domingo, enero 06, 2019

He derramado unas lagrimitas



Hoy, por la tarde, día de la Epifanía, he vuelto a ver, otra vez, por centésima vez, la escena de Ben-Hur en la que los Reyes Magos adoran a Cristo. De verdad, no conozco ninguna película que haya dado tanto en el clavo al representar esta escena bíblica. Porque la escena de Ben-Hur tiene un punto de candidez, de ingenuidad, que creo que refleja la verdad del Evangelio.

La música… qué dulzura perfecta tan sublime para ese momento del nacimiento en Belén. No se requieren palabras: la música, los rostros lo dicen todo. Mirad la misma escena en otras películas. Los directores quieren intervenir más, hacer que los actores hagan más cosas y lo estropean, no logramos meternos en la escena, suena a teatro. En Ben-Hur se percibe lo sacro. Se nota que se filmó como algo sacro y el resultado fue percibido así.

Aquí tenéis la escena:

Pero, como dije hace un año, el momento más conseguido es cuando uno de los pastores atónitos se vuelve hacia atrás, porque considera que debe tocar el shofar para avisar al pueblo judío que ha nacido el Mesías.

Y, entonces, el mugido del shofar calla y comienza el brillante toque, ¡impresionante!, de trompetas de la fanfarria con que comienza el Preludio de la banda sonora de Niklos Rozsa.

Ese paso de la escena del Nacimiento al toque del shofar es una escena que cinematográficamente me deja atónito. No se podía hacer algo más elegante ni teológicamente con más sentido: el shofar que marca los tiempos sagrados... Tengo en gran consideración Willy Wilder, pero no creo que, sin la intervención de una inspiración de los ángeles, se le pudiera ocurrir algo tan redondo.

Pero es que entonces ocurre un verdadero milagro cinematográfico: el sonido del shofar da lugar a una fanfarria que es como si nos expresara la alegría de los ángeles por el nacimiento de Cristo. No, esta no es una fanfarria más. He escuchado no pocas, y esta es la más inconmensurable que he escuchado.

Pero la unión de estos tres momentos musicales (La Estrella de Belén, el toque del shofar, la fanfarria del Preludio) es una conjunción excelsa.

Los tres momentos de la banda sonora a los que me he referido los tenéis aquí:



85 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me complace informar un nuevo récord para el archivo:
      😃

      🥇 730-Conferencia sobre los ángeles 3-dada en Celaya (México)-año 2013

      Lo han escuchado 32 personas en 1 día.

      El segundo es la invitación a leer la Biblia entera.

      🥈0530-Hoy es un buen día para comenzar a leer la Biblia

      El tercer es:

      🥉1519-Algunas consideraciones acerca de María en la misa I


      Eliminar
    2. *Esta información es sólo de las descargas a los enlaces, debe agregarse la cantidad de personas que están en los grupos donde se comparte el sermón.

      Eliminar
  2. Manuel Ignacio, hoy ha sido un post largo. Pero mañana te daré mi opinión sobre el interesante asunto que planteaste.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Entre todos, hemos conocido mejor a san Gregorio Nacianceno. Yo he aprendido escuchando vuestros comentarios y todos nos hemos beneficiado de este diálogo. Aunque le pido a Alfonso si puede poner en español los versos de su vida que nos compartió ayer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No crea Fortea que son tan fructíferos este tipo de post, no si lo que pensamos es lo que piensa este lector:

      “Este post de hoy, nos anima a no purificarnos tanto, a relajarnos, a no afinar”.
      ___________

      Puedes hacer esto siempre y cuando vayas a ser un Gregorio Nacianceno, es decir, siempre y cuando, "luches denodadamente por la ortodoxia de la fe, seas un gran teólogo y un gran predicador", caso contrario, el patas largas aplaudirá tu desatino.

      Eliminar
    2. A mí me pareció de lo más anodino. Insoportable: tanta discusión por si el santo había estado aquí o acullá. Qué perdida de tiempo. En vez de centrarse en sus virtudes. Que de seguro tuvo muchas.

      Más parecía una discusión llena de vanidad (compitiendo cada uno por ser el que consiguiera [y tradujera] más textos acerca del pobre obispo para saber si había o no estado en cierta ciudad) que un intercambio de conocimientos acerca de su heroísmo en la defensa de la fe católica. Lo que sí hubiera sido provechoso.

      En todo caso por aquí tengo un enlace que lleva a un buen artículo sobre las canonizaciones.

      https://adelantelafe.com/pablo-vi-la-infalibilidad-de-las-canonizaciones-y-la-moral-de-los-fieles/

      Ya que el padre de nuevo está hipersensible [borrando cuanto comentario le parezca no adecuado según su criterio (o según su simple capricho)] no sé cuánto durará este. Por si acaso comparto el link de todas formas.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Vanidad de vanidades. Todo es vanidad y carencia de humildad.

      Siendo el conocimiento algo tan precioso es una pena usarlo tan bajamente...

      Me extraña que Alfonso se haya prestado para todo ese rollo.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Bueno... Entre gustos no hay disgustos y al que le gusta le sabe. A mí me hace más devoción saber de las virtudes y milagros de los santos. Y entre más encumbrados, mejor.

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Old but gold! ✨👏
    No he tenido la fortuna de ver esta película. Sólo algunas escenas.La banda sonora es ÉPICA y a tono con la película.

    ¡Felíz Epifanía del Señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me conmovió más el shofar que las trompetas!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Yo tampoco lo había oído nunca. Siempre se aprende algo, sobre todo en este blog

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Si tuviese que hacer una película sobre la Biblia antes de empezar a rodar buscaría alguna persona que trabajase la espiritualidad, por ejemplo el prior de un monasterio, y le haría preguntas sobre cómo cree usted que se llevó a cabo tal o cual escena bíblica? Lo mismo haría si fuese escultora o pintora, hay por ahí algunas esculturas y pinturas sacras que dan pena. Uno no puede coger la Biblia y decir con estos fragmentos voy a hacer una película. Digo esto porque, estoy un poco cansada de ver en la escena de Belén a María Santísima medio tumbada, tumbada del todo, recostada sobre san José, o como en esta película, sentada. De verdad pensáis en la Virgen en algunas de estas actitudes posturales. Yo creo que la Virgen y San José estaban actitud de adoración, esto es de rodillas ante el Misterio. ¿Es lógico que en esta película los magos estén postrados y la Virgen y san José sentados y sonriendo? No ¿verdad? Pues creo que lo sacro hay que tratarlo como lo que es.

    ResponderEliminar
  8. Va la traducción al castellano de la parte sobre Sásima de la Autobiografía (más conocida por su nombre en latín Carmen de vita sua o simplemente Vita), el largo poema (1949 versos) escrito en griego por San Gregorio Nacianceno entre el año 381 y el 389 contando su vida desde su nacimiento en el 330 y su partida para Constantinopla en el 381 (cuando tenía 51 años).

    San Gregorio fue ordenado sacerdote en el 361 (cuando tenía 31 años) por su padre (que era obispo de Nacianzo y murió en el 374), y luego obispo en el 372 (cuando tenía 42 años) por su amigo San Basilio de Cesarea (que era de su misma edad y habían estudiado juntos en Atenas). Ambos amigos aparentemente habían sido ordenados sacerdotes en contra de sus planes o vocación de retirarse juntos del mundo a una vida contemplativa.

    Fuente: Gregorio Nacianceno, Fuga y Autobiografía, Introducción y notas de Luigi Viscanti, Traducción del griego de Santiago García Jalón, Biblioteca de Patrística, Editorial Ciudad Nueva, Madrid 1996, Parte II: Autobiografía, Sección “El asunto de Sásima”, páginas 173‒177.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EI asunto de Sásima (versos 439-542).

       Hay un pueblo, a mitad de camino de la vía real de Capadocia, encrucijada de tres calzadas, sin agua, estéril, por completo indigno de un hombre libre, en fin, un poblachón abominable e insignificante. Todo polvo, ruidos, lamentos, carros, gemidos, recaudadores, instrumentos de tortura para personas y cosas, todos extranjeros y bandidos. Tal es la iglesia de Sásima que vino a ser mía. [Basilio, obispo ya de Cesarea en el 370, en el 372 había nombrado a Gregorio obispo de Sásima obedeciendo a una lógica de mera estrategia territorial].

       Fue allí donde quiso enviarme aquel individuo [San Basilio] que se sentía miserable teniendo cincuenta corepíscopos [obispos auxiliares rurales]. ¡Qué generosidad! Y es posible que lo hiciera para, mediante la institución de una nueva sede, vencer las posibles intrigas de quien pretendiera arrebatarle su cátedra por la fuerza. [Basilio, hecho obispo de Cesarea en el 370, era el campeón de la fe ortodoxa en la región de Capadocia, desde el momento en que el obispo de la metrópoli, Cesarea, era considerado el arzobispo de la provincia. Pero en el 371, cuando Valente dividió la Capadocia en dos partes, elevando Tiana al rango de metrópoli de la nueva provincia, Basilio vio disminuir su influencia. De hecho, Antimo, obispo de Tiana, se consideró autorizado a ser considerado arzobispo de la segunda Capadocia entera, controlando, por tanto, a todos los corepíscopos. Tal acontecimiento no carecía de trascendencia, si se considera que «controlar un cierto número de las sedes episcopales era garantizarse la elección de los nuevos obispos y su ortodoxia y disponer de la mayoría en la hipótesis de un concilio].

      Después de sus amigos más belicosos, era yo quien ocupaba el primer puesto. También yo había sido en el pasado valiente y no se ha de temer que se siga ningún peligro de una herida hecha entre bendiciones. Pero es que, además de los inconvenientes que ya he enumerado, la sede episcopal a mí asignada no podía ocuparse sin derramamiento de sangre. Era, justamente, la línea divisoria en la querella entre dos obispos. Por culpa de la división de la patría, había estallado una lucha terrible que había hecho madres a dos ciudades de tierna edad. [Las dos metrópolis son Cesarea para la Capadocia I y Tiana para la Capadocia II].

       Las almas son sólo un pretexto, lo que cuenta es la sed de poder. Vacilo en hablar de las riquezas y tributos que miserablemente arrastran a todos. En el nombre de Dios, ¿qué debería haber hecho? ¿Alegrarme? ¿Soportar con paciencia los golpes de la fortuna? ¿Dejarme herir en el momento más inoportuno? ¿Dejarme sepultar en el fango? ¿Renunciar a encontrar un sitio para el reposo de mi vejez, cuando de todos me echan? ¿Quedar condenado a no poder compartir con mis huéspedes ni siquiera un trozo de pan, porque, mísero de mí, me había tocado en suerte el gobierno de un pueblo mísero? Y todo ello, sin ver nunca nada que dignamente pudiera conseguir, sino sólo las tristezas que llenan siempre una ciudad. ¿Recoger espinas sin rosas, males sin beneficio? Pídeme, si quieres, otra especie de valor y ofrece ésta a quienes son más sabios que yo. [En su dolor, Gregorio es demasiado duro con su amigo. En realidad, Basilio quería defender los derechos de la jerarquía y la independencia de las circunscripciones eclesiásticas frente a la administración civil]. Atenas es la culpable y las fatigas comunes del estudio, la vida bajo el mismo techo y a la misma mesa, el alma a los dos común [San Basilio y San Gregorio], en vez de dos almas, iay, portentos de Grecia! y el alargar nuestras manos para alejarnos del mundo y vivir juntos sólo para Dios y para dedicar nuestra elocuencia al único Verbo que es sabio.

      Eliminar
    2.  Todo ha quedado disperso, todo tirado por tierra. Las nueva auras se llevan las esperanzas antiguas. ¿Dónde huir? ¿No habréis de acogerme, fieras? Que, a lo que me parece, es posible entre ellas encontrar mayor lealtad.

       En fin, por resumir, así estaban las cosas.

       Pero puesto que he sido doblegado, si no en los sentimientos, sí mediante el yugo, ¿qué diré? ¿Cómo podré mostrarte todo mi dolor? Otra vez ataduras, otra vez una veloz fuga al monte para buscar a escondidas una vida que me fuera amable, que fuera mi alegría. ¿Qué he ganado? Contra lo que pueda parecer, no era un fugitivo resuelto. Yo, que soy capaz de soportarlo todo, no podría aguantar la ira de mi padre. Y mi padre dirige un primer asalto contra mí buscando que me establezca en Sásima. Mas como éste resulta ineficaz, intenta entonces una segunda navegación [una segunda táctica] destinada no a que permaneciera en aquel lugar remoto, sino a que lo asistiera, pues la edad había entorpecido sus miembros, y lo auxiliara en sus trabajos. Tendiendo sus manos para acariciar mi barba, me habló con estas palabras: «Mi querido hijo: te habla un padre. Un padre anciano suplica a su hijo joven. Un dueño ruega a su siervo, que le está sometido por naturaleza y por una doble ley [la ley civil, que da derechos a los padres sobre los hijos, y la ley cristiana, que impone el respeto a la dignidad episcopal]. Hijo mío: no te pido oro, ni plata, ni piedras preciosas, ni fincas ubérrimas ni nada referido al lujo. Te pido sólo que tomes tu puesto junto a Aarón y Samuel [como Aarón asistía a Moisés y Samuel a Elí] y que te comportes como un digno siervo de Dios. Aún es tu dueño quien te consagró a Dios: no me deshonres, hijo mío, para que puedas obtener favor del único Padre. He aquí mi súplica paterna. La parte de tu vida que ya has recorrido es menor que el tiempo que yo he pasado entre los sacrificios. [Cuando nace San Gregorio, su anciano padre era ya obispo]. ¡Concédeme esta gracia, concédemela! ¡O habrá de ser otro quien dé a mi cuerpo sepultura! Tal es la pena que establezco por tu desobediencia. Añade algunos días a los que aún me quedan. Después, si quieres, podrás pensar en tus cosas».

       Oídas tales cosas y comenzando mi espíritu a librarse de su impresión, como el sol que sale de una nube, ¿qué sucedió? ¿Qué fin tuvieron mis sufrimientos? Quedé convencido de que no había ningún mal en oír el deseo de mi padre, incluso en la cátedra. Me decía: eso no ha de contrariar mi voluntad, pues no me vincula ningún nombramiento oficial ni ni guna promesa. Me guiaba el miedo que me había vencido. [Miedo a faltar a los deberes hacia su padre y de herirlo en su cariño].

       Pero cuando mis padres abandonaron esta vida, alcanzando la herencia hacia la que se apresuraban desde antiguo, quedé incómodamente libre. No me acerqué a la Iglesia [de Sásima] que se me había asignado, ni siquiera para ofrecer allí un solo sacrificio a Dios o para rezar con el pueblo u ordenar a un solo clérigo.

       No negaré que cuidé, aunque sea un breve tiempo, de la Iglesia paterna [de Nacianzo], considerándome como huésped. Además, me obligaron a ello ciertos ᴠarones piadosos que me conjuraron para que no dejara la sede, haciéndome presentes las posibles maquinaciones de tantos deshonestos como hay. Una y otra vez repetía lo mismo a los obispos y desde el fondo de mi corazón les pedía esta gracia: que pusieran un obispo al frente de la ciudad. Y argumentaba diciendo, en primer lugar, que nunca había recibido una Iglesia por nombramiento público y, además, en segundo lugar que, como desde hacía tiempo tenía decidido, me disponía a abandonar a amigos y negocios.

      Eliminar
    3. El libro "Carmen de sua vita es el mismo que "Carmina", cierto?

      Eliminar
    4. Sí, carmen en latín quiere decir “poema” y carmina es el plural (“poemas”).

      Eliminar
  9. Padre, usted se ha conmovido con esa bella escena, para una bonita secuencia, una preciosa Homilía del Papa Francisco en la Solemnidad de la Epifanía del Señor:

    Comparto fragmentos de lo que expresó el día de hoy:

    La luz de Dios va a quien la acoge. En la primera lectura, Isaías nos recuerda que la luz divina no impide que las tinieblas y la oscuridad cubran la tierra, pero resplandece en quien está dispuesto a recibirla (cf. 60,2). Por eso el profeta dirige una llamada, que nos interpela a cada uno: «Levántate y resplandece, porque llega tu luz» (60,1). Es necesario levantarse, es decir sobreponerse a nuestro sedentarismo y disponerse a caminar, de lo contrario, nos quedaremos parados, como los escribas consultados por Herodes, que sabían bien dónde había nacido el Mesías, pero no se movieron. Y después, es necesario revestirse de Dios que es la luz, cada día, hasta que Jesús se convierta en nuestro vestido cotidiano. Pero para vestir el traje de Dios, que es sencillo como la luz, es necesario despojarse antes de los vestidos pomposos, en caso contrario seríamos como Herodes, que a la luz divina prefirió las luces terrenas del éxito y del poder. Los magos, sin embargo, realizan la profecía, se levantan para ser revestidos de la luz. Solo ellos ven la estrella en el cielo; no los escribas, ni Herodes, ni ningún otro en Jerusalén. Para encontrar a Jesús hay que plantearse un itinerario distinto, hay que tomar un camino alternativo, el suyo, el camino del amor humilde. Y hay que mantenerlo. De hecho, el Evangelio de este día concluye diciendo que los magos, una vez que encontraron a Jesús, «se retiraron a su tierra por otro camino» (Mt 2,12). Otro camino, distinto al de Herodes. Un camino alternativo al mundo, como el que han recorrido todos los que en Navidad están con Jesús: María y José, los pastores. Ellos, como los magos, han dejado sus casas y se han convertido en peregrinos por los caminos de Dios. Porque solo quien deja los propios afectos mundanos para ponerse en camino encuentra el misterio de Dios.

    Podríamos pensar: habría sido mejor si la estrella de Jesús se hubiese aparecido en Roma sobre el monte Palatino, desde el que Augusto reinaba en el mundo; todo el imperio se habría hecho enseguida cristiano. O también, si hubiese iluminado el palacio de Herodes, este podría haber hecho el bien, en vez del mal. Pero la luz de Dios no va a aquellos que brillan con luz propia. Dios se propone, no se impone; ilumina, pero no deslumbra. Es siempre grande la tentación de confundir la luz de Dios con las luces del mundo. Cuántas veces hemos seguido los seductores resplandores del poder y de la fama, convencidos de prestar un buen servicio al evangelio. Pero así hemos vuelto el foco de luz hacia la parte equivocada, porque Dios no está allí. Su luz tenue brilla en el amor humilde. Cuántas veces, incluso como Iglesia, hemos intentado brillar con luz propia. Pero nosotros no somos el sol de la humanidad. Somos la luna que, a pesar de sus sombras, refleja la luz verdadera, el Señor. La Iglesia es el mysterium lunae y el Señor es la luz de mundo (cf. Jn 9,5); él, no nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hemos ido al Señor con las manos vacías, hoy lo podemos remediar. El evangelio nos muestra, por así decirlo, una pequeña lista de regalos: oro, incienso y mirra. El oro, considerado el elemento más precioso, nos recuerda que a Dios hay que darle siempre el primer lugar. Se le adora. Pero para hacerlo es necesario que nosotros mismos cedamos el primer puesto, no considerándonos autosuficientes sino necesitados. Luego está el incienso, que simboliza la relación con el Señor, la oración, que como un perfume sube hasta Dios (cf. Sal 141,2). Pero, así como el incienso necesita quemarse para perfumar, la oración necesita también “quemar” un poco de tiempo, gastarlo para el Señor. Y hacerlo de verdad, no solo con palabras. A propósito de hechos, ahí está la mirra, el ungüento que se usará para envolver con amor el cuerpo de Jesús bajado de la cruz (cf. Jn 19,39). El Señor agradece que nos hagamos cargo de los cuerpos probados por el sufrimiento, de su carne más débil, del que se ha quedado atrás, de quien solo puede recibir sin dar nada material a cambio.

      Homilía Epifanía

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  10. Muchísimas gracias, Alfonso. La verdad es que este texto todavía me convence más de que Gregorio era un ambicioso y que no tenía mucho amor por el monacato. No un verdadero amor por una vida pobre y solitaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablar así de un padre y doctor de la Iglesia me parece que no está bien. Es falta de humildad. Porqué no hablan mejor de sus virtudes y doctrina. Por algo lo canonizaron y lo hicieron doctor de la Iglesia. Saludos, padre.

      Eliminar
    2. Nadie pone en duda su valor como teólogo, ni sus esfuerzos por defender la ortodoxia. Pero si no podemos hablar con libertad de los defectos que vemos en personajes històricos...

      Eliminar
    3. ¿Te has dado cuenta de que los autores de la Biblia hablan de los defectos de David, de Salomón, del sacerdote Zacarías, de los doce patriarcas, de la hermana de Moisés, etc.

      Eliminar
    4. Querido padre. De verdad crees que nos podemos comparar con los autores inspirados de la Sda. Escritura?

      Eliminar
    5. San Gregorio no es sólo un personaje histórico. Es un padre de la Iglesia. Santo y Doctor de la misma. Creo que sólo por eso deberíamos de tener un poquito más de consideración [y prudencia] al hablar del mismo.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    9. ¿Cuál es la mente Excel, Alfonso?

      O ¿cómo es?

      Eliminar
    10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. Qué bonita la escena! Es verdad, es perfecta. Gracias!!

    ResponderEliminar
  12. A mi me encanta Ben Hur, y más esa escena.

    ResponderEliminar
  13. Leonardo, los libros de moral dejan muy claro (puedes ver el padre royo marín, teología moral) que sobre los personajes históricos se puede hablar de sus defectos sin incurrir en pecado de murmuración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay padre. De nuevo lo digo: San Gregorio no es únicamente un personaje histórico.

      Y en ningún momento quise dar a entender que estuvieras cometiendo una falta moral cuando hablaste así de él.

      Lo que sí opino es que tratándose de un padre de la Iglesia deberíamos tener al menos un mínimo de delicadeza y consideración. Y más de tu parte, que eres sacerdote.

      Eliminar
  14. En los estudios de teología, hemos conocido los defectos de algunos padres de la Iglesia. No voy a hacer la recopilación.
    Y se hace lo mismo con los papas, incluso con los canonizados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Punto a tu favor, padre. Acepto tu argumento y te doy la razón.

      No obstante, esto es sólo un simple diálogo y no una clase formal de teología...

      Sigo pensado que no está bien hablar así de un santo tan grande como Gregorio.

      Eliminar
  15. Lo que tú dices lo hacían algunos autores antiguos que ocultaban cosas. Pero ya desde hace siglos todos consideraron que el modo de defender la verdad era solo con la verdad.
    Otra cosa es ocultar defectos de personas vivas, no de personajes históricos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algo que me inquieta: una cosa sería hablar de hechos concretos pero otro asunto sería interpretarlos. El hombre considera en base a las apariencias pero Dios en base al corazón. ¿No estarás juzgando con demasiada dureza a San Gregorio?

      Eliminar
    2. Aplaudo lo de mantener siempre la verdad.

      Eliminar
  16. Si la norma virtuosa fuera la que dice, tendríamos buenas biografías y discusiones sobre Napoleón, sobre Alejandro Magno. Pero tendríamos malas biografías y discusiones sobre san Jerónimo o san Juan Crisóstomo. Y no he mencionado a estos dos padres de la Iglesia precisamente por casualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Nos debe una novela! 😀

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  17. !No a las biografías edulcoradas!
    🚫

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su consumo puede producir coma diabético 🚫

      Eliminar
    2. Aquí debo agregar, que las vidas perfectas existen, y que de tal forma deben remitirse los hechos lo más cercanos a la realidad.

      La verdad, es siempre lo mejor.

      Es así que, si la vida de un santo es edulcorada o dulce o perfecta, pues así debe ser.

      Creo que de eso se trata, de santos con vidas imperfectas y de santos con vidas de lo más cercano a la perfección que tiene el ser humano por ofrecer.

      Eliminar
  18. Creo que luego de tanto diálogo, si hay material para una novela, porque en la vida del san Gregorio hay muchos huecos y suposiciones, de ahí que pueda dramatizarse.

    ResponderEliminar
  19. Tal vez mi disgusto es provocado por el respeto y la reverencia que desde muchacho he sentido por los santos de la Iglesia. Por eso me pareció desagradable leer que San Gregorio era un ambicioso [o amante del dinero y las comodidades] y que sentía poco amor [o antipatía] por la vida monástica y su reciedumbre propia de aquellas épocas.

    Tal vez todo eso es cierto y el padre tiene razón. Pero de lo que no me cabe duda es que fue un hombre muy devoto y que practicó a pesar de todo las virtudes en grado heróico. Y que su doctrina y predicación ayudó bastante a la preservación y transmisión de la fe católica. Sin duda fue un hombre grande y muy espiritual.

    ResponderEliminar
  20. Esta película es única,es más la version reciente no vale esta escena extraordinaria.

    ResponderEliminar
  21. Ben-Hur, una película insuperable. Cuando supe que iban a hacer una nueva versión me dieron ganas de vomitar (mentalmente.) Titanic, que también ganó once óscares, es buena, pero no le llega ni a los talones a Ben-Hur.
    Por cierto, apreciables amigos y hermanos en la fe: les pido de la manera más atenta, y también con las debidas disculpas, que tengan mucho cuidado con el sitio "Adelante la Fe", ya que es semi-cismático tradicionalista.

    ResponderEliminar
  22. Pienso que tienen razón en muchas cosas. Pero ante la figura de los papas... cuidado...mucho cuidado. No se metan en líos. Dios está con el sucesor de san Pedro -sea quien sea- de una manera especial y única, como no lo está con nadie de este mundo. Con nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Difamar sería si las cosas que dicen no fueran ciertas...

      A veces sí se les pasa la mano. Pero no siempre: los autores son numerosos y algunos más equilibrados que otros. En un sitio en el que escriben tantos no es de extrañar.

      Recomiendo al padre Lucas Prados y al Dr. Caponnetto. Son excelentes y acertadísimos. Y extremadamente ilustrados.

      Eliminar
  23. ... Habrá algun santo mas por conveniencia de alguna institucion
    de la.Iglesia que por decreto divino?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu pregunta es uno de los efectos colaterales del post de ayer que para Fortea fue tan fructífero.
      No creo que la Iglesia canonice por conveniencia, las conveniencias pertenecen al mundo, el cuerpo místico y el temor de Dios, primer principio de quien pretenda caminar por la senda de la santidad, debe de tener. Es decir, la Madre Iglesia no se la juega por tan poca cosa.

      Eliminar
  24. En estos tiempos para ver un buen filme cristiano hay que mirar el pasado.
    El fragmento de la película donde nace Dios hecho hombre, aquel que fue, es y será.
    El suceso mas extraordinario del universo ocurrió en la humildad, perfectamente reflejado en el vídeo y su banda sonora.
    Gracias por el Post Padre Fortea.

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Preciosa la adoración de los Reyes. Precioso el establo donde nace Dios, acompañado de sus sufridos padres y de la naturaleza. Q mejor compañía.


    ResponderEliminar
  27. Hoy ponen la peli en la tele. 😐⛾

    ResponderEliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  29. A mí me parece bien que si Fortea quiere hablar de san Gregorio Nacianceno lo haga con amigos mientras toma café con pastas, pero sinceramente en Internet con la cantidad de lectores que tiene su blog no. A los Padres de la Iglesia les debemos mucho respeto, si estos además han sido obispos o arzobispos mucho más. Todo no es opinable, para opinar hay que tener mucho conocimiento, mucha caridad, y mucha santidad, no sé si alguno de nosotros cumplirá estos requisitos, si no es así lo más prudente es callar o ponernos tapones en los oídos. A mí personalmente no se me pasa por la cabeza meter en mi alma este tipo de información, ni siquiera se nos debería de pasar por la cabeza leer nada que pueda ser motivo de juicio hacia ellos. El examen de conciencia tiene que ser personal, y a mí me daría miedo juzgar o simplemente pensar algo en contra de un canonizado por la Iglesia, sin saber cómo está mi alma, porque si pensamos que lo conocemos todo acerca de nosotros, lo llevamos claro. Conocernos a nosotros son gracias especiales que no todo el mundo recibe. Sabemos muy poco de nosotros, ya lo veréis en el juicio, cada uno de nosotros es mucho peor de lo que piensa e incluso peor de lo que ven los demás, además tenemos muy mala memoria para recordar nuestros pecados, como no nos gustan los olvidamos en seguida, pero eso si, nos gusta que salgan a relucir los pecados del prójimo, sobre todo si han sido canonizados, tenemos una extraña manera de levantar nuestro ánimo… Y luego pasa lo que pasa, que los más pequeños se comen toda la hierba que han pisado los más grandes, y sacan conclusiones totalmente erróneas, y sus almas no se elevan, por el contrario, se abajan.

    ResponderEliminar
  30. Ayer Padre Fortea en Tele 5 hecharon la versión moderna dw Ben Hur y era horrenda ,apagué la televisión,me aburría.La antigüa pelicula de Ben Hur la he visto miles de veces y cada vez que la veo me gus5a repetir.Toda la escena de esa película refleja fielmente cómo pudieron ser l9s acontecimientos de ese tiempo.Ya no hacen películas buenas como las de antes Padre Fortea.Con tanta modernidad y medios ya no hay ni imaginación .

    ResponderEliminar