, del patriotismo, de la Justicia. Pero desde un punto de vista del mero pragmatismo, lo preferible era resistir.

Además, querer hacer justicia contra esos grupos terroristas, implica volver a sembrar más odio sobre el odio. Implica poner en marcha engranajes que pueden complicar la situación internacional muchísimo más de lo que ya lo está. Si los judíos realizan una matanza, eso significará más millones para los terroristas proveniente de grandes fortunas.

Hubiera intentado convencer al consejo de ministros de que si querían hacer más daño al pueblo israelí, lo que debían hacer era defenderlo militarmente. Si queréis defenderlo, más israelíes morirán; como así ha sido. Si explicáis todo esto a vuestro pueblo, los más inteligentes, los más moderados, los que trabajan por la paz, lo entenderán.

El problema es que también hay una facción fanática en el pueblo israelí. Y la presión de esta facción era cada vez más difícil de resistirla. Políticamente, los más moderados han llegado al máximo de lo políticamente posible. Al final, los gobernantes israelíes y sus consejeros han llegado a la conclusión de que si los moderados cometían un suicidio político, al final, la victoria y el poder iba a ser de la facción extremista israelí. Y creo que con dolor han emprendido esta acción precisamente para tratar de parar el avance de los partidos que representan a los más fanáticos.


En fin, los que queríais mi opinión ya la tenéis: No atacar a Palestina, no atacar ni siquiera a las casas desde las que se lanzaban los cohetes. Mucho menos iniciar una incursión terrestre. Pero un gobernante tiene que tener muchas agallas para aparecer ante su pueblo como un cobarde. Resulta difícil explicar a la opinión pública que la inacción, en este caso, era la mejor defensa. Es difícil tener la valentía de aceptar aparecer como un cobarde. Ahora, desgraciadamente, sólo queda esperar la siguiente cosecha de estas semillas de odio.

sábado, julio 26, 2014

El conflicto palestino: una humilde opinión disidente con lo políticamente correcto


He recibido felicitaciones por mi post El nudo gordiano palestino. Igualmente, he recibido emails en los que algunas personas me manifestaban hasta que punto disentían de mis opiniones.

Mis opiniones no son infalibles. Cuántas veces me he equivocado en la vida. Y cuántas más habrá de las que ni aún ahora soy consciente.

Ahora bien, en este tema del conflicto palestino-israelí se me puede decir que estoy equivocado, pero de lo que no se me puede acusar es de estar muy bien informado.

Amo al pueblo palestino, tanto a la parte musulmana como a la ya casi inexistente parte cristiana. El pueblo palestino no ha dejado de sufrir desde 1948.

En 1993, tras los Acuerdos de Oslo, el conflicto de los dos pueblos pareció bien encauzado. Encauzado directamente hacia la solución. Pero lo que no sale en las noticias ni en los documentales, es que el régimen de Yasser Arafat cayó en una corrupción increíble. La corrupción y la despreocupación por el pueblo fue de tal calibre que el partido en el poder, Al-Fatah, fue cayendo en el descrédito, mientras las versiones más extremistas y fanáticas iban ganando terreno. Porque además estos fanáticos subvencionaban a las familias que se iban uniendo a su red político-religiosa.

Al final del régimen de Al-Fatah, ya había un estado dentro del estado en los territorios palestinos. En 2006, el partido ligado a Hamás logró la mayoría absoluta.

La gente en Europa tiene una visión de las cosas extraída de unos cuantos telediarios. Después ese ciudadano medio descubre con horror el día a día del nuevo califato islamista sirio-iraquí. Y la gente entonces exclama: pues no sabíamos nada. Y el Presidente e Siria de ser un enemigo a batir, pasa a ser un elemento necesario. El presidente de Siria es un monstruo. Pero es un monstruo-tapón que impide que emerja un monstruo mucho peor.
En definitiva, en el caso del Palestina e Israel, las cosas son mucho más complejas que lo que el ciudadano medio europeo cree. Y cuando les tratas de dar una versión diferente, te responden con el insulto.

Lamento mucho la situación de los palestinos, muchísimo. Pero ahora la gente razonable y moderada de ese país, está siendo usada como rehén, como escudo humano, como sangrienta carnaza mediática, en un juego promovido por grandes poderes. Poderes que se han empeñado en lograr un estado islamista extremo en Palestina que dejaría al de los ayatolás como una cosa moderada. Desgraciadamente, desde hace años, los que gobiernan al pueblo palestino son personas con las que es muy difícil negociar.


Deseo de todo corazón la paz y que acabe el sufrimiento y que finalice la siembra del odio. Pero os mentiría si os dijera que me muestro optimista hacia donde puede evolucionar este conflicto.

viernes, julio 25, 2014

¿Sospecha de alguien? No, por supuesto que no.



















He visto la caída del cardenal Santos Abril. Para mis dos o tres lectores que no estén al tanto del mundillo clerical, les digo que ese cardenal es el enviado papal para investigar una diócesis de Paraguay. Para el resto de mis lectores, canónigos, monjas, arciprestes, numerarios y gente así, el cardenal es bien conocido y sobran presentaciones.


La caída me ha provocado una cierta decepción. Literariamente hubiera sido mucho más interesante un envenenamiento. No sé, algo que hubiera dado lugar al envío de un inquisidor pontificio con soldados. La intervención del brazo secular, conspiraciones, oscuras conjuras a tres o incluso cuatro bandas. Pero todo se ha quedado en una mera bajada de tensión. Banal, todo muy banal.

Después está la caída. Muy mal. ¡Muy mal! Tampoco esperaba una caída como la de Juanita en Topaz (Hitchock 1969). Juanita cae asesinada desde los brazos del revolucionario cubano vista desde un plano cenital, con todo el vuelo de su falda expandiéndose magistralmente (casi de un modo líquido) sobre la cuadrícula de mármol que forma el suelo.

Caída hitchcockniana en este momento exacto de la película: 1h 22min 05sec:

No, no esperaba eso. Pero francamente tampoco me esperaba que ese cardenal cayera como el tronco de un vulgar pino.

Eso sí, en favor del cardenal debo decir que antes de impactar con el suelo no mueve ni un solo músculo de la cara. Aparece impasible, como si el hecho de que el suelo que se acercaba a velocidad creciente no tuviera nada que ver con él. 

Por favor, no veáis en todo esto ninguna alegoría eclesial, ni ningún sarcasmo vaticano. Leed mis palabras, si podéis, con toda la sencillez propia del que careciera de conocimiento alguno del mundillo romano.

jueves, julio 24, 2014

Dadme 100 millones de euros y un punto de apoyo, y moveré el mundo cinematográfico


Pocas cosas me gustan más en esta vida que sentarme en mi sillón favorito y ver una buena película religiosa, meterme en la película, hacer oración mientras la veo, emocionarme, soltar alguna que otra lágrima y apagar la televisión, tras hora y media, haciendo propósitos de ser mejor y secarme los restos del llanto.

Pero eso es imposible desde hace años. Las pocas películas religiosas financiadas por gente de fe, son el fruto de equipos y comisiones, cuyo resultado siempre es inevitablemente un guión mediocre compuesto de muchos términos medios.

Si las películas son malas (véase Cristiada, como ejemplo eximio), de las series de televisión es mejor no hablar (véase San Pablo de la RAI, por ejemplo). Emocionan a almas bondadosas, pero su calidad no tiene nada que ver ni siquiera con lo que normalmente vemos en el mercado de la serie B.

La mayor parte de las series religiosas de televisión son un teatrillo barato con decorados sólo un poco mejores que los del San Mateo Pasoliniano. En los últimos diez años, los santos y los beatos han ido desfilando por una pasarela de guiones pésimos tan mala, que ya he dejado escrito en mi testamento que maldeciré desde mi tumba a aquél que sugiera hacer una serie de televisión sobre mi existencia.

¿Qué solución tiene esto? Pues está clarísimo. Más claro que el agua. Hay que escoger a un gran artista y dejarle libertad. Y a lo mejor ese Miguel Ángel del 7º arte decidirá mostrarnos los últimos años de vida de un papa pecador, en vez de mostrarnos por enésima vez una versión edulcorada de cualquier beato. 

O a lo mejor en vez de mostrarnos una vida, nos muestra la última semana de vida de alguien. Yo que sé, quizá sea la última semana de vida del sacristán de la catedral de Colonia. En fin, hay mil posibilidades. Cualquier cosa mejor que lo de ahora. Porque hay películas y series en que yo me espero en cualquier momento aparecer a algún personaje de Barrio Sésamo explicándonos la diferencia entre aquí y allí.

miércoles, julio 23, 2014

El Evangelio según San Mateo de Passolini: una opinión equilibrada



















Qué felicidad, hace unos pocos minutos, he acabado de ver El Paciente Inglés. La primera vez la vi hace años. No la considero una obra maestra, pero es cine con mayúsculas. Su banda sonora sí que la considero la mejor de la Historia.

Justo después de acabar de ver este gigante cinematográfico, leo los elogios en La Stampa de cierta persona que fue director de L´Osservatore Romano a La Pasión según San Mateo de Passolini, calificándolo como la mejor película de Jesús que se haya filmado nunca.

Me parecen lógicas sus palabras. Si tienes una determinada concepción de la Iglesia y del Evangelio, ésa es tu película.

Debo reconocer que en mi vida me he encontrado con un cierto número de clérigos cuya mentalidad estaba completamente en la línea de esa película: el minimalismo eclesiológico. El cual se corresponde con toda una forma de ver a Dios, también minimalista. Y con toda una forma de ver la Historia de la Salvación, humana y muy humana. Yo creo en un Dios esplendoroso, barroco, que interviene, y que cuando interviene ¡vaya que si interviene! Yo creo en el Dios de Los Diez Mandamientos.


Mi visión de todas estas versiones humanistas de Jesús, de un Jesús de andar por casa, de un Jesús más humano que divino, la resumo esta conclusión: humanamente me atrae más el Julio II de El Tormento y el Éxtasis, que el anarquista catalán que hizo de Jesús en la obra de Passolini. Humanamente hablando, la figura de ese pecador pontificio, lleno de vida y creyente, es mucho más atractiva que la figura insípida del Mesías que nos presenta Passolini. 

Ay, Julio II, en esas épocas de pecadores comme il faut sí que se construían templos de verdad.

martes, julio 22, 2014

El nudo gordiano palestino


No voy a enumerar todas las cosas malas que han hecho los israelíes desde la fundación de su estado. Tampoco os voy a abrumar con mapas y datos acerca de cómo se desenvolvieron los acontecimientos desde el fin del mandato británico. Sólo quiero señalar unas pocas cosas:

A mí no me sirven para nada las imágenes de muertos y heridos en los hospitales de Palestina. Los reporteros siempre están allí, todo el día, esperando, aguardando la sangre. Pero esos periodistas no estaban cuando cada día se lanzaban los cohetes explosivos desde ese mismo lado de la frontera.
A mí me dejan frío las declaraciones de los políticos a sueldo, cuando salen en un hotel de los de 400 euros la noche para decirnos que hay que negociar, que hay que hablar, que hay que hablar, que hay que ser buenos y que hay que hablar, y después volver a hablar. Se habló hasta el infinito, mientras las bombas eran lanzadas desde el lado palestino, día tras día. Palabras contra bombas. 

Israel advirtió que si el estado palestino no ponía solución a eso, la iban a poner ellos mismos. Y debo reconocer que la paciencia de Israel fue encomiable. Mucho más allá de lo que ningún estado hubiera aguantado.
Se habla mucho de la creación de un estado palestino. Pero ese estado palestino YA existe desde 1994. Ahora lo que quieren es más territorio. Pero justo es reconocer que del modo que han gestionado hasta ahora su nación, sólo un insensato pondría en sus manos más territorios.

Aparecen, de vez en cuando, cristianos palestinos (los pocos que quedan) hablando a favor de la versión palestina oficial acerca de este problema. Lógico, porque si disintieran de la versión de Hamás, aparecerían al día siguiente asesinados. ¿Quién puede disentir de la versión oficial? Así que todas esas declaraciones públicas son las de unos verdaderos rehenes de un estado del terror. Siento hablar tan claro.

Los cristianos palestinos hace mucho que se han marchado todos de ese estado financiado por las dictaduras musulmanas. Sólo queda un exiguo resto cada día más acosado por sus hermanos palestinos musulmanes que no desean otra cosa más que se marchen ya del todo.

Sé que queda mejor decir que todos tienen la culpa, que todos son iguales, que la verdad está en el medio, y cosas por el estilo. Pero la realidad, nos guste o no, es que Israel se está defendiendo. No tengo la menor duda de que Israel intenta provocar el menor número de bajas civiles. Pero los medios de comunicación en Europa son completamente antisemitas desde hace decenios. Y así, en nuestras televisiones, siempre los buenos son los que están siendo financiados para la guerra santa islámica de liberación palestina, y los malos son esa democracia israelí.

Nunca he entendido ese amor pasional de las izquierdas europeas por los movimientos fanáticos palestinos. Y el odio visceral de los comunistas hacia Israel. Mientras los millonarios musulmanes sigan financiando a Hamás y al estado corrupto que domina, éste será un problema sin solución. Palestina es el Vietnam de Oriente Medio. Si queréis solucionarlo, no es con los palestinos con quien hay que hablar.

Los buenos y sencillos palestinos de 1946, pastores que no hicieron mal a nadie, nunca se merecieron la ratonera en la que se encontraron. Ellos sólo fueron culpables de encontrarse en medio de dos potencias antagónicas. Pero desde entonces la siembra del odio no ha conocido descanso. La semilla venía de fuera. Ahora no veo solución a este problema. Los palestinos se han convertido en el gran escudo humano de los innumerables grupos terroristas que pululan y dominan ese estado. Un estado rehén, un estado fallido, un estado subvencionado y mantenido por el odio de ricos extranjeros.

lunes, julio 21, 2014

El nudo gordiano palestino


Lamento muchísimo todo lo que está pasando en la Franja de Gaza. Pero la gente tiene que saber que Israel está haciendo una incursión allí, porque los grupos armados estaban atacando Israel con pequeños cohetes de corto alcance desde hacía tiempo desde el otro lado de la frontera.

En Palestina, ya hace mucho que la autoridad no puede contener para nada a los grupos más violentos. Es más, buena parte de la población apoya a los terroristas.

¿Qué debe hacer una nación cuando le atacan desde el otro lado de la frontera y el gobierno del otro lado ni hace nada, ni puede hacer nada? Si a eso añadimos que esos grupos usan a los civiles como escudos humanos, la cosa se complica. Sea dicho de paso, esos terroristas islámicos preferían usar las casas de los cristianos para lanzar sus cohetes.

Por eso, las imágenes de los noticiarios son muy tristes, muy lamentables, y los mensajes para lograr la paz muy bellos. Pero mientras los palestinos no se liberen de esos grupos terroristas, la paz va a ser muy difícil. El problema es que la población palestina difícilmente se va a poder liberar de los grupos armados más fanáticos. Es un problema de casi imposible solución. Lo que está claro es que Israel tiene derecho a defenderse.

Hay que dejar bien claro que el primer interesado en que el Estado Palestino saliera adelante era Israel. Israel quiere la paz ante todo, como sea, pero la paz. El problema es que el Estado Palestino hace años que ha sucumbido al poder de estos grupos terroristas.

Israel no ha hecho todo siempre bien. Pero Israel es una democracia que está defendiéndose. El caos de Palestina bien poco lo conocen todos aquellos que dan discursos desde Europa. Pero de todo ese caos tiene la culpa el dinero de ciertos países que han financiado a los grupos más fanáticos. Sin esa ayuda externa, el conflicto se hubiera acabado hace tiempo, los israelíes desean vivir en paz y la mayoría de los palestinos también.

El territorio de las dos naciones está ya perfectamente delimitado de hecho, con unos cuantos lugares sobre los que se podría discutir. Pero, insisto, está delimitado de facto. A veces escucho a algunos líderes palestinos y no son realistas. ¿De verdad piensan que les van a dar parte de Jerusalén? Aunque no me extraña, algunos creen que van a conquistar el mundo. Con lo cual, Jerusalén sólo sería la primera parada. Ése es el gran problema, que no puedes llegar a la paz con un grupo cuyo programa irrenunciable es la destrucción de Israel.

Veo las noticias europeas sobre el conflicto. Qué triunfo de lo políticamente correcto, de las bellas palabras, de los discursos huecos. Qué tendenciosidad en los medios europeos. A toda esa gente que ha demonizado a los israelíes, les aconsejaría que hablaran con los reporteros que van a esa zona. Todos prefieren cubrir el conflicto desde Israel. Porque los fanáticos musulmanes no han dudado en secuestrar incluso a occidentales que iban a Palestina a ayudar al pueblo palestino. Son muchos los palestinos que preferirían que toda Palestina, entera, pasase a ser administrada por los judíos. Pero claro esto no lo pueden decir, porque les cortan la cabeza.


Israel sabe que hay problemas que se pueden solucionar y otros no. Hay médicos que saben que hay problemas de salud enquistados que no hay forma de curar. Hoy por hoy, éste es un problema sin cura. Porque solucionarlo dependería de países que están más al este de Israel. Mientras desde fuera de Palestina se siga poniendo el dinero, mientras dentro de Palestina siga habiendo fanáticos con deseo de inmolarse, el problema seguirá como ahora en el mejor de los casos, y con evidentes posibilidades de empeorarse.

sábado, julio 19, 2014

Hoy dos posts, no os acostumbréis

Me hace gracia ver cómo se imaginaban nuestra época hace treinta años. Yo, personalmente, no tenía una imagen concreta. En Barbastro, rodeados de ovejas, qué imagen podíamos tener del futuro. Qué otra cosa iba a ser que una repetición del presente.

Aunque ya lo puse hace tiempo, para aquellos que queráis saber el ritual de consagración de una iglesia antes del Concilio Vaticano II, podéis verlo aquí en este link y con imágenes:

http://liturgia.mforos.com/1699083/9209764-dedicacion-de-iglesias/

Dedicada esta foto a todos los españoles que vivimos los años 70.

Buf, que recuerdos me trae esta foto. Aunque a mí nunca me gustó el Capitán Cola. Sólo probé una vez.  Como el Drácula, que sabía horrible. El Frigo-dedo era otra cosa. Hacíamos el tonto mientras nos lo comíamos.

Me preguntaba un lector de México lo siguiente. En el padrenuestro hay siete peticiones. La sexta dice no nos dejes caer en la tentación. Y la séptima líbranos del mal.

¿Por qué Jesús hizo esas peticiones en la fórmula del padrenuestro? ¿Aparentemente es la misma petición pero dividida? ¿Entonces, serian seis peticiones?

La pregunta me parece interesante. La primera petición se refiere a pedir a Dios que aleje las tentaciones, todas, no sólo las del demonio. La segunda petición se refiere a que aleje el mal, el mal genérico, sea este físico, económico, demoniaco, familiar o de cualquier otra forma.


Son dos peticiones distintas. La primera va más dirigida a nuestro deseo de no pecar. La segunda va dirigida a ser protegidos. La primera tiene como fin nuestra santificación. La segunda el ser preservados enteramente, como personas, en nuestro cuerpo, alma, en nuestra familia, sociedad, etc. Se pide la protección frente a todo mal y en todo ámbito en el que estamos insertos.

viernes, julio 18, 2014

Ya nos advirtieron hasta sus amigos que ese hombre no era un genio


Veis, en el post de ayer no he criticado el laicismo imperante. Si nos esforzamos todos un poco, no es tan difícil.

Y eso que hoy Zapatero ayer tuvo una de sus geniales salidas de pata de banco, con lo de la Autoridad Mundial Religiosa. Ay, como lo añoro.
No dijo MUNDIAL (que suena a algo masónico y setentero) sino GLOBAL (que suena a moderno e Internet).

Hay que reconocer que este hombre tiene un optimismo incombustible. Después de su gran éxito de la alianza de las civilizaciones, quiere trasladar sus excelentes resultados al campo de la religión. Eso sí, ya ha dejado claro que ninguna religión puede presentarse como excluyente, ni pretender que sus enseñanzas son las únicas verdaderas.

Querido Zapa, toda religión se presenta como la que posee la verdad. Hasta la Religión Unificada de los Gnomos del 9º Día está convencida de tener la verdad. Si no, no sería una religión, sería un club, una asociación, una fundación para el progreso de los gnomos o lo que sea, pero no una religión.

Pero ya puestos, yo propongo la creación de una autoridad mundial que controle las salidas de pata de banco con cargo a los presupuestos de la Unesco y con derecho de horca y cuchillo.

En fin, podéis ver en ese vídeo qué reacción produjo en estos comensales la propuesta de ZP:


Hasta los cerdos andan hoy día un poco descentrados y haciendo cosas raras


Internet posee grandes utilidades para la Humanidad. Por ejemplo, puedes ver qué fue de los actores de tal o cual película. Cómo son ahora los actores de Los Goonies, o qué ha sido de los protagonistas de Regreso al Futuro, y así. Es decir, puedes seguir así durante una hora. Un pasatiempo sencillo que no hace daño a nadie.

Pero satisfacer esa nostalgia implica que la electricidad va de tu ratón a un cable, y de ese cable a otro dentro del ordenador. Y de ese a otro, de allí a un circuito, a un procesador, a otro cable, a un quinto cable (esta vez telefónico), de allí por ondas va a un nodo (o como se llame), el nodo lo envía a un indexador central (o quizá regional), de allí al servidor. Y cuando, por fin, ha llegado a ese servidor, hay todo un camino para que mi orden llegue al video concreto que busco: qué fue de los protagonistas de Alf y de Vacaciones en el Mar.

Una vez que llegue al archivo concreto de ese servidor, queda todo el camino de vuelta. Y eso que a mitad del vídeo puede darme curiosidad por saber qué ha sido de la vida de los protagonistas de Loca Academia de Policia I (qué joven era entonces, aunque ya llevaba gafas, pero tenía pelo sobre la cabeza).

El resultado de todo este gasto de energía es precisamente eso, que necesitamos energía. Y para ello hay que quemar algún bosque y tal, o extrrrraer (verbo terrible) petróleo de grandes profundidades marinas, gastando más energía para eso. Es decir, satisfacer esas curiosidades inútiles mías, satisfacer esa nostalgia ociosa de la cena, supone tener que derretir los polos.

Es entonces cuando me he sentido como Putin, tan miserable como él, y he decidido compartiros mis dudas ecológicas gastando un poco más de energía creando este post.

Hoy podía haber escrito un último post sobre la menorah y el culto cristiano (parte 80). Pero he decidido escribir un post sobre el gasto de energía y la nostalgia.

Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, etc, etc, hasta llegar a esas no volverán.


Si queréis gastar un poco más de energía, podéis ver este vídeo:

jueves, julio 17, 2014

Hay un momento dado en que uno descubre que ya no hay marcha atrás


No quiero en este post repetir nada de lo escrito ya en posts anteriores, pero sí que deseo cerrar el tema que planteé ayer sobre China. Y lo quiero cerrar con esta cuestión: ¿se puede hacer algo para detener el círculo destructivo en que ha entrado la economía mundial?

La respuesta es no. Por primera vez lo digo bien claro, ya no se puede hacer nada. El tiempo de los remedios pasó.

Si Europa y Estados Unidos se unieran en un plan proteccionista sin precedentes a nivel global, eso provocaría evidentemente (entre otras cosas) una caída sustancial de la demanda de productos chinos. Eso supondría cerrar empresas en el país asiático, paro, inestabilidad social, protestas y finalmente la fractura del sistema político actual en China.

Es lógico esperar que China no esperaría ese escenario con los brazos cruzados, como si fuera su destino inevitable. Ante una situación así, los gobernantes chinos tratarían de defenderse. Sería una guerra económica, sin armas, pero se trataría de una verdadera confrontación. Si tomas medidas económicas que me perjudiquen, tomaré medidas de represalia. Si me provocas dolor, yo te provocaré más dolor.

Además, aunque la élite gobernante china no quisiera tomar ni la más pequeña medida de represalia (algo impensable dado su historial económico con la Unión Europea, por ejemplo), en la misma media en que se redujera la exportación de bienes chinos, sería necesaria la repatriación de capitales chinos radicados en mercados extranjeros: bonos del estado y acciones. El resultado de eso sería un durísimo invierno económico, la congelación del mercado crediticio internacional incluso entre bancos centrales. El flujo monetario mundial disminuiría a niveles que ahora nos resultarían impensables.

En una situación así, las economías que mejor resistirían este invierno, no serían las economías innovadoras o basadas en la tecnología y cosas por el estilo, sino las economías basadas en mano de obra esclava, y entre éstas las que mejor sobrevivirían serían las economías centralizadas no libres.

Así que dejémoslo claro, ya ahora no podemos zafarnos de este abrazo vampiresco. Porque la acción provocaría una reacción de repatriación de capitales que no podríamos soportar. Y puestos ante una tesitura de detención del flujo monetario a nivel global, serían ellos los que indudablemente saldrían vencedores. Nosotros únicamente sobreviviríamos convirtiendo nuestras economías en pequeñas chinas: economías dirigidas, estatalizadas y esencialmente autárquicas. 

miércoles, julio 16, 2014

Las preocupantes grietas del Imperio fueron advertidas por algunos romanos


Hoy se ha acordado crear por parte de Brasil, Rusia, India, Sudáfrica y China el New Development Bank (NDB). A veces, yo mismo me sorprendo de la precisión de mis previsiones. 

Fue hace ya casi cinco años cuando advertí de los pasos que la República Popular de China iría tomando en su campaña silenciosa de dominio mundial. Evidentemente, no compraba deuda soberana en Estados Unidos y Europa por afán altruista. Eso ya debió haber encendido las alarmas de los estadistas. Pero eso era sólo un paso que formaba parte de un plan perfectamente ideado para llegar a la creación de un nuevo organismo monetario internacional. China no sólo quería ser la más rica, no sólo aspiraba a dominar (=invadir) todos los mercados, sino que quería dictar las reglas del juego.

Este nuevo banco, el NDB, es el instrumento para ello, para crear un rival del Fondo Monetario Internacional, sin prisas. Cuanto menos se note, mejor. Han sido listos los cerebros de Pekín. No convenía que este instrumento fuera un banco sólo de China. Nominalmente debía ser internacional, aunque después lo domine China, como no va a ser de otra manera, como no puede ser de otra manera.

China puede hundir los mercados de deuda soberana cuando quiera. Puede hacer quebrar a los estados a voluntad. Ni siquiera hace falta que lo haga. Basta que decida una política de limitación del flujo monetario internacional. Eso ya lo puede hacer. El día que lo haga, el día que cierre un poco ese grifo, el FMI irá teniendo menos liquidez. El único que dispondrá de activos será el NDB. Cinco años después, el que partirá el bacalao será el NDB. Entonces las cosas se nos pondrán más difíciles. Porque la labor reguladora neutral del FMI dejará de existir. Pekín dictará las normas y lo hará con la misma piedad con que trata a sus masas esclavas. La oligarquía financiera del gigante asiático sigue haciendo planes a largo plazo. Nuestros políticos occidentales siguen preocupados en el cortoplacismo de los próximos cinco años.

Realmente, hoy lo puedo decir una vez más: lo que os advertí se ha cumplido. El hundimiento de Occidente resulta penoso como todos los hundimientos. Pero nos lo hemos merecido. China será nuestro martillo y nuestro yunque. Después, también sobre ella se cumplirá el decreto que se haya escrito en el cielo. Eso será otra historia, más lejana todavía. Pero a Occidente, a este ritmo en unos seis o siete años, le esperan muchas humillaciones, mucho sufrimiento, muchos disturbios en sus calles. 

lunes, julio 14, 2014

Precioso altar de plata


Hoy he escuchado, en su italiano ronco y cortante, a Umberto Eco en una entrevista. Jamás imaginaríamos esa voz al leer sus libros. No sé por qué, siempre le puse una voz aterciopelada y suave. Sin darme cuenta, le imaginé con la voz de Adso. De un Adso ya anciano profesor en Oxford.

Bien, el caso es que este autor contaba que un crítico de arte había escuchado de niño llorar a su padre de noche. ¿Qué sucedía? Su padre estaba leyendo Los Miserables de Victor Hugo. Se trata de una escena impresionante y, como he dicho, real.

Llevo ya varios meses dedicado a mi próximo libro. Una obra larga. En la que me esfuerzo con la ilusión de pensar que será una de las mejores que he escrito. Esto sí que es trabajar en la fe durante miles de horas. Y me quedan más millares de horas en este camino para lograr ese título.

Pero después el libro se nos escapa, vuela, tiene su vida propia. Pone en marcha secuencias de causas y efectos en otros continentes. También vienen después las felicitaciones. Un pago muy escaso para un trabajo tan largo.

Ser escritor en medio de la bancarrota de las editoriales, en medio del hundimiento del mercado de la impresión, es todo un acto de heroísmo. Un acto heroico al que el 95% de los escritores podrían renunciar sin que se resintiese lo más mínimo el mundo de la literatura.

Después, está ese 1% de los autores. Esos son otra cosa.

domingo, julio 13, 2014

De mi última visita a El Paular



















Qué maravillosos debían ser esos  monasterios de cartujos con más de un centenar de monjes. Hermanos legos laboriosos caminando en silencio por los claustros, trabajando los huertos, preparando las comidas, lavando la ropa. Sacerdotes encerrados en sus celdas, dedicados a la oración profunda como trabajo. Saliendo sólo para la misa conventual y para otros actos del culto divino. Grandes actos de culto divino.

Y en el caso de El Paular, ese retablo gótico que es un libro abierto, un libro de imágenes sagradas. Y detrás, como corazón del monasterio el transparente. Así se llama al espacio diseñado para colocar en su centro la custodia de plata de varios kilos de peso. Ese espacio es un sueño barroco, un exceso, una selva.

Todo al servicio de un centro: la Eucaristía. Dividido, además, el espacio entre una parte donde debían colocarse los legos y otra más pequeña para los padres. Los legos arrodillados y postrados ante la puerta de acceso a ese increíble Sancta Sanctorum. Los sacerdotes arrodillados alrededor de Jesús-Eucaristía.

Me fije que voluntariamente se creó ese espacio para que la custodia esté en la penumbra, rodeado de velas. Mientras que la luz de sol se hace poderosa en lo alto. Como si abajo tuviéramos el Misterio en la penumbra, y en lo alto la Luz celestial.


Qué mundos fueron esas cartujas y otros centros monásticos. Los centros que irradiaban espiritualidad a toda la Cristiandad. Los baluartes del espíritu para toda una civilización en la que reinó Cristo. No de un modo pleno y perfecto, pero de un modo muy distinto al que nos muestran las películas de una época depravada.

sábado, julio 12, 2014

He pasado un día en el monasterio del Paular



Ayer, fiesta de San Benito Abad, me fui a pasar el día al Monasterio del Paular. Como siempre, me encontré con una comunidad acogedora, hospitalaria, que recibe a todos con los brazos abiertos. Allí había gente del pueblo vecino, curas de Madrid y de otras diócesis, fue una fiesta entrañable celebrada entre todos los que nos reunimos en ese bellísimo cenobio: laicos, clero y monjes.
Después de la gran misa, tuvimos una agradable comida, me dediqué a hacer oración en la capilla y a pasear leyendo la Biblia. Qué lugar tan formidable para pasear meditando por sus claustros, corredores y dependencias.



















Todo el tiempo pensaba en los santos cartujos que moraron durante siglos en ese lugar. Yo me siento más cercano a la espiritualidad benedictina, y jamás hubiera tomado sobre mi espíritu el severo yugo cartujano. Pero hay que reconocer que en ese mismo lugar vivieron encerrados en sus celdas hombres no santos, sino santísimos. Cuyos nombres y vidas son desconocidos para todos, pero no para Dios.



















Sin duda, el lugar donde ahora moran los benedictinos, quedó santificado por esos miles de hombres que pasaron durante centurias. Todo ha quedado impregnado de la luz y bondad de sus almas, ese claustro, el refectorio, la iglesia, cada lugar de esa santa casa.



Una y otra vez me imaginaba a los cartujos sentados en sus asientos del coro, salmodiando, concentrados en la alabanza de Dios. Sus huesos descansan bajo la tierra del claustro. Y en verdad que el lugar respira una belleza que no parece de este mundo. Se trata de una belleza espiritual. Allí mi oración personal fluía sola, sin dificultad. 


















Qué impresionante debía ser ese monasterio con más de un centenar de cartujos: hermanos yendo y viniendo, ocupados tranquilamente en sus ocupaciones, sacerdotes voluntariamente confinados en sus celdas, monjes rezando salmos latinos en la iglesia, hermanos legos adorando la Eucaristía.