miércoles, julio 31, 2019

Mi padre y los platos que no me gustaban


Hoy, mientras fregaba, había mucho acumulado, he vuelto a escuchar la mitad de la conferencia, magnífica conferencia, de Joseph Pérez sobre Cisneros. Este hispanista francés es, tal vez, el mayor especialista en Cisneros.

En su conferencia queda claro que el príncipe Carlos (futuro Carlos V) fue un muy imprudente al principio y bastante memo. Tomó bastantes decisiones muy mal tomadas que estuvieron a punto de llevarnos a la guerra civil. Menos mal que, después, fue aprendiendo el oficio.

Después he leído el final de Muerte de un campesino español, la formidable novela de Sénder. Ya la había leído hace años, pero no recordaba lo buena que era.

He hablado por teléfono con una autora, no diré el nombre, autora de un buen número de libros, autora de Planeta. Me comentaba que se retira del mundo de la literatura. La razón es la que ya he escuchado a más autores: cómo está el mundo editorial. El mundo editorial está hundiéndose. Y, en ese hundimiento, la industria aboga por lo meramente comercial. Si son libros sencillitos, mucho mejor. No son quejas de los que afuera del éxito, la gente no sabe hasta qué punto está enferma esa industria.

Ahora, hasta que vaya a la iglesia, voy a ver si reviso un poco las notas que tengo en mis cuadernos de anotaciones. Menuda masa de material. Menos mal que, de vez en cuando, como hoy, me dedico a poner orden.

Os dejo un gif que me recuerda a muchas escenas que he vivido de pequeño en mi casa, a la mesa, con mi padre:



martes, julio 30, 2019

¡Es un pepinillo!



Ya he advertido, a menudo, del peligro de los pepinillos gigantes. No creo que sea necesario abundar.

Cambiando de tema, los tres gifs que puse ayer de la Rana Kermit son expresión jocosa de una realidad eclesial: vivir en la Iglesia con paz, vivir en la Iglesia como si esta fuera (¡lo es!) una familia.

En los últimos días, muchos hemos escuchado noticias airadas acerca de los cambios en el Instituto Juan Pablo II. La cuestión es: ¿Son verdaderas esas noticias? ¿Están destruyendo el instituto desde dentro? ¿Están socavando un baluarte de la defensa de la ciencia moral?

Lo lógico sería que el periodista investigara las cosas con ecuanimidad para proporcionar una noticia final. El periodista que tratase de cuestiones eclesiales de gran complejidad como esa precisaría ser un hombre dotado de sabiduría, de una sabiduría que no es de este mundo. La profesionalidad es la primera condición, pero la segunda sería tener unas condiciones espirituales para ejercer como juez (periodístico) en esas cuestiones. Pues su artículo va a decantar a millares de personas en un sentido o en otro.

Sí, un artículo encaminará a decenas de miles de almas, entre ellas sacerdotes y religiosos, acerca de un determinado problema, cuestión o situación. Todos vemos la diferencia entre la notable influencia de un periodista en una web religiosa frente al sermón de un arzobispo predicado ante doscientas o trescientas personas.

Si uno redacta un artículo especializado sobre un tema de astrofísica, se espera de él un conocimiento mínimo acerca del tema del que va a escribir. No se puede escribir una noticia sobre ese tema que esté cargado de errores.

No se puede escribir un artículo sobre cuestiones complejas de la teología y de la Iglesia sin un conocimiento mínimo de lo que se escribe. Y, en este caso, el periodista va a ejercer una influencia grande en un tema que afecta a la vida de la Iglesia, a la defensa de la ortodoxia de la fe, a la unión de los fieles con los pastores.

Nada sé acerca de la cuestión del instituto mencionado. Solo he leído los titulares. Pero no hace falta decir que son muy necesarios los buenos y santos periodistas, periodistas que sean escrupulosos profesionales y, al mismo tiempo, hombres de oración.

Hay noticias que me interesarían mucho si fueran escritas por quien es ecuánime, serio, buen profesional, en definitiva, y me ofrecieran una buena información. Pero tantos periodistas no lo son que no leo muchas noticias porque su lectura no me va a aportar nada.

Como norma, siempre doy un voto de confianza a los pastores: diocesanos o supradiocesanos. A sabiendas de que Dios juzgará. Mi voto de confianza no es una absolución, es una suspensión de juicio.

Pero sí que es cierto, al mismo tiempo, de que muchas noticias se basan en informaciones parciales y tendenciosas. Muchas noticias de webs religiosas están contaminadas de prejuicios. En esta situación, la suspensión de juicio no solo es un acto virtuoso, sino también la decisión más razonable.

Ja, ja, ja

El resumen de la última campaña presidencial en Estados Unidos es este.


Cuando un pez se hace un lío, pero un lío de verdad.

Mi impresión ante ciertos nombramientos eclesiásticos.

Otros nombramientos no los entiendo.

Pero, al final, siempre estoy contento ¡porque doy un voto de confianza al que manda! Ja, ja, ja.



lunes, julio 29, 2019

Las tres fotos más graciosas que he encontrado hoy



En esas cuevas es donde guardo mis libros



Creo que, a estas alturas, no deja de ser de agradecer que yo provea de un cierto mapa para orientarse en la masa de libros que he escrito, un mapa para poder leer lo que considero mejor, dejando para después los títulos que considero menos importantes.

He distribuido todo en tres grandes grupos: obras mayores, intermedias y menores; al que se añade una última categoría de obras que solo he conservado para aquellos que tengan mucho interés por indagar en los menores detalles. Las he llamado a estas últimas “obras testimoniales” porque solo sirven de testimonio de cómo llegué a las obras menores e intermedias.

Si se os ocurre otra clasificación u otra terminología, os agradeceré sugerencias. La clasificación de BIBLIOTECA FORTENIANA es temática. Esta que ofrezco debajo es basada en su calidad, para poder leer las mejores obras al principio. En fin, quedo a la escucha de vuestras sugerencias, a sabiendas de que no pocas de esas sugerencias serán del género cómico. Las cuales me tomaré con buen humor, os lo aseguro.

Obras mayores
1ª categoría: la cúspide de mi bibliografía
Las corrientes que riegan el cielo
Historia del mundo angélico
Entre los libros y los demonios: autobiografía
[mi novela sobre las plagas de Egipto, todavía inédita]

2ª categoría: libros de los que me siento orgulloso
            [mi ensayo sobre el infierno, todavía inédito]
Obra férrea
Historias hamletianas
Libro cuadrado
Torres góticas
El curioso caso de la muerte del gato del obispo
La tempestad de Dios

Obras intermedias
3ª categoría: el grueso de mi trabajo
Summa Daemoniaca
La tiniebla en el exorcismo
Tratado sobre las almas perdidas
Ex scriptorio
La grande y fuerte Babilonia
Las aguas vivas que borbotean
Enoc y los nefilim
Colegio de pontífices
Manzanas de Gomorra
La luz de la diaconía
Los hijos de vuestros hijos
La catedral de San Agustín

Obras menores
4ª categoría: el grueso de mi trabajo

Las llaves del león
Edipo Vasco
La construcción de la razón
Templo Neovaticano
Templo isidoriano
Templo atanasiano
La decadencia de las columnas jónicas
Exorcística
El Exorcismo Magno
Un Dios Misterioso
La mitra y las ínfulas
La vestición del obispo
La magna unción final
El Incienso de la Alabanza
La reparación de la santidad de un templo profanado
Sobre el breviario

Cyclus apocalypticus
Historia de la II Secesión de los Estados Unidos de América
Memorias del último Gran Maestre templario
El juicio: año 2209
La construcción del Edén
Necronerópolis
El hundimiento de la Torre de Babel
El crepúsculo de los burócratas
Noveno libro
Décimo libro


sábado, julio 27, 2019

La traducción más literal del padrenuestro



Hoy en el Evangelio leemos cómo Jesús les enseña a los discípulos el padrenuestro. Después de años reflexionando las palabras griegas de Nuestro Maestro, os quiero ofrecer cual pienso que es la versión más literal de esta oración del Señor conjugando la versión de Mateo y la de Lucas de acuerdo a las reglas de la crítica textual.

Os la ofrezco sin soberbia, pero sí tras mucha lectura. Digo esto de “sin soberbia” porque ha habido muchos grandes exegetas hablando de la cuestión y parece, con razón, que yo no tendría nada que añadir. Pero, por si a alguien le sirve mi opinión, os la ofrezco.

Hoy y mañana daré dos sermones sobre el padrenuestro que grabaré y colocaré en el canal. Aunque tardarán unos días en aparecer en youtube, ya que una persona tiene que sincronizar el audio y el vídeo. La traducción que considero más literal sería esta:

Padre nuestro
que estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino.
Sea hecha tu voluntad como en el cielo también sobre la tierra.

El pan nuestro, el de cada día, concédenoslo hoy.
Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
Y no nos conduzcas a la tentación, sino líbranos del malo.
Amen.

Sí, el “amén” también forma parte de la oración. Mateo, antes del “amén” incluye esta línea: porque tuyo es el reino y el poder y la gloria hacia las edades.

No voy a explicar aquí la razón de cada opción que se ha tomado. Pero el criterio ha sido claro: fidelidad máxima. Si digo "el de cada día" es porque en el original está ese artículo "el". Solo he quitado un artículo, ya que literalmente debería decir: "las deudas de nosotros". 

En los dos sermones, explicaré por qué pienso que este fue el texto original. Por supuesto, yo seguiré rezando el texto de la Conferencia Episcopal. Pero, a la hora de meditar la oración, lo haré con la traducción más fiel.

viernes, julio 26, 2019

Nuevo departamento vaticano



La Santa Sede me ha nombrado director general del programa de pérdida de peso de los canónigos. La jurisdicción de este departamento es mundial.

A partir de ahora, visitaré por sorpresa a los cabildos y durante un par de meses haremos ejercicio juntos. O, mejor dicho, yo supervisaré. Ya me veo yo obligando a hacer diez flexiones más a algún rollizo prebendado con mi fusta en la mano, gritando (animándole) como el típico sargento de los marines.

Habrá también clases prácticas de nutrición:
--pizza, mal
--helados, muy mal
--donuts, mal

Y clases acerca de cómo vestirse:
            --pantalones tejanos con camisa negra clerical, mal
            --pantalones negros con camisa, gris, regular
            --pantalones cortos con camisa hawaiana, en la playa bien
            --canónigo en la playa, mal; mejor montaña


Nota: Es muy posible que vaya a salir una norma que prohibirá a los sacerdotes repetir de postre. También estará prohibido el chocolate, a no ser que forme parte de otro plato. Los helados solo estarán permitidos los domingos y solemnidades.

jueves, julio 25, 2019

Aquella época de los sellos de lacre





Hoy leído algunas cosas acerca de los sellos de lacre en la Edad Media. Interesante la reflexión de un autor de que un sello de lacre no tiene como función representar la realidad, sino que es un instrumento para crear la realidad. El sello autentifica que algo es real. El sello como veritas, como marcador de verdad.

Por eso, no todos tienen sello de lacre. El sello solo lo podían tener (y lo tienen) aquellos que pueden realizar importantes actos de jurisdicción. Si no es así, se convierte en algo decorativo. Se convierte en un objeto sustentado por nada.

Aunque no sea un sello de lacre, siempre me ha causado una sonrisa de conmiseración cuando un sacerdote se ha hecho un escudo presbiteral. Nunca han existido tales escudos a lo largo de los siglos; no todo el mundo tenía derecho a un escudo.

No me parece mal que alguien tenga un sello personal (por ejemplo, de tinta roja) para sellar sus cartas si escribe muchas cartas y quiere embellecerlas.

Los reyes, los obispos, abades, nobles, ciudades importantes podían tener sello de lacre. Ellos realizaban actos que debían ser atestiguados. Y resulta interesante la unión entre texto y sello. El sello como el que atestigua la existencia de una auctoritas. El sello como transmisión de una decisión.

miércoles, julio 24, 2019

Aquel imperio fue el mejor imperio que ha existido


Hoy he acabado de dar los últimos retoques a una novela, Historias Hamletianas. Ese libro lo escribí en un mes de verano en Connecticut cuando tenía veintiséis años.

Llevaba años queriendo revisitar esta novela y añadir unas pocas páginas. No han sido muchas. Pero ahora, por fin, la considero ya acabada para siempre.

Por si alguien quiere leerla, aquí está:

..............................................

En otro orden de cosas, ha salido hace seis días la noticia de que el astronauta Buzz Aldrin lo primero que hizo al alunizar fue dar gracias a Dios en voz alta (y así quedó grabado), leer un versículo de la Biblia y tomar el pan de la comunión, según el rito presbiteriano.

Aquí podéis leer más detalles y escuchar el audio:

En esa época, los Estados Unidos, todavía un país cristiano, eran justo lo contrario de la atea Unión Soviética. Bueno, lo totalmente opuesto hubiera sido el Imperio Español. Si hubieran sido los nuestros los que alunizaran, lo primero que hubieran hecho hubiera sido construir una iglesia sobre la superficie lunar.

Bromeo, pero sí que entra dentro de lo posible que uno de los miembros de la tripulación hubiera sido un sacerdote para celebrar en la cápsula, posada sobre la superficie lunar, el santo sacrificio de la misa.
Los versículos que leyó fueron estos:  Psalm 8: 3-4: "When I consider thy heavens, the work of thy fingers, the moon and the stars, which thou has ordained; What is man that thou art mindful of him? And the Son of Man, that thou visitest Him?".

..............................................

El Imperio Español, tal como era en la época de Felipe II, era justo lo opuesto a la bestia apocalíptica soviética. Si nuestro imperio se hubiera mantenido como una antorcha en la historia de la Humanidad, como un imperio-guía para los estados seculares...

Qué gran pérdida fue que la Humanidad perdiera ese imperio que fue un don de Dios. Pero hay que reconocer que ese imperio ya no era lo que fue al final de la dinastía de los Habsburgos. La luz de esa corona brilló durante dos generaciones, después se extinguió. El imperio tardó más en disolverse, pero su luz ya se había extinguido antes. Si los reyes hispánicos hubieran sido fieles, tal vez la bendición de Dios hubiera descendido de un modo poderoso y el cetro de los emperadores españoles hubiera pervivido, como una realidad benéfica, para Europa y América durante varios siglos.





Post visual

Una foto muy bonita que sería impensable con cualquier primera dama española. Además, el rostro de la Virgen me lo imagino así, como en esa estatua.


Este bonito icono lo llevo mirando varios días para recordarlo durante la misa.



Otra variación sobre el mismo tema.


Antes prefiero mostrar mi calva que llevar semejante "cosa" sobre mi testa.




lunes, julio 22, 2019

Buñuel, una personalidad compleja



No tengo especial admiración por la obra Luis Buñuel. Pero reconozco que, en su generación, su cine fue de lo mejor que se filmó. La intelectualidad de su cine es auténtica, no una impostación, no un alarde de vanidad.

Pero su persona me resulta más difícil de digerir. Para mí es como estar viendo a un demonio.

Por eso, me llamó la atención encontrar esta confesión de Buñuel:

Dejé de ser cristiano desde la adolescencia. Pero ¿creen ustedes que no tengo todavía en mi forma de pensar muchos elementos de mi formación cristiana? Entre otras muchas cosas, una ceremonia en honor de la Virgen, con las novicias en sus hábitos blancos y su aspecto de pureza, puede conmoverme profundamente...

En una de sus películas, hay una conversación graciosísima entre un gendarme francés y un cura. El cura dice con toda tranquilidad: 

--Ellos son católicos. 

--¿Y los judíos? 

--Todavía más.

Esa escena me parece tronchante y, además, se dio cuenta de una gran verdad

Atacó a la Iglesia, pero la atacaba habiendo leído, como dice Carlos Fuentes, "teniendo detrás a san Juan de la Cruz":

Yo no soy de la "grey", pero ¿cómo puedo negar que estoy marcado culturalmente, espiritualmente, por la religión católica?

Ojalá, lo deseo con todo mi corazón, que haya salvado su alma. Porque también dijo esto:

Culturalmente, soy cristiano. Habré rezado dos mil rosarios y no sé cuántas veces habré comulgado. Eso ha marcado mi vida. Comprendo la emoción religiosa y hay ciertas sensaciones de mi infancia que me gustaría volver a tener: la liturgia en mayo, las acacias floridas, la imagen de la Virgen rodeada de luces. Son experiencias inolvidables, profundas.

domingo, julio 21, 2019

Al final... prevalecimos, con la ayuda de Dios



Tan aficionado como soy a los documentales (uno de mis pocos vicios), y no sabía nada, ni una palabra, de que un personaje que aparecía siempre en las filmaciones junto a Stalin, Gueorgui Malenkov, uno de los grandes jerarcas del Politburó, acabó desterrado en una república soviética y allí tuvo una impresionante conversión al cristianismo ortodoxo, desde su posición de ateo militante. Podéis ver fotos de él en este link:


...................................................................

Carlos tiene razón, no me había dado cuenta, Trump, inconscientemente, se inclina hacia el líder chino. Dice Carlos:

Es bastante evidente quien tiene el poder; el que no tiene su brazo encogido y no se inclina ante el otro en un ángulo de aproximadamente 80 grados.

Es cierto. Son tantos detalles. Esa foto habla más que muchos discursos. Sea dicho de paso, al final, Estados Unidos ha cedido ante China en el tema de Huawei.

...................................................................

Estoy revisando la parte rusa de Historias Hamletianas. Ayer leí bastantes cosas acerca de los jerarcas del Politburó. Lo que me resultó llamativo fue confirmarme, otra vez, en que todos los males actuales de Rusia provienen de que fuera Boris Yeltsin el que capitaneara la transición.

No descubrí nada nuevo en mis lecturas. Solo comprobar la trascendencia que tiene el que en la cúspide del Poder esté una persona en vez de otra. ¡Qué distinta podría ser Rusia ahora! ¡Cómo una sola persona, en el lugar preciso, en el momento preciso, imprimió una dirección determinada a una sociedad de millones de seres humanos!

 .....................................................

Hay que reconocer que el himno soviético (que es el actual) es muy bonito:


Pero, al final, hay que reconocer que, en aquel entonces, el occidente cristiano prevaleció frente aquel Estado ateo:


Un post visual

Precioso dibujo ortodoxo. Santos con iglesias en sus manos. Un trabajo impecable.


Una foto bastante impensable en el despacho del presidente de la Moncloa.


Es un chiste muy antiguo de La Codorniz. Publicación que se destacó por la inteligencia de su humor.



Otro chiste de La Codorniz. También magnífico.


La mirada del líder chino lo dice todo: tranquilidad, seguridad, autocontrol.


sábado, julio 20, 2019

Conclusión a los posts presbiterales anteriores



Después de haber pensado sobre el tema y haber escuchado vuestras sugerencias, creo que ya tengo la sucesión de pasos lógica en el caso de esos sacerdotes que, sin haber hecho nada grave, se ve que han desenfocado totalmente su ministerio

Hablamos de desenfoques muy graves de pérdida de ilusión, de inactividad, de maltrato verbal a los feligreses... Es decir, hablamos de lacras tales que un obispo no puede quedarse de brazos cruzados, sino que siente que debe hacer algo. Pero no hablamos de escándalos gravísimos ni, menos todavía, de actos delictivos.

El primer paso: Las conversaciones con el arcipreste, entendido este como un verdadero padre de sacerdotes.

El segundo paso: Si las cosas van realmente mal, enviarlo como coadjutor a una parroquia en la que viva con un párroco no solo modélico, sino santo. Diciéndole con cariño al sacerdote que no se le envía solo para ayudarle, sino para ser ayudado.

El tercer paso: Si las cosas siguen empeorando, sería enviarlo, durante medio año o un año, a una casa de retiro sacerdotal como la que describí. No entraría en ella como un recluso, sino como un inquilino voluntario. Pudiendo residir fuera y salir siempre que quiera si vive dentro. Pero, en esa comunidad, los formadores tratarían de ofrecerle un entorno óptimo de caridad y oración para el cambio.

En esas casas estarían los formadores, los penantes, los voluntarios y los huéspedes.

Los penantes son los que no pueden salir y están allí cumpliendo una sanción eclesiástica. Sí que pueden salir en los paseos reglamentarios, pero con un acompañante designado.

Los voluntarios estarían dentro de la casa durante el tiempo asignado a las oraciones comunitarias, el trabajo y las tertulias. El resto del tiempo podrían salir siempre que quieran.

Los huéspedes son los, sacerdotes o laicos, que están allí pasando un tiempo de retiro espiritual.

Estas casas no se erigirían para eximirse de las cárceles. Si alguno ha cometido un delito penal, tendrá que cumplir con la Justicia. Estas casas son para los casos para aquellos casos en que se requiere una sanción canónica que tiene que ver con el ordenamiento eclesiástico, no con el Código Penal civil.

Uno de los comentaristas ha sugerido el trabajo en misiones. Ciertamente, el trabajo en esos países o el trabajo con los presos o los pobres será muy beneficioso, bajo la atenta ayuda de otro sacerdote. Pero no se los podrá enviar a esos destinos si el sacerdote no accede de buena gana. Si se lo enviara allí a la fuerza, sería un desastre para los pobres a los que les tocara estar a su lado.

Mientras que las casas de retiro eclesiástico sí que estarán mejor preparadas para recibir el “impacto” de un clérigo rebelde que ha sido enviado allí a la fuerza, preparadas y con experiencia. Allí sí que se le podría enviar quisiera o no quisiera en los casos marcados con sanciones por el Derecho Canónico.

Post Data: En aquellos países (y solo en ellos) en que las leyes sí que permiten el acuerdo entre partes en casos penales, estas casas sí que podrían cumplir esa función penal si las dos partes implicadas están de acuerdo.

jueves, julio 18, 2019

Pido a los laicos sugerencias acerca de cómo tratar los casos problemáticos de presbíteros



Como algunos sabéis, hace tiempo escribí un libro titulado La mitra y las ínfulas. Era una obra cándida con consejos para los obispos. Lo escribí en mi época de secretario de mi obispo, con veinticuatro años. ¿Qué se puede escribir potable a esa edad? Solo mi inconsciencia me sirve de atenuante.

El caso es que, en un futuro, me gustaría retocar ese libro. Y una de las cosas que quiero tocar en el libro es qué puede hacer un obispo con un sacerdote con graves problemas: exigente, malhumorado, poco trabajador, etc. No me estoy refiriendo a casos de sacerdotes pederastas, sino a esos casos de sacerdotes que son, por su carácter, un suplicio para sus feligreses. Me gustaría escuchar vuestras opiniones. A ver si, entre todos, se os ocurre algo que no haya pensado yo.

.....................................................

En principio, os expongo mi idea inicial, para la mayoría de los casos debería bastar la buena acción de los arciprestes. Ya expliqué en otros posts cuál era mi sugerencia para reformar esa institución.

Si eso no basta, el obispo hablaría con el sacerdote y le diría que le va a poner en una parroquia con un santo párroco. Y que va allí no a ayudarle, sino a ser ayudado; que todos, a su alrededor, coinciden en que tiene graves problemas y que ese sacerdote, con su ejemplo y consejos, va a ser una buena ayuda para corregir lo que haya que corregir. Lo ideal, incluso, es que vivan en la misma casa rectoral.

Eso sí, si el interesado, lejos de cambiar, se vuelve más intratable, no quedaría otro remedio que sugerir la estancia de un año en una de esas casas de reclusión eclesiástica, de las que hablé hace tiempo.

En esas casas, habría sacerdotes que no podrían salir de ellas más que acompañados y en los momentos prefijados. Pero habría otros inquilinos, los llamados “internos”, que se limitarían a trabajar en ellas y participar de los rezos comunes, pudiendo salir cuando quieran en su tiempo libre. En una de esas casas, por ejemplo, con un centenar de inquilinos, habría formadores, reclusos, internos, huéspedes y jubilados. Pensemos en una veintena en cada categoría.

Los formadores serían los sacerdotes o laicos enviados para ayudar a la comunidad que vive allí. Los reclusos ya expliqué que serían, por ejemplo, los clérigos que ya han cumplido sus condenas civiles y no pueden regresar a una parroquia. Allí vivirían como sacerdotes hasta el final de sus días, como sacerdotes, pero alejados de la posibilidad de hacer cualquier daño. Aunque en el grupo de los reclusos estarían también alcohólicos y otros con problemas muy graves.

.....................................................

Pero lo que me interesa es qué se puede hacer con aquellos sacerdotes que no han cometido ningún delito, pero que sean un peso para su parroquia, no una ayuda; sea como párrocos, sea como coadjutores. Esos casos en que, sin haber ningún delito, el obispo no sabe ya qué hacer. Espero vuestras sugerencias.

Desde luego, los obispos, a veces, tienen casos bien difíciles.

miércoles, julio 17, 2019

Más sobre el Imperio Español



Si estáis un poco sofocados por el clima los que vivís en España, sabed que el periodo de tiempo más cálido es del 15 de julio al 15 de agosto.

Ayer, incluso en la medianoche, tenía las ventanas cerradas. Dentro de casa tenía 30º, pero la temperatura de la calle seguía siendo superior: ¡en la medianoche! En mi habitación, había 29º. Pero no me quejo, todo lo voy llevando con santa paciencia.

En España hace calor y seguimos sin gobierno. Y no descarto que ambas cosas no tengan algún tipo de maligna y oculta relación. Parece increíble que a los redactores de la constitución no se les ocurriera que podía haber algún bloqueo de este tipo. Lo único que se les vino a la mente fue que se repitieran las elecciones. ¿No se les ocurrió que podría darse un reparto similar de escaños y un nuevo bloqueo?

Que las “reglas del juego” acerca del poder supremo de un Estado contengan este error, me parece inexcusable. En mi La decadencia de las columnas jónicas un gobierno sigue en el pleno ejercicio del Poder hasta que el congreso no elija a otro presidente con el apoyo del 51% de los escaños. Esta medida ayuda mucho a ponerse de acuerdo. Y si no se ponen de acuerdo, no pasa nada, porque el Ejecutivo seguiría gobernando. Y si el congreso no le aprobara los presupuestos presentados por el Ejecutivo, los presupuestos del ejercicio anterior quedarían aprobados de forma automática. Medida esta necesaria para evitar que sin elegir nuevo Poder Ejecutivo, sin embargo, pudieran bloquearlo por esa otra vía.

Respecto a otro comentarista que decía que ningún país se arrepiente de haber logrado su libertad, diría yo que tiene razón: el discurso oficial nunca va a reconocer lo contrario. Pero, por ejemplo, los cubanos, de ningún modo querían independizarse. Su "emancipación" vino impuesta.

Mi opinión es que todo el continente americano hubiera sido mucho más próspero si hubiera permanecido unido en un imperio en el que todas las provincias hubieran tenido el mismo rango de igualdad y derechos. No tengo la menor duda de que el imperio hubiera evolucionado hacia una democracia. Pero es cierto que la peste del comunismo, en el siglo XX, es muy posible que hubiera fraccionado esa bella unidad; bella unidad creadora de prosperidad.

Post Data: No me hago solidario de todas las tropelías y barrabasadas que algunos de mis compatriotas hicieron al llegar a esas tierras americanas. Allí, sobre todo al principio, iba “lo mejor de cada casa”, lo digo con ironía, así que no todo fue precisamente bueno y santo.

Pero os aseguro que yo no tengo nada que ver con los desmanes de siglos pasados. O, por lo menos, con desmanes previos a 1968. De nada anterior a esa fecha me hago responsable.

Post Data 2: Tengo la inmensa alegría de haber encontrado un familiar mío en Venezuela. Se puso en contacto conmigo. Y es una bellísima persona.

Aquel gran imperio que ocupó una gran extensión del Orbe



En los comentarios, Fabián ha planteado una cuestión sumamente interesante: Desde el punto de vista de la moral católica, ¿fueron lícitas las guerras de independencia de los estados latinoamericanos?

Que cada uno se dé a sí mismo la respuesta a través de las siguientes preguntas:

¿Hay datos para afirmar que la mayoría de la población prefería mantenerse dentro del Imperio Español?

¿Fueron esas guerras de independencia apoyadas solo por una minoría atizada por la masonería frente a la mayoría imperial que se tuvo que someter al resultado de las batallas, al resultado de la fuerza?

¿El sistema de impuestos español era opresivo de alguna manera? ¿Fue menor la presión fiscal que siguió a la independencia? ¿Hubo más libertad tras la emancipación?

¿Valió la pena derramar tanta sangre, tanto sufrimiento, para alcanzar algo que, una generación después, se podría haber logrado pacíficamente en el caso de que hubiera habido una mayoría que lo apoyara?

¿Mejoró en algo la vida de la población con la independencia?

¿La emancipación fue un anhelo de la población o una conjura de la masonería latinoamericana instigada por la masonería anglosajona?

Si hoy día se hubiera mantenido el Imperio Español como un imperio democrático con amplia autonomía de sus provincias, ¿eso hubiera sido un beneficio para todos o no?

La guerra se llevó a cabo por la libertad, ¿pero hubo más libertad en Nicaragua o Guatemala que en las provincias de Canarias o Baleares?

La respuesta que se dé a estas preguntas es la respuesta a la pregunta global del inicio. Yo no tengo ninguna duda de cuál sería mi respuesta. Pero... no quiero influir en los nobles comentaristas.