miércoles, enero 31, 2018

Vehículos


























Correspondencia de hoy






































La primera foto creo recordar que es de México. La segunda es de mi hospital. La tercera es de Houston. Os las comparto hoy, porque casualmente las he encontrado hoy. Paso a la correspondencia de hoy. Un email entre tantos. 

Un lector: Padre Fortea, me atrevo a molestar nuevamente su atención para mostrarle un vídeo que le pido encarecidamente lo pueda comentar, para aclarar, y tal vez a ud. mismo, esto de la infiltración de la Iglesia Católica  por parte de la masonería satánica. Su comentario me será muy útil e iluminador.
Muchas Gracias.

Padre Fortea: Ese vídeo es una majadería de principio a fin.

Un lector: Padre Fortea, no es necesario que se moleste y levante la voz de esa manera tan poco cristiana. Más bien por el interés de la Iglesia sería preferible que ud. rebatiera con argumentos a quiénes señalan y muestran esos hechos. ¿No le parece? 

Si ud. reacciona así, le da la razón a quiénes postulan que Bergoglio es un masón luciferino, ahora, considerando que el vídeo muestra imágenes para mí irrefutables, yo, muy a mi pesar como católico de corazón y de alma, me inclino en creer en su contenido. Porque, además, en la Iglesia nadie refuta estas cosas... ¿Recuerda ud. el dicho: " El que calla otorga"?


Si tiene algo amable y positivo que decirme, se lo agradeceré, en caso contrario creo que confirmaré que el demonio está entronizado en el sillón de Pedro y todo lo que a partir de allí se puede desprender.

Padre Fortea: Tú me pediste mi opinión. Y yo te di mi sincera opinión. Pero ahora veo que no fuiste una persona limpia: tenías tu opinión y solo querías con tu pregunta que viera el vídeo. NO fuiste una persona limpia, tenías ya tu opinión. Y eso te di, mi opinión.

Sigue tu camino y ojo no te encuentres al final con que has estado luchando contra la Iglesia con la idea de estar haciendo bien a la Iglesia.

Un lector: Dios conoce mi limpieza de corazón, y sabe que con humildad y amor por Él busco claridad y luz para mi alma, para conocer si estoy o no actualmente en la verdadera Iglesia de mi Señor Jesucristo, porque no quiero estar ni por un segundo en la del demonio. En segundo lugar, le pido a mi Padre Dios que lo bendiga a Ud., algo que ud. no hizo conmigo.

Conclusión mía, del sufrido padre Fortea:
Este lector me había escrito: Su comentario me será muy útil e iluminador. Pidió mi opinión, pero no buscaba mi opinión.

Después de mi respuesta, me escribió: Si tiene algo amable y positivo que decirme, se lo agradeceré, en caso contrario creo que confirmaré que el demonio… Sí, siempre tenemos todos una cierta tendencia a ver al demonio en los que no piensan como nosotros. Todos somos como este pobre muchacho. Quiero imaginar que detrás de su rigidez está la juventud.

En su último email, me escribió: En segundo lugar, le pido a mi Padre Dios que lo bendiga a Ud., algo que ud. no hizo conmigo. No, efectivamente, no te bendigo. No toda persona que venga a mí se irá con mi bendición.


Aprendamos de este muchacho: todos somos un poco él.

martes, enero 30, 2018

Acabo de venir de la República Dominicana




Acabo de venir de un congreso de la Renovación Carismática en la República Dominica. Lo más interesante para mí es que he podido hablar a la mitad del episcopado de esa nación, en una reunión que tuvimos a puerta cerrada, con la presencia del nuncio y del arzobispo de la capital. En el congreso también estaban todos los exorcistas de esa isla.

Ayer pude dar un largo paseo por el centro histórico de la capital y darme un chapuzón en una playa con palmeras. Las maletas siguen en el recibidor sin ser deshechas. ¡Qué pereza me da vaciar la maleta y repartir su contenido entre los armarios y la lavadora! Siempre llevo una pequeña maleta de mano con las cosas esenciales (máquina de afeitar, tablet, cargadores, cepillo de dientes, etc) y otra con la ropa.


Ha sido una estancia muy agradable, en la que me he sentido muy querido. Cuando hago estos viajes me tranquilizo en mi vocación escritora: le dedico muchas horas, pero los lectores están en el lado que menos me espero; incluso en una isla caribeña. 

Sea dicho de paso, éste ha sido el país en que se ha publicado la colección entera de mis obras sobre el demonio. Ocho tomos de 30 cms. de altura, más de 1500 pgs. que me han llevado una vida escribirlas línea a línea. Una obra integral muy estimada en el infierno. 8 de cada 10 demonios prefieren esta obra a la de la competencia.

lunes, enero 29, 2018

Cuestiones teóricas en torno al derecho de secesión II


(Sigue de ayer.) Las situaciones de invasión son claras. Pero si no existe una invasión, ¿deben decidirlo solo los ciudadanos de una región? ¿Qué mayoría debería ser suficiente para reconocer una independencia? Los mismos teóricos no tienen claro que aquí valga el 51% de síes frente al 49% de noes. 

Precisamente, porque una secesión es una ruptura tan traumática que no pocos juristas admiten que, de manera natural, requeriría un cierto consenso de la población. ¿Se puede obligar al 49% a la secesión? Los independentistas dirán que sí. ¿Pero qué ley afirma eso? ¿Cuál es la ley que abala eso si la secesión, precisamente, por su misma naturaleza no está incluida en el ordenamiento jurídico? Hay muchas decisiones de los representantes del Pueblo que requieren ¾ partes de los votos, porque no son leyes normales, son leyes fundamentales que van a afectar al futuro de los ciudadanos de forma más estable.

Si las naciones admitieran el principio de secesión en sus ordenamientos, tendríamos reconocido el derecho a la división en el mismo seno del Estado que es principio de unión. Porque solamente en la unión subyace el principio de soberanía.

Si se admite el derecho a la secesión, es estado se convertiría en una asociación. El estado como realidad absoluta y soberana de Derecho pasaría a ser una asociación funcional, transitoria y vigente, en el tiempo y en el espacio, según los intereses de cada momento. Eso no es el estado.


Eso se planteó de forma muy clara cuando la Guerra de Secesión de Estados Unidos: ¿somos unos territorios unidos o unos territorios asociados? Una vez que se crea una nación soberana se crea algo nuevo distinto a la alianza de las partes previas.

domingo, enero 28, 2018

Cuestiones teóricas en torno al derecho de secesión I


Aunque sea sacerdote, siempre he experimentado un gran interés y amor por la Ley. El derecho o no a la secesión, desde el mero punto de vista del Derecho Constitucional, es teóricamente una cuestión interesantísima.

Es cierto que algunos países admiten en sus ordenamientos la posibilidad de iniciar un proceso de secesión. Pero el que se incluya esta disposición no resuelve la cuestión de fondo debatida durante siglos: ¿un estado es una unión disoluble?

Después de darle vueltas a este asunto, sobre todo en mi novela Historia de la II Secesión de los Estados Unidos, llegué hace años a la conclusión de que el tipo de unión que implica la creación de un estado, per se es una unión que conlleva la indisolubilidad.

Cualquier secesión se hará por via de facto o se incluirá en la letra de la constitución contra el mismo sentido natural del estado. No voy aquí a desgranar las razones, se haría un post muy largo. Pero la unión que supone un estado es muy distinta a la de una asociación civil o a la unión consensuada que supone una empresa o a tantos otros tipos de unión que considera cualquier ordenamiento jurídico.

Una unión de carácter soberano que es la garante del ordenamiento jurídico, de la estabilidad y, en definitiva, del orden, per se no debe ser una unión transitoria. Puede ser serlo, pero no debe serlo. Porque el Estado nunca tiene vocación de transitoriedad. Cualquier otro tipo de unión o asociación sí. Pero el garante supremo del orden, no. Precisamente, porque la soberanía es un poder legalmente absoluto.

Por supuesto que esto no incluye la situación de un pueblo invadido. Este razonamiento teórico admite que una unión realizada a la fuerza, es decir, por invasión, contra la voluntad de los ciudadanos, no entraría dentro de este supuesto. Pero, normalmente, una unión forzada debería resultar evidente.

Para los demás casos, el derecho a la secesión no existe. Existe el derecho a la autodeterminación de un pueblo invadido u oprimido. Aquí hay que hacer recurso del sentido común, para saber si se está o no en esa situación. Pero no existe tal derecho en un estado normal. Ése nunca ha sido un derecho de los ciudadanos. (Seguiré mañana.)

sábado, enero 27, 2018

Sigo con el tema de la urna de los cónclaves


La urna que tenía pensada era algo en continuidad con la que se usaba hasta hace bien pocos años: era una copa metálica con un plato encima. El cardenal colocaba su voto sobre el plato y después tomaba el plato y dejaba caer su papeleta sobre la copa. Pienso que la continuidad es algo positivo.

La urna circular debe ser metálica para evitar que se rompa si se cae. Debe poder cerrarse, para que al llevarla a la mesa de los escrutinios, si se cae, no se desparramen fuera los votos.

En su superficie pensaba colocar siete relieves que representasen las siete iglesias del Apocalipsis. Distribuidas en dos niveles: tres en el primero, cuatro en el segundo. Y en la base, los nombres de una decena de diócesis actuales del mundo. Quizá las primeras diez del Anuario Pontificio, como símbolo de todas las demás.

Sobre la superficie de la urna, inscritos varios versículos de la Biblia en latín, griego y hebreo. También dos asas, para que dos monseñores lleven la urna a la mesa de los escrutadores.

Sobre el plato superior, una plegaria de petición a Dios por los que votan. La tapa (que sería ese plato) se fijaría por un cordón que debe poderse cerrar y abrir en menos de diez segundos, para no retrasar las votaciones. Ya tengo pensados varios sistemas. En fin, le seguiré dando vueltas a este asunto.

Otros tienen grandes planes para reformar la Curia o la Iglesia. Yo, a estas alturas, me conformo con reformar la urna de las votaciones del cónclave. Aunque reformar lo que se dice reformar, no. Esa urna es tan fea que no se puede arrepentir. Solo cabe arrojarla a las tinieblas exteriores que reinan fuera del Vaticano.

viernes, enero 26, 2018

La belleza de los mausoleos

En mi vida he visto costosos monumentos funerarios estéticamente horribles. Tan horribles que hubiera que haber enterrado al arquitecto dentro con el difunto, como hacían los faraones con algunos constructores cuando acababan de levantar sus pirámides. 

Ahora bien, hay un monumento funerario que me parece de una belleza insuperable: el memorial del presidente estadounidense Harding. Ya lo había mencionado en este blog. Pero he querido volverlo a mentar con algo más de extensión, porque es difícil lograr un mausoleo con más clase, con más finura, que ese memorial. Encima es de una sencillez sublime. La sencillez siempre tiene una belleza propia.


Este memorial es tan magistral por fuera, como arrebatador en su interior. Y en su centro esas dos lápidas carentes de aditamentos teatrales. El árbol, la hierba, todo confabula a hacerlo más bello. Hay cosas que las puedes hacer más grandes, pero no más bellas. Un mal arquitecto hubiera querido añadir estatuas histriónicas, adornos y otras cosas a la sobriedad de esas líneas. Pero ésta es una obra que descansa en su propia perfección.




jueves, enero 25, 2018

Aquel Barbastro


De mi Huesca natal, me vienen a la memoria ahora, a esta hora de la noche, esos campos primaverales intensamente verdes, repletos de amapolas en los que encontrabas margaritas, campanillas y bellísimos lirios silvestres. El campo en mayo alrededor de Barbastro era un jardín del Edén. Tras todas las nieblas invernales que allí eran continuas, el aire se volvía claro, luminoso. Un aire lleno de polen, recorrido por mariposas, abejas y libélulas. Crecí en un entorno precioso y me gustaba tanto correr por el campo, explorarlo con mis primos, subir a una vieja encina.


En esa época los libros no existían para mí. Ni me imaginaba que iba a sustituir esos bellos campos por regiones literarias. No había otra alternativa, por otra parte. Aquellas felicidades infantiles eran un paraíso limitado en el tiempo. El campo no estaba así todo el año. Y ese paraíso tampoco se iba a repetir más allá de un número determinado de años. Acepté y acepto los veredictos de la existencia. Aunque ahora volviera a esos campos, ya nada sería lo mismo. Esos ojos de niño solo se tienen en una época de la vida.

miércoles, enero 24, 2018

Os quiero a todos, todos, todos


Primer tema. Vamos a ver, como hay mucho clero que visiona este blog, hoy le ofrecemos algo muy demandado, algo acerca de lo que me han pedido innumerables veces que hable: cómo doblar la sotana en una maleta cuando se van de viaje. Existía un gran clamor clerical para que tocara este complicado tema, así que hoy lo afronto. Pero mejor que yo, dejemos hablar a una experta, porque sí, puede ser una mujer la que más sepa del tema, más que un cura, no hay que caer en el clericalismo:

Segundo tema. Dado el buen rollo que impera en este blog desde ayer, voy a seguir en la misma línea: repartiendo elogios y buenos sentimientos. Sabéis que he analizado el análisis corporal de varios jefes de estado. Pues hoy voy a romper mi silencio acerca de uno: Mariano Rajoy.

No voy a hablar ni de su política ni de su partido ni de cuestiones mundanas en las que no tengo la menor intención de meterme. Voy a hablar solo y exclusivamente de la persona. Y es que, después de tantos años, quiero decir que nuestro presidente es alguien que tiene clase, mucha clase. Es un hombre que, de forma natural, respira elegancia, seguridad y saber estar. Transmite confianza y los años han demostrado que nunca toma decisiones sin haberlas meditado muchas veces. Nunca se precipita y sus decisiones siempre están basadas en la racionalidad. Este tipo de virtudes, en un gobernante, no son moneda común.

A eso hay que añadir que como orador no tiene igual. Su dicción clarísima, su entonación amena, nunca monocorde, pero nunca con estridencias. Por si fuera poco, su sentido del humor es de una finura tal que solo hay que recordar la famosa escena del diputado del PNV recriminándole:
Señor Rajoy, menos leña y más trigo.

Y él subiéndose a la tribuna le dijo con flema británica: Señor Aitor, si quieres trigo, súbete al tractor.

La frase escrita puede no parecer nada del otro mundo, pero con el tono que le dio, magistral, hizo estallar en risas incluso al mismo aludido, como bien mostraron las cámaras de televisión al enfocarle.


Desde este blog quiero dejar constancia que no creo que, en muchos decenios, volvamos a tener a alguien de la calidad personal de este ser humano.

Tercer tema: Ni confirmo ni desmiento que este blog no haya recibido cierto incentivo de la calle Génova a seguir el clima de abrazos y besos que acabo de mostrar. Además, como les dije: Si yo me conformo con poca cosa.


Cuarto tema: Cómo me gustaría ver a Rajoy y Puigdemont dándose un abrazo de oso y los dos llorando y repitiéndose, entrecortadamente: Yo te quiero. Yo también. No, yo más.

martes, enero 23, 2018

Carles Puigdemont en Dinamarca






























En medio del ambiente tan crispado que se ha dado en España durante los últimos meses a causa del procés, un ambiente que ha sacado los peores sentimientos de unos contra otros, ayer ocurrió un gesto que me llena de esperanza, un gesto que no quiero dejar pasar sin comentarlo.

Estaba Puigdemont tomándose un café en un centro comercial de Dinamarca con unos amigos, y, de pronto, aparece un joven con una bandera de España y le dice que la bese. Además, se lo dice grabándole con una cámara. Se lo dice, le insiste que lo haga en tono burlón, con el típico soniquete del joven que solo quiere reírse a costa de él.

Y Puigdemont, con toda serenidad, con una serenidad que me ha impresionado, le dice que sí, que no tiene ningún problema y besa la bandera. El simplón que lo estaba grabando y que sostenía la bandera le reitera en el mismo tono burlón que lo vuelva a hacer. Y Puigdemont con elegancia le reitera que no tiene ningún inconveniente y la vuelve a besar.

Por supuesto, el bobalicón que le dijo eso ya no sabe qué hacer, todo ha salido al revés de lo que pensaba y se marcha. 

A mí me dice ese joven, en mitad de un centro comercial y con ese tono, que bese un crucifijo, una imagen del padre Pío o la foto de mi madre, y me hubiera salido el aragonés que llevo dentro en su peor faceta. Probablemente, hubiera tenido los mismos sentimientos de Al Capone en Los Intocables, cuando dice que le gusta el beisbol.

Cualquier mala reacción de Puigdemont hubiera sido comprensible. Pero su respuesta no es estudiada, sale espontánea, sin ningún tipo de tensión. Y su mensaje es claro: “Yo no odio España”.

Un individuo cargado de odio y resentimiento jamás hubiera hecho lo que él hizo: besar esa bandera. Jamás. El gesto de Carles ha valido más que mil discursos. Ha sido algo sincero, no previsto. Tenía toda la fuerza de la verdad.

En medio de esta tormenta de resentimiento, este gesto debe hacernos pensar a todos. Debemos ponernos en la mente del otro. No estoy diciendo que haya que dialogar. Llega un momento en que ya no hay más posibilidad que independencia o no independencia. No, no estoy diciendo que haya que dialogar y negociar. Pero, suceda lo que suceda, se busque la solución que se busque, debemos evitar caer en la fácil salida de la demonización.

Yo, en este tablero, con la situación de las piezas tal como está, he dejado bien claro que la solución más razonable me parece el respeto a la Ley, el mantenimiento del Estado de Derecho. Ahora bien, esforcémonos en entender que el otro es un ser humano con sus sentimientos, su corazón, sus razones. Ni Carles Puigdemont ni Oriol Junqueras me parecen monstruos. Sostienen posiciones que no comparto, pero, por supuesto, que si me los encontrara por la calle me pararía a hablar con ellos amigablemente o cenaría con ellos solo por el placer de charlar.

En este blog he hablado muchas veces de los monstruos. Los hay. Ciertamente que los hay. Pero ese chico con la bandera y su bésala-bésala es todo un símbolo de lo que debemos evitar.


Como sacerdote, veo a todos como hijos de una gran familia. Todo lo que fomente el buen entendimiento, la armonía, lo veo muy bien. La siembra de odios, por la razón que sea, la veo muy mal. 

lunes, enero 22, 2018

La urna usada para los cónclaves


Ayer por la noche, en uno de esos momentos maravillosos de ocio, en uno de esos momentos después de la cena en que me puedo dedicar a las tonterías que a mí me gustan, acaricié la idea de hacer algo que ya había pensado hace años: diseñar una nueva urna para las votaciones de los cónclaves.

No os voy a poner la foto de la actual urna, porque es algo que está al mismo nivel que la Inquisición o los peores desmanes de los Borgia. Aunque ambas cosas, indudablemente, fueron estéticamente mucho más bellas que esa urna ultramoderna que es como un platillo volante. Si queréis sufrir un poco con la vista, podéis poner en Google: urna conclave. Y ya veréis.

Voy a darle vueltas al diseño de un objeto que tenga vocación de convertirse en una urna histórica, en todo un símbolo de continuidad. Estas cosas me entretienen después de cenar y me ayuda a hacer la digestión.


Pero, de verdad, no me pidáis que ponga ninguna foto de la actual urna, porque la imagen daría la razón a aquellos que piensan que hay un contubernio de la alta jerarquía con los illuminati. No quiero ni pensar lo que diría Galat si supiera de la existencia de esas urnas. 

domingo, enero 21, 2018

Mazinger Z


Qué enfado he cogido hoy. Sabía que había más capítulos de Mazinger Z. A mis nueve añitos de edad esa serie era mi momento favorito de la semana. Nada se podía comparar durante los siete días precedentes a la emoción vivida delante del televisión durante media hora; y eso que tenía una vida de lo más emocionante y llena de cosas. 

Sí, sabía que había más capítulos. Pero nunca me había parado a indagar por Internet cuál fue la razón de que no se emitieran más que unos treinta de los noventa que componían la serie. ¿Y cuál fue la razón? En realidad, ninguna. Alguien totalmente amorfo sentado en un despacho tomó la decisión por razones tan fundadas como aquellas que le llevaron a ocupar ese puesto. Ya hemos hablado aquí mucho de la meritocracia.

Por fin logran dar no con una buena serie de dibujos animados, sino con la serie perfecta. A todo el mundo le encantaba. Y alguien con la mano en el grifo decide que ya está bien de que la gente se lo pase tan bien. Ahora que sufran un poco con las aburridas aventuras de Willy Fog o el insulso Dartakán.


Menos mal que a otro directivo de TVE no se le ocurrió cambiar los dibujos animados por danza. Eso sí, a nadie le gustó David, el gnomo. ¡A nadie! El país era muy grande, pero en eso había unanimidad. Pero el directivo (que cobraba de todos los contribuyentes) debió pensar: “¿Y por qué darles una serie que les gusta, cuando puedes darle una serie que no les guste?”. Ese señor cobraba, incluso, paga extraordinaria y en navidad y agosto.

sábado, enero 20, 2018

Otro detalle de una pintura de Bouguereau


Continuación del post de ayer. Cuantos “salvadores” de la Iglesia abren sus canales para lanzar sus ideas tóxicas. Salvar a la Iglesia, atacando a la Iglesia. 220.000 visitas ha recibido el ignorante al que ahora ayer estaba escuchando.

Mucho rosario, pero después orden mundial, illuminati, Bilderberg y todas esas historias de brujas y vampiros. Alucinaciones mezcladas con Fátima, Lasalette, Malachi Martin, Pablo VI y un poco de todo. Agítese bien antes de beber.

A veces he sentido la tentación de pedirle a mi obispo permiso para dedicarme a crear un canal de Youtube de forma profesional, dedicándole tiempo y vídeos de calidad, recogiendo fondos para tener asistencia técnica. Después me he examinado ante el sagrario y he llegado a la conclusión de que debo dejarme llevar por el Río del Destino. En mi caso, siento que ésa es la voluntad divina: no pedir nada, dejarme llevar por las decisiones del Altísimo. Y, creedme, no lo hago por comodidad. Pero siento que, en mi caso concreto. es así lo que se me pide.

Voy a seguir escuchando a los ignorantes, este vídeo de youtube. Ahora están hablando de que están sembrando bacterias en las nubes desde aviones. Por supuesto no dejan de mencionar la historia del microchip que van a implantar a todos. ¿Pero estos señores se habrán enterado de que el microchip, como sistema de identificación, ya es historia? En China hay hoteles en los que ya, desde el ascensor, el ordenador central te ha identificado facialmente y te abre la puerta de habitación en cuanto te aproximas.

Estos trogloditas del vídeo no saben que la identificación facial hoy día es tan fiable como una huella dactilar. En el vídeo no aparece el canal de televisión en el que se emite, pero el presentador es un habitual de ese inefable canal colombiano llamado Teleamiga.

Alguien debería gastarle una broma a Galat y sus colaboradores más estrechos, pasándoles información de que el Vaticano asociado con el Club Bilderberg les han colocado no uno, sino cinco microchips debajo de los empastes. Seguro que les entraría la duda. Al menos, el tiempo que empleen en ir a hacerse la radiografía no estarán hablando en televisión.


Además, no sé por qué Galat se mete tanto contra los masones, si, en realidad, el Vaticano con los que tiene la alianza es con los Rostchild y con los vampiros.

viernes, enero 19, 2018

Cóctel de ideas: mézclese y agítese




















Cada vez me encuentro un índice mayor de personas tradicionalistas intoxicadas por Internet que sí creen en la Iglesia, pero que tienen aversión a la jerarquía eclesiástica y especialmente a la curia romana. ¿Las razones? Afirman que la masonería se infiltró en todos los altos grados eclesiásticos. 

De forma que estas personas creen la fe de la Iglesia, pero abominan de la Iglesia real. Creen en la Iglesia imaginaria y odian la Iglesia concreta. A estos incubadores de teorías hay que recordarles que solo existe una Iglesia. Siempre ha habido una única Iglesia y solo habrá una. O crees en la Iglesia o te envenenas acogiendo todo tipo de teorías tóxicas.

Hay una lucha por Youtube que resulta decisiva para la vida de la Iglesia. La permanencia a la Iglesia de millones de almas se juega en los terrenos y regiones de Youtube.

Post Data: Me lo estoy pasando de película escuchando un programa de televisión en el que un señor asegura (casi como si lo hubiera visto) que se hizo una ceremonia satánica por parte de los obispos en el Vaticano. Lo tremendo es que este veneno se da en un canal “católico” con un presentador que reza el rosario y va a misa. 

jueves, enero 18, 2018

Qué preciosa pintura, qué tratamiento tan genial: Bouguereau


Una curiosidad sacada de mis lecturas: Enrique II nunca usó un solo término para referirse a lo que hoy día llamamos Imperio Angevino. Pero sí que usó expresiones del tipo: Nuestro reino y cualquier cosa sujeta a nuestro gobierno, sea cual sea.

Un vídeo bellísimo sobre, cómo no, una catedral:

Estado de salud: Hoy he estado malucho. Todavía no sé a qué culpar de esta diarrea y de este malestar estomacal. Si pienso en lo que comí y cené ayer, encuentro demasiados sospechosos.

Mi trabajo: He acabado el libro sobre el caso de Marta. Cinco meses de revisión. Ahora dudo si darlo a una editorial o si publicarlo digitalmente. Me tomaré un par de semanas para pensarlo. Siempre que uno acaba un libro es bueno reposarlo.

La Iglesia: ¿Ha habido alguna época en que la Iglesia haya tenido la conciencia de vivir un periodo tranquilo? Cada generación tiene la conciencia de estar viviendo tiempos turbulentos. Es la Historia la que realiza una jerarquía de los terremotos. Pero siempre hay un tornado extraeclesial o un huracán intraeclesial que amarga la tranquilidad de la tarde. Al final, es cierto que los hay de diferentes categorías. Pero a los contemporáneos todo arrecife nos parece de un peligro máximo.

Trump: Nunca le agradeceré lo suficiente por haber alegrado una institución presidencial que, desde hacía años, parecía haber caído en el tedio de lo previsible.


Puigdemont: Ni se te ocurra si quiera probar la caja de polvorones que te ha enviado Rajoy. De lo contrario, comprobarás que son los polvorones más laxantes que hayas probado jamás.

miércoles, enero 17, 2018

La Espada de Estado a su llegada al Parlamento


Mientras trabajo, siempre escucho música. Desde ayer, estoy escuchando música de la época Tudor; incluida la banda sonora de Ana de los mil días. No es la primera vez que lo hago. La música me retrotrae inconscientemente al drama de Enrique VIII. De manera que esa música, incluso la alegre, se torna un adagio de una profundidad abismal. 

No puedo dejar de pensar en la tragedia de esa generación y las consecuencias para la Historia de la Humanidad. Incluso con una Centroeuropa protestante, si Inglaterra se hubiera mantenido católica, la Historia hubiera sido pero que muy diferente.

Menudo drama: ¡una sola persona! El misterio de la Iglesia dividido, ultrajado, confinado en su expansión. Las películas sobre esa época tienen para mí un valor hipnótico. Es como ver una tragedia griega de la que nunca te cansas. Una sola persona, un imperio, la Historia siguiendo ya otro rumbo.


¿Habrá suficientes lágrimas para llorar lo que debería haber sido el curso natural de la Historia? Los siglos tomaron otra dirección. Ni siquiera cuatro siglos han sido suficientes para enderezar las decisiones de una sola persona. Éste es un buen ejemplo para entender el pecado original.

martes, enero 16, 2018

El maletín nuclear, objeto mítico


Continúa del post de ayer. Tiene que existir ese botón rojo y gordo, porque un político lleno de nervios y con toda urgencia jamás se va a calmar lo suficiente ni para teclear una clave de cuatro cifras.

En una película de gran presupuesto, Objetivo la Casa Blanca (Olympus has fallen) en esa clave pone el signo hahstag. Eso me pareció una metedura de pata de un guion tan bueno.  Pero, después de lo de Hawai, tal vez los generales del Pentágono hayan llegado a la conclusión de que, para no correr riesgos, era mejor de que, al abrir el sobre cerrado, se encontrasen los políticos con que tenían que teclear manualmente esta contraseña para el lanzamiento de misiles:

AesreRum}erq+ÈR¡%Ç¿


Para mayor seguridad, un coronel sugirió incluir el signo de apertura de interrogante. Lo cual no es una trampa, simplemente hay que acceder en el menú a la opción “teclado español”. Aunque otras fuentes me informan que Trump ha pedido el botón gordo de color rojo que normalmente está bajo la cama. De hecho, aunque no salga en ningún lugar de la Wikipedia, uno de los momentos más peligrosos de la Humanidad ha tenido lugar hace dos meses, cuando una señora de la limpieza se agachó y comenzó a barrer debajo de la cama con la escoba.

lunes, enero 15, 2018

Éste es el verdadero maletín nuclear, pesa 20 kg


Me estoy tomando, en este momento, un delicioso té a la naranja mientras escuchó estas dos canciones:

Qué será, será: Un prodigio de la naturaleza. una canción así sólo aparece cada 300 años.

Lollipop: Hay más versiones, pero ésta tiene una ingenuidad, una candidez inigualable.

Estas canciones me retrotraen a un mundo que parecía gobernado por numerarios del Opus Dei. Después vendría el rock, las canciones llenas de agresividad, de incitación al sexo. Pero estas canciones son un símbolo de ese mundo armónico en el que había fe, tanto en España de Marcelino pan y vino, como en la Italia de Don Camilo y don Pepone, como en los Estados Unidos de Sonrisas y Lágrimas; película horrible, sea dicho de paso.

Ayer, como si la realidad se empeñara en confirmar mis posts, los atribulados habitantes de Hawai vivieron a un minuto del apocalipsis. Las autoridades tardaron 38 minutos, ¡38!, en notificar que era una falsa alarma.

Ahora sabemos que había un botón para notificar la alarma. Un botón, no una clave. Los que veíamos Comando G aprendimos para siempre que cuando se apretaba un botón para lanzar misiles, este botón estaba protegido por una pantallita trasparente de plástico que se retiraba para apretar el botón.

Siempre se nos ha dicho que para lanzar los misiles se necesita insertar unas claves, una confirmación del Secretario de Defensa y tal. A ver si ahora descubrimos que, en realidad, sólo había que apretar un botón rojo y gordo situado en un aparato guardado debajo de la cama.

domingo, enero 14, 2018

Los que mandan















No quería entrar en detalles respecto al 11S, pero, al final, voy a escoger un ramillete de asuntos dignos de ser comentados, porque el aquel atentado no fue un atentado más.

La primera gran cuestión fue la descoordinación de los cuerpos. Esto es muy llamativo en el caso de Nueva York. Porque el escenario de un gran desastre es algo que, desde hacía años, debería haber estado muy estudiado en una ciudad que siempre tuvo un peligro de recibir un impacto nuclear. Parece ser que los políticos debieron pensar que un impacto nuclear consistía en tres puntos consecutivos: el primero, que los cuerpos se desmaterializarían (algo así como en Mars Attacks); y el tercero, sentarse alrededor de una mesa a ver qué hacer. El segundo punto es el más importante, hacer un discurso.

Otro tema que resultó "llamativo" fue poner un centro de mando tan cerca de las Torres Gemelas. Tan cerca que, cuando se derrumbó la primera torre, Giuliani contó (se lo oí a él mismo en un documental) estuvo incomunicado durante un cuarto de hora, ocupado solo en ver cómo salía de aquella ratonera con una visibilidad 0, en la que se había situado él y todos los que estaban en centro de mando.

Además, una cosa fue salir de la nube él (un cuarto de hora), y otra muy distinta volver a constituir otro centro de mando.

Otra cosa que me pareció no solo llamativa, sino inaceptable fue enviar a tantos bomberos escaleras arriba, a partir de cierto momento después del impacto, cuando era indudable, repito “indudable”, que ya sólo quedaba alrededor de media hora para que se derrumbara.

El colapso de la primera torre es algo que un bombero no tiene por qué saber que va a suceder, pero la gente en la cúpula de su departamento sí que tiene que saberlo.

De hecho no resulta excusable que tantísimos bomberos estuvieran alrededor de las torres cuando ya había pasado más de una hora del atentado y su derrumbamiento era ya cuestión de minutos. Resultado: 300 bomberos muertos.

Aquí acaba la lista de este post, aunque la lista completa no acaba aquí, pero creo que es suficiente para darse cuenta de que hay errores que son consecuencia no de una mala gestión en el momento, sino de previsión. Cosas muy elementales que debían haber estado previstas, en realidad, no estaban previstas.

¿Es malo Giuliani? No, simplemente es como el resto de los políticos: improvisación, planes a corto plazo, etc. Los pensadores de todo el mundo, los teóricos de los sistemas constitucionales, deberían crear un debate acerca de cómo crear un sistema en el que gobiernen los mejores.

sábado, enero 13, 2018

Consejos vendo


Ayer derramé unas lagrimitas mientras conducía hacia mi casa, acordándome de los atentados del 11 de septiembre. En el mundo hay muchas noticias cada día. Se puede establecer incluso una jerarquía de noticias según su importancia. Pero los atentados del 11S constituyen una categoría por sí mismos.

Uno sabe que ha llegado a una noticia del nivel A1 cuando todos los canales de televisión a lo largo del mundo no solo suspenden sus emisiones para dar la noticia, sino que la programaciones de todos los canales quedan suspendidas desde ese momento.

Una noticia es categoría Godzilla, cuando los jefes de estado de todo el planeta siguen con sus agendas dando la consigna a sus colaboradores de que les interrumpan en cualquier momento para atender ese asunto.

Giuliani, el exalcalde de Nueva York, en un solo año, el 2006, ganó 16 millones de dólares dando conferencias; y según las noticias sigue pidiendo una fortuna por cada conferencia, hoy día. Eso es algo sorprendente, pues si algo ha quedado más que probado fue la impresionante ineficiencia de su gestión del desastre. Es un asunto del que se ha hablado muy poco, porque, durante años, se cerraron filas en torno a las autoridades. Los errores de este alcalde merecerían un post de por sí, que no haré, pero fueron garrafales.

Otro tema, totalmente distinto, es el nulo debate acerca de si los helicópteros hubieran podido rescatar a la gente. ¡Por supuesto que sí! Resultaba imposible cuando las torres eran ya una antorcha, pero tuvieron muchísimo tiempo para organizar rescates con las típicas cestas que se usan para los rescates. Rescates desde el techo y sin posarse el helicóptero. El humo no iba hacia arriba, sino hacia un lado todo el tiempo.

Se alega que los accesos al techo estaban cerrados. ¡Increíble que sabiendo que los edificios pueden incendiarse, no hubiera un protocolo de actuación para el caso de que se cortara la vía de evacuación! Entre tantas mentes pagadas por el ayuntamiento con sueldos cada mes, ¡¿a nadie se le ocurrió?!


Lo digo muy alto y muy claro, el rescate de centenares de personas fue perfectamente posible. Fue la ausencia de un protocolo de actuación lo que se ocultó bajo la respuesta de que eso era técnicamente factible. Por supuesto, está claro, que si los accesos al techo están cerrados, que si no tienes esas cestas, que si no se tiene el listado de a quién llamar, etc, etc, entonces, sí, que resulta imposible. Al ciudadano normal no tienen por qué ocurrírsele esas cosas, pero hay gente pagada cuyo trabajo es ése.

No sé cuánto cobra Giuliani ahora por conferencia. Pero por una, dando consejos acerca de cómo gestionar desastres, ha cobrado 270.000 euros.

viernes, enero 12, 2018

¿Cuántos alfiles hay (nos quedan) sobre el tablero?




Los comentarios de Mel Gibson, en estado de embriaguez, fueron inaceptables. Ahora bien, pidió perdón de muchas maneras. Incluso de forma oficial ante un rabino. Pero los jefes de Hollywood no le perdonaron. Yo he escuchado a Bruce Willis (Jungla de cristal), en una entrevista, despacharse contra la Iglesia Católica con todo el odio que le fue posible, y no estaba bajo los efectos del alcohol.

Roma podía haber rescatado tras un año o dos a este director cuyo Apocalypto, no lo olvidemos, es, de nuevo, otra película artística al nivel de lo mejor que se ha producido en todos esos años. Y si, moviendo contactos, no podía rescatarlo, podía haber puesto el dinero sobre la mesa para producir algo impresionante sin tener que preocuparse de satisfacer comercialmente al público.

No es lo mismo trabajar con total libertad, que trabajar pensando en el aspecto comercial. Mel se merecía ese acto de confianza. Pero para un alfil que teníamos sobre el tablero, observamos sin mover un dedo cómo se le retiraba del tablero.

Si a mí me preguntan: ¿qué hace más bien una jornada mundial de la juventud o La Pasión? No tengo la menor duda de cuál sería mi respuesta.

Alfonso nos ha dado a todos unos datos importantes_
Presupuesto anual del Vaticano: $350 millones

Coste de la película “La Pasión”: $30 millones

Patrimonio personal de Mel Gibson: $850 millones, la mitad de su esposa al divorciarse.

Sea dicho de paso, El milagro de P. Tinto tuvo un presupuesto de 300 millones de pesetas. Berger filmó su exquisita y deslumbrante Blancanieves en 2012 con un presupuesto que no era de La Pasión: y el resultado fue que, al acabar la proyección, me levanté, me quité el sombrero y aplaudí. (En realidad, la vi en un avión.) 

Es cierto que Mel no ha estrenado ninguna película pagándola con su dinero, porque, después de su condena hollywoodiana, hubiera sido un suicidio económico. Pero el Vaticano sí que puede mover hilos y hasta poner dinero para realizar cada cinco años (al menos, cada cinco años) una película que sea un suicidio comercial, pero que pase a la historia del cine.


Hay quienes piensan que el cine tiene que aparecer de forma espontánea. Pero ni la Basílica de san Pedro del Vaticano ni la Estatua de la Libertad ni la Capilla Sixtina aparecieron de forma natural. A la naturaleza hay que ayudarla. La naturaleza está allí, deseando que de demos un empujoncito. Y con un empujoncito de 300 millones de dólares se puede llegar muy lejos.