domingo, julio 24, 2016

Redescubrirse a uno mismo


Sigo trabajando en mi obrita sobre la Trinidad. Había una parte muy clara en ese libro que ya está acabada. Hay otra parte del libro que no la tengo clara, y ya han pasado varios días y sigo sin tenerla clara. Es curioso, en la escritura, a veces, hay partes firmes en que el libro avanza con paso decidido. Y otras partes en que el autor duda, no hace pie y el libro parece difuminarse. Mi norma, como la de todos los escritores, es la de hacer desaparecer aquellas partes en las que un libro parece perder el camino.

Pero, a veces, las cosas no son tan sencillas como pudiera parecer. Lo que un día parece que es una historia que cojea, otro día se escoje precisamente porque resucitar una historia que cojea, arreglarla y remendarla producirá un efecto especialmente sorpresivo o tal vez estético.

Lo peor para un escritor es la discontinuidad. Y el buen Dios me dio ganas de escribir y discontinuidad. Tengo otras ocupaciones que no son las de crear mundos ficticios. Y así los años pasan con grandísimas ganas de escribir y enormes socavones temporales. Continuamente me hallo retomando el hilo de mi propia obra.


Otra característica mía es la aversión por las revisiones. Qué poco me gusta. Estoy seguro de que a todos los escritores esto les aburre tanto como a mí. Lo que sí que es para mí un placer es leer una obra mí al cabo de años. El placer de redescubrir la propia obra gracias al olvido.

El olvido, esa marea cuyo lento paso he llegado a amar. Como persona le debo mucho al olvido. Él me recuerda con su presencia, con su niebla, la proximidad de un crepúsculo inevitable. Él me recuerda con su presencia, con su niebla, la proximidad de un crepúsculo inevitable, la humillación de mis limitaciones, la certeza de que ni todos mis libros lograrán que el reloj se detenga.

sábado, julio 23, 2016

To Trump or not to Trump

Una de las grandes bombas que le puede explotar al planeta para el próximo año 2017 es la política arancelaria que Donald Trump quiere llevar a cabo.

Es un tema que ahora a nadie le preocupa, pero que se puede convertir en el gran problema del mundo en menos de un año. En este blog siempre he afirmado que la relación económica entre China y Occidente es insostenible a largo plazo.

Ahora bien, dar marcha atrás es una operación que se debe hacer con un cuidado propio de cirujanos. Esta operación debería hacerse de común acuerdo con el gobierno chino, de un modo gradual, pactado, en los mejores términos.

Pero si esto se lleva a cabo de un modo pasional, populista y a base de golpes de puño sobre la mesa de la Casa Blanca, el desastre está asegurado y este remolino nos va a engullir a todos.

Una guerra arancelaria sin orden entre Estados Unidos y China abocaría al mundo a una recesión sin precedentes. Y lo que es peor, una brusca bajada de la demanda de bienes para la exportación en el gigante asiático acabaría provocando una bajada del PIB chino, una ralentización de la demanda interna de ese país, y finalmente  una repatriación de deuda pública norteamericana y europea hacia China. El desastre estaría asegurado.

Trump ha planteado todo esto de un modo pasional, pero no sé si se da cuenta de este avispero debe ser movido con cuidado sumo. De lo contrario, nos vamos a sumir en una espiral no de estancamiento del PIB, sino de pura y dura destrucción del tejido económico.

Alguno se consolará pensando que quizá Trump sólo se limita a dar discursos llenos de energía, pero que cuando gobierne será un hombre sensato. Lo cierto es que revisando su historial y su personalidad no parece que tengamos muchas razones para dormir tranquilos. En su caso, los discursos son una nítida manifestación de su personalidad y de su modo de obrar.

Ahora nadie piensa en ello. Pero dependiendo de lo que diga el pueblo norteamericano en las urnas es una posibilidad real que antes de un año nos encontremos asistiendo como espectadores (al principio) a una guerra económica frontal con China con un lastre final de muchos millones de nuevos desempleados en toda Europa. Gobierne quien gobierne, ojalá que al final se opte por la vía de la serenidad y de la escucha a los asesores técnicos. Pero tenemos serías razones para prever que se avecina un huracán de consecuencias muy graves.

viernes, julio 22, 2016

Anillos episcopales, cardenalicios y papales

 Hoy un especial de anillos. Ay, si no fuera por estas pequeñas cosas que alegran nuestros días. 

Además, ya vengo yo observando que hasta los más recalcitrantes de la Teología de la Liberación ya no son tan contrarios a todos estos petit details

No, si en los años 80 ya había algunos que siempre pronosticaron la victoria del roquete con puntillas. Pero sed moderados. Estas cosas crean mucha adicción.

La quinta foto es de un sello diocesano para lacre. ¿Hay algo en este mundo más emocionante que recibir una carta oficial sellada con lacre? Pues sí, es muy emocionante. Todo ser humano debería recibir en algún momento de su vida una misiva así.





















jueves, julio 21, 2016

El placer de cocinar


Gracias a Diana por señalarme dos erratas en mi novela policíaca. Por alguna extraña razón, siempre hay una H que falta o una V que está equivocada. Algo increíble, porque no os imagináis las veces que esta novela ha sido corregida.

Más adelante colocaré los mejores comentarios y críticas que queráis compartir. Una petición, si me enviáis comentarios no citéis las cosas por número de página. Os pido que citéis colocando parte de una línea o su comienzo, con tres palabras suele bastar. Así, con el buscador del pdf, a todos nos resulta mucho más rápido encontrar el párrafo al que os estéis refiriendo.

En dos días, 400 personas se descargaron la novela. Cosa que me anima mucho, porque una edición normal en cualquier editorial son 2000 ejemplares. Ninguna editorial, hoy día, vende 400 ejemplares de una novela en dos días. Así que os agradezco que tantos de vosotros hayáis comenzado a leer esta novela. Y lo mejor de escribir una novela es poder establecer un diálogo con los lectores.

Una sugerencia, mi libro sobre el breviario pasádselo a los sacerdotes que conozcáis en archivo adjunto. Lo digo porque normalmente será un libro que les interesará.


miércoles, julio 20, 2016

Dormir con tanto calor se hace difícil


Hoy he aprendido estos dos verbos en inglés. Os los pongo aquí porque sé que no pocos de vosotros aun conserváis la esperanza de mejorar vuestro vocabulario en ingles.

To run up: contraer (debt), crear (account)
She had run up a huge bill at the hairdresser's.
To run up against: to experience an unexpected difficulty.
The plans for the new bridge ran up against strong local opposition.

Antes de cerrar el post de hoy –hoy estoy muy perezoso- desearía hacer notar que en este blog he dado tres ídeas muy novedosa que recapitulo hoy aquí:

Elenco universal del clero
Formulario internacional standard de viajeros
Sistema NU de identificación universal


Bueno, me voy a dormir, que ayer con el calor el insomnio se cebó en mí.

lunes, julio 18, 2016

Nueva novela del padre Fortea (que soy yo)














Muchos de mis sufridos lectores están disfrutando de sus bien merecidas vacaciones o se marcharán de viaje en agosto. Para vuestros vuelos en avión y vuestros descansos en hoteles de alta gama, os paso mi última novela, una novela eclesiástico-policial. Se titula El curioso caso de la muerte del gato del obispo.

Fue publicada por la editorial Sekotia hace algo menos de un año. Pero expresamente me quise reservar los derechos de publicación digital para que todos los que lo deseéis la podáis leer. Es una novela muy buena, os lo digo yo que soy autor. La escribí hace años, la dejé descansar. La rehice. La dejé descansar unos años. Y, por fin, practiqué en ella la última revision y la publiqué.

Ahora, y gracias a la magia de Internet, todos la podréis tener en vuestro bolsillo. Conforme la vayáis leyendo, podéis ponerme vuestros comentarios en los post. No importa qué post sea. En el sistema en el que leo los comentarios, los últimos comentarios me aparecen los primeros, estén situados en un post reciente o no.

Siempre me han interesado mucho los comentarios de los lectores, como a todos los autores y cocineros. Así que vuestra lectura se puede convertir en una especie, si no de diálogo, al menos de epistolario con el autor. El libro como diálogo entre lector y autor es una idea que me encanta.

El libro lo podéis descargar como siempre en mi Biblioteca Forteniana:

lo que más me gusta de publicar digitalmente es que ningún árbol de mis queridos bosques tiene que sufrir por mis afanes literarios.

domingo, julio 17, 2016

Que bellísimo sello de lacre, uno de los mejores que he visto en mi vida


Por si tenéis la curiosidad, yo la he tenido, os voy a decir cuáles son los días más calurosos del año. Yo siempre estoy deseando que vuelva a hacer fresco por las noches. Pues bien, en España, la quincena más calurosa es la que va del 18 de julio al 2 de agosto. O sea, que tenemos todavía que atravesar la peor parte del desierto todavía.

Por otra parte, los días más fríos del año son los que van del 7 al 13 de enero. La quincena más fría suele ser la primera quincena de enero. Estos son los datos. Que los lectores tomen las medidas que consideren oportunas.

Os participo ahora un librito muy breve que he escrito para beneficio de los sacerdotes, aunque lo puede leer cualquiera. Se titula Sobre el breviario. Y son consejos para rezar bien la liturgia de las horas. Como siempre lo podéis descargar aquí:



Pronto os pondré aquí otro libro a vuestra disposición. Y ésta sí que será una obra más ambiciosa y compleja que la que hoy os he dicho.

Post Data: Si a alguno de mis lectores le hacen obispo, que me pida opinión de forma gratuita y desinteresada cuando esté diseñando su escudo episcopal. Algunos escudos, digámoslo con caridad, son mejorables.

Democracia: la Ley de la bola negra


Hoy me he dado cuenta de algo que nunca se me había ocurrido. Primero las premisas:
1ª premisa: Siempre he estado seguro de que la democracia es el mejor sistema político.
2ª premisa: La razón debe gobernar y organizar los países y el entero planeta.

Ahora reconozcamos un hecho: La elección del Poder Ejecutivo por parte de las masas siempre ha dado y dará como resultado la elección de gobernantes cuyos programas serán más o menos irracionales. A causa de las presiones, de los sondeos de voto y de muchos otros factores, los gobernantes (incluso los mejores) siempre gobernarán no con un criterio de razón pura, sino con un cierto nivel de irracionalidad.

Es decir, siempre se hará no lo que se debe hacer, sino lo que conviene hacer para seguir manteníendose en el Poder.

Conclusiones: El gobierno plenamente racional nunca será posible en un sistema democrático, porque su base es irracional. La irracionalidad de las decisiones siempre estará presente en todos los gobiernos del mundo, en lo importante y en lo menos importante. La racionalidad puede construir durante muchos años, y la irracionalidad puede destruir lo logrado en periodos menores de tiempo.

Los poderes ejecutivos plenamente racionales siempre serán una excepción estadística. Los meros ciclos estadísticos siempre impedirán por razones aleatorias el imperio de la razón.

No estoy diciendo con esto que lo mejor sea la dictadura. Por muy racional que sea el gobierno de un dictador al principio, el tirano siempre acaba cayendo en un círculo vicioso de mayor irracionalidad y capricho. Si algo hemos aprendido en la historia humana, es que el Gobierno del Pueblo siempre tiene un mayor índice de racionalidad que el personalismo de un ego cada vez más hinchado.

Lo interesante para mí es haber comprendido que el Imperio de la Razón jamás será logrado, porque la masa, por sistema, no escoge segun racionalmente. Sino que con una frecuencia que se basa en factores aleatorios, la masa escoge el programa más inadecuado y el gobernante más indigno.

Alguien podrá concluir que acabo de descubrir algo que siempre ha estado muy claro. No, no estaba tan claro. Yo creía en la evolución de la Humanidad, en que el progreso nos haría más racionales.

Ahora me doy cuenta de que el mejor sistema político, la democracia (y no puede haber otro mejor), alberga en su seno una abrumadora imposibilidad de perfección. Sabía que el error en democracia no ha sido ni es una excepción. Lo que me sorprende es darme cuenta, casi con una certeza matemática, de que el sistema es, por pura estadística, inestable. 

La aparición de macroerrores, tras una gran cantidad de microerrores, sigue pautas de porcentaje de probabilidades matemáticamente férreas si consideramos el sistema de un modo global. 

viernes, julio 15, 2016

Niza, otro golpe en el corazón de Europa


Vivimos una gran depresión económica que va camino de durar una generación entera, en medio de un planeta que va camino del capitalismo más despiadado, y en el que el segundo poder del mundo es una férrea tiranía. Los jóvenes no pueden fundar una familia. Los esposos son abandonados por sus cónyuges. Por si todo esto fuera poco, no hay ningún rincón de nuestras ciudades futuristas del siglo XXI en el que, en cualquier momento, no pueda desatarse el infierno más irracional y doloroso.

Europa no quiso implicarse en la lucha contra el estado Isis, sin darse cuenta de que con dinero se pueden hacer cosas mucho más espantosas que cualquiera de las que hasta ahora hemos visto. Sólo es una cuestión de tiempo el que haya golpes terroristas de una escala mucho mayor, un salto cualitativo hacia delante. Hasta ahora hemos tenido suerte, perdón, podemos dar gracias a Dios, de que estos fanáticos no hayan tenido mucha inteligencia. Pero, antes o después, el terrorismo pasará a otro nivel.

Europa, Europa, que estabas llamada a ser un baluarte y un faro de la virtud.

miércoles, julio 13, 2016

Más cuestiones litúrgicas


Hoy pongo el retablo mayor de La Seo (en Zaragoza) con su óculo en el centro. 

Otro lector planteaba esta interesante cuestión: Si el sacerdote oficia la misa como un alter Christus, ¿qué sentido tiene la concelebración si sólo hay un Cristo? En la concelebración pareciera que hay varios Redentores en vez de uno.

Ésta cuestión que presentas en el blog es muy profunda. Es cierto que hacemos muy bien en imaginar a Cristo oficiando a través del presbítero que celebra la misa. Ahora bien, es cierto que en un monasterio varios sacerdotes pueden celebrar la misa a la misma hora en diversos altares. Si ellos así lo desean, ¿por qué no unirse en un único altar y una sola ceremonia?

El simbolismo no se destruye, porque en ese caso es el sacerdocio el que rodea al altar. No ya un sacerdote-celebrante, sino el sacerdocio de la Iglesia concretado en esos ministros de una única consagración.


Este tema no planteó problemas teológicos, porque incluso en la misa tradicional siempre existió una misa en la que se concelebraba: la misa de ordenación presbiteral. En esa misa, el antiguo ritual prescribía que los recién ordenados concelebraran con el obispo.

martes, julio 12, 2016

Más cuestiones litúrgicas planteadas por los lectores

Éste es el retablo mayor de El Pilar (Zaragoza) donde podéis ver el óculo eucarístico justo encima de la Virgen María. En la preciosa imagen de ayer, el retablo de Torreciudad, podéis hacer click sobre la imagen para verla en toda la grandiosidad de sus detalles.

Otro lector comentaba en mi blog (con un cierto tono indignado) si todo era cuestión de gustos. No, efectivamente. En liturgia no todo da lo mismo. Ahora bien, las cuestiones se estudian en la Congregación para el Culto Divino con mucha meticulosidad. Los que hay allí alrededor de la mesa son grandes sabios en temas litúrgicos. Conocen mucho más la historia y la teología de la liturgia mucho más de lo que un laico pueda saber si se dedica a esto a ratos perdidos como afición. Ellos se dedican a esto como trabajo profesional. 

Yo conozco a uno de ellos, un sacerdote de Toledo que trabaja allí. Y puedo aseguraros que sobre liturgia sabe más de lo que yo sabré en toda mi vida. Con lo que sé puedo hablar de liturgia: sé lo suficiente para decir algo. Pero él sabe centenares de veces más que yo.

Así que podemos confiar en que las decisiones en esa congregación son decisiones de sabios. Yo personalmente siempre me someto con gusto a sus decisiones sin ningún esfuerzo.


La liturgia es un tema pacífico: bello, variado y pacífico, es la gloria de Dios sobre la tierra. Cuando un laico presenta estas cuestiones de un modo beligerante, es que alguien ha inoculado una cierta cantidad de veneno en esa persona. El conocimiento de la liturgia y la participación en ella une. Cuando divide, hay que preguntarse de donde parte el veneno.

lunes, julio 11, 2016

Contestando los comentarios litúrgicos que me habéis hecho



No suelo contestar a los comentarios, porque si no no haría otra cosa. Tampoco puedo contestar a todos los emails que recibo, salvo que ése fuera mi trabajo. Pero hoy voy a hacer una excepción y voy a referirme a varios comentarios, porque algunos de ellos han sido interesantes.

Un comentarista se refería a qué se podía hacer para que el sacerdote no diera la espalda al sagrario. Éste es un tema muy interesante. Es más, incluso cuando se celebraba dando la espalda al pueblo, la cuestión se planteó porque no parecía muy adecuado prepararse para la aparición del Cuerpo de Cristo sobre el altar, cuando ya estaba el Cuerpo de Cristo a dos palmos de distancia. Ya hace siglos se dieron cuenta de que no era lo ideal mostrar el milagro de la aparición de Cristo en la elevación, cuando Cristo estaba a poca distancia, dando una impresión de duplicidad.

El ingenio de siglos pasados encontró la que para mí me parece la solución óptima: el óculo eucarístico. Solución litúrgica que fue muy común en Aragón. El sagrario estaba en el centro del retablo y se accedía a él por una escalera colocada detrás, fuera de la vista del pueblo.

Si nos fijamos, a lo largo del día son pocas las veces que hay necesidad de acceder hasta el sagrario (a veces sólo una), y la gente ya estaba acostumbrada a que el sacerdote desapareciese un momento para ir en busca del copón.

De esta manera, el retablo cobraba un sentido mucho más impresionante: una exposición de la fe con la Eucaristía en el centro. Y no sólo eso, sino que el genio litúrgico ideó que, al comenzar la misa, un velo o unas compuertas se cerraban ocultando el sagrario de la vista. Las compuertas de Molino Viejo (en Segovia) son formidables. De manera que la aparición de la presencia de la Eucaristía sobre el altar, se veía como presencia única en la nave central, y no con la duplicidad sagrario-altar.

Obsérvese esto en el ejemplo del retablo del Santuario de Torreciudad. En una hornacina está la imagen de la Virgen y arriba está el óculo eucarístico. Sea dicho de paso, este retablo es uno de lo más bellos de toda la Historia del Cristianismo.


Mañana intentaré contestar o comentar algunos de los interesantes comentarios que han producido los pasados posts. Tema este que debe ser muy del interés de mis lectores, porque el número de visitas al blog se multiplicó por dos.

domingo, julio 10, 2016

Misa de cara al pueblo o de espaldas al pueblo III


Obsérvese que he usado en mis anteriores post las expresiones: de cara al pueblo o de espaldas al pueblo. No he usado la expresión de cara a Dios (coram Deo), porque Dios está presente en todo el templo. Pensar que sólo está delante de la asamblea sería un error que nadie defiende y, sin embargo, se usa esa errónea expresión.

El espíritu de Dios está en todo el espacio litúrgico y fuera de él, está en medio de la asamblea. Celebrar de espaldas tiene la indudable ventaja de que todos oran en una misma dirección. Celebrar de cara al pueblo refuerza más la idea de que Dios está en medio de su pueblo, sobrevolando a todo el pueblo.

¿Celebró Jesús la Última Cena de espaldas o de cara a sus apóstoles? No hay ninguna duda que de cara. ¿Celebraron los apóstoles de cara a los creyentes allí congregados? No hay ninguna duda que de cara. A juzgar por la disposición de los altares en las basílicas romanas, sólo se comenzó a celebrar de espaldas al pueblo a comienzos de la Edad Media.

No siento la más mínima reticencia en celebrar de las dos maneras, porque las dos son modos adecuados y ortodoxos. Aunque reconozco que celebrar de espaldas me permite concentrarme más, sin la distracción que supone el que la gente te esté mirando a la cara. La devoción también conoce un cierto pudor. 

¿Cómo prefiero celebrar yo? De espaldas, con poca luz (a la luz de las velas y la natural que entra por las ventanas) y sin micrófono. Es un modo de celebrar que hago yo de tanto en tanto, cuando otro sacerdote me celebra la misa a la hora normal.

Hace bien el que ensalza las ventajas de uno u otro modo de celebrar la misa. Hace mal el que afirma que uno de los dos modos no es legítimo o inadecuado. El que construye, hace bien. El que destruye, hace mal.

Una última cosa, es correcto llamar a uno de los modos celebrar ad orientem. Es correcto, porque es un modo ya acuñado puesto que a partir de la Edad Media las iglesias se construyeron con esa orientación. Pero no antes. Ni siquiera San Pedro del Vaticano o la de Santa María la Mayor están orientadas así. Lo digo porque hay muchos que repiten que las iglesias siempre estuvieron orientadas en esa dirección desde el principio. Y eso no era así ni siquiera en los lugares donde había todo el espacio del mundo para construirlas, valgan como ejemplo las dos citadas.


Lo repito y vale para todo en la Iglesia: construyamos, no destruyamos. Busquemos razones para ensalzar algo, no para hundir a los que no piensan como nosotros.

sábado, julio 09, 2016

Misa de cara al pueblo o de espaldas al pueblo II


(Sigue del post de ayer.) La cuestión por tanto no es tanto una mera cuestión de orientación, sino de qué tipo de Iglesia es la que querría el Señor. Jesús, mientras estuvo sobre la tierra, no quiso dejar todo atado. Mientras enseñó, se centró en la esencia. A nosotros los humanos nos encantan las cuadrículas, no gusta pensar que nuestra opinión es la verdadera y dirimir las cuestiones para ahora y para siempre. Somos poco dados en dejar que sea el Tiempo el que decante las cosas. La sabiduría que llega con la edad es en buena parte entender que es el Tiempo y no nosotros el que hace de juez.

¿Qué tipo de Iglesia queremos? No nos equivoquemos, la lucha contra el relativismo no consiste en la uniformidad. La defensa de la Tradición no consiste en ser más estrictos y duros con la modernidad. Cuánta gente sueña con tener poder y ser estrictos. Curiosamente nadie quiere que la autoridad sea más estricta con él mismo. Hay que ser estrictos con los demás.

Yo prefiero una Iglesia en la que haya misa en latín y en lengua vernácula, de cara al pueblo y de espaldas a éste, en rito latino ordinario y extraordinario, en rito latino y en otros ritos católicos. Ésa es mi opinión. Y estoy seguro que la Iglesia es y seguirá siendo multiforme. 

En esa Iglesia como jardín, variada y en la que reina la libertad en todo lo que sea opinable, hay lugar para el diálogo, el debate y la discusión teológica. Pocas cosas no son opinables en la fe católica. Cuanto más viejo me hago, mé hago más paternal.

El lefebvrianismo me parece una versión moderna del fariseismo. Los teólogos de la Teología de la Liberación, aquellos que son heterodoxos, me parecen una versión moderna de los zelotes, que buscaban el Reino de Dios sobre la tierra con la espada. También ahora veo saduceos modernistas y sacerdotes sanedritas que se dedican exclusivamente a sus funciones litúrgicas sin demasiado interés por la conversión. Todo se vuelve a repetir como hace dos mil años.


Mi único consuelo es amar a todos, no ser exigente con nadie, tratar bien a todos (saludos Masiá) y no juzgar a nadie. Por supuesto que otra cosa sería si yo, como Frodo, tuviera en mi dedo el Anillo del Poder. 

viernes, julio 08, 2016

Misa de cara al pueblo o de espaldas al pueblo I


Se ha suscitado en los últimos días la cuestión de la celebración de la misa de cara a la gente o de espaldas a ella. Permítaseme dar mi opinión, pero no como un artículo plenamente fundamentado, sino como mera opinión.

Antes debo hacer un preámbulo. Previamente al año 2000, yo defendía ante algunos sacerdotes de mi diócesis, en una comida, que sería mejor que los dos modos de celebrar fueran posibles en la actual liturgia, ya que cada uno tenía su simbolismo y valor. Recuerdo muy bien la cara que me puso un sacerdote muy ortodoxo y piadoso, ahora profesor en San Dámaso. Una cara como de que había que tener mucha paciencia conmigo porque yo no entendía ni las cosas más básicas.

Otra cosa que, antes de dar mi opinión, es conveniente saber es que en mis parroquias y capillas siempre he celebrado la misa en latín al menos una vez al mes. Sea dicho de paso, incluso en la capilla del hospital hoy y ayer celebré en latín y de espaldas al pueblo.

Así que mi opinión no es la de un progresista que odia la tradición. Pero yo que siempre he defendido que reviviera la posibilidad de celebrar la misa de espaldas al pueblo, tampoco deseo que sólo se celebre de esa manera. La misa celebrada cara al pueblo refuerza la idea de cena, de banquete, de mesa de la que todos participamos. La misa celebrada de espaldas al pueblo refuerza el aspecto sacrificial, el aspecto visual de imaginar que todos oramos en la misma dirección hacia el Padre.

Como se ve, los dos modos son lícitos, cada uno tiene sus ventajas. Yo creo que lo mejor es que las cosas sigan como están ahora: que se pueda celebrar de un modo de otro. Pero no que un modo se imponga sobre el otro.

Lo mismo vale para el latín. También el uso del latín tiene su simbolismo y belleza, la sensación de estar inmerso en una tradición ininterrumpida. Pero no me gustaría que las misas sólo se celebraran en latín o sólo en lengua vernácula.

A mi me gusta mucho concelebrar, pero también me gusta que se respete el derecho a celebrar la misa uno solo sin pueblo si ese día otro sacerdote ha venido a celebrar la misa en mi parroquia o en mi capilla. He ido con gran alegría a las concelebraciones catedralicias, he concelebrado en mis parroquias con otro sacerdote con mucho gusto y también he celebrado completamente a solas con una persona o dos asistiendo a mi misa sin pueblo. Todas esas formas me gustan. No me gustaría que sólo se impusiera una sola de ellas.

Incluso me gusta que haya rito ordinario y rito extraordinario. Hasta los ritos orientales y occidentales de la misa católica son una riqueza a la que me gusta asistir.


Mi opinión por tanto es enriquecer, aceptar todos los estilos y posibilidades, no la de eliminar opciones lícitas. Yo creo que la visión de un Dios comprensivo, bondadoso, amante de la libertad, se concreta en un modo multiforme de entender la liturgia.

jueves, julio 07, 2016

Bellísimo sello de lacre, lo que hay de un sello a otro














No sé a qué mente perversa se le puede haber ocurrido poner estos vídeos cada uno de diez horas de duración. Pero reconozco que tienen su gracia y un cierto fenómeno hipnótico:


miércoles, julio 06, 2016

Ejerciendo el amor y la caridad, como siempre


Hoy os vais a quedar sin post, he redactado dos veces entero, de cabo a rabo, el post. Y no se me ocurre cómo redactarlo una tercera vez sin caer en la crítica, sin faltar a la caridad y sin enfadarme. Hoy el post me lo voy a guardar para mí. 

Curiosamente trataba de una cosa sucedida hace unos diez años en una congregación romana. Además, aunque parezca paradójico, se trata de una cuestión bastante teórica. ¡Teórica pero con repercusiones prácticas! En fin, me callo. Hice propósito de no pecar con la lengua. Sólo Dios es Dios, los hombres podemos equivocarnos. Yo me puedo equivocar, pero también los otros. Al menos me callo y me quedo con el berrinche dentro. Ay, otra vez tengo malos pensamientos contra cierto cardenal.

A veces tengo fugaces ambiciones de alcanzar poder dentro de la Iglesia con el único propósito de poder desplegar mi furia y castigo a un nivel eclesiásticamente épico.

martes, julio 05, 2016

Que los tronos me inspiren, que las dominaciones se regocijen de una pobre obra humana



















Sigo desde el post de ayer: Agradeceré a los lectores que en los comentarios me sugieran obras sobre el Misterio de la Santísima Trinidad. Conozco bien la doctrina de Santo Tomás de Aquino y la de los manuales clásicos como el de Michael Schmaus. En los próximos días espero poder leer la obra de Rahner. Pero estoy abierto a sugerencias. Este blog tiene lectores que me han dado magníficos consejos bibliográficos.

Ya en Historia del mundo angélico me di cuenta de que el gran protagonista de esa historia es Dios,ese libro trata esencialmente acerca de Dios. También de los ángeles, pero a través de sus capítulos más bien me dedico a describir a Dios.

Mi nuevo libro no será catequético, no será un libro literario de divulgación. Deseo adentrarme en el Misterio a través de la pintura, con palabras, pero deseo que esta obra sea pintura al fin y al cabo. Pero será un libro para los que ya conozcan bien la teología esencial. No un libro pensado para un lector sin formación en este campo. Y digo esto porque que me gustaría pintar una nueva visión de la relación de vida entre las Tres Personas. Del mismo modo que exploré las posibilidades de explicación de la Divinidad como Esfera en mi obra sobre los ángeles, me gustaría hacer algo parecido en este nuevo.


La verdad es que voy a necesitar la ayuda de los ángeles para construir los pilares de esta nueva obra por breve que sea. Pero escribirla es un deseo que siento con fuerza desde hace un par de semanas. Y un escritor tiene que dejarse llevar de estos impulsos.

lunes, julio 04, 2016

Pintando como Miguel Ángel, pero sin encontrar todavía mi Julio II


Soy poco dado a interrumpir tanto la lectura de un libro como la escritura de uno. Cuando leo un libro, me gusta no leer otra cosa hasta que lo acabo. Nunca, en toda mi vida, he leído dos libros a la vez. Eso sí, interrumpo sin ninguna pena la lectura si el libro deja de interesarme; la interrumpo me halle donde me halle. Sin importarme si queda poco para llegar al final. Eso se debe a que hay libros que acaban dejando claro que ya han dicho todo lo que tenían que decir.

Lo mismo me pasa con la escritura: me gusta no escribir ninguna otra cosa hasta que acabo un libro. Pero esto sí que tiene excepciones. Es bueno distanciarse de la obra. Dejar pasar tiempo para releerla de nuevo.

Ahora me hallo inmerso en mi libro sobre San Pablo, tantas veces interrumpido por viajes, sustituciones de verano, urgencias de encargos editoriales y asuntos similares. Pero ahora sí que voy a hacer una pequeña interrupción, porque desde hace algún tiempo me ronda por la cabeza la idea de escribir una obrita sobre la Santísima Trinidad. Se trataría de trasladar el esquema literario-teológico de Historia del mundo angélico a una obra sobre la Trinidad. Sería una obrita muy breve, unas treinta páginas. Treinta páginas para describir visualmente a la Trinidad como si fuera un gran fresco que llenara toda la Capilla Sixtina, en este caso una capilla literaria.

Lo de la capilla que no os despiste. Esta obra, en principio, ofrecerá tres frescos. Tres explicaciones visuales de la Trinidad. Orad para que los ángeles me inspiren en mi escritura. El primer fresco se me ocurrió en Brasil, hace unos cinco años, leyendo al profeta Ezequiel. Pero no voy a explicar nada más aquí y ahora.

Encontré hoy la imagen que he puesto en el post. Muy bonita, técnicamente hablando, aunque no tiene nada que ver con mi libro.

domingo, julio 03, 2016

Lázaro, sal fuera















Hoy por la mañana, estaba solo en la capilla del hospital y he leído en la obra de Valtorta el capítulo dedicado a la resurrección de Lázaro. ¡Menuda hartada de llorar! Menos mal que no había nadie.

No sé por qué me gustan tanto los libros escritos por esta buena señora. Qué verguenza si llega a haber alguien.

Pero es que hoy he comprendido que el milagro de Lázaro no era un milagro más: era el gran milagro realizado al final de su vida publica. El milagro que debería haber convencido a los fariseos de que Él era el Mesías. Antes ya había resucitado a otros, pero era gente que había muerto muy poco tiempo antes. Nunca a nadie que estuviera tan corrompido.


Las páginas de Valtorta ofrecen tantos detalles históricos, realistas, de cómo fue todo que uno no puede evitar el ver la escena, meterse en los hechos, vivirlos. 

jueves, junio 30, 2016

La belleza y la debilidad de la democracia


Otra cosa sobre la que dialogaba con un amigo hace unos días es qué se tiene que hacer si en una democracia, por ejemplo, el 65% de la población apoya decididamente a un partido que ha dicho abiertamente su deseo de acabar con la democracia.

Si el partido es cristalino acerca de sus intenciones y tiene el apoyo rotundo de la población, ¿qué se debe hacer? Está claro que si es un partido que sólo tiene el apoyo, por ejemplo, del 10% de la población sencillamente se le declara ilegal y ya está. ¿Pero si ese partido cuenta con el respaldo decidido del 65% de la población?

La teoría es que el poder judicial debe declararlo ilegal. Pero resulta indudable que la población se levantaría. El funcionamiento de la democracia quedaría de hecho paralizado. El Ejército tendría que intervenir, aunque sólo fuera para mantener el orden público. ¿Sería la dictadura la solución a otra dictadura? ¿La dictadura moderada a una más radical? ¿Sería la única solución una dictadura a favor de la libertad la única fuerza capaz de evitar que el Poder fuera invadido y monopolizado por una dictadura con voluntad de perpetuarse?

Éste es un caso interesante que se ha dado varias veces en los últimos años. Varias democracias han estado a punto de ser tomadas por partidos islamistas cuyo programa era imponer la sharia y acallar a todos los opositores a esa ley.

Imaginemos que un año antes de que Hitler llegara a la cancillería de Alemania, su partido hubiera dejado bien claro que iba a hacer en los años siguientes. Imaginemos que la población le hubiera apoyado mayoritariamente. ¿Hubiera sido lícito suspender la democracia para tratar de preservar la libertad? Es un tema interesante, muy interesante. Desde luego pensar que el sistema parlamentario puede seguir funcionando con la oposición del 65% de la población forma parte más de un deseo que de una realidad.

Hay situaciones en las que sólo cabe un gobierno de concentración nacional para tratar de salvar lo que sea salvable, para salvar la Constitución frente a la letra de la Constitución.

Todas estas reflexiones parten del hecho de que cualquier democracia tiene en cualquier momento varios hitlers latentes que pueden florecer si se dan las consecuencias adecuadas. Nuestro deber es preparar marcos jurídicos que dentro de la Ley defiendan la Libertad, a veces, incluso, frente a la voluntad popular.

Nota final: Sé que ahora mismo no hay un peligro real de un nuevo fascismo en nuestras democracias. Pero Donald Trump ayer hizo unas declaraciones en las que le parecía muy bien la tortura del ahogamiento a los prisioneros interrogados por la CIA. Algo así nos demuestra lo débil que es la democracia y la necesidad de un poder judicial muy fuerte.

Senatus populusque romanus












Quiero plantear una cuestión teórica, de teoría constitucional, que me parece muy interesante. Imaginemos un país en que tres partidos se enrocaran en sus posiciones y ninguno quisiera ceder para permitir la formación de un gobierno. Y en esta situación se celebraran unas terceras y unas cuartas votaciones, cada vez más distanciadas entre sí, pero en las que el electorado siguiera apoyando fielmente con tenacidad a sus partidos para que no cedieran ante las otras opciones.

Es algo que podría suceder en alguna democracia. ¿Qué habría que hacer? La teoría es que la voluntad popular acabaría desatascando la situación. Pero imaginemos que no sucediera así

De nuevo, según la teoría, esas tres fuerzas políticas acabarían acordando un cambio en las reglas del juego, de manera que alguno de ellos pudiera gobernar con mayoría simple, aún sin el apoyo de los demás. Pero imaginemos que no hay acuerdo para eso. Imaginemos que ante la prolongación de una situación así y con el país deslizándose hacia el caos, el partido minoritario bloquea la mayoría suficiente para un cambio constitucional. ¿Qué se hace entonces?

Las constituciones sólo contemplan escenarios en los que, antes o después, hay un acuerdo. Las constituciones dan por supuesto que, más pronto o más tarde, el sentido común se impone. ¿Pero que se haría en un país en el que tanto los partidos como su electorado se encierra en una posición de bloqueo que conlleve años?

¿Podría darse el caso de un bloqueo perfecto, prolongado y sin visos de solución en varios años? Todo lo posible se puede acabar dando. La cuestión es qué se debe hacer en una situación así. No lo tengo claro. Aunque parece que el quid de la cuestión radica en si esa ausencia de gobierno conlleva la anarquía perfecta o se puede mantener un mínimo orden. Cuanto más graves sean las consecuencias, más fácil es que la población acepte cualquier salida, legal o no. Lo interesante, constitucionalmente hablando, se da en una situación de ausencia de Poder Ejecutivo en la que se mantenga un orden mínimo por más que el Estado vaya hacia la decadencia con toda claridad.

Los lectores más simples creerán que este post va a concluir con que voy a hacer una apología de la dictadura o algo similar. No, no, de ningún modo. Mi único interés era plantear esta cuestión teórica.


Cualquier contrato suele tener clausulas de resolución ante escenarios totalmente insospechados. Curiosamente el contrato social, el contrato que regula el Poder Máximo, carece de clausulas ante situaciones de bloqueo perfecto.

En mi obra La decadencia de las columnas jónicas sí que contemplo esta situación excepcional, y el Senado y el Tribunal Supremo de común acuerdo y por una mayoría de ¾ partes de cada una, sí que puede suspender el funcionamiento del Parlamento o del Ejecutivo.

miércoles, junio 29, 2016

Confirmado, Cletus es el mal menor















Hace unos días, colocaba aquí una bellísima estatua. Hoy coloco esta moneda formidable. Hay mucha diferencia de una efigie a otra. Sólo baste recordar las pésimas efigies en las monedas vaticanas de los últimos tres Papas. Ésta moneda es  una de las más bellas que he visto. No sólo por su equilibrio, también por la fuerza que desprende. 

Por último os pongo unos vídeos. Os aseguro que me he reído a carcajadas al ver estos vídeos que tampoco es necesario visionarlos enteros.