viernes, agosto 30, 2013

Me encanta este cuadro que pude ver en Westminster





























Hoy estoy feliz, felicísimo. He ido a mi consulta de la Seguridad Social hecho a la idea de que iba a salir de allí tomando una pastilla diaria contra el colesterol. Pero todo bien. Amnistía general. Todos los indicadores dentro de la normalidad.

Pero queda claro que mi familia por linea materna tiende a producir colesterol. Hay una propensión familiar. Contra eso no puedo hacer nada. No envié mis naves a luchar contra los elementos. Yo puedo decir, no puedo enviar mis naves a luchar contra la genética.

Esta felicidad de los análisis, en otro tiempo, bien la hubiera celebrado comprando en Telepizza una pizza mediana. Pero hoy me he limitado a comer ensalada como un conejo. Acompañando la ensalada cociné un insulso pescado blanco.

Pero no me importa nada el colesterol, mientras el azúcar se mantenga como hasta ahora. Otro aspecto positivo es que no he cambiado de graduación de gafas en más de veinte años. La graduación sigue completamente estable.


En fin, le doy gracias al Señor de que me mantenga sano hasta el día de hoy. No pocos, incluso, me dicen que me ven más joven. ¡Es que Roma me ha rejuvenecido! Aunque, fuera de bromas, lo que yo creo que más influye en mi aspecto juvenil y fresco son los muffins de chocolate blanco con arándanos que me tomo de postre.

jueves, agosto 29, 2013

El día en que China comenzó a ver nubes oscuras

El último crecimiento trimestral está siendo bueno en los grandes países europeos. ¿Por qué? Después de haber revisado números, he llegado a la conclusión de que China se ha asustado. Sí, por primera vez, se ha asustado. Ha tenido miedo de que la crisis se contagie a China.

China puede resistir una crisis muchísimo mejor que nosotros, por sus reservas, por su sistema autocrático, por muchas otras razones que me ahorro el exponer. Pero no quiere que empiece a haber parados, descontento y que eso provoque movimientos sociales que nunca se sabe dónde va a parar. Lo de Egipto y Libia les ha hecho pensar.

Por eso es mi convencida opinión que, desde hace un trimestre, China ha dado orden de comprar productos europeos por valor de billones de euros. Comprar deuda soberana ya habían comprobado que no servía para reactivar la economía. Por eso se han decidido por una transfusión de capital directamente en las empresas, por la vía de importaciones masivas. Os ahorro los muchos números en los que baso esta opinión. Pero para mí este hecho aparece como algo clarísimo.

Dicho de otro, este mínimo florecimiento económico que estamos teniendo en España, Francia y Alemania, es algo completamente artificial y durará lo que a Pekín le interese que dure. Pero el que el índice de crecimiento del PIB de China haya bajado dos puntos en el último año, les ha abierto los ojos.

Por mucha crisis que haya, los chinos producen más barato. Y, por tanto, ellos siempre venden. Puede hundirse la industria de un país todo lo que se quiera, pero el país seguirá comprando al vendedor más barato. El problema es que ese bajón de una cuarta parte del íncide de crecimiento, lo que indica es que ya ni siquiera hay capital para comprar al precio que sea. Y ese dato sí que es más esclarecedor que cualquier otro número macroeconómico. China está estancándose porque el mundo, a nivel global, se está empobreciendo.


Insisto, el problema esta vez no es de déficits o de competitividad. Pura y simplemente, la demanda mundial de bienes está descendiendo de forma abrupta. Muy asustados tienen que estar en los despachos de los rascacielos de Pekín para que hayan puesto en el mercado tantos billones de euros en sólo un trimestre.

Otro día

Cosas que he hecho hoy: Un baño en la piscina comunitaria. El agua estaba fría y el cielo nublado. Es el primer baño que me he dado este verano. Me comprado tres muffins por la mañana. Ya no queda ninguno en mi cocina. Larga conversación telefónica con mi primo tras la cena. He visto durante la comida del mediodía la pésima película Mi Napoleón. La he visto entera, porque en cierto momento no he podido evitar presionar el botón de avanzar más rápido. He recibido dos visitas en el día de hoy. Una para pedirme consejo y otra de amistad. La segunda visita me ha regalado unas moras y unos arándanos. He logrado resolver mis problemas personales con los índices de Word en mi tesis.

miércoles, agosto 28, 2013

Tiempos papales



















Todo aggiornamento parece siempre una traición. Se haga como se haga el aggionarmento, siempre parecerá una traición. Pero yo mismo que amo la tradición, reconozco que el ceremonial tiene una tendencia a la acumulación y a la expansión. Llega, inevitablemente, el momento en que es necesaria la poda.

Con la excusa de valorar la parte humana de la inculturación, la sedimentación de tradiciones humanas acabaría por asfixiar la médula viva del árbol.

Las tradiciones ceremoniales, los protocolos palatinos, son algo bueno en sí. Pero ese bosque humano puede volverse un obstáculo alrededor del Árbol de la Vida. Todo depende de la cantidad, de la medida, del sentido común.

Tan necio resulta despreciar las tradiciones humanas que recubren nuestra fe, como no estar dispuesto a una cierta purificación de ellas. Ni la iconoclastia, ni un mundo de chambelanes. Si a una sucesión de Píos XII no siguiera una sucesión de Juanes XXIII, las capas de nieve protocolaria cubrirían todo.


Esto no significa que en todas partes haya que decretar un término medio. Puede haber lugares donde andar a la pata ancha, y otro lugar muy concreto donde se cultive como en un invernadero las orquídeas. 

lunes, agosto 26, 2013

Consejos a sacerdotes, II parte


En este blog puede parecer que me fijo demasiado en los detalles, en los matices, en las cosas pequeñas, ya hable acerca de cómo debe ser la estética del interior de una iglesia, o ya se trate del ejercicio de la labor sacerdotal.

Pero ayer me sucedió una cosa que puede dar luz sobre esto. Salí a pasear por la feria de Alcalá con una amistad. Me gustan mucho los churros rellenos de crema pastelera. El primer puesto tenía cola y pensé: hay más puestos, iré a otro.

Al llegar al segundo puesto, lo compré. Feliz, le hinqué el diente. Puagghh. No pude tragar el trozo que había mordido.

El aspecto de mi churro con cualquier otro, era exactamente el mismo. Pero el que había mordido tenía un sabor totalmente distinto. La crema estaba reseca. La habían hecho quizá por la mañana y se había secado durante todo el día. Aquello parecía más puré de patata con sabor a vainilla. El churro estaba aceitoso. La masa del mismo churro estaba dura, reseca de todo el día. Aquello era incomestible. Tiré casi todo y no sé porqué me forcé a comer algo de aquella cosa.

A la salida, la amistad me insistió para aceptar la invitación de otro que me quitara el sabor. Acepté tras la insistencia. Éste era normal. El primero había sido confeccionado por alguien por la mañana, y en el puesto sólo estaba la que los venía durante todo el día. Mientras que el segundo puesto, los churros eran hechos en el momento, frescos, perfectos.

Esto tiene una gran enseñanza para los sacerdotes, para nuestro trabajo, para el modo en que tratamos a la gente. Los dos churros externamente eran iguales, las mismas dimensiones, los mismos colores. Uno hizo mis delicias, el otro acabó en un contenedor de basura.


En el cuidado de los pequeños detalles, es donde logramos que una persona salga de nuestra parroquia feliz, con ganas de volver. O que salga con ganas de buscar otra parroquia.


Cuando acabé de comerme el segundo churro, pensé: ya tengo post para hoy. 

domingo, agosto 25, 2013

La vida de los párrocos los domingos



















Hoy por la mañana un entierro, después misa parroquial. Tras la misa, un bautizo. Después otra misa y confesiones. Así es la vida cotidiana de tantos párrocos los domingos. Eso sí, el sol caía sobre el cementerio como el Martillo de Thor, como una especie de rayo laser que abrasase toda vida a su paso.

Por la tarde me he ido a hacer la oración a la catedral. Se me caía la cabeza de sueño. Resulta que son las ferías de Alcalá. La música en la calle no ha acabado hasta las 4.00 de la mañana, momento en que me he dormido en medio de un calor agobiante.

Antes de cenar me he ido a pasear por la feria de Alcalá. Nos hemos quedado fascinados ante varios aparatos que elevaban al personal a alturas terribles para lanzarlos hacia abajo dando todo tipo de volteretas en el aire. Había todos los aparatos posibles que pudieran hacer giros en las alturas.

Después me he tomado un churro con crema dentro. Sea dicho de paso, hoy he predicado del infierno. Ése era el tema del evangelio leído hoy. Una vez al año siempre predico del infierno. Predico sobre ese tema con ganas, con sentimiento. Lo hago siempre en un estilo muy decimonónico. Qué digo decimonónico, medieval, totalmente medieval.

sábado, agosto 24, 2013

Bitcoin, historia de un fracaso anunciado II



Receta para la creación de los bitcoins. Pon en una misma olla los siguientes ingredientes. Varios países a los que les está prohibido usar el sistema PayPal de transacciones. Individuos que quieren hacer transacciones que no aparezcan en los canales normales financieros para no alertar a la policía. A esto añade una buena propaganda: es una moneda cool, es algo moderno, es algo revolucionario.

Una vez que yo creo esto, me reservo una buena cantidad de esta moneda. Dejo que la moneda suba de cotización. Siempre hay un número de primos que la comprarán creyendo hacer el negocio del siglo. Individuos que compran pequeñas cantindades de esta moneda, como podrían ir al bingo.

Una vez metidos estos ingredientes en la olla, dejo pasar el tiempo. Yo que he creado esta moneda, voy vendiendo cada año una cierta cantidad. En cierto modo, digan lo que digan las reglas, dispongo de cantidades ilimitadas de ella. El sistema es tan opaco, que nadie se va a enterar de lo que yo haga si estoy en el vértice superior del sistema.

Sé que algún día el sistema caerá, pero los beneficios anuales de mis ventas de bitcoin ya no me los quita nadie a mí, su creador. Cuando caiga todo este castillo de naipes monetario, atrapará a mucha gente que habrá perdido pequeñas cantidades de dinero, la mayoría probablemente menos de diez dólares. Por lo cual, tampoco me sentiré muy culpable. En el fondo, todos sabían que invertir en esta moneda, era como jugar a un juego de azar.

Ésta es mi explicación de lo que es bitcoin. Mucho más sencilla que las explicaciones oficiales. Pero, en el fondo, es esto y sólo esto. El resto es propaganda, y querer dar explicaciones muy complicadas para que nadie entienda que tras el decorado hay únicamente esto.

Unas últimas consideraciones, esta moneda no tiene nada de descentralizada. A no ser que descentralizar signifique que todo está en manos de su creador, manos privadas. Esta moneda no sustituye nada el sistema actual monerario. De hecho su creador ya se encargará de poner sus beneficios a buen recaudo en Suiza. Ningún país ha reconocido esta moneda. Dos países se han limitado a reconocer que las transacciones en bitcoins tienen que pagar impuestos. Tengo la fuerte sospecha que han sido los creadores de bitcoin los interesados en provocar esas resoluciones, para aparecer en los periódicos y tener un poco más de propaganda.

¿Cuánto dinero hay realmente invertido en bitcoins? Nadie lo sabe, pero me atrevo a sospechar que sea una cantidad increíblemente exigua a pesar de la propaganda. Ni siquiera es descabellado pensar que sólo haya unos 500.000 euros en todo el mundo invertidos en esta moneda, o sea nada.

Al ser en gran parte un sistema de medio de pago, pero en el que que nadie se atreve a poner dinero en ello, quizá sólo existan esos 500.000 euros reales de inversores-primos. No hay forma de saberlo. Yo puedo crear una ingente de masa virtual de dinero si controlo la mayor parte de ella, y sé que sólo una mínima parte (menos de un 1%) va a ser transformable en dinero real.


Conclusión. Lo que hay detrás de los mecanismos profundos de creación de esta moneda (que ellos llaman minas), se acercan peligrosamente al Esquema Ponzi. Cualquier gobierno serio debería hacer lo posible para evitar esto antes de que se derrumbe dentro de unos años.

Índices

Si no fuera presbítero de la Iglesia, una de las cosas que me gustaría practicar es el paracaidismo. O mejor todavía, el planear por el aire con uno de esos trajes que ahora se usan. A cambio, hoy he pasado un apasionante día cambiando el formato de párrafos de mi tesis doctoral, para poder elaborar un índice automático.

He pasado horas borrando formato de esos párrafos. Revisando los textos en cursiva, pues al cambiar de formato se borraban, y copiando citas a pie de página. Pues también las citas cambiaban a un formato que después no podía reconducirlo a las medidas originales. Un día apasionante. Completado por un funeral por la tarde.

Pero es que nadar entre delfines, hacer paracaidismo y practicar el surfing también cansa y aburre. Deshacer formato de párrafo para insertar un índice automático es mucho más apasionante y además más seguro para el cuerpo.

jueves, agosto 22, 2013

Propuestas para el día de hoy

Título: Sugerencias para el día de hoy. Autor: Padre Fortea.

No invertir ni un céntimo en Bitcoin.

No leer libros del Padre Masiá.

Reemplazar elegantemente las velas eléctricas de nuestra parroquia.

Intentar no ser moderno. Hacer un esfuerzo positivo por no parecerlo.

Decir a un amigo masón, que mejor le sería pertenecer a la Legión de María.

Hacer un poco de ejercicio físico moderado a ritmo lento. O, en su defecto, sentarse en un sillón a ver relajadamente la televisión.

No comprar pipas peladas. Atención, terriblemente adictivas.

No comprar leche condensada. Peligro, más adictivo que las pipas peladas.

miércoles, agosto 21, 2013

Bitcoin, la moneda virtual: Historia de un fracaso anunciado

En algunos ambientes se está hablando de Bitcoin, una moneda virtual para Internet. Ya puedo asegurar a mis lectores, que el futuro de esa moneda es cero. Lo que hace que una moneda valga algo es su solidez. Entre escoger una moneda no sólida y otra sólida, la gente siempre escogerá la sólida.

Detrás de una moneda está una nación. Detrás de Bitcoin no hay más que algunos pequeños inversores. Las grandes monedas, ahora y siempre, tienen que hacer esfuerzos por mantener valores estables en las tormentas financieras que afectan a la perdida de confianza. Sólo con un gran esfuerzo se logra que no fluctuen. Una moneda virtual sin una nación que la respalde, fluctuará hacia arriba y hacia abajo, hasta que se desplome irremediablemente.

La única forma de que una moneda virtual se mantuviera sólidamente estable, sería que un país la respaldase. Pero todos los países piensan: para apoyar a una moneda virtual, mejor apoyar a la propia moneda.

Después hay otro problema, ¿qué ventaja tiene una transacción con una moneda virtual frente a la moneda de un país? La respuesta es ninguna. Simplemente que parece más moderno decir moneda virtual. Fuera de eso, no hay ninguna ventaja.

Bitcoin ha logrado algo de publicidad alegando que es una moneda que no depende de ningún banco central. Bien, pero entonces depende de unos inversores. Lo único que sustituye Bitcoin es la seguridad de un organismo estatal, por los intereses privados de unos inversores.


Bitcoin tendrá fama creciente, porque a sus promotores les interesa hacerse propaganda. Las cosas irán bien mientras la economía se mantenga relativamente estable. Pero en el momento en que haya movimientos bajistas y los inversores se refugien en valores seguros, habrá acabado la aventura Bitcoin. Estadísticamente atrapará a unos cuantos miles de desprevenidos. Lo siento por ellos. Pero tampoco mucho. Hay que ser un poco lelo para cambiar mucho dinero en una moneda virtual.

De ritos inusuales y extraños



Ya que ayer escribí sobre el rito de consagración de una nueva iglesia, quiero decir que mi opinión es que los ritos usuales que se celebran en las parroquias, deben ser sencillos. En una parroquia, las ceremonias deben respirar la sencillez de Jesús. Eso es lo que me gusta de la Misa del Vaticano II.

Ahora bien, considero que lo ideal es que este amor a la sencillez coexista con ritos complejos, elaborados, misteriosos que son realizados en catedrales, abadías y en muy pocas ocasiones.

Es decir, la cuestión no es o lo uno o lo otro. Sino la coexistencia armoniosa de ambas facetas de la liturgia. Lo cual se completa con la existencia de distintos ritos orientales y occidentales. Fantástico.


Al hablar de la ritualidad y la ceremonia, estamos hablando de algo connatural con la psicología humana. O esto se lo ofrece la Iglesia Católica para la mayor honra de Dios, o se lo ofrecerán las monarquías, las películas de Harry Potter o las ceremonias de las olimpiadas. 

martes, agosto 20, 2013

Ritual de consagración de un nuevo templo

Ayer quedé admirado ante el complejo y bello rito de consagración de un templo, que rigió desde la Edad Media hasta el Concilio Vaticano II. No conocía este ceremonial. Someramente os digo algunos de sus pasos.

Primero hay unos ritos de purificación del templo aspergiendo con agua bendita la iglesia por fuera dando dos vueltas.

Sobre la nave central se escribía el alfabeto en griego y el alfabeto latino formando una cruz sobre ceniza.

Se marcaban cinco cruces sobre el altar principal, y era aspergido rodeándolo siete veces.

Las paredes del templo eran aspergidas con tres vueltas.

Se realizaban cuatro unciones sobre el lugar donde se colocaban las reliquias.

Se incensaba el altar. Se trazaban cinco cruces en el altar con el óleo de los catecúmenos y otras cinco con el santo crisma.

Se crismaban las paredes de la iglesia  sobre doce cruces.

Se regresaba al altar y se quemaban sobre él cinco montoncitos de incienso en forma de cruz colocados sobre una base de cera.

Estos ni siquiera son todos los pasos, son un resumen de los principales. El mejor lugar donde he encontrado explicado este ritual es en la excelente página Ceremonia y Rúbrica de la Iglesia Española. Os paso el link:


domingo, agosto 18, 2013

Sugerencias para curas

Como este blog lo leen curas, me permito algunas sugerencias en este post a mis compañeros. La primera sugerencia es que en el interior de una iglesia, fuera de las celebraciones, es mejor que reine la penumbra. Con mucha luz uno se despista más cuando trata de orar. La luz natural siempre es preciosa en un templo. Y no digo nada si encima hay unas cuantas velas. Nunca insistiremos bastante en cómo facilita el recogimiento la poca luz.

Lo segundo es recordar a todo el clero que, por supuesto, es mejor que no haya velas, a que las haya eléctricas. La vela eléctrica es un invento claramente babilónico-masónico. Las velas eléctricas han alejado más almas de la Iglesia Católica que todos los pecados pontificios del Renacimiento juntos. En algunos de esos pecados papales no dejo de ver un alto espíritu estético. Mientras que en las velas eléctricas no veo nada de nada. Yo creo que hasta asustan a los ángeles.

Lo tercero es recordar que el templo no es lugar para pegar carteles. Los carteles se colocan en la puerta de la iglesia, en el atrio, en los salones parroquiales, en los despachos o donde sea. Pero el interior de la iglesia es un espacio sacro, con pocos elementos pero muy cuidados. No pasa nada porque en la iglesia sólo haya un bello sagrario y paredes desnudas. Pero querer llenar las paredes con carteles es una pésima costumbre que hubiera horrorizado a Julio II o a Alejandro VI.


Cuarto, los manteles del altar blancos, sin palabritas de colorines, ni corazones, ni todos esos motivos azucarados tan caros a las viudas octogenarias y sexagenarias. 

sábado, agosto 17, 2013

El discreto encanto del fanatismo progresista

















Ayer, a la hora de la cena, vi un reportaje en TV2 sobre la familia Loring (familia del célebre jesuita) y el desarrollo de la aeronáutica a principios de siglo. La historia llega casi a su final cuando los anarquistas, al comienzo de la Guerra Civil, asesinaron al Loring que llevaba la empresa.

El reportaje no era muy bueno, pero una frase de un entrevistado me dejó boquiabierto. El entrevistado reconocía que a Loring lo mataron los anarquistas, y añadió: Pero ya sabemos que muchas muchas veces estos eran usados por grupos de ideologías completamente opuestas para sus fines.

Muchas veces me he preguntado qué es el fanatismo. Desde luego cuando alguien dice vuestros asesinatos son vuestros, y nuestros asesinatos son vuestros, eso es fanatismo.

La película Ágora, era una película fascista. Tras verla querías matar o, al menos, aporrear a alguien. Puede haber fanatismo de derechas o de izquierdas, musulmán o cristiano. Pero sea cual sea tu ideología o tus buenas razones, cuando ves una película y al salir sientes deseos de aporrear a alguien, esa película era una película fascista.

Frente a todo esto, aquí tenéis una canción que aunque es de amor, siempre me ha parecido totalmente aplicable a la religión. Una canción que es capaz de inyectar optimismo en un muerto:

I´m a believer


viernes, agosto 16, 2013

La Asunción de la Virgen María, carta a Masiá

La fe que nos ha sido transmitida es que el cuerpo de la Virgen María fue tomado (assumpta en latín) al Cielo. Ésa es la diferencia con el resto de los mortales la assumptio corporis, el que el cuerpo fuera tomado. Tomar es la traducción exacta del verbo assumere. Los fieles están en libertad de creer que el cuerpo de la Virgen ascendió a los cielos como lo hizo Jesús o el profeta Elías, es decir, ascendiendo a la vista del que estuviera allí. O bien que simplemente desapareció. María podía estar en el lecho de su casa y desaparecer ante la vista de los que allí estuvieran presentes. Las dos posibilidades entran dentro de la fe. La cual sólo nos ha transmitido que el cuerpo fue tomado (assumptus) al cielo. No hablo de agonía de la Virgen, porque son muchísimos los autores (santos, místicos y teólogos) que siglo tras siglo nos describen ese tránsito como una dormición.

Mi opinión personal es que la Virgen se fue quedando como dormida y finalmente desapareció ante la vista de los que estuvieran allí. Considero que debió haber al menos un testigo para dar fe de lo que había sucedido. Me gusta pensar (así lo creo) que debió ser San Juan.

Fotos

Hoy todo lo que tengo que decir lo digo con imágenes.








jueves, agosto 15, 2013

Los arciprestes

Hoy en este blog me gustaría hacer una sugerencia, sabiendo que un cierto número de colegas me leen. Se trata de una sugerencia respecto a lo que debería ser un arcipreste, o decano como lo llaman en algunos países.

Hoy en día en la mayor parte de las diócesis la función de ser arcipreste es una función bastante vacía. Habría que dotar de contenido esa función. En mi opinión, habría que escoger para ese oficio a sacerdotes verdaderamente venerables, con fama de santos. Presbíteros que fueran reconocidos por sus hermanos como los más edificantes y los más espirituales.

Cada arcipreste, además de presidir y convocar las reuniones, debería un verdadero padre para el resto de hermanos que viven en su arciprestazgo, preocupándose de visitarles y de escuchar sus problemas.

El arcipreste, además, debería ser un hermano que dijera a cada uno los defectos que ve en él, los defectos que se aprecian en su ministerio, o en su carácter. Pero él los diría como hermano, es decir, lo que él haya visto. No sería un emisario del obispo. Tampoco le diría esos defectos en tono amenazador, ni como amarga reprensión, sino como hermano que intenta ayudar al hermano.

Tampoco tendría vocación a querer convertirse en director espiritual. El arcipreste sería el que te dice lo que ve para ayudarte. Lo que ve en tu ministerio, en tu vida en su faceta externa. Su labor sería la de apoyar, animar, estimular y algunas veces abrir los ojos acerca de los defectos. Una es la reprensión que pueda venir de un vicario episcopal, y otra de carácter totalmente diverso sería la que provendría del arcipreste.

Mi función no es denunciar, sino ayudar, le explicaría. Y lo haría él no desde el poder otorgado por un cargo del obispado. Sino desde la autoridad de la venerabilidad. No estoy aquí para vigilar y denunciar, le explicaría. Estoy aquí para advertirte de lo que veo como compañero.

Este tipo de sacerdotes tan reconocidos no son muchos. Son perlas escasas. Por eso los arciprestes en la reforma que propongo, serían escogidos de entre todo el clero. Serían escogidos para esta función, vivieran donde vivieran. Aunque tuvieran que desplazarse a otro arciprestazgo para las reuniones o para visitar a sus sacerdotes. Aunque lo lógico sería distribuirlos en sus destinos por arciprestazgos.

En este modo de entender y organizar su función, los arciprestes deberían estar muchos años en el cargo. En principio, su cargo se renovaría una y otra vez. Porque son figuras que tendrían que consolidarse. De este modo, ejercerían una saludable función entre el clero. Cada arcipreste, verdaderamente, sería visto como un primus inter pares. Serían faros distribuidos por la diócesis. Constituirían un valioso elemento entre el obispo y el clero.


miércoles, agosto 14, 2013

Entre mis pocos defectos, se cuenta el ser un poco anglófilo

Madre mía, pues sí que la he hecho buena dando mi opinión sobre Gibraltar. Y eso que al obispo de Wessex no le parecía tan mala mi idea.

Para algunos ya soy peor que Hitler. ¿Pero no será que quizá lo haya dicho para animar la discusión plural? Pues no.

El caso es que por cura casualidad desde hace varios días me estoy almorzando y comiendo una serie de documentales sobre el Reino de Inglateria, A Nation State. Partiendo de la época de los romanos, he llegado ya después de dos horas y media a la Batalla de Hastings.


Entre mis pocos defectos, se cuenta el ser un poco anglófilo, decidido europeísta y sentimentalmente pronorteamericano. Faltas éstas que se van con un poco de agua bendita.

lunes, agosto 12, 2013

Gibraltar, una modesta opinión

Mi opinión sobre Gibraltar. Una de las cosas que me gustan del mapa europeo son las irregularidades. Nada sería más aburrido que un continente dividido en distritos casi diríamos cuadriculados. Junto a grandes países, nos encontramos con pequeñas naciones y territorios bastante peculiares.

La corona inglesa posee tres territorios dependientes de ella. Territorios que no están sujetos al Reino Unido, sino a la corona: la isla de Jersey, la de Guernsey, la de Man y otras islas menores en torno a éstas.

Son territorios semi-independientes que ni siquiera pertenecen a la Unión Europea. Mientras que, curiosamente, hay territorios de ultramar que sí que pertenecen al Reino Unido.

Este tipo de irregularidades resultan encantadoras. El mundo no será mejor por eliminarlas. Por eso no sólo no me opongo a que Gibraltar siga siendo parte del Reino Unido, sino que estoy a favor de eso.

Pero siendo éste el marco general, hay que reconocer que Gibraltar hasta ahora generado notables pérdidas económicas a través del contrabando y siendo una zona donde los impuestos son considerablemente menores. Sobre todo lo último supone que Gibraltar nos sale caro a los españoles. Todos y cada uno de los españoles pagamos la prosperidad de Gibraltar. Por eso, cualquier gobierno con sentido común debe poner remedio a ambas cosas. Mejor con el acuerdo, por supuesto.

Yo que estoy a favor del mantenimiento del status de Gibraltar, lo no puedo comprender es como los anteriores gobiernos españoles no han hecho nada por arreglar una situación desfavorable para nuestra nación, cuando tenían todas las cartas en la mano para hacerlo. Pero era mejor no crearse problemas de imagen, aunque la factura la pagáramos todos. Como siempre la imagen, la dichosa imagen.


Pero sentadas estas bases que me parecen razonables, es decir, basadas en la razón, no hay motivo para que Gibraltar siga como hasta ahora y podamos mantener unas inmejorables relaciones de buena vecindad y que podamos felices seguir diciendo que España limita por el sur con el Reino Unido.