domingo, marzo 31, 2019

Aristóteles, santo Tomás de Aquino, os doy las gracias por vuestro trabajo que ha iluminado las oscuridades de mi mente primero, mi vida después



Llevo años, toda una vida, hablando del Dios de Aristóteles. Ahora bien, os reconozco que al Estagirita lo conozco a través de santo Tomás de Aquino. Las pocas veces que me he asomado a sus escritos, por la curiosidad de ver cómo era en versión original, he preferido el doblaje del santo dominico.

Hablo de doblaje, pero en realidad lo que hace el santo con el griego es sintetizarlo, concentrarlo y completarlo. El resultado es una clara mejora. Aun así, para aquellos que tengáis curiosidad, aquí está el fragmento referido al Motor Inmóvil

Es posible que sea así, porque en otro caso sería preciso decir que todo proviene de la noche, de la confusión primitiva, del no-ser: éstas son dificultades que pueden resolverse. Hay algo que se mueve con el movimiento continuo, el cual es el movimiento circular. No sólo lo prueba el razonamiento, sino el hecho mismo. De aquí se sigue que el primer cielo debe ser eterno. Hay también algo que mueve eternamente, y como hay tres clases de seres, lo que es movido, lo que mueve, y el término medio entre lo que es movido y lo que mueve, es un ser que mueve sin ser movido, ser eterno, esencia pura, y actualidad pura.

Una interrupción al texto, las partes en color granate y las negritas son mías. Me ha parecido tan poético: la noche, la confusión primitiva, el no-ser, para referirse al toju vavoju del que habla el Genesis 1,2. Ya sé que ese caos inicial no era el no-ser. Pero me parece bellísimo el modo en que aquel sabio se refirió al estado inicial. Sigue el griego:

He aquí cómo mueve. Lo deseable y lo inteligible mueven sin ser movidos, y lo primero deseable es idéntico a lo primero inteligible. Porque el objeto del deseo es lo que parece bello, y el objeto primero de la voluntad es lo que es bello. Nosotros deseamos una cosa porque nos parece buena, y no nos parece tal porque la deseamos: el principio aquí es el pensamiento. Ahora bien; el pensamiento es puesto en movimiento por lo inteligible, y el orden de lo deseable es inteligible en sí y por sí; y en este orden la esencia ocupa el primer lugar; y entre las esencias, la primera es la esencia simple y actual. Pero lo uno y lo simple no son la misma cosa: lo uno designa una medida común a muchos seres; lo simple es una propiedad del mismo ser.

De esta manera lo bello en sí y lo deseable en sí entran ambos en el orden de lo inteligible; y lo que es primero es siempre excelente, ya absolutamente, ya relativamente. La verdadera causa final reside en los seres inmóviles, como lo muestra la distinción establecida entre las causas finales, porque hay la causa absoluta y la que no es absoluta. El ser inmóvil mueve con objeto del amor, y lo que él mueve imprime el movimiento a todo lo demás. Luego en todo ser que se mueve hay posibilidad de cambio. Si el movimiento de traslación es el primer movimiento, y este movimiento existe en acto, el ser que es movido puede mudar, si no en cuanto a la esencia, por lo menos en cuanto al lugar. Pero desde el momento en que hay un ser que mueve, permaneciendo él inmóvil, aun cuando exista en acto, este ser no es susceptible de ningún cambio. En efecto, el cambio primero es el movimiento de traslación, y el primero de los movimientos de traslación es el movimiento circular. El ser que imprime este movimiento es el motor inmóvil. El motor inmóvil es, pues, un ser necesario, y en tanto que necesario, es el bien, y por consiguiente un principio, porque hay varias acepciones de la palabra necesario: hay la necesidad violenta, la que coarta nuestra inclinación natural; después la necesidad, que es la condición del bien; y por último lo necesario, que es lo que es absolutamente de tal manera y no es susceptible de ser de otra.

Tal es el principio de que penden el cielo y toda la naturaleza. Sólo por poco tiempo podemos gozar de la felicidad perfecta. Él la posee eternamente, lo cual es imposible para nosotros. El goce para él es su acción misma. Porque son acciones, son la vigilia, la sensación, el pensamiento, nuestros mayores goces; la esperanza y el recuerdo sólo son goces a causa de su relación con éstos. Ahora bien; el pensamiento en sí es el pensamiento de lo que es en sí mejor, y el pensamiento por excelencia es el pensamiento de lo que es bien por excelencia. La inteligencia se piensa a sí misma abarcando lo inteligible, porque se hace inteligible con este contacto, con este pensar. Hay, por lo tanto, identidad entre la inteligencia y lo inteligible, porque la facultad de percibir lo inteligible y la esencia constituye la inteligencia, y la actualidad de la inteligencia es la posesión de lo inteligible. Este carácter divino, al parecer, de la inteligencia se encuentra, por tanto, en el más alto grado de la inteligencia divina, y la contemplación es el goce supremo y la soberana felicidad.

Si Dios goza eternamente de esta felicidad, que nosotros sólo conocemos por instantes, es digno de nuestra admiración, y más digno aún si su felicidad es mayor. Y su felicidad es mayor seguramente. La vida reside en él, porque la acción de la inteligencia es una vida, y Dios es la actualidad misma de la inteligencia; esta actualidad tomada en sí, tal es su vida perfecta y eterna. Y así decimos que Dios es un animal eterno, perfecto. La vida y la duración continua y eterna pertenecen, por tanto, a Dios, porque esto mismo es Dios.

Es evidente, conforme con lo que acabamos de decir, que hay una esencia eterna, inmóvil y distinta de los objetos sensibles. Queda demostrado igualmente que esta esencia no puede tener [339] ninguna extensión, que no tiene partes y es indivisible. Ella mueve, en efecto, durante un tiempo infinito. Y nada que sea finito puede tener una potencia infinita. Toda extensión es finita o infinita; por consiguiente, esta esencia no puede tener una extensión finita; y, por otra parte, no tiene una extensión infinita, porque no hay absolutamente extensión infinita. Además, finalmente, ella no admite modificación ni alteración, porque todos los movimientos son posteriores al movimiento en el espacio.

Nota mía: Esta última frase no la entiendo. Me inclino a pensar que es un error de traducción. La he buscado en el texto en inglés, pero no la he encontrado: http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3Atext%3A1999.01.0052%3Abook%3D12

Por si a alguien le queda más hambre de conocer, un hambre muy noble, coloco, a continuación, el texto del sabio griego referido a la Inteligencia Suprema:

Tenemos que resolver algunas cuestiones relativas a la inteligencia{487}. La inteligencia es, al parecer, la más divina de las cosas que conocemos. Mas para serlo efectivamente, ¿cuál debe ser su estado habitual? Esto presenta dificultades. Si la inteligencia no pensase nada, si fuera como un hombre dormido, ¿dónde estaría su dignidad?{488} Y si piensa, pero su pensamiento depende de otro principio, no siendo entonces su esencia el pensamiento, sino un simple poder de pensar, no puede ser la mejor esencia, porque lo que le da su valor es el pensar. Finalmente, ya sea su esencia la inteligencia, o ya sea el pensamiento, ¿qué piensa? Porque o se piensa a sí misma, o piensa algún otro objeto. Y si piensa otro objeto, o es éste siempre el mismo, o varía. ¿Importa que el objeto del pensamiento sea el bien, o lo primero que ocurra? O mejor, ¿no sería un absurdo [345] que tales y cuales cosas fuesen objeto del pensamiento? Es claro que piensa lo más divino y excelente que existe, y que no muda el objeto, porque mudar sería pasar de lo mejor a lo peor, sería ya un movimiento. Y por lo pronto, si no fuese el pensamiento, y sí sólo una simple potencia, es probable que la continuidad del pensamiento fuera para ella una fatiga. Además, es evidente que habría algo más excelente que el pensamiento, a saber: lo que es pensado, porque el pensar y el pensamiento pertenecerían a la inteligencia, aun en el acto mismo de pensar en lo más despreciable.

Esto es lo que es preciso evitar (en efecto, hay cosas que es preciso no ver, más bien que verlas); pues de no ser así, el pensamiento no sería lo más excelente que hay. La inteligencia se piensa a sí misma, puesto que es lo más excelente que hay, y el pensamiento es el pensamiento del pensamiento. La ciencia, la sensación, la opinión, el razonamiento tienen, por lo contrario, un objeto diferente de sí mismos; no se ocupan de sí mismos sino de paso. Por otra parte, si pensar fuese diferente de ser pensado, ¿cuál de los dos constituiría la excelencia del pensamiento? Porque el pensamiento y el objeto del pensamiento no tienen la misma esencia. ¿O acaso en ciertos casos la ciencia es la cosa misma? En las ciencias creadoras la esencia independiente de la materia y la forma determinada, la noción y el pensamiento en las ciencias teóricas, son el objeto mismo de la ciencia. Respecto a los seres inmateriales, lo que es pensado no tiene una existencia diferente de lo que piensa; hay con ellos identidad, y el pensamiento es uno con lo que es pensado.

Resta que examinar una dificultad, a saber: si el objeto del pensamiento es compuesto, en cuyo caso la inteligencia mudaría, porque recorrería las partes del conjunto, o si todo lo que no tiene materia es indivisible. Sucede eternamente con el pensamiento lo que con la inteligencia humana, con toda inteligencia cuyos objetos son compuestos, en algunos instantes fugitivos. Porque la inteligencia humana no se apodera siempre sucesivamente del bien, sino que se apodera en un instante indivisible de su bien supremo. Pero su objeto no es ella misma, mientras que el pensamiento eterno, que también se apodera de su objeto en un instante indivisible, se piensa a sí mismo durante la eternidad.

Tomado el texto en español de esta magnífica web: http://www.filosofia.org/cla/ari/azc10344.htm

Hoy Alfonso estará contento, le gustan este tipo de posts densos. Es un lector al que le gusta pensar. No digo que no disfrute con un vídeo de gatos, pero le gusta un buen hueso que roer y no solo los yogures.

sábado, marzo 30, 2019

Hoy un post visual


En Italia, en treinta años bajo los Borgia hubo guerras, terror, asesinatos… pero produjeron a Miguel Ángel, Leonardo y el Renacimiento. En Suiza, en 500 años de paz y democracia, ¿qué produjeron?: el reloj de cuco (Orson Welles en El tercer hombre).

Judas Iscariote, una recreación hecha por no sé quién y no sé para qué.























La iglesia que he propuesto que construyan en el centro de Alcalá. Ya puestos... Lo barato sale caro al final.
























Lluis Companys, un héroe de la libertad. Solo hay que verle la cara. Varios curas murieron gracias a su concepto de la "democracia".










Una escena normal, en una tarde normal, en un sofá de mi casa.



















Haciendo un selfie a mi familia, un día típico, antes de la cena. No es que seamos conservadores, pero tampoco nos van los locos de Pablo Iglesias.

















Esto es un báculo, rechazad imitaciones baratas. Normalmente un báculo suele decir mucho del que lo sostiene. Con esto no quiero decir nada.



viernes, marzo 29, 2019

Cuadros, arte, historia



Tenéis razón, en el cuadro de La Jura de santa Gadea, sobre el reclinatorio había una ballesta, no una espada. También tiene razón otro comentarista en que en el cuadro orientalista faltaría una alfombra en el centro. Era un elemento muy lógico. Muy interesante que Alfonso nos diera el link a la escena de la película El Cid en que aparece este episodio histórico. También tiene razón (y lo detalla) en que las vestimentas del cuadro no son las propias del siglo XI. Yo encontré un fallo más y es en la iluminación. Parte de la nave central está esplendorosamente iluminada y otra parte del templo, ¿el crucero?, está en en unas tinieblas nocturnas.
..........................
Cambiando de tema, el hijo de Suárez hace unas declaraciones personales sobre el aborto y tiene que disculparse esa misma tarde y al día siguiente. Es curioso que, en una sociedad, en la que todos piden más y más libertad, este hecho parezca lo más normal del mundo: no se admite la más pequeña disidencia, ni a nivel personal y no programático de un partido. La exigencia de más libertad y de igualdad de derechos hace años que ha tomado una dirección muy determinada. Y no precisamente la de la libertad ni la de la igualdad de derechos.
.............................
Entre las novelas históricas insuperables, se me olvidó mencionar El general en su laberinto de García Márquez. En su género, digamos que es imposible superarla, solo admite imitaciones inferiores. A ver si me animo a leer Opus nigrum, la tengo en la lista desde hace años.
.............................
La fotografía de este post es de una serie de televisión (que nunca he visto), pero la traigo aquí porque es una foto tan artística como un cuadro, como un excelente cuadro. Me encanta.
.............................
Canal del padre Fortea, canal libre de gatos:

jueves, marzo 28, 2019

Hoy propongo un juego a los lectores



Coloco esta pintura como ejemplo de precioso amor al detalle historicista. Es una pintura formidable que se puede comparar a la bella, pero fría, pintura de ayer.

Hoy voy a fijarme en los fallos históricos de la pintura de ayer. Si queréis jugar a este juego, mirad el cuadro y tratad de ver en qué falla. A ver en cuantos errores coincidimos y si nos reveláis a todos alguno más. Cuando estéis listos, seguid leyendo el post.

El retablito sobre el que jura el rey es imposible en esa época. Aun un tríptico hubiera sido salvable, pero nunca colocado de esa manera en un lateral de la nave mayor. Peor todavía con escalones como los que aparecen. La colocación de ese elemento es totalmente irreal, casi tan irreal como el estrado que colocan  para las mujeres. 

¿A quién se le ocurriría hacer eso para bloquear la vista de los que hay detrás? Por otra parte, no se colocaban estrados en las iglesias de esa época para presenciar mejor una coronación. Ya sé que en Westminster ahora se hace. Pero la coronación de los reyes de Castilla y Aragón era simplicísima a más no poder, sin unciones, sin entrega de cetros.

Peor todavía resulta colocar a un abad con la mitra sobre la capucha de la cogulla. A su lado hay otro mitrado. Casi imposible que haya un hábito de color granate. Si es una casulla, resulta imposible: en esa época no se concelebraba. Además, sostiene el báculo como puede, mientras lee. Algo tan artificioso como la espada que se sostiene inclinada sobre el plano inclinado del reclinatorio. No olvidemos que la gente no iba con libros a la iglesia. No había luz para leer fuera del altar iluminado para la misa. Nadie se llevaba libros devocionales al templo. Posteriormente, sí. Pero, en esa época, se leía en el claustro, en la biblioteca, al lado de una ventana en la propia habitación. Pero uno no se llevaba libros a la iglesia como devoción.

El tema de que los tres eclesiásticos lleven báculo se puede dispensar. En esa época, tal cosa era factible. Pero no resulta creíble que en una coronación solo haya tres eclesiásticos. La presencia de abades, obispos y monjes hubiera sido nutrida. Solo hay un eclesiástico más junto a los dos mitrados del fondo.

Las columnas son de mármol o, en cualquier caso, de una sola pieza. Deberían estar divididas en tambores. Tampoco el arranque de los arcos es correcto en una iglesia que se supone románica.

Un soldado porta una espada en la mano en lugar sagrado. La tradición era que las espadas eran dejadas fuera antes de entrar. En Escandinavia, al porche de entrada a la iglesia, por esta razón, se le llamaba vapenhus, “weapons house”.

Desde luego nadie colocaba sobre la piedra el extremo de una espada tan pesada de doble mano, salvo que quisiera mellarla a propósito.

La diferencia que hay entre el cuadro de ayer y el de hoy es la diferencia que hay entre unas novelas y otras. Unas son una mera colección de lugares comunes, una colección sin alma. Otras son un placer para su lectura, desde el principio hasta el final: Sinuhé, el egipcio; Yo, Claudio; El gatopardo.

miércoles, marzo 27, 2019

Pongo esta pintura solamente porque es muy bonita



Hoy ha sido un día muy fervoroso. El más fervoroso de toda la cuaresma. No sé muy bien por qué. La gracia… Las personas rezan por el sacerdote y las mociones pueden caer en el alma cuando menos lo imaginamos.

Tiene gracia la cosa, pero, cuando se acercaba el día de san José, no se me ocurría nada acerca de lo que predicar de ese santo.

Una señora me dijo que iba a rezar para que Dios me iluminara. Y llevo ya cinco sermones sobre el tema y todavía se me ocurren cosas para dos sermones más.

Hoy se lo comentaba al salir de misa y nos reíamos. No sabía cómo abrir el grifo y ahora no sé cómo cerrarlo:

Los que queráis ver esos vídeos en youtube, aquí los tenéis:

Debo añadir que los dos primeros sermones sobre san José no aparecen en el canal, porque los grabé solo en audio. El que los quiera escuchar, lo puede hacer aquí:

1714 San José, año 2019, 1ª parte

1715 San José, año 2019, 2ª parte

Y ahora quería preguntar lo siguiente: Tengo la misma grabadora desde hace unos ocho años, ¿mejoraría la calidad del sonido con una grabadora moderna? ¿O sería sustancialmente la misma calidad?

martes, marzo 26, 2019

Lava me, Domine, ab iniquitate mea



Hoy pensaba que no son, realmente, muchas las personas que tienen capacidad para hacernos daño. La inmensa mayoría de individuos pueden decirnos lo que quieran, podemos percibir sus malos sentimientos hacia nosotros, pero no pueden ir más allá.

Sin embargo, todo ser humano, laico o sacerdote, tiene, en torno a sí, a un grupito muy pequeño de cuatro o cinco sujetos que por parentesco, amistad, vecindad o trabajo sí que albergan esa capacidad.

Que esa capacidad de hacer daño se ponga en marcha o no depende de muchos factores. Aquí es donde los creyentes estamos seguros de que interviene la Providencia. Cuántos factores totalmente aleatorios intervienen para que el viento de estar en contra pase a estar a favor, y viceversa.

Sin Dios nos moveríamos en un tablero repleto de casillas con resultados trascendentales, pero aleatorios. Sabiendo que existe Dios, teniendo confianza en Él, nos abandonamos a sus planes.

Pero, en el fondo, viento a favor o viento en contra… todo es indiferente. Lo único que importa es Dios. Poner la confianza en cualquier otra cosa es una idolatría. La vida está compuesta de muchos momentos con viento en popa y otros con viento en proa. De vez en cuando, alguna tormenta, y de los fervores más altos pasamos a pensar que perecemos.

Para mí, lo digo con todo el corazón, la misa es ese puerto seguro, ese lugar de consuelo donde reparo mis fuerzas. La única pena que tengo es no poder celebrar todos los días en una iglesia a la luz de las velas, de espaldas a la gente, musitando las oraciones; prolongándome, durante hora y media, en esos augustos ritos y en la contemplación del Corazón de esos ritos.

lunes, marzo 25, 2019

Las oraciones del sacerdote en voz baja: un inmenso tesoro



Creo que hace algún tiempo mencioné el tema, pero hoy me gustaría volver a él con más tranquilidad: las oraciones que el sacerdote hace en voz baja durante la misa. La liturgia preceptúa que se hagan, pero se hacen no con él como presidente de la comunidad, hablando en nombre de esta, sino que son oraciones personales, para su bien personal.

Siempre se han hecho pronunciándolas, no mentalmente. Se decía que podía escucharla el acólito que estuviera cerca de él, pero no el Pueblo.

Estas oraciones llamadas “secretas” son las que aparecen a continuación. Detrás de cada una añado una anotación mía breve. Si se os ocurre alguna consideración al leerlas que sirva para mi bien espiritual, ponedla en los comentarios. De hecho si hoy vuelvo a mencionar esto, es porque me gustaría que sugirierais algún pensamiento que no se me haya ocurrido.

1. Munda cor meum ac labia mea, omnipotens Deus, ut sanctum Evangelium tuum digne valeam nuntiare.
Purifica mi corazón y mis labios, Dios todopoderoso, para que anuncie dignamente tu Evangelio.
Antes de proclamar el Evangelio. La necesidad de limpiarse. Es una labor que ojalá que la realizásemos dignamente. Ojalá.

2. Per evangelica dicta deleantur nostra delicta.
Las palabras del Evangelio borren nuestros pecados.
Tras la lectura del Evangelio. Haber pronunciado esas palabras santas purifica. También el que predica tiene sus delitos.

3. Per huius aquæ et vini mystérium eius efficiámur divinitátis consórtesqui humanitátis nostræ fíeri dignátus est párticeps.
El agua unida al vino sea signo de nuestra participación en la vida divina de quien ha querido compartir nuestra condición humana.
Al mezclar el vino y el agua, se pide una participación en los tesoros de la Divinidad.

4. In spiritu humilitatis, et in animo contrito suscipiamur a Te, Domine: et sic fiat sacrificium nostrum in conspectu Tuo hodie, ut placeat Tibi, Domine Deus.
Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde; que éste sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor, Dios nuestro.
Se pide el ser recibido, el ser acogido. También se pide que le complazca a Dios. No se da por supuesto.

5. Haec commixtio Corporis et Sanguinis Domini nostri Iesu Christi fiat accipientibus nobis in vitam aeternam.
El Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, unidos en este cáliz, sean para nosotros alimento de vida eterna. 
Que ese rito nos sirva para la vida en el más allá.

6. Perceptio Corporis et Sanguinis tui, Domine Iesu Christe, non mihi proveniat in iudicium et condemnationem: sed pro tua pietate prosit mihi ad tutamentum mentis et corporis, et ad medelam percipiendam.
Señor Jesucristo, la comunión de tu Cuerpo y de tu Sangre no sea para mí un motivo de juicio y condenación, sino que, por tu piedad, me aproveche para defensa de alma y cuerpo y como remedio saludable.
La misa puede ser juicio y condenación para el mal sacerdote. Para el bueno será protección y medicina.

7. Corpus Christi custodiat me in aeternum.
Se pide la protección, pero no para este mundo, sino protección para la eternidad.

8. Sanguis Christi custodiat me in aeternum.
Se repite la misma oración.

9. Quod ore súmpsimus, Dómine, pura mente capiámus: et de munere temporáli fiat nobis remédium sempitérnum.
Señor, que recibamos con una mente pura lo que hemos tomado con la boca y que el don que nos haces en esta vida nos aproveche para la eterna.
Incluso unas gotas del Vino Consagrado son un remedio para la eternidad, una medicina. No una medicina temporal de las de este mundo, sino una medicina para el reino sin fin.

Munda cor meum ac labia mea, Omnipotens Deus



Los que me conocen saben que siempre me resistí a abrir un canal en youtube. La pérdida de tiempo resolviendo cuestiones técnicas era lo que echaba hacia atrás. Pero ahora, me he rendido, y aquí está:


Bien es cierto que, hace ya varios años, una persona creó un canal con ese nombre y mi autorización. Fue un canal de youtube con mis vídeos en audio. Esta es la dirección:


No voy a decir el nombre de la persona ya que siempre quiso permanecer en el anonimato. Pero le estoy muy agradecido. Me consta el bien a las almas que ha venido de su esfuerzo. Toda predicación de la verdad hace bien.

Me hice sacerdote, entre otras cosas, para predicar y con ese canal lo intento.

Post Data: Hoy no hay vídeo de gatos. ¡Dejad de ver vídeos de gatos y cacatúas! Ved el Canal del padre Fortea.

sábado, marzo 23, 2019

Un sueño con monjas y conventos



Esta noche he tenido un sueño graciosísimo. Todo ocurría en un pueblo de Castilla, pero no en mi diócesis. Yo tenía que celebrar misa en un convento de clausura. Pero, cerca de la hora de comienzo, me doy cuenta de que estoy en otro convento del mismo pueblo, un convento de carmelitas, un monasterio antiguo y extenso.

Además del problema del tiempo, me doy cuenta de que estoy dentro de la clausura y busco y busco cómo salir. Pero estoy solo y, en ese laberinto, no acabo de encontrar la salida. Además, pensaba: “Cómo se entere la superiora, la madre Esperanza, menudo enfado va coger. ¡Yo solo deambulando dentro de la clausura!”.

El sueño era curioso, porque conocía, más o menos, por donde estaba la salida, así cómo dónde estaba el otro convento en lo alto de una cuesta. Nunca había estado en ese monasterio ni en ese pueblo, pero tenía vagas ideas, seguridades, recuerdos, acerca de dónde estaban las cosas.

En mi búsqueda, me topé con alguna monja: Perdón, perdón, me excusé saliendo de la sala. Llegó la hora de la misa y yo todavía seguía abriendo puertas y atravesando estancias en ese carmelo. No creo que tenga moraleja este sueño ni que sea un aviso profético. Hay sueños que son un bombo de recuerdos que gira y del que salen graciosas combinaciones de bolas.

viernes, marzo 22, 2019

Bach, tocata y fuga, y otros comentarios




















Si hay algo que me apena, es no saber que cuántas obras de Bach se perdieron. Sabemos lo que queda, no sabemos lo que se perdió. Pues bien, hoy me he enterado de que una obra que considero entre mis favoritas de toda la historia de la música, un pináculo perfecto, la tocata BWV 565, la más abstracta, majestuosa y celestial de las composiciones a la que llegó Bach tras toda una vida de trabajo, sobrevivió en un solo manuscrito. ¡Un solo manuscrito!

Si esas hojas de papel se hubieran perdido, nadie hubiera vuelto nunca jamás a escuchar la BWV 565.

No estoy seguro cuál es mi obra favorita de Bach. Siempre he sentido predilección por la alegría que respiran sus Conciertos de Brandenburgo. Las partes que más me gustan son sus allegros.

El primero solemne y majestuoso, aunque vibrante.

El segundo, más dinámico, más alegre. Como un sermón acerca de la tenacidad, de la necesidad de seguir adelante confiando en Dios.

El tercero, de nuevo, solemne, con el instrumento de viento sonando como un pájaro que necesita expresar su felicidad por vivir.

El cuarto, más sereno. También alegre, pero con una alegría más serena.

El quinto es un sermón que nos habla tranquilamente del don de existir. Las cuerdas y el viento hablan como un sermón optimista en un día primaveral.

El sexto es la primavera plena, es la armonía perfecta del plan de Dios.

El segundo y el sexto son los que más me gustan. Dadme vuestra opinión sobre estos conciertos. Decidme que os inspira esta música (estos concertos concretamente) que ha sido una verdadera alma de mi vida.

Para el que lo desee, aquí tiene una buena versión de ellos:

jueves, marzo 21, 2019

Sugerencias pías para presbiteros


Desde que era seminarista, tuve la ilusión de tener una cruz grande en el salón de mi casa. Fue una idea que me acompañó a lo largo de los años. He contado a mis amigos como esperé, durante años, a poner esa cruz. Ninguna de las que veía me convencía. Hasta que un día los hechos se conjugaron para indicarme que una era la cruz perfecta.

Después, busqué otra cruz para el altar donde celebro misa. Para mí el crucifijo ante el que voy a celebrar cada día es algo importantísimo. Tenía que ser una imagen que me diera mucha devoción. Finalmente, conseguí una que me ayudó muchísimo a la celebración de la eucaristía.

El problema era que la cruz del altar (que era posterior) me gustaba más que la que tenía en casa (que era anterior). Así que, la semana pasada, por fin, puse la cruz que creo que será la definitiva, si hay algo definitivo en este mundo: estoy seguro de que no. En fin, esta cruz será todo lo definitiva que pueden ser las cosas. Os pongo las fotos debajo. 

Pongo las fotos no por vanidad, sino para animar a mis hermanos sacerdotes a que pongan crucifijos en el altar que les sean una ayuda grande para el sacrificio de la santa misa. A mí esto y un buen misal me ha ayudado muchísimo. 






miércoles, marzo 20, 2019

Un gran problema: los dinosaurios



Desde algún tiempo, llevo leyendo artículos acerca de un tema que nunca me había planteado: ¿Cómo fue posible que existiesen los más grandes dinosaurios?

Partamos de un hecho: esos colosales dinosaurios existieron. Los restos diseminados por todo el planeta son la prueba. Ahora bien, no se sabe cómo es posible resolver la cantidad de problemas que esos tamaños generaban.

La gravedad era la misma. Las teorías que se han dado para poner en cuestión esto no merecen ni ser mencionadas.

Pero la presión arterial es un problema demasiado notable. Hay interesantes estudios acerca de cómo hacer llegar la sangre hasta la cabeza desde el corazón. A día de hoy, no se ha resuelto el problema. Ni siquiera, aunque los dinosaurios de cuello largo siempre tuvieran la cabeza baja. Hubieran sido necesarios unos músculos impresionantes para poder sostener esos cuellos.

Los pterodáctilos ¿cómo era posible que volaran con ese peso? Tienen una envergadura imposible. Puestos en el aire pueden planear. Pero no podían, de ninguna manera, arrancar el vuelo desde el suelo.

Todo era gigante, incluso los insectos eran gigantes, también las plantas. ¿Por qué? Después, drásticamente, se redujo el tamaño en todas las especies para siempre, sin excepciones. En una época, todos los órdenes tenían miembros de gran tamaño, después los restos muestran que ya no queda nada de eso ni como excepción. Esta afirmación requeriría ciertos matices, pero esencialmente es verdadera.

Un elefante pesa entre 5 y 6 toneladas. Un diplodocus (del que hay muchos restos) pesaba entre 16 y 20 toneladas. Las tensiones biomecánicas son impresionantes y no sabemos qué hacer con su cuello.

Bueno, simplemente dejo esto sobre la mesa. Un problema bastante grande, en sentido literal.

Post Data:
1. Los tres gatitos no tienen nada que ver con los dinosaurios. Parece que no tienen nada que ver.

2. No tengo nada contra los dinosaurios ni contra la evolución. Siempre he sido evolucionista.

3. Os aseguro que la Iglesia no tiene nada contra los Pterodáctilos.

martes, marzo 19, 2019

Casas de reclusión eclesiástica: último post definitivo sobre el tema



Antes de abandonar el tema de las casas de reclusión eclesiástica, me gustaría describir cómo podría ser una de ellas. Es algo sobre lo que he pensado mucho tiempo y, simplemente, me apetece compartirlo con vosotros.

Lo mejor es que estuviera situada en una gran ciudad. Así los fieles podrían acercarse a participar de los oficios. La presencia de la casa sería una imagen simbólica de la penitencia por los pecados cometidos.

Pienso en una casa que iría de unos veinte miembros a un centenar. Sería obligatorio vestir en todo momento la sotana. Símbolo de la consagración, de la disciplina reinante en esa casa, de penitencia cuando hace calor. La casa estaría abierta a los religiosos. Pero, para mantener esa uniformidad, dentro de sus muros deberían vestir igual. Los laicos también llevarían una vestidura especial, pero uniforme. El modo de vestir es importante, pues es expresión de esa disciplina.

Los oficios divinos se considerarían un verdadero trabajo. Tratando de hacerlos de un modo excelente, como el mejor de los monasterios benedictinos.

La bellísima concelebración de la misa sería otra de las razones por las que los fieles de los alrededores quisieran asistir allí a la eucaristía. Sin ser una parroquia, esa casa se transformaría en un centro de espiritualidad.

Sería ideal contar con trabajo físico dentro de los muros de la casa. Unos huertos serían una ocupación óptima. La carpintería puede ser otra. Los paseos también estarían regulados. El status de los presentes puede ser variado. Unos pueden salir a pasear solos, otros siempre acompañados. Démonos cuenta de que allí habría sujetos con problemas de alcohol o ludopatía. Unos podrían salir vestidos de sacerdote, otros lo tendrían completamente prohibido si esa vestidura puede ser motivo de problemas posteriores.

Dado que las personas están allí encerradas, el ejercicio físico (adaptado a las posibilidades de cada uno) será obligatorio: el joven se ejercitará como el joven que es, el anciano como anciano.

Otra ocupación que tendrán los que allí vivan será atender emails y llamadas telefónicas de todos los que tengan dudas acerca de la fe y temas similares. El control de Internet, como es lógico, será férreo y ese trabajo se realizará en una sala común, con la pantalla a la vista del supervisor. El que lo desee podrá acercarse a hablar personalmente.

La casa tendrá un sentido penitencial. Allí los obispos (y los superiores religiosos) podrán enviar a quienes consideren que deben pasar un tiempo allí para dar muestra de que hay verdadero arrepentimiento antes de recomenzar su labor pastoral: caso de robo, grave escándalo, etc. La estancia allí será variable, pudiendo ir de unas semanas a unos años. En otros casos, gravísimo, la estancia será de por vida.

Por supuesto que el sujeto podrá marcharse cuando quiera. Uno está allí solo porque quiere vivir de un modo sacerdotal, porque quiere vivir como sacerdote, aunque, por las razones que sean, no pueda tener un encargo pastoral.

El lugar sería muy adecuado para retiros espirituales de sacerdotes y laicos.
Las comidas se harían en silencio, escuchando una lectura espiritual. Menos los domingos y fiestas. Después se tendrá un tiempo de tertulia y encuentro entre todos.

El problema de recibir gente de fuera para los retiros espirituales es que pueden hacer fotos. Al principio, consideré la posibilidad de que el coro para los oficios (en la iglesia) estuviera cerrado como lo estuvo el de la Catedral de Canterbury o el de la Abadía de Westminster; que se oyeran sus rezos, pero no se les viera. Pero considero que, aunque esté prohibido y, por tanto, se amenace con tomar medidas legales si se considera oportuno, es mejor no tomar medidas que siempre serán inútiles. A sabiendas de que, de tanto en tanto, pueden correr por la Red fotografías y vídeos de los que allí viven.

Como ya dije, sería fantástico llegar a un acuerdo con el Estado para que algunos presos comunes pudieran estar allí justo al final de su condena. Si hay 5 nuevos cada tres meses, son 20 al año. En diez años, serían 200. Es un número nada despreciable de personas a las que una estancia allí les hará un bien grandísimo. El Estado ahorra dinero, ya no hay peligro de fuga. La gente estará encantada de pagar la manutención allí de presos que quieren pasar una temporada en un ambiente de oración.

También, como obra de caridad, la comunidad podría admitir a un número pequeñísimo de personas con problemas mentales, para los que vivir allí, durante un tiempo, fuese un gran beneficio.

Una casa de tipo medio podría llegar a tener, de forma habitual, una población de inquilinos de este tenor:

5 superiores
70 inquilinos
10 sacerdotes o laicos haciendo un retiro espiritual
5 presos
5 personas con problemas mentales

Estas casas serían centros de adoración para los barrios de alrededor. Pienso en barrios nuevos de la periferia con pocas iglesias. Serían casas que serían como una petición de perdón permanente, a la gente y a Dios. Casas que la gente vería por fuera de los muros y en la que algunos podrían pasar una temporada de retiro espiritual. Es decir, es como si la petición de perdón se materializara en algo concreto, visible, grande, que se puede visitar por fuera y por dentro. Una casa que transformaría el pecado en alabanzas a Dios.